Que las campanas de España toquen a difuntos. Escritos sobre el aborto.

Ante las actuales circunstancias, del todo previsibles, ofrezco algunas reflexiones recientes sobre el aborto y vuelvo a lanzar una propuesta que, de ser realizada, produciría un gran impacto: Que las campanas de España toquen a difuntos cuando la ley sea aprobada. Evidentemente esto sólo debería hacerse con la aprobación y el consenso de nuestros Obispos.

Sin futuro. Toque de difuntos por los que van a morir (6/03/2009)

El pasado mes de enero, en el transcurso del Encuentro Mundial de las familias celebrado en México, el cardenal Bertone pronunciaba las siguientes palabras ante el Presidente de México:

“Los católicos, en el debido respeto al pluralismo, trabajan con ahínco por el bien común, sabiendo que la sociedad tendrá futuro si en ella se afianzan los principios inviolables que están inscritos en el corazón humano. Estos no son fruto de consensos interesados y mutables, pues son imprescindibles para el ser humano. El primero de ellos es el derecho a la vida, que ninguna persona se da a sí misma, sino que es un don de Dios Creador que ha de ser tutelado por todos los medios desde su concepción hasta su ocaso natural. La Iglesia no se cansa de proclamar esta gran verdad…".(Discurso de S.E.R. el Cardenal Bertone al Presidente de México, 17 enero 2009).

Me han venido a la memoria leyendo las tristes noticias sobre la reforma legislativa respecto al aborto que se prepara en España. La perspectiva es tétrica: una sociedad sin futuro. Bertone, exponiendo con claridad el Magisterio de la Iglesia perfectamente concorde con la más elemental sensatez humana, declara sin futuro una sociedad donde se conculca uno de los principios más fundamentales inscritos en nuestra naturaleza: el derecho a la vida, don de Dios, que ha de ser tutelado por todos los medios desde su concepción hasta su ocaso natural.

¿Se ha perdido la fe? No sólo la fe, sino también la razón. En mi escrito del pasado 28 de diciembre analizaba algunos aspectos esenciales de la falta de fundamentación racional de la mentalidad pro abortista.
¿Son conscientes los ciudadanos españoles de la pérdida que acarrea a la sociedad todo esto? ¿Han leído en los estudios sociológicos más solventes las predicciones de lo que, demógráfica, social y económicamente, está por caer encima de nosotros los próximos veinte años?
La cultura de la muerte, muerte siembra y muerte recoge. Más que nunca se impone abrir los ojos de los ciegos para que vean, y, viendo, se conviertan… Es una lucha en la que todos podemos implicarnos, porque tenemos mucho en común: el amor y la defensa de la vida

Acabo esta breve nota con una propuesta. Una propuesta en línea con aquellas acciones simbólicas que algunos profetas realizaban para interpelar a sus interlocutores y hacerles sensibles al mensaje de Dios.
Si la ley acaba aprobándose tal como se viene formulando hasta el momento ¿Por qué no hacer tocar a difuntos desde todas las parroquias de España, a la misma hora, durante unos minutos? Un toque lúgubre, triste, un planctus por los inocentes que van a continuar muriendo, más numerosos, y un lamento por los que siguen viviendo pero han perdido el gusto por el don precioso de la vida y no se dan cuenta que hemos dado un nuevo paso hacia la ruina y la muerte

Quid videtur vobis? ¿Es una propuesta descabellada o sería una buena interpelación?

Intrínsecamente perverso (29/03/2009)

Afortunadamente muchas personas de buena voluntad se están moviendo en nuestra sociedad con diversas iniciativas a favor de la vida y, por supuesto, en contra del aborto y de darle más cobertura legal. Manifiestos, movilizaciones, lazos blancos, siembra de buena opinión, recordatorio de la doctrina de la Iglesia y de la ley natural constituyen un noble esfuerzo para ir cambiando una mentalidad difusa pero persistente de la cultura de la muerte.
Es probable que, a pesar de todo, se legisle todavía más a favor del aborto, pero también es indudable que los promotores de esta legislación saldrán bastante tocados del combate, con heridas graves. Y, sobre todo, saldrán muy tocados a los ojos de Dios, Señor y Dador de la vida. Que no duden que sus días de poder y gloria están contados pues el Señor les ha pesado en su balanza y andan muy menguados de peso. De Dios no se burla nadie y amargos son los frutos cuando nos apartamos de Él fuente de todo bien.
Lo que está pasando es tremendo y muchos no han abierto los ojos ante la tragedia. En España el aborto ya representa uno de cada cuatro nacimientos. El Ministerio de Sanidad y Consumo informaba en su momento que se habían realizado 112.138 abortos en nuestro país el año 2007. Este mismo año España registró 491.183 nacimientos.

