¿Cómo evangelizar?

Me preguntan con frecuencia qué tenemos que hacer para evangelizar. Por lo pronto hemos avanzado en cosas importantes. Ya estamos de acuerdo en que tenemos que evangelizar. Nadie nace cristiano. Nadie llega a ser cristiano del todo si no se convierte al Dios de Jesucristo. El bautismo nos hace cristianos pero el bautismo supone un catecumenado y requiere una conversión personal, para vencer en nosotros las tendencias del pecado original, para desligarnos de las inducciones pecaminosas del ambiente, para asumir decididamente los criterios y los estilos de Jesús en nuestra vida. Solo así llegamos a ser de hecho hijos de Dios, a recibir los dones de su amor y a crecer en ellos. La pregunta es compleja. Hoy me entretengo solo en un punto.

La mayoría de nuestros contemporáneos tienen una mentalidad que no les permite llegar a la conversión ni a la fe verdadera. El ambiente social dominante nos hace creer que la vida consiste en disfrutar cada día lo que podamos, como sea. Somos libres y ser libre consiste en buscar el modo de divertirme y los medios que necesito para ello, cada uno a su manera, como le parezca mejor. Mucha gente no tiene idea de que necesite ninguna salvación de ninguna clase, y todavía menos que tenga que preocuparse de buscar nada para salvarse. Mientras estamos sanos y fuertes nadie piensa en la salvación, ni en la salvación de la vida actual, ni en la salvación del alma y de la vida después de la muerte. Mientras uno disfruta de la vida, en la cultura actual, no es fácil preocuparse de pensar si somos inmortales o no. Hay momentos en los que estas preocupaciones afloran, porque forman parte de nuestra vida, pero no tenemos tiempo ni ganas de detenernos en ellas.

Y sin embargo una condición necesaria para creer de verdad en Dios y en Jesucristo es ser consciente de que necesitamos su ayuda para llegar a ser nosotros mismos. Para ahondar en este camino se puede comenzar de muchas manera, un buen modo de hacerlo es partiendo de la idea de libertad, como cualidad fundamental de nuestra persona. Ser persona es ser libre, y ser libre es ser capaz y responsable de realizar correctamente la propia existencia entrando en relación con los demás, con la verdad de los demás y con la verdad del mundo. El ser del hombre consiste en “estar en” y “estar con” los demás, con el mundo entero, en su verdad. Tenemos que darnos cuenta de que ser hombre es tratar de vivir en la verdad de los demás y en la verdad del mundo. Solo así lograremos estar en nuestra propia verdad. Si no emprendemos esta tarea nos quedamos en ser sombras, ficciones, abortos de nosotros mismos, como dice San Pablo de sí mismo.

Luego veremos que esta verdad plena de cada uno está en situarse ante Dios de manera correcta, con la ayuda y mediación de Jesucristo, que forma parte de la humanidad y es patrimonio de todos los hombres.

Estas son las etapas fundamentales de la evangelización. Claro que para hablar de esto con una persona hace falta tiempo, confianza, capacidad, paciencia, sinceridad. Pero esta es la tarea apasionante de los cristianos actuales, ser capaces de ayudar a algún amigo a redescubrir la importancia de Dios en nuestra vida, la necesidad de Jesucristo para saber quiénes somos, cuáles son las riquezas de nuestra vida, hasta dónde podemos contar con la bondad de Dios. Estoy convencido de que ésta es la cuestión capital. Si una persona está aclarada y bien hecha por dentro, luego en todos los aspectos de la vida las cosas funcionan bien y se difunde el bien. Si estas cuestiones no están bien resueltas, la cosa no funciona. Pregunto, ¿Os interesan estos asuntos? ¿Podemos hablar de esto? ¿Qué otros puntos, qué cuestiones os interesan más? Dios con todos.

+Fernando Sebastián Aguilar

49 comentarios

  
Bilbilitano
Muchas gracias Monseñor por su artículo. Muy bueno y esclarecedor.
Todo lo referente a evangelización es urgente y necesario.
En los últimos años ha habido bastante "confusión" entre evangelización y acción caritativa (o social) de la Iglesia.
Gracias por sus artículos en el blog.
Un abrazo bilbilitano.

(Nota para que se ria un poco: Mi padre que es muy mayor y lo conoció a usted de niño, aún sigue diciendo: "Yo sabía que este Fernandito llegaría lejos")
07/04/08 9:53 AM
  
Nicolás
Me bastante oportuno preguntarse cómo evangelizar hoy. Parto de la base de que vivimos en una era post-cristiana y de que, mediáticamente hablando, la imagen que tiene la Iglesia en la sociedad es bastante negativa. Siendo esto grave, me parece que no es lo más preocupante o, al menos, no es la raíz del problema. A mí lo que me desazona un poco es la cantidad de homilías mediocres que oigo domingo tras domingo. No se me malinterprete, uno no va a misa para escuchar una prodigiosa oratoria o un brillante discurso apologético. En absoluto. Me refiero a las escasas invitaciones a frecuentar los sacramentos que recibimos los fieles. Me cuesta recordar cuando fue la última vez que oí hablar de la confesión en una homilía. O de lo que significa ir a comulgar. O, sin más, de lo que va a ocurrir en la Santa Misa... Está bien hablar de solidaridad y de que, en general, tenemos que mejorar en nuestro trato con los demás, pero a veces parece que el cura se está dirigiendo a la ONU en vez de a los fieles. En mi opinión, para evangelizar —al menos para que yo me sienta evangelizado— se debería hablar con más claridad y frecuencia de la necesidad de frecuentar los sacramentos, especialmente el de la Penitencia y el de la Eucaristía. Hablo, naturalmente, desde mi particular y limitada experiencia.

