InfoCatólica / Mar adentro / Archivos para: 2020

28.11.20

Diplomarse en la Palabra de Dios... o desplomarse en las palabras del mundo

Diplomarse en la Palabra Dios… o desplomarse en las palabras del mundo.

Debido a la gran cantidad de pedidos que de una pléyade de almas se han recibido para crecer en el conocimiento de la Palabra de Dios, desde la feliz alianza de la Universidad Unicervantes y el Ateneo San Elías (ASE) lanzamos para gloria de Dios y salvación de las almas, un Diplomado sobre la Palabra de Dios, que dimos en llamar “Diplomado de Introducción a la Sagrada Exégesis Bíblica” (DISEB), el cual estará abierto a todas las personas (de buena o mala voluntad) que manden un correo ([email protected]) o un whatsapp a la Secretaría Académica ([+54 911]4188-7730).

El programa del Diplomado escriturístico (que es complementario y paralelo con el “Diplomado de Introducción a la Sagrada Teología” –que gracias a Dios rebosa de entusiasmados alumnos) incluirá los siguientes tópicos: prenotandos; historia de la exégesis bíblica; Pentateuco; Libros Históricos, Sapienciales y Proféticos; Santos Evangelios; Hechos de los Apóstoles; Epístolas Paulinas y Católicas y hasta el Apocalipsis.

Durará un año, las clases serán los sábados (a las 0900 de México DF, las 1200 de Buenos Aires y las 1600 de la Madre Patria) y funcionará con la modalidad PAT (presencialidad con asistencia técnica) usando la plataforma ZOOM.

Las clases serán en vivo, pero quienes –por razones de trabajo, familia, deporte o estudio- tengan horarios complicados, podrán escuchar las clases en diferido (u on demand) cuando les quede más cómodo.

Los diplomandos podrán acceder al Campus Universitario online, disponer del material bibliográfico correspondiente y aprovechar el programa de tutorías haciendo consultas a los profesores en el Foro del DISEB.

Casi la mitad del pago, se destinará a beneficio de las Misiones del Omnes Gentes Project (OGP), que ahora inaugura promitentes batallas en el África Occidental, a donde recién llegamos y desde donde escribimos estas improvisadas líneas, en medio de un sofocante calor y mosquitos que nos quieren donar su grata malaria, que, como dijo el padre Francisco, es el bautismo del misionero subsahariano.

Los cursantes recibirán un diploma oficial que acreditará su asistencia y su aprobación a los exámenes que se tomarán. Se requerirá solo dos horas por semana para oír las clases y luego se tendrá el resto del tiempo libre para que el alma pueda vacar en la Palabra de Dios y en los mejores comentarios hechos por los más grandes de los grandes, Santo Tomás, San Agustín y los Santos Padres Griegos, de cuya mano recorreremos los celestiales paisajes de todos y cada uno de los divinos setenta y tres libros de la Sacra Escritura, que para muchos católicos lamentablemente siguen siendo el último orejón del tarro.

En estos tiempos de abatimiento donde lo normal en lo raro, donde la gente se gasta su dinero en lo que no sabe si necesita pero quiere, donde hay multitudes de cursos bíblicos que poniendo la fe en jaque parecen programados para que el alumno apostate, crea que los gallos son gallinas o dude de los milagros de nuestro Señor, impugnando hasta la autoría joánica del Evangelio de San Juan, es muy conveniente introducirse, de modo orante, metódico y científico, en el estudio de la Sagradas Escrituras, de las manos más seguras, que son las de Santo Tomás y San Agustín, a quienes los exégetas modernos no les llegan ni a los talones (y, tal vez por eso, los desprecian).

Hacer un diplomado no es sólo para aquellos a quienes el ocio no les deja tiempo para nada, sino para quienes quieren seguir el consejo paulino de «estar siempre prontos a dar respuesta a todo el que os pidiere razón de la esperanza» (I Pe 3, 15).

