2.02.21

La Basílica de la Merced y su importancia clave en la historia de Barcelona según su rector, el P. Fermín Delgado, O. de. M

Foto: Guillem Simón

El P. Fermín Delgado, O. de. M, es el rector de la Basílica de la Merced de Barcelona. En esta entrevista nos habla de su vocación mercedaria y de la importancia que ha tenido la Basílica en la historia de Barcelona.

¿Cómo nace su vocación sacerdotal y religiosa?

Nací en el seno de una familia cristiana en la que ya desde la más tierna infancia era algo natural asistir a Misa los domingos y rezar en casa. Cuando tenía 3 años y acababa de aprender a andar, solía “fugarme” del banco de la iglesia en el que estaban mis padres para correr por los pasillos del templo y acabar al lado de D. Teógenes, el cura, que estaba en el altar celebrando la Misa y me miraba sonriendo. ¡Quién iba a decir que años más tarde iba a ser yo quien hiciera lo que él!… Es posible que por aquel entonces esa actitud e imagen del bueno de D. Teógenes se me quedara grabada en algún rincón de mi alma y aflorara con el paso del tiempo. La semilla que Dios pone en el corazón tarde o temprano germina si es cuidada, y mi familia fue una buena tierra de cultivo. Eso sí, cuando mi padre me “echaba el guante” me llevaba algún cachete en el culo. Reconozco que era muy inquieto.

¿Qué es lo que más le atrajo de la Orden de la Merced?

Yo entré en el seminario mercedario a los 12 años, en Reus, que es la ciudad en donde vivía. Tuve un primo mayor que yo que lo visitó porque pensaba entrar en él, pero al final no lo hizo. No sé por qué, quedó el eco de este hecho dentro de mí y pedí a mis padres conocerlo. Salí tan contento de la visita y del ambiente que en él había, que quise ingresar el septiembre siguiente con el inicio del nuevo curso. Y hasta ahora…. Dios se vale a veces de causas indirectas para llegar a lo más íntimo. En mi caso, inicialmente, me encantó el ambiente de deporte y de estudio del centro que visité; más tarde comienzas a conocer mejor la Orden y valorar otras cosas que acaban seduciéndote más que las iniciales hasta dejar tu vida en ellas. La Orden de la Merced tiene 800 años de una historia riquísima, y su carisma es muy hermoso y actual pues se ocupa de los pobres y los marginados, tal vez del estrato más bajo de estos últimos que son aquellos que ni tienen libertad propia. Por eso me atrajo la Orden de la Merced, así como el ejemplo de muchos buenos frailes que se entregaron a Dios y a los más débiles en cuerpo y alma.

¿De qué manera redimen cautivos hoy en día?

De muchas maneras. Los cautivos siguen existiendo, pero sus grilletes ya no son de hierro colado. Las cadenas de hoy en día son más invisibles, pero posiblemente más sólidas y esclavizadoras que las de antaño: la miseria material y moral (que es la peor), las dependencias modernas, la falta de acceso a educación y a la cultura, la explotación a la que se ven sometidas las personas más débiles, la soledad,…

Los mercedarios intentamos ayudar a estas víctimas a encontrase consigo mismas y a encontrar a Dios, pues una cosa va de la mano de la otra. ¿Cómo lo hacemos?. En primer lugar procurando llevar una vida personal coherente con lo que deberíamos ser y con lo que Dios y la Iglesia esperan de nosotros, con el fin de poder darnos a los demás. Nadie puede ofrecer aquello que no tiene. Y en segundo lugar, intentando llevar la presencia de Cristo en nuestras misiones: países del tercer mundo, parroquias en barrios humildes de las ciudades, como capellanes de prisiones, en nuestros centros de reinserción, en la atención de las familias de los presos, en nuestro apoyo a quienes salen de la cárcel, en nuestros centros de acogida de mujeres explotadas sexualmente y víctimas de este repugnante tráfico humano,…

¿En qué destinos ha estado hasta ahora?

Tras mi ordenación sacerdotal, en 1992, fui destinado a nuestro monasterio de El Puig de Santa María (Valencia). En 1993 me enviaron a Zaragoza, donde me fue encomendada la responsabilidad de ser maestro de postulantes. En 1997 me enviaron a Barcelona donde fui vicario en nuestra parroquia de San Pedro Nolasco. En 1999 fui destinado a Reus como capellán del psiquiátrico de Villablanca, en Vilaseca, y como responsable de la pastoral juvenil y vocacional de mi provincia mercedaria de Aragón. En 2003 fui destinado al Hogar Mercedario situado en el barrio de Valle Hebrón (Barcelona). Aquí se me encomendó la parroquia de la Virgen de Nazaret y las tareas inherentes al Hogar, centro de referencia en la reinserción social de personas que cumplen pena de prisión. En este destino estuve durante 15 años, hasta el año 2018. Este año fui destinado nuevamente a nuestra comunidad de plaza Castilla y se me encomendó el cuidado pastoral de la Basílica de la Merced, hasta hoy…

¿Qué supuso ser nombrado Rector de la Basílica de la Merced?

En primer lugar, un gran honor dado que los mercedarios no regresábamos a nuestra Casa Madre desde 1836; y en segundo lugar una gran responsabilidad, dada la confianza que el Sr. Cardenal ha depositado en la Orden de la Merced y a la que tratamos de responder estando a la altura de lo que se espera de nosotros, y también porque se trata de una iglesia muy importante en esta diócesis al albergar a la Patrona de la ciudad y en la que se fijan muchas miradas, con retos continuos. A veces resulta una sensación algo pesada, pero gracias a la ayuda del Señor, de la Virgen, de mis compañeros mercedarios, de los voluntarios que están cada día ayudándome en esta labor y a la colaboración de la Hermandad de la Merced y de todos los que aman a la Mare de Déu, todo se hace más llevadero. El sostenimiento de la Basílica es mérito de muchas personas que dan lo mejor de sí mismas de manera silenciosa. Aquí no hay espacio para los individualismos.

¿Cuáles son los principales apostolados que se dan en la Basílica?

El primero y el más importante es el inherente a su realidad como Santuario. Ello comporta acoger a los visitantes y peregrinos, cuidar y divulgar la devoción a la Virgen de la Merced (estamos preparando una celebración dedicada a las “Mercès”), celebrar los sacramentos y estar a disposición de quienes los necesitan, mostrarse accesible para quienes deseen algún tipo de ayuda u orientación espiritual,… y preparar con esmero la celebración de las fiestas en honor de la Mare de Déu de la Mercè (el 24 de septiembre), así como otras del calendario mercedario. También podríamos incluir en este apostolado el cuidado de la Basílica como tesoro histórico-artístico, velando por la salud del propio edificio y de todas sus instalaciones. Tenemos como reto en este momento la renovación de todo su sistema eléctrico y la restauración de la cúpula del edificio, como elementos más urgentes.

El segundo, atender a la dimensión de la Basílica como parroquia, con sus horarios de despacho, celebraciones litúrgicas cuidadas, atención pastoral de los feligreses de nuestro barrio, cuidar nuestra relación con las parroquias del arciprestazgo asumiendo las responsabilidades que en este ámbito nos correspondan, …

En tercer lugar, la atención hacia las personas necesitadas de ayuda. La Basílica invierte unos 10.000€ al año en ayudas materiales a las personas y familias pobres. Ayudamos con alimentos dos veces al mes a más de 20 familias, hemos creado un ropero bastante completo, hemos construido una ducha con WC y lavabo para el aseo de las personas sin hogar. Nuestro voluntariado de Cáritas sale cada sábado por la tarde por las calles de la zona para atender a quienes duermen en la calle: charlamos con ellos, nos interesamos por sus problemas, les damos ropa y cena caliente, rezamos con ellos si son personas de fe,… Y ayudamos a algunas personas en sus gastos de farmacia, gas…

También colaboramos en la pastoral penitenciaria con nuestra fundación Obra Mercedaria, que atiende a las personas que cumplen pena de prisión, auxilia a sus familias, a los pobres,… También trata de prevenir la caída en la delincuencia y acompaña a quienes salen de la cárcel para encontrar su lugar en la sociedad y a reencontrase con Dios y consigo mismos. Cada año donamos a la fundación unos 1000€ y colaboramos con ella en la organización de eventos que ayuden a darse a conocer y recaudar fondos. También atendemos y ayudamos a personas que han pasado por el Hogar Mercedario y que siguen necesitando algo de apoyo y ayuda.

De igual manera, tenemos muy presente a las misiones. Nuestra Orden está en los 5 continentes y, concretamente, nuestra provincia mercedaria de Aragón tiene misioneros en Mozambique, Venezuela, Guatemala, El Salvador y Panamá. Colaboramos económicamente con ellos y procuramos que se conozca su entregado trabajo para que quienes lo deseen, colaboren con ellos. Colaboramos con nuestro programa de apadrinamiento infantil gracias al cual muchos niños y jóvenes de Guatemala, Panamá, Mozambique y El Salvador pueden permanecer escolarizados, formarse culturalmente, dominar un oficio o incluso acceder a la universidad. A cambio, sus familias reciben una ayuda alimenticia para que les resulte rentable tener al niño/a en la escuela y no trabajando en la calle.

También desempeñamos un apostolado cultural que trata de abrir las puertas de la Basílica a todas las personas interesadas en el mundo de la cultura. Organizamos conciertos de órgano, de música clásica y coral, tenemos en proyecto un ciclo de conferencias con especialistas de diversos ámbitos. Estamos intentando que surja una coral propia de la Basílica…

Otro Apostolado es el de las peregrinaciones, que es muy importante porque nos permite llegar a muchas personas que tal vez no tengan una relación directa con la Basílica. Todos los años solemos organizar con la ayuda de nuestra agencia, Ruth Travel, dos Peregrinaciones (una de tipo mariano y otra a Tierra Santa o a algún otro santuario de interés) y un viaje al extranjero. Puedo asegurar que es una puerta que facilita mucho el contacto con personas que a veces viven de espaldas a la Iglesia por prejuicios que desaparecen cuando nos conocen más a fondo. Pienso que es algo que ninguna parroquia debería desestimar. En estos tiempos hay que aprovechar todas las vías a nuestro alcance para evangelizar y los viajes y las Peregrinaciones son un medio sorprendente. Incluso el mismo sacerdote es evangelizado por las personas que le acompañan y que con frecuencia le sorprenden positivamente. El mundo de los viajes permite incluso originar amistades que duran toda la vida y propician auténticas conversiones.

La Basílica, aunque importante queda fuera a veces de las rutas turísticas….

Efectivamente, la Basílica de la Mercè quedaba en las rutas turísticas de la ciudad como un elemento de segunda fila; como algo que se visitaba si sobraba tiempo o como último elemento de la ruta del gótico dada su situación en la ciudad, algo alejada de lo más céntrico de la ciudad.

Queremos que esto cambie y por ello hemos invertido medios y esfuerzos para adecentar la Basílica por dentro, de manera que pueda mostrar todo su esplendor. Hemos impreso nuevos folletos turísticos en diferentes lenguas. Hemos llegado a un acuerdo con una empresa turística para ofrecer visitas guiadas por profesionales perfectamente formados, algunas de las cuales son nocturnas y culminan con una audición de órgano.

También hemos mejorado nuestros cauces de comunicación y llegan a más personas las noticias de los eventos culturales celebrados en la Basílica, que procura abrir sus puertas a todos los barceloneses.

Por desgracia, muchos de estos planes están en situación de “pausa” hasta que termine la pandemia. Esperamos que entre todos podamos superar esta situación de crisis y volver a dar vida a la ciudad y nuestra basilica con nuestra oferta turística, que es de calidad.

