Animalismo: Amor desproporcionado a los animales

Ofrezco hoy una breve reflexión a propósito de una consulta que me ha llegado a Cataluña Cristiana. Los lectores pueden aportar sus reflexiones.

Pregunta

¿Qué consideración moral merece la actitud de algunas personas que derrochan ingentes cantidades de dinero para sus mascotas? Una vecina compra carísimos “modelitos” para su perrito ( valen más de doscientos euros) y ya no le digo los gastos de “peluquería” del can… A mí me escandaliza y más en los tiempos que corren cuando muchas personas y familias lo están pasando verdaderamente mal…

Respuesta

Comparto su indignación. Hay que tratar correctamente a los animales, evitarles sufrimientos innecesarios, cuidar su alimentación y otras cosas elementales, pero de ahí a lo que me cuenta hay un verdadero abismo.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña:

2416 Los animales son criaturas de Dios, que los rodea de su solicitud providencial (cf Mt 6, 16). Por su simple existencia, lo bendicen y le dan gloria (cf Dn 3, 57-58). También los hombres les deben aprecio. Recuérdese con qué delicadeza trataban a los animales san Francisco de Asís o san Felipe Neri.
2417 Dios confió los animales a la administración del que fue creado por él a su imagen (cf Gn 2, 19-20; 9, 1-4). Por tanto, es legítimo servirse de los animales para el alimento y la confección de vestidos. Se los puede domesticar para que ayuden al hombre en sus trabajos y en sus ocios. Los experimentos médicos y científicos en animales son prácticas moralmente aceptables, si se mantienen en límites razonables y contribuyen a cuidar o salvar vidas humanas.
2418 Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas. Es también indigno invertir en ellos sumas que deberían remediar más bien la miseria de los hombres. Se puede amar a los animales; pero no se puede desviar hacia ellos el afecto debido únicamente a los seres humanos.

Yo ya hace tiempo que estoy diciendo que gran parte de nuestra sociedad padece de una grave desviación del pensamiento respecto a los animales. A este modo de pensar me gusta llamarlo “animalismo”. Consiste en atribuir la dignidad propia y exclusiva del ser humano a los animales. Se les considera sujetos de pensamiento, inteligencia y voluntad cual se tratara de personas humanas. Hace poco oía por la radio un programa en que se hablaba de “la amistad” y “virtudes” de los animales. También que, no sé en qué lugar, se había hecho el primer concierto de música clásica exclusivamente para perros. ¿Cómo hemos podido perder el juicio de esta manera? Conozco de personas que tributan más amor a sus animales que a las personas que les rodean. Lo que usted comenta clama al cielo. ¿Qué pensara un pobre mendigo que está pidiendo limosna para malvivir cuando ve que pasa delante suyo un perrito con un vestidito de doscientos euros? ¡Tendrá ganas de comérselo! Es un tema moral que hay que tratar en la catequesis y en la predicación, pues el sentido común y la fe que en otros tiempos eran patrimonio común de los habitantes de nuestro país, hoy escasean en muchísimas personas. Recuerdo que el año 2008 recorté una noticia de un periódico donde se demostraba que, sólo en Cataluña, el abandono de animales costaba al erario público casi ciento cuarenta mil euros al día. Hoy seguro que es mucho más. Y pensaba en mi interior: ¡la cantidad de personas necesitadas que podríamos alimentar cada día con este dinero! ¡Casi veinticinco millones de las antiguas pesetas cada día! ¿No sería mejor dedicar toda esta inversión de recursos pecuniarios y humanos a atender a las personas pobres? Muy mal vamos cuando se ama más a los animales que a nuestro prójimo. Es obvio decir que hoy muchas especias animales están más protegidas por las legislaciones que la persona humana. Sería bueno que le recordara a esta vecina suya la parábola del pobre Lázaro y el rico Epulón y que procure compensar con caridad generosa.

