Acerca del celibato de los sacerdotes (y su debate)

Lo que viene a continuación es una exhaustiva exposición acerca del desarrollo del celibato sacerdotal en la historia de la Iglesia Católica, sus fundamentos bíblicos y teológicos, para concluir en las múltiples y categóricas razones que justificación su mantención.

¡Hey, esperen! ¡No se vayan! ¿Qué dicen? ¿Que la red está llena a rebosar de esos artículos, de sus réplicas, dúplicas y contra dúplicas? ¿Que están hartos de explicaciones acerca del celibato sacerdotal (y, en mi caso, de un amateur, más encima)? Vale, pero tal vez quieran escuchar un par de ideas que tengo dando vueltas respecto al debate acerca de ese tema, y dejarme sus comentarios.

Pero antes, hay que cumplir con la ley y hacer las mismas aclaraciones que salen en esos miles de artículos: El escoger a los sacerdotes del rito latino exclusivamente entre varones solteros es materia de disciplina eclesiástica, no de institución divina; de modo que, si mañana el Vaticano decidiera escoger a varones casados para ordenarlos sacerdotes, nada cambiaría.

Segundo, un par de definiciones: castidad es la virtud por la cual laicos y consagrados ordenamos nuestra sexualidad al estado de vida en que nos encontramos, de modo todos estamos obligados a guardar la castidad, laicos y consagrados, solteros o casados; celibato, por su parte, no es más que la condición de estar soltero, no casado; y así, el cura que engendra a un hijo no ha faltado al celibato, porque no se ha casado, sino a la castidad, porque no haber guardado el comportamiento propio de su estado de soltero.

Y tercero, no tengo el tiempo ni las ganas de escuchar historias tristes acerca del pobre cura rebelde que se monta en su caza-X para combatir contra el malvado y opresivo imperio de la jerarquía. A nadie le pusieron una pistola al pecho para ordenarse sacerdote, sabían en lo que se metían e hicieron un voto voluntario. Si ese voto no fue libremente asumido (le amenazaron con un arma o no era lo suficientemente maduro para saber lo que hacía) la ordenación fue nula y así debe declararse; Si, por el contrario, el cura se comprometió, pero luego no fue capaz de cumplir su promesa, pues únase al resto de nosotros, confiésese y haga propósito de enmienda, porque faltar a una promesa adquirida libremente es pecado, y si se la hizo a Dios, no le diré yo lo grave que es.

Ahora, yendo a lo nuestro.

La verdad es que sí pensaba escribir acerca de las razones para defender el celibato, y naturalmente me puse a revisar la red, sólo para encontrarme con que hay poco que no se haya escrito ya al respecto. Sobre todo me llamó la atención el abultado currículum de los sacerdotes, profesores de añosa universidades y teólogos de tantas asociaciones teológicas, que escribían sobre ese asunto ¿Qué podría aportar un simple laico con un blog? Pues nada, sólo la perspectiva de un laico con un blog.

Padres y hermanos teólogos (nótese el vocativo)

En primer lugar les digo la pena que me dio el ver a que usan su tribuna –que les viene precisamente de los títulos que les ha concedido la Iglesia– como sacerdotes o teólogos ¡para atacarla y tratarla con tan poco respeto! La Iglesia es nuestra madre, su jerarquía es de institución divina (por eso Dios escogió a doce apóstoles de entre sus seguidores, no llamó a elecciones), y si bien todos hemos sido maltratados por algún superior, el cuerpo jerárquico es la voz de NSJC (Lc 10,16 no dice “el que a sí mismo se escucha, a mí me escucha").

Miren que la regla del celibato no es nueva, ha sido discutida y revisada por hermanos mucho más santos e inteligentes que nosotros, ha sido criticada en épocas cuando ni los papas cumplían con ella ¿Qué les hace pensar que Uds. tienen la “bala de plata” para acabar con la bestia? ¿Justo el torpedo protón que irá a golpear el extractor termal? (Ok, no más referencias a La Guerra de las Galaxias, lo prometo) ¿No hay un poco de soberbia de vuestra parte?

