22.09.13

La parábola del mayordomo infiel

No es el tema de este blog comentar ni menos interpretar los textos bíblicos, sabe Dios que la Iglesia tiene personas mucho más calificadas para eso. Sin embargo, la lectura de hoy es uno de esas parábolas que llama la atención, por lo oscuro de su mensaje, y las otras lecturas la pusieron para mí en una nueva perspectiva, de modo que aquí les dejo algunas ideas.

Del evangelio de hoy:

Lc 16,1 Decía también a los discípulos: «Había un hombre rico que tenía un administrador, al cual acusaron de malgastar sus bienes. 2 Lo llamó y le dijo: “¿Qué es lo que me han contado de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no ocuparás más ese puesto".
3 El administrador pensó entonces: “¿Qué voy a hacer ahora que mi señor me quita el cargo? ¿Cavar? No tengo fuerzas. ¿Pedir limosna? Me da vergüenza. 4 ¡Ya sé lo que voy a hacer para que, al dejar el puesto, haya quienes me reciban en su casa!".
5 Llamó uno por uno a los deudores de su señor y preguntó al primero: “¿Cuánto debes a mi señor?". 6 “Veinte barriles de aceite", le respondió. El administrador le dijo: “Toma tu recibo, siéntate en seguida, y anota diez". 7 Después preguntó a otro: “Y tú, ¿cuánto debes?". “Cuatrocientos quintales de trigo", le respondió. El administrador le dijo: “Toma tu recibo y anota trescientos".
8 Y el señor alabó a este administrador deshonesto, por haber obrado tan hábilmente. Porque los hijos de este mundo son más astutos en sus trato con lo demás que los hijos de la luz. 9 Pero yo les digo: Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que este les falte, ellos los reciban en las moradas eternas.

Esta es una parábola extraña, porque parece que Dios termina alabando a un servidor que no sólo es infiel, sino que además no tiene ninguna característica que parezca digna de imitarse: administraba mal, era flojo y orgulloso (no quería cavar ni mendigar), y termina agravando su culpa al condonar las acreencias de su señor, a sus espaldas. ¿Qué ocurre aquí?

Leer más... »

17.09.13

Noé, la película

Luego de protagonizar en Una Mente Brillante, Russel Crowe y Jenniffer Connely vuelven a interpretar como pareja, esta vez salvando a la humanidad de su extinción en el diluvio, en una nueva versión de la historia de Noé. El filme es dirijido por Darren Aronofsky, quien no es un desconocido a los temas religiosos pues los ha abordado anteriormente en películas como “Pi” de 1998 y La Fuente de la Vida de 2006.

Con fecha de estreno para el mes de abril del próximo año, es claro que estamos ante una producción de alto perfil al más puro estilo de Hollywood, con un elenco donde además aparecen Emma Watson y Anthony Hopkins. Esto asegura una distribución mundial y una importante campaña publicitaria.

La pregunta ahora es si el guion será más o menos fiel al relato bíblico. En estas cuestiones hay que ser lo más flexible posible, porque los datos bíblicos efectivamente son escasos, de modo que cualquier intento de adaptación a la pantalla grande implicará un importante esfuerzo de “rellenar” los datos que faltan.

Leer más... »

9.09.13

Cómo pedir disculpas

Unos días atrás, una amiga me comentaba de una situación institucional complicada, donde preveía que el colegio donde ella trabaja tendría que eventualmente pedirle disculpas a los padres por las conductas de los profesores, a lo que yo le comentaba de diversas páginas que relataban diversos pasos para una disculpa efectiva.

Para ella he preparado este documento, resumiendo y mezclando los consejos de diversas páginas, pero antes de terminarla, quise compartirlas con Uds. por si tenían alguna sugerencia. Pero antes, comencemos por los errores más comunes al momento de ofrecer disculpas.

1. “Lamento profundamente si alguien se sintió ofendido…”

Es habitual, sobre todo entre los políticos, que se usen frases similares a estas para disculparse, donde la clave está en el condicional “si", que termina por hacer responsable a la víctima de la situación. Por ejemplo “Lamento profundamente si decepcioné a los votantes…” o “Lamento profundamente si puse demasiada presión en los jugadores…".

Este tipo de frases, lejos de ser una disculpa, no hace más que enfocar la situación en otro, en el que se “sintió” ofendido, por ser demasiado sensible; en los votantes, por haber esperado que sus políticos fueran honestos; o en el equipo que no pudo soportar mi ritmo de trabajo.

Leer más... »

6.09.13

Curiosidades del traductor de Google

En el artículo titulado Arsenokoités and Malakos: Meanings and Consequences, Dale Martin, Profesor de Estudios Religiosos en la U. de Yale, a quien ya antes nos hemos referido en este blog, examina el famoso pasaje de la Primera Carta a los Corintios, donde dice:

1 Cor 6:9 ¿Ignoran que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se hagan ilusiones: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los pervertidos, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los bebedores, ni los difamadores, ni los usurpadores heredarán el Reino de Dios.