31 comentarios

  
Gregorio
¿Qué consideración moral merece la actitud de algunas personas que derrochan ingentes cantidades de dinero en joyas, yates, deportivos, mansiones, en viajes de placer, en ropa de diseño, obras de arte, decoración, en juegos de azar,en clínicas de estética, pagando cantidades astronómicos a futbolistas, a los políticos, a actores y cantantes ?.
¿No sería mejor dedicar toda esta inversión de recursos pecuniarios y humanos a atender a las personas pobres?,¡la cantidad de personas necesitadas que podríamos alimentar cada día con este dinero!.
"2418 Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas."
Por tanto la caza deportiva, los toros y otras "fiestas" similares, son contrarias a la dignidad humana y los que aplauden y festejan ese tipo de actos, son humanamente indignos.

07/06/10 1:27 PM
  
Ricardo de Argentina
Padre, lo que Usted señala entronca con la campaña del lince de la CEE. O mejor dicho de la Conf. Episcopal Española, pues en Argentina CEE significa Comunidad Económica Europea.

Demos gracias a Dios por estos absurdos que nos manda para que vayamos saboreando más consecuencias amargas (y evidentemente chocantes, a ver si espabilamos) de haber abandonado la religión verdadera para prostituirnos con los dioses del mundo.
Los cuales son asesinos, ridículos, absurdos e impíos, como que dependen del Príncipe de este mundo.
07/06/10 1:59 PM
  
Joan Antoni
A propósito de la intervención de Gregorio adjunto la pregunta y respuesta que hace poco publiqué sobre los toros.

TOROS

¿Qué consideración moral le merecen las corridas de toros? ¿Se justifica imponer tal sufrimiento a los animales?

La cuestión que hoy me plantean suscita encontradas opiniones y fuertes polémicas como todos saben. Hace poco veía en un periódico una imagen horripilante, Un toro ensartaba al torero por el cuello, El pitón del animal entraba por la nuez y salía por la boca. La verdad es que me cuesta comprender qué arte y cultura pueden verse en espectáculos donde pueden provocarse situaciones tan terribles y la muerte de personas que exponen temerariamente su vida. Es curioso que en muchas reflexiones sobre el tema se insista más en el sufrimiento del animal que en el grave riesgo para la vida del torero. Evidentemente que no puede justificarse infligir un sufrimiento gratuito a un animal, pero la vida de una persona está infinitamente por encima de la de un animal. La Iglesia en otros tiempos se pronuncio, aunque sin mucho éxito, sobre la moralidad de estos espectáculos.
Las primeras prohibiciones fueron las de los Papas. La cosa empezó allá por el siglo XVI, cuando una bula de San Pío V, dictada en 1567 excomulgaba automáticamente a todo el que acudiera a un espectáculo de toros. Felipe II no la acató. Gregorio XIII que sucedió al Papa santo, en su bula excluye de la máxima sanción a los legos. Sixto V en 1586 renueva la prohibición de San Pío V, pero el Monarca español, insistiendo en la popularidad de la fiesta y alegando posibles sublevaciones, hace que la norma no se aplique.
Que yo sepa, no existe hoy por hoy una prohibición explícita de la Iglesia. Sin embargo, la moral católica nos ofrece unos principios que más bien se oponen a las corridas de toros. Por un lado el grave riesgo para su vida que afronta el torero sin grave necesidad. Qui periculum amat, in illo perebit, el que ama el peligro, en él perece. Y por otra parte, la doctrina católica también recoge la obligación de evitar sufrimientos innecesarios a los animales. Con todo, sé que esta cuestión es tratada a menudo más desde la pasión que desde la razón. Algo semejante cuando se plantea, por poner un ejemplo, la moralidad del fumar. En conclusión: Las corridas serían tolerables siempre que se minimicen hasta lo razonable los peligros para el torero y también los sufrimientos para el animal.
07/06/10 2:19 PM
  
