La Iglesia alemana podría enfrentar un desafío legal por exigir que sus empleados tengan una afiliación religiosa

Luego de dictamen de tribunal europeo

La Iglesia alemana podría enfrentar un desafío legal por exigir que sus empleados tengan una afiliación religiosa

El requisito de que los empleados de la Iglesia tengan una «afiliación religiosa» podría violar las leyes contra la discriminación.

(Catholic Herald/InfoCatólica) La Iglesia Católica de Alemania ha dicho que revisaría su sistema de empleo después de que los principales jueces europeos advirtieron que podría violar las leyes contra la discriminación al exigir que los empleados tengan una afiliación religiosa.

El 17 de abril, el Tribunal de Justicia Europeo con sede en Luxemburgo dictaminó que las demandas de empleados de la Iglesia para tener una «afiliación religiosa» deberían estar sujetas a revisión judicial.

El padre jesuita Hans Langendorfer, el secretario general de la Conferencia Episcopal Alemana, dijo que la Iglesia «siempre se ha asegurado de que no imponga demandas desproporcionadas» a los potenciales trabajadores. Dijo que, a la luz del fallo, la Iglesia «examinaría hasta qué punto deben adaptarse sus prácticas de reclutamiento».

En una declaración, el padre Langendorfer dijo que los obispos católicos de Alemania dieron la bienvenida a la confirmación de la corte de que las iglesias todavía tienen derecho a considerar la «actitud hacia la religión» de un candidato de trabajo y que los tribunales estatales no pueden «ignorar su ética religiosa».

Sin embargo, señaló que las condiciones católicas para la participación profesional en el ministerio ahora pueden ser impugnadas legalmente.

Las iglesias católica y protestante se encuentran entre los principales empleadores de Alemania y se les ha permitido la autoadministración de gran alcance en virtud de las cláusulas de libertad religiosa en la constitución del país de 1949, o Ley Básica.

Sin embargo, las instituciones de la Iglesia han enfrentado demandas por supuestas discriminaciones contra empleados no cristianos, especialmente en hospitales y organizaciones benéficas propiedad de la Iglesia.

En mayo de 2015, la Conferencia Episcopal Católica anunció que estaba reformando la ley laboral de la Iglesia para reflejar «múltiples cambios en la práctica legal, la legislación y la sociedad» y permitiría la membresía sindical mientras que ya no requiere que los 750.000 empleados de la Iglesia reflejen la enseñanza católica en su estilos de vida

La declaración decía que los empleados de la Iglesia, incluidos los no católicos, aún se esperaría que «se abstengan de comportamientos contra la Iglesia», como por ejemplo, promoviendo el aborto o la xenofobia.

Sin embargo, aquellos que se volvieron a casar después del divorcio o de las uniones civiles contraídas enfrentarían el despido solo si sus acciones afectaban «la integridad y credibilidad de la Iglesia».

Christine Landers, directora de la agencia federal antidiscriminación de Alemania, dijo a la agencia de noticias católica KNA que el fallo significaba que las iglesias tendrían ahora que «poder explicar exhaustivamente todas las decisiones laborales en la corte».

6 comentarios

Francisco Javier
Ojalá que la Iglesia en Alemania se destacara por su fidelidad a Dios. Lamentablemente es lo contrario.
22/04/18 4:44 PM
No es por la Ley Fundamental de 1949 sino por la Constitución de la República de Weimar de 1919, en lo relativo a establecido en sus artículos 136, 137, 138, 139 y 141 que no fueron derogados. Y por cierto, en el Concordato firmado durante el régimen nazi que tampoco fue derogado.
22/04/18 4:44 PM
Gunteron
Pienso que los alemanes deben andar con cuidado en exigir la aceptación de los principios católicos a los trabajadores de la Iglesia Católica, ya que los primeros sujetos que podrían ser expulsados son la pareja de la foto que encabeza este artículo.
22/04/18 5:15 PM
Fuenteovejuna
Esto de considerar discriminatorio que la Iglesia alemana exija que sus empleados tengan una afiliación religiosa, es un atropello no sólo contra la libertad de elección sino también contra el sentido común.
Y no sólo eso, la Iglesia alemana debería exigir que todos sus empleados sean católicos, no de cualquier afiliación religiosa.
¿Acaso es discriminatorio que un club judío exija que sus socios deben ser sólo judíos?
En Buenos Aires hay algunos clubes como el Jockey Club o el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA), que por ser tradicionalmente sólo de hombres ahora están sometidos a presión para rever esa condición.
¿Acaso un club de mujeres es discriminatorio si exige que sus socias sólo deban ser mujeres?
Por lo visto, la democracia liberal va camino no sólo del autoritarismo, sino también del totalitarismo.
Justo la alfombra roja para la entrada triunfal del Anticristo.
22/04/18 6:19 PM
Jordi
Estos tunantes alemanes, lamento por los buenos, recibirán su merecido castigo por apoyar a la herética Amoris que permite en el n. 305 y notas 351 y 336 la posibilidad de la comunión y absolución de los adúlteros.

Aunque dudo que pase algo, dafo que el empleador es una Iglesia, y la conducta moral y religiosa del empleado es relevante en muchos puestos.

Es un absurdo jurídico y un ataque a los derechos humanos religiosos el contratar a un satanista para cubrir un puesto de trabajo católico. La discriminación es relevante, justa, obligatoria y necesaria. La igualdad es siempre relativa, en relación a otra circunstancia.

Es la alemana una Iglesia-industria: 750.000 empleados y 6.000 millones de euros procedentes del impuesto religioso.
22/04/18 10:45 PM
Alba
Yo estoy de acuerdo que mejor se revise lo del impuesto, que si alguien no desea pagarlo entonces es excomulgado no solamente en toda Alemania sino en el mundo entero.
Las Iglesias en Latinoamérica no viven del impuesto sino de la limosna, y las Iglesias están llenas de gente normalmente, aquí la Iglesia vive muy cómodamente con los impuestos pero las Igelsias están vacías.
23/04/18 6:24 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.