Señala el Profesor Martin que es forzado e injusto usar este pasaje para sostener una aparente condena de la Biblia hacia la homosexualidad, pues donde se suele traducir “homosexual” o “sodomita” (aquí pone “pervertidos"), el original dice “arsenokoitai", palabra cuyo significado sería oscuro, pues rara vez aparecer en otros textos. Agrega que no basta con una mera deducción etimológica (arseno: hombre; koites: yacer) para determinar su sentido, y que una revisión de otras listas de pecados de la época donde también aparece, se encuentra mencionada en medio de la avaricia o el robo, por lo que deduce que se refiere a alguna inmoralidad sexual relacionada con la prostitución o el abuso de niños.

Leer más... »

4.09.13

Lo que podríamos hacer… tal vez

Nuestro Magnánimo Y Plenipotenciario Director Supremo de InfoCatólica se pregunta ¿Qué podemos hacer los fieles ante un rector de una universidad católica jesuita heterodoxo? Y señala:

Hasta donde yo sé, la Iglesia no ha establecido instituciones para que los fieles puedan ejercer ese derecho. Pero el derecho existe. Por tanto, si no se “organiza” desde la Iglesia, es normal que acabe ejerciéndose de forma desordenada e incontrolada. Y donde no hay orden ni control, todo se desmadra.

No soy experto en derecho canónico, pero su planteamiento inmediatamente me recordó una demanda judicial interpuesta ante los tribunales canónicos en 2004 (¿10 años ya? ¡por favor!) por algunos fieles católicos estadounidenses, contra el candidato demócrata a la presidencia de ese país John Kerry, en razón de haber, en concepto de los demandantes, defendido pública y obstinadamente la idea herética de que era posible permanecer católico y apoyar el derecho de la mujer a matar a sus hijos.

En esa ocasión, el esfuerzo fue ampliamente criticado por expertos y legos en materia de derecho canónico, los primeros por estimar que no estaba bien fundamentado desde un punto de vista legal y doctrinario; y los segundos, por apreciar una evidente intención electoralista de favorecer al candidato opositor en la carrera presidencial de ese año. A casi 10 años, el resultado de la acción judicial es un misterio, incluso para Google, lo que ciertamente habla de que los críticos tenían algo de razón.

Pero más allá de las particularidades del caso, me pregunto –y me encantaría que algún experto en materias iuscanónicas me respondiera– si acaso el mecanismo explorado por este hermano gringo, con las correcciones que correspondan, podría aplicarse extraordinariamente en el caso de algún clérigo o dignatario de una institución católica, que de forma reiterada y pública defiende opiniones totalmente contradictorias al Magisterio infalible de la Iglesia.

Desde luego el mecanismo de una recolección de firmas, como dice Luis Fernando, parece totalmente inadecuado. En cambio, una presentación ante un tribunal canónico cumpliría con el mandato evangélico para resolver conflictos entre cristianos, y daría a los laicos la tranquilidad de conciencia de haber hecho todo lo que estaba de su parte.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda

Haz click aquí

27.08.13

“Jesús anunció el reino y vino la Iglesia” aleluya, aleluya

Muchos conocen la frase entre comillas que encabeza este post, habitualmente usada por algunos cristianos, para expresar su decepción ante lo que perciben como un evidente fracaso de Jesús, y el resultado de su misión. Tal vez no todos sepan que está tomada del libro L’Évangile et l’Église (aquí algunos trozos traducidos al español) de Alfred Loisy, teólogo francés muerto en 1940 y excomulgado en 1908, en razón de sus posiciones modernistas.

En esta frase, parece que el Reino de Dios –o “de los Cielos” como prefiere San Mateo, conforme a la piedad judía–, no es más que un sinónimo del cielo, un reflejo de todas esas aspiraciones, esperanzas y alegrías a las que nos llama Jesús, pero corregidas, completadas y aumentadas por la bondad y poder infinitos de Dios, un verdadero gobierno celestial en la tierra.

Si eso es el Reino de Dios, podríamos decir que Loisy, y los que se lamentan con él, tienen toda la razón, pues hace tiempo que Cristo concluyó su misión, lo único que queda es la Iglesia Católica y no parece que ese reino ideal esté por ninguna parte.

Pero esa esperanza de un Reino ideal de Dios, un tierra donde mana leche y miel ¿Podríamos decir que surge de la evidencia bíblica sobre la predicación de NSJC?

Creo que no y que, tal como algunos judíos esperaban un mesías político y no reconocieron a Jesús por no adecuarse a esas expectativas, los cristianos corren el riesgo de no reconocer en el mundo al Reino de Dios inaugurado por NSJC, en razón de ciertas esperanzas demasiado elevadas, las que surgen de una tradición meramente humana de lo que debería ser ese Reino, pero no realmente de las fuentes cristianas.