“Ah” piensan algunos “es que estos tiempos son diferentes. Bla bla bla el Espíritu del Concilio, bla bla bla los signos de los tiempos y bla bla bla el diálogo con la cultura". A ese espíritu no lo conozco, sí sé que el Concilio no dijo nada acerca de cambiar la enseñanza católica en materia de moral sexual, y endilgarle dicha responsabilidad a los Padres Conciliares no hace más que darle excusas a los sedevacantistas y contribuir a desprestigiar su legado, cuya luz guiará a los cristianos por siglos ¡si tan solo nos tomamos la molestia de leer los documentos, caramba!

Y en cuanto a los signos de los tiempos y el diálogo con la cultura, no creo que nadie se sorprenda si digo que, desde 1965 a 2011, las opiniones acerca de la sexualidad entre la modernidad y la Iglesia sólo se han alejado cada día más. La doctrina de NSJC, junto con la opinión de todos los seres humanos cuerdos que han poblado este planeta, pone un fuerte énfasis en el ejercicio de la castidad en todo lo referido a nuestras potencias sexuales; el mundo, en cambio, no solamente se mofa de la castidad (eso lo ha hecho siempre) ¡sino que ni siquiera la considera una posibilidad en el hombre psicológicamente sano!

Esas son las opciones, y yo no veo un campo común donde conversar. Corríjanme si me equivoco, pero yo creía que el plan de la Iglesia seguía siendo convertir a las naciones en seguidoras de NSJC, y no a los cristianos en hijos del mundo.

Por otro lado, quisiera pedirles –con mucho respeto– que dejaran de arrogarse la representación del pueblo cristiano, porque a Uds. no los eligió nadie (salvo la Iglesia, que les dio sus títulos, véase más arriba) para hablar por mí, ni por NSJC, que para eso Él designó a los obispos en comunión con el Papa. Me imagino que muchos de los que abogan por la ordenación de varones casados están rodeados de personas que comparten su opinión, pero entiendan que no son más que una colonia de exploración en el cuadrante gama, en la enorme galaxia que es la Iglesia (Hey, no dije nada acerca de Star Trek).

¿Quieren saber cuándo podríamos empezar a pensar en sacerdotes casados? Cuando haya tantos diáconos permanentes con esposa y familia mantenidos por la Iglesia, que la proporción con los sacerdotes sea 10 a 1. Hoy existe la posibilidad del diaconado permanente y casado, que puede realizar las mismas funciones que un sacerdote, salvo por la misa y la confesión, y sin embargo no hay listas de espera para asumir esa labor. Esa es la forma como el pueblo cristiano vota: con sus opciones de vida y de santidad.

En serio, puede ser muy bonito fantasear acerca de una nueva primavera de vocaciones cuando el celibato sea una opción, pero vayan a ver la contabilidad de cualquier parroquia y pregúntense qué padre de familia responsablemente sometería a su familia a una forma de vida como la que tienen los curas.

Tal vez no todos sepan que, si bien existen sacerdotes casados en los ritos orientales de la Iglesia y en la Iglesia Católica Ortodoxa, en ninguno de ellos se permite al presbítero soltero, casarse luego de haber sido ordenado, y los obispos se eligen sólo dentro de los solteros. Es decir, o te casas antes de recibir el Sacramento del Orden, o no te casas, y si te casaste ahí te quedas. Esta ha sido la práctica desde los tiempos de NSJC y si la Iglesia llegara a considerar la posibilidad de sacerdotes casados, necesariamente lo haría bajo esa tradición. Esto impone una barrera casi tan alta como la actual, porque si un varón tiene la capacidad para aprobar cursos de filosofía, teología y psicología, y tiene una familia, es casi irresponsable optar por el estilo de vida del sacerdote. Dicho de otro modo, ordenar hombres casados no es ningún incentivo para “atraer más vocaciones".