Por Javier Navascués

9 comentarios

  
Mercedario
Muchas gracias por visibilizar a nuestra Orden, y gracias al P. Fermín por haberlo presentado tan bien. Que vivamos fielmente la vocación recibida de Dios a través de Nuestra Madre de la Merced y transmitida por nuestros Santos y antepasados.
02/02/21 1:00 PM
  
GLORIA CASACUBERTA
excelente reportaje ,una entrevista real y autentica

Claro que acabaremos llenando la Basilica¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
02/02/21 8:59 PM
  
Gonçal Pellicena
Muchas gracias por el reportaje. Una gran persona y un gran sacerdote el Padre Fermín!
02/02/21 10:27 PM
  
Joan Luque
Las siglas de la Orden de la Merced son OdM. OM es de la Orden de los Minimos
02/02/21 10:31 PM
  
Claudio
Así debieran ser nuestros obispos diocesanos y cardenales.
Gracias, padre Fermín, por su testimonio.
02/02/21 11:15 PM
  
David
Hay que reconocer que con la llegada del P. Fermín, la Basílica está esplendorosa: limpieza, iluminación, amplio horario de apertura, seguridad... Da gusto visitar a nuestra Patrona. Es sorprendente la cantidad de iniciativas pastorales (en cada visita descubres una nueva!). Profundamente agradecido, reciba mi más sentida enhorabuena y mi oración
03/02/21 12:13 AM
  
Scintilla
Digno ejemplo de su orden, que aquí en Mallorca también es un primor por su cuidado del culto a Dios y el de los más necesitados en el cuerpo y el espíritu.
03/02/21 8:51 AM
  
etherland

Pues si ya no es metal lo que atenaza manos y tobillos, ya no son cautivos ...

En lugar del ejercicio de la "neolengua" que consistía en destruir palabras para aminorar lenguajes, pensamientos y conceptos, ahora habrá que hacer todo lo contrario; crear otras para nuevas realidades.

En el mismo párrafo, hay cuestiones que serán más o menos discutibles, pero yo no me creo NADA lo que comenta del difícil acceso a la cultura y educación. Desconfío siempre de novedades pero hay cosas que sí han pasado al sumidero de la historia y ese discurso lo es.

Y es que en la era de la democracia de la cultura, donde cualquier libro o partitura (clásica, moderna) está al alcance de un click; en el tiempo de la universalidad de las comunicaciones, cuando ya existen más smartphones que personas, esa afirmación es del todo incorrecta.

Más aún, solo hace falta darse una vuelta por el mundo (ya real, ya virtual) para darse cuenta que en la actualidad la ignorancia ya no es un pecado, sino que muchas veces es deseada y hasta glosada. Hoy quien es ignorante los es por propia voluntad.

Que la ignorancia se convierta en fuerza si sería otro peligro,
03/02/21 2:10 PM
  
Padre Carlos Yepes
Una basilica muy linda y con mucha historia para visityar en Barcelona , por suerte tuve la suerte de visitarle y quedarme un rato a orar.



padrecarlosyepes.com
07/02/21 10:42 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

30.01.21

El arte sacro del Museo del Prado correspondiente al nefasto Siglo de las Luces y la Ilustracción

De nuevo regresamos al Museo del Prado, en este viaje virtual pero sumamente interesante, conducidos de la mano de Fernando Álvarez Maruri. Imaginariamente, retrocedemos en el calendario hasta al siglo XVIII, el llamado Siglo de las Luces, el tiempo de la Ilustración, un siglo ciertamente nefasto, pero pero vamos a hablar del arte sacro de esa época.

¿Qué características tiene este período artístico en España?

A esta tercera entrega sobre el arte sacro del Museo del Prado he decidido darle un enfoque algo diferente; además de obras españolas, incluiré también otras de escuela italiana, francesa y alemana. Tras la guerra de sucesión, una nueva dinastía ocupa el trono español. Junto a los primeros reyes borbones, llegará a nuestro país un nutrido grupo de arquitectos, pintores y escultores, originarios de Francia, Italia o incluso de Bohemia. En la España del siglo XVIII, la pintura de temática religiosa pierde protagonismo, pasa a un segundo plano. Aunque encontramos algunos trabajos meritorios, los artistas españoles de este período no consiguieron alcanzar las cotas de perfección y de originalidad de los pintores del siglo anterior; las míticas figuras de Velázquez, Murillo, Zurbarán, Ribera o Alonso Cano, pesaban demasiado, les hacían sombra, de ahí que la crítica valoró más sus trabajos profanos. En el ambiente cortesano, un tanto afrancesado tras la instauración de la dinastía borbónica, la nobleza y la realeza contratan los servicios de los retratistas más prestigiosos para ser efigiados y pasar así a la posteridad.

El género del retrato adquirió una gran importancia, al igual que la pintura de bodegón; el pintor más famoso de naturalezas muertas fue Luis Egidio Meléndez, de quien el Prado posee una numerosísima colección de óleos. También son dignas de mención las escenas costumbristas, como las que pintara Antonio Carnicero o Luis Paret y Alcázar; a este último se le considera el maestro por excelencia del estilo rococó, que lleva la sofisticada estética barroca hasta sus últimas consecuencias. En esta relación de pintores no debemos olvidar los nombres de Mariano Salvador Maella, Miguel Jacinto Meléndez, Acisclo Antonio Palomino, Antonio González Velázquez, José del Castillo o los hermanos Francisco y Ramón Bayeu, cuñados de Goya, y de los que la pinacoteca conserva numerosos bocetos que les sirvieron de modelillo para ejecutar pinturas al fresco. José Camarón destacó por sus obras de carácter galante, que nos transportan a un mundo irreal, con delicadas damas y espléndidos jardines. De gran interés documental para conocer el Madrid dieciochesco son los trabajos de Ginés Andrés de Aguirre; algunos de estos lienzos se encuentran en depósito en el Museo de Historia de Madrid.

Francisco de Goya es, junto con Velázquez y Murillo, uno de nuestros pintores más universales, cuya fama ha traspasado fronteras. Fue un artista polifacético y tocó los más diversos temas, sin olvidar su faceta de grabador. Me gustaría que comentase alguna de sus obras de temática religiosa.

El Museo del Prado conserva más de ciento treinta cuadros de este aragonés universal. Se trata de uno de los artistas mejor representados en la pinacoteca y de los que más atraen la atención del publico; encontramos sus lienzos distribuidos entre la planta baja, principal y segunda. Sin embargo, las obras de temática religiosa no llegan ni siquiera a diez. Algunos de estos cuadros han sido adquiridos por el museo recientemente, para que el visitante conozca también esta faceta de Goya, intentando así rellenar las lagunas existentes. De entre sus pinturas sacras escojo, sin ningún género de dudas, su célebre Cristo Crucificado, fechado en 1780; inicialmente, el óleo fue destinado al Convento de San Francisco el Grande. En este templo madrileño, cuya decoración contó con el mecenazgo del rey Carlos III, también dejaron su huella Francisco Bayeu, Mariano Salvador Maella, José del Castillo y Gregorio Ferro. El propio Goya se encargó de decorar una de las capillas laterales dedicada a la advocación de San Bernardino de Siena. El artista aragonés presentó su Cristo Crucificado a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid; consiguió así su propósito: convertirse en académico de mérito, gracias a lo cual se dio a conocer en la alta sociedad madrileña y obtuvo un mayor número de encargos. A este Crucificado, salido de los pinceles del genial aragonés, se le ha comparado inevitablemente con el Cristo de Velázquez, que comenté en la anterior entrega dedicada al barroco español. Al igual que el maestro sevillano, Goya recurre a un fondo oscuro y neutro para conseguir que destaque la figura del Salvador, intensamente iluminada.

También, como Velázquez, sigue la tradición de presentar al Señor clavado con cuatro clavos y con los pies apoyados en un supedáneo. Igualmente se reproduce el letrero, escrito en tres lenguas, en el que de forma burlesca se identifica al Nazareno con el Rey de los judíos. Sin embargo, en el tratamiento de la figura cristífera sigue a pie juntillas los principios del neoclasicismo; para poder ser admitido en la Real Academia debía seguir las normas imperantes en aquel momento. Es evidente que el aspirante a académico se inspiro en los trabajos del mismo tema que pintaron Anton Raphael Meng y su cuñado Francisco Bayeu. Al aragonés no le interesa presentarnos un Cristo doliente, sanguinolento, en el que queden patentes las huellas de la tortura y los ultrajes que sufrió durante la pasión; apenas aparecen unas gotas de sangre en la zona de la corona de espinas, en las manos clavadas al travesaño de la cruz y en los pies. Se nos muestra un cuerpo resplandeciente, con una anatomía de formas suaves y difuminadas, un desnudo masculino equilibrado, siguiendo los cánones del academicismo que defiende la búsqueda de la belleza como fin último del arte. Mientras que el Cristo de Velázquez es un cadáver silencioso y sobrecogedor, Goya representa al Señor en sus últimos instantes de agonía, elevando la mirada al cielo y dirigiéndose al Padre, aceptando su destino con mansedumbre. La cabeza del Cristo goyesco está ejecutada con una pincelada suelta y de trazos vibrantes; en ella se concentra todo el dramatismo de la escena. El cuerpo del Nazareno describe una ligera inclinación, con la cadera ladeada y la pierna derecha adelantada, evitándose así la frontalidad y la rigidez. El aragonés renuncia expresamente a los recursos del barroco, al movimiento forzado y al dramatismo escénico. Desde el punto de vista técnico, Goya muestra su destreza a la hora de utilizar veladuras, transparencias y la gradación de las sombras. En definitiva, nos encontramos ante una obra maestra de la pintura neoclásica.

¿Podría comentarnos la obra de algún otro pintor español del siglo XVIII que sea digna de mención?

Hacia 1781, Mariano Salvador Maella pintó un espléndido boceto en el que se representaba a la Inmaculada Concepción. Le sirvió de modelo para realizar un lienzo de grandes dimensiones que preside la capilla de San Antonio de Padua, también conocida como de la Inmaculada, en la madrileña iglesia de San Francisco el Grande. Este pintor, de origen valenciano, evolucionó en su lenguaje artístico. Inicialmente se inspiró en los trabajos del barroco tardío, tan del gusto italiano, para posteriormente beber de las fuentes del neoclasicismo, cuyo máximo representante en España fue el pintor bohemio Anton Raphael Meng. En la composición de este lienzo, Maella sigue los esquemas tradicionales del barroco español. Las figuras sacras describen complejos movimientos, empleándose con profusión la línea diagonal. Se pretende asombrar al espectador, utilizándose para ello toda clase de recursos efectistas. Se entremezclan con gran acierto los tonos cálidos y las gamas frías, recurriendo a una rica paleta de color, con sutiles matices cromáticos. Un abigarrado conjunto de ángeles flotan en el espacio, envueltos en una luz celestial, rodeados de nubes. En este modelillo, de marcada verticalidad, el pintor ha establecido tres zonas, interrelacionadas entre sí.

