InfoCatólica / Blog de nuestros lectores / Categoría: Cartas al Director

17.02.10

Carta abierta a Monseñor Omella

Por desgracia empezamos a estar cada vez más acostumbrados a leer todo tipo de críticas a obispos, cardenales, sacerdotes y hasta a algunos Papas en todo tipo de medios de comunicación, ya sean católicos o no.

Debo decir que en un tiempo me parecía incluso constructivo que desde algunos medios católicos se sacara los colores de aquellos que, debiendo defender la Fe del rebaño que deben pastorear, equivocan aparentemente la doctrina, la liturgia, las tradiciones de la Iglesia provocando en ocasiones la confusión del pueblo fiel.

Sin embargo, poco a poco, iba descubriendo que, cuanto más leía críticas y más me forjaba opiniones sobre tal o cual miembro de la jerarquía, más se me iba nutriendo en el corazón una sensación de tristeza, de hastío, de sinsentido. Esa sensación de sabor amargo que tan bien conoce mi alma. El gusto del corazón entristecido por la carga del pecado.

No voy a ser yo quien diga que no se debe opinar o que los medios de comunicación no están legitimados para hacerlo. No voy a ser yo quien diga que se debe ser un borrego clerical, que los curas y sacerdotes siempre tienen razón, que no hay que enseñar al que no sabe ni señalar el error. Lo que pasa es que he ido descubriendo que en el tiempo en el que participaba asiduamente de blogs y foros el espíritu de la soberbia crecía en mí, que la sana crítica que leía y hacía cada vez era más crítica y menos sana. Y sobre todo, que cada día que pasaba, la imagen que se formaba en mi cabeza de cómo debería ser la Iglesia se alejaba más y más de cómo es la Iglesia. Iglesia formada por hombres pero querida y defendida por Dios. Depositaria de la Sabiduría. Único camino de salvación.

Leer más... »

28.01.10

Algo se mueve en Holanda

La abolición en 1964, de la enseñanza religiosa en las escuelas holandesas, ha dado sus frutos: el 41% de la población no sigue ninguna religión, el 58% ignora el significado de la Navidad; y sólo un 7% de católicos son practicantes. Sin embargo, parece que su secularización ha tocado fondo. Si en 1968 no salió ni un solo sacerdote del seminario de Haarlem-Ámsterdam, hoy ya hay 45 seminaristas y se ordenan 15 sacerdotes nuevos cada año. El obispo de Haarlem-Ámsterdam, señala que su escuela católica no puede cubrir todas las demandas de inscripción y cada año cientos de personas reciben el bautismo de adultos.

Además, inmigrantes cristianos están reintroduciendo los crucifijos en las escuelas católicas. Muchos holandeses son reacios a la tolerancia frente al tráfico sexual o las drogas ‘blandas’. Por su parte, el ayuntamiento de Ámsterdam obligará a los prostíbulos a cerrar de cuatro a ocho de la mañana, y prohibirá la prostitución de menores de 23 años, medidas que corroboran que el barrio rojo ya no es lo que era: muchos prostíbulos van siendo sustituidos por locales comerciales.

Pili S. Montalbán

Barcelona

21.01.10

Para entender qué es la dignidad humana, venid a Haití

“Las cosas mejoran, pero las comunicaciones telefónicas siguen siendo complejas". Ayer descargábamos uno de los tres camiones que hemos recibido desde República Dominicana, con colchones, sábanas, suero, tiendas y utensilios de cocina para las personas que estamos acogiendo en Cité Soleil y Martissant, en Puerto Príncipe. En estos dos barrios donde ya trabajábamos hemos creado campamentos de damnificados para atender las necesidades básicas de los niños y sus familias (alimentación, agua, primeros auxilios), a su reagrupación, apoyo psico-social y la organización de tejido comunitario.