Finalmente, si quieren que se los tome en serio, dejen de emplear argumentos oportunistas, como los vergonzosos casos de abusos de niños por parte de sacerdotes. Vincular esos crímenes con el celibato no resiste ningún análisis lógico ni estadístico, y Uds. aparecen como buitres eclesiásticos, aprovechando una ocasión de dolor y sufrimiento de sus hermanos, para avanzar sus propias causas particulares.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda

Haz click aquí

27 comentarios

  
Daniel
El celibato debe ser opcional como lo han conservado en su disciplina varios ritos católicos y los hermanos ortodoxos.
No existe razón ni fundamento alguno de peso para que este sea obligatorio o condición sine qua non.
18/09/11 7:27 AM
  
Pato Acevedo
@ Daniel: Se te quedó fuera la parte donde explicabas por qué la Iglesia se equivoca y tú no. No te preocupes, mándamelo en otro comentario y yo lo pego en tu comentario original.
18/09/11 1:59 PM
  
Francisco Javier
Toda la razón al articulista.

¿Por qué los diáconos (que sí se pueden casar) no son millones? ¡Si tantas vocaciones surgirían si los curas se pudieran casar...! ¿Dónde demonios están todos esos candidatos al diaconado?

¡En la diócesis de Málaga no llegan a 20 frente a 200 y pico de curas! (y la mitad de ellos supera los 60 años).

Yo estoy de acuerdo en aplicar la doctrina católica: primero casarse y luego cura.

Y promocionar a diáconos al sacerdocio sería estupendo. Porque además la comunidad los conocería y ayudaría al obispo a saber qué diáconos son dignos y adecuados para el ministerio sacerdotal en la misma parroquia (siendo los curas casados más bien residentes y los curas célibes más bien apóstoles).

Pero lo que dice el articulista... Mientras no haya un incremento tal de diáconos que sea MASIVO... Lo de que quitar el celibato aumentaría el número de sacerdotes NO SE LO CREE NADIE.

18/09/11 2:00 PM
  
Miguel Antonio Barriola
Morrocotudo sentido común, ante arrogancias sin término de tantos "sesudos doctores en teología y...sacerdotes".
La esposa de un pastor protestante, con toda honestidad, alababa a la Iglesia católica por la sapientísima, evangélica y acertada disposición del celibato para los obispos y sacerdotes católicos.
Porque los ministros "evangélicos" o bien se vuelcan a la comunidad, en desmedro de su propia familia, o al revés, se refugian en sus hogares, descuidando a sus fieles cristianos.
Preguntando a su hija, cómo consideraba a su padre "pastor", recibió esta respuesta: "Un extraño en la familia" (Ver:Jessica Millard Hartman, "Clerical Marriage from a Wife's viewpoint" en:'Priestly Celibacy" Peter M. J. Stravinskas, editor. Newman House Press, EE. UU. - 2001 - 99 - 102).
18/09/11 4:52 PM
  
Xabier
El celibato debe ser una opción.
Tiene sus ventajas y sus desventajas, como todo. Y aun concediendo que las primeras superen a las segundas no hay razón para la imposición.
La prueba son los sacerdotes católicos de rito oriental.
Un saludo.
18/09/11 5:12 PM
  
rastri
Aunque haya incoherencia para quien no pueda entenderlo.

-Si, al final cuando todo sea consumado; queréis estar a la derecha y a la izquierda del Señor. Consagraos en cuerpo y alma al Dios creador como en su día lo fueren Jesús el Cristo y su madre María. Dicho sea sed inmaculados como ellos lo fueron;


-Mas como esto, a unos más, a otros menos y atodos hoy en nuestro tiempo nos es imposible. Esperad pues a que todo sea consumado.

Y en la medida que pudiéreis, máxime si os habéis consagrado al servicio de Dios: vivid castamente. Porque aquí está la piedra fisofal de toda santidad.


-En mis logías de mucha sabidurái hay una máxima que dice así: "Así como no hay semilla tan seca que no se la pueda hacer germinar; Así no hay célula tan muerta que no se la pueda hecer multiplicar".