Saludos
07/04/08 10:49 AM
  
Vidalista
El punto central de la evangelización pasa por la gran cuestión acerca de la VERDAD. Verdad sobre el hombre y verdad sobre su relación con Dios, con los otros hombres y con el mundo. Hoy vivimos en pleno relativismo, derivado de la filosofía idealista que niega la posibilidad de la razón para alcanzar la verdad de lo que las cosas son (filosofía realista) y acepta únicamente la IDEA. Planteamiento subjetivo, que termina en el relativismo de que cada cual pueda tener su idea, su verdad, sobre las cosas. Al final, o se "construye" la verdad por consenso, o se cae en el escepticismo. No hay verdad, y en todo caso, el hombre no puede alcanzarla. Después de la "muerte de Dios", el hombre se ha quedado huérfano, sin fundamento en que apoyar los valores y principios, en suma sin verdad.
Creo que el primer paso para la evangelización es acercar al hombre a la verdad sobre si mismo, sobre el sentido de la vida, sobre el más allá, que en mi opinión, a pesar de la banalidad tan en boga, sí que preocupa al hombre, a poco que se piense
07/04/08 10:51 AM
  
justino
AMÉN

el segundo parrafo de su post es un analisis rapido pero acertado de como esta este mundo superficial y decadente.

habla de la necesidad de conversion a la verdadera fe, necesidad de la que mucha gente ni siquiera es consciente. es cierto. cuanta gente no se plantea nada serio, nada, nada en absoluto.

pero si cree que evangelizar pasa por plataformas como esta, por "confianza, capacidad, paciencia, sinceridad", todas ellas cualidades ausentes de sus (...) blogs, de sus (...)bloggeros, que recorren el mundo (...)

(...)
(Nota de moderador: Justino se queja de la censura. Si no se modera él mismo, en extensión y en expresiones, no podemos hacer otra cosa)
07/04/08 11:06 AM
  
jsutino
¿no podía opinar que los miles y miles y millones de personas vacías y sin rumbo, que buscan acogimiento en sus pesares, que buscan paz en sus incertidumbres, que buscan y buscan los brazos abiertos de Jesus, encuentran antes consuelo en un botellón, en la droga, en el sexo promiscuo, en la peor degeneracion, que en una iglesia que cierra filas en sus articulos de fe y en sus canones y da con la puerta en las narices a los menesteroso de fe y acogida misericordiosa?
(...)

esto es lo que aqui no deja LF opinar? y usted, monseñor?
(Nota de moderador: le dejamos "dar con la puerta en las narices": de ahí para arriba se consideran impropias de Vd., de Mons. Sebastián y de los demás lectores y posibles comentaristas)
07/04/08 12:03 PM
  
NMP
Monseñor: Yo hoy no veo acuciante cómo evangelizar sino a quién y dónde. Porque el catolicismo de misa semanal, procesión y ritualismo devocionario, me resulta vacuo, formulista, burgués en el mal sentido. Osea haz lo que digo, pero no lo que hago. Echo de menos el sentido de comunidad. Vas a misa y sales de allí como de un teatrillo malo. Nadie te mira, nadie te habla, nadie se interesa por nadie. Y mucho amén Jesús y jaculatoria. Otros credos, tras las ceremonias, organizan saludos, atenciones, servicios, calor humano. etc. Por qué los católicos no?
07/04/08 12:24 PM
  
Juan Antonio
Me ha gustado mucho el artículo.

A nivel personal, hace tiempo me pregunto cómo se puede evangelizar a un ateo militante, y sigo sin encontrar respuesta.

En un nivel más general, creo que actualmente falta llevar el mensaje de Jesús de forma completa. Por lo que cuentan (yo no soy tan mayor como para haberlo vivido) hace algunas décadas se hacía demasiado énfasis en el pecado y en las prohibiciones, y se olvidaba dar la buena noticia. Ahora muchos sacerdotes sólo hablan de que Dios es amor, nos quiere a todos y todos por tanto nos salvaremos, y se olvidan de que hay que intentar hacer siempre lo correcto y evitar el pecado. Tanto es así que en la televisión andan de vez en cuando de cachondeo con lo que llaman "nuevos 7 pecados", diciendo que hablar de pecado es una cosa de siglos pasados.

Saludos desde Granada. Me acuerdo de cuando estuvo por aquí, ya hace bastante.
07/04/08 12:24 PM
  
NMP
Monseñor: Estoy de acuerdo con repudiar el aborto y todo medio me parece poco para poner de relieve el daño asesino que se causa. Pero, además: no habría que generar servicios en cada parroquia de ayuda a las mujeres que quieren abortar para que se sientan acogidas y orientadas con soluciones prácticas y no con la exclusión de la censura, cargando el asunto de culpabilidades?
07/04/08 12:33 PM
  
Nicolás
Para NMP

Bueno, a mí me parece que el anonimato en el vivimos es una patología de nuestra sociedad que también se da en las parroquias. No obstante, a poco que uno se preocupe, resulta fácil establecer vínculos comunitarios en las parroquias. Hay un montón de movimientos y asociaciones

http://www.caritas.es/
http://www.legiondemaria.org/
http://www.camino-neocatecumenal.org/
http://www.rcc-es.com/index.php

(por poner sólo unos pocos, yo no pertenezco a ninguno de ellos pero sí conozco a algunos miembros) que sí se ocupan muy eficazmente de vivificar ese sentido de comunidad en las parroquias que usted echa de menos. Y, por lo general, lo hacen bastante bien. A mis vecinos, un movimiento de estos les arregló el piso gratis, sin pertenecer ninguno de ellos a ningún movimiento y yendo a misa los domingos sólo la madre. A mí me parece que eso fortalece bastante el sentido de comunidad. Y para contactar con ellos sólo es preciso oir los avisos que da el cura antes de decir "Podéis ir en paz". Ocurre que mucha gente se larga cuando el cura empieza a comentar algo al final de la misa. Y otra, ni siquiera escucha.

Saludos

07/04/08 12:53 PM
  
iuris
Bueno estoy de acuerdo con lo de las homilías. No todo el mundo tiene el don de la oratoria ni sabe redactar de manera concisa. Además creo que en las homilías a veces se ponen a hablar sin guión y se pierden. Lo importante es transmitir ideas claras en tres o cinco minutos. A veces la homilias duran 20 minutos y al final no te quedas con ninguna idea.
No podría ser que desde el Obispado, se prepararan una homilías bien redactadas, cortitas pero con un mensaje claro de lo que se quiere transmitir, según de lo que vaya el evangelio ese domingo, y se repartan a las parroquias.
07/04/08 2:09 PM
  
