InfoCatólica / No sin grave daño / Etiquetas: misericordia

20.04.20

La condenación eterna como autoexclusión del pecador

Juicio Final

Dice el Catecismo de la Iglesia Católica:

1033 Salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios. Pero no podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra Él, contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos: “Quien no ama permanece en la muerte. Todo el que aborrece a su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en él” (1 Jn 3, 14-15). Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de Él si omitimos socorrer las necesidades graves de los pobres y de los pequeños que son sus hermanos (cf. Mt 25, 31-46). Morir en pecado mortal sin estar arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de Él para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra “infierno”.”

Este texto del Catecismo es interpretado por algunos en el sentido de la siguiente tesis:

La condenación eterna depende exclusivamente de la decisión del pecador de cerrarse definitivamente al perdón divino”.

Esta tesis es la que queremos analizar en este “post”.

Entendemos que así formulada la tesis no es conforme con la fe católica.

Suele ir acompañada de expresiones tales como “Dios no envía a nadie al infierno”, “Dios no quiere la condenación del pecador impenitente, en todo caso la permite”, etc.

Intentaremos exponer en lo que sigue lo que se debe pensar de ellas. 

Todos los resaltados en negrita son nuestros.

Leer más... »

31.05.19

Más sobre "Amoris Laetitia" II

Luego de tanto que se ha escrito y tanto que ha sucedido tras la publicación de la Exhortación CernidorApostólica “Amoris Laetitia” nos ha parecido conveniente publicar un resumen de lo que a nuestro juicio es esencial respecto de la confesión y comunión de los mal llamados “divorciados vueltos a casar”.

Hay acciones intrínsecamente malas que no pueden realizarse lícitamente en absolutamente ninguna circunstancia.

Leer más... »

13.10.17

¿El Presidente Duterte puede comulgar?

“Para comprender la gravedad del fenómeno, basta pensar que bajo la dictadura de Marcos, uno de los periodos más oscuros de la historia nacional, se producían 250 al año. Tenemos un presidente serial killer y el estado se está convirtiendo en un Estado-killerComo cristianos no podemos quedarnos indiferentes“: esta es la alarma que ha lanzado, a través de la Agencia Fides, el jesuita filipino Albert Alejo, antropólogo y docente en el Ateneo de Manila University, comprometido con un grupo de religiosos de otras congregaciones y de laicos católicos en crear conciencia sobre la situación para poner fin a la campaña de homicidios y de violaciones de los derechos humanos que atraviesa la nación bajo la presidencia de Rodrigo Duterte.”

Leer más... »

14.06.17

25.11.16

Las consecuencias del sacrilegio eucarístico

Sobre el pecado de sacrilegio dice el Catecismo:

“2120 El sacrilegio consiste en profanar o tratar indignamente los sacramentos y las otras acciones litúrgicas, así como las personas, las cosas y los lugares consagrados a Dios. El sacrilegio es un pecado grave sobre todo cuando es cometido contra la Eucaristía, pues en este sacramento el Cuerpo de Cristo se nos hace presente substancialmente (cf CIC can. 1367. 1376).

—————————————-

El sacrilegio es también un delito para el Derecho Canónico:

“1367  Quien arroja por tierra las especies consagradas, o las lleva o retiene con una finalidad sacrílega, incurre en excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica; el clérigo puede ser castigado además con otra pena, sin excluir la expulsión del estado clerical.”

 “1376  Quien profana una cosa sagrada, mueble o inmueble, debe ser castigado con una pena justa.”

—————————————-

Leer más... »