De lo que se deduce que si hoy día, en utópico ejemplo de castidad universal; De principio a fin, toda la humanidad decidiera ser un cuerpo social vírgen. La continuidad de la especie no desaperecería. Pues después de un aparente estado de morbidez de esta sociedad. Aparecería una célula virgen, que en multiplicidad continuada generaría su propio cuerpo; Y de éste -en poder de Dios- saldrían sociedades vírgenes alavando al Dios su creador.

18/09/11 7:04 PM
  
melillo
Miren la conclusión es muy simple: JESUCRISTO FUE CELIBE POR EL EVANGELIO.

los sacerdotes siguen el camino de Cristo, y si son imitadores suyos pues eso.

Tambien dijo Cristo: mucho se harán eunucos por el Reino de Dios, el que quiera entender entienda. Y para mas inri, San Pablo recomienda a los que esten como él el celibato.

La Iglesia según los tiempos ha visto mejor unas disciplinas que otras pero al final siempre volvera a sus inicios, es decir, a Jesús.

No es malo el que se casen, pero el problema es la "bigamia", es decir, estando casados con la Iglesia y con una Mujer al final se descuida a una que normalmente será a la Iglesia ya que las mujeres son muy convincentes y la familia tambien.

Yo creo que se ha metido mucho progresismo en la Iglesia con eso de ir según las ideas, filosofias y demas pensamientos que dicta el mundo, por el rollo ese de adaptarse y no se que mas.

Según el Evangelio, la disciplina perfecta del sacerdocio es el Celibato ya que Jesús lo fue. Y en este punto nadie podrá contradecirlo, por lo que es tontería seguir discutiendo.

El celibato me recuerda a lo que dijo Jesus sobre el divorcio, que por la dureza de vuestro corazon Dios permitio dar acta de repudio, pues con el celibato paso igual, que por la dureza de algunos corazones que veían la imposibilidad de poder ser celibe (ya que estos creen que está en sus fuerzas cuando ser celibe es una gracia, o sea, que es una cuestión de fe) se permitio que se casaren algunos (ortodoxia y rito catolico oriental).

Admito criticas.
19/09/11 12:27 AM
  
Vicente
recomiendo estudiar la encíclica Sacerdotalis Coelibatus del Papa Pablo VI.
19/09/11 11:39 AM
  
Flavia
Lo peor, me parece, es que en el fondo se presenta - no digo que lo hagan los comentaristas - el matrimonio como una especie de desfogadero necesario para todos y creo que eso atenta contra la santidad de ese sacramento, que debe ser vivido como una vocación dada por Dios.

Cristo fue célibe. Si un sacerdote actúa como signo e instrumento de Cristo-cabeza, debe ser lo más parecido a Él, que marcó el camino a sus seguidores. No se trata de que sea un simple dispensador de sacramentos, sino de que sea un verdadero signo de la entrega total de Cristo-Esposo a su Iglesia-esposa. En este sentido, suscribo lo que dice arriba el comentarista melillo.

Imagino que muchos sacerdotes se sentirán molestos por las ganas que algunos les suponen de...

Por favor, que el matrimonio es una vocación a la santidad y, por cierto, muy difícil y dura. Tal vez más difícil y dura que el celibato.

19/09/11 2:09 PM
  
Nelson Medina
Me parece original y bien planteado este artículo. Me gusta en particular revocarle su supuesta representatividad a los que hablan a nombre del "pueblo" de Dios.

Por otra parte, el articulista pone considerable énfasis en el tema económico, y da soporte a esa idea aludiendo al caso de los diáconos permanentes, que ciertamente pueden casarse. Aunque yo estoy totalmente de acuerdo con la disciplina del celibato, esa manera de argumentar me parece insuficiente por tres razones:

1. Elhecho de que el diacono haga "casi todo" lo que hace el sacerdote no lo sitúa en términos económicos cercano a él. Como sacerdote sé por experiencia directa que la mayor parte de la gente que busca el servicio pastoral del sacerdote lo busca por exactamente los dos sacramentos de los que el diácono no puede ser ministro: la confesión y la eucaristía.