La sangre de estos inocentes clama justicia a Dios y nos recuerda algo que no acostumbramos a oír en muchos debates sobre el tema: Que el aborto es intrínsecamente perverso. A veces el debate deriva sobre cuestiones secundarias, como que el aborto tiene graves secuelas sobre la salud psíquica de la mujer y otros temas, y olvidamos la cuestión esencial: la expulsión violenta de la vida de un ser humano inocente. Hay que insistir en todo, pero no perder de vista lo fundamental.

“Seréis como Dioses, conocedores del bien y del mal, señores de la vida y de la muerte…”, está fue la primera sugestión del Maligno, la esencia del pecado original, y se sigue sucumbiendo ante esta gran tentación. Y Jesús llamaba al Diablo “el que es homicida desde el principio”… No es difícil para quien tiene sentido sobrenatural de la vida saber lo que está pasando.

Se acerca la Semana Santa y la Pascua. A pesar de todo, Cristo ha vencido. Mors et vita duelo conflixere mirando…Dux vitae, mortuus, regnat vivus.
Como afirma el evangelio de hoy,quinto domingo de cuaresma, “ahora el mundo es juzgado y su Príncipe expulsado”. Luchemos pues en el noble combate que estamos librando por la vida. La victoria, estando de parte de Dios y de su Cristo, será nuestra.

Ojos que no ven… o cuando la verdad confunde (14/03/2009)

Me ha impresionado lo ocurrido en el programa “Contracorriente” de Popular TV del pasado jueves doce de marzo. Cristina Fraga, según lo publicado en Religión en Libertad, abandona el plató cuando uno de los invitados mostró una ecografía de un feto. Seguramente toda su argumentación a favor de la ampliación del aborto se desmoronaba y huía despavorida ante la luz de la verdad. Es una buena muestra de lo que ocurre en el debate sobre el aborto en nuestro país. Las pasiones superan las razones y se cierran los ojos ante la luz de la verdad, para no ver. Recuerdo hace unos meses que me regalaron un precioso DVD elaborado por National Geografic. Se titulaba “En el vientre materno". Eran unas imágenes preciosas, impresionantes, como nunca se han visto de un feto en el vientre de la madre. Quien lo ve y es honesto ya no puede dudar de que se trata un ser humano, vivo, uno de los nuestros. Me impresionaron ayer, celebrando la Santa Misa, las palabras de Rubén, hermano de José, cuando sus hermanos están decididos a asesinar al pequeño de la familia: No lo matemos, es sangre de nuestra sangre, es uno de los nuestros. Es el gran grito que eleva la Iglesia en favor de la vida: No los matéis, son nuestros hermanos. Recemos para que Dios abra los ojos de muchos y vean lo que es evidente. Tal vez el Señor nos obtendrá esta gran gracia, como la obtuvo en el caso del Dr. Nathanson, que después de miles de abortos, vio y se convirtió. Y no nos cansemos de razonar porque poderosas son nuestras razones a favor de la vida.
Y acabo nuevamente esta breve nota reproponiendo otra vez la propuesta que hice en mi anterior escrito. Una propuesta en línea con aquellas acciones simbólicas que algunos profetas realizaban para interpelar a sus interlocutores y hacerles sensibles al mensaje de Dios.

Si la ley acaba aprobándose tal como se viene formulando hasta el momento, si desgraciadamente se amplia el aborto ¿Por qué no hacer tocar a difuntos desde todas las parroquias de España, a la misma hora, durante unos minutos? Un toque lúgubre, triste, un planctus por los inocentes que van a continuar muriendo, más numerosos, y un lamento por los que siguen viviendo pero han perdido el gusto por el don precioso de la vida y no se dan cuenta que hemos dado un nuevo paso hacia la ruina y la muerte
¿Se imaginan ustedes todas las campanas de España tocando a difuntos al mismo tiempo? Yo creo que todos los medios del mundo se harían eco de la notícia y, más allá de la notícia, tal vez las campanas, conforme a su naturaleza, propagaran por el mundo la voz de Dios: ¡No a la muerte! ¡Sí a la vida!

