5.11.21

Presidente de Una Voce España: "No pedimos privilegios sino ser tratados como todos los fieles”

Juan Manuel Rodríguez es sevillano. Tiene 46 años y fue cofundador de la asociación Una Voce Sevilla en 2004. Ha sido secretario general de la Federación Internacional Una Voce (FIUV), organización de asociaciones de laicos católicos que fue fundada en 1964 para defensa y promoción de la liturgia tradicional. Desde que el año pasado se constituyó la Federación Una Voce España como capítulo español, para proporcionar acceso a la FIUV de todas las asociaciones españolas -ya que el número por país está limitado a tres por sus estatutos-, fue elegido presidente de la misma.

En esta entrevista valora la peregrinación Populus Summorum Pontificum de este año y la presencia de Una Voce de España y de otras asociaciones en la misma.

¿Cómo valora, como presidente de Una Voce España, la X peregrinación Populus Summorum Pontificum?

Para cualquier católico, tener la oportunidad de peregrinar a Roma es una alegría siempre. Para nosotros, además, hacerlo en una peregrinación durante la que podemos vivir las celebraciones con esta liturgia milenaria de la Iglesia en la Sede de Pedro, lo es aún más. Esta edición ha sido la más numerosa de los últimos años, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia a los viajes internacionales. En torno al millar de peregrinos de distintas partes del mundo que literalmente abarrotaron las iglesias en las que se desarrollaron los actos litúrgicos. El sábado, por ejemplo, se llenaron todos los bancos del altar de la Cátedra en San Pedro, teniendo que quedarse muchos fieles de pie. Por lo tanto, numéricamente, yo diría que ha sido un éxito rotundo.

También, así lo espero, en los frutos espirituales que todos los participantes hayan obtenido de esta peregrinación. E igualmente ha servido para volver a dar visibilidad a una realidad viva dentro de la Iglesia, como es la liturgia tradicional, en unos momentos en los que existe mucha preocupación entre los sacerdotes y fieles vinculados a ella. Y, como cada año, ha sido útil también para dar testimonio público de nuestra fe en las calles de Roma. Los viandantes, turistas, se sorprendían al ver tantos peregrinos con banderas de diversos países cantando, rezando, en plena calle. En resumen, yo diría que el balance es muy positivo.

Además ha habido una fuerte presencia de las Una Voce de diferentes países y de otras organizaciones hermanadas en torno a la liturgia tradicional.

En efecto, a esta peregrinación siempre acuden personas de muchos países, que en su mayoría pertenecen a las distintas organizaciones de fieles de la liturgia antigua. Muchos de Una Voce, como indica, de Francia, Inglaterra, Alemania, de EEUU, de Portugal, de Italia… y también de otros grupos tradicionales que pertenecen a la organización de la peregrinación, como Paix Liturgique, el CIEL (Centro Internacional de Estudios Litúrgicos) o Juventutem. Peregrinos que acuden de los cuatro puntos cardinales, lo que nos da la oportunidad, además, de convivir, intercambiar agradables charlas, compartir experiencias, con peregrinos, amigos, de distintas partes del mundo.

Una peregrinación de carácter internacional, como es esta, es siempre una buena ocasión para mostrar la catolicidad, es decir, la universalidad de la Iglesia de Cristo. Algo que se remarca aún más si cabe en el hecho de que nuestra oración, la de todos los peregrinos, se realice en latín, el idioma de la Iglesia Romana, que, como dijese el Papa San Juan XXIII en su encíclica Veterum Sapientia, es «universal e inmutable» y «no es privilegio de nadie». En la oración en latín nos igualamos todos, seamos de donde seamos. Y eso a pesar de que en las asambleas que organiza el Coetus Internationalis, el consejo organizador de la peregrinación, a veces se tenga que recurrir a un traductor para que todos se entiendan (risas).

Entre ellas destaca este año por primera vez Nuestra Señora de la Cristiandad España.

Ha sido una verdadera alegría contar en Roma con una representación de Nuestra Señora de la Cristiandad España. Jóvenes sensatos, comprometidos, enamorados de Cristo y bien formados, que han sido los artífices de la peregrinación a Covadonga. Una Voce España ha propuesto al Coetus que Nuestra Señora de la Cristiandad ingrese como miembro del comité organizador de la peregrinación, al igual que lo está Notre-Dame de Chrétienté, que organiza la Paris-Chartres. La propuesta ha sido aceptada por unanimidad, y creo que, por su magnífico trabajo, lo tienen más que merecido y que era de justicia que ingresasen. Como esta propuesta la hicimos sin haberles consultado a ellos previamente, tenía cierto temor de que al comunicarles la decisión la rechazaran, pero la han aceptado de buen grado. Menos mal (risas). Yo creo que al igual que ha sido importante su presencia este año, tienen mucho que aportar a la peregrinación Summorum Pontificum en ediciones futuras.

También ha llamado la atención el gran número de españoles que se han visto, muchos de ellos jóvenes…

Cierto. Ha habido muchos peregrinos de Barcelona, de Valencia, de Sevilla, de Madrid, de Guadix… Las banderas españolas se han hecho notar, y mucho, en la peregrinación. No recuerdo una edición en la que hubiese tantos peregrinos españoles. Y, sobre todo, como usted bien apunta por haberlo vivido en persona, destaca la juventud de la mayoría de ellos. Es un gozo ver que, a pesar de todo, de todo lo que les ofrece el mundo, haya jóvenes que quieran permanecer fieles a Cristo, a su Iglesia y a su doctrina. En las comunidades de la Misa tradicional la presencia de los jóvenes es notable, y esto es algo de lo que congratularse.

Han contado este año con la presencia del ceremoniero del papa Mons. Agostini y otras personalidades de la Iglesia.

En efecto, Monseñor Agostini, y también otros, como Monseñor Patrick Descourtieux, que pertenece a la Curia Romana, y que es quien ha celebrado la Misa solemne en San Pedro. El protagonismo en nuestra peregrinación de personas con esa proximidad al Papa creo que es relevante en el contexto en el que nos encontramos ahora mismo. Se trata de un hecho destacable y que espero que sirva, en la medida de lo posible, para derribar muchos de los prejuicios que en ciertas esferas se tienen contra los fieles y sacerdotes que celebran la Misa tradicional, por parte de personas que no saben nada más que lo que puedan percibir a través de comentarios indirectos o leídos en internet.

La organización ha sido modélica y el ambiente espectacular, viviendo el espíritu de la cristiandad.

Es posible que haya gente que desearía que la peregrinación se hubiera convertido en algo conflictivo o escandaloso, porque los hay que parecen sentirse cómodos en esas situaciones. La realidad es la que usted, como cualquier peregrino de los que asistió, pudo vivir. Un ambiente de sacralidad y devoción, de hermandad. El ambiente de un grupo de católicos que con espíritu de comunión acude al centro de la Cristiandad, como bien indica, a orar y adorar en paz, como lo hace cualquier otro. Los fieles de la Misa tradicional no pedimos ningún privilegio, sino ser tratados como se trata a cualquier otra realidad eclesial, que nuestra Madre nos acoja con caridad, ser tratados justamente, como hijos fieles que somos. En este sentido, la peregrinación Summorum Pontificum es siempre edificante, como lo es el comportamiento de los peregrinos, y creo que es bueno que esto se transmita.

En cuanto a lo propiamente organizativo, gracias al duro trabajo de las personas de la organización todo ha sido ejemplar. Desde los cuadernillos preparados ex profeso para los actos litúrgicos, con sus traducciones en varios idiomas, hasta el último de los detalles de la liturgia, muy cuidada, incluyendo el soberbio canto gregoriano y polifónico. Son muchas las horas que la organización de una peregrinación así requiere, y muchas las personas implicadas. Aunque me deje muchos en el tintero, me gustaría destacar la labor del P. Claude Barthe, capellán general de la peregrinación, y de los señores Christian Marquant, João Silveira y Louis de Lestang, presidente secretario y tesorero de la organización, respectivamente. Sin su dedicación desinteresada, y la de otros muchos, este acto no sería posible.

Para finalizar, háblenos de la importancia de la labor de Una Voce, concretamente en España y de lo bueno que sería que vayan creciendo por diferentes puntos de la geografía española.

Con sus casi sesenta años de existencia, Una Voce es la principal organización a nivel mundial de laicos vinculados a la Misa tradicional. Su labor, como también la de otros grupos, es fundamental para coordinar los esfuerzos, inquietudes, y procurar dar respuesta a muchas necesidades de los fieles. E igualmente es importante su tarea de diálogo, de servir de puente, de instrumento de comunicación, con las autoridades eclesiales y también con los medios y la sociedad en general. Sirve además de aglutinante para que los distintos grupos de fieles no se sientan solos y puedan intercambiar experiencias, pareceres, y coordinarse en actividades concretas que sean en beneficio mutuo, como cualquier otra organización. También, junto a la promoción de la Misa, la publicación de libros, conferencias, estudios e informes de la situación de la liturgia tradicional…

Esta misma vocación que tienen nuestros hermanos de muchos países del mundo, aglutinados en la Federación Internacional, es la que tiene Una Voce en España. La de que los fieles se unan con «una sola voz», pues eso, y no otra cosa, significa su nombre, tomado del prefacio de la Santísima Trinidad del Misal Romano. El espíritu que siempre ha presidido Una Voce, y que conforma una de sus vocaciones principales, es el de diálogo directo con las autoridades de la Iglesia, y así se ha mantenido desde su origen, a pesar de las no pocas incomprensiones con las que en muchas ocasiones nos encontramos. Igual puede parecer cándido, pero Una Voce está convencida de que por este camino, en un clima de caridad, tratando siempre de evitar una guerra que no beneficia a nadie, muchas de esas incomprensiones y obstáculos pueden acabar derribándose, y la trayectoria durante más de cinco décadas creo que así lo atestigua. En ese sentido pienso que es obvio lo positivo de que cada vez haya más grupos de fieles que se sumen a nuestra federación, pues de esa manera no sólo nos enriquecemos y nos apoyamos en la coordinación mutua, dándonos cuenta de que no estamos aislados, sino que conseguimos asegurarnos de que nuestra voz pueda ser oída, y que esa voz sea guiada siempre por ese sentido de eclesialidad.

Por Javier Navascués

6 comentarios

  
Ramón montaud
He de reconocer que no tenía ni idea de que Una Voce (FIUV), organización de asociaciones de laicos católicos fue fundada en 1964 para defensa y promoción de la liturgia tradicional.
Y también es para reflexionar que en la oración en latín nos igualamos todos, seamos de donde seamos.
Animo y seguir adelante!
05/11/21 8:15 AM
  
pelicanillo
Una pregunta. Para entrar en el Vaticano tendedor de puentes y fronteras abiertas hace falta un salvoconducto sanitario, ¿o para la peregrinación no es necesario? O..., todos poseen dicho pase.
05/11/21 11:47 AM
  
Rafaél de Málaga
Muy agradecido a Infocatólica por publicarlo y a Juan Manuel Rodríguez por sus esfuerzos demostrados en tantos años de tesón y aciertos. Que Dios nos siga bendiciendo a todos.
05/11/21 1:13 PM
  
Hugo Z. Hackenbush
Y digo yo Sr. Navascues.
¿Por que no peregrinan al desierto de Mongolia este año?
Allí con tanto campo libre seguro que les dejan decir misa como les de la gana.
Y tienen una posibilidad de evangelización enorme. Allí no hay cristianos.
Yo me lo pensaría.
Tranquilo. No le cobro nada por la idea. Estamos para ayudarnos
05/11/21 1:58 PM
  
Rufus T. Firefly
Qué alarde de sentido del humor y qué gran muestra de caridad cristiana la del señor Hugo Z. Hackenbush. El espíritu del Concilio en su manifestación más pura.
05/11/21 2:40 PM
  
Carmen
Que Dios le bendiga. Transmite fe y alegria. Y ademas el presidente es guapo. Yo le votaria. El año que viene quiero ir a esta peregrinacion.
05/11/21 9:02 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

4.11.21

Diana Catalán: “Es un honor para NSC-España formar parte del Coetus del Summorum Pontificum"

Tras el éxito de la peregrinación tradicional a Covadonga este verano se ha revitalizado considerablemente en España el entusiasmo por la liturgia tradicional. Este año en el Summorum Pontificum de Roma había muchos más españoles que el año pasado.