2. Es obvio que el diácono permanente no podrá vivir de su ministerio dentro de un esquema eclesial (que no cuestiono) como el actual. ¿Quién dirige las finanzas en una parroquia? ¿Es extraño que los ingresos del diácono sean mínimos cuando precisamente en la Escuela Diaconal típica se insiste en que el diácono debe vivir de su profesión civil o por lo menos nunca se les promete: "Y viviréis de vuestro ministerio..."?

3. En países como España o Alemania hay salarios asignados a los sacerdotes; cantidades modestas pero que ya son un punto de partida. Con respeto, y sin ánimo de agria polémica, pregunto: ¿Hay algo semejante estipulado para los diáconos permanentes?

Repito: sí que estoy de acuerdo con la sabiduría de la actual legislación sobre el celibato pero creo que hay que ser muy cuidadosos en los argumentos que se presentan.
19/09/11 4:46 PM
  
Edu
A pesar que lo del celibato en el clero es una medida bastante New Age dentro de la iglesia, y de que en la biblia claramente se exprese en varias ocasiones la importancia de que los obispos estén casados, como por ejemplo en Timoteo 3,2 : Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar....

Estoy muy deacuerdo con el celibato, como dijo Carl Sagan: La idea del celibato de los clérigos me parece especialmente buena porque tiende a eliminar cualquier propensión hereditaria al fanatismo.
19/09/11 7:31 PM
  
rastri
Flavia dice bien

Por favor, que el matrimonio es una vocación a la santidad y, por cierto, muy difícil y dura. Tal vez más difícil y dura que el celibato.

-Échenle una repaso a la Iglesia de Tiatira (Ap.2,18-29)

Y tomen nota de todo, pero en particular lo que dice:

...los que no seguís semejante doctrina y no conocéis las que dicen profundidades de Satán no arrojaré sobre vosotros otra carga. Solamanete la que tenéis, tenedla fuertemente hasta que yo vaya,..

No es difícil entender aquí cómo la sexualidad es una carga de dominio -instinto difícil de controlar- . Hasta que Él venga. Y esta carga sea vencida.
19/09/11 7:59 PM
  
kewois
No es difícil entender aquí cómo la sexualidad es una carga de dominio -instinto difícil de controlar- . Hasta que Él venga. Y esta carga sea vencida.
------

Lo que dije: sexo-fobia.

disfruten más de la vida!


Kewois
19/09/11 11:27 PM
  
Pato Acevedo
@ kewois: Nota de quien tomas la cita, y córtala con lo de la sexofobia.
20/09/11 3:35 AM
  
Chimo Vice
Kewois, no hagas el ridículo con tus exabruptos. Si hay una institución que valora positivamente la sexualidad en su recta comprensión es la Iglesia.

Está demostrado que el grado de mayor felicidad y satisfacción personal está en las personas que practican la castidad y son capaces de guiar sus actos por la razón y no por los instintos.

Edu, al final, como siempre has tenido que recurrir al insulto a las personas de vida consagrada. Tu cristofobia compulsiva te lleva a ello. No te inventes perícopas que no existen o están sacadas de contexto. Un texto, fuera de contexto se convierte en un pretexto.

Como muy bien os recuerda Flavia, el matrimonio no es un desfogadero para bestias incontrolables sino un sacramento para personas libres y racionales que miran a Cristo.
20/09/11 9:54 AM
  
rastri
kewois .

Por cualesquiera de las razones que fuere; lo que quisieres y no pudieres obtener, de por sí, ya esclaviza. Y más o menos, en el caso aquí, produce frustración de impotencia que se puede definir como "sexo-fobia". Cosa que suele ocurrir en los "don juanes" de pacotilla.

No es el caso para quien bien tensas las riendas de su animal sexsual, tiene la bestia de su caballo dominado.