¡Oh cruel Herodes! Una reflexión razonable ante la tragedia del aborto (28/12/2008)

Recorriendo las páginas de mi Liber Usualis he encontrado un bello y antiguo himno gregoriano con un significativo título: Crudelis Herodes. Me inspira el tema a proponer.
Hoy 28 de diciembre de 2008 coinciden la Fiesta de la Sagrada Familia y los Santos Inocentes. La familia y la vida: todo un programa y un reto para nuestros agitados días. Sólo puede tener futuro una sociedad que apueste decididamente por la familia y la vida.

Ofrezco hoy a los lectores un artículo que publiqué hace unos tres años en el Diari d’Andorra. Con la esperanza que haga reflexionar ante el drama del aborto.

¿Cuestión de fe? Quizá si, quizá no…

¿Cómo afrontar temas como el del aborto con personas que no comparten la fe y la moral cristianas? ¿Es posible que nos lleguemos a entender, o estamos condenados a un diálogo de sordos? En efecto, muchos partidarios de despenalizar el aborto aducen que la defensa de la vida que hace la Iglesia Católica con la consecuente oposición al aborto es consecuencia exclusiva de una profesión de fe que no se puede imponer.
A pesar de que estoy convencido que toda moral y toda ética reclaman per se un fundamento trascendente, creo que es posible encontrar algunos puntos de diálogo y consenso. Me gustaría recordar que para Kant, un de los padres de la modernidad, la realidad innegable de la moral y del sentido del deber reclaman la libertad, la inmortalidad del ser humano (alma) y la existencia de Dios. Son los famosos “postulados de la razón práctica” de este filósofo, sin los cuales no es razonable plantear la moral. Es una pena que muchos pensadores que recurren a Kant con frecuencia, olviden este aspecto de su filosofía.
Me da la impresión que en lo debate entorno al aborto no se acaba de llegar al fondo inexplícito del problema y que suele quedar ocultado y desfigurado por temas de orden secundario y por todo tipo de sofismas baratos.

La mayoría de los pro-abortistas parten de un supuesto fundamental: Nunca se trata de eliminar una persona. Si no fuera así, el planteamiento sería criminal de entrada. Sin embargo, ¿se puede demostrar que no está en juego la vida de una persona?Desde un punto de vista científico, es innegable que el embrión humano —desde el primero momento— es un individuo de nuestra especie, el cual, si no encuentra obstáculos, devendrá un ser humano plenamente constituido. ¡Todos hemos sido embriones! Hay que preguntarse si la realidad humana es pensable al margen de una categoría tan fundamental como es la “persona”.

Tampoco podemos dudar que la persona y su dignidad son un valor o referente común para la mayoría de la nuestra cultura. Nunca se había hablado, escrito y discutido tanto sobre la persona humana y su dignidad intangible como fundamento de todo sistema ético. Sería bueno recordar también que el concepto de “persona” actual se forja en la larga tradición bíblica y cristiana, sin embargo, como estamos en tiempo de amnesia colectiva, se olvidan tantas cosas elementales.
Ahora bien, los promotores del aborto deben preguntarse seriamente, tal como lo pide tan delicada cuestión, sobre los argumentos que utilizan para decidir, con respecto a la vida humana, cuando adquiere ésta su estatuto personal, es decir, en qué preciso momento —si es que realmente existe este instante— la vida humana pasa de realidad impersonal a realidad personal. Supongo que los abortistas no aceptan que en el aborto se elimine realmente una persona humana y, por eso, deben creer que hay un momento en el que la vida humana no es personal. Si es así, deben aceptar también que el hecho de ser persona no es algo sustancial y fuente de valores intangibles. Me parece una temeridad y arbitrariedad descomunales afirmar, para poner un ejemplo, que a las once semanas y seis días aún no existe el ser personal y que a las doce semanas sí. Desafío a los abortistas a que demuestren tales presupuestos.Los abortistas también deben esclarecer si la realidad personal es reconocida o bien otorgada, y, si es así, en función de qué parámetros.