Gregorio
Joan Antoni, creo que no se debe olvidar que el torero tiene la opción de elegir y decide lo que quiere hacer, el animal no tiene esa posibilidad. Pero además tampoco hay que olvidar quien es el que comete el acto de causar dolor y muerte de forma consciente y premeditada. Que el toro tenga potencial para matar al torero, no disminuye la indignidad de los actos de este. Verlo de otro modo sería similar a compadecernos del delicuente que agrede a alguien, por lo mal que lo pasará en la cárcel si es detenido, o por el riesgo que puede asumir un atracador de banco o un terrorista, si sus víctimas se defienden y acaban con su vida. Hay que
dejar muy clara la diferencia entre víctima y victimario y no se pueden confundir los papeles de uno y otro, sea animal racional o no.
Saludos.

07/06/10 7:56 PM
  
Ana
En mi barrio han puesto una tienda de artículos para las mascotas y es increible la cantidad de artilugios, trastos superfluos, ,caprichosos etc. La verdad es que cada vez que paso por ahí intento no mirar el escaparate, sobre todo si vengo de ver a los de Cáritas.
En cuanto a los toros: Soy Católica, espanyola y muy orgullosa de nuestra cultura y nuestras tradiciones pero me horrorizan los toros y los corre bous. Ah: soy provida porque hay muchas personas que en cuanto oyen que se es antitaurino-a, enseguida empiezan conque a lo mejor no te importa la defensa de la vida humana. Pués si. Me importa y mucho y no lo veo incompatible
08/06/10 8:41 PM
  
Mariano (Argentina)
Con todo respeto para Gregorio, pero es evidente que no ha entendido nada del post del Padre. Precisamente lo que Ud. hace es el ejemplo perfecto del extravío intelectual actual: comparar, en paridad de condiciones, al torero y al toro, al ser humano y al animal. Un verdadero despropósito filosófico y antropológico.
09/06/10 2:28 AM
  
Ferran Benedicto
Los animales tienen su lugar, no obstante los cristianos debemos ser flexibles en el trato que les dispensamos. Dice San Pablo: "Todo me es licito, pero no todo conviene", y es evidente, los perros, gatos y los toros son seres vivos creados por Dios y es nuestra obligación ser cívicos con ellos.
10/06/10 6:27 PM
  
Felis Magaña
Tiene toda la razón, hay mucha incongruencia e hipocresía entre la sociedad. A mi por ejemplo me parece insultante ver tanta pobreza y en contraste el ostentoso lujo de la Basílica de San Pedro y de muchos otros templos católicos. Me indigna ver a tanta gente sin empleo que apenas tiene para comer mientras obesos y sibaritas curas se pasean en Suburbans por las calles a veces incluso escoltados. Me ofende ver tanta falta de oprtunidad para estudiar y superarse mientras algunos teólogos utilizan lo aprendido para dividir, incordiar, sembrar cizaña y querer implantar su propia verdad. Lo dicho, hay mucha incongruencia e hipocresía en la sociedad, pero quizas antes de ver la paja en el ojo ajeno deberíamos empezar por tratar de quitar la viga del propio.
10/06/10 6:47 PM
  
Tulkas
A mí el espectáculo de los toros no me gusta.

Por otro lado, el Magisterio se ha pronunciado en contra en varias ocasiones, pero es cierto que no es un pronuciamiento definitivo.

Personalmente creo que de la Doctrina de la Iglesia se desprende algo muy parecido a lo que defienden los verdes y los ecologistas, pero pr supuesto con la centralidad del ser humano y la defensa de lavida.

Los ecologistas, de hecho, se han apropiado de un campo de actución que tambi´n le corresponde a la Iglesia.
10/06/10 8:10 PM
  
luigichido
Tanto los toreros como las madres que abortan deberían estar tras las rejas, considerados criminales por una sociedad civilizada.

Pero en la bárbara sociedad en que vivimos, se les considera "personas respetables". Ya nos juzgarán otras generaciones.
11/06/10 8:19 PM
  
Ricardo de Argentina
Luigichido:
Ciertamente, equiparar la muerte de un ser humano con la muerte de una bestia, es signo de que nuestra sociedad está en la última de las barbaries.