En las alturas celestiales, con una iluminación intensa, envolvente y dorada, se nos presenta la figura de Dios Padre, transportado por ángeles de formas estilizadas, marcando un atrevido escorzo. La Primera Persona de la Santísima Trinidad dirige su amorosa mirada hacia María, a la que ha librado de la pesada carga que supone el pecado original; ha sido elegida para albergar en su seno al Hijo de Dios. En la zona central de la composición, surge la figura de la Virgen, que eleva su mirada hacia los cielos y cruza sus delicadas manos junto al corazón, aceptando la voluntad de su Creador; viste túnica blanca y un vaporoso manto azul, movido por el viento, signo de su eterna pureza. En la parte baja, una legión de ángeles, adoptan posturas zigzagueantes y portan los símbolos relacionados con la Inmaculada Concepción: la palma, el ramo de lirios, las rosas… Debajo de los cielos se representa una parte de la esfera terráquea, sobre la que repta una serpiente, describiendo movimientos sinuosos, sujetando entre sus dientes el fruto del pecado. El Mal ha sido vencido y el Mesías redimirá a la humanidad, encarnándose en el vientre de María. Sería muy aconsejable que el lector complementase su visita al Museo del Prado con otra a la Basílica de San Francisco el Grande; de esta forma podría admirar, en la capilla de San Antonio, la obra terminada y definitiva. En este lienzo de grandes dimensiones las figuras fueron diseñadas con una gran perfección y detallismo, como lo ordenaban los presupuestos del neoclasicismo; en el boceto, por el contrario, la factura es mucho más suelta.

El rococó, anterior al neoclasicismo, también fue un estilo muy representativo del siglo XVIII; pensemos en aquellas damas y caballeros con pelucas empolvadas y vestidos con trajes ricamente bordados. ¿Encontramos en el Museo del Prado alguna obra rococó, de temática religiosa, digna de ser comentada?

Mencionaré dos lienzos del italiano Jacopo Amigoni, que en realidad forman parte de la misma serie de pintura. En estos óleos, fechados hacia 1749, el pintor reproduce dos escenas de la vida del Patriarca José, recogida en el Génesis. Motivo de orgullo para el Museo del Prado son sus magníficas y numerosas series de pintura; en diferentes cuadros se representan distintos pasajes de una historia. Amigoni formó parte de la escuela veneciana del siglo XVIII, convirtiéndose en un embajador del estilo rococó. Ejerció como pintor en Baviera e Inglaterra y terminó sus días en Madrid; fue pintor de cámara en la corte de Fernando VI y trabajó en los reales sitios. José en el Palacio del Faraón y La copa en el saco de Benjamín, son dos pinturas destinadas a decorar la Sala de Conversación del Palacio de Aranjuez; desde 1748, en esta estancia se instaló el Comedor de Gala. Posiblemente Amigoni, al pintar estos lienzos de temática bíblica, pretendía referirse a las virtudes que deben adornar la vida de todo gobernante. Este relato de Antiguo Testamento es realmente conmovedor, toca nuestra fibra más sensible porque en él se nos alecciona sobre el amor fraterno y el perdón. José fue uno de los doce hijos del patriarca Jacob. En el lienzo titulado José en el Palacio del Faraón, Amigoni, reproduce el pasaje bíblico en el que el Faraón reviste de poderes al joven hebreo. En la lejanía, contemplamos una población envuelta en brumas, de formas difusas; la presencia de palmeras añade al paisaje un toque de exotismo. Las arquitecturas que aparecen en la composición, por el contrario, son de inspiración clásica. El autor demuestra un total desconocimiento de cómo eran las construcciones egipcias en los tiempos bíblicos; debemos tener en cuenta que los descubrimientos arqueológicos sobre el antiguo Egipto no comenzaron hasta finales del siglo XVIII.

Los numerosos personajes de la escena aparecen vestidos como lo hacían los mandatarios venecianos del Siglo de las Luces; evidentemente, los antiguos egipcios utilizaban una indumentaria confeccionada con tejidos y hechuras completamente diferentes. El faraón, uno de los indiscutibles protagonistas de la escena, luce una esplendida capa bordada, rematada con un cuello de armiño, símbolo de la realeza. Cubre su cabeza con un turbante, adornado con perlas y piedras preciosas; también porta una corona de oro. Aparece colocándole un medallón al joven hebreo, de rubia y ondulada cabellera; éste le mira respetuosamente, expresando así el agradecimiento por la confianza que ha depositado en él. El resto de personajes nos recuerdan a los figurantes de una representación teatral; adoptan posturas un tanto forzadas y grandilocuentes. En La copa en el saco de Benjamín, Amigoni recurre a un esquema compositivo muy similar. En el plano medio encontramos una gran arcada, con columnas y pilastras de gusto neoclásico. Al fondo contemplamos un puente de piedra, de formas abocetadas y un cielo plagado de nubes. Presidiendo la escena, vemos la imagen de Benjamín, llorando amargamente; misteriosamente ha aparecido una copa de plata en su saco de trigo. El más pequeño de la estirpe no había sustraído aquel objeto y sin embargo todas las pruebas apuntan en su contra. A la derecha se distribuyen los funcionarios, con turbantes y llamativas vestiduras; uno de ellos sostiene la copa, objeto de la polémica. En la zona izquierda, los hermanos de Benjamín se muestran profundamente afligidos; dos de ellos se arrodillan implorando perdón; no pueden aceptar que su anciano padre pierda a otro de sus hijos. Finalmente, José les da a conocer su verdadera identidad. Tan solo intentó ponerlos a prueba para comprobar si su arrepentimiento era sincero. Se trata de un cuadro inacabado; la muerte le sorprendió al artista cuando lo estaba ejecutando. Este es el motivo por el que los rostros de algunos personajes aparezcan inconclusos. En ambos lienzos, el pintor italiano muestra sus excepcionales dotes para reproducir escenarios suntuosos, con espléndidas arquitecturas y lujosas vestimentas. Las escenas aparecen intensamente iluminadas. Amigoni emplea una pincelada suelta y alargada. Escoge la gama de colores fríos, los tonos pastel, tan del gusto del rococó.

Durante el siglo XVIII, Italia va a seguir siendo un lugar de peregrinación para los artistas. ¿Podría usted citar la obra de algún otro pintor del barroco italiano tardío?

Sebastiano Conca es uno de los más sobresalientes artistas del barroco dieciochesco italiano. El museo del Prado apenas cuenta con cuatro obras de su autoría, una de ellas atribuida. Fue discípulo de Francesco de Solimena; ejerció su actividad artística en Roma, en donde adquirió merecida fama. Para esta ocasión he escogido un lienzo titulado La idolatría de Salomón, fechado hacia 1750 y que procede el Palacio Real de Aranjuez. En realidad, se trata de un boceto muy elaborado para realizar a posteriori una obra de mayores dimensiones. En el Primer Libro de los Reyes del Antiguo Testamento se nos narra la historia de Salomón, hijo del rey David, que a la muerte de su padre heredó el reino de Israel. El Señor le concedió el don de la sabiduría para que gobernara a su pueblo con rectitud y justicia. Fue este soberano quien construyó el primer templo de Jerusalén, que asombraba a cuantos lo visitaban por su belleza y grandiosidad arquitectónica. Contrajo matrimonio con una de las hijas del faraón de Egipto y también se casó con diversas mujeres extranjeras. Vivió rodeado de lujos y se entregó a las pasiones mundanas; paulatinamente, se fue alejando de Dios y cayó en la idolatría. Tras su muerte, el país se dividió en los reinos de Israel y Judá. En la obra que nos ocupa, se representan dos escenas distintas pero complementarias; en ellas se hace alusión al gravísimo pecado de idolatría cometido por el soberano de Israel. En este cuadro, Conca construye una perspectiva monumental, diseñando un marco arquitectónico grandioso. Al fondo contemplamos un elegante ábside, de líneas clásicas. En este escenario tan solemne se distribuyen columnas de diversos estilos, estatuas de gusto clásico y espléndidos cortinones de color verde.

Carecemos de la información suficiente para poder conocer los detalles descriptivos de la composición; nos movemos en el terreno de la especulación. Algunos autores han supuesto que al fondo de la escena se representa una ceremonia de ofrenda a Minerva, diosa de la sabiduría; junto a la estatua dorada de la deidad pagana se distribuyen, formando un círculo, las sacerdotisas que participan en este ritual pagano. En primer plano, en la zona central y junto al altar de las ofrendas, surge la monumental figura del rey Salomón, protagonista indiscutible de esta historia bíblica. Se le representa como un hombre maduro, de poblada barba, coronado y elegantemente vestido; se cubre con una capa de armiño, una de las pieles más caras que existen. Utiliza un incensario para rendir pleitesía a una estatua de mármol que tal vez represente a la diosa Diana. Aparece rodeado de siete mujeres que también participan en la ceremonia; tres de ellas tocan instrumentos musicales. Los personajes de la escena, como si fueran actores encima de un escenario, comunican sus sentimientos y emociones por medio del lenguaje gestual, moviendo sus manos y a través de sus miradas. El artista emplea un colorido intenso y luminoso, dentro de una composición de marcado dinamismo.

De entre los pintores italianos que trabajaron para la corte española, siento una especial predilección por la figura de Corrado Giaquinto, que decoró algunos de los techos del nuevo Palacio Real de Madrid; me viene a la memoria la espléndida cúpula de la Capilla Real. ¿Conserva el Prado alguna pintura de su autoría?

El Museo del Prado tiene registrados en su inventario veinticinco cuadros de este insigne pintor. Predominan las obras de temática religiosa, aunque también encontramos algún ejemplo de pintura alegórica y mitológica, además de un par de paisajes. He escogido un lienzo titulado La Flagelación de Cristo, fechado hacia 1754. Forma parte de un conjunto de ocho óleos en los que se escenifica la Pasión del Señor. En esta serie pictórica se representan también La Oración en el Huerto, La Coronación de espinas, Cristo ante Pilatos en el pretorio, Cristo camino del Calvario, El Descendimiento, La Santa Faz y La Santísima Trinidad. Su destino final iba a ser decorar el Oratorio del Rey, en el madrileño Palacio del Buen Retiro. Este complejo palaciego, mandado construir para Felipe IV en el siglo XVII por su valido el Conde Duque de Olivares, fue parcialmente destruido por las tropas napoleónicas; tan solo han llegado hasta nuestros días el Salón de Reinos, en el que estuvo instalado el Museo del Ejército, y el Casón del Buen Retiro. Ambas construcciones forman parte de lo que ha sido bautizado como el Campus del Prado. El Casón, que hasta su última remodelación albergó la colección de pintura del siglo XIX, se ha convertido en el centro de estudios de esta institución.

El antiguo Salón de Reinos va a ser remodelado para exponer una parte de los fondos del Prado, que por falta de espacio se custodian en los almacenes. Tras fallecer Jacopo Amigoni, Giaquinto se desplazó desde Italia a Madrid para continuar con el proyecto decorativo de los Reales Sitios. Está considerado como la figura más señera del rococó romano de la primera mitad del siglo XVIII. La fama que le precedía le facilitó el acceso a altos cargos, convirtiéndose en el director general de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y pintor de cámara. Cuando visitamos el Palacio Real de Oriente, quedamos fascinados al admirar las espléndidas bóvedas de Giaquinto, decoradas con la técnica de la pintura al fresco. En el lienzo que vamos a comentar se reproduce uno de los episodios más cruentos de la Pasión del Señor. Poncio Pilato no consiguió aplacar la ira del populacho, que exigían la crucifixión del Mesías. Aquella chusma cruel prefirió que se liberara a Barrabás, un criminal convicto y confeso, antes que se amnistiara al Nazareno. El gobernador tomó entonces una decisión drástica con el fin de acallar a la multitud: lo mandó azotar, con la intención de que se considerase un castigo lo suficientemente severo y conmover así a sus acusadores; por ese motivo, la sentencia se ejecutó dentro de las dependencias del tribunal. La arquitectura que aparece en la escena se nos antoja de una austeridad extrema. Como decorado de fondo, el pintor diseña una inmensa estancia revestida de piedra gris, posiblemente se trate de un patio; se prescinde de cualquier elemento ornamental para crear una atmósfera inquietante y claustrofóbica.

