20.01.20

La oración contemplativa: Camino hacia Dios. Por Agnus Dei Prod


La ORACIÓN CONTEMPLATIVA tiene su fundamento en la imaginación. Preparados y teniendo en cuenta unas disposiciones previas (presencia de Dios, lugar elegido, hora del día, petición…) nos sumergiremos en la oración tratando de CONTEMPLAR la escena, por ejemplo, de la Vida de Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio, que previamente hemos leído y comprendido perfectamente: vemos lo que hacen, lo que dicen, oímos (el murmullo Del Río Jordán, el viento, la brisa, las pisadas, las palabras, los hechos que se narran, etc…)… y terminaremos con un coloquio con Jesucristo, la Virgen Santísima, algún santo de nuestra devoción…

Les ofrecemos un vídeo de Agnus Dei Prod, en donde el P. Juan Manuel Rodríguez de la Rosa nos adentra en los aspectos más esenciales de la oración contemplativa.

 

3 comentarios

  
Rosa de Jesús
Siempre espero los nuevos videos de Agnus Dei Prod, sobretodo los del Padre De la Rosa, son todos excelentes para verlos varias veces. Muchas gracias por su trabajo.

PD: hace años que buscaba una explicacion clara y sencilla de que era la oracion contemplativa y creo que esta es la mejor que me he encontrado.

Muchas bendiciones, unidos por la oracion.
20/01/20 3:14 PM
  
pacomio
Maravilloso material, para aprender a rezar.
Ojalá sirva de antídoto a los que critican la oración mental, en sus formas.
Dios recompenesec al padre Rodríguez de la Rosa.
23/01/20 11:20 PM
  
Pedro
Soy viejo tengo 72 años y hago oraciones constantes a nuestro Señor Jesucristo y la Santísima Virgen María con el rosario incluido, mi intención sería rezar incesantemente como recomienda San Pablo, pero tengo un problema, de siempre he sido melómano y este placer me roba tiempo de oración y hay veces que tengo pesar por ello, no sé si hago bien o mal.
09/02/20 1:48 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

13.01.20

El marxismo sólo ha traído terror y miseria al mundo. Entrevista a Álvaro Ginebreda

Álvaro Ginebreda, licenciado en Derecho y Filología clásica, analiza en profundidad las funestas consecuencias que ha tenido el marxismo en la historia.

¿Podría hablar de las principales condenas de la Iglesia al marxismo?

El escrito en el que la Iglesia realizó su condena más contundente fue la Carta Encíclica Divini Redemptoris del Sumo Pontífice Pío XI sobre el comunismo ateo”. Su principal condena ha sido siempre la de su ateísmo sistemático. La Iglesia consideró que su doctrina política está fundamentada en un humanismo en el que la fe en Dios no sólo carece de sentido, sino que es criticada como un obstáculo para que el hombre llegue a su realización total, puesto que “la esencia de la libertad consiste en que el hombre es el fin de sí mismo, el único artífice y creador de su propia historia” (Gaudium et Spes, 20). De este modo, el error fundamental del marxismo según la Iglesia es considerar que la liberación del hombre se centra en cuestiones económicas y sociales.

Por otro lado, ha rechazado continuamente el odio que propagan entre los ciudadanos alterando la convivencia de la comunidad y los principios que atentan contra el derecho natural defendido tradicionalmente por la Iglesia, dado que “llevaría a la radical subversión de los derechos, bienes y propiedades de todos y aun de la misma sociedad humana”.

¿Cómo el marxismo ha traído muerte, destrucción y miseria?

Para ser justos, todas las calamidades de los sistemas comunistas han sido motivadas por el arbitrio de los políticos que dirigieron las diferentes insurrecciones y los que han ejercido el poder en estas dictaduras, de los cuales Marx y Engels, en parte, son responsables también por no completar su doctrina al respecto.

El marxismo es una doctrina de la acción y de lucha pensada para el proletariado: niega expresamente que sea un pensamiento inútil e ineficaz, una abstracción estéril. Marx, en cierto momento, quiso diferenciarse de los filósofos que no han hecho sino interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo, aplicando objetivamente una sociología científica.