Pilar
¿Quién en algún momento de su vida no se ha hecho las preguntas fundamentales que afloran en el interior de todo hombre?.
¿Quién soy yo?. ¿Qué sentido tiene la vida?. ¿Por qué la muerte, la injusticia, el dolor?. ¿Existe Dios?. ¿Cuál es el destino del mundo y del hombre?.......
Estas preguntas no pueden ser obviadas si queremos vivir humanamente, pero la mayoría de las personas huyen de ellas o las solapan viviendo superficialmente y buscando el sentido de la vida donde no se encuentra, sencillamente porque allí no está. Es decir, no buscamos la Verdad y, en consecuencia, no vivimos en la verdad.
Podemos decir que, mas que vivir, sobrevivimos.
Alguien dijo que Jesuscirso es la respuesta de Dios a las preguntas del hombre.
Así es para nosotros que descubrirmos en Él, el amor de Dios como fuente de vida y de sentido, como única salvación del hombre y como esperanza futura de esos cielos nuevos y esa tierra nueva donde reine la justicia.
Sólo quien vive en la verdad es libre, es persona en relación: con uno mismo, con los demás, con el mundo y con Dios.
Jesús quiso que fuéramos levadura, sal y luz, no por lo que predicamos, sino fundamentalmente por lo que somos.
07/04/08 2:36 PM
  
Merche
Creo que para ser instrumentos en la evangelización hay que tener como modelo a Jesús. El hombre de hoy es como los discípulos de Emaús. Gente desesperanzada, que "está de vuelta", a la que el cristianismo le parece que ha fracasado... Nosotros, como Jesús, tenemos que esperarles a la vera del camino y entablar conversación con ellos. Hoy la gente necesita hablar y que le escuchen. Después de escuchar, hay que hablar, quizá más con el corazón, y exponerles la buena noticia, tesoro de la fe y del amor de Jesús, que es el rostro humano de Dios y el rostro divino del hombre. Pan y Palabra son la mejor cura para la desesperanza y las tinieblas. No olvidemos que “de la abundancia del corazón habla la boca”. Para dar hay antes que llenarse. Para hablar de Dios hay que hablar antes con Dios
07/04/08 2:46 PM
  
Pilar
Para NMP:
Muy de acuerdo con tus palabras.
Si la vida no se lleva al altar y el culto no une nuestro sacrificio (entrega de la vida) al de Cristo, estamos ante un culto vacío.
Culto que tranquiliza conciencias pero no hace arder nuestros corazones, no nos hace incorporarnos a la comunidad, ni nos impulsa a la misión evangelizadora.
Si muchas comunidades están muertas es porque no han llegado a encontrarse (como los de Emaús) con Jesús presente en la propia comunidad, en su Palabra y en su Pan.
07/04/08 3:06 PM
  
VK
De entrada advierto que la pregunta me supera...
Yo estoy de acuerdo con el asunto de las homilías, aunque no creo que sean largas. Eso sí, se hacen muy largas cuando lo que dice el sacerdote es un conjunto de vaguedades que no incomodan a nadie. En el pueblo en el que veraneo, el párroco —ya anciano— sí que sabe decir las cosas bien. Reconozco que he buscado poco, pero a mí no me vendría mal ir a una iglesia en la que el párroco llamara al pan, pan, y al vino, vino.
07/04/08 4:13 PM
  
Ana
He observado que en la Parroquias que se abren a los movimientos tienen muchos jóvenes y tienen comunicación entre los fieles. Los movimientos son una realidad eclesial y vigorizan las Parroquias ,por supuesto con control del Párroco y que acepten unas reglas del juego que vayana colabora y no a imponerse
07/04/08 4:24 PM
  
Ana
Estoy de acuerdo con VK quue las vaguedades no conducen a nada y que al pan pan y al vino vino perotambién que lo bueno si breve dos veces bueno que decía baltasar Gracián
07/04/08 4:39 PM
  
VK
Otro asunto que me preocupa es el de la tradición. A los católicos parece avergonzarnos nuestra historia, nos falta algo de legítimo orgullo por lo que hicieron quienes nos precedieron en la fe. A esos hombre y mujeres les debemos mucho, pero, contagiados por la cultura dominante, tendemos a verlos como gente presa en las circunstancias históricas de su época, y con unos planteamientos incompatibles con los de una fe "adulta". Como digo, esto responde, en no poca medida, a la sistemática denigración del pasado que es la quintaesencia de la cultura progre. Creo que deberíamos buscar también ejemplos en los santos y en gentes cristianas que, sin estar canonizadas, supieron estar a la altura de su tiempo con sencillez y firmeza. Si no tenemos cierta autoestima por el hecho de ser cristianos ¿cómo vamos a proponer con entusiasmo nuestra fe a los demás?
07/04/08 4:58 PM
  
fernando
Hace dos cuaresmas, por invitacion del iniciador del C.N.C. el Señor me inspiro junto con dos hermanos más, ir a evangelizar a las "barranquillas", y gracias al rezo del Rosario mientras llegavamos pudimos vencer el miedo que nos atenazaba, el miedo a la muerte asi es, lo que vimos alli era el verdadero infierno en la tierra, y pudimos rezar enmedio de muertos con jeringuillas esnsangrentadas, haciendo sus necesidades..., despues de rezar visperas cantadas cosa que les parecio entretenida fuimos a dar testimonio de lo que Dios habia hecho en nuestra vida y ninguno nos rechazo, es la experiencia mas hermosa del poder de Cristo para vencer la muerte, que he percibido anunciando el evangelio. Por cierto para mi detras del ambiente social dominante metafóra del principe de este mundo, está la libertad del pecado de rechazar a Dios y constituirte tu en señor-esclavo del pecado, que llevado al extremo te hace tan "libre" como esos hombres que malviven con la jeringuilla colgando. ¿Salvacion,conversion? de que me hablas, sin ir a las barranquillas, cuantos conocidos nuestros estan separados, y sus hijos ¿no sufren?, cuantos se suicidan, cuantos son dianosticados de cáncer...de verdad para evangelizar hay que esperar... Que Cristo y su amor nos apremien porque ya el hacha esta puesta a la raiz del árbol.
Perdón pero ante el enemigo que espera como león rugiente a quien devorar... Evangelizar sin tibiezas. La PAZ desde Japón
07/04/08 5:24 PM
  
Nicolás
Vaya. Es indudable que lo que hizo usted, Fernando, es un método infalible para evangelizar ayer, hoy y mañana.
Le agradezco su testimonio.
07/04/08 6:40 PM
  
