13.09.20

Un programa de la TVG: Polo camiño da fe

“Polo camiño da fe” (“Por el camino de la fe”) es un programa de la Televisión de Galicia. Lo dirige con gran maestría el sacerdote Manuel Ángel Blanco.

Con ocasión de los 50 años de 14 parroquias de Vigo – entre ellas, la mía, la Parroquia de San Pablo – la TVG acaba de emitir, este domingo, un reportaje muy interesante. No solo por los testimonios: del obispo, don Luis Quinteiro, del delegado de medios de comunicación social, Alberto Cuevas, y de otros sacerdotes, sino también por las imágenes – muy cuidadas – y por el relato, realista y esperanzado.

Si alguien tiene interés, podrá verlo haciendo “clic” en este enlace. Mayoritariamente se habla en lengua gallega, que es algo así como castellano antiguo. Se entiende todo perfectamente bien. El euskera es difícil, pero el catalán y el gallego resultan asequibles a cualquier hablante del español.

Fugazmente podrán ver el interior de mi parroquia, y hasta a mí, con mascarilla incluida. Esto último es, obviamente, lo de menos.

Leer más... »

10.09.20

¿La Iglesia pospandemia?

La “Iglesia pospandemia”, o “poscoranavirus”, no existe, porque seguimos en la pandemia ocasionada por el Covid-19. No estamos en el “después”, estamos en el “todavía”.

A lo sumo podemos hablar, por ahora, de un “posconfinamiento”, tras los meses de marzo y abril en los que las posibilidades de salir de casa, de reunirse, y hasta de participar en los actos de culto han estado muy limitadas. En el caso de la participación en los actos de culto, muy limitadas en teoría y casi totalmente limitadas en la práctica.

El cardenal Hollerich, arzobispo de Luxemburgo y Presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea, comentaba en una entrevista que “todos los que ya no venían a Misa, porque venían solo por motivos culturales, esos ‘católicos culturales’, de izquierda y derecha, ya no vendrán”. Parece obvio: si alguien ya no venía, no cabe esperar que, si nada cambia, vendrá.

Quizá algunos venían “solo por motivos culturales”. Entiendo que se refiere el cardenal a quienes por costumbre asistían ocasionalmente a algún acto litúrgico católico: un funeral, una boda o un acontecimiento similar. A las personas que participaban de la religión como un acto social – cuando participar en los actos religiosos estaba bien visto- Newman los veía como seguidores de una “religión literaria”. Una práctica que no incidía en absoluto en sus vidas. Cumplían, simplemente, con las buenas costumbres.

No es malo que las costumbres, que los usos sociales, que la cultura, respalden la práctica de la fe. Es bueno y es lo normal, ya que la fe tiende a crear cultura. Pero si la fe decae, más pronto o más tarde pierde su sentido la cultura que ha sido animada por la fe; se convierte en una especie de cadáver cultural, de mascarada fúnebre, de celebración que olvidó, trágicamente, su porqué y su para qué.

Frente a la “religión literaria”, de costumbres sociales, relativamente superficial, Newman hacía hincapié en la “fe real”; es decir, en aquella que incide en la vida y que la transforma; en aquella que compromete al hombre en la totalidad de su ser: creencias, comportamientos, plegarias y práctica ritual. La “religión literaria” es de caballeros bien considerados, la “fe real” es de mártires.

Leer más... »

8.09.20

Sobre una oración a san Telmo

Es conocida la oración a san Telmo que comienza con estas palabras: “Gloriosísimo san Telmo, celestial patrono de la ciudad y diócesis de Tui; desde el sitial altísimo que ocupas en el Cielo, mira hacia nosotros y extiende tu mirada…”

En la “Novena a san Telmo” escrita por mí (Guillermo Juan Morado, Novena a san Telmo, CCS, colección Mesa y Palabra 23, Madrid 2009, 68 páginas; ISBN 978-84-9842-305-1), se incluyó esta oración al final del opúsculo en la sección de “oraciones y cantos”.

Por error atribuí el texto de esta plegaria a fray José López Ortiz, obispo de Tui-Vigo (en algunos ejemplares, por exceso de celo de algún corrector, figura incluso como “obispo emérito de Tui-Vigo”, cosa que nunca fue). En realidad el texto de la oración es anterior al pontificado tudense de Mons. López Ortiz. He podido ver una fotocopia de esta misma oración en una estampa de 1936, siendo obispo de Tui D. Antonio García García.

