InfoCatólica / Mar adentro / Archivos para: 2020

26.11.20

Batoure - Tras los pasos de los misioneros

Por P. Emmanuel Pujol (S.E.), misionero en África Subsahariana

Voy por las calles de esta ciudad del trópico subsahariano, y escucho a los niños gritar con emoción cuando me ven: “¡batoure, batoure!” Batoure es un palabro de la lengua local, el “Baribá", que significa “el blanco". Para ser más precisos hay que decir que es una de las lenguas locales, la más común en la ciudad donde se encuentra el obispado, que es el lugar donde me encuentro. Hay hasta cinco distintas.

 

El P. Federico, mi superior, dió positivo en coronavirus al descender del avión, y se activó el protocolo que lo obliga a confinarse unos catorce días, a la espera de que otro caro test le dé negativo. En realidad se encuentra bien, aunque lo ha pasado muy mal por los efectos secundarios de la medicación que le prescribieron en el hospital. La situación, que también ha pasado por momentos angustiosos, se confunde con el panorama del surrealismo en el que estamos inmersos. Y pasados los momentos angustiosos, nos reímos de lo acontecido, pues los efectos secundarios de estas medicinas dan para toda clase de anécdotas.

Leer más... »

2.11.20

Conociendo el Corán: el estatus islámico de la mujer

Como muchos católicos, sin conocer en absoluto las demás “religiones”, repiten la aburrida y democrática cantinela del “respeto a todas las creencias” y consideran que el ideal de la Christianitas es un “régimen obsoleto”, vamos a compartir algunos pasajes justísimos del Corán, que los demócratas piden respetar como nosotros respetamos la Sagrada Biblia.

Compartimos con los lectores algunos extractos del Corán, que serán novedosos para la mayoría ya que casi nadie lo leyó, ni siquiera la inmensa mayoría de los mahometanos.

Algunos dirán que el Corán es muy bueno, salvo algunos pasajes que deben ser modificados, a lo cual respondemos que ni el más liberal de los islámicos aceptará la más mínima renovación del texto coránico puesto que para ellos fue revelado por Alá.

Sin más proemios, compartimos algunas joyas del Corán sobre las mujeres tomadas de la Sura 4 (Versión castellana de Julio Cortés, Biblioteca Islámica «Fátimah Az-Zahra»), a los cuales agregaremos alguna breve glosa.

“3. Si teméis no ser equitativos con los huérfanos, entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero, si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal”.

Noten este pasaje: canoniza la poligamia y el secuestro y fornicación de esclavas.

“15. Llamad a cuatro testigos de vosotros contra aquéllas de vuestras mujeres que cometan deshonestidad. Si atestiguan, recluidlas en casa hasta que mueran o hasta que Alá les procure una salida”.

Tomemos nota: la mujer deshonesta (¿incluida la esclava secuestrada que se escapa con su esposo?), en principio debe ser asesinada.

“24. Y las mujeres casadas, a menos que sean esclavas vuestras. ¡Mandato de Alá! Os están permitidas todas las otras mujeres (…)”.

Este pasaje confirma que el islam canoniza el secuestro, la esclavización y violación serial de las esposas de ciertos hombres. Muy justo.

“34. (…) ¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! (…)”.

Este pasaje canoniza la violencia física contra la esposa. Es interesante destacar que el texto coránico no sólo permite que se castigue a la esposa “rebelde” sino que basta que el marido tema que esta pueda llegar a serlo (por más que ella sea una santa) para que merezca ser violentada.

Evidentemente la justicia y el islam son incompatibles. Abramos las fronteras y llenemos nuestros vecindarios de islámicos, que es algo muy conveniente.

Padre Federico

30.10.20

Reinado de Cristo o Democracia del Anticristo

Hace 95 años, S.S. Pío XI instituyó la gloriosísima fiesta de Cristo Rey destinada a rezar por la restauración de la Santa Cristiandad, esto es, de los Gobiernos Católicos (unidos a Pueblos Católicos), que algún protestante, impropiamente, dio en llamar “confesionales”.

El verdadero nombre no es “confesional” ni “civilización del amor” ni “teocracia”, sino simple y reciamente: Cristiandad o, en latín, Christianitas. De hecho, como subraya Gueydan de Roussel, antiguamente no se hablaba de Europa, sino de la Christianitas, nombre que debemos recuperar.

“Europa”, de hecho, tiene un significado absurdo. Evoca una idolilla fenicia secuestrada y seducida por el ídolo Zeus transformado en toro. ¿Cómo la gloriosa Christianitas, que marcó más que ningún otro factor humano la Historia Universal, adoptó un nombre tan ridículo? Son los estultos modos de obrar de la laicidad. De todos modos, el mote “Europa” describe agudamente la caída de la Christianitas: ya no es la fortaleza de la Civitas Dei en este destierro, sino una tierra idólatra y fenicia raptada por una conjura de seres abisales.

Leer más... »

27.10.20

A los XXXVIII Leones de San Rafael (video disponible)

Publicamos una nota que circula por las redes escrita por J.G. Lardies, sobre el Seminario diocesano más católico que ví en mi vida, un seminario donde, hasta la fecha se respiró la reyecía de Cristo, la Argentina Católica, la fidelidad martirial al Credo Niceno, la voluntad incondicional de luchar por las salvación de las almas, el fuego de la Hispanidad y donde se preparaba la restauración de la Santa Christianitas.