¿O acaso no has oido decir que para ciertas hembras, lo que más les excita es la sotana, y por ende la posesión y dominio del cura joven? ¿Porqué será?

20/09/11 11:26 AM
  
Kewois
>No es difícil entender aquí cómo la sexualidad es una >carga de dominio -instinto difícil de controlar- . >Hasta que Él venga. Y esta carga sea vencida.

La sexualidad una carga??
Ojalá sea vencida???
Dificil de controlar??

Si PAto te guste o no publiques esto o no son sexofobos!!
Tienen serios problemas con su sexualidad.

No me refiero a los Sacerdotes si es que es su elección, hubo otro comentarísta que dijo que el sexo en el matrimonio es algo hermoso y bendecido. Esas personas no tienen problemas.

Kewois

20/09/11 2:18 PM
  
Kewois
Chimo:

No me refería a la postura de la iglesia en general me refería al comentario de Rasti y de Pato ambos deseando que la sexualidad termine, viendola como una carga incontrolable. Eso es sexofobia.

>Está demostrado que el grado de mayor felicidad y >satisfacción personal está en las personas que >practican la castidad y son capaces de guiar sus >actos por la razón y no por los instintos.

Esta demostrado que las personas que aceptan sus instintos y pueden vivir sin ser dominados por ellos ni reprimiendolos son más felices.

Desde ya que si alguien elige ser célibe pues puede ser perfectamente feliz.


>Como muy bien os recuerda Flavia, el matrimonio no >es un desfogadero para bestias incontrolables

Esa idea que está por acá de que la sexualidad nos lleva a ser "bestias incontrolables" habla de los miedos y de los sentimientos de las personas que opinan asi.

KEwois
20/09/11 2:22 PM
  
Eduardo Martínez
El tema de la castidad en los sacerdotes es un tema que siempre estará presente y nunca desaparecerá.
He conocido a pastores protestantes casados y ciertamente, no he envidiado su estatus. Una vez le pregunté a uno de ellos si tenía un hobby y me dijo que no tenía nada de tiempo libre con sus obligaciones de pastor y las matrimoniales. La verdad es que vivían con mucha modestia.


Una de las cosas que me pregunto es si la llegada de sacerdotes anglicanos a la Iglesia Católica, que en algunos casos, tras los procedimientos correspondientes, pueden convertirse en sacerdotes católicos con dispensa del celibato, puede llegar a cambiar las cosas. Creo que son casos contados con los dedos de la mano, pero que tal vez puedan cambiar la concepción del celibato.

Por otra parte una pregunta Si hiciéramos una encuesta entre católicos ¿Cuántos responderían correctamente a la pregunta qué es un diácono permanente? Porque estoy seguro que muchos católicos han visto en alguna parroquia a un diácono que aspira a ser ordenado sacerdote, pero creo que la opción del diácono permanente es completamente desconocida por la gran mayoría de los fieles. ¿Se puede pretender que una opción desconocida por la mayoría pueda crear una opción respecto a la ordenación sacerdotal de 1/10?

P.D. Evidentemente si un casado pudiera ordenarse sacerdote a la manera oriental, creo que sería de justicia que se buscara medios de vida fuera de la Iglesia. Imagino que muchos podrían ganarse la vida compatibilizandolo con otros oficios como profesores, o alguna otra profesión a media jornada. Imagino también que en este caso, al igual que los pastores protestantes casados, tampoco nadarían ni en la riqueza ni en el tiempo libre.
20/09/11 3:59 PM
  
Pato Acevedo
@ Kewois: Considera que yo me he comprometido a amar y respetar por toda la vida a una mujer, y que por ese hecho no me han dejado de resultar atractivas otras mujeres. Considera que, por ser católico no tengo recurso al divorcio ni al adulterio y seguramente, con algo de buena voluntad, verás como puede resultar difícil pero necesario en determinadas circunstancias no actuar conforme a mis impulsos heterosexuales. Llámalo como quieras.