Parra
Fernando, hay algo de su testimonio de las Barranquillas que no alcanzo. Cuando dice "constituirte tu en señor-esclavo del pecado,llevado al extremo te hace tan "libre" como esos hombres que malviven", y lo que sigue, se refiere usted a los drogodependientes que allí vio. Y luego habla de esa "salvacion /conversion" en realción al sufrimiento de hijos de familias separadas, diagnosticados de cáncer, suicidas. Y es que no veo relacion entre toxicómanos y suicidas (víctimas de sí mismos y que podrían ser ayudados a reconciliarse consigo mismos y con Dios) con los hijos de familias separadas o enfermos de cáncer, que nada pueden hacer en el orden de la salvación/conversión a partir del testimonio de fe de otros. No sé si me he explicado bien. A ver si me explico mejor. Me refiero a que en el segundo caso no entiendo a qué tipo de evangelización se refiere, pues los segundos pueden ser personas convertidísimas a pesar de su situación penosa. ¿Me entiende qué quiero decir?
07/04/08 7:44 PM
  
Taro
100% de acuerdo con el articulo. Para mi, Evangelizar es dar a conocer el evangelio, esto es el mensaje de Jesus (perdon por las obviedades) y esto debe hacerse como usted dice desde la libertad. En mi opinion no estamos explicando bien que el evangelio anuncia la libertad del hombre y que lo hace desde la razón, creo que si insistieramos en explicar esto mejor mucha gente escucharia y entenderia el mensaje de Jesus.

Saludos. Bcn.
07/04/08 9:29 PM
Yo estoy en las Comunidades Neocatecumenales y ahora tengo la ocasión de anunciar el Kerigma, ya que se nos ha mandado a ello, pero yo le he cogido una especie de miedo y me he escusado para salir a anunciar la buena nueva.
07/04/08 9:39 PM
  
Mons. Sebastián
Qué bien, cuántas cosas habéis dicho y cuánto podemos aprender.
-Para el bilbilitano que salude de mi parte a su padre.
-Varios hablais de las homilías. Es una gran oportunidad y una gran responsabilidad de los sacerdotes. La homilía forma parte de la eucaristía porque nos ayuda a concretar nuestro encuentro con Jesús, cada eucaristía, además de ser una participación/inmersión en la oración y en el ofrecimiento de Jesús (amor y obediencia al Padre, intercesión por nosotros y por todos los hombres) es un encuentro concreto con El, cada vez major conocido, más concreto, más presente, más influyente en nuestra vida, para eso leemos el evangelio, los libros del Antiguo Testamento que nos ayudan a comprender el evangelio. La homilia tiene esa finalidad, explicarnos los textos leidos, ayudarnos a percibir su sentido, a ver en ellos la presencia de Jesús que nos habla, hacer brotar la respuesta en nuestro corazón, el deseo. Es difícil, hay que prepararse, estudiar, rezar, querer mucho a Jesús y a la gente que nos escucha.
-Cierto que evangelizar es cuestión de buscar la verdad, someternos a la verdad. En el subjetivismo pretendemos (inútilmente) que la verdad de las cosas y de las personas se ajuste a nuestros deseos y gustos. En la madurez nosotros tenemos que tratar de descubrir la verdad para ajustarnos a ella. En el fondo de la verdad de las cosas y de las personas está la verdad de Dios, su poder, su amor, su misericordia, y la verdad nuestra como creaturas de Dios que es el amor, la gratitud, la obediencia.
- Siento que alguien se sienta molesta. Nos tenemos que "moderar" todos, no alargarnos, no repetir, no exagerar, no molestar a nadie. A ver si entre todos lo logramos.
- Es una pena que alguien salga de Misa con la sensación de haber asistido a "un teatrillo malo". La comparación es ingeniosa y sugerente, pero triste. Te digo que a pesar de todo, uno mismo puede entrar en el interior de la Misa con su atención y su esfuerzo. La Misa es oración, dila de corazón, acércate espiritualmente a ese Jesús presente, en el cenáculo, en sus palabras, en su intercesión, en su donación de comunión a cada uno de nosotros. Si alguna vez el modo de la celebración no nos ayuda, que es posible, es lamentable, y hemos de hacer lo que podamos para que eso mejore, pero que no nos desaliente, que esa mala impresión no sea lo dominante.
- Sí, hay que pensar cómo podemos ayudar a un ateo a descubrir la verdad de Dios. Lo primero es despertar en él la curiosidad, el deseo de la verdad, "tú crees que no existe, pero y si existe? Te expones a vivir en el error..." Con respeto, con paciencia, con ganass de ayudar... Luego hay que utilizar el hecho de las cosas existentes, de dónde sale todo esto? De la nada no sale nada, el descubrir el orden manifiesta que hay un principio inteligente, un primer Ser Absoluto, Necesario, Infinito, en fin lo podemos considerar otro día.
-Me uno a la respuesta de Nicolás a NMD cuando pide auxilio para las mujeres que quieren abortar, hay asociaciones católicas que se dedican a ayudarles, tienes casas y gente preparada para atenderlas. En las parroquias os pueden dar razón, orientaciones, pero es evidente que en cada parroquia no se pueden organizar estos servicios.
-Muy bien esos comentarios, sí, Cristo es la respuesta de Dios a las preguntas del hombre, y todavía más, porque Jesús responde a inquietudes o revela posibilidades que nunca hubiéramos conocido si El no nos las hubiera mostrado con su vida, (misericordia, perdón, bondad de Dios, radicalidad en la entrega y en el amor).
-Es verdad que hay Movimientos y grupos en los que se puede vivir intensamente el cristianismo. Lo bonito sería que los movimientos vitalizasen más las parroquias, y las parroquias se pareciesen cada día más a la vida de los movimientos. Sumar y no restar.
-Yo lo he pensado muchas veces, los cristianos tenemos que aumentar nuestra autoestima, no apoyándonos en nosotros sino en Jesucristo que vive con nosotros y habita en nosotros, tenemos su palabra, su Espíritu, su acción santificadora en los sacramentos ¿qué más queremos? Conocerle mejor, amarle más y darlo a conocer- Saludos al de Japón.
- Los católicos españoles tendríamos que movilizarnos e intentar del mejor modo posible que algún amigo nuestro se interese por Jesús, que lea el evangelio, ayudarle, hacerle ver de manera directa lo bonito que es vivir con Jesús, actuar con El, consolar, ayudar, servir en su nombre a los hermanos. Tenemos que pedir una fe entusiasta, activa, convincente. Dios con todos.
07/04/08 10:58 PM
  