En teoría tras una repentina y breve aparición del “Estado(dictadura del proletariado) como instrumento se debía pasar de la victoria insurreccional del proletariado a la sociedad comunista autorregulada. El Estado mismo debía desaparecer y con él la violencia política dado que “el poder político es la violencia organizada de una clase para la opresión de otra, del cual carecería el comunismo final.

El problema es que no estipularon claramente una teoría del Estado ni sus medios de acción para aplicarla: no especificaron cuánto tiempo debía durar esta dictadura, si la debía ejercer un partido minoritario organizado del proletariado, un dirigente elegido o una junta popular, si esta dictadura no debía garantizar libertad alguna ni si debía ejercerla con un poder arbitrario.

Al fin y al cabo, fueron los posteriores políticos marxistas los que tuvieron que idear las estrategias útiles para llegar al comunismo. En Rusia, por ejemplo, se optó por una insurrección violenta que conllevó la eliminación sistemática de toda la clase aristocrática (en Alemania abogaron por una lucha “legalista”), por medidas económicas precipitadas que generaron unos cuatro millones de muertos por hambruna en territorio ruso, por guerras en otros territorios para expandir la Revolución y por una política interior de exterminio sistemático de cuantos se opusieran a la voluntad del partido…

Cómo Lenin y Stalin han sembrado el terror en el mundo…

Un nuevo tipo de terror que no ha tenido parangón en la historia. Mientras que la Revolución Francesa tuvo cierto carácter romántico e irracional, la bolchevique fue fría y metódica. Marx había fundamentado una toma de poder” por el proletariado y una transición durante la cual este tenía que ejercer una dictadura despótica para el aniquilamiento del Estado burgués, sin embargo, ni él ni Engels describieron bien el desarrollo de esta dictadura.

Lenin describió diferentes fases para llegar a la democracia real y total a través del régimen comunista, llegando a escribir que “los mártires y los héroes no son necesarios para la causa de la revolución: lo preciso es una una lógica y una mano de hierro. La Revolución se entiende como un experimento científico sobre la sociedad en el que hay que aplicar unos principios abstractos, cuyas consecuencias prácticas (destrucción humana) han de resultar indiferentes a sus jefes , como si los hombres no existieran.

De este modo, la historia nos muestra cómo una masa fanática se dedicó a extirpar frenéticamente cualquier vestigio de las clases dominantes precedentes de forma estabilizada y prolongada en el tiempo, y abatir siniestramente cualquier alejamiento de la ortodoxia bolchevique, sin importar cuántas vidas se debían llevar por delante, tal como sucedió en Ucrania en el conocido Holodomor, en el que millones de personas murieron debido a una hambruna planificada políticamente para desmantelar a los campesinos.

Infiltración del marxismo en la Iglesia, nefastas consecuencias de la teología de la liberación….

Aunque para cualquier católico resulte a priori del todo paradójico, ha habido muchos casos en que la metodología marxista ha conquistado el pensamiento de muchos creyentes. El principal nexo existente es que Marx denunció la cosificación del hombre y su deshumanización ejercidas por la sociedad capitalista, así como la explotación y la miseria del proletariado industrial, tal como hizo el Papa León XIII en su encíclica Rerum Novarum, en la que también deploraba la opresión y esclavitud de los numerosísimos pobres por la codicia de unos pocos”.

Desde finales del siglo XIXha existido un“socialismo cristiano” que, centrándose en algunos fragmentos bíblicos, reduce el mensaje de Jesús a un igualitarismo social y material. Por esta razón, intepretanestos pasajes que hablan de los “pobres” como precursores de las teorías de Marx y del comunismo sobre el proletariado. Contrariamente a la encíclica papal, se centran en cuestiones de clase y aceptan ciertas lecturas marxistas, sin llegar a entender que la “pobreza” y la “riqueza” de que se trata en esos textos no deben ser entendidos en su aspecto material.