Diana Catalán, presidente de Nuestra Señora de la Cristiandad - España valora la participación de la asociación que preside en la peregrinación Populus Summorum Pontificum de este año y que supone formar parte del Coetus internationalis de la misma. También nos habla del próximo retiro espiritual que organizan en Ávila a primeros de diciembre.

¿Cómo valora, como presidente de Nuestra Señora de la Cristiandad España, la X peregrinación Populus Summorum Pontificum?

Esta ha sido la primera vez que he tenido la oportunidad de asistir. Tenía conocimiento de la peregrinación desde hace algunos años, pero no había podido participar hasta ahora. Por esto, no puedo hacer una comparación con ediciones anteriores, pero sí puedo decir que la experiencia ha sido magnífica. Los actos litúrgicos, excelentes; el ambiente de comunión eclesial, clarísimo; la organización, inmejorable. No puedo decir si han ido más o menos peregrinos que otros años, pero lo que sí he visto es que en todas las celebraciones el espacio se quedaba escaso para el gran número de asistentes que estábamos.

Tras el motu proprio, este evento cobraba especial importancia, y estoy segura de que todas las expectativas han sido superadas con creces. Cientos de peregrinos venidos de lejos, unidos por el mismo amor a la liturgia tradicional, que han podido vivir esta devoción en plenitud en el corazón mismo de la Cristiandad y de la Iglesia.

Era importante tras el éxito de Covadonga de este año y a la espera del que viene, que hubiese una continuidad en defensa de la Tradición y la Cristiandad.

Nuestra experiencia con la Santa Misa tradicional no puede limitarse a unos pocos días al año. Hemos de procurar, como bien dice, una continuidad. Si bien es cierto que estos actos tan especiales contribuyen inmensamente a la difusión y exaltación de la liturgia tradicional, debemos dar un paso más y procurar transmitir lo recibido en estos encuentros. Cada uno según sus posibilidades debe proponerse ayudar al mantenimiento o al establecimiento de la celebración de la Misa tradicional allí donde esté. La Tradición y la Cristiandad no sólo se construyen asistiendo a grandes encuentros, que sin duda nos proporcionan innumerables gracias, sino también construyendo desde abajo, en su parroquia y en su ciudad.

Gracias a la propia peregrinación de Covadonga la presencia española en el Summorum ha aumentado considerablemente este año.

Sí, me han comentado que el número de españoles en ediciones anteriores era menor. Este año nos hemos podido reunir un buen puñado de peregrinos de diferentes puntos de España, destacando Barcelona y Valencia, pero también Sevilla, Navarra, Madrid… Muchos de nosotros ya habíamos coincidido en la peregrinación a Covadonga, y otros manifestaban la intención de acudir el próximo año. También tenemos el propósito de convertir en tradición el asistir todos los años a la peregrinación en Roma.

Aunque quizá el programa este año ha sido más reducido la intensidad y belleza de los actos litúrgicos ha sido muy grande.

Sin duda. Los templos en los que pudimos disfrutar de esta bella liturgia fueron diseñados y construidos (o adaptados, en el caso del Panteón) para albergar este culto. Lo mismo he de decir de las hermosísimas piezas de música sacra que formaron parte de las celebraciones. Todo discurría en perfecta armonía. Por ejemplo, el sacerdote no ha de esperar a que finalice el canto del Introito o del Sanctus para proseguir con la celebración. Todo encaja a la perfección pues, como he dicho, estas obras fueron concebidas para rendir culto a Dios en el contexto de la Santa Misa tradicional.

¿Con qué momentos se quedaría?

El momento que más me impactó fue la procesión hacia la Basílica de San Pedro del Vaticano por la Via della Conciliazione, pues encerraba un gran simbolismo. Fieles devotos de la Santa Misa tradicional, tan a menudo acusados de falta de comunión con la Iglesia, tachados injustamente de cismáticos… dirigiéndose hacia el corazón mismo de la Iglesia, alegres y agradecidos de pertenecer a ella. Y lo mismo puedo decir de la Santa Misa celebrada tras la procesión, en el Altar de la Cátedra de San Pedro. No se puede pedir más. ¡Deo gratias!

Tras el motu propio, era importante seguir celebrando la peregrinación en perfecta fidelidad a la Iglesia. Aunque no hubo ningún obispo este año, fue importante la presencia del ceremoniero papal Mons. Agostini.

La dureza del motu proprio nos sorprendió a todos, y no sabíamos si iba a poder celebrarse la peregrinación tal y como se venía haciendo. Poco a poco se fue confirmando que el encuentro se llevaría a cabo. El hecho de que hayamos contado con la asistencia del ceremoniero papal es una alegría para nosotros. No queremos ser un grupo que viene a Roma, hace lo que tiene que hacer, y se va. Nuestra voluntad de comunión es sincera, queremos compartir la belleza de la liturgia tradicional, y la participación de miembros de la curia romana nos ayuda a vivir esa comunión eclesial.

Igualmente es muy importante que Nuestra Señora de la Cristiandad España pase a formar parte del Coetus Internationalis del Summorum Pontificum, ¿Qué supone para ustedes estar entre las asociaciones organizadoras?

Juan Manuel Rodríguez, presidente de Una Voce España, fue quien propuso que Nuestra Señora de la Cristiandad – España entrara a formar parte del Coetus que organiza la peregrinación, y la propuesta fue aceptada por unanimidad. Para nosotros, una pequeña asociación que tiene menos de un año de vida, será un inmenso honor poder trabajar codo con codo con grupos como Notre-Dame de Chrétienté, Latin Mass Society, Paix Liturgique, Juventutem, Una Voce… En Roma, por parte de NSC-E, estuvimos Daniel Rubio, secretario de la asociación, y yo. Tuvimos la gracia de conocer a muchos de los presidentes de estas asociaciones. Hemos de aprender mucho de todos ellos, y estamos encantados de poder colaborar en la organización del Summorum.

Ustedes tampoco paran, pues tienen previsto realizar un retiro en Ávila a comienzos de diciembre, ¿Qué nos puede decir del mismo?

Así es. Es el primer encuentro que organizamos tras la peregrinación a Covadonga. Es importante que la asociación siga activa a lo largo del año para poder ofrecer a los peregrinos diferentes recursos espirituales. Tenemos previsto realizarlo del 3 al 6 de diciembre, en la Casa Diocesana de Ejercicios de Ávila. La predicación correrá a cargo de D. José Manuel González Alfaya, sacerdote diocesano de Toledo y vicario parroquial de Santo Tomé. El retiro será en silencio, y puede apuntarse cualquier persona mayor de edad. En la página web Nuestra Señora de la Cristiandad España pueden encontrar más información.

Sin perder de vista que el plato fuerte de ustedes será la segunda peregrinación a Covadonga de julio del 2022. ¿Cómo animaría a participar al año que viene?

En primer lugar, pedimos desde ya que nos encomienden en sus oraciones. En segundo lugar, agradecemos cualquier tipo de ayuda que puedan prestarnos. Se necesitan voluntarios para poder llevar a cabo la peregrinación. Los que han asistido este año han podido ver que es mucha la labor organizativa, y en todas las áreas es necesaria la colaboración: logística, transporte, coordinación de la ruta de familias, sanitarios, orden de la marcha… (pueden verlo aquí Voluntariado NSC-España).

Y por último, por supuesto, peregrinando e invitando a otros a participar. Este próximo año la peregrinación tendrá lugar del 23 al 25 de julio. ¡Ya pueden reservar esa fecha!

Por Javier Navascués

26 comentarios

  
Ramón montaud
Todo en su punto medio.
Este año en el Summorum Pontificum de Roma había muchos más españoles que el año pasado, pero en total solo participaron mil personas incluyendo otros paises.
De todas formas animo y adelante!
04/11/21 8:49 AM
  
AJ
Ramón:

No sé si ha leído bien lo que ha escrito. "Solo mil". Hombre, teniendo en cuenta que llevan menos de 15 años, los impedimentos que les han puesto, el COVID y viajar a Italia pues no está mal creo yo. Muchos nos hemos quedado en casa... Ahora dígame una peregrinación a Roma que pueda reunir a tanta gente. No se me ocurren muchas
04/11/21 9:16 AM
  
Chimo de Patraix
Ramón, muchos españoles y no españoles no sabían ni que se celebraba un peregrinación anual en apoyo del documento Summorum Pontificum de S.S.Benedicto XVI en Roma, El apoyo a la Santa Misa Tradicional está creciendo como respuesta a las prohibiciones de Francisco.
04/11/21 9:34 AM
  
Pacomio
¡Adelante! Con la confianza en Dios y el recurso constante a Su Madre Bendita.
04/11/21 9:37 AM
  
mercedes
Pregunta,¿esta asociación, acepta íntegramente ,todos los documentos del Concilio Vaticano ll, como inspirados porel Espíritu Santo?
04/11/21 9:41 AM
  
JGA
Mercedes, disculpe si la desilusiono, pero el Espíritu Santo no ha inspirado una sola palabra de los documentos del concilio Vaticano II y de ningún otro concilio tampoco. El Espíritu Santo ha inspirado los libros de la Santa Biblia y punto. A lo sumo lo que ha hecho el Espíritu Santo, en el mejor de los casos, es preservar de error esos documentos ("asistencia negativa" como la llaman los teólogos) y ya con eso ha tenido ha tenido un buen trabajo. Acabemos con esa fijación con el Concilio Vaticano II como definidor de la catolicidad o no de una persona...que fue eso: un concilio (y en este caso además "pastoral"...es decir sin ánimos de definir nada nuevo).
04/11/21 10:39 AM
  
mercedes
"La letra de los Concilios está protegida por el Esopíritu Santo"....... Dante Urbina, columnista de Infocatólica. artículo muy recomendable.
04/11/21 11:09 AM
  
mercedes
Digamos protegidos.
04/11/21 11:11 AM
  
mercedes
JGA, un concilio más, en continuidad con los anteriores.Obligatorio adherir.
04/11/21 11:12 AM
  
mercedes
Los católicos normales, no decimos Deo gratias, decimos GRACIAS a DIOS, lo otro es afectación ,tampoco decimos santas noches, decimos BUENAS NOCHES.
04/11/21 11:17 AM
  
Mariano (Argentina)
Perdón, la usuaria mercedes es un troll o es de verdad?
Como puede alguien afirmar, sin ruborizarse, que los documentos de un concilio son "inspirados por el Espuriu Santo? Pretende convertirse en inquisidora de heterodoxias, cuando evidentemente no ha pasado del primer curso de teología básica?
04/11/21 11:26 AM
  
Turuleto
¿Eso es todo lo que tiene que decir "Mercedes" (pseudónimo que huele a hombre detrás que apesta)? ¿Afectación? ¿Los católicos normales? ¿Lo normal, lo católico, es honrar a Lutero como un "defensor de la fe", y darle cancha a todos los enemigos declarados de la Iglesia, desde los ateos a los herejes? En eso no hay problema ¿verdad "Merceditas"? Amos, anda....
04/11/21 11:55 AM
  
Oscar
Mercedes:
Piensas igual que Francisco, que suerte!, que asistir a la Santa Misa eterna, la de siempre de la Iglesia, trae el riesgo de terminar cuestionando el CV2. Como pica, lo siento, lo siento, rasquemonos, marchando una de Traditiones Custodes, asi te quedas contenta, por el momento.
04/11/21 1:34 PM
  
Chimo de Patraix
Esopíritu, Espurui. A ver, Merceditas, estás poniéndote nerviosa y nos estás poniendo nerviosos a los demás.
04/11/21 1:43 PM
  
mercedes
ja,ja....qué infantiles son, me acusan de troll, me acusan de HOMBRE, y me dicen que me pongo nerviosa.En absoluto,es más, corregí la palabra INSPIRADA por PROTEGIDA.Cero nerviosa, sí correctora de mi propio error.Tal vez los que están picados, son ustedes que me saltan a la yugular.No tienen más que leer mi opinión y expresar su desacuerdo, con tranquilidad.Chimo,tranqui.
04/11/21 2:24 PM
  
Maximiliano
La confusión es un arma del maligno, satanás o el diablo ( el mismo como diferente denominaciones, pues los demonios son su tropa ), y es un astuto sembrador del mal. es más, " es un genio del mal". El maligno es todo " destrucción, desesperación, DESUNIÓN, y degeneración ".