Leer más... »

19.08.13

¿Por qué crees que la Biblia es la Palabra de Dios?

Pregunta el escéptico: ¿Por qué crees que la Biblia es la Palabra de Dios? Después de todo, otros libros, como el Libro de Mormón o el Corán, también dicen haber sido revelados por Dios.

Responde el católico: Ante esta pregunta, los cristianos de tradición protestante suelen citar la segunda carta de San Pablo a Timoteo, “16 Toda la Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer siempre el bien", pero ese argumento es inválido porque es circular.

En cambio, los católicos respondemos, junto con San Agustín “Por mi parte, no creería el evangelio, a menos que me moviera la autoridad de la Iglesia Católica” (Réplica a la carta de Manés, llamada “del Fundamento”, Cap 5). Más aún, no solo el anuncio de la Buena Nueva de NSJC (el evangelio), sino que la autoridad de toda la Escritura, Antiguo y Nuevo Testamento, surge de la autoridad de la Iglesia.

E: ¿Y por qué le crees a la Iglesia?

Leer más... »

17.08.13

Memoria

El martes de esta semana, la menor de mis hijas, de cuatro años, estaba con dolor de oídos, producto de un resfrío y un invierno un poco más agresivo que de costumbre. Por la tarde ya se quejaba constantemente por el dolor y tenía algo de fiebre, así que le dimos Ibuprofeno y se puso a dormir cerca de las seis.

Cuando despertó alrededor de las nueve de la noche, ya se sentía mejor y le dijo a su niñera que la señora del cuadro le había dado un beso en el pie, y le había dicho que estuviera tranquila, que se iba a mejorar.

El cuadro que mi hija tiene en su habitación es la imagen de la Virgen que pueden ver en esta entrada.

Es cierto que ella estaba durmiendo, pero también es verdad que cuando la bautizamos, fue especialmente consagrada a Nuestra Señora. Sólo dejo esto aquí, para memoria.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda

Haz click aquí

7.08.13

“El varón es la cabeza de la mujer” Locura para el mundo

Primero que nada, corresponde dar las gracias a Sergei, por habernos comentado acerca de dos archivos de audio que se encuentran disponibles en Internet, de San Alberto Hurtado.

predica01

predica02

Son un par de sermones que el Padre Hurtado predicó en ciertos matrimonios que le correspondió oficiar, y que duran unos 20 minutos cada uno. La calidad de la grabación no es muy buena (consideren que el santo falleció en 1952), pero el contenido es impresionante. Me gustó mucho la fuerza y convicción con que advierte a los novios sobre su rol como esposos cristianos, especialmente incluyendo el bien de los hijos y el papel que a cada uno compete en el hogar. Precisamente eso era de lo que veníamos conversando, en relación a lo que San Pablo escribe sobre las mujeres.

En segundo lugar, pedir disculpas por haber dado la impresión de que era posible compatibilizar la enseñanza cristiana con lo que nuestra cultura entiende por matrimonio. Intenté acercarme al tema como si fuera parte de un concepto en continuidad, algo que pudiéramos conversar y convencer, pero al escuchar a San Alberto Hurtado, me di cuenta que no era así. Al contrario, parece que uno estuviera recibiendo mensajes, ni siquiera de otra civilización, sino de otra dimensión, y eso que son apenas 60 años los que nos separan.

Leer más... »

4.08.13

A los políticos les importan los sueños

Unos días atrás el P. Jorge González se preguntaba ¿A quién le importan los sueños de Arias, Boff y Vidal?, todos ellos teólogos de la más rancia progresía, que pasan sus tardes en el asilo, pensando que el Papa Francisco “podría rehabilitar a los quinientos teólogos condenados por la Iglesia durante los años en que en ella mandaban Ratzinger y Wojtyla".

Y la respuesta es clara, y totalmente cierta: los católicos no están ni de lejos interesados en estas rehabilitaciones, habiendo tantos otros ámbitos de la vida de la Iglesia en urgente necesidad de renovación, como los confesionarios, la vida religiosa y la fe de los jóvenes.

Creo eso sí que el P. Jorge no ha dado toda la respuesta, pues ha dejado afuera a un grupo que sí está muy interesado en la rehabilitación de estos sujetos: los políticos que se dicen católicos.

Verán, el ser humano, por ser hijo de Dios, no puede tolerar la idea de ser malos, pero hay muchos que a pesar de eso ven como deseable el mal, así que buscan por todos lados alguna religión, escuela o doctrina filosófica que justifique sus actos como moralmente aceptables.

Cuando este tipo de personas han crecido en un ambiente católico (como suele ocurrir en nuestros países hispanos), y luego se encuentran en una actividad cada vez más corrupta como la política, las figuras de estos curas, monjas o teólogos progres se vuelven muy valiosas, porque le proporcionan al político católico un paraguas para justifica todo tipo de traiciones a la doctrina católica a la que dice adherir.

Leer más... »