Ya hemos perdido hasta el sentido común.
12/06/10 2:48 PM
  
silvia
ANIMALISMO

POR QUE CAE EN LA DUALIDAD DE "UN NIÑO" O "UN PERRO?
AMBAS SON VIDAS Y RECORDANDO AL TALMUD QUE DICE: "UNA VIDA VALE TODAS LAS VIDAS" CREO QUE SU RAZONAMIENTO NO SE AJUSTA A LA REALIDAD. NO JUZGUEMOS DURAMENTE A LOS QUE AMAN A LOS ANIMALES, YA QUE ELLOS NOS DAN LO MEJOR DE SI MISMOS SIN PEDIR NADA A CAMBIO Y RECIBIENDO MUCHAS VECES MUERTES "PERMITIDAS" PARA EL AVANCE DE LA CIENCIA, COMO SI ESO JUSTIFICARA SU INMOLACION. A NO DIRIGIR LOS CAÑONES AL SITIO EQUIVOCADO!!!!!
13/06/10 4:36 AM
  
NN
jajajja que sofisma,y¿ cuanta gente con hambre se alimentaria si dejaramos de consumir carne? Que HIPOCRESIA MORAL...
06/03/11 5:55 PM
  
LANGEN
Algunos de los miembros de este foro bien podrían abstenerse de contravenir uno de los consejos de la Biblia ("no juzgues y no serás juzgado"), tan cristianos que son; haciéndolo así se harían un favor a sí mismos y evitarían también contravenir los mandatos de la lógica. Veamos el disparate: yo puedo gastarme mi dinero, honradamente ganado, en un gran televisor de plasma, un viaje de placer, un vino caro, en coquetería de diversas clases y en general en cualquier capricho, incluyendo las carnes y viandas más lujosas o una entrada para los toros, y ni al más inquisidor de los moralistas se le ocurrirá reprocharme que no me gaste "ese" dinero en "ayudar a los pobres". Pero si resulta que decido destinarlo a ayudar a las protectoras de animales, o al "mimo" de mi mascota comprándole diversas bagatelas, entonces se produce un extraño fenómeno psicológico en algunas personas: se indignan, creyéndose con derecho a darme lecciones morales (lo que por su parte sí es una perversión del conocimiento ético)y, más todavía, incurren en la más absurda y falsa de las lógicas: creer que el bienestar de los animales se contrapone siempre al bienestar de los seres humanos, y que procurar el bien de aquellos, es descuidar y despreciar a estos, "necesariamente". Una reacción ridícula, falaz, cuyo origen se encuentra únicamente en la vanidad del ser humano, en el antropomorfismo de una idea que han heredado y que jamás cuestionarán, en su profunda ignorancia al asumir que somos los reyes de la creación y los únicos cuya vida vale algo.
18/01/12 8:30 PM
  
florencia
De acuerdo en que el caso planteado en el artículo sea excesivo...pero de ahi a contraponer el amor a los animales con el amor a las personas...Acaso no amaba San Francisco profundamente a hombres y animales...y NO digo que sean iguales, eso no está en discusión...el amor cristiano debe abarcarlo todo, toda la creación...
En las vergonzosas corridas de toro puede darnos pena los daños al torero, pero es un daño que el mismo se ha procurado en total libertad, haciendo uso de su inteligencia...no ocurre lo mismo con el pobre animal que ha sido llevado alli para servir de diversion y burla...
Para los que se llaman cristianos..¿no es el ser humano "hermano mayor" de los demás seres creados por Dios? no le debe un poco de amor o al menos respeto?..y por último, sin caer en extremos ridículos...no puedo yo amar y ayudar a un animal porque eso me implica no amar y ayudar a un ser humano? muchos usan el nombre de cristianos y no sienten la mas minima conmiseración por el sufrimiento de seres inocentes que son humillados y torturados ...sólo porque no son humanos..
08/06/12 4:22 AM
  