Que es lo que pretende satanás en la actualidad , ¡¡ pues una república universal diseñada por el Iluminismo, la Masonería y por sus jefes en las sombras, que quieren imponer un gobierno mundial, con un banco central mundial y una Organización de las Religiones Unidas que controle a las distintas confesiones y reduzca a la nada, a la Católica ¡¡. A la Iglesia con tantas disculpas, se la esta despretigiando, y se la ataca desde " dentro " como desde fuera.

Una iglesia que peca no es divina; una iglesia que se contradice es tan humana como todas las demás, ¡¡ pero pecan algunos, jamás todos ". Pero mostrar a una iglesia pecadora y contradictoria no tiene ni la autoridad moral ni la capacidad de conducir a la humanidad hacia la «fraternidad universal». Una iglesia así deja el campo libre a la Masonería, que se vale de este sofisma para confundir a los católicos, en particular, y a la humanidad, en general. El único faro que es ¡¡ CRISTO ¡¡, y muchas son las formas de adorarlo. Unión, y no la desunión que viene del diablo.
04/11/21 2:59 PM
  
Egomet
No contestéis al troll.

Muy bonita entrevista. Bravo por Diana y Ntra. Sra. de la Cristiandad.
04/11/21 7:03 PM
  
D
Fantástica entrevista. ¡La Tradición es imparable! Deo gratias!
¡Santa noche a todos!
04/11/21 8:38 PM
  
pipo
No sé qué querrá decir la parte aquella de “no se puede pedir más”. ¡Claro que se puede pedir más!, los entes con los cuales se quiere estar en comunión, no ser cismáticos, son los que hacen lo humano e inhumano para que estos católicos se vayan a otra parte para poderlos señalar con el misericordino dedo acusador si eso ocurre.

Sí se puede pedir más, en peregrinaciones pasadas por lo menos, y no sabemos si para salvar las apariencias, cuando iban a San Pedro les avisaban que el Papa les había enviado un telegrama firmado por la Secretaría de Estado y procedían a leerlo, pero ahora... A esos tales no les dio para enviar siquiera un telegrama, a lo mejor no les avisaron que esos católicos iban a peregrinar a San Pedro.

Dejar que a uno lo dejen entrar a San Pedro y poder participar en una Misa Tridentina, ¿es como para decir que no se puede pedir más? Si alguien no se enteró, a un grupo mucho más reducido que el de estos católicos les cerraron para ellos solos la Basilica Vaticana el 2 de Octubre y le dieron permiso a un simple sacerdote de celebrar la Misa, no en el altar de la cátedra, sino en el altar de la confesión (reservado para los Pontífices, en una época bajo pena de excomunión quien intentara usarlo). ¿Qué tal perdir un trato igual al de ese grupúsculo?

Y se puede pedir más, que rescindan Traditionis Custodes.


Yo digo que se puede pedir más.
04/11/21 10:36 PM
  
Elisa
Que linda iniciativa, rezaré por ustedes y por la peregrinación del 2022. Habría viajado feliz, pero no puedo salir de mi país Chile porque no tengo el pase, pero mi corazón está con ustedes.
04/11/21 11:06 PM
  
Marta de Jesús
Una iglesia que peca no es divina? Pues vamos listos. Pero no era santa por la santidad de Cristo, nuestra roca, a pesar de nuestros pecados (que debemos, eso sí, intentar que sean los menos posibles)? Soy una recién llegada. En cuestiones teológicas o como se diga, no me hagan caso. Y disculpen mi atrevimiento.

No conozco a este grupo ni la misa de antes. Algún día quisiera poder conocerla.
...
04/11/21 11:19 PM
  
Marta de Jesús
Respecto al E.S., quizá no sea que cada papel, palabra o Vicario sean los 'ideales' en general, sino que lleva con su soplo a donde Dios quiere llevarnos. Incluso con malos escritos, con errores y malos Vicarios, que a veces se dan. Incluso con gravísimos errores, como el de dejar pasar al interior de la iglesia el humo de Satanás. Saldremos reforzados de esta crisis. Por lo demás, no conozco los papeles del CVII, pero no creo que ser católico signifique aceptar cada palabra. Pero debemos creo yo, resignarnos humildemente a donde el soplo nos lleve, y con el tiempo se va viendo mejor cada papel, si se queda en papel mojado, en algo válido para hoy pero no para mañana o si queda enmarcado. Como los Vicarios. Recuerdo escuchar a BXVI decir que si JPII mereciera el Magno eso se vería con el tiempo. Repito que en estas cuestiones lo elemental, y a veces ni eso.

Resto fiel 💓✝️🕊️🛐
Bendiciones 🙏
04/11/21 11:25 PM
  
Jordi
La Iglesia sufre diversas rupturas, causadas o agravadas por el pontífice y la inacción de cardenales y obispos:

1. La inicua prohibición de la misa tridentina de Traditionis custodes
2. La herética comunión y absolución de los adúlteros impenitentes en Amoris laetitia
3. La unión forzada por pacto secreto con la Iglesia Patriótica china
4. La idolátrica adoración a la Pachamama
5. El no impedir la comunión del abortista Biden
6. La estatua del violento, cismático y heresiarca Lutero en el Vaticano el 2017 y 2021 y su bautismo como testigo del Evangelio
7. Encíclicas ecológicas y fraternas sin referencia a Jesús y pro Agenda globalista 2030
8. Legitimación de las uniones civiles homosexuales
9. El camino sinodal alemán
10. Inactividad en la lucha contra el aborto , eutanasia, ideología de género y de la muerte
11. Crisis de la justicia vaticana por el caso Becciu y escándalo de corrupción
12. Inexistente reforma de la Curia
13. Pérdida de la soberanía de la Soberana Orden de Malta por injerencia vaticana
14. Falta de justificación de la modificación del Catecismo sobre la pena de muerte
15. Legitimación de la vacunación, supresión de la Semana Santa del 2020, cierre de misas y templos, limitación de misas en San Pedro
16. Preocupación por los no católicos y misericordeo de los fieles católicos tradicionales
17. Declaraciones y documentos del pontífice con errores doctrinales

Todos estos factores rompen la unidad de la Iglesia...
05/11/21 1:40 AM
  
mercedes
Marta de Jesús, tus opiniones son bienvenidas, estemos deacuerdo o no, con ellas.Tenés derecho a expresarte a pesar de tu nivel de teología. El nivel, lo da la humildad.Vos decís,que ser católico, no significa aceptar cada palabra del Concilio, pero sí, es de fe, aceptar TODO el Concilio, ÍNTEGRAMENTE.
05/11/21 4:33 AM
  
Lector
Pipo, creo que usted no es de la España peninsular. "No se puede pedir más" es una expresión, una frase hecha, que no hay que tomar en sentido literal cuando los españoles la usan. Quiere decir que algo es maravilloso, o magnífico. De estas las hay muy similares: "no se puede estar más agusto", por ejemplo, para decir que uno está muy bien, y no significa literalmente que sea imposible estar más agusto que en una situación concreta, sino una indicación de que en efecto uno se siente muy bien.
05/11/21 7:56 AM
  
Maximiliano
Marta de Jesús,

Una iglesia que peca no es divina...dices compiando mi comentario. Es más correcto: (...) si dijeran públicamente que la Iglesia ha pecado y que tenía la obligación de pedir perdón ,con ello están acusando a la Iglesia que esta repleta y tiende a imitar a CRISTO, pues sangra con sus Martires y fieles con sus cruces como CRISTO y estimula al perdón de los pecados. Quieren humanizar a la Iglesia, lo cual es posible, (Si la Iglesia peca, es humana, no divina). Y repito, la Iglesia de esposa de Cristo y por tanto quienes pecan son los humanos, no la Iglesia en si misma.

Es como la estupidez que se repite en muchos " (..) yo creo en DIOS, pero no en la Iglesia o en sus sacerdotes, pues algunos son pecadores No hay que olvidar que son acaso 400.000 sacerdotes, muchos santos muchos files y una proporción pequeña mala gente, pero a la masoneria le conviene generalizar..

Se ataca a la Familia, a los no nacidos ( y en general se esta primando la cultura de la muerte ) y a la Iglesia, todos los anteriores barreras con el mal, y que conviene desprestigiar.
05/11/21 12:35 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

3.11.21

La Hostia interlocutora (SND), reedición del libro Diálogos eucarísticos de Mons. Luis Vella

La editorial SND ha sacado a la luz una reedición del libro Diálogos eucarísticos de Mons. Luis Vella, bajo el título de la Hostia interlocutora. Entrevistamos a P. Shaw Mihanovich, que con tanto esmero se ha encargado del trabajo.

¿Por qué decidió traducir y reeditar el libro de Mons. Vella?

Ante todo, aclaro que no existiría esta reedición española sin las gestiones favorables del Prof. José Antonio Bielsa Arbiol, a quien estoy agradecidísimo. Decidí, allá por 1995, traducir reeditar el hombre de Dios y hombre de letras maltés porque no se conoce en ninguna lengua hoy, ni aún en su original, y porque es un cofre muy especial de tesoros místicos, un manantial de pensamientos sublimes y renovadores del alma que generalmente escaparían al conocimiento del católico. En 1995 traduje y reedité el solo tomo primero, desconociendo la existencia de los otros dos. Fue una traducción muy sencilla y literal. Aún así, provocó una ola de entusiasmo entre los lectores: esto me dejó con la idea de retomar el emprendimiento. Habiendo tomado conocimiento, más tarde, de los tomos segundo y tercero, procedí a traducirlos, y a continuación, en una etapa muy larga y meticulosa, a estilizarlos. Para este efecto, no los recorrí como un hilo, sino como miles de fotografías selectivas de miles de aspectos lingüísticos y estilísticos, para trabajar sobre ellos uno a uno. Se puede imaginar lo difícil que sería, en un solo proceso lineal gruesísimo, trabajar sobre cada oración en miles de aspectos. He hecho lo posible por pasar el contenido a un español «hidalgo» como comentaba un amigo, un español rico en arcaísmos y giros calculados para producir elevación, y he transferido varias partes de la prosa a verso. Con esto he querido dar brillo, no solo al autor maltés, sino a la gran lengua española, y al registro elevado de expresión literaria.