La luz cenital incide sobre las oquedades de las rocas, produciendo marcados contrastes lumínicos y sombras alargadas que recorren las frías paredes. Sobre una plataforma pétrea descansa la pequeña columna en la que se ató a Cristo. En un segundo plano y en penumbra, aparecen dos soldados de brillantes armaduras y un tercer personaje vestido con una túnica. El artista concentra la iluminación en la figura de Cristo y los dos sayones. Los verdugos, de piel oscura, adoptan posturas un tanto forzadas; sus fornidos cuerpos describen atrevidos escorzos. Las prendas con las que se cubren son la única nota de color de la escena, flotan en el aire, al igual que sus cabellos, y forman pliegues muy marcados. Los sayones mueven violentamente las ramas que les sirven de instrumentos de tortura. En el centro de la composición, contemplamos a Jesús derrumbándose, maniatado, apoyando una de sus rodillas sobre un peldaño; inclina mansamente la cabeza, iluminada por un nimbo de luz, mientras baja la mirada, aceptando de buen grado el sufrimiento que le estaban infligiendo. El tono de piel de nuestro Salvador es de una blancura intensa, sobrecogedora, apenas se distingue del paño de pureza. El cuerpo del Nazareno ilumina aquella sombría estancia. A pesar de las crueles vejaciones que soportaba, en estas circunstancias tan dramáticas, Cristo se nos presenta como la Luz del Mundo. Para poder contemplar esta magnífica composición, debemos acudir a la madrileña iglesia de San Ginés, sita en la calle Arenal, donde se custodia en calidad de depósito del Museo del Prado.

-Entre las casi ocho mil pinturas que atesora el Museo del Prado, seguramente encontraremos tesoros ocultos, cuadros que no se exponen por falta de espacio. ¿Podría usted hacer alusión a alguna de estas obras maestras que el gran público desconoce?

De extraordinaria belleza es el único lienzo que el Museo del Prado conserva de Giovanni Bettino Cignaroli, fechado entre 1759 y 1762. En él se representa a La Virgen con el Niño Jesús y varios santos. Este magnífico pintor ejerció su actividad artística principalmente en su Verona natal, aunque también viajó a Venecia. Su fama traspasó fronteras y comenzó a recibir encargos de distintas cortes europeas. Tampoco debemos olvidar su faceta como tratadista de arte. Fue un firme defensor de los presupuestos del neoclasicismo: se pretendía crear nuevas formas de expresión, en un intento por superar los excesos del barroco, aunque para ello se tuviese que volver la mirada al mundo clásico. Cignaroli apuesta abiertamente por una composición equilibrada y serena, anteponiendo la búsqueda de la belleza a cualquier otro ideal artístico. En el lienzo que nos ocupa, de formato vertical y grandes dimensiones, el artista empleó toda su maestría. Fue un encargo de la reina Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, para la capilla del palacio de Riofrío. La composición se presenta enmarcada dentro de un arco de medio punto, elemento relacionado con las construcciones clásicas. En la lejanía se dibuja el cielo, de un azul intenso, adornado de nubes blancas; con este artificio se crea en el espectador la ilusión de profundidad. En un plano intermedio, encontramos un decorado arquitectónico, elegante y sobrio, diseñado con gran economía de medios. En el fondo surge un suntuoso cortinón de terciopelo verde, que al caer forma pliegues sobre los que incide la luz, creándose así diversos matices tonales.

Como una reminiscencia del barroco, aparece una columna salomónica de orden gigante, de complejas formas helicoidales, que se apoya sobre un alto pedestal, lugar escogido por el autor para estampar su firma. Por último, encontramos un trono, de forma rectangular con una placa de jaspe y ornamentado con una guirnalda pétrea, sobre el que se elevan la Virgen y el Niño. Los personajes de la escena se distribuyen en torno a María y Jesús. Santa Lucía es una bella joven de dorados cabellos, piel nacarada y dulce mirada que porta la palma de su martirio y una bandeja de plata con sus ojos; se recrea en la contemplación mística de la Madre y el Niño. San Lorenzo lleva lujosas vestiduras eclesiásticas, espléndidamente bordadas; con una de sus manos sujeta la palma del martirio, mientras que con la otra señala a un querubín en el que ha fijado su mirada. Los ropajes de Santa Bárbara están confeccionados con espléndidos tejidos, adornados con primorosos bordados; a sus pies encontramos una fortaleza a escala reducida, símbolo que representa a esta santa; establece un diálogo visual con el espectador, para hacerle partícipe de esta experiencia mística, mientras señala al ángel que aparece en la composición. San Antonio, vestido con hábito marrón, concentra su atención en la contemplación del Niño Dios, que le mira con ternura, sujetado por las delicadas manos de la Virgen. En el suelo, tumbado y describiendo una diagonal, encontramos la estilizada figura del ángel, de una belleza sublime; sujeta entres sus brazos a un tierno querubín mientras cruza su mirada con la Madre de Dios. La Virgen, de delicado rostro y resplandeciente hermosura, aparece ataviada con una túnica de un rosa intenso y cubierta con un manto azul ultramar; sostiene en su regazo al Niño Jesús que nos embelesa con su candor infantil.

Otro de los pintores italianos del siglo XVIII que alcanzó gran renombre y fama fue Giambattista Tiepolo. Se le considera el más insigne representante de una saga de artistas; sus hijos Lorenzo y Giovanni Domenico siguieron sus pasos. ¿Podría usted comentarnos alguna de sus obras más respresentativas?

Giambattista Tiepolo fue otro de los artistas venecianos que terminó su carrera en Madrid, al servicio de Corona española. Se especializó en la pintura al fresco, consiguiendo alcanzar las más altas cotas de perfección. Era tan grande su fama, que Carlos III realizó todo tipo de gestiones para que el veneciano, ya de avanzada edad, pintara el fresco del Salón del Trono en el Palacio Real de Madrid; el trabajo que realizó en esta estancia se puede considerar su obra cumbre. Mientras que en los reales sitios encontramos una espléndida muestra de su arte, en el Museo del Prado apenas están inventariados ocho cuadros de este magnífico artista. El óleo seleccionado para ser comentado se titula Estigmatización de San Francisco, datado entre 1767 y 1769. Estaba destinado a formar parte de la decoración del Convento de San Pascual en Aranjuez. Un 14 de septiembre de 1224, en la fiesta de la exaltación de la Santa Cruz, Francisco de Asís se retiró a orar. Era tan grande su fe que vivió una experiencia mística; se le apareció un serafín que le otorgó un don divino: los estigmas o heridas que sufrió Cristo durante su Pasión. De esta forma, aquel humilde monje se identifico plenamente con su Salvador. Al fondo del lienzo se representa un celaje azul, con la presencia de nubes cenicientas que se entremezclan con un paisaje brumoso, en el que predominan los tonos ocres.

A la derecha de la composición encontramos algunos árboles, uno de ellos inclinado en la misma dirección del cuerpo del santo, describiéndose así una diagonal trágica. Tiépolo utiliza los recursos efectistas del barroco veneciano para crear un ambiente dramático. Los personajes principales son el propio San Francisco y el ángel que sostiene su cuerpo. El fundador de la Orden Franciscana aparece sentado sobre una esterilla de esparto. Viste un hábito de tono parduzco, remendado y viejo. En su rostro, de facciones demacradas, iluminado por una luz cenital, se refleja el estado de arrobamiento en que se encuentra, ensimismado con la visión sobrenatural. Sus brazos abiertos son un signo de obediencia, de total entrega a la voluntad del Señor. En lo más elevado del cielo, surge un círculo de luz dorada, dentro del cual contemplamos la cabeza de un pequeño serafín y las alas del mismo. El ángel envía tres haces de luz blanca, apenas perceptibles, que van a taladrar las palmas de las manos y el costado de Francisco; se trata de las mismas heridas que soportó Cristo al ser clavado en la cruz. El ángel, que sujeta el cuerpo del santo para evitar que éste se desplome, es de espléndida factura y gran belleza. Luce una rubia y ondulada cabellera y nos muestra su torso hercúleo. Se viste con un lienzo de tono salmón que flota en el aire, añadiéndose así un mayor dinamismo a la escena. En la zona baja del cuadro, sobre un suelo terroso, encontramos la calavera, símbolo de la fugacidad de la vida, una tosca cruz de madera y un libro piadoso. Tanto el colorido como la distribución de las figuras en el espacio se nos antojan un tanto artificiosos, alejados del naturalismo. Sin embargo, debemos pensar que se está representando una visión de carácter sobrenatural, algo muy distinto a la realidad tangible.

Los hijos de Giambattista Tiepolo también están presentes en el Prado. ¿Podría referirse a alguna de sus obras más importantes?

Como ya ha comentado usted antes, dos de sus hijos, Lorenzo y Giovanni Domenico, continuaron los pasos de su padre, ayudándole en su taller y colaborando estrechamente con el maestro. De Lorenzo Tiepolo, el Prado posee una espléndida colección de retratos, realizados con la técnica del pastel. En cuanto a Giovanni Domenico Tiepolo se refiere, la pinacoteca atesora una espléndida serie de ocho lienzos en los que se representa la Pasión del Señor, fechados en 1772. Al igual que a su padre, podemos encuadrarlo dentro de la escuela barroca veneciana. Estos ocho cuadros se destinaron a decorar el desaparecido convento de San Felipe Neri, que se levantaba en la confluencia entre calle Mayor y la Puerta del Sol de Madrid. Tras la desamortización de Mendizábal, se procedió al derribo de esta construcción religiosa en 1838. Todas las obras de arte que habían sido expropiadas a los templos de Madrid y a las monasterios de las provincias limítrofes pasaron a formar parte del Museo Nacional de Pintura y Escultura, popularmente conocido como Museo de la Trinidad. Finalmente, en 1872, esta institución desapareció y sus fondos se integraron en el Museo Nacional del Prado.

En la serie pictórica que nos ocupa, se reproducen las siguientes escenas de la Pasión: La Oración en el Huerto, Cristo atado a la columna, La Coronación de espinas, Caída en el camino del Calvario, El Expolio, La Crucifixión, El Descendimiento y El Entierro de Cristo. Todos estos lienzos presentan unas características compositivas muy similares. Al parecer, se iban a distribuir en una zona elevada de la iglesia, lo que explicaría que el artista recurriese a un punto de vista tan bajo; el espectador tendría que levantar la mirada para observar la escena en cuestión. Uno de los momentos de mayor carga dramática de la Pasión de Cristo fue sin duda lo que conocemos como la Coronación de Espinas. Se hace mención a este episodio tan cruento en los evangelios de San Mateo, San Marcos y San Juan. Después de sufrir la tortura de la flagelación, con el cuerpo completamente llagado y las heridas abiertas, Jesús fue conducido al pretorio, donde se reunió toda la cohorte en torno a Él. Aquellos rudos soldados, bestias deshumanizadas, carentes de compasión por su prójimo, se burlaron con una crueldad inusitada de nuestro Señor. Tras desvestirlo, le colocaron un manto púrpura sobre sus hombros, color que se asociaba con la majestad y el poder. En su mano derecha le pusieron una caña, a la manera de un cetro real. Por último, tejieron una corona de espinas y se la incrustaron en la cabeza, produciéndole multitud de heridas sangrantes en el cuero cabelludo. Doblaban sus rodillas ante Él y se mofaban saludándole como rey de los judíos. Como telón de fondo, Tiepolo pinta un celaje de un azul intenso, con vaporosas nubes blancas.

