Cincuenta años rezando a San José

Desde el mismo día de su matrimonio no faltó una sola noche en que aquella pareja rezara un padrenuestro a San José para que les concediera una buena muerte. Años y años, noche tras noche, para que san José nos conceda una buena muerte: padrenuestro…

San José no se pudo negar. Él falleció cuarenta y siete años después de su matrimonio. Ella, veintitrés años más tarde.

Los dos murieron en su casa y en su cama. En el momento de su fallecimiento, en ambos casos, un servidor, su hijo, estaba a su cabecera y los despidió de este mundo con todos los sacramentos, la absolución y la bendición final con indulgencia plenaria. Cosas de San José que no iba a dejar en barbecho tantos años de súplicas.

Disculpen que cuente esto, pero es que las lecturas de este domingo hablan de oración constante y me da la impresión que eso de la oración de petición como que lo tenemos un tanto olvidada.

Decía ya en la misa de ayer a mil feligreses que la oración de petición, para que se comprenda y para que sea eficaz, ha de sustentarse en tres pilares:

HUMILDAD. Es decir, reconocer que todo nos viene de Dios, cosa difícil en este mundo en el que todos vamos por la vida reclamando derechos, incluso delante de Dios. Cuántas veces, por ejemplo, cuando una persona inicia la vida con una pareja que no le es permitida según la ley de Dios te dice que es que tiene “derecho” a ser feliz…  ¿Ante Dios derechos? ¿Nosotros, pecadores, por qué, cuáles? Pedimos porque sabemos que todo nos viene de Dios.

SANTIDAD. A ver si aprendemos lo que hay que pedir. Pedimos ser santos y los medios para lograrlo: alimento cotidiano, alabar a Dios y pedir que venga a nuestro mundo y nuestra vida su reino. Es que a veces nos empeñamos en pedir otras cosas y así nos pasa. Esa abuelilla que pedía por su nieta, que se había ido a vivir con el novio, para que los fuera bien…

PERSEVERANCIA. Nos pensamos que con un padrenuestro un día ya hemos cumplido, o que fue suficiente esa salve el día que visitamos el Rocío. Perseverancia cincuenta años rezando a San José. Perseverancia esos votos que hacían las madres por los hijos de llevar hábito una vida. Perseverancia en sacrificios, peregrinaciones, oraciones de años y años. Esa oración da siempre frutos aunque a simple vista ni se contemplen.

Por estos derroteros mi homilía de hoy. Un invitar a rezar, a pedir, a suplicar… pero con esas características: humildad, santidad y perseverancia. A lo que añado un detalle: y concreción. Es decir, un padrenuestro diario, el rosario, la misa ofrecida… Y el Señor no hará oídos sordos.

15 comentarios

  
Roblete
Mis padres rezaban juntos el rosario y un padrenuestro a San José para que les diera una buena muerte. Mi madre ha cumplido noventa y dos años, pero mi padre murió el 12 de septiembre de 1987, día del dulce nombre de María y sábado día de la Santísima Virgen por la que tenía una gran devoción. Falleció después de confesar y comulgar. Rodeado de su familia. Cuando apenas podía articular palabra, musitaba algo constantemente. Mi madre acercó su oído a sus labios y comprobó que repetía: "Señor, creo en tu palabra". Ver a mis padres rezar juntos el rosario durante tantos años es uno de los recuerdos más entrañables de mi vida.
24/07/16 9:49 AM
  
Charo
Me ha gustado mucho su artículo, es muy consolador. Yo también rezo todas las noches a San José para que me conceda una buena muerte.
Y también guardo como los mejores recuerdos de mi madre las oraciones que me enseñó y sobre todo su ejemplo. Que Dios la tenga con Él en el Cielo.
24/07/16 11:00 AM
  
perallis
San Jose nos escucha. Lo tengo comprobado. Bendito sea el Santo Patrón de mi familia.
24/07/16 12:50 PM
  
Francisco de México
Padre..... permítame felicitarle a usted y a todos los cristianos (incluyéndome) que hemos tenido la fortuna de tener padres que, con su ejemplo mientras estuvieron en la tierra, nos guían desde el cielo
24/07/16 12:58 PM
  
Martinna
Gracias por contarnos estas cosas. Su testimonio y experiencia nos viene muy bien, nos estimula a vivir cristianamente. Nos interesa lo que comparte porque le sale del corazón y de su entrega por predicar lo que Dios manda. Un abrazo.

24/07/16 2:54 PM
  
Kinxo
Gracias, por su testimonio que nos inspira a otros matrimonios.
24/07/16 3:45 PM
  
susi
Me aplicaré más en lo de la perseverancia. El amor a San José ya lo tengo.
24/07/16 7:25 PM
  
Feri del Carpio Marek
Comparti tu artículo en facebook, y en seguida me apareció un artículo relacionado: "Oración a San Marcos de León (¿?) para que el ser amado te busque rápida y desesperadamente" ... cosas de facebook.
24/07/16 8:12 PM
  
Miguel García Cinto
Don Jorge: Nunca he ignorado al bendito y humilde protosanto san José, pero nunca había pedido nada por su intercesión, hasta que leyendo a santa Teresa, me entusiasmó su afirmación, de que no recordaba que no se le hubiese concedido ninguna petición invocando la medicación del padre nutricio de Jesús. Desde entonces lo tengo por el gran intercesor, después de la Santísima Virgen María.
24/07/16 10:06 PM
  
JUAN
Yo también le doy las gracias y le felicito, don Jorge, por este breve y jugosísimo artículo. Seguro que va a tener reflejo en mi actitud oratoria a partir de esta noche. Juanestella.
25/07/16 12:46 AM
  
Tulkas
Hoy he ido a misa a una parroquia diferente y me he encontrado con un sacerdote al que no veía desde 1993. Sabía desde hace mucho que era ésa su parroquia. En la homilía una definición antropológia perfecta: "el hombre es lo que ora".
25/07/16 1:16 AM
  
NInes
¡¡¡Del diez!!!
25/07/16 8:35 AM
  
Myrian
Precioso!
25/07/16 9:40 AM
  
Juan Manuel
A San José desde mi juventud siempre le he tenido una especial devoción, porque es el patrono de mi profesión (soy Ingeniero Técnico -los antiguos peritos-), y en muchas ocasiones le he pedido ayuda en las dificultades de la profesión y cuando me quedé sin empleo.
Pero nunca se me ha ocurrido pedirle una buena muerte, la suya debió ser muy buena: acompañado de Cristo y de la Santísima Virgen María.
Desde hoy no le voy a rezar todos los días un Padre nuestro -que me parece más adecuado para hablar con Dios-, le pediré, con las palabras que me vengan a la mente, que me ayude a vivir cada día cristianamente, para así tener una buena muerte.
Gracias, padre Jorge.
24/08/16 1:00 PM
  
Juan Manuel
A San José desde mi juventud siempre le he tenido una especial devoción, porque es el patrono de mi profesión (soy Ingeniero Técnico -los antiguos peritos-), y en muchas ocasiones le he pedido ayuda en las dificultades de la profesión y cuando me quedé sin empleo.
Pero nunca se me ha ocurrido pedirle una buena muerte, la suya debió ser muy buena: acompañado de Cristo y de la Santísima Virgen María.
Desde hoy no le voy a rezar todos los días un Padre nuestro -que me parece más adecuado para hablar con Dios-, le pediré, con las palabras que me vengan a la mente, que me ayude a vivir cada día cristianamente, para así tener una buena muerte.
24/08/16 1:02 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.