¿Qué es lo que aporta este libro a la Fe católica?

Este libro aporta el conocimiento explícito de realidades que estuvieron dadas desde la Institución de la Eucaristía. Actúa como una criba de hallar pepitas de oro en un manantial. Saca a luz la que llamaríamos, si se nos permite el neologismo, «interlocutividad» infinita y constante del Señor hecho Sacramento; —quiero decir, su rango como el Ser por excelencia idóneo para que el hombre converse con Él tendiendo en lo posible a él mismo convertirse en esa conversación. Detrás de la «cáscara» que retira por completo a Cristo del alcance de los sentidos, tomándose datos de la Fe admirablemente a pecho, expone las maravillas de la personalidad del Dios vivo en altares católicos; entre ellas su humildad y caridad extremas; su providencia; su afabilidad; su sabiduría; su infinita abundancia en bienes espirituales; su interés en que nos interesemos en Él. Monseñor Vella muestra, con la potenciación de cercanía y de vitalidad aportadas por la Eucaristía, la conveniencia perfecta que hay entre Dios y el hombre, sobre la cual San Francisco de Sales decía: «De la misma manera que el hombre no puede ser perfeccionado sino por la divina bondad, asimismo la divina bondad, en ninguna cosa, fuera de sí misma, puede ejercitarse tan a su sabor, como en nuestra humanidad. El uno tiene una gran necesidad y posee una gran capacidad para recibir el bien; el otro lo tiene en gran abundancia, y siente una gran inclinación a dárnoslo. Nada es tan a propósito para la indigencia como una generosa afluencia, y nada es tan agradable a una generosa afluencia como una menesterosa indigencia, y cuanto mayor es la afluencia del bien, tanto más fuerte es su inclinación a difundirse y a comunicarse.»

El libro enseña al hombre a conocer su nada y su falencia y en ello mismo inmolarse todo a Dios. De hecho, saber que somos los que no somos ante el Dios que es el que Es, y que en esta condición existimos, vivimos, pensamos, y debiéramos rezar, aunque a primera vista caiga opresiva para el amor propio moderno y sea vista como «poca autoayuda», es la clave para, reduplicativamente, «saber saber», es decir, saber de buen modo en buena óptica intelectual cuanto se sepa, y con ello saber ser, saber sufrir, y saber existir de modo justificado y que valga.

El libro también aporta a la Fe católica, de manera digamos lateral y sutil, una defensa de la tesis, defendida por una hilera de autores respetables que incluyen una santa, un mártir, y varios obispos, de que Nuestro Señor Jesucristo en modo sacramental de existir es capaz de dolor anímico real y presente.

¿Por qué el título de La hostia interlocutora?

Ante todo, este nuevo título dado a mi traducción argentina muy poco anterior titulada Diálogos eucarísticos, se ha debido a razones prácticas de evitar que ambas ediciones se confundan. Donde hay diálogo, hay interlocución: son perfectos sinónimos.

Nuestro Señor Jesucristo en su modo sacramental de existir, oculto bajo apariencias externas e insustanciales de pan —podríamos decir, de la «ex sustancia de pan», siempre fue Interlocutor del hombre por ser la misma Razón eterna de Dios y más todavía por ser Él mismo Hombre a la par de ser Dios, y al máximo por estar presente realmente entre los hombres en su mundo, a ras del suelo, en sagrarios católicos. El rango de la Hostia consagrada como interlocutora tardó más de mil años de reflejarse en la práctica, y por eso no pasó a los griegos y eslavos cismáticos, que solo la reconocen como Alimento espiritual. Para hacer agradable lo sobrenatural, el autor proyecta estados espirituales y emocionales, afectos y actitudes en sus personajes centrales: Jesús, María y el alma devota. Pero si proyecta tales entidades inmateriales, es porque él mismo las crea, y bien puede interpretarse que las cree previamente, para su proyección, el Espíritu Santo en él. El autor lleva el alma del lector a identificarse con «el alma», ficticia e ideal a la par y a hacer suya ⎯⎯real, personal y viviente⎯⎯ una voz virtual impresa en el libro. Así se crea un intercambio con Jesús Sacramentado, y en partes pequeñas, con Dios Padre y con María, de diálogos que, sin perder un punto de reverencia, rebosan de una tiernísima cercanía realista, familiaridad genuina y confianza íntima. A partir de allí se expresa algo especial y único en la obra eucarística del autor; algo que puede ser apreciado aún por quienes no comparten las premisas de Fe que fundan la obra.

Cristo habla, pero la gente en general, no lo escucha, lo ignora…

Eso que Ud. pone con puntos suspensivos meditabundos, yo lo pondría entre signos de exclamación tremebundos, como que es una vertiginosa y generalizada tragedia humana, individual y social, que se rastrea a la noche de los tiempos: el hombre razona todo el tiempo y sobre todos los temas desligado de la Razón eterna que es al razonamiento humano todo, raíz imprescindible y llamado inseparable, y que le sería perfección y felicidad si el hombre se volviera a dicha Razón eterna pues entonces el hombre tendría cómo saber saber y con ello saber ser y actuar. Cristo, el Verbo Encarnado, puede decirnos:

«La sustancia espiritual de tu ser sólo puede alimentarse de la sustancia inteligible de la razón. Yo te lo he dicho cien veces; tú lo crees; tú aún estás plenamente convencido de ello. Pero lo estás cuando tú piensas en ello, lo cual no haces bastante. Si no piensas bastante tú, mi querido Hijo, que has merecido por tu atención aprender esta verdad, ¿pensarán en ella los filósofos groseros que se imaginan recibir de sus sentidos todo lo que tienen de conocimientos; o los filósofos soberbios, que se creen ser sus propios maestros y su propia razón; o el común de los hombres que ni siquiera atiende al lugar de origen de la luz que los toca? ¿No ves que los hombres, semejantes a las bestias más estúpidas e insensibles, comen lo que yo les presento [= la razón] sin reconocerme por su bienhechor; y que con tal que lo que les doy sea conforme a su naturaleza o halague su sabor, se sacian de ello sin averiguar qué es? Acaso esto no es alimentarse brutalmente de la Razón, y servirse de la luz sin pensar que proviene del Sol [= el mismo Cristo que habla]? Cuando a los bebedores se les presenta vino que los regocija, preguntan cuál sea el país que lo produce. Cuando se pone en una mesa algún plato desconocido, cada uno desea saber su nombre, y quizás la manera de prepararlo. Pero nadie se molesta por saber cuál sea la sustancia que alimenta la mente.»

Las palabras dichas arriba, tomadas de Malebranche, valen para Cristo Interlocutor contemplado como Dios en su Segunda Persona, Alimento y la Fuente de todas las inteligencias humanas y por quien tiene sentido todo lo que tiene sentido, incluidos nuestros pensamientos acertados desde lo más universal hasta lo más particular. Tales palabras de reproche al hombre que se cierra a buscar el origen de su saber y pensar, valen con más fuerza aún para Cristo Interlocutor como Dios Humanado, Maestro, Víctima y Rey, que nos abre y ofrece todo un nuevo orden de maravillas superiores a la naturaleza humana y que tienden a asemejarla a la vida divina para la cual fue hecha.

Resumiendo: Como Razón universal y Luz inteligible, Cristo Interlocutor habla interiormente a todas las mentes por la evidencia y claridad de los primeros principios; como Sabiduría encarnada y proporcionada a su debilidad, las instruye por la Fe. Supuestas incontestables las verdades de la Fe, se puede y se debe meditar en ellas día y noche, y pedir humildemente a Cristo Interlocutor palabra y entendimiento.

Y ahora pasamos a la etapa más dramática: el reproche divino al hombre sordomudo llega la máximo contemplado Cristo como Hostia viva en altares católicos, donde Él se nos revela Interlocutor directo y constante de un modo cercanísimo y más intenso aún, en esta vida, que el modo como Él es aquí nuestro Interlocutor a partir de su rango Rey de la Gloria en el Cielo; y se nos hace Alimento real, vivo e inmediato, por comunión sacramental o bien espiritual. Y cualquiera puede dirigirle, aún desde su casa, oraciones reverentes y confiadas, sobre todo usando como guía un libro como el de Monseñor Vella, y sabiendo que hay sagrarios en el mundo donde Cristo está presente, y voluntariamente presente. Este ejercicio renovado con tesón, acerca el alma a lo que llamaríamos, si la expresión no es profana e irreverente, el «mundo fantástico» del Santísimo Sacramento, sobre el cual tanto se ha escrito, sobre todo a partir del Concilio de Trento.

¿Hasta que punto el modernismo ha menoscabado la fe en la presencia real?

El modernismo explica todo dogma como una provisoria puesta en símbolo de una experiencia religiosa vitalmente inmanente en el subconsciente, como un sí dado para ser retirado a su debido momento. El modernismo destruye la raíz de toda la Fe católica y por supuesto, no perdonaría el dogma eucarístico. Lo reduce a mera memoria de la Última Cena, y aún a menos de eso, a mera fraternidad de participantes, entre sulfurosos y dulzones humos, de una puesta del hombre en el lugar de Dios. La filantropía laicista es lodo comparada con las grandezas dejadas atrás del Catolicismo, y cuando además se burla de Dios, es el producto más antiestético que hay.

¿Qué dificultades filológicas tuvo a la hora traducir del maltés al español?

La principal dificultad, sin duda, está dada en la restricción del vocabulario maltés, que obliga a buscar alternativas y variaciones en español. Lo mismo vale para los modos y tiempos verbales. Sin embargo, las palabras que denotan gozo o dolor moral o físico son muy abundantes en maltés, y a menudo su traducción exacta es evasiva.

Solo en la generación anterior al autor, pasado un milenio de la implantación de las primeras raíces del despreciado aunque siempre vivo maltés, los estudiosos comenzaron a reconstruir su vasto tesoro léxico y a redactarlo con elegancia en una manera que desplegase sus recursos sintácticos y semánticos. Previamente, los literatos malteses no escribían sino en italiano. El maltés era la lengua del pueblo simple y humilde, carente de cualquier protagonismo político y cultural. Entre los fieles lectores de la obra maestra eucarística en maltés de Monseñor Luis Vella, había gente muy sencilla, bien que devotísima. Muchos, débilmente instruidos, solo sabían su lengua autóctona. El autor tenía su parroquia y centro de ministerio sacerdotal en la isla maltesa menor y menos civilizada, aislada dentro de la misma aislación nacional. El autor escribió El alma cristiana ante Jesús sacramentado, obra repleta de pensamientos notorios por su originalidad y sublimidad, en un estilo sencillo y despojado de recursos refinadores. Nosotros nos dirigimos a una audiencia hispanohablante bastante culta para entender un español avanzado en léxico, sintaxis y estilo. Esta sola circunstancia nos fuerza a un abandono considerable de la orientación a los vocablos y sus combinaciones al traducir el original. Así y todo, hemos procurado la máxima adecuación entre un sentido y un signo al traducir matices de vocablos cargados de significado emocional, como que tienen un particular derecho a subsistir aislados y no suelen ser relativos dentro de un grupo léxico.