Yo creo que éstas y otras preguntas, planteadas con honradez y rigor, son suficientes para que toda persona intelectualmente honesta tenga serias dudas sobre la moralidad del aborto. Y, delante de de éstas dudas, recuerden la máxima jurídica “in dubio, pro reo”: delante de de la duda, hay que favorecer el reo. Y aquí no se trata de un reo sino de un ser inocente que, si no se lo impiden, será en pocos meses un niño que verá la luz del sol, el regalo de una nueva persona al mundo. Y creo que estos argumentos pueden ser planteados razonablemente a cualquiera persona, aunque que no sea cristiana o ni tan sólo crea en Dios. Son preguntas que planteo para un debate serio y sin precipitaciones.
Defender la vida humana personal desde el primero momento no es una cuestión de fe; o, quizá sí, si se trata de una fe en el hombre y en la razón que todavía no hemos acabado de perder del todo. Como al cruel Herodes, me parece que a muchos abortistas les mueve una ciega irracionalidad y un miedo atroz a la vida.

Dr. Joan Antoni Mateo Garcia, Pbro.
Delegado Diocesano para la Pastoral de la Familia y la Vida del Obispado de Urgell

10 comentarios

  
Miguel Serrano Cabeza
¡Ay, ay...! Todos vamos a ser interpelados por esta carnicería...

Desde luego, hemos de avivar nuestra fe y hacer que nuestros actos sean acordes.

ADVENIAT REGNVM TVVM.
19/06/09 1:00 PM
  
Luis Fernando
A mí me parece una buena idea hacer tocar a difunto todas las campanas las iglesias en España.

De momento le voy a pasar la propuesta a algunos obispos. A ver si alguien recoge el guante.
19/06/09 2:47 PM
  
Desiderio
Me parece acertada la idea de tocar las campanas a difuntos, por todos los inocentes a los que no se les dejó nacer. A mi ya se me había ocurrido la idea cuando empezó a hilarse la trama sobre el aborto, así que viendo que no soy el único me adhiero a la idea y al hecho. Que las campanas sean los gritos desgarradores, clamando justicia, de aquellos que no pudieron ni van a poder defenderse: los niños asesinados en los vientres de sus madres.
19/06/09 6:11 PM
  
Genjuanpa
Creo igualmente la idea espléndida, hay que unir lo real - el crimen- con lo simbólico y la lucha mediática que no es otra que la cultural.

Espléndida idea que debría pasarse a los Obispados como dice LF, pero que muy buena.

Dios le bendiga Padre Joan.
19/06/09 6:51 PM
  
Fernando Benedicto
Hola, pertenezco al voluntariado de D.A.V. (Derecho a vivir), y debo añadir mi grado de lamentación por como está siendo tratado este tema. El Gobierno al parecer no reconoce como vida humana a las criaturas aún no nacidas, pero latentes y vivas dentro del seno materno.
Fue muy descorazonador observar que la iniciativa de D.A.V. para informar sobre la posición de los Católicos a fabvor de la vida, se truncó en Barcelona con una actitud insolidaria al no permitir que el autobús asignado a mi ciudad natál ni tan siquiera circulara por las calles, es decir "PROHIBIDA LA ENTRADA EN LA CIUDAD", una ciudad que es contraria a la fiesta taurina y las autoridades de esta, favorecen el aborto. Aunque todo ser vivo es importante para Dios. ¿Como es posible que se critique la tauromaquia,(cosa que veo bien) y sin embargo se favorezca el asesinato de seres humanos?.
¿Pueden las autoridades de Barcelona impedir el toque de cámpanas por estos delitos?, espero que no opten por tomar actitudes antidemocráticas y establezcan alguna ley que impida tocar las campanas para anunciar la muerte a manos de abortiistas con el consentimiento de los padres o madre de la víctima.
Un saludo: Ferran
19/06/09 9:01 PM
  