Maria Eugenia Rodriguez Lopez
soy de San Jose Costa Rica...yo como muchos amo los animales,tengo gatos y perros y siempre trato de darles una vuena calidad de vida y si veo algun animal en riesgo lo ayudo, pero tambien amo a mi projimo y lo que puedo ayudar en la necesidad de algun ser humano no lo dudo, siempre y cuando la ocasion lo amerite porque tambien DIOS nos a dado discernimiento para actuar y conducirnos en la vida, el creo los cielos y la tierra y nos puso como mayordomos y todos sabemos que es ser un mayordomo ,el que cuida las cosas de su SEÑOR.

_____

Me parece una actitud excelente la suya.
10/08/13 5:55 PM
  
Débora
Se imaginan a la madre Teresa de Calcuta dando su vida por los animales en vez de por los pobres. Lo que se aclara es no caer en extremismos si alguien protege un perro me imagino que con mucha más razón protegera a un ser humano en desgracia. El hombre que se muere de hambre tiene derecho dado por Dios de alimentarse de los animales, lo cual no le da derecho de no cuidar el medio ambiente produciendo desastres en la Creación de nuestro Creador donde todos tenemos nuestra hora final ya señalada por nuestro Dios. Si no pudieramos aliemntarnos de carne tampoco deberíamos de vegetales, es un absurdo basado en el desconocimiento de la palabra de Dios. Por cierto los animales no van al cielo, no lo digo yo....sino nuestro Creador.
13/11/13 4:19 AM
  
Paula Larraín - Chile
Un ex amigo me envía este artículo sobre el “excesivo” amor a las mascotas.
Me pide mis comentarios, y luego de leer el texto -les pido que lo lean antes de lo que sigue- concluyo en un sentimiento híbrido tejido de rabia y sorpresa; también de lástima y condolencia, hacia quien lo escribe ¡un sacerdote! y hacia quienes comparten la idea, ante todo, de que el amor puede “derrocharse” como si fuera un recurso extinguible, como si habláramos del petróleo, del agua u otros. En mi formación y experiencia, el amor ha sido siempre el mejor de los recursos inagotables.
Por otra parte, si bien la realidad económica del mundo resulta en muchos casos angustiante, y nos deja impotentes y sensibles frente a tanta pobreza extrema, a mi juicio la forma de ayudar consiste en premunirse de acciones de solidaridad efectiva (como muchos hacemos en el anonimato), concretando estas acciones en la medida de lo posible. La solidaridad y la conciencia social no consisten en limitarse a creer hipócritamente que despojarse de todo lo no esencial es la forma correcta de ayudar al prójimo. Tal principio me resulta más bien propio del comunismo: Que todos seamos iguales… de miserables.
Finalmente -y para no alargarme tanto aunque el caso amerita-, me pregunto cómo es posible que alguien considere “moralmente aceptable” la práctica de experimentos con animales, considerando el grado de brutalidad, crueldad e indolencia con que actúa el ‘homo sapiens’ en estos casos, y es cosa de adentrarse en laboratorios como L’Oreal, P&G, Johnson y Johnson, entre muchos otros, para constatar el sufrimiento diario de gatos, conejos y perros que luego mueren por sangrientas heridas provocadas por la utilización de nuevos productos sólo para elaborar una crema antiarrugas o un shampoo… Qué clase de “conmiseración” es aquella, de qué sensibilidad y humanidad estamos hablando.
No puedo más que repudiar el artículo de principio a fin, agregando que la bestialidad del hombre en los distintos ámbitos (científico, político, militar, etc.), superó hace ya tiempo a las bestias, y hoy por hoy donde el mundo se mueve con un horror progresivo, para muchos de nosotros un animal –verdaderamente inocente y carente de toda maldad- tiene en ocasiones mayor valor que el del propio ser humano que se jacta de ser racional, aunque su pensamiento y acción sólo esconden egoísmo, avaricia, resentimiento y maldad