El maltés de la época de Monseñor Vella se deriva del árabe dialectal del norte de África en cuanto al grueso de su morfología y en cuanto a la mitad léxica que comprende conceptos más concretos y sencillos, y por añadidura del italiano y siciliano en cuanto a la mitad léxica que comprende conceptos más abstractos y cultos. Por haber suprimido muchas vocales, el maltés es rico en monosílabos. Casi todas las consonantes pueden reduplicarse u ocupar el lugar de última letra en una palabra. Muchas raíces maltesas ⎯⎯siempre formadas de consonantes, generalmente tres⎯⎯ de origen árabe son aptas para distribuirse en esquemas morfológicos fundamentales de colocación de las consonantes radicales, de vocales, y de consonantes accesorias. Estos esquemas morfológicos aportan parte del significado, de manera que en palabras semíticas del maltés ⎯⎯a diferencia de lo que sucede en nuestras lenguas indoeuropeas⎯⎯ lo morfológico se mezcla con lo semántico: el esquema por así decir geométrico en que está puesta la palabra dice algo sobre el significado de la misma y «añade raíz a la misma raíz». La morfología maltesa, además, también a diferencia de las indoeuropeas y por origen árabe, tiene abundantes y frecuentes elementos de morfología no concatenativa. Esto significa que numerosos morfemas verbales y nominales ⎯⎯raíz y patrón de palabra⎯⎯ están entrelazados uno dentro de otro, y no adicionados linealmente uno después de otro. Por ejemplo, si en español el plural de «estrella» se crea «encadenando» una S final, en maltés a menudo es otro el procedimiento: las vocales del equivalente singular «kewkba» se recolocan formando «kwiekeb». Las palabras y proposiciones morfológicamente no concatenativas (escasas en lenguas indoeuropeas) activan un sector particular del cerebro, que también funciona para descodificar estímulos lingüísticos emocionales (que opera ligeramente más lento, lo cual podría explicar la propensión meditativa del maltés). No sabríamos decir si esto influye para que el maltés sea un idioma más poderoso y directamente activo sobre las emociones que las lenguas indoeuropeas: pero vale un principio que impresiona al análisis. Y es el siguiente. Santo Tomás señala potencias que el alma difunde solamente a una parte específica del cuerpo para perfeccionarlo, y da el ejemplo de que el oído y el ojo no reciben la misma perfección del alma. De aquí se deduce que la región cerebral específicamente sensible a la morfología no concatenativa, abundante en el maltés, recibe una perfección peculiar del alma que no tiene cómo difundirse al cerebro en la percepción de un idioma sin esa morfología ⎯⎯ni tiene cómo reproducirse en él⎯⎯. Esto se hace más revelador acotado a lo que observa Maurice Olender: las lenguas semíticas, si menos adaptadas que las indoeuropeas a la naturaleza polivalente y a la racionalidad, son fundamentalmente musicales y emocionales e intensamente fecundas en instantes deslumbrantes ⎯⎯intuiciones poderosas⎯⎯ que se perderían orientados en la pluralidad indoeuropea de tiempo y espacio.

Los malteses suelen reduplicar la dulzura inherente a su lengua con expresiones afectivamente muy demostrativas. Esta efusividad maltesa salta mucho a la vista en Monseñor Vella, y explica el uso de palabras que, aunque están perfectamente en su lugar en maltés, caerían sobre-efusivas, y hasta serían sospechosas de sensiblería, en algunos otros lenguajes. Un ejemplo que aparece al principio de la obra es el adjetivo «twajjeb» aplicado a Nuestro Señor Jesucristo Sacramentado, cuya traducción literal sería «buenito». Los usos recibidos en español devocional universal lo rechazan, por inmenso que sea el amor y la ternura que el devoto tenga por su Redentor, de manera que ese acento afectivo deba omitirse. Otro ejemplo es el uso muy reiterado de la palabra maltesa que corresponde al español «corazón» y las construcciones «del corazón» y «de corazón». A menudo la hemos omitido como redundante, otras veces, siguiendo pautas claras, la hemos reemplazado por «alma» y otras veces por perífrasis poéticas.

En las traducciones de textos literarios, muchas connotaciones semi-mudas suelen sobrecargar las denotaciones mejor identificadas del vocabulario de origen, y flotar, inasibles, entre los signos, las frases y las secuencias cortas o largas.

Mons. Vela fue un azote contra la masonería, ¿Por eso es tan desconocido?

Puede haber influido, pero más ha influido el extraño silencio e inacción total de sus sucesores, y la triste indiferencia de sus compatriotas para con él, cosa que digo sin ánimo de ofender, y exceptuando algunos pocos comportamientos honrosos.

¿Masonería? ¿Nuevo Orden Mundial? —Cristo Interlocutor Eucarístico nos habla de todo lo que nos interesa, incluso de política. Nos enseña que las naciones modernas agonizantes, para salvarse, deben recristianizarse. No hay sociedad ni gobierno viable sin moral, y no hay moral sin la única Religión verdadera, la católica traída por Cristo al mundo. Lo único que puede curar la sed desmesurada de placeres sensuales y materiales es la verdad de que la felicidad viene de adentro —pero para hacer comprender y gustar esta verdad vale Cristo hablando por la Razón y por la Fe. Queda una última esperanza de que a Él retornen muchos como hijos pródigos hambrientos de algo mejor que las bellotas de la democracia laicista y pluralista tendiente al nihilismo. Esto podría cristalizarse como reacción a hechos extraordinarios de destrucción y de iluminación.

Occidente se hizo grande en cuanto llamado y capacitado a participar en la vida divina por el Advenimiento de Cristo, pero derecho sólo en cuanto quiso participar en ella, como lo apreciamos en siglos medievales y pre-revolucionarios. Occidente ha perdido su derechura y se tuerce de un modo tanto más monstruoso cuanto incluye toda su grandeza y su perdurable llamado y capacitación desde Dios hacia Dios. Muda, pero tenazmente, dice a Dios: «no hablaré contigo» con lo cual da un hachazo a sus propias raíces principales, puesta en una respuesta amorosa al Creador y Salvador que ha hablado de sobra y cuyas palabras resuenan en la bóveda clausurada del subconsciente colectivo, y entre ellas, «grande es quien ama en grande» —no solo en intensidad, sino en objeto. A un Occidente renegado, degradado y frustrado, Cristo-Verbo, Cristo-Humanado, Cristo-Sacramentado, sigue siendo el Sol infinitamente luminoso que le ofrece Resurrección.

Los hombres deben ser re-hechos, como lo fueron en siglos pasados bajo Constantino, Recaredo y los Reyes Católicos. Deben hacerse como el mismo «Nuevo Adán», Cristo, que ha constituido sus naciones cristianas en todo lo que tienen de más valioso y más firme. Este trabajo titánico, puede comenzarse con los diálogos reverentes y amantes con Cristo Interlocutor por parte del alma creyente e instruida.

Está traduciendo al polaco esta obra, ¿qué problemas  le está produciendo?

Esta traducción es a dos con un auxiliar polaco, con quien hemos elaborado la traducción literal. Concluida esta, yo me he dedicado, por mi parte, a estilizar dicha traducción, mediante refracción de la gama cromática léxica en muchos nuevos haces, mediante la aplicación al texto de recursos retóricos tomados de grandes obras literarias religiosas polacas, y mediante la arcaización calculada, paralela a la que he hecho en la versión española. Cuando concluya con esta ardua tarea, presentaré el trabajo a un buen redactor polaco para que lo revise y le dé una pulida final. Pero entre tanto pongo de mi parte lo mejor que puedo. Tengo terminadas, pero no plenamente estilizadas, una traducción inglesa y otra italiana de los diálogos eucarísticos de Monseñor Vella, y un breve inicio de traducción al tagalo.

Por Javier Navascués

1 comentario

  
Titus
Gracias por recuperar este tesoro de las letras católicas.
03/11/21 2:01 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

30.10.21

Summorum Pontificum: La Misa Tradicional luce en todo su esplendor en la Basílica de San Pedro

Había mucha expectación este año con la tradicional peregrinación Populus Summorum Pontificum en tiempos de restricciones, por un lado las del virus que requerían de forma obligatoria el test de antígenos para pisar suelo italiano y por otro lado las del Motu propio Traditionis custodes que viene a limitar la celebración de la Misa de San Pío V, tras el anterior Motu propio Summorum Pontificum, que daba total libertad. Por estos motivos para mí era muy importante participar por primera vez en la peregrinación, que cumple este año su décima edición y que está teniendo lugar en Roma los días 29, 30 y 31 de este mes y lo estoy haciendo con mucha alegría, para dar testimonio público en defensa de la Misa Tradicional.

Quise llegar un día antes para saborear por tercera vez en mi vida la Ciudad eterna, en donde sin duda se palpa la grandeza y la belleza de la Iglesia en cada rincón, en cada esquina, en cada baldosa del empedrado. Vinimos un buen grupo de Barcelona y visitamos varias iglesias teniendo como plato fuerte la Basílica de Santa María la Mayor, realmente impresionante, una Basílica que se construyó en gran parte con el oro que aportaron los reyes de España. Fue un lujo tener como guía a Miguel Ángel Gutiérrez, miembro de la TFP, sin duda un grandísimo conocedor de la historia y el arte sacro de Roma.

Tras velar armas rezando y paseando plácidamente por Roma nos recibió el acto inaugural. La cita era a las 5:30 de la tarde, cuando el sol otoñal se retiraba y las fauces de la noche esperaban su momento.

Como es tradición, la peregrinación se inauguró el viernes por la tarde en la Basílica de Santa Maria dei Martiri del Pantheon, con el rezo de Vísperas cantado de forma solemne por la Capilla musical de Santa María in Campitelli, dirigida por el maestro Vincenzo di Betto,  y oficiada por Mons. Marco Agostini, ceremoniero papal.

La melodiosa música polifónica elevaba literalmente el alma hacia el cielo en un templo imponente que permanece inamovible tras dos milenios de historia.

Hoy sábado, en la iglesia de los Santos Celso y Julián tuvo lugar la adoración del Santísimo Sacramento, presidida por el canónigo Antoine Landais. Un acto litúrgico cuidado con todo el respeto que merece la Sagrada Eucaristía, con la iglesia a rebosar y todo el mundo rezando con el mayor fervor. En esa iglesia tuvo lugar el bautismo de S.S. Pío XII, como consta en una lápida alusiva a tal efeméride. El templo fue consagrado en el año 432 por el papa Celestino I y reconstruido en 1733 por C. De Dominicis. Se trata de una iglesia de estilo rococó de planta elíptica.

Posteriormente salimos desde la mencionada iglesia en procesión hacia la Basílica de San Pedro, cruzando el Puente SantAngelo y la Via della Conciliazione. Realmente era espectacular contemplar la procesión desde el precioso puente con la Basílica de San Pedro majestuosa en lontananza.

Seminaristas y sacerdotes ataviados con sotanas de azabache, enroquetadas, rezando y cantando con fervor y entusiasmo, seguidos de un numeroso número de fieles portando banderas de varios países del mundo. Cabe destacar la gran cantidad de jóvenes, especialmente de un país como España en donde está despertando cada vez con más fuerza el amor por la liturgia de siempre. Hecho que se vio acrecentado de forma pública este verano en la I peregrinación Nuestra Señora de la Cristiandad a Covadonga. La entidad ha estado presente, siendo encabezada por su máxima representante Diana Catalán. También ha participado, como viene siendo habitual, Una Voce España, con la presencia de su presidente Juan Manuel Rodríguez. Entre el grupo de españoles nos honró con su presencia el canónigo José-Apeles Santolaria de Puey, residente en Roma. Participaron diferentes personalidades eclesiásticas de la Iglesia como Mons. Nicola Bux, consultor de la la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos o el ceremoniero pontificio, monseñor Marco Agostini.

