InfoCatólica / María Lourdes Quinn / Categoría: .... 2) Enlaces de la Semana

5.07.09

Cómo saber si somos tibios y qué hacer si lo somos

“Conozco tus palabras y que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o calinete!; mas porque eres tibio, y no eres caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca.” (Ap. 3, 15-16)

S. Antonio María Zaccaria (1502-1539), en sus casi 37 años de vida, demostró todo lo contrario a la tibieza. Huérfano de padre a los 2 años y bajo el cuidado de su madre (que desde que se enviudó a los 18 años se dedicó a la formación de su hijo), obtuvo un doctorado y la licencia médica a los 22 años para ofrecer su servicio a los pobres. Cuatro años después, en 1528, fue ordenado sacerdote.

Como el Señor en el Evangelio del XIV Domingo de Tiempo Ordinario: “empezó a enseñar” (Mc. 6, 12) en el mejor momento dentro de los planes de Dios. En sus 11 años de sacerdocio, en tiempos de Lutero, fundó la “Sociedad de Clérigos de San Pablo” (aprobada en 1533) y su rama femenina (las Angélicas de S. Pablo) y laical (hoy los Laicos de S. Pablo).

Propagaba la devoción a las 40 Horas de Adoración al Santísimo, a la Pasión del Señor y a las Cartas de San Pablo. Los viernes a las tres de la tarde hacía sonar las campanas para recordar la muerte del Señor. Fatigado por una labor tan productiva, murió en brazos de su madre, conservándose incorrupto su cuerpo.

Sus pensamientos (recogidos por los Padres Barnabitas de España en “Sentencias espirituales”) ayudan a identificar la tibieza y a superarla.

Leer más... »

3.07.09

Qué hacer cuando uno tiene dudas de fe

En el Evangelio del XIII Domingo de Tiempo Ordinario, las personas en la casa de Jairo fomentan las dudas de éste cuando le dicen que murió su hija: “¿Para qué molestar más al maestro?” (Mc. 5, 35) Pero el Señor le dijo que no temiera, que le bastaba tener fe.

Tras la Pasión del Señor, Sto. Tomás dudó de la Resurrección del Señor, pero tras verle confesó su fe de tal forma que se mereció ser llamado un Patrono de los teólogos: “Señor mío y Dios mío”. Jesucristo le dijo que dichosos son los que creen sin ver, como nosotros si tenemos fe.

El Catecismo de la Iglesia Católica explica así nuestros deberes respecto a la fe:

“Nuestra vida moral tiene su fuente en la fe en Dios que nos revela su amor. San Pablo habla de la ‘obediencia de la fe’ (Rm 1, 5; 16, 26) como de la primera obligación. Hace ver en el ‘desconocimiento de Dios’ el principio y la explicación de todas las desviaciones morales (cf Rm 1, 18-32). Nuestro deber para con Dios es creer en El y dar testimonio de El. El primer mandamiento nos pide que alimentemos y guardemos con prudencia y vigilancia nuestra fe y que rechacemos todo lo que se opone a ella.(CIC 2087, 2088)

Por lo tanto, la fe es activa y no pasiva. Por eso, cuando uno tiene dudas de fe, hay cosas que uno puede y debe hacer según la clase de duda que uno tiene.

Leer más... »

30.06.09

17.06.09

Sacrilegios y milagros eucarísticos en Europa

Tras la institución de la Eucaristía en la Última Cena, nos dice el Evangelio del Domingo del Corpus Christi que Jesús y sus apóstoles: “salieron para el monte de los Olivos” (Mc. 14, 26), donde el Señor sudó sangre en agonía. Allí sufrió porque sus apóstoles no velaron con Él ni una hora, lo cual ha motivado a muchos a adorar al Santísimo al menos una hora en reparación por las ofensas que sigue recibiendo en ese Sacramento.

El Señor ofreció Su Cuerpo y Sangre por nuestra redención en Su Pasión y Muerte. La Misa en la Iglesia Católica es el mismo sacrificio de Cristo. Aunque sea incruento, como dice S. Juan Crisóstomo: “Esto que hay en el cáliz es aquello que manó del costado, y de ello participamos”. (Hom. 24 sobre la 1a. Epístola a los Corintios)

Por eso, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “2120 El sacrilegio consiste en profanar o tratar indignamente los sacramentos y las otras acciones litúrgicas, así como las personas, las cosas y los lugares consagrados a Dios. El sacrilegio es un pecado grave sobre todo cuando es cometido contra la Eucaristía, pues en este sacramento el Cuerpo de Cristo se nos hace presente substancialmente (cf. CIC can. 1367; 1376).”

Lamentablemente, han habido sacrilegios documentados a lo largo de los siglos, pero el Señor también ha obrado milagros para demostrar que las Hostias consagradas son Su Cuerpo y Sangre hasta que pierden su integridad. Los siguiente 24 ejemplos son de una exhibición internacional del Vaticano: “Los milagros eucarísticos en el mundo” (descargable en color más información e ilustraciones de aprox. 100 milagros).

Leer más... »

16.06.09

El significado de las vestimentas litúrgicas

Hace unos meses respondí a un comentario del lector Anarico indicando que pensaba escribir sobre el significado de las vestimentas litúrgicas. Al enterarse un lector sacerdote del tema de este artículo, me expresó que mejor sería que fuera un sacerdote el que escribiera sobre las vestimentas litúrgicas, y creo que este lector tiene razón.

¿Y quién mejor que nuestro Papa Benedicto XVI para explicarlo? Así lo hizo en su “homilía de la Santa Misa Crismal”, el Jueves Santo, 5 de abril, 2007 [Fuente de las citas del artículo, excepto las oraciones de los sacerdotes al revestirse (fuente: www.corazones.org.)]

Los sacerdotes, al revestirse, renuevan “el acontecimiento interior y la tarea que de él deriva: revestirnos de Cristo, entregarnos a él como él se entregó a nosotros”, de su ordenación sacerdotal.” “Los ornamentos sacerdotales, tal como se han desarrollado a lo largo del tiempo, son una profunda expresión simbólica de lo que significa el sacerdocio”.

Leer más... »