También contemplamos una balaustrada pétrea y un busto del emperador romano Tiberio. A la izquierda y a contraluz, el autor reproduce, de forma parcial, un arco de medio punto. Al fondo se arremolina una multitud de fisgones, vestidos a la moda oriental, algunos de ellos tocados con exóticos turbantes; observan con malsana curiosidad la actuación de los verdugos. El estandarte de Roma, en un tono ocre muy del gusto veneciano, describe una diagonal que confiere dinamismo a la representación. Dos romanos, con trajes de llamativos colores, supervisan la actuación de los sayones. Un par de sicarios, de piel oscura y potente musculatura, encajan violentamente la corona de espinas en la cabeza de Cristo, ayudándose con una larga caña. El Señor, sentado en un escalón de piedra, se nos presenta con el cuerpo inclinado, cubierto con el paño de pureza y luciendo un manto de tono coral con multitud de pliegues. Con una mano sujeta el improvisado cetro, motivo de escarnio. La intensa blancura de su piel, de un tono marfileño, provoca que todas las miradas se centren en el Mesías, como si fuera un foco que irradiase luz. Nuestro Señor, con el rostro desencajado por el dolor y los pómulos hinchados, es un modelo de resignación ante la adversidad. Las heridas infligidas por la corona de espinas, producen regueros de sangre que bajan por sus cabellos, manchando incluso su sagrado torso. Giandomenico representa en este óleo una escena trágica, de tintes truculentos. Para ello recurre a un colorido agrio, con pronunciados contrastes y una iluminación irreal y artificiosa.

Dentro de la escuela francesa, la cuarta mejor representada en las colecciones del Prado, ¿qué obra del siglo XVIII, de temática religiosa, nos va a comentar?

La escuela francesa de los siglos XVII y XVIII está magníficamente representada en nuestra primera pinacoteca nacional. Sin embargo, los artistas galos del Siglo de las Luces destacan por sus solemnes retratos, bucólicos paisajes y temas mitológicos; la pintura sacra se consideraba un tema secundario. Para esta ocasión he escogido al pintor Michel-Ange Houasse, de cuyos pinceles salió esta delicada y elegante Sangrada Familia, datada entre 1720 y 1726. Trabajó para Felipe V, el primer Borbón que reinó en España y que añoraba los ambientes versallescos; de hecho, el Palacio de la Granja de San Ildefonso lo convirtió en su Versalles particular. Houasse trabajo con tenacidad para decorar con sus lienzos las salas de este real sitio, enclavado en un paraje natural de incomparable belleza. En la composición del cuadro en cuestión queda patente la formación academicista del pintor; el artista francés hace suyos los ideales del clasicismo dieciochesco como la búsqueda de la belleza y el equilibrio de las formas.

El pintor diseña un fondo oscuro, de una negrura intensa; tan solo un muro de piedra, apenas iluminado, se adivina en la sección izquierda de la composición. Housse suprime los detalles decorativos, renuncia a lo accesorio para que los sagrados personajes adquieran todo el protagonismo. En el lado izquierdo y en un plano posterior, encontramos la figura de San José, en la penumbra, con una iluminación muy tenue. Permanece sentado en un trono de piedra. Prefiere pasar desapercibido y meditar, posiblemente, sobre el misterio que envolvió el nacimiento de Jesús. El tono gris de su túnica y el ocre de su manto son los colores con los que se le representa habitualmente. Tampoco falta la vara de azucenas en su mano, apenas perceptible, símbolo de su castidad perpetua. La figura de la Virgen recibe una luz directa e intensa, al igual que el Niño Dios. Su piel nacarada, sus mejillas sonrosadas y su dulce mirada cautivan al fiel. Viste una espléndida túnica carmesí y se cubre con un manto azul; estos tonos tradicionalmente se asocian con la imagen de la Madre del Salvador. Aparece sentada y ligeramente inclinada, con el Niño Dios a su derecha, al que sujeta con una mano. Mantiene una sacra conversación con San Juanito, mientras levanta su mano izquierda con gran suavidad y extraordinaria delicadeza. El Niño Jesús, de piel blanca y rollizo, con su cabello rubio y ensortijado, duerme plácidamente, apoyándose en el pecho de su madre. San Juanito, es un infante algo mayor que su primo, viste de piel de camello y porta una vara terminada en cruz. Le acompaña un cordero, símbolo del sacrificio de Cristo, el Agnus Dei.

Anteriormente usted ha citado al pintor bohemio Anton Raphael Mengs, considerado uno de los más ilustres representantes del neoclasicismo. ¿Posee el Prado alguna obra de este artista, de temática religiosa, que sea digna de mención?

En el inventario del Museo del Prado figuran cerca de una treintena de obras firmadas por Anton Raphael Mengs. La mayoría de estos lienzos son espléndidos retratos regios, de un detallismo, minuciosidad y delicadeza que dejan prendado al espectador que los contempla. Sin embargo, también encontramos alguna obra de temática religiosa, destacando entre todas su célebre Adoración de los pastores, fechada en 1770. A este artista se le encuadra dentro de la escuela alemana. Su visita a Roma le permitió entrar en contacto con la Antigüedad clásica y con las obras de Miguel Ángel y Rafael. De tal manera le influyó esa devoción que sentía por el arte sacro que afectó incluso a su sistema de creencias religiosas: tras abjurar del luteranismo, se convirtió al catolicismo. Aquí tenemos un ejemplo de cómo a través de la contemplación de una obra de arte se puede acceder a la realidad trascendente; las imágenes sagradas son para el fiel un apoyo de valor inestimable en su vida de piedad. Mengs también destacó como tratadista de arte y fiel defensor del concepto de “belleza ideal”, un principio irrenunciable para los teóricos del neoclasicismo. En Nápoles conoció a quien sería después proclamado como Carlos III de España. Realizó un retrato de su hijo Fernando IV de Nápoles que se conserva en el Prado. Desde 1761 hasta su muerte, el pintor bohemio estuvo al servicio del nuevo soberano hispano. Influyó de manera decisiva en los artistas españoles de mayor renombre como Mariano Salvador Maella, Francisco Bayeu y el propio Goya. De su Adoración de los pastores existieron hasta tres versiones en los reales sitios; además de la tabla del Prado, se conserva otro lienzo en el Palacio de Aranjuez. Para los técnicos del museo ha supuesto un verdadero desafío iluminar acertadamente esta tabla de considerables dimensiones, evitando los antiestéticos reflejos.

El bohemio se inspiró en una obra de Correggio del mismo tema, conocida con el sobrenombre de “la notte”. Como ocurría en los cuadros de algunos maestros del renacimiento, como El Greco, distinguimos dos realidades: el portal de Belén, en la zona baja, y el mundo celestial, en la parte alta de la composición. El efecto de perspectiva y profundidad se logra a través de un complejo juego de luces y sombras; el claroscuro es un recurso artístico que dota a la escena de una mayor fuerza dramática. El Niño Dios se nos presenta como el foco de luz resplandeciente que ilumina a quienes lo contemplan. El recién nacido se convierte en el centro de atención de la composición. Nos mira con una ternura infinita, mientras esboza una sonrisa. La Virgen sujeta amorosamente a su hijo, con sus delicadas manos de color marfileño, y se recrea en la contemplación del Niño con candor maternal. María aparece ataviada con el tradicional vestido rosa y manto azul, colores asociados a la pureza. Los pastores se distribuyen en la composición describiendo un semicírculo en torno a la Madre y en Niño.

Las figuras de estos hombres rudos fueron dotadas de una gran rotundidad monumental; sus cuerpos musculosos presentan formas volumétricas, casi escultóricas. Adoptan diferentes actitudes y posturas en el momento de adorar al Mesías, reciben un tratamiento individualizado. Se maravillan y hacen aspavientos al contemplar al Hijo de Dios hecho hombre.San José permanece en un primer plano pero a contraluz, como si quisiera pasar desapercibido ante la grandeza del milagro acaecido, adoptando una actitud reflexiva. El artista recurre a los tonos tradicionales a la hora de representar al padre putativo de Jesús: el morado para la túnica y el siena para la capa. Detrás, en un costado y en la penumbra, se autorretrata el propio pintor con la mano levantada, queriendo hacernos partícipes del misterio de la Natividad. Al fondo, apenas perceptible, se representa el establo con la mula y el buey. En la zona alta flotan unos ángeles de belleza idealizada que sobrevuelan armónicamente en el espacio celestial. En este óleo el pintor demuestra toda su maestría a la hora de seguir los preceptos academicistas y neoclásicos.

 

Por Javier Navascués

13 comentarios

  
Caballero Tradicionalista
El siglo XVIII fue un período en el que se entronizó a la razón, en detrimento de la fe. Pensemos en que la primera gran logia masónica se constituyó en junio de 1717. A partir de ahí, comenzó un ataque, más o menos solapado, contra el pensamiento católico. Todo esto culminó con la Revolución Francesa, uno de los episodios más trágicos y sangrientos en la historia la humanidad. Sin embargo, las obras de arte que se comentan aquí, además de su calidad estética, tienen un valor espiritual, que pueden ayudar al fiel a reforzar su fe.
30/01/21 4:54 PM
  
Roberto Murguía
Me parece muy acertada la selección que ha realizado el autor sobre la pintura del siglo XVIII presente en las colecciones del Prado. He pensado en imprimirme este texto y llevarlo en mi próxima visita al museo. De esta manera, mientras contemplo las obras en cuestión, podré fijarme en los detalles de las mismas. Aquí se nos habla a fondo de la técnica que utilizaron los diferentes artistas. También se aporta información para poder distinguir el rococó del estilo neoclásico. Espero que continúe esta serie de entrevistas sobre nuestro querido Museo del Prado.
30/01/21 9:41 PM
  
Edgar O Mora
Muchas gracias Javier, un excelente trabajo, una magnifica descripción de los autores y sus cuadros, es la belleza, la armonía, el esfuerzo del hombre por plasmar la realidad según la observa, es acción creadora del hombre que lo asemeja al Padre con su trabajo.
31/01/21 4:41 AM
  
Valerian
Cuadros muy bellos y un gran artículo.
Felicitaciones.
En el cuadro de Salomón, la diosa que adora será la oriental Astarté, que los romanos identificaron con su Diana, y los griegos con Artemisa.
Es una precisión, porque Salomón en su época no pudo conocer la cultura romana (de hecho Roma ni se había fundado ).
31/01/21 1:31 PM
  
Fernando Álvarez
Agradezco sinceramente los comentarios realizados por los lectores de Infocatólica. También me gustaría hacer una precisión respecto al comentario de Valerian. A mediados del siglo XVIII los conocimientos de tipo arqueológico e histórico que tenían los pintores eran muy escasos. De hecho, representaban a personajes de la antigüedad vestidos de la misma manera que lo hacían sus contemporáneos. No creo que Conca estuviera muy al tanto de las divinidades conocidas en tiempos de Salomón. Por otra parte, he dejado bien claro que nos movemos en el terreno de la mera especulación. Hasta el siglo XIX no existió mucho rigor a la hora de tratar los temas históricos. El autor tan solo pretende transmitir un mensaje: Salomón, un verdadero pozo de sabiduría, cayó en la idolatría, lo cual tuvo nefastas consecuencias para el Reino de Israel.
31/01/21 2:11 PM
  
Valerian
Por supuesto, Fernando Álvarez. Solamente era una puntualización. En el arte importa más el mensaje que la precisión arqueológica.
Pero no sólo en la pintura del XVIII, si vemos las películas de principios del s.XX como "Intolerancia" de Griffith, nos presentan una Babilonia fantástica pero el filme se disfruta igual.
31/01/21 9:29 PM
  
Guillermo PF
Personalmente Murillo me parece un moñas de parroquia pija, las santas de Zurbarán cortesanas de los tres mosqueteros y Velázquez un enorme pintor profano.
31/01/21 11:24 PM
  
Colgunter
Hola, por qué habéis borrado la entrada sobre la Agenda 2030?