En efecto, nosotros, trepados como enanos sobre hombros de gigantes, podremos divisar el paradísiaco firmamento de los misterios divinos buceando en el fascinante y tremendo piélago de la siempre inefable Palabra de Dios, que extasía a los Santos y llevó a los Mártires a derramar su sangre, a los Apóstoles a gastarse y desgastarse por predicarla, a los Doctores a penetrarla con agudeza y destreza, a los Sacerdotes a celebrarla en catedralicios oficios, a los Monjes a cantarla en góticas abadías, a los Ermitaños a meditarla en remotos desiertos, a los Predicadores a anunciarla heroicamente a tribus salvajes o herejes perdidos, a los Místicos a contemplarla en angélicos arrobamientos, a los Apologetas a emplearla en sus sagradas batallas para la defensa de la Fe y a los Reyes Católicos para  inspirar y fundar sus decisiones a la luz del divino querer y levantar la más grande civilización que la Historia jamás conoció, que es la Santa Cristiandad, de cuyas expensas aún vive la Modernidad.

En esta era donde sobran las palabras –que se tergiversan, venden y retuercen-, donde estamos queriendo humo y humo nos están vendiendo, donde se buscan respuestas y sólo se encuentran preguntas, donde todos creen su verdad a expensas de la Verdad, donde se empuja a Dios y se cuestionan con alevosía Sus divinos decretos, donde la masa amorfa naufraga en los delirios del yoga y en el infierno del reiki, donde tantos bautizados viven pendientes del horóscopo o el feng-shui, donde se ostentan diabólicas mandalas y se ignora hasta que Jesús es Dios o María es Corredentora, es del todo oportuno durante este año reservarse unas horas para adentrarse en la Biblia, que es la Palabra de Dios, y por tanto, el máximo libro jamás escrito, que nadie puede dar por sabido pues tiene suficiente riqueza para extasiar a todos los coros de los ángeles per secula seculorum.

Apaguemos un rato la radio, los ring-tones del celular y las redes a-sociales y sumémonos al éxtasis angélico en este diplomado que aparece en el venidero diciembre.

En estos tiempos donde las más prestigiosas y caras Universidades del mundo dictan pomposos cursos on-line y masters a la moda, la Iglesia aprovecha estos recursos para enseñar la Verdad salvífica, recordando que «el que permanece en la doctrina, ese posee al Padre y al Hijo» (II Jn 9).

Si se nos permite la hipérbole, cerramos esta inesperada y amical invitación, con una apretada disyuntiva existencial: diplomarte en la Palabra Dios… o desplomarte en las palabras del mundo.

¡Viva Cristo Rey!

¡Viva la Verdad!

Padre Dr. Federico Highton, SE

Director del ASE y Misionero de tribus ignotas

África Occidental, 28-XI-MMXX

26.11.20

Batoure - Tras los pasos de los misioneros

Por P. Emmanuel Pujol (S.E.), misionero en África Subsahariana

Voy por las calles de esta ciudad del trópico subsahariano, y escucho a los niños gritar con emoción cuando me ven: “¡batoure, batoure!” Batoure es un palabro de la lengua local, el “Baribá", que significa “el blanco". Para ser más precisos hay que decir que es una de las lenguas locales, la más común en la ciudad donde se encuentra el obispado, que es el lugar donde me encuentro. Hay hasta cinco distintas.

 

El P. Federico, mi superior, dió positivo en coronavirus al descender del avión, y se activó el protocolo que lo obliga a confinarse unos catorce días, a la espera de que otro caro test le dé negativo. En realidad se encuentra bien, aunque lo ha pasado muy mal por los efectos secundarios de la medicación que le prescribieron en el hospital. La situación, que también ha pasado por momentos angustiosos, se confunde con el panorama del surrealismo en el que estamos inmersos. Y pasados los momentos angustiosos, nos reímos de lo acontecido, pues los efectos secundarios de estas medicinas dan para toda clase de anécdotas.