______

Lamento decirle que usted no ha entendido nada del artículo
29/09/14 12:04 AM
  
Alfonso Mallén
Querer a a un animal no significa malquerer al hombre, pienso que es todo lo contrario. Grandes científicos como Einstein han sido y son vegetarianos, extendiendo su compasión y humanidad a todo ser vivo. La fidelidad y amor de un can por su familia humana debería ser ejemplo para el ser racional. El derroche del dinero está en la compra de armas, y no en el cuidado caritativo de animales.
06/12/14 6:48 PM
  
Bertha
EL HECHO DE AMAR A UN ANIMAL Y DARLE UNA VIDA BUENA NO ES MALO A LOS OJOS DE DIOS, EL MISMO NOS MANDA QUERERLOS Y PROTEGERLOS, ELLOS SON SERES QUE DEPENDEN DE NOSOTROS. LAS PERSONAS ME HA DECEPCIONADO TANTO Y ME SIGUE DECEPCIONANDO CADA DIA MAS CON SU FALTA DE RESPETO A TODO, NUESTRO PLANETA, A LA VIDA DE LAS PERSONAS, A NUESTROS NATIVOS ASESINADOS PARA QUITARLES SUS TIERRAS, Y A TODA LA HERMOSA CREACION QUE DIOS NOS DIO GRATUITAMENTE TAN SOLO PARA VIVIR Y DISFRUTAR DE ELLO, EL COMPROMISO SOLO AMARLA, CUIDARLA Y COMPARTIRLA. GHANDI DECIA: ·YO CALIFICO A UNA PERSONA, CUANDO VEO COMO TRATA A UN ANIMAL"
11/12/14 4:48 PM
  
Antonio
No podría imaginar a Jesús admirando a un torero que hace sufrir y termina quitando una vida por dinero.
Isaias escribió algo muy bonito de lo que le gustaría seguir viviendo para ver cómo todos los animales vivían en paz y armonía.
Son maneras de entender las escrituras según a cada cual conviene.
Pero claro está que la Biblia es totalmente contraria a la tauromaquia al abandono de animales al sufrimiento de seres vivos causados por el hombre ya que también la biblia dice que los animales son NUESTROS HERMANOS.
No más excusas para tratarlos mal ya que actualmente se ve lejano lo que Isaias predecía y aún nos necesitan. Se puede ser bueno con las personas y no por ello dejar de tratar bien a los animales.
11/07/16 9:20 AM
  
Marcelo
Creo que la Iglesia podría enseñar a la gente a no abandonar a los animales, de esta forma no habría necesidad de invertir sumas de dinero en animales abandonados. Por qué buscamos tapar un mal con otro mal, es verdad que hay gente que necesita del dinero que se invierte en animales abandonados pero tampoco está bien dejar animales sufriendo el abandono. Entonces, que la Iglesia enseñe a la gente a no abandonar a los animales, a ser responsables y el dinero podrá ser utilizado para otros fines.
28/07/16 7:02 PM
  
Juanjpo Lopez amor
LANGEN, dices que "puedo gastarme mi dinero, honradamente ganado, en un gran televisor de plasma, un viaje de placer, un vino caro, etc"

No puedo estar de acuerdo.. Eso es tan reprochable o más que tirarlo con las protectoras de animales.

Ambos casos son un desprecio a seres humanos que casi no tienen ni para comer. La sociedad se está brutalizando a pasos agigantados.
01/12/16 10:59 AM
  
Juanjpo Lopez amor
Te decía, Marcelo que tienes toda la razón, pero el problema está antes del abandono. No permitir perros en las casas de las cuidades o al menos educar en no tenerlos, evita el posible problema del abandono. La gente es muy cruel abandonando al perro pero tal vez no tuvieran otra opción económica. Por eso hay que enseñar a la gente a que tener un perro en casa de ciudad no debe ser. Además, como he dichoi antes es gran crueldad para el perro. Basta ver por la calle como son tratados por sus dueños y como les torturan en casa obligándoles a aguantar sus necesidades hasta que les saquemos a la calle. Es despiadado. Perro fuera de las ciudades. Ellos te lo agradecerán.