Igualmente estuvieron muy bien representados diferentes grupos internacionales: Fœderatio Internationalis Una Voce, Coordinamento Nazionale del Summorum Pontificum, Notre-Dame de Chrétienté, Latin Mass Society, Pro Missa Tridentina, Orémus - Paix Liturgique, Una Voce Italia, Una Voce France, Senza Pagare, CIEL y Fœderatio Internationalis Juventutem.

Mons. Patrick Descourtieux presidió la Misa principal de la peregrinación en el altar de la Cátedra, de la Basílica de San Pedro. Todo estuvo cuidado con esmero, una liturgia exquisita y unos fieles fervorosos y ejemplares.

Mañana domingo en la iglesia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos, tendrá lugar la Misa de clausura, celebrada por el Padre Claude Barthe, capellán de la peregrinación. Estamos seguros que será un excelente colofón para esta décima edición, en la que han participado un millar de entusiastas peregrinos de todo el mundo.

Por Javier Navascués

15 comentarios

  
Claudio
En hora buena. Que Dios y su Santísima Madre permitan que todo esté en perfecto orden y que no haya ningún incidente.
30/10/21 10:17 PM
  
El gato con botas
Claudio: mientras no aparezca un musulmán todo irá en orden.
31/10/21 9:50 AM
  
maru
Felicidades por esta gloriosa peregrinación. Bendito sea Dios!!!
31/10/21 10:09 AM
  
Anma
¡Gloria a Dios, quien pudiera haber estar allí!!
31/10/21 12:16 PM
  
Juana Maria Correa
Gracias hermanos en Cristo su valor por demostrar su fe públicamente, me uno a esta celebración en espíritu, desde la Florida. Que Dios Nuestro Señor los bendiga y proteja y que todos Los Santos los acompañen.
31/10/21 12:17 PM
  
Ramón montaud
Bueno pongo en el comentario la frase que nos aparece en el extremo superior derecha: " Hay que conseguir, tras este Pontificado, la libertad pura y simple de la misa tradicional".
31/10/21 2:47 PM
  
Ignacio
Todo sea para gloria de Dios y bien de las almas.

31/10/21 3:16 PM
  
José Andrés Archila Castaño
En estos dos días compaginaron ambas iglesias: la que va al templo a orar, y la que se vende al mundo por baratijas. Es el signo de los tiempos más claro que he visto jamás...
31/10/21 7:00 PM
  
GGF
Desde América del Sur. Argentina:
¡Queremos fotos, en está hora en que reina la falta de "decoro" y las "excentricidades" en la liturgia!
31/10/21 8:58 PM
  
RAMONET
Padre Apeles...., No he podido seguir leyendo más.... Rigoristas en extinción en ...3...2... 1. Gracias Santo Padre por ponerles en entredicho y que acepten la Misa de PabloVI, el Espíritu del Concilio, Obediencia a sus respectivos Obispos, La libertad religiosa, El Ecumenismo, y que se retraten como lo que son: Cismáticos .
31/10/21 9:54 PM
  
Juan Pablo
Que bello es leer esta noticia, ojalá que también incluyeran a la @FSSPX @FSSP y otras no citadas en el o firme. Cuanta razón tenia SM. Monseñor Marcel Lefebvre..
31/10/21 11:15 PM
  
Chimo Viñes
Ramonet, no se ilusione, que los católicos no estamos en extinción. Precisamente, esta peregrinación Summorum Pontificum, viene a ser una respuesta contra la pretensión de Francisco y su pontificado de acabar con la Santa Misa. Da la razón a S.S. Benedicto XVI y muestra la vitalidad de la Iglesia.
01/11/21 10:01 AM
  
Daniel
Juan Pablo: la FSSP estuvo presente. De hecho, la misa de clausura ayer fue en la parroquia personal de la FSSP.
01/11/21 10:07 AM
  
Jorge M.
Don Javier: ¿Por qué la Misa en la Basílica de San Pedro no ha sido celebrada por el Arzobispo Cordileone, como decía el programa que publica el sitio web oficial de la Peregrinación?
01/11/21 2:05 PM
  
Fernando Cavanillas
Javier, avisanos de estas cosas con algo de tiempo, que a muchos nos gustaría ir a este tipo de peregrinaciones!!!.. (quizás el año que viene, si Dios quiere)
03/11/21 11:59 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

29.10.21

P. Barthe: "Hay que conseguir, tras este pontificado, la libertad pura y simple de la misa tradicional"

El Padre Claude Barthe, sacerdote diocesano, es cofundador de la revista Catholica, capellán de la peregrinación Populus Summorum Pontificum, y autor de obras como Histoire du missel, La messe de Vatican II, La messe une forêt de symboles, Les romanciers et le catholicisme, o Penser l’œcuménisme autrement.

¿Qué supone para usted ser el capellán general de la peregrinación Summorum Pontificum?

Es una responsabilidad, porque surgen muchos problemas. Imprevistos de todo tipo que hay que estar resolviendo siempre, y este año aún más, pero también supone una gran alegría que podría calificarse como un gozo espiritual. Esta peregrinación resulta útil, creo yo, para la visibilidad de la misa tradicional y, por lo tanto, para la vida de la Iglesia.

Además este año cobra una importancia mayor, debido a las restricciones del motu propio Traditionis custodes.

Eso está claro. De nuevo hemos vuelto a entrar en un período difícil para la liturgia tridentina. La llegada y la presencia pacífica y firme, en Roma, de representantes de los sacerdotes y fieles practicantes de esta liturgia supone un testimonio importante. Es cierto que las condiciones impuestas a los viajes por la crisis sanitaria pueden desanimar a algunos peregrinos, como ocurrió el año pasado. Pero el hecho de que la peregrinación se celebre supondrá un acto religioso de gran valor. Por otra parte, esta será la décima peregrinación. La primera tuvo lugar en 2012, y fue presidida por el cardenal Cañizares, que entonces era prefecto de la Congregación para el Culto Divino.

Por más desagradable que resulte el motu proprio Traditionis custodes, es también una prueba paradójica de la importancia de la misa tridentina, ya que aquellos a quienes disgusta esta forma litúrgica han entendido perfectamente que se trata de una fuerza en crecimiento, en particular entre el clero joven.

¿A veces pareciera que no siempre es fácil de conciliar el amor a la Misa tradicional y la fidelidad a la jerarquía de la Iglesia, especialmente cuando algunos prelados son muy contrarios?

Los hijos, en determinadas circunstancias, tienen el deber de ejercer sobre sus padres una «corrección filial». Nuestra actitud de resistencia litúrgica es de este orden, animada, creo, por el sensus fidelium. En la historia relativamente reciente han existido otras situaciones de gran tensión entre los fieles y miembros de la jerarquía: por ejemplo, en Francia, cuando León XIII quiso imponer a los católicos el apoyo a un régimen político surgido de la Revolución, o en México, cuando los cristeros fueron abandonados por la diplomacia romana y sus obispos.

¿Cuál es su función principal dentro de la peregrinación?

Me encargo de dirigir, directa o indirectamente, en su conjunto y en una multitud de detalles, todo lo relativo a las ceremonias: estar en contacto con los celebrantes, supervisar la organización de los diversos actos, obtener, o encargar la obtención de permisos en los diversos edificios sagrados… Todo esto lleva tiempo. En cuanto termina una peregrinación hay que empezar a prever la siguiente, sabiendo que hasta el último momento pueden surgir imprevistos.

También contará con la ayuda de 4 sacerdotes asistentes. ¿Cuál es su misión?

Don Nuno Castello Branco, notable políglota, es como el secretario de nuestra pequeña congregación eclesiástica. El canónigo don Marco Cuneo, del clero de Albenga, es el coordinador y ceremoniero de la misa en la Basílica de San Pedro. Don Giorgio Lenzi, del IBP, se encarga de todos los permisos administrativos y de la organización de las vísperas solemnes en la Basílica de Santa María de los Mártires en el Panteón. El canónigo don Antoine Landais, del ICRSS, rector de la Basílica de los Santos Celso y Julián, una antigua «capilla pontifical», organiza la adoración al Santísimo Sacramento y la salida de nuestra marcha a San Pedro. El padre William Barker, de la FSSP, se ocupa, a las órdenes del párroco, el padre Brice Meissonnier, de lo que sucede en la iglesia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos, que es como la sede espiritual de nuestra peregrinación y donde se celebra todos los años el cierre de la misma, con una misa el domingo de Cristo Rey.

¿Con qué actitud se debe acudir para que esta peregrinación dé fruto?

Con una actitud de fe y de piedad. Si pensamos y sentimos que la misa tridentina es la expresión más perfecta de la fe católica eucarística y sacrificial, debemos cultivar siempre este sentido, y la palabra debe tomarse en su acepción más fuerte, la de sensus Ecclesiae, que debemos cultivar especialmente cuando oramos y celebramos en Roma.

Nuestra peregrinación se lleva a cabo bajo el patrocinio de San Felipe Neri, un santo que hizo mucho por la acogida espiritual y moral de los peregrinos que llegaban a Roma en el período que siguió al Concilio de Trento. Por otra parte, la iglesia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos fue construida a finales del siglo XVI para la archicofradía del mismo nombre, que fue fundada por el mismo San Felipe Neri, y que tenía como vocación acoger y ayudar a los peregrinos que acudían a la ciudad.

Háblenos de la importancia de acoger y aconsejar a aquellos fieles un tanto desconcertados ante las restricciones de la Misa tradicional.

Se trata de mantener en ellos lo que yo llamaría una esperanza militante: la Iglesia en la tierra es militante, en medio de muchas penas y dificultades, incluso cuando estas dificultades proceden de su interior, o aún de arriba. La reforma de la liturgia –o mejor, la deformación de la liturgia– alcanzó su apogeo cuando se publicó el nuevo misal en 1969, hace más de 50 años. Pero el Vetus Ordo se mantuvo contra viento y marea y no ha dejado de difundirse. Las restricciones actuales son, en mi opinión, un paréntesis que, espero, se cierre lo antes posible. Lo que habrá que conseguir, en los cambios que sigan al presente pontificado, es la libertad pura y simple de la misa tradicional. En una Iglesia que, al menos en Occidente, parece estar desapareciendo, debe favorecerse todo lo que esté vivo, todo lo que sea misionero, todo lo que genere vocaciones sacerdotales y religiosas. Summorum Pontificum fue un compromiso estupendo en su contexto, pero nada más que un compromiso. La libertad de la liturgia romana tradicional forma parte de la libertad de la Iglesia, y es esta libertad la que hay que devolverle.

¿Por qué es importante que este encuentro se vaya consolidando con los años?

Porque este encuentro, desde sus comienzos, se organizó como una acción de gracias para el espacio que Summorum Pontificum había otorgado a la misa tridentina, y como testimonio, en la misma Roma, de la eterna juventud de esta misa.

Por Javier Navascués

29 comentarios

  
José María Iraburu
El Padre Claude Barthe, sacerdote diocesano, capellán de la peregrinación Populus Summorum Pontificum, dice en esta interesante entrevista, que "La reforma de la liturgia –o mejor, la deformación de la liturgia– alcanzó su apogeo cuando se publicó el nuevo misal en 1969, hace más de 50 años. Pero el Vetus Ordo se mantuvo contra viento y marea", etc.