María
No se si llego tarde…

Este mensaje, y los comentarios, me han gustado mucho. Aunque en cierto modo muchas de las cosas que decís me suenan un poco lejanas. Habláis de movimientos de asociaciones…. Yo vivo en un pueblo pequeño donde estas cosas no se ven a menudo. Bueno, incluso al sacerdote es difícil verle, salvo los domingos en la misa (no es un reproche, aquí hay sacerdotes que tienen a su cargo hasta 10 pueblos). Las personas que van a misa son ya ancianas y no tienen demasiados ánimos para hablar de temas trascendentes con los que somos mas jóvenes, asi que por mi parte por aquí me quedare leyendo.
08/04/08 1:51 AM
  
Unitas
Es buena idea, María. Esto es una partecita de nuestro mundo también, en el que podemos evangelizar y ser evangelizados. Me has hecho pensar en algo que en ocasiones me enfada: el afán actual por conseguir que todos estemos en algún grupo, o en varios grupos, "socializarnos", "integrarnos"... Por una parte, hay un individualismo feroz que sólo se rompe de verdad con la relación de uno con otro. Por otra parte, todos los individuos agrupados, sea como sea. No debe excluirse nada, y un grupo o asociación nos ayuda a vivir la fe. Pero quien por razones variadas no está adscrito a ningún grupo concreto, o mejor, está adscrito al mejor grupo, la Iglesia, puede y debe ser buen cristiano y ayudar a otros a encontrarse con Jesús. Vivir en gracia de Dios, encontrarle en los sacramentos, alimentarnos con su palabra, hacer obras de misericordia... todo eso lo podemos y debemos hacer, con o sin grupo. En fin, que la frasecita esa de que "sin un grupo no es posible vivir la fe" creo que no es verdad. ¡Ay madre la que me puede caer!
08/04/08 7:42 AM
  
NMP
Monseñor: Sumar y no restar desde el Movimiento hacia la Parroquia y viceversa es una idea magnífica. La experiencia que yo he tenido, sin embargo, es que a la Parroquia se la considera vacía de contenidos y apta para el rito, pero la batuta, orientación y funcionalidad del Ser Cristiano viene dirigido desde la cúspide del Movimiento que pasa a ser el verdadero redentor, liberador e intérprete Ex-Cátedra de la Fe. En resumen, no se trata de las enseñanzas de Cristo, sino de las lecturas, la teología, la actividad, la organización y el modo de vida que propicia y termina imponiendo el Movimiento. Al punto que la comunidad termina siendo entre ellos y para ellos, los demás, rebaño al que hay que esquilar constantemente.
08/04/08 9:48 AM
  
Parra
NMP:
¿y a qué movimiento en particular te refieres? Porque ese comportamiento que describes es netamente sectario y destructivo
08/04/08 10:04 AM
  
Nicolás
Para Unitas

"sin un grupo no es posible vivir la fe"
…………………………………….


En mi opinión, lo de los “grupos” es algo positivo, ya que responde a la naturaleza social del ser humano. Pero a veces es un fenómeno ambivalente. En una comunidad o grupo nos podemos sentir reforzados en nuestra fe al contar con el testimonio y la ayuda habitual de otros que viven nuestra misma fe. Pero, tarde o temprano, con razón o sin ella, es probable que nos defraude el grupo por el modo de proceder de algún miembro. Es en este momento cuando se pone de manifiesto que la fe no debe ser fruto de la pertenencia a un gremio, sino de la confianza que cada uno tiene en Dios. La fe no depende de un grupo, pero puede ayudar —en algunos casos, incluso ser necesario— la vivencia de la fe con otros.
A esto hay que añadir, naturalmente, que la fe nos es propuesta por la Iglesia y tenemos que vivirla en comunión con ella.

Saludos

08/04/08 11:06 AM
  
abigail
Buenos días.
Sólo quería comentar que después de unos años de haber andado alejada de la Iglesia a pesar de tener una muy buena educación católica desde pequeña, lo que me ayudó a regresar, a Dios gracias, fue el recurso a la ORACIÓN a partir de un cúmulo de problemas emocionales que ahora no vienen al caso. Fue entonces cuando comprendí que había fuerzas malignas que no me dejaban vivir en paz, a las cuales pude alejar rezando sistemáticamente, os lo aseguro.

Investigando por Internet me empecé a interesar por las apariciones de la Virgen María en todo el mundo, especialmente las apariciones de Fátima, en el hincapié que hacía por que rezáramos el ROSARIO todos los días, para salvarnos , para que los pecadores nos convirtiéramos (me incluyo), y para conseguir la paz del mundo. Recordemos que la I Guerra Mundial acabó gracias al rezo masivo del rosario y en la Caída del Muro de Berlín Fátima también tuvo mucho que ver.

Yo quisiera testimoniar ante vosotros el PODER DE LA ORACIÓN y del rezo del ROSARIO. Me parece fundamental en estos tiempos.

Recibid un cordial saludo
08/04/08 11:27 AM
  
VK
Monseñor, nos comenta que los cristianos tenemos que aumentar nuestra estima no apoyándonos en nosotros sino en Jesucristo. Estoy de acuerdo. Pero me parece que no vendría nada mal prestigiar, o al menos conocer, el valiosísimo legado con el que contamos.
Pondré un ejemplo: Tomás Luis de Victoria. Se dice que España no ha dado grandes figuras a la historia de la música pero Tomás Luis de Victoria era el mejor músico de su tiempo (junto con Palestrina y Josquin), y la ignorancia que tenemos en España sobre su obra prácticamente no tiene lagunas. De hecho, quienes mejor han grabado la polifonía de Victoria han sido los ingleses. A mí me parece estupendo que el personal escuche música tibetana para relajarse y todo eso, pero ¿han oído alguna vez la tranquila majestuosidad de los motetes de Victoria? ¿Y algo que exprese tristeza y al mismo tiempo sosiego y una serenísima paz? Escuchen el Officium defunctorum de Victoria (son buenas versiones la de los Tallis Scholars, la del Gabrieli Consort o la más reciente de The Sixteen. También está muy bien la de Raúl Mallavibarrena con Musica Ficta). Ni la mejor música new age resiste una comparación con las obras menores de Victoria.
No hay mejor música —para mí— que la polifonía para combatir el estrés. No se lea en esto que digo ninguna “vuelta atrás”, ni siquiera una propuesta para la liturgia. Tan solo creo que deberíamos interesarnos algo en lo que han hecho quienes nos precedieron. Contagiados por la cultura progre, somos muy propensos a lamentarnos de lo triste y oscuro que fue el pasado sin valorar los tesoros que nos ofrece.
08/04/08 1:40 PM
  
Manuel
Ya lo decía Pablo VI en la Constitución "Gaudium et Spes": Tres cuestiones son fundamentales para la evangelización:
- Mejor exposición de la Doctrina de la Iglesia.
- Integridad personal, testimonio de vida de santidad.
- Compromiso de la Iglesia con el el mundo. Está muy bien la vida espiritual, la vída mística, pero la Iglesia, el cristiano tiene también que ocuparse y preecuparse por los problemas del mundo.