Leer más... »

2.11.20

Conociendo el Corán: el estatus islámico de la mujer

Como muchos católicos, sin conocer en absoluto las demás “religiones”, repiten la aburrida y democrática cantinela del “respeto a todas las creencias” y consideran que el ideal de la Christianitas es un “régimen obsoleto”, vamos a compartir algunos pasajes justísimos del Corán, que los demócratas piden respetar como nosotros respetamos la Sagrada Biblia.

Compartimos con los lectores algunos extractos del Corán, que serán novedosos para la mayoría ya que casi nadie lo leyó, ni siquiera la inmensa mayoría de los mahometanos.

Algunos dirán que el Corán es muy bueno, salvo algunos pasajes que deben ser modificados, a lo cual respondemos que ni el más liberal de los islámicos aceptará la más mínima renovación del texto coránico puesto que para ellos fue revelado por Alá.

Sin más proemios, compartimos algunas joyas del Corán sobre las mujeres tomadas de la Sura 4 (Versión castellana de Julio Cortés, Biblioteca Islámica «Fátimah Az-Zahra»), a los cuales agregaremos alguna breve glosa.

“3. Si teméis no ser equitativos con los huérfanos, entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero, si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal”.

Noten este pasaje: canoniza la poligamia y el secuestro y fornicación de esclavas.

“15. Llamad a cuatro testigos de vosotros contra aquéllas de vuestras mujeres que cometan deshonestidad. Si atestiguan, recluidlas en casa hasta que mueran o hasta que Alá les procure una salida”.

Tomemos nota: la mujer deshonesta (¿incluida la esclava secuestrada que se escapa con su esposo?), en principio debe ser asesinada.

“24. Y las mujeres casadas, a menos que sean esclavas vuestras. ¡Mandato de Alá! Os están permitidas todas las otras mujeres (…)”.

Este pasaje confirma que el islam canoniza el secuestro, la esclavización y violación serial de las esposas de ciertos hombres. Muy justo.

“34. (…) ¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! (…)”.

Este pasaje canoniza la violencia física contra la esposa. Es interesante destacar que el texto coránico no sólo permite que se castigue a la esposa “rebelde” sino que basta que el marido tema que esta pueda llegar a serlo (por más que ella sea una santa) para que merezca ser violentada.

Evidentemente la justicia y el islam son incompatibles. Abramos las fronteras y llenemos nuestros vecindarios de islámicos, que es algo muy conveniente.

Padre Federico

30.10.20

Reinado de Cristo o Democracia del Anticristo

Hace 95 años, S.S. Pío XI instituyó la gloriosísima fiesta de Cristo Rey destinada a rezar por la restauración de la Santa Cristiandad, esto es, de los Gobiernos Católicos (unidos a Pueblos Católicos), que algún protestante, impropiamente, dio en llamar “confesionales”.

El verdadero nombre no es “confesional” ni “civilización del amor” ni “teocracia”, sino simple y reciamente: Cristiandad o, en latín, Christianitas. De hecho, como subraya Gueydan de Roussel, antiguamente no se hablaba de Europa, sino de la Christianitas, nombre que debemos recuperar.

“Europa”, de hecho, tiene un significado absurdo. Evoca una idolilla fenicia secuestrada y seducida por el ídolo Zeus transformado en toro. ¿Cómo la gloriosa Christianitas, que marcó más que ningún otro factor humano la Historia Universal, adoptó un nombre tan ridículo? Son los estultos modos de obrar de la laicidad. De todos modos, el mote “Europa” describe agudamente la caída de la Christianitas: ya no es la fortaleza de la Civitas Dei en este destierro, sino una tierra idólatra y fenicia raptada por una conjura de seres abisales.

Leer más... »

27.10.20

A los XXXVIII Leones de San Rafael (video disponible)

Publicamos una nota que circula por las redes escrita por J.G. Lardies, sobre el Seminario diocesano más católico que ví en mi vida, un seminario donde, hasta la fecha se respiró la reyecía de Cristo, la Argentina Católica, la fidelidad martirial al Credo Niceno, la voluntad incondicional de luchar por las salvación de las almas, el fuego de la Hispanidad y donde se preparaba la restauración de la Santa Christianitas.

