7.03.09

La banalización del aborto

“Banalizar” una cosa es convertirla en trivial, en común, en insustancial. El Ministerio de Igualdad, secundando las prioridades del Gobierno, se ha empeñado, buscando el asesoramiento conveniente a sus propósitos, en banalizar el aborto. Abortar es fácil. Abortar es seguro. Abortar es sensato.

Tal perversión del lenguaje constituye un síntoma más de la corrupción no sólo de la política, sino de la misma sociedad. Un país donde un grupo de “especialistas” aconsejan permitir el aborto libre hasta la decimocuarta semana de gestación, o hasta la vigésimo segunda cuando la salud de la madre peligre o el feto presente anomalías, es un país enfermo. Y lo peor es querer revestir la dolencia con la máscara de la normalidad. Tan “normal” resulta interrumpir, de forma provocada, el desarrollo del feto durante el embarazo que el Gobierno se apresura a asegurar que, en ningún caso, habrá penas de prisión para quien aborte. O sea, aun practicado fuera de los supuestos que contemple la ley, el aborto será considerado como una infracción leve, en absoluto merecedor de una reprobación tan grave como la privación de libertad.

Leer más... »

Conocer a Cristo

Al comienzo de la Cuaresma pedimos a Dios “avanzar en la inteligencia del misterio de Cristo” para vivirlo en plenitud. La vida cristiana consiste en este conocimiento vital del Señor, participando en su misterio; en su pasión y en su gloria. En la Carta a los Filipenses, San Pablo lo expresa con absoluta claridad: “lograr conocerle a él [a Cristo] y la fuerza de su resurrección, y participar así de sus padecimientos, asemejándome a él en su muerte, con la esperanza de alcanzar la resurrección de entre los muertos” (3,10-11).

El acontecimiento de la Transfiguración del Señor supuso para Pedro, Santiago y Juan un paso importante en su proceso de conocimiento de Cristo. El Señor muestra, antes de su pasión, la gloria de su divinidad. Él es el Hijo amado del Padre que, a través de la muerte de Cruz, se encamina a la resurrección. Moisés y Elías, la Ley y los profetas, habían anunciado ya los sufrimientos del Mesías; unos padecimientos que tendrán lugar en Jerusalén, en el monte Calvario.

El Hijo amado del Padre es el Hijo entregado a la muerte por nosotros (cf Romanos 8,31-34). La generosidad de Dios, que no ahorra a su propio Hijo, aparece prefigurada en la generosidad de Abrahán, dispuesto a inmolar en sacrificio a Isaac, su hijo predilecto. Dios detiene la mano de Abrahán, pero acepta, por amor a nosotros, la muerte de Jesús, porque esa muerte es el precio de nuestra vida. Esta generosidad divina nos llena de admiración y de confianza: Dios, dándonos a Cristo, nos lo ha dado todo.

Leer más... »

5.03.09

Monte de Salvación

El monte, la montaña, es el punto en el que se tocan el cielo y la tierra. Yahveh es el “Dios de las montañas” y el Dios de los valles. Frente a la inestabilidad de los hombres, se alza la permanencia de las montañas. No obstante, Dios es mayor que los montes: “Antes de que nacieran las montañas tú eres Dios eternamente”, dice el Salmo 90. Los montes, como todo lo creado, han de bendecir al Señor (cf Salmo 148,9).

Toda altura de este mundo ha de ser humillada; sólo Dios será exaltado (cf Isaías 2,12-15). Sin embargo, hay montes privilegiados. El Horeb, en el Sinaí, es la “montaña de Dios”; la montaña donde Moisés fue llamado, donde Dios hizo el don de su Ley, donde Elías sube para oír a Dios.

Sión se perfila, en la geografía de la salvación, como la colina que Dios ha escogido como refugio seguro e inquebrantable. A esta montaña ha de subir el fiel con la esperanza de morar allí para siempre con el Señor.

Leer más... »

3.03.09

Flor del Carmelo

El poeta español Pedro Calderón de la Barca saluda a la Virgen Santísima como a la Mujer vestida de sol, de estrellas coronada, de rayos guarnecida, en torno a la cual compiten la tierra y el cielo para tener en Ella “la flor del Sol plantada en el Carmelo”.

María es la “Flor del Carmelo”. Así le llama también el Papa Juan Pablo II en un “Mensaje a la Orden del Carmen” con motivo de la dedicación del año 2001 a María. El monte Carmelo es una montaña de Palestina, al Norte de Israel, próxima al mar Mediterráneo. “Carmelo” significa “jardín”, “vergel de Dios”. En el siglo VIII a.C. el profeta Elías desafió desde allí a los sacerdotes paganos de Baal para reconducir a Israel al culto del único Dios. Según la tradición, Elías y Eliseo establecieron con sus discípulos en el monte Carmelo una tradición contemplativa, viviendo como eremitas. Desde muy antiguo los cristianos se establecieron también allí, imitando el estilo de vida de Elías y de la Virgen Santísima. Una vida de trabajo, de escucha y meditación de la Palabra de Dios.

Leer más... »

1.03.09

Política

El Catecismo nos dice muchas cosas. El Catolicismo tiene vocación de universalidad, de unidad, de coherencia. No se les puede pedir a las personas lo que no sea bueno también para las sociedades y para los Estados.

En el campo político la responsabilidad corresponde, sobre todo, a los cristianos laicos. A ellos atañe el esfuerzo por “descubrir e idear los medios para que las exigencias de la doctrina y de la vida cristianas impregnen las realidades sociales, políticas y económicas” (n. 899).

La doctrina católica anima a la participación de las personas en la vida social, impulsando y alentando la creación de sociedades e instituciones de libre iniciativa con el fin de alcanzar objetivos que exceden las capacidades individuales.

La autoridad política ha de estar al servicio de bien común; siempre empleando medios lícitos para lograr ese fin. No todo lo que dictamina la autoridad política es, sin más, admisible: “Si los dirigentes proclamasen leyes injustas o tomasen medidas contrarias al orden moral, estas disposiciones no pueden obligar en conciencia” (Catecismo 1903).

Leer más... »