01/12/16 11:14 AM
  
Juanjpo Lopez amor
Totalmente de acuerdo con Antonio. en no hay que tratar mal a los animales y casi todo lo que dice.
Lo que aquí se denuncia es la enfermedad de creer a los animales iguales a las personas incluso amarlos más que a un ser humano.
La vida de una persona es infinitamente superior a la de una bestia, llámase perro, leon o guepardo (que por cierto son preciosos los dos últimos y muchísimos perros también son muy bonitos).
01/12/16 6:05 PM
  
Janneth Morales
El hombre se enseñoreara de los animales, los animales no son humanos, una mascota es una mascota!!! ubiquemonos, sentido común,
03/03/17 5:53 AM
  
solange
A mi manera de ver la forma en que las personas se comportan con los animales hago mucha referencia con la "Idolatría" ya q es desmedido y absurdo, es parte de lo cual habla la biblia que en los últimos días la humanidad estará confundida. Tantas personas, paises q necesitan ayuda niños desamparados en las calles. Si bien los animales son creacion d dios pero todo tiene su límite y su rango de normalidad, pienso q la idolatría animal cae en una especie de parafilia... NO PODEMOS AMAR A UN ANIMAL SINO AMAMOS A NUESTRO PROJIMO de lo contrario sólo estamos Recrendo el escenario se sodoma y gomorra
05/10/17 4:30 PM
  
solange
Es una locura el amor execivo por los animales no es normal Es una para filia
05/10/17 4:34 PM
  
Adriks
Bueno, una cosa es un animalista que va en contra del maltrato animal y otro, es el animalismo marxista que dice que todos somos animales y que todos tenemos derechos y noseque... " Quiza esos que hablan tanto de derechos humanos, son los que apoyan el aborto libre " Que es muchisimo peor... " y esos paises marxistas, luego se comen hasta los perros como china y korea.. ( Pero bueno... Cada loco a su tema... ) Yo solamente pienso que se tendria de cuidar de los animales y no tratarlos como mercancia, tendrian de pastar al aire libre y tener una vida si por desgracia, algunos tengan de ser sacrificados para alimentar a la población. Y que la gente sea consciente de que es una vida lo que tienen, no es una cebolla que se pudre y ya esta..
28/03/18 1:35 AM
  
Pedro Bustamante
Buenas noches, mi hermana de 53 años tiene un perro y un gato, yo estuve al cuidado de mi madre por tres años y siempre le pedía a mi hermana que viniera a ver a mi madre que ella deseaba la compañía de sus hijas pero siempre me decía que no tenía con quien dejar a sus mascotas, llegó a decirme un dia, que si ella se muriera q serían de sus mascotas, mi madre falleció hace 3 meses y nunca vino mi hermana.
22/10/18 6:03 AM
  
Ángeles
Excelente reflexión, padre Joan Antoni. Bordada. Con datos muy interesantes, que deberían tomar muy en cuenta, sobre todo los progres animalistas, siempre tan en contra de la iglesia católica, respecto a la postura de ésta ante un tema tan controvertido como las corridas de toros. Tal vez si el estado laico del que hoy "disfrutamos" no estuviese tan alejado de la iglesia, hoy los dichosos toros serían sólo un recuerdo. Desde luego que es patológico poner a los animales en el mismo nivel que un ser humano o incluso en niveles superiores, ya que hay quienes dotan a los mismos de cualidades tales como "nobleza", "desinterés", "capacidad de amar", "fidelidad" y tonterías por el estilo, siendo que cualquiera con dos dedos de frente puede llegar a la conclusión de que no son comportamientos voluntarios del animal, dadas las limitaciones de su especie. Por último me parecen muy acertados los comentarios de Juanjo López Amor. Un saludo.
03/11/18 7:09 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.