Fue un Seminario cuyo primer Rector fue el glorioso Padre Ezcurra. 

Fue un Seminario cuyos seminaristas fueron expulsados en la Solemnidad de Cristo Rey, como mostrando que sus hijos son predilectos del Rey de Reyes.

 

¡Viva Cristo Rey!

Padre Federico, S.E.

 

 

¡Qué imagen la de Ayer! Casi épica, casi sagrada… Ese tipo de imágenes que conmueven profundamente, hasta el alma, y cuya trascendencia se contempla más que se entiende: los seminaristas de San Rafael, con sus sotanas y su firmeza de corazón, de pie frente a su seminariopróximo a cerrarse para siempre.

 

Cantaban el Himno del Seminario, Semirario al que aman con intensidad y que tantos buenos curas dió a nuestra tierra.

 

Ayer, 27 de octubre, se confirmó el cierre del Seminario y se supo que a estos seminaristas se los manda de regreso a sus casas, sin sotanas, sin mayores explicaciones, castigo oprobioso.  ¿Qué puede argumentar la Santa Sede para justificar una decisión así? Acaso dirá _"este seminario se cierra y sus seminaristas son severamente castigados porque respetan ‘demasiado’ a Jesucristo, porque son en exceso reverentes con la Sagrada Hostia y eso es intolerable“_ . ¡Cuando sabemos que por el mundo (y en plena actividad) hay monjas abortistas, clero homosexualista, teólogos detractores de la fe verdadera, moviéndose dentro de nuestra Iglesia sin que se ose imponerles límite o sanción alguna! ¿Es tan detestable el ‘crimen’ de estos seminaristas mendocinos que llenos de amor a Cristo prefieren ser echados como perros antes que ser obligados a manosear la Sagrada Hostia? ¡Benditos custodios de la Eucaristía!

 

Verlos ahí de pie frente al Seminario nos trae a la memoria esas imágenes tantas veces vistas de los mártires de Barbastro… de San Héctor Valdivieso o del Beato Juan Duarte Martín… Provocan esa emoción que tiene que ver con el respeto y la admiración elevados a un nivel que está más allá de las cosas del mundo. Es una imagen distinta a las imágenes ‘eclesiales’ complacientes y tibias  que estamos acostumbrados a ver últimamente, imágenes circenses o markiteneras, endebles o caricaturescas… 

Estos muchachos nos recuerdan la dignidad de nuestra Santa Madre Iglesia, nos muestran el rostro de la verdadera Iglesia, la que no negocia con el enemigo, la que no perece.

 

Y sí. De alguna manera tienen algo de mártires. Martirio incruento… O quizás sea que están hechos de esa madera martirial y que hoy han comenzado a transitar ese camino en el que muchos otros valientes de sotana los han precedido a lo largo de la Historia, camino culminado en palma y florecido en sangre para ganarse el Cielo por asalto. 

 

Hace mucho tiempo que los persiguen… Y claro, la sotana molesta, da comezón, pero no precisamente a quienes la llevan puesta. 

Ahora esa persecución se hizo especialmente visible; los comenzaron a perseguir ‘formalmente’ podríamos decir… y ya hemos visto muchas persecuciones a cristianos… sabemos lo que significan.

 

Sí. Ya son un poco mártires por Cristo. Ya demuestran un poco de ese santo valor que infunde el Cielo. Y ya van haciendo que quienes los miramos en su manera tan clara de amar al Señor sintamos la necesidad de ser mejores cristianos.  Ocurre lo que ocurre cuando el demonio quiere sofocar la obra de Dios, pero de las cenizas de su destrucción surgen incontables nuevas vocaciones, nuevas fuerzas, nuevos triunfos santos y todo eso que no se mata… 

 

-J.G.Lardies