Gracias
01/02/21 1:10 AM
  
Padre Miguel de Chile
Estimado Javier: Le pregunto lo mismo que Colgunter. Ese artículo me pareció extraordinariamente interesante. Le ruego nos avise si había algún defecto grave en él, a fin de tomar las precauciones debidas. Dios retribuya muy abundantemente su lucha por los principios católicos.
01/02/21 3:30 PM
  
Colgunter

Guillermo pf
"... Personalmente Murillo me parece un moñas..... (...)"

-----


Le dijo la sartén al cazo. Si en lo teológico ya cojea, en lo artístico tiene usted el discernimiento de un pangolín chino. Pero bueno, no se puede tener todo, y como de soberbia va sobrado, pues ahí va una cosa por la otra.
01/02/21 4:25 PM
  
Colgunter
Padre Miguel de Chile:

Si quiere ver de nuevo la entrevista busque en El correo de España "El doctor Antonio Peña explica a fondo que hay realmente detrás de la agenda 2030. Por Javier Navascués"

No obstante, me gustaría saber porqué se ha eliminado esta entrevista en Infocatolica.

Gracias
01/02/21 8:47 PM
  
Padre Miguel
Gracias, Colgunter, pero la guardé porque consideré que era un documento de extraordinario interés en su ámbito. Por lo mismo me sorprende que Javier la haya suprimido sin señalar motivos. Me gustaría conocer esos motivos porque la difundí entre un buen número de fieles, uno de los cuales me hizo saber que la entrevista ha sido retirada.

Javier: Está en revisión algún aspecto, probablemente se vuelva a colgar...
01/02/21 9:14 PM
  
Juan Miguel Andrade
Esta semana estuve en Madrid para, entre otras cosas, acudir nuevamente al Museo del Prado. Enredando en Internet descubrí está página que me permitió preparar la visita, acudí con los deberes hechos. Algunas de las obras que se comentaban en esta entrevista habían sido retiradas de las salas; los vigilantes de sala no supieron explicarme el motivo. No sé si nos han privado de su contemplación debido a una restauración o a que se encuentran en alguna exposición temporal, vaya usted a saber donde. Una de mis frustraciones fue no poder contemplar ni el Cignaroli, que se comenta aquí con tanto acierto ni la "Adoración de los pastores" de Mengs. Una verdadera lástima. Espero tener la suerte de poder admirar obras de esta categoría artística en mi próxima visita.
11/03/22 4:52 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

27.01.21

El P. Felipe Simón habla de la bendición que ha sido para su parroquia la adoración perpetua

El P. Felipe Simón Muñoz es sacerdote de la diócesis de Barcelona desde hace 15 años. Se ordenó en el 2005 en la catedral de Barcelona. Desde hace 10 años es párroco de la parroquia de San Sebastián de Badalona en el barrio de Pomar. Es una parroquia muy activa. Desde hace 5 años cuentan con una capilla de adoración perpetua, que es el corazón, el centro y el motor de todas las iniciativas pastorales y de evangelización que se desarrollan en dicha comunidad.

¿Por qué decidieron, hace unos años ya, tener adoración perpetua en la parroquia?

Al principio lo veíamos como algo imposible o algo inabarcable porque pensábamos que era algo reservado a conventos de clausura o un carisma determinado de adoración y reparación. Después teníamos ya la gran capilla de adoración perpetua que es la del templo expiatorio del Tibidabo. Pero hace 5 años, después de haber hecho el Retiro de Emaús, vimos como teníamos sed de adoración y una llamada que nos hacía el Señor de que se conociese más la adoración en las parroquias y se viviese con más intensidad esa cercanía de Jesús Eucaristía, de ese Jesús que se quiere quedar con nosotros y quiere renovarnos desde dentro a través del silencio, de la adoración.

Nos liamos la manta a la cabeza unos cuantos hermanos de Emaús y vimos que a lo mejor ese sueño inalcanzable podía ser totalmente realizable y no solo no era una locura colectiva, sino una vocación del Señor, buscar ese encuentro íntimo con Jesús para ir transformando los corazones de las personas, de una manera cada vez más radical y más profunda.

Emaús es una realidad muy buena, que evangeliza muchísimo y conquista corazones en un fin de semana, los atrae y los lleva hacia el Señor. Aunque ese llevarlos al Señor se queda a veces solamente en una cosa sentimental o emocional o en un momento puntual. Esa conquista del corazón tiene que ser algo mucho más profundo. Por eso es tan importante que todos los hermanos de Emaús, todos los caminantes o servidores después se hagan adoradores para que cuaje en su alma todo lo que han vivido en ese fin de semana, para que penetre, para que cale, para que profundice esa vivencia…Al final la transformación del alma no es algo puntual ni emocional, sino que ya es permanente, duradera y profunda.

Cómo párroco, ¿Hasta qué punto le da seguridad y confianza saber que el Señor está velando en la parroquia las 24 horas?

Es una parroquia que está en un barrio marginal de Badalona y es un barrio que hay evangelizar. Todos los párrocos desde que se inició la parroquia en el 68 han tenido una misión fuerte de evangelización, a través de la acción social y a través de las catequesis y la práctica religiosa. Es verdad que no es un barrio fácil, pues llevamos muchos años intentando evangelizarlo. A veces da la sensación de que todavía no hemos llegado al núcleo principal del barrio. Por eso montamos la capilla, para que la gente tuviese un sitio, día y noche, 24 horas, de encuentro personal con Jesús. Eso nos ha dicho nuestro querido padre Justo Lofeudo, que las capillas no están en función de los adoradores, sino en función de todas aquellas personas que sienten la llamada del Señor, sea a la hora que sea y el día que sea. Para eso es necesario que esté la iglesia abierta para que el que sienta esa necesidad pueda ir a Jesús Eucaristía a que les toque profundamente el corazón y se sientan conquistados por el amor de Dios. Así si está abierta la iglesia siempre damos la oportunidad a todas las personas que buscan a Dios para que puedan encontrarlo.

Me siento más seguro estando el Santísimo las 24 horas cuidando de la parroquia. Hacíamos muchas cosas en la parroquia, pero faltaba poner a Jesús Eucaristía en el centro de todo. Cuando inauguramos la capilla de adoración perpetua, el 13 de mayo de hace 5 años, noté como si en ese momento se asentara algo (Alguien) muy fuerte en la parroquia, como si sintiésemos una protección muy especial y como si hubiera ángeles custodios, ángeles eslabonados rodeando toda la parroquia y protegiéndola. Desde que hay adoración es un lugar sagrado, aún más sagrado porque Jesús está siempre expuesto, 24 horas los 365 días del año.

Siento mucho esa protección del cielo y de los santos. En la parroquia tenemos mucha devoción a los santos, hay muchas imágenes de santos, todas bendecidas. He sentido esa presencia muy fuerte de los santos y del santo por excelencia que es el Santísimo expuesto. Además de esa protección notó como el Señor nos acompaña y guía en todas las iniciativas pastorales de la comunidad.

¿Cuáles han sido los frutos de conversión y bendiciones de todo tipo que han tenido en estos años?

Aunque están cubiertas todas las horas, la mayoría del tiempo hay solo una o dos personas. Necesitamos más adoradores. En esos momentos solitarios con Jesús pasan muchas cosas que no te enteras. Seguro que hay muchas conversiones que quedan solo en el corazón de los adoradores. Ha habido muchas curaciones físicas, muchas sanaciones, muchas conversiones, muchas liberaciones…Un gran numero de personas se ha encontrado con Jesús en sus vidas. Muchos de ellos tienen la adoración muy asimilada en su vida, pero les cuesta recibir la comunión o la confesión…Es importante ver como el Señor hace un trabajo interior en estas personas y ese trabajo muchas veces es silencioso, callado.

Me acuerdo de una mujer que una vez llegó muy alterada y muy nerviosa. Me dijo que iba en el coche desde Santa Coloma y sintió con mucha fuerza la necesidad de venir aquí y que no sabe como llegó porque no conocía esta zona. Tenía el coche mal aparcado y con los intermitentes puestos. Le dije que aparcase bien y tras aparcar, hablé con ella y llevé a la capilla del Santísimo, que algunos le llaman la habitación de Dios. Estuvo una hora allí y salió transformada.

Hay muchas personas que aparecen por aquí que no saben cómo ni por qué y se encuentran con Jesús Eucaristía, que va haciendo milagros en ellos. Es un trabajo de Jesús en el corazón, en la intimidad, en el silencio.

¿Cómo le ayuda en su sacerdocio tener esa presencia cercana y constante de Jesús Sacramentado?

Para mí la adoración es crucial en mi vida como sacerdote y más en esta parroquia que tenemos capilla de adoración perpetua. Veo clave que me encuentre cada día con Jesús Eucaristía. Aparte de celebrar la Santa Misa, que lo hago cada día, puedo estar a ratos y tiempo con Jesús Sacramentado en silencio adorándolo. Lo necesito y eso me ayuda a vencer todas las dificultades, todos los problemas y tensiones del día a día de un sacerdote. Muchas veces tenemos los momentos de sinsabor o de gozo. En los primeros pido ayuda y consuelo y en los otros le doy gracias al Señor. Veo que la capilla de adoración perpetua es mucho más que ese encuentro personal mío con Jesús. Veo también que durante el tiempo de confinamiento del mes de marzo, que fue un tiempo muy difícil, por la incertidumbre de no saber lo que iba a pasar, ni las decisiones que iba a tomar la Iglesia o las autoridades civiles.

De las 60 capillas de adoración perpetua que hay en España, muchas de ellas se cerraron por muchos motivos, algunas por miedo, otras por recomendaciones del obispo o de las autoridades sanitarias, por los mismos adoradores…La nuestra estuvo siempre abierta, junto con la de Santa Isabel y Sabadell, que nos apoyamos mutuamente. Para mí y para toda la comunidad parroquial el tener a Jesús Sacramentado en el centro (lo trasladamos de la capilla pequeña a la Iglesia grande) era algo muy especial, sentíamos una gran protección, una confianza de que todo iba a ir bien, pero no por el canto del resistiré, que es algo muy superficial, sino porque Jesús estaba con nosotros.

Cada vez que pasaba delante de Él, tenía una certeza en el corazón de que estando Jesús con nosotros nada nos podía pasar y si nos pasaba algo sabía que Él lo permitía para un bien mayor.

Para mi como sacerdote, para mis feligreses y todos los adoradores esa capilla era la tabla de salvación en mitad del océano de la incerteza y del desconcierto. Hacíamos mucha alabanza a Jesús Eucaristía y yo como sacerdote subía al campanario a bendecir todo el barrio y a todos los feligreses.

La oración, en este caso la adoración eucarística, ¿es el alma de todo apostolado que se hace en su parroquia?

Yo puedo dar fe de que así es. Jesús Eucaristía tiene que ser el centro porque Él es que nos invita a trabajar, a darnos, a servir… Jesús Eucaristía es el que nos seca las lágrimas, el que nos da las fuerzas, el que nos da el ánimo para seguir adelante porque en los tiempos que corren la pastoral es muy difícil. Cuando estás un rato con Jesús Eucaristía sientes fortaleza para seguir adelante. Esto lo decían San Ignacio de Loyola o Santa Teresa de Jesús. Por ejemplo el fundador de los jesuitas decía que aunque el Santo Padre le disolviese la Compañía de Jesús, que era lo que más quería, tras 15 minutos de adoración ante el Santísimo recuperaría la paz.