Dejé a los demás preparando el material y me fui a dejar a los voluntarios de la Cruz Roja de nuevo a Petion Ville, donde seguimos llevando heridos graves hasta la noche. Nunca había visto en ningún desastre tantos heridos graves. Ésta es la prioridad en Haití ahora, atender los heridos graves, niños, mujeres embarazadas, salvar vidas.
Las calles están tomadas por miles de camiones de ayuda, coches de bomberos, ambulancias, bulldozers. La MINUSTAH es muy visible y la policía, en general, también. La percepción es que, excepto casos aislados, las acciones de emergencia se están llevando a cabo sin problemas de seguridad. Esta tarde ya se ven marines americanos.
El agua se encuentra sin demasiado problema. La gente sólo tiene que romper las tuberías que pasan por la calle y ya está. Lo están haciendo. También se ven muchos camiones cisternas, con colas organizadas.

La comida está peor, pero, aunque hay mucha hambre, se van apañando. Se ayudan entre ellos, y también los Marines están llevando galletes y el PAM (Programa Alimentario Mundial, ndr.) reparte algo que, claro, es insuficiente. Nadie se va a morir de hambre o sed. Sí se están muriendo los heridos graves sin atención. Si llega un camión lleno de comida, la gente se abalanza en un primer momento pero después el reparto suele ser tranquilo. Deberíais ver el ejemplo de solidaridad, orden y apoyo moral que la gente se está dando.

Leer más... »

19.01.10

Revistas, moda y exhibicionismo

Mientras algunos periódicos honran su ideario eliminando los anuncios de contactos sexuales, los gobiernos poco o nada hacen para combatir la prostitución, real o virtual, pero en todo caso, reprobable, en un mundo que hace apología de la igualdad de sexos. Las revistas femeninas no velan por la integridad global de la mujer y se comportan como sus enemigas, al potenciar el exhibicionismo y la explotación visual de la fémina. Sus reportajes, cotilleos y escaparates de moda juegan a ostentar con descaro los atributos femeninos, dando lugar a ese abuso libidinoso no materializado pero sí consumado, que ejercen gustosos ciertos lectores o que marcan tendencias en nuestras adolescentes. Anuncios de semidesnudos ofrecen, inseparables, cuerpos y complementos de moda, ropa interior… y hasta el producto más peregrino recibe de ella un incentivo carnal añadido.

¿Existe la igualdad cuando la mujer es sobre todo, cuerpo? ¿Qué hay de su genio? Las feministas hicieron un flaco favor al anunciar la liberación sexual, cuyo embrión se gestaba en una consentida pornografía. Hoy, en Internet, existe un mercado de carne femenina al abasto de cualquier edad y bolsillo. Imperdonable.

Eva N. Ferraz

Barcelona

12.01.10

Objeción de conciencia, ¿hacia dónde vamos?

Sr Director,

Las ideologías revolucionarias poseen una tan curiosa como calculada teoría sobre el papel de la conciencia en la sociedad. Por principio, hacen una división estanca y pretendidamente infranqueable e inconciliable entre las esferas pública y privada en lo que a la moral o la conciencia se refiere. Así, se distingue, por activa y por pasiva, que hay dos tipos de “morales” o de “conciencias”. Por un lado, existiría la “moral privada”, que, aunque respetada por los poderes públicos, no tiene ni ha de tener ninguna influencia en la vida política y social. Lo que uno, de puertas hacia adentro, piense en términos de moralidad, será siempre legítimo en su fuero interno, y nadie (en teoría) tendrá derecho a coaccionarle… Insisto: de puertas para adentro.

Por otro lado, está la “moral pública”, a la cual me resulta excesivo denominar como tal. Esta “moral” tampoco vendría definida desde fuera, sino desde el interior del sistema: es decir, que emana del Parlamento, que a su vez se supone (que es mucho suponer) que emana del pueblo.

Que emana del pueblo, en primer lugar, es uno de esos paradójicos oasis en el desierto relativista, uno de aquellos dogmas que afloran en el mundo de la no-existencia-de-la-verdad, pero que sin embargo hay que creer con la fe más ciega que se puedan imaginar.

Que emana del pueblo, en segundo lugar, implica que es irrebatible. Hablando en román paladino, y parafraseando un eslogan de cierto programa televisivo: “Lo que España vota, va a misa”.

Leer más... »