Y realmente es verdad que lo único que puede llenar el corazón del hombre es aquello de que " nos hiciste Señor para tí, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti". Dios ha dejado su huella en nosotros, nos ha marcado con su sello al crearnos, y sólo en Él podemos encontrar la verdad, la libertad, la felicidad.
Gracias.
08/04/08 3:18 PM
  
fernando
Con permiso de Monseñor, Parra: a ver si logro que se me entienda. Trataba de apostillar el excelente análisis de moseñor, pero a lo mejor provocando, perdón por ello, pero es parte de mi personalidad y también perdona pero soy muy disperso en el pensamiento, intentaba explicar con mi testimonio real, que: cuando en el artículo, se hace mención al pensamiento del hombre, de hoy, ser libres, consiste en buscar el modo de divertirme y los medios que necesito para ello, este modo de proceder llevado a una de sus ultimas consecuencias supone la liquidacion del ser, mediante drogas, sicidio..., en suma es la muerte, pero por que antes liquidamos al verdadero SER, y del cual somos en la medida que participamos y estamos unidos a EL, la vid y los sarmientos, el árbol y sus frutos..., de ahi al ceguera del hombre que no ve esto, que menos que intentar curar no nosotros pero contribuir a esta cura.
Lo que testifico que vi en las "barranquillas" es la relación señor- esclavo, señor yo que anulo al verdadero SEÑOR, para yo costituirme en señor de mi vida si percibir mi esclavitud al principe de este mundo, señor de la mentira, la mentira del hombre que vive sin Dios, por tanto su supuesta vida es muerte.
Solo el nombre de Cristo señorea por encima de la muerte y eso percibí 100x100 alli y en otras ocasiones.
Lo del segundo apártado por supuesto, que no es un juicio a personas que estan sufriendo un estado de separación matrimonial, yo mismo así estaría sin la intervención de Cristo que sostiene y cura las heridas que mi mujer y yo,por nuestros pecados nos infringimos, en los enfermos terminales tambieén puedo dar testimonio que con la ayuda de Cristo se pude ver el séntido al sufrimiento ya que mi propio padre murio de un cáncer fulminante y murio en paz, tengo dos hermanos con una enfermedad por la que el "mundo" pide la eutanasia, distrofia y viven en feliz estado aceptando la cruz todos los dias, y mi madre lo mismo, incluso aceptando la dificil elección que Dios HA hecho sobre mi familia, mis 6 hijos son sus unicos sobrinos y nietos, y vereis: yo grandisimo pecador intento ser fiel a
DIOS QUE TANTO ME AMA, Y siguiendo su llamada llevo disfrutando de esta eleccion de Dios en su misión, anunciando el evangelio en Japón, el
cómo, es algo, que solo EL conoce.
Si a mi no se me hubiera anunciado a Cristo seguro que mi vida sería un infierno Perdón por la extensión tal vez sea la frustración personal de no poder predicar con la lengua aquí.
Pero mejor así si no lo estropearía.
08/04/08 4:25 PM
  
Nicolás
Para NMP

Creo que sé a lo que se refiere, NMP. Y tengo en mente al menos un par de movimientos a los que les puede cuadrar perfectamente la descripción que hace usted. A pesar de ello, no creo que haya que culpar a esos movimientos. Pienso que hace bien en decir el pecado pero no el pecador. Es probable que los responsables de ese movimiento en su parroquia se estén equivocando y, como sucede a veces, confundan el todo con la parte. Pero eso no debe llevarnos a perder la perspectiva y culpar en bloque a todo el movimiento.

Un saludo
08/04/08 6:25 PM
  
Parra
Gracias, Fernando, no entendía bien la segunta parte. En cuanto a tu manera de predicar dices que "el cómo, es algo, que solo EL conoce". Pero nos vendría bien a los demás saberlo. En realidad, el fondo de las almas sólo Dios lo conoce, por eso hay que difundir lo que haya de bueno en cada uno.

Nicolás diice que: "no creo que haya que culpar a esos movimientos. Pienso que hace bien en decir el pecado pero no el pecador"
Loable afirmación en este medio en el cual se suele señalar con el dedo, con nombres, apellido, detalles del domicilio y características del pecado y del pecador.

Monseñor, se me ocurre que una manera de NO evangelizar es precisamente la que tantio se practica en estos medios y acabo de mencionar: la cosntant insistencia en difundir, denunciar y condenar los fallos ajenos.
Ademas es algo muy impropio de Jesua segun lo describen los Evangelios en su relación con lospecadores con los que se iba encontrando; contrastaba la inmisericorde actitud de condena de los rigoristas y poderosos de su tiempo con la ternura que Jesus mostraba por el pobre pecador´.
08/04/08 6:59 PM
  