Pensamos en crear una Fundación, llamada https://dmsantjosep.org/, para seguir trabajando y evangelizando en este barrio. Tiene dos vertientes: una de acción social, benéfico asistencial y otra más de evangelización. Arreglamos las casas del barrio (apostolado San Martín de Porres), salimos a dar de comer y vestir a gente sin techo (apostolado San Alberto Hurtado), tuvimos el comedor de San José, en el que todos los miércoles dábamos de comer a unas 70 personas del barrio, creando dinámicas y actividades para que ellos se sintiesen acogidos, tenemos el apostolado Santa Apolonia dedicado a la salud, la despensa de San José, el ropero de San Antonio de Padua…Tenemos acompañamiento personalizado (apostolado de San Charbel). Todo viene de Mateo 25, 40 (tuve hambre y me diste de comer, tuve sed…estaba desnudo…) Y el Señor dice que cuando lo hicimos con uno de sus pequeños con Él lo hicimos…También les ayudamos a todo tipo de gestiones, en el Ayuntamiento etc…

Al pensar en el logo de la Fundación, pensamos en una custodia…aunque muchos puedan pensar que es sol físico, es ese sol espiritual que está siempre brillando, que es Jesús Sacramentado. Ayudamos a personas metidas en drogas, alcohol, problemas familiares, personales…Somos como esos camilleros que llevamos a Jesús al paralítico para que pueda tocar a Jesús y sanarse. En el fondo el centro de todo es Jesús Eucaristía, a Él vamos y de Él venimos. En el tiempo de confinamiento, pedimos a la Guardia Urbana salvoconductos, para no dejar de salir a la calle a atender a los más pobres. Muchas gracias por la entrevista y que Dios bendiga a todos los lectores.

 

Por Javier Navascués

13 comentarios

  
Rexjhs
Muchísimas gracias, Javier, por esta maravillosa entrevista. Gracias a Dios sigue habiendo excelentes sacerdotes como éste. Este sacerdote tiene muy claro que la Eucaristía tiene que ser la fuente y cima de la Iglesia (Lumen gentium), el centro de la vida eclesial y del sacerdocio (Ecclesia de Eucharistia). No hay que poner el corazón en los miedos, en el Covid, en las reuniones, en el trabajo, sino en Cristo Eucaristía, Jesús escondido, como le llamaba Francisco el pastorcito de Fátima. Y aunque "escondido", sin conocer el barrio se ve desde fuera que gracias a esa Capilla de Adoración perpetua la vida de la parroquia se transforma, porque le late un corazón nuevo, lleno de Amor y de Misericordia, que impulsa a los parroquianos y a su sacerdote a llevar el buen olor de Cristo a los más necesitados. Desde ya cuente con mis oraciones, padre Felipe. Y que Dios le bendiga a usted y al padre Justo por hacerlo posible.
27/01/21 11:11 AM
  
Padre Dante
Sea por siempre Bendito y Alabado, mi JESÚS sacramentado!!!
Buena Noticia!!!
Muchas gracias!
27/01/21 11:34 AM
  
Ana maria
Gracias X su Si, a Jesús y a María......
El Señor se queda donde están sus verdaderos hijos, aquellos que no son cobardes para proclamar su GLORIA.
27/01/21 12:26 PM
  
Antolin
Soy adorador y experimento la acción de Dios en mi vida. Es una gracia de Dios muy grande y donde se experimenta el amor de Dios.Merece la pena apuntarse a una hora de adoración.
27/01/21 1:12 PM
  
Carlos
Esta un paseo de mi casa ya me acercaré un día. Haber si algún párroco por mi zona se anima hacer lo mismo porque de verdad es necesario. Y es totalmente cierto que es una zona complica pomar porque allí hay droga y gente conficltiva.
27/01/21 1:40 PM
  
Tulkas
Obvio.
Poco màs o menos como cuando andaba por Galilea
27/01/21 4:26 PM
  
Conxi
Es muy cierto que JESÚS ESTÁ VIVO que ha resucitado y que está escondido en la Eucaristía y que le agrada que nos acerquemos EL para llenarnos de su Espíritu sólo hace falta ir a ponerse en su presencia a dejarnos mirar por sus ojos misericordioso para llenarnos de fuerza para seguir adelante
Démosle lo que le pertenece adoración perpetua por ser quien es y recibiremos a cambio su amor y gracia infinitos
27/01/21 5:40 PM
  
Lucía Victoria
¡Maravilloso!
Bendito y alabado sea el Santisimo Sacramento del altar. Por siempre.
27/01/21 6:20 PM
  
Teresa
Que Dios lo siga bendiciendo y le llene de más carismas y dones del Espíritu Santo. La Parroquia San Sebastián con su adoración perpetua al Santísimo es una fuente inagotable de amor y vida en Cristo. Es verdaderamente hermoso verle iluminado.
27/01/21 7:39 PM
  
Juan
¡Qué bonito testimonio! ¡Muchas felicidades!
28/01/21 12:48 AM
  
agustin bosa
Ejemplo más que digno de imitarse... JESÚS SACRAMENTADO es a EL a quien la Humanidad necesita.Con JESÚS EUCARISTÍA centro de todo en todo porque EL mismo es EL TODO de DIOS.Oremos y mucho pidiendo que se multipliquen esas capillas de Adoración Perpetua para que así todos nos convirtamos en Verdaderos Adoradores.A DIOS sea la Gloria Amen amen y amen.Virgen Santísima ruega para que florescan muchas y muchísimas capillas de Adoración a JESÚS en todo el mundo.
28/01/21 4:08 AM
  
Juan de Barcelona
Así es doy fé que Jesús Sacramentado está en esa Partoquia y obra muchos milagros de sanación y conversión . Sea por siempre Bendito y Alabado.
28/01/21 7:40 AM
  
Nicodemo
Bendito sea Dios. Ojalá tuviéramos Adoración Perpetua con el Santísimo Sacramento. Dios quiera.
28/01/21 9:08 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

26.01.21

Para Barraycoa fue injustificable el asesinato del obispo Polanco, que murió como un verdadero mártir

Javier Barraycoa, profesor de Sociología de la Universidad Abat Oliba de Barcelona, nos explica la importancia histórica de la liberación de Barcelona y todas las circunstancias que lo rodearon, como el asesinato injustificado del obispo Polanco.

En la documentación de la Causa General sobre Pont de Molins, se recoge el testimonio del coronel Francisco Barba Badosa, que afirmó que el cadáver del obispo Polanco no tenía heridas, y que por tanto no murió en el fusilamiento, sino que fue quemado vivo. Se señala también que el cadáver del obispo no ofrecía señales de putrefacción y el médico forense quedó enormemente sorprendido al ver brotar sangre fresca de las encías cuando las punzó para reconocer la dentadura.

Hoy 26 de enero se cumplen 82 años de la liberación de Barcelona, ¿Por qué seguir conmemorándolo?

Hay hitos en la historia de España y la liberación de Barcelona por parte de las tropas nacionales el 26 de enero de 1939 es uno de ellos. Entre otras cosas no podemos hablar de una “caída” o “toma” de Barcelona, sino de una “liberación. El recibimiento entusiasta de las tropas nacionales por parte de la población, la ausencia de resistencia, la huida tanto de Negrín como de Companys dejando Cataluña a su suerte, rompen el mito de un pueblo catalán republicano y resistente. Desde la gran Santa Misa celebrada en la plaza Cataluña de la Ciudad condal, nunca se ha dejado de celebrar con misas este aniversario en acción de gracias.

¿Cómo se concreta la caída de ese mito de la Resistencia republicana?

Tras la batalla del Ebro, en noviembre de 1938, la desmoralización de las fuerzas republicanas fue total. El 23 de diciembre de 1938, las tropas nacionales cruzaban el Segre y se iniciaba la campaña de Cataluña. El 26 de enero caía Barcelona. Las tropas republicanas huyeron a la frontera y el 10 de febrero un parte de guerra daba por terminada la campaña. Podemos afirmar que prácticamente ningún republicano estuvo dispuesto a dar su vida por Cataluña.

¿Companys tampoco?

Menos que nadie. El gobierno de Negrín y el de la Generalitat, el 22 de enero llamaban a la población a una resistencia numantina y a imitar un nuevo 11 de septiembre. Pero Negrín, el mismo 22 se trasladó a Figueras y Companys marchó a Olot el 24 intentando que esa población fuera la nueva sede de la Generalitat. Pero no hubo forma de reunir a los diputados del Parlament, pues ya estaban en Gerona dispuestos a pasar la frontera y abandonar el pueblo que decían representar. Companys, en su línea, dejó en el castillo de Montjuich a los militantes del POUM que había purgado, con la intención de que cuando llegaran los nacionales los fusilaran.

Se ha creado el mito de las tropas republicanas siendo bombardeadas en su huida…

Sí, claro que fueron bombardeadas, pero huyeron tan rápido que apenas dio tiempo para mucho hostigamiento. Las pocas veces que se ordenó a ciertas unidades parapetarse y hacer frente a los nacionales, fueron desbordadas rápidamente. Lo mejor que pudo ocurrir fue un hostigamiento para provocar una rápida huida a la frontera y evitar combates estériles. Ello no quita que las tropas en retirada tuvieran tiempo para varios desmanes y asesinatos injustificables, como el del obispo Polanco.

¿Cómo murió el Obispo Polanco?

Como un verdadero mártir. El obispo Polanco había sido tomado como un valiosísimo rehén en la batalla de Teruel y llevado primero a Valencia y luego a Barcelona, con intención de utilizarlo como pieza de cambio o negociación. Cuando los republicanos emprendieron la huida se llevaron a muchos prisioneros que consideraban de valor para los nacionales, entre ellos a Polanco. Desobedeciendo las órdenes de Negrín, el 7 de febrero de 1939 unos treinta soldados del General Líster -mandados por el comandante Pedro Díaz- se llevaron a 42 presos. Cerca de la frontera, en Pont de Molins (Gerona), en un barranco llamado Can Tretze, en el cauce seco del río Muga, fueron fusilados. Los cuerpos luego fueron incinerados para ocultar el crimen. Diez días después fueron hallados por un pastor. El crimen fue tan injustificable que causó la ira del General Rojo, que era reconocido católico, aunque se había convertido paradójicamente en el mejor general republicano.

¿Sabemos algo más de su muerte?

En la documentación de la Causa General sobre Pont de Molins, se recoge el testimonio del coronel Francisco Barba Badosa, que se salvó del fusilamiento por quedar herido en Campdevànol. Afirmó que el cadáver del obispo no tenía heridas, y que por tanto no murió en el fusilamiento, sino que fue quemado vivo. En la causa de beatificación, se señala también que cuando fueron encontrados los cuerpos y trasladados a Pont de Molins, en el reconocimiento practicado, el cadáver del padre Polanco no ofrecía señales de putrefacción y el médico forense quedó enormemente sorprendido al ver brotar sangre fresca de las encías cuando las punzó para reconocer la dentadura. Actualmente sus restos reposan, junto con los de Felipe Ripoll -su vicario general- en la cripta de la Catedral de Teruel, donde son objeto de veneración por los fieles cristianos.

¿Qué otras tropelías cometieron los republicanos en su huida?

La mayoría de prisioneros arrastrados a las puertas de Francia fueron concentrados en el Santuario del Collell. El Santuario era el viejo seminario de la Diócesis de Gerona. Allí se adocenaron a un millar de prisioneros y se acometieron una serie de desgraciados asesinatos. Posiblemente la intención era fusilarlos a todos por tandas. Pero sólo hubo una primera tanda de 50 prisioneros. Se eligieron los que se consideraban más preparados para ayudar a la reconstrucción de España ante la inminente victoria nacional. Entre ellos estaba uno de los fundadores de Falange en Barcelona y Rafael Sánchez Mazas, que se salvó de milagro. Era un 30 de enero. El 2 de febrero, 13 encarcelados en la prisión de Gerona fueron fusilados en La Tallada. Algunos eran padres de hijos movilizados que no se habían presentado a filas y habían sido detenidos como represalia. En el término municipal de Vila-Sacra se encontraron también 23 cadáveres. Habían sido asesinados más o menos a principios de febrero. La mayoría eran enfermeras y médicos del Hospital militar de Bañolas (Gerona). Se les acusó de ser fascistas y no preocuparse suficientemente por el cuidado de los soldados republicanos.