ricardo
Muy buena idea, primero el dia de su aprobación y luego semana a semana, repetirlas como recordario.
Dios quiera que sea asi.
19/06/09 11:14 PM
Se pregunta "¿Cómo afrontar temas como el del aborto con personas que no comparten la fe y la moral cristianas?" Yo creo que la solución es evangelizar, empezando por la posibilidad de andar en la verdad que tiene todo ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios. Ayudar a enfocar la vida generosamente, encaminándola, como principal objetivo, a hacer el bien a los hermanos, y destacar los perjuicios personales y sociales de vivir uno para sí mismo; ayudar, en este sentido, a tomar decisiones generosamente, pensando en el bien real de todos, y no a tomarlas egoístamente, lo cual podría incluir un aborto, el quitar la vida a otro ser humano, con lo cual, además, uno realmente se perjudicaría personalmente, y no haría sino participar en un engaño persiguiendo un supuesto bien superficial, que, sin duda, de nada le valdría.
No es solución aquello que no contempla el bien real de todos los implicados en el conflicto, ni aquello que admite como solución conductas que son malas en sí mismas.
Mucha gente admitirá que el aborto es algo malo en sí mismo, y pretenderá disculparse con el objetivo superficial que persigue; dirá que no le queda más remedio por razones laborales, económicas, sociales o familiares: todas esas razones son superficiales y egoístas si se miran como último objetivo. El último objetivo tiene que ser siempre generoso, sin descartar a nadie, sin descartar al hijo que va a nacer; así realmente todos saldrán ganando como personas.
Otro aspecto es que cuando uno vive una vida interesada, quiere controlar los acontecimientos como sea, llevando a cabo cualquier acto, incluso criminal, ya que no se abre a una generosidad, buscando el bien de la humanidad, sino que su último objetivo es satisfacer el plan que cree, con sus cortas miras, que le interesa.
20/06/09 2:28 PM
Qué quiere que le diga, don Joan Antoni. No lo veo claro. Personalmente no creo que este gesto fuera entendido. Tal vez sería autosatisfactorio para quien es ya provida, pero dudo mucho que hiciera cambiar a nadie. Hay que seguir batallando desde la razón y desde la sensatez contra la barbarie, pacientes razones más que campanadas.
20/06/09 5:29 PM
  
asrone
'En 1984 durante la Convención del Comité Nacional Pro-Vida en Kansas City, Estado de Missouri, Estados Unidos, el Dr. Bernard Nathanson, un ex-abortista que ahora dicta conferencias a favor del derecho a la vida, mostró una película extraordinaria, un sonograma (película de ultrasonido) de un aborto por succión. Lo que sigue es el relato de una de las delegadas, la Sra. Sandy Ressel:
“El doctor decía: ‘La pequeña niña tiene diez semanas de vida y es muy activa’. Podíamos verla en sus juegos moviéndose, volviéndose, y chupándose el dedo pulgar. Podíamos ver su pulso normal de 120 pulsaciones por minuto. Cuando el primer instrumento tocó la pared uterina, la niña se replegó inmediatamente y su pulso aumentó considerablemente. El cuerpo de la niña no había sido tocado por ningún instrumento, pero ya ella sabía que algo estaba tratando de invadir su santuario.
“Nosotros vimos con horror como, literalmente, maltrataban y descuartizaban a este pequeño ser humano inocente. Primero la espina dorsal, luego la pierna, pieza por pieza, mientras la niña tenía violentas convulsiones. Vivió casi todo este trágico proceso tratando de esquivar el intrumento cortante. Con mis propios ojos le vi echar su cabeza hacia atrás y abrir su boca en lo que el Dr. Nathanson llamó ‘un grito silencioso’. En una parte de estas escenas sus pulsaciones habían llegado a más de 200 por minuto, porque tenía miedo. Por último, fuimos testigos de la macabra silueta del forceps que buscaba la cabeza para destrozarla y retirarla, ya que era muy grande para pasar por el tubo de succión. Este proceso homicida tomó de unos 12 a 15 minutos. El abortista que practicó esto lo había filmado por curiosidad. Cuando vió la película dejó la clínica de abortos y nunca más volvió.”'

http://www.abortionno.org
22/07/09 10:30 PM
  
paco
Yo no pienso ir a la próxima manifestacion en octubre si van representantes del PP, seria como asumir que la ley actual no hay que tocarla como ha dicho publicamente el PP y como demostraron al no eliminarla cuando tenian mayoria absoluta. Con el aborto no hay posturas intermedias ningun tipo de aborto es admisible. Yo voto PP poniendo ABORTO NO en la papeleta, que lo convierte en voto nulo (que ven los representantes de los partidos),con lo que digo que pierden mi voto por el aborto,si los que se manifiestan hicieran lo mismo os aseguro que un millon de votos nulos, con la seguridad de que habria muchos votos socialistas, cambiaria la ley.
¿Como se puede ir a misa y votar con las actuales opciones politicas con posibilidades?
25/09/09 1:28 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.