No está bien defender el Vetus Ordo atacando al Novus Ordo, como si fuera una "deformación de la liturgia" de la Eucaristía. Los Papas Pablo VI y Juan Pablo II, en la Institutio Generalis Missalis Romani, en (1975 y 2000), en el Proemio, dieron testimonio de que la Misa posterior al Vaticano II "mantiene la fe inalterada" y "manifiesta una tradición ininterrumpida".
Quienes aceptamos sus enseñanzas, estamos de acuerdo con ellos, con Benedicto XVI y con los muchos miles de Obispos católicos que creen lo mismo. Al mismo tiempo que admiramos y veneramos los sagrados ritos de la Misa de San Pío V.
29/10/21 10:33 AM
  
Urbel
La tenacidad con que durante más de cincuenta años se ha defendido y conservado el inmemorial rito romano, contra viento y marea, contra los sucesivos intentos de supresión (primero Pablo VI, ahora Francisco) o con el beneficio de las sucesivas concesiones de Juan Pablo II y Benedicto XVI, no se explica ni se justifica si las misas nuevas, en sus múltiples variantes regulares o abusivas, mantuviesen "la fe inalterada" y manifestasen "una tradición ininterrumpida".

Se explica y justifica porque el Novus Ordo Missae, incluso en su versión típica "se aleja de manera impresionante, en conjunto y en detalle, de la teología católica de la Santa Misa, cual fue formulada en la XXII Sesión del Concilio de Trento (...) Después de promulgado el Novus Ordo, el verdadero católico, de cualquier condición u orden, se encuentra en la trágica necesidad de optar entre cosas opuestas entre sí" (Breve examen crítico del Novus Ordo Missae, cardenales Ottaviani y Bacci, 1969).

Un apego meramente histórico, estético, sentimental, incluso por razones de piedad o devoción personal, al inmemorial rito romano llamado tridentino o de San Pío V, no explicaría ni justificaría la resistencia de más de cincuenta años ... ¡ni la que está por venir!

Lo sabe muy bien el entrevistado abate Barthe, ordenado sacerdote por el venerado arzobispo Marcel Lefebvre.
29/10/21 12:05 PM
  
Urbel
"La reforma litúrgica, en su realización concreta, se ha alejado demasiado de este origen. El resultado no ha sido una reanimación sino una devastación. ..... una liturgia que ha degenerado en un "show", donde se ha intentado mostrar una religión atractiva con la ayuda de tonterías a la moda ..." (Joseph Ratzinger, "Klaus Gamber, la intrepidez de un verdadero testigo", en K. Gamber, "La reforma de la liturgia romana", ed. Renovación, Madrid, 1996, p. XXI).

Devastación fue también la palabra elegida por Dietrich von Hildebrand para titular el segundo de sus célebres libros sobre la hecatombe posconciliar: "La viña devastada". El primero se había titulado "El caballo de Troya en la ciudad de Dios".
29/10/21 12:21 PM
  
Sturmvogel
Ciertamente no es lícito atacar al Novus Ordo, calificándolo de deformación. Hubiera sido más inteligente haber citado el art. 4 en el proemio de la constitución SACROSANCTUM CONCILIUM la cual explicita lo siguiente:
“Por último, el sacrosanto Concilio, ateniéndose fielmente a la tradición, declara que la Santa Madre Iglesia atribuye igual derecho y honor a todos los ritos legítimamente reconocidos y quiere que en el futuro se conserven y fomenten por todos los medios. Desea, además, que, si fuere necesario, sean íntegramente revisados con prudencia, de acuerdo con la sana tradición, y reciban nuevo vigor, teniendo en cuenta las circunstancias y necesidades de hoy.”
Y que, por tanto, no se entiende la restricción respecto al Vetus Ordo del motu propio Traditionis custodes, cuando la Iglesia concede igual derecho y honor a todos los ritos y quiere no sólo que se conserven sino que se fomenten. Así se pone de manifiesto dónde se encuentra la irregularidad, sin necesidad de atacar a nada ni a nadie.
29/10/21 12:41 PM
  
Ximo
¿Que el Novus Ordo mantiene la fe inalterada? jajajaj... Menudos frutos trajo el NOM. Miren... No. Ya no solo la experiencia de decenios, los frutos, la fe de los fieles (los pocos que quedan) después del desastre de esta liturgia (fabricada por protestantes ojo) sino miren y estudien cómo se llegó a este proceso de fabricación del NOM. Ofertorio... Preces.... Etc.
29/10/21 12:41 PM
  
Ximo
Yo creo sinceramente que está todo muy claro después del paso de estas décadas. Los enemigos de la Iglesia están dentro y muy alto. Hay que volver valientemente a la Tradición y dejarse de medias tintas.
29/10/21 12:43 PM
  
Ramón montaud
Participe años y años en la misa antes del Concilio, en donde rezabamos durante la misa en latín el rosario, no sé si también en latín y después he asistido a las misas post-conciliares, ni me había enterado de esta problemática hasta Julio de este año.
El titular de esta noticia puede dar lugar a cierta inquietud.
29/10/21 2:25 PM
  
José María Iraburu
Algunos de los comentarios anteriores (algunos) cargan irresponsablemente contra la Eucaristía del Novus Ordo (1969), la que los cuatro Papas últimos reconocen como ortodoxa, tradicional y, consiguientemente, válida, santa y santificante.

+Ofenden a los miles de Obispos y sacerdotes que la celebramos, como si estuviéramos ofreciendo a los fieles un sucedáneo de la Misa auténtica, una "eucaristía protestante".

+Atentan también contra el Magisterio apostólico sobre la Misa, también evidentemente la Misa de 1969.
--Juan Pablo II (2003) enseña que "el sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía son un único sacrificio" (Ecclesia de Eucharistia, 14).
--Pablo VI (1968), el autor de la Misa postconciliar, había dicho antes (Credo del pueblo de Dios, 24).
--Benedicto XVI (2007), enseñando sobre la Misa, afirma: "Jesús es el verdadero Cordero pascual que se ha ofrecido espontáneamente a sí mismo en sacrificio por nosotros" (Sacramentum caritatis, 9).

Decir las barbaridades que algunos dicen (algunos) contra la Misa nueva, es atentar contra "el Sacrificio de Cristo en la Cruz", que se actualiza en ella sacramentalmente.
Les recomiendo en mi blog los artículos 653, 654, 655 y 656.


29/10/21 2:55 PM
  
Maximiliano
Antes de estas breves líneas, tengo que señalar que fui monaguillo en la Misa del Vetus Ordo. Y esa Santa Misa procuraba una espiritualidad profunda. Es más he leido y conozco a jovenes católicos, que acuden al Vetus Ordo con profunda espiritualidad. Es conocido que el Novus Ordo es - comparativamente - muy breve de tiempo. Pero también tengo la sensación que - siendo ambas de igual valor espiritual - , en el Novus Ordo se alcanza una menor espiritualidad, precisamente porque no hay un tiempo razonablemente comparativo con cualquier otro acto civil, en el que no importa estar tiempo y tiempo. Digamos que distrae más. Y por supuesto ha sido - es indiscutible por los videos que he visionado - alterada o modernizada,, afortunadamente en pocos casos, hasta extremos de ofensa en su celebración con globos, pantallas, y, música irreverente.

Y a pesar que de que el Novus Ordo es muy breve, parece que hay una cierta prisa en que termine. No es falta de FE o de respeto, sino de falta de Amor o constumbre, pues dedicamos a actividades sociales muchas horas a la semana, y al SEÑOR apenas 20 o 30 minutos una vez a la semana, Yo procuro ir todos los días a la Santa Misa. Lo peor - en embos casos - es que que no hay recambio generacional por falta de vocaciones; se ataca a la Familia como granero de las vocaciones sacerdotales, y como primera Evangelizadora que siempre ha sido..
29/10/21 3:19 PM
  
Sigrid de thule
Caramba, ¡los tradicionalistas hablando de la libertad de conciencia y reclamándola!
Yo, solo por esto, les permitiría celebrar sus ritos, siempre que fueran sinceros con el tema de la libertad.
29/10/21 3:39 PM
  
JPB
La Misa es la Misa...

Toda discusión sobre si es "Mejor " o "·Peor " una que la otra , es folklore ....
29/10/21 5:37 PM
  
Urbel
Las palabras de los papas posteriores al concilio Vaticano II sobre la identidad entre el sacrificio del altar y el sacrificio de la cruz son reafirmación de la doctrina católica.

La cuestión debatida no es si esa verdad católica ha sido negada por los papas posteriores al concilio. La cuestión debatida es si la revolución litúrgica ha contribuido a disminuirla o mitigarla, oscureciéndola en la vida de sacerdotes y fieles. A esta segunda cuestión muchos contestan que sí, sin ser por ello irresponsables ni querer ofender a nadie.
29/10/21 6:29 PM
  
Juan
La validez jurídica de la Misa Nueva no es un aspecto discutible porque la Iglesia la ha aprobado, y también es santa y santificante en virtud del sacerdocio y la consagración. Pero sin duda, las plegarias 2, 3 y 4 son una forma litúrgica en exceso podadas, quizá sólo idóneas para alejados que redescubren la fe y los beneficios de la Santa Misa, pero la inquietud espiritual de quien profundiza en la historia de la sagrada liturgia, se acrecienta; mientras que quien no conoce la Misa tradicional, se muestra indiferente o incluso la detesta, aún no ha recorrido (por lo general) un proceso de conversión que implique no sólo corazón, sino la mente también (y el mandato es usar la mente en el amor a Dios para intentar entenderle, también litúrgicamente en la historia longeva de la Iglesia). No es exclusivismo, pero al igual que en los grados de santidad, no todo el mundo en estos tiempos de los estilos de vida express, tiene la santa disposición de necesariamente valorar antes de venerar el Rito Antiguo, antes bien se contenta con un formato litúrgico express de "encuentro fraterno" donde las miradas entre pueblo y sacerdote irrumpen en el culto debido a Dios y desconcentran. Benedicto XVI y el Card. Sarah querían hacer su famosa "reforma de la reforma" y volver a celebrar "ad orientem", en contra de la protestantización de nuestro culto según el paradigma protestante de "coram populum".
Sin conocer (y el conocimiento implica poner amor en el objeto de estudio) no se puede amar algo/Alguien.
Me quedo con que las nuevas vocaciones tienen suscitado el gusto litúrgico orientado hacia el pasado, hacia la antigua forma, "probada siete veces como la plata" en sus frutos espirituales por los siglos. La Primera Plegaria sí se salva, y ad orientem es cum laudem, digamos. Los santos fueron haciendo la Misa tradicional; mientras que una Comisión/Colisión hizo la nueva deprisa y corriendo. Y a la luz de traditiones custodes, me atrevo a decir que la Reforma del 69 fue la primera parte de este plan de eliminar la Misa. La tercera parte será abolir la Nueva. No sé cómo no ponen su barba a remojo los sacerdotes, porque esta restricción nones coyuntural; el objetivo es modificar la fórmula de consagración y abolir toda Misa. Yo sólo soy el último converso (42 años y 5 de conversión), pero creo que no podemos tolerar que se cercene así la Tradición. La lucha escatológica es entre la Tradición y la Revolución.
Dejo una entrevista que subtitulé recientemente al Dr. Scott Hahn en que declara su firme defensa de la Misa tradicional
https://youtu.be/0m6af-mUvAI
donde expresa cómo Dios se sigue abajando en la nueva forma litúrgica para llegar a más alejados como estrategia divina.
(la entrevista es de hace un año, cuando se anunciaba la fraudulenta encuesta a los obispos, donde ninguno desdeñó la dinámica tradicional en sus diócesis pero fueron falsificadas a la luz de los últimos descubrimientos periodísticos). Al final del artículo aparecen las declaraciones recogidas por la encuesta de los obispos MUY CONFORMES con la Misa tradicional:
https://adelantelafe.com/la-historia-oculta-de-traditionis-custodes/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook&utm_campaign=la-historia-oculta-de-traditionis-custodes
29/10/21 6:37 PM
  
Urbel
Además de los ya citados Breve examen crítico del Novus Ordo, de los cardenales Ottaviani y Bacci, y de La viña devastada de Dietrich von Hildebrandt, recomiendo la lectura de La Misa del papa Pablo, de Michael Davies. Todos disponibles en español.