¿De dónde ha venido mi error? De confundir la concesión de indulgencias por el rezo de la plegaria que otorgaban los obispos con la autoría del texto. Por ejemplo, la estampa de 1936 contiene una nota final: “Cincuenta días de Indulgencia por cada vez que se rece devotamente en estado de gracia. + ANTONIO, Obispo de Tuy”. Y en las estampas que yo estaba acostumbrado a ver, se lee al final: “Indulgencia Parcial. FR. JOSÉ, Obispo de Tuy-Vigo”. Parece claro que lo que firma cada obispo es solo la concesión de la indulgencia y no – como yo pensé en su momento – también el texto de la oración.

Entre el texto de la plegaria “indulgenciada” por D. Antonio y el de la “indulgenciada” por Fray José se observa, además de algún retoque secundario, una diferencia. En la de D. Antonio se dice: “no olvides tampoco las bondades de todo género que durante siete centurias de celestial patrocinio…”; en cambio, en la indulgenciada por Fray José se dice: “las bondades de todo género que durante ocho centurias…”.

Leer más... »

30.08.20

Bodas, bautizos, comuniones: lo principal y lo accesorio

Hoy he leído un interesante artículo de Alberto Cuevas – sacerdote de Tui-Vigo y periodista - publicado en el “Faro de Vigo” sobre la celebración de las bodas. Lo titula “A propósito de nada”, como la reciente autobiografía de Woody Allen, de quien dice (Cuevas) admirar la independencia de juicio y la sinceridad.

No está mal tratar de ser independientes y procurar ser sinceros. Sobre todo cuando lo que parece más de recibo es seguir al rebaño, hacer lo que otros hacen, pensar como otros piensan, etc. ¿Qué “otros”? Pues los que conforman “la mayoría”, los que se dejan configurar por la opinión dominante; aquella de la que, en público, uno, en principio, no se atreve a discrepar.

A mí no me cabe duda de que, con mucha propaganda, las masas – la inmensa mayoría de la gente – pueden ser persuadidas de cualquier cosa. Lo que hoy puede parecernos aberrante, mañana podría parecernos de sentido común, si entre el hoy y el mañana mediase una eficaz campaña de propaganda.

Dios me ha librado de tener que lidiar con celebraciones de bodas. En mi parroquia, simplemente no existen. No es el marco ideal, no hay donde aparcar, no se presta a estos eventos. Sí he padecido, en el pasado, algunas “creatividades” que asediaban las primeras comuniones de los niños. Hasta que, reflexionando sobre lo esencial, llegué a la conclusión de que “se acabó”.

“Si me queréis, irse”, que le atribuyen a la Faraona. No hace falta culminar un doctorado para caer en la cuenta de algo muy sencillo: No existe un “Ritual” para la primera comunión. Esa ausencia es muy significativa. Nos está diciendo que la “primera comunión” tiene un elemento principal: quien nunca había comulgado lo hace por primera vez. Punto. Es lo principal y no hay nada accesorio. Nada que ritualizar, que ordenar.

Leer más... »

16.08.20

Novena a San Roque

No sé cuándo saldrá. Sé que el contrato con la editorial (CCS) está firmado. Hoy es el día de San Roque y los motivos para acudir a su intercesión son evidentes. Anticipo la “Introducción” a la Novena:

“Jaque de aquí con este santo Roque,/ peste cruel, que quiere Dios que aplaque/ este bordón con su divino jaque/ todo peligro que a los hombres toque”. Así comienza un soneto de Lope de Vega en el que, sirviéndose de una comparación con el juego del ajedrez, celebra el poder del santo protector de la peste.

San Roque tuvo que lidiar con la terrible amenaza de la peste; baste pensar que vivió en el azotado siglo XIV. Como peregrino, se dirigió a Roma, asolada por la epidemia, y desplegó una actividad taumatúrgica y caritativa: curar y consolar. Él mismo se contagió en Piacenza, siendo expulsado del hospital y de la ciudad. Se refugió en un bosque, camino de los Alpes, en una pequeña cabaña donde esperaba la visita de la muerte. Pero la providencia no le abandonó: un perro le llevaba el pan y le lamía las llagas, hasta que finalmente superó la enfermedad.

Tras su muerte, fue enseguida venerado como santo. Su iconografía nos resulta muy cercana: se le representa como un joven peregrino, con una pierna al descubierto que muestra una llaga y, a su lado, un perro con un pan en la boca. A menudo le acompaña un ángel.

San Roque, y quienes lo invocaban como protector frente a la peste, eran muy conscientes de su vulnerabilidad. Sabían muy bien que podían ser heridos o recibir lesión, física o moralmente. Se relacionaban, de modo cotidiano, con la muerte, encarándola, afrontándola.

Se dice que los jóvenes tienden a creerse invulnerables. No deja de ser una pretensión ilusoria. Les queda, previsiblemente, mucha vida por delante. Pero ese proyecto puede trucarse en cualquier momento, hoy mismo o mañana.

Leer más... »