Fue un Seminario cuyo primer Rector fue el glorioso Padre Ezcurra. 

Fue un Seminario cuyos seminaristas fueron expulsados en la Solemnidad de Cristo Rey, como mostrando que sus hijos son predilectos del Rey de Reyes.

 

¡Viva Cristo Rey!

Padre Federico, S.E.

 

 

¡Qué imagen la de Ayer! Casi épica, casi sagrada… Ese tipo de imágenes que conmueven profundamente, hasta el alma, y cuya trascendencia se contempla más que se entiende: los seminaristas de San Rafael, con sus sotanas y su firmeza de corazón, de pie frente a su seminariopróximo a cerrarse para siempre.

 

Cantaban el Himno del Seminario, Semirario al que aman con intensidad y que tantos buenos curas dió a nuestra tierra.

 

Ayer, 27 de octubre, se confirmó el cierre del Seminario y se supo que a estos seminaristas se los manda de regreso a sus casas, sin sotanas, sin mayores explicaciones, castigo oprobioso.  ¿Qué puede argumentar la Santa Sede para justificar una decisión así? Acaso dirá _"este seminario se cierra y sus seminaristas son severamente castigados porque respetan ‘demasiado’ a Jesucristo, porque son en exceso reverentes con la Sagrada Hostia y eso es intolerable“_ . ¡Cuando sabemos que por el mundo (y en plena actividad) hay monjas abortistas, clero homosexualista, teólogos detractores de la fe verdadera, moviéndose dentro de nuestra Iglesia sin que se ose imponerles límite o sanción alguna! ¿Es tan detestable el ‘crimen’ de estos seminaristas mendocinos que llenos de amor a Cristo prefieren ser echados como perros antes que ser obligados a manosear la Sagrada Hostia? ¡Benditos custodios de la Eucaristía!

 

Verlos ahí de pie frente al Seminario nos trae a la memoria esas imágenes tantas veces vistas de los mártires de Barbastro… de San Héctor Valdivieso o del Beato Juan Duarte Martín… Provocan esa emoción que tiene que ver con el respeto y la admiración elevados a un nivel que está más allá de las cosas del mundo. Es una imagen distinta a las imágenes ‘eclesiales’ complacientes y tibias  que estamos acostumbrados a ver últimamente, imágenes circenses o markiteneras, endebles o caricaturescas… 

Estos muchachos nos recuerdan la dignidad de nuestra Santa Madre Iglesia, nos muestran el rostro de la verdadera Iglesia, la que no negocia con el enemigo, la que no perece.

 

Y sí. De alguna manera tienen algo de mártires. Martirio incruento… O quizás sea que están hechos de esa madera martirial y que hoy han comenzado a transitar ese camino en el que muchos otros valientes de sotana los han precedido a lo largo de la Historia, camino culminado en palma y florecido en sangre para ganarse el Cielo por asalto. 

 

Hace mucho tiempo que los persiguen… Y claro, la sotana molesta, da comezón, pero no precisamente a quienes la llevan puesta. 

Ahora esa persecución se hizo especialmente visible; los comenzaron a perseguir ‘formalmente’ podríamos decir… y ya hemos visto muchas persecuciones a cristianos… sabemos lo que significan.

 

Sí. Ya son un poco mártires por Cristo. Ya demuestran un poco de ese santo valor que infunde el Cielo. Y ya van haciendo que quienes los miramos en su manera tan clara de amar al Señor sintamos la necesidad de ser mejores cristianos.  Ocurre lo que ocurre cuando el demonio quiere sofocar la obra de Dios, pero de las cenizas de su destrucción surgen incontables nuevas vocaciones, nuevas fuerzas, nuevos triunfos santos y todo eso que no se mata… 

 

-J.G.Lardies

 

  

 

 

 

21.10.20

De la papolatría

Alejandro VI

La elevación al trono de Pedro de S.S. Alejandro VI (quien si bien fue el Papa de la providencial y felicísima donación de América al Imperio Español, tuvo algunas costumbres poco edificantes durante algún tiempo), puso a la Sierva de Dios Isabel La Católica en un aprieto. Isabel conocía bien a quien había sido antes el Cardenal español, Rodrigo de Borja; ahora como Sumo Pontífice, le merecía el mayor de los respetos y sumisión religiosa, pero como pecador, no; y no podía aprobar conductas indignas de un prelado que causasen incluso escándalo a los fieles.

Así, con motivo de haberse celebrado en los Estados Pontificios, con toda fastuosidad, las bodas de Lucrecia Borja, hija del Papa (nacida varios años antes de la asunción de éste al trono pontificio), la Reina Isabel citó al Nuncio Apostólico Mons. Francisco des Prats, a Medina del Campo, donde se encontraba la corte. Allí, con exquisita discreción (al punto que hoy se conoce esta reprimenda sólo por un informe secreto del nuncio al Papa, conservado en el Archivo Secreto Vaticano) luego de despedir a sus secretarios y ayudantes, presentó sus quejas:

Leer más... »