Ya traducido al francés y al italiano, pero todavía no al español: Work of Human Hands, a theological critique of the Mass of Paul VI, de Anthony Cekada.
29/10/21 6:42 PM
  
Juan Clímaco
Hace poco leí una reflexiones interesantes sobre el problema entre el N.O y el V.O y sus posibles soluciones que puede interesar: Se trata de 3 post de The Wanderer titulados:"la tragedia del rito romano una posible solución al nudo gordiano litúrgico"
No estoy de acuerdo con algunas opiniones y expresiones del autor pero si el fondo del tema, sin el cual es imposible romper con el problema y traer la paz litúrgica a la Iglesia frente a este enfrentamiento entre hermanos.
29/10/21 6:51 PM
  
Oscar
Yo afirmo que a mi la Novus Ordo me ayudo a perder la fe.
?Quieren que les mienta y diga lo contrario?
?Tengo que echarme doblemente la culpa a mi por haber digerido mal la nueva misa, y porque al decirlo estoy atentando contra el mismisimo Sacriifico de Cristo en la Cruz?
Senores, por favor, un poco de cordura, todo tiene un limite
29/10/21 8:09 PM
  
Federico Ma.
Es algo ruidoso que hable de un cismático como de "venerado", Urbel.

Y si Ud. (creo recordar que es lefebvrista) comparte el erróneo parecer de Pagliarani, entonces está todo dicho. Puede releer, de todos modos, lo que escribió el P. Iraburu al respecto.

Esperemos no termine como el presunto autor de ese "Breve examen" que cita... Pero, eso sí, si lo cita al Cardenal Ottaviani, no deje de mencionar que él mismo celebró la Santa Misa según el Novus Ordo.
29/10/21 9:24 PM
  
Federico Ma.
Breve examen crítico del "Breve examen crítico":

traditio-op.org/biblioteca/Rossi/Examen_critico_al_Breve_examen_critico,_Fray_Rafael_Rossi_OP.pdf
29/10/21 9:56 PM
  
Marcial
Me parece un absurdo las restricciones a la misa tridentina. Igualmente puedo asistir a una misa en Alemania y no saber nada del idioma alemán. Pero esa liturgia sería válida???
29/10/21 10:33 PM
  
Daniel
Estimado padre Iraburu:

Con todos los respetos, considero que usted se equivoca. Reconocer la validez del Novus Ordo no implica que no se puedan criticar los numerosos elementos problemáticos y no tradicionales que presenta. Es un rito legítimamente aprobado y sacramentalmente válido, pero hay muchos datos objetivos que son muy criticables en este nuevo rito. Eso no impide que los sacerdotes lo celebren y los fieles se nutran espiritualmente en él, pero tampoco que se pueda hacer una crítica de este rito.
29/10/21 10:57 PM
  
Urbel
Mil gracias por el enlace a la biblioteca de autores dominicos, que no conocía y es un tesoro por el acceso a muchos buenos libros y artículos preconciliares de doctrina segura.

Incluso un artículo del sabio padre Guérard des Lauriers, que con Cristina Campo tuvo el papel central en la redacción del Breve Examen y terminó sus días como obispo y autor de la sutil tesis sedevacantista del papado material.

Desde luego que el articulito de fray Rossi contra el Breve Examen no está a la altura de los textos preconciliares pero, de nuevo, mil gracias por haberme hecho conocer el tesoro de esa biblioteca.

Cierto, el cardenal Ottaviani celebró el Novus Ordo hasta su muerte y, ciego que había quedado, hasta le hicieron firmar una desautorización del Breve Examen. Ya en una sesión del Concilio, cuando estaba mediociego, le habian cortado el micrófono para que se dejara de oírle en el aula conciliar, con risas y aplausos de los modernistas. En fin, todo muy edificante.
29/10/21 11:00 PM
  
Federico Ma.
Pues también es bueno el libro de Mons. Arêas Rifan: "Tradición y Magisterio vivo de la Iglesia" (Gratis date, 2012).

Y hay que tener en cuenta lo siguiente:
"Usted sabe, asimismo, que, para la interpretación del misal, lo esencial no es lo que digan los autores privados, sino únicamente los documentos oficiales de la Santa Sede. Las afirmaciones del P. Bo[u]yer y de Mons. Bugnini a las que usted hace alusión no son más que opiniones privadas" (Carta del Card. Ratzinger a Mons. Lefebvre, 20/7/1983).
30/10/21 2:04 AM
  
Federico Ma.
Y del Card. Ottaviani (citado por Arêas Rifan, p. 38):

«Me he alegrado profundamente al leer los discursos del Santo Padre sobre las cuestiones del nuevo Ordo Missae y sobre todo sus precisiones doctrinales contenidas en los discursos para las audiencias públicas del 19 y el 26 de noviembre. Creo que, después de esto, ya nadie puede escandalizarse sinceramente. En lo demás, hará falta una obra prudente e inteligente de catequesis, para solucionar algunas perplejidades legítimas que puede suscitar el texto».

En la misma carta, se quejaba:
«Por mi parte, sólo siento que se haya abusado de mi nombre en un sentido que yo no deseaba, por la publicación de una carta que yo había dirigido al Santo Padre, sin autorizar a nadie a publicarla».
30/10/21 2:06 AM
  
Federico Ma.
Y finalmente, del mismo Card. Ottaviani:

«La belleza de la Iglesia resplandece también en la variedad de los ritos litúrgicos que enriquecen su culto divino, cuando son legítimos y conformes con la fe. Es precisamente la legitimidad de su origen la que
los protege y los guarda contra la infiltración de errores […]. De esa forma, la pureza y la unidad de la fe también son conservadas por el Magisterio supremo del Papa y por las leyes litúrgicas».
30/10/21 2:07 AM
  
Vicente Bellmunt
Como catolico de toda la vida y ya tengo 76 años, me gustaria que hubiera una verdadera reconciliación con los que como yo admiramos la misa tradicional o de San Pio V y la de Pablo VI , la misa en latin con todos sus ritos eleva el espiritu hacia Dios, la misa de Pablo VI celebrada con la lengua vernacula de cada pais,ha destorcionado ese espiritu asi como el dejar que cada sacerdote haga de la misa un Sou, hay mucho sacerdotes que incluso dentro de la propia iglesia celebran la Santa Misa con alba y estola, sin gasulla, es muy deficil encontrar un sacerdote dentro del confesionario, ni siquiera en las misas solemnes se incienza el altar, antes todos los cleriglos hablaban latin,y lo mismo era en España, que en Francia o en cualquier lugar del mundo y cuando asistias a una misa catolica en otro pais que no fuera España te sentias arropado y te dabas cuenta de la Universa lidad de la Iglesia Catolica, ahora incluso dentro de tu propio pais y hablo de España con tantas lenguas oficiales la verdad que asistir a misa en alguna de esas autonomias es no enterarte de nada, en Roma pasa lo mismo antes todo el alto clero hablaba latin ahora si se quieren entender hablan ingles, en eso ha consistido la reforma, espero que con amor y respeto y apartando todos los excesos podamos convivir todos juntos
30/10/21 8:41 AM
  
Urbel
Con todo, hay sin duda "algunas perplejidades legítimas que puede suscitar el texto" del misal de Pablo VI, se dice en la carta que se hizo firmar a Ottaviani y que usted cita, para cuya solución hacía "falta una obra prudente e inteligente de catequesis".

¿Una obra prudente e inteligente de catequesis para solucionar algunas perplejidades legítimas que puede suscitar el misal de Pablo VI? ¿Quién habría podido escribir tal cosa del misal de San Pío V, que codificó el inmemorial rito romano? Algunas perplejidades legítimas ....

Después de cincuenta años sabemos muy bien lo que ha sido de esa obra prudente e inteligente para solucionar algunas perplejidades que puede suscitar el misal de Pablo VI: la banalización y la desacralización de las misas que se celebran por doquier, y el debilitamiento de la fe en el sacrificio expiatorio de la misa, hasta casi su extinción. Pero no, no se extinguirá, porque gracias a la resistencia tradicional se ha conservado y salvado el inmemorial rito romano llamado tridentino o de San Pío V.
30/10/21 9:04 AM
  
Juan Mariner
Algunos por allá en el Vaticano de Roma se llenan la boca diciendo que "hay salvación fuera de la Iglesia Católica"; sin embargo, los lefevbristas y los partidarios de la Misa Tradicional están condenados por esos mismos a ir de cabeza al infierno. Vaya contradicciones de esta gente.

Estoy de acuerdo, les dais un miedo a la mala jerarquía tremendo, van a por vosotros para aniquilaros.
30/10/21 5:25 PM
  
Eliseu García-Toledo Neto
Cuando Nuestro Señor dijo que las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia, no sabemos qué límites ha puesto a ello. Entonces hay misterios que aún no están dilucidados y que posiblemente solo en el Reino de María lo serán. El hecho de que algunos de los últimos papas hayan pedido tanto perdón por actos del pasado de la Iglesia, hace posible que papas en el futuro puedan pedir perdón por actuaciones de los papas post conciliares... Pourquoi pas?
Desde el inicio de los años 70 sigo las consideraciones sobre El Novo Ordo Missae, de Arnaldo Vidigal Xavier da Silveira. Esta obra fue escrita a instancias de Plínio Corrêa de Oliveira. Espero pacientemente el momento en que se agote el límite que Nuestro Señor Jesucristo puso a la prueba de no prevalencia del infierno sobre la Santa Iglesia. Entonces todos sabremos la verdad.
31/10/21 11:28 AM
  
José Vidal Floriach
No tengo nada contra el Novus Ordo. Fue el actual Papa quien introdujo la expresión Vetus Ordo. Permitanme precisar que Vetus no guarda ninguna correlación semántica y lógica con Novus. Vetus indica algo que con el paso del tiempo, tan sólo ha acumulado sumandos numéricos referidos al decurso de los siglos, pero, no excede de ninguna connotación, que no sea aritmética.
El correlato de Novus es Antiquus. Aquí la veteranía se enriquece con la mayor cercanía y sintonía con la Tradición viva de la Iglesia. Por eso, el Papa Benedicto XVI habla del USUS ANTIQUIOR.
Y dije al principio que no tengo nada en contra del Novus Ordo. No obstante me permito observar que en la venerable liturgia que se remonta al Papa San Dámaso, no hay ninguna rúbrica que permita la creatividad, suprimir, añadir o cambiar cosas por parte del celebrante. Como dice Benedicto XVI, la nueva liturgia -ya cincuentañera- ha aparecido a menudo como una invitación a cambiar casi todo, menos la consagración, que en el usus antiquior es fórmula y en el Novus Ordo recibe el nombre de... RELATO.
02/11/21 8:55 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.