Mons. Sebastián
- Es verdad que hablamos de muchas cosas que no son esenciales, y hay quien no puede contar con ellas, pero es verdad que en todas partes tenemos lo fundamental, la palabra de Jesús, los sacramentos, especialmente la eucaristía y el sacramento de la penitencia y del perdón, el don del Espíritu Santo, y la vecindad de Dios que habita en nosotros. Es hermoso pensar que todos los instantes de nuestra vida lindan con la eternidad de Dios, sólo un velo nos separa de El y a El nada le separa de nosotros.
-Hablais varios del tema de los Movimientos y grupos. Yo creo que lo fundamental es el "grupo" de Jesús, la Iglesia que es la continuadora de la familia santa de Jesús, del grupo de Jesús con sus discípulos. La fe, el seguimiento de Jesús nos hace grupo y comunidad y familia. Otra cosa que no sepamos cómo vivirlo. De hecho los movimientos nacen de esta realidad primordial que es la Iglesia, intensifican lo que es patrimonio común de todos, y de esta manera ayudan a algunos cristianos a vivir mejor su vocación fundamental. Es verdad que todo eso se puede vivir sin ayuda de ningún grupo, basta con ese grupo básico que es la Iglesia, que tiene siempre concreciones, familia, amigos, equipos, etc. Lo importante es que los movimientos sepan siempre que son Iglesia, nacidos de la Iglesia y para la Iglesia. Y la Iglesia tenga en cuenta que los que están en movimientos son hijos de la casa, que no hay que poner barreras, sino sumar, acogernos, ayudarnos, pensar menos en nosotros mismos y pensar bastante más en los demás, en los que no tienen lo que nosotros a veces menospreciamos.
El Papa Benedicto XVI ha dicho con mucha solemnidad que los movimientos están promovidos por el Espíritu Santo para el bien de la Iglesia en general, nacen de la Iglesia, son riqueza de la Iglesia y nos hacen bien a todos.
-Gracias por el testimonio sobre el poder de la oración. Pensamos poco en las palabras de Jesús, "pedid y recibireis".
-Uno de los argumentos más asequibles de la verdad del cristianismo es el inmenso patrimonio cultural que ha creado, literatura, arquitectura, pintura, música, etc.etc. todo en armonía con el ser del hombre, con la belleza, eso quiere decir que la fe en Jesucristo nos sitúa realmente dentro de la verdad de la humanidad. Y multiplica nuestras posibilidades.
-Sólo se evangeliza con el testimonio de la verdad presentado con amor, con humildad, con deseo sincero de hacer el bien, sin imponer, sin dominar, sin acusar. Fijáos cómo Jesús no riñe a los pecadores, los acoge, se compadece de ellos, los perdona y les anima a cambiar, a ser mejores, a vivir en paz. "Anda y no peques más". A los únicos que sí reprende a fondo es a los fariseos, por su soberbia, por vivir satisfechos de sí mismos, ni cumplen ni dejan cumplir.
-Termino comentando el ejemplo de Magdi Allam, ha dicho que en su conversión le ha influido mucho el testimonio del Papa, su sereno testimonio de la verdad. El Papa, antes de serlo, escribió: "se aprende a creer en Dios viviendo con quienes creen". La fe es una manera de vivir, y eso lo aprendemos unos de otros, como las cosas más finas de nuestra vida.
Muchos saludos.
08/04/08 7:40 PM
  
justino
muy a propósito su recuerdo evangelica:

"Fijáos cómo Jesús no riñe a los pecadores, los acoge, se compadece de ellos, los perdona y les anima a cambiar, a ser mejores, a vivir en paz. "Anda y no peques más". A los únicos que sí reprende a fondo es a los fariseos, por su soberbia, por vivir satisfechos de sí mismos, ni cumplen ni dejan cumplir"

Quizá falto recordar que las aplabras de Jesús justo antes de "anda no peques más" a la mujer que iba a ser lapidadada por los justos y rigoristas de su época, fueron "Yo tampoco te condeno"
08/04/08 10:02 PM
  
Mons. Carmelo Martinez de Irujo
No sabe usted el bien que esta haciendo con estos articulos y con sus respuestas a los comentarios; cuanto nos anima. Muchas gracias y adelante! Ya casi jubilado de mi jubilacion, leerle me ha inspirado alientos apostolicos inesperados. Que la Madre le siga alentando tambien multos per annos.
09/04/08 3:16 AM
  
Unitas
Mons. Carmelo, no deje Vd. de hacer sugerencias a Mons. Fernando, o de escribirnos lo que el Señor le inspire. No estaría de más alguna sección de "latín para generación BUP y LOGSE". Pues ¿no se decía ad multos annos?
Nicolás, de acuerdo también en que vivir nuestra fe en comunidad es esencial al cristianismo. Me refería yo a algunos "excesos" de gregarismo, como la frase que citaba, o algunas letras de canciones, o cuando nomás asistir a alguna fiesta en "parroquia ajena" o en "grupo ajeno" te preguntan que cómo es que estás allí si "no perteneces a esa comunidad". Hablo en general, y también yo misma habré cometido esos excesos alguna vez. Pero ahora veo que no está bien: no creo que Jesús pasara lista a los 4000 o a los 500 que se juntaban en el monte de las bienaventuranzas o el día de su ascensión, pongamos por caso; y los monjes aquellos del desierto no se puede decir que no vivieran en la comunión con la Iglesia. El Señor nos ayude a no tener ni individualismo ni gregarismo, bueno, eso le pido yo.
09/04/08 7:35 AM
  
Mikiroony
Estimado Mons.

No descartemos la Liturgia como verdadera herrmanienta de conversión. Predico con el ejemplo: soy asiduo a una Misa Tridentina que se celebra de acuerdo con el Motu Propio Summorum Pontificum, en el Tercer Monasterio de la Visitación, en Madrid. Pues bien, un día le comenté a un amigo estadounidense católico si quería venir y me dijo que sí. Tras unas semanas yendo, me han confesado que "ha vuelto a estar en contacto con su fe".
Son cosas importantes el cuidar la Liturgia, y el hacer sentir que la Misa no es una mera reunión en la que se junta gente que no se conoce de nada, para marcharse en menos de una hora. Sólo si tenemos una base sólida podremos evangelizar y defender nuestra fe como en el Siglo III -que desemboca en la cristianización del Imperio Romano, nada menos-.
Creo, Monseñor, que debemos coger los grandes concilios por los que ha pasado nuestra Iglesia (Nicea, Trento, Vaticano I, Vaticano II -aunque ahí flaqueo un poco, no he leido gran cosa-) y aprender todo lo que tienen que ofrecer.
La Iglesia auna Fe y Tradición, junto a la fidelidad al Santo Padre. Si cualquiera de las tres falla, no podemos llamarnos católicos.
09/04/08 11:34 AM
  