@ Eduardo Martínez: La posición del diácono se hace cada vez más visible, creo yo, pero como bien dices, la mayoría de la gente no tiene claro cuál es la posición de este sujeto que se viste como cura, pero sólo ayuda en la misa.
21/09/11 1:54 AM
  
rastri

Kewois

No me refería a la postura de la iglesia en general me refería al comentario de Rasti y de Pato ambos deseando que la sexualidad termine, viendola como una carga incontrolable. Eso es sexofobia.
_____________________

Independientemente de que el control del impulso sexual, por una parte, pueda depender de la cantidad testosterona y estrógenos que a los mamiferos les quepa captar. Amén del freno moral para el racional.

A Rasti, -el racional- la sexualidad no le ha sido una carga incontrolable. Ni menos una fobia-sexual. Sino todo lo contrario. Aunque si una carga en beneficio moral propio y del jardín ajeno, cultivado o por cultivar.
21/09/11 7:32 PM
  
Kewois
Rasti:
>Por cualesquiera de las razones que fuere; lo que quisieres y no pudieres obtener, de por >sí, ya esclaviza.
No necesariamente.
Yo no tengo un millón de dólares, no me vendría mal tenerlos pero no me esclavizo.
Me gusta tomar vino, está lleno de vinos caros y raros pero no soy alcoholico ni me esclavizo.
No tengo a todas las mujeres solo la que he elegido… no me esclavizo

>Y más o menos, en el caso aquí, produce frustración de impotencia que se puede definir >como "sexo-fobia". Cosa que suele ocurrir en los "don juanes" de pacotilla.

Yo denomino sexofobia cuando alguien desea que cierto deseo natural sea suprimido.
Cuando siente que cualquier libertad lo lleva al libertinaje
Por ejemplo, si tu dijeras ojalá que en la otra vida no tengamos que comer, porque es sucio y porque cualquiera se tienta y se come diez tortas y veinte hambuerguesas. Yo deduzco que tienes un desorden alimentario.
Una cosa es comer de manera saludable. Otra que alguna persona decida ser vegetariano. Otra que de vez en cuando ayune. Pero si le tiene asco a la comida y las opciones son o ayunar o atracarse….. hay un problema-

>No es el caso para quien bien tensas las riendas de su animal sexsual, tiene la bestia de su >caballo dominado.
La sexualidad no tiene que ser una bestia o algo que debas refrenar constantemente a menos que tengas algún problema.
Yo no tengo una bestia sexual ni tengo una bestia golosa, ni una bestia bebedora.
Puedo controlar y disfrutar de una buena comida, de tomar un buen vino o de tener buen sexo. Les respeto que piensen que el sexo solo es válido dentro del matrimonio. Pero últimamente algunos han objetado hasta ese sexo.

>¿O acaso no has oido decir que para ciertas hembras, lo que más les excita es la sotana, y >por ende la posesión y dominio del cura joven? ¿Porqué será?
Puede ser que a ciertas mujeres les guste seducir a curas jóvenes. La mayoría de las que conozco ni se les pasa por la cabeza.
Patoace:
>Considera que yo me he comprometido a amar y respetar por toda la vida a una mujer, y >que por ese hecho no me han dejado de resultar atractivas otras mujeres.
Bueno me parece muy bien que esa sea la decisión de ambos y me parece natural que las otras mujeres te atraigan, Lo que no significa que cedas a esa atracción.

> Considera que, por ser católico no tengo recurso al divorcio ni al adulterio y seguramente, >con algo de buena voluntad, verás como puede resultar difícil pero necesario en >determinadas circunstancias no actuar conforme a mis impulsos heterosexuales. Llámalo >como quieras.
Yo nunca dudé de tu orientación sexual.
Lo ideal sería que no tuvieras la restricción por la religión y aún así siguieras siendo fiel…por que? Porque es algo a lo que te has comprometido y porque sigues amando a tu esposa.
En estos comentarios yo no cuestioné ni la idea de fidelidad ni la idea de celibato sacerdotal.
Solo cuestioné que pareciera que a algunos les gustaría que TODO deseo sexual terminara.
Eso a mi me parece que indica ciertos problemas.