Volviendo a Barcelona, ¿Qué destacaría de la liberación de la ciudad Condal?

Sin lugar a dudas el entusiasmo popular de la población. A pesar de haber pasado 8 años desde la llegada de la República, muchísima gente guardaba banderas nacionales que sacaban al balcón. O espontáneamente se rajaban las banderas republicanas de los edificios oficiales y eran sustituidas por las bicolor. Los que no tenían banderas nacionales colgaban prendas de vestir rojas y amarillas en los balcones formando la bandera nacional. Mientras que la población había pasado una terrible hambruna, se descubrió un inmenso almacén de comida para las autoridades republicanas. Rápidamente fue repartido entre la población. Aunque la feliz Barcelona no sabía el peligro que había pasado.

¿A qué se refiere?

Un hecho prácticamente desconocido, es que los comunistas, ante la inminente llegada de los nacionales, decidieron aplicar la política de tierra quemada. Hubo una serie de reuniones secretas en el Ritz para diseñar la destrucción del puerto y numerosas fábricas y dinamitar los túneles de metro para dejar derruida la ciudad por donde circulaban subterráneamente las vías. En los túneles se guardaba gran cantidad de explosivos y munición por cuestiones de seguridad. Si se llega a desarrollar el plan hubiera sido un auténtico drama para la ciudad de Barcelona. Gracias al consejero de obras públicas de la Generalitat, que demoró los planes, Barcelona se salvó de una tragedia sin precedentes.

 

Por Javier Navascués

5 comentarios

  
Manuel Rodriguez Blanco
Muchísimas graciasor sus artículos.
Que Dios le guarde
26/01/21 10:32 AM
  
Rafa
Esto sí que es memoria histórica. Un perfecto retrato de los criminales del Frente Popular y de lo que significó la II República.
26/01/21 2:16 PM
  
José
Esto también es memoria histórica. Y no entiendo la deriva actual de Cataluña, ni política ni religiosa ni económica. Hay que hablar más sobre esto. Gracias.
26/01/21 2:46 PM
  
pedro de Madrid
En algún sitio leí que al santo obispo Polanco, los rojos le arrancaron la cabeza y con ella jugaron al futbol. El com unismo fue, es y será siempre asesino perseguidor de los que se aparten de su doctrina. En España, por desgracia, hay miles de comunistas, como su presidente que dijo que si se dieran iguales circunstancias, haría c on Felipe VI, igual que lo hicieron con el Zar.
26/01/21 5:46 PM
  
Mons. José Martínez Gil
Nunca he oido que al Beato Obispo Polanco le arrancaran la cabeza y jugaran con ella al futbol. Es más, en los varios reconocimientos realizados a los mártires nunca se observa ese detalle, de estar la cabeza separada del tronco. Creo que es una fantasía, con muy poco buen gusto. Baste saber que el Beato Polanco murió, al menos, quemado por la gasolina con que los rociaron los asesinos. Digo asesinos, pues se trata de un asesinato, no de una ejecución sometida a un mínimo rigor jurídico. Parece probado que el Beato Polanco fue sometido al martirio con un grupo de algún sacerdote más y laicos varios. Es suficiente con lo realizado en el acto del martirio, como para añadir cosas como la que comenta.
01/02/21 3:59 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

25.01.21

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo apuesta por la Tradición Católica frente al timo de la modernidad

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo es desde hace escasas fechas el nuevo presidente de la Comunión Tradicionalista Carlista, sucediendo en el cargo a Javier Garisoain. Telmo es aventurero, marino, antiguo, carlista, navarro, orgulloso de su tierra y de la Tradición de España y la Hispanidad.

¿Qué supone para usted presidir la CTC?

Es la organización que encarna la Tradición de Las Españas y de la Hispanidad entera y que está llamada a defender, promulgar y dar a conocer el Carlismo al resto de la sociedad actual, que tan necesitada está de verdaderos valores. Es la vía para lograr que el Carlismo sea hoy más que nunca una realidad de esperanza e ilusión. La que tiene el deber de unir a los carlistas y no carlistas de buena voluntad en reivindicar una auténtica manera de ver y afrontar este regalo de Dios que es la Vida.

Hablemos un poco de sus vínculos con la tradición carlista en la familia…

Soy Carlista por tradición familiar y por convicción. Mi madre Ana María de la Quadra-Salcedo y Gayarre, de Arrieta-Mascarua y Galbete nos transmitió la llama del carlismo con su ejemplo, con su fe y transmisión de las historias de mi abuelo Estanislao, oficial de requetés muerto en la Cruzada junto con 5 de sus catorce hermanos. O de sus bisabuelos y tatarabuelos míos combatientes en las guerras Carlistas y refugiados en Francia, de los que todavía conservamos fotos, documentos e historias de novela. O de D. José Miguel de Arrieta-Mascarua y Sarachaga prohombre Vizcaíno y Carlista que fue diputado en el S XIX en las cortes de Madrid defendiendo la causa de Don Carlos VII hasta su muerte en pleno estrado del Parlamento mientras defendía la Catolicidad de España frente a ataques furibundos.

También por parte de mi abuela materna los Elso, tenían Carlistas y mi padre y mi tío Juan de Aldaz y Elso salieron de voluntarios requetés desde Pamplona a combatir al frente, teniendo durante la guerra una historia muy larga de contar en estas líneas.

Conocí desde pequeño a los amigos de mi padre y padrinos de bautismo de mi hermana Mar y mío, el capitán de Navío e insigne carlista Capitán Etayo Elizondo y al marino mercante Amadeo Marco Ilincheta. Y al montañero y poeta hombre de leyes Javier Nagore Yarnoz amigo de mis abuelos. Y al Requeté del maestrazgo D. Luis Ríos, o de Valentín Ruiz de Ulibarri…. Tengo recuerdos de Monserrat, de Montejurra, de Isuskiza, de la hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, Carmen Zazu y su estupenda familia de grandes Carlistas y amiga de mi madre, de Nicanor Arbeloa Garralda de Lizarza de los Vives, de los Garisoain, de Martinez Ubeda. De tantos y tantos buenos carlistas que supieron transmitir la llama de la Tradición durante nuestra niñez y juventud. Sería imposible nombrarlos a todos pero desde estas líneas mi recuerdo y agradecimiento más sincero.

¿Qué representa el Carlismo en su vida?

Para mí el Carlismo es una manera de ver la vida, es lo más natural y sano para poder entender y defender la verdadera esencia de lo que somos como pueblo, como sociedad. Es una filosofía de Trascendencia de Fe de ejemplo a seguir. Es un ideal de Derecho Natural que busca lo bueno, la belleza como medio de acercarse a Dios.

¿Qué diría al que pudiera pensar que está desfasado ser carlista en el siglo XXI?

Que si verdaderamente tiene esa idea es porque no lo ha estudiado mínimamente y se deja arrastrar por lo cómodo, por la masa que aliena y no deja pensar. En el fondo sé que si existiese el más mínimo interés real e intelectual, por parte de los que hacen esta afirmación, en conocer de verdad que es, quedarían fascinados por la pureza y verdad de esta Causa.

Sin embargo su deber es mantener viva la llama de la Tradición…

“Cueste lo que cueste se ha de conseguir…". Somos cabezones y tenemos orgullo de lo que creemos que es bueno. En casa decían que solo hay que tener vergüenza y pedir perdón por lo malo. De lo bueno estar siempre orgulloso.

¿Cuáles son los principales retos que afronta la CTC en el siglo XXI?

Creo que lo principal es dar a conocer al resto de la sociedad de toda la Hispanidad que es el Carlismo, cuáles son sus ideales y que ofrece a las gentes de este siglo que buscan la verdad, la autenticidad.

Otro reto es unir a Carlistas y no carlistas de buena voluntad en conseguir algo bueno y positivo para todos. El devolver la ilusión a muchos que casi la tenían perdida diciéndoles que hay cosas que merecen la pena, que la mayoría de las personas tienen un sentimiento noble y bueno, que de verdad trabajan por ser mejores y hacer de su entorno un sitio mejor, para dejárselo a los que vienen y que no se pierda la llama de la tradición ni la Fe verdadera. ¡Nada Sin Dios! Él nunca nos abandona por mal que se pongan las cosas.

No se dan las circunstancias para que sea un movimiento de masas, pero sí que puede ser una referencia en la sociedad.

Pues creo sinceramente que el Carlismo es hoy en día una manera de ver la vida muy atractiva para muchísimos miles de personas que han visto que está “Modernidad” no es más que un timo, un engaño para acabar con la dignidad de todos y esclavizarnos con falsos ídolos.

Desde luego que puede ser un referente de cómo se puede ser independiente de veras, autárquico, ácrata y contestatario, que no busca las poltronas ni los títulos falsos dados por un sistema ya muy desgastado y decadente. Como los viejos Hidalgos Hispanos; pobres pero dignos, con la suficiente fuerza para no depender de la limosna de nadie que le quiera esclavizar.

Recoge el testigo de Javier Garisoain que ha hecho una gran labor estos años.

Para mí es una auténtica responsabilidad en la CTC hay personas estupendas y mucho más capacitadas que yo para este cargo, pero así se decidió y ahora como dicen los dominicanos ” ¡"es P´alante que vamos". Como te dije antes conozco a los Garisoain desde que era pequeño. El padre de Javier fue un carlista de Pro y un defensor acérrimo del Carlismo, tradición que han sabido llevar todos sus hijos con mucha gallardía y tesón.

Javier es un trabajador incansable, estudioso, entusiasta y muy efectivo. Cuento con su experiencia en esta nueva etapa, en la que espero Dios nos ilumine.

 

Por Javier Navascués

7 comentarios

  
Diácono
La verdad es que últimamente estoy leyendo cosas sobre el carlismo y cada vez me convence más. Estaba ajeno totalmente a este movimiento. Por mí condición de clérigo no puedo tener afiliación política alguna, pero cada vez simpatizo más con los valores que representan.
Gracias y mucho ánimo.
25/01/21 10:41 AM
  
angeles wernicke
Soy argentina y desconozco casi todo de la historia del carlismo, pero coincido con los ideales que expresa aquì el entrevistado... Los ideales de Cristo y Su Evangelio... son universales, no solo de España y los carlistas sino de todo catòlico apostòlico romano.
25/01/21 2:54 PM
  
Alcide
Buena noticia. Telmo Aldaz es un hombre conocido porque se le ha visto en televisión narrando sus aventuras solidarias e ilusionantes. Un gran aporte digno de la Comunión Tradicionalista Carlista.
25/01/21 10:17 PM
  
Albert L
Me afilié a la CTC hace unas semanas. Creo que su labor es más importante que nunca
25/01/21 10:28 PM
  
Chico
Con el Carlismo Franco se equivoco demasiado. Dejo que la Falange tuviera preponderancia en su Gobierno. Los carlistas se sintieron traicionados. La Falange era moderna por no decir modernista y poco catolica. El Carlismo era catolico. Y gano el malo sobre el bueno. Y esto fue otra causa fuerte de que Franco no fuera mas poular y verdaferamente poular, .Fallo aqui y a España le costo muy caro pues los carlistas no apoyaron a Franco.
26/01/21 1:33 AM
  
halcón
Chico. No.
26/01/21 11:01 AM
  
Chico
Frente a tu no " halcon" pongo mi si pues lo vivi en carne propia
26/01/21 4:10 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.