unitas
En las palabras de Mons.Sebastián sobre la necesidad de que quien evangeliza esté bien "situado" respecto a Dios, Jesucristo, la Iglesia creo que está la importancia de la Liturgia como medio de conversión personal y de evangelización de los prójimos. La belleza a la que también se refiere D.Fernando tiene sus más verdaderas expresiones precisamente en la Liturgia. Sí, Liturgia cuidada y celebrada y participada, para "ser capaces de ayudar a algún amigo a redescubrir la importancia de Dios en nuestra vida, la necesidad de Jesucristo para saber quiénes somos, cuáles son las riquezas de nuestra vida, hasta dónde podemos contar con la bondad de Dios". La verdad, la belleza, el bien, sin referencia a Cristo, a la Virgen María, a las grandes verdades de nuestra fe... se desvanecen. Hay por aquí otro blogger que ha señalado este aspecto de la belleza ayer u hoy.
09/04/08 1:00 PM
Siempre me ha gustado ese Evangelio Pascual: "Señor, quedate con nosotros". Son infinitas las ocasiones -y ya calzo canas- en las que siento cercano al Señor por la lectura pausada de un libro que invita a la intimidad interior, con la audición musical de obras maravillosas, con la oración sencilla "en lo escondido", en la Misa -escuchando más a la Iglesia que al humilde cura-, en el Sacramento del Perdón donde siempre me considero pecador que necesita el amor de Dios y su misericordia, en el trabajo con laboriosidad alegre y positiva, en el encuentro amable y franco con los demás, amando siempre, disculpando siempre o pidiendo sinceras disculpas si es el caso. Ah, con el corazón y la mano abierta a quienes más me necesitan. Señor, quédate con nosotros y ten misericordia de mí que soy un pecador.
09/04/08 9:37 PM
  
Ana
Me pareció muy util para la Evangelización un decálogo de Monseñor Sebastián en el año dos mil de preparación para el jubileo. Me sirvió de mucho en la Parroquia. Hicimos fotocopias y repartimos. El caso es que lo perdí
09/04/08 11:43 PM
  
VK
Yo creo que es interesante lo que ha comentado Abigail. Sin oración desaprovecharemos todas las gracias que recibamos. O sea, que una evangelización hoy solo puede ser posible si cada cosa que hagamos está meditada en la oración. La cuestión, que hoy está lejos de ser evidente, es ¿como orar? Hace años, leí un libro de Benedikt Baur titulado "En la intinidad con Dios" que me ayudó, pero supongo que debe haber aparecido literatura más actualizada...
10/04/08 1:41 AM
  
San Angel
Yo, San Angel, santo, mártir, apóstol, profeta, eremita, hechador de bendiciones y hacedor de milagros; condeno por herejía a la Iglesia de Roma.
Es fácil imaginar el dolor de nuestro señor Jesucristo por vuestras intrigas, infamias y crímenes durante 2000 años.
Rezo por vosotros .
Que Dios os perdone.
10/04/08 5:51 PM
  
Mons. Sebastián
- Respondo a la petición de Ana escribiendo aquel decálogo. TEngo dos versiones. Uno muy antiguo que escribi siendo obispo de León y este complemente renovado.
1. Trata de cumplir el primer mandamiento. Ama expresamente a Dios, Creador, Padre, providente y misericordioso, origen y horizonte de nuestra vida.
2.Estudia la historia de Jesús. Acoge su testimonio y su mensaje. Cree en El con toda tu alma. Convive interiormente con El, ponlo en el centro de tu vida.
3.Ama a la Iglesia que nos conserva la memoria de Jesús y nos garantiza su presencia. La Iglesia de los Apósotoles, de los mártires, de los santos. Madre, Maestra, hogar para el corazón.
4.Vive intensamnete la Eucaristía dominical. Es nuestra inmersiíon en la piedad, en la oración, en la entrega de Jesús.
5.Ora algunos minutos cada día. Con Jesús, con María, con la Iglesia entera. La oración es el ambiente de la familia de Dios. Fuente de alegría y de fortaleza.
6.Pon tu alegría en amar a los demás con el amor de Jesús. No seas egoísta. Ama, sirve, ayuda. Sé compasivo y misericordioso.
7. Haz algo concreto para que nuestro mundo se parezca un poquito más al mundo que Dios quiere para sus hijos. Cultiva la verdad, la justicia, el amor.
8. Aprende a ver las cosas de este mundo desde la meta final de la resurrección. Se ve todo mejor. Resulta más fácil ser libre y generoso. Se vive más feliz.
Que la paz de Dios llene tu corazón.


- Añado una pequeña cosa para San Angel. Sólo Jesús pudo pedir perdón para los demás sin pedirlo también para el mismo. Los demás somos todos pecadores. Necesitamos perdonar y ser perdonados. Con humildad y misericordia. La paz de Dios.
10/04/08 8:45 PM
  
Eduardo Jariod
Es un placer leerle, y leerle en este medio nada fácil. Por lo que a mí respecta, cualquier tema que saque, Monseñor, será adecuado y oportuno porque la posición que adopte será muy interesante de conocer.

En cuanto a la evangelización en estos tiempos creo que pasa, en primer lugar, por el ejemplo de testimonio de vida en Cristo. La gente está muy harta de palabras y de buenas intenciones. Lo que verdaderamente sigue impactando la sensibilidad humana, incluso en estos tiempos de profundo embotamiento espiritual, es ver el ejemplo palpable de alguien distinto, lleno de coherencia entre lo que dice y lo que hace. Y eso sólo se puede lograr en la profunda comunión con Cristo, en un encuentro personal con Él. Cuando esto se da, el reflejo de Dios en ese prójimo resulta conmovedor y espectacular, en el mejor sentido del término.


10/04/08 10:32 PM
  
MASSA Y MERIBA
A MONS. SEBASTIAN:
Primero.- Gracias por su doctrina, ciencia y piedad que rezuman sus escristos.
Segundo.- Un ruego: Inicie "algo" y enriquézcanos con algunos contenidos sobre la EpC. Yo le he escuchado y leído cosas muy importantes e iluminadoras, no solo para cristianos, sino para personas con un mínimo uso de la razón y amor a la libertad de espíritu, puros humanistas, respecto al tema y sus consecuencias. Desde la conciencia hasta la libertad. ¿Qué le parece, padre?.
Yo intuyo unas perniciosas "consecuencias" de la imposición de esta asignatura (por que así nos la quieren hacer llamar), en la construcción de las personas (muchachos) y de la sociedad.¡Ayúdenos!. ¡Ayudemos!
Un abrazo en N.S.J.
12/04/08 12:49 AM
  
Ana
Muchas gracias por volver a repetir el decálogo. Lo volveré a repetir y no lo perderé o al menos lo intentaré
12/04/08 9:44 PM
  
Mons. Sebastián
En otro texto hemos entrado en la cuestión de la Educación para la Ciudadanía. Quizás convenga entrar más a fondo. Saludos para todos.
15/04/08 12:04 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.