Kewois
22/09/11 5:03 AM
  
Ignacio
Nadie puede creer que sabe mas que el Papa sobre lo que le conviene o no a la Iglesia de Rito latino. Tampoco el Papa puede obligarme a opinar lo mismo que el sobre un tema de disciplina eclesial (aunque hay que obedecerlo, si no seria una anarquía),no somos papolatros. Mientras el Papa piense así abra que darle la confianza de que el cree que es lo mejor sin dejar de pensar lo que uno piensa. Que el celibato es un valor, nadie puede negarlo. Que el sacerdocio casado también lo es, tampoco (seria no ver con verdad el valor del sacerdocio casado de otros ritos o, peor aun, creer que Cristo se equivoco al elegir 11 apóstoles casados). Lo único que me gustaría que se tenga en cuenta, a la hora de plantear el tema, es que el rito latino se expandió por el mundo a un sin fin de culturas distinta a la latina donde no se debería tratar un tema diciplinar como si fuera un tema de fe. Se debería tener una mirada menos eurocentrica y mas católica. Lo malo de este tema es que es utilizado por lineas heterodoxas, tanto para defenderlo como para atacarlo, como puerta a otros temas que si hacen a la fe. Mi saludo a todos.
23/09/11 4:08 PM
  
Pato Acevedo
@ Ignacio: Es altamente improbable que los 11 apóstoles hayan sido casados. Sólo sabemos que Pedro se casó porque hay mención de su suegra, pero probablemente era viudo.

Además está la cita de Mateo 19,27

—¡Mira, nosotros lo hemos dejado todo por seguirte! —le reclamó Pedro—. ¿Y qué ganamos con eso?
26/09/11 12:39 AM
  
Muret
Me ha gustado mucho su post. Sobre todo lo relativo a la pseudo-representatividad que se atribuyen aquello que solo quieren hacerle mal la Iglesia. Verdades como puños, me parecen, pero que seguramente no serán oídas por quienes quieren este daño. También debo coincidir con aquel que criticaba (constructivamente) el ceñir el argumento a lo material.
Por otro lado, terminada la lectura no pude dejar de pensar en lo que el periodista convertido Michael Ross escribiera en su libro "Good Bye Good Men", denunciando cómo en los USA se vaciaban con toda intención los seminarios. Era (¿es?) una práctica activamente fomentada por algunos Obispos de los Estados Unidos, que buscaban imponer su agenda y mediante ese vaciamiento verdaderamente horroroso, imponer tanto el derogamiento del celibato sacerdotal como la ordenación de mujeres pues "no hay mas vocaciones" buscando una verdadera profecía autocumplida. La realidad, sin embargo, era que aquellos seminarios que respetaban la ortodoxia y la tradición florecían de vocaciones. El libro es interesantísimo y muy bien escrito, aunque deja un sabor amargo a quien quiere a la Iglesia.
En fin, muy bueno el blog y gracias por sus artículos.
Un saludo en Cristo.
Muret

29/09/11 10:33 PM
  
naranja
Estoy completamente en desacuerdo con que el celibato sea una opcion PARA EL SACERDOCIO , porque como catolicos tenemos ese derecho y esa opcion, se le llama matrimonio,lo de: quieres ser perfecto "dejalo TODO y sigueme" eso señores no era una sugerencia, era una imposicion para llegar a la santidad, no todos tenemos esa fuerza, por eso en determinado momento de la vida podemos tomar esa decision libremente y sin coaccion alguna.Los laicos no estamos fuera de la Iglesia,tenemos un papel fundamental, pero si decides entregarte plenamente a Dios, que asi sea, no podemos mezclar churras con merinas, aunque todas sean del mismo rebaño.
15/04/12 1:21 PM
  
Pedro Amate
El celibato, la virginidad y la castidad, son las señas de identidad de la Esposa del Cordero ,y el rostro humano de la Santísima Trinidad.(Apocalipsis :14 ).
24/12/18 11:34 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.