De este modo, han llegado a degradar la labor social cristiana propia de una espiritualidad transcendente hasta convertirla en una laica doctrina de la prosperidad y del progresoal modo puritano, sometiendo así el ideal cristiano a los principios mundanos y materialistas.

El marxismo totalitario sigue vigente en muchos países del mundo…

No, en la actualidad solamente en cinco países (China, Cuba, Laos, Vietnam y Corea del Norte) en la fase, teóricamente estipulada por Marx, como la socialista, la dictadura del proletariado. Sin embargo, la mayor parte se ha desviado de la ortodoxia marxista-leninista inicial al abrirse al capitalismo y convertirse en economías de mercado, como es el caso de China, una auténtica sociedad de consumo desde la apertura iniciada tras el desastre del gobierno de Mao que generó hambrunas ocasionando millones de muertes a principios de los años 60.

A pesar de las adaptaciones particulares de cada país al capitalismo, el partido único controla férreamente los medios, no existe libertad de prensa y la libertad religiosa sigue prohibida o bastante restringida.

Como no ha podido llegar al poder en occidente ha mutado en marxismo cultural….

, es una la estrategia de la la Nueva Izquierda, que tanto debe a la Escuela de Frankfurt de raíces marxistas y a autores como Gramsci. Muchos marxistas, al ver el fracaso de la Revolución en Occidente, comenzaron a criticar el marxismo ortodoxo y a renunciar a la lucha de clases como metodología revolucionaria. 

Para Marcuse, al centrarse en los aspectos materiales, el marxismo dejó de lado uno de los elementos más importantes dentro de cualquier proceso social y político: el deseo y la voluntad de las personas en un contexto individualista. La clave está en la dimensión psicológica del individuo (impulsiva y sentimental), para entender las motivaciones profundas del comportamiento humano, siendo mucho más poderoso que cualquier circunstancia material existente.

Para Gramsci, las personas estaban imbuidas por unos fundamentos culturales cristianos que había que extirpar por todos los medios en un «combate cultural, llamado «marcha larga», ya que eran el mayor impedimento de la Revolución. Este camino debía dirigirse hacia todas las instituciones (universidades, escuelas, museos, iglesias, seminarios, periódicos y en hoy día también televisión, cine, etc.) desde donde se propagara un conjunto de ideas antitradicionales contra la familia, el rol natural del hombre y la mujer, la creencia en Dios, espiritualidad, la heterosexualidad…

Influencia de estas perniciosas ideas en la sociedad…

La influencia en la actualidad es nefasta: la opinión pública tiene un poder de censura sobre cualquier manifestación cultural contraria a su gusto. La Escuela de Frankfurt, siguiendo a Gramsci, estudió muy bien el efecto de los medios de comunicacióen las sociedades y la influencia de la producción y distribución de los objetos culturales en la esfera social.  Su conclusión fue que nuestras actitudes, opiniones y comportamientos comienzan a ser programadas socialmente mediante productos y elementos culturales como el cine, la música, la literatura

El resultado actual en una sociedad compulsivamente consumista de ocio como la nuestra, especialmente la juventud, es que se está llegando a cierta uniformización y homogeneidad  en lo que respecta a los símbolos culturales presentes en ella. Cada vez existe menos tolerancia entre los jóvenes con la tradición y apenas hay lugar a la crítica, pues la tendencia es que todo el mundo debe pensar igual respecto a ciertos temas.

¿Cómo podemos combatir el marxismo ante la amenaza que tenemos en España?

En España, difícilmente se muestra respeto públicamente por alguien incapaz de tomarse en serio este conjunto de conceptos y lenguajes. La mayor parte de partidos han acabado por incluirlas en su programa, de modo que, viendo cómo los medios guillotinana cualquier voz disidente, la lucha política no parece una vía fructífera. 

Considero preferible centrarse en un contexto personal y de nuestro alcance. Todo combate comienza por conocer bien al adversario, discernir sus ideas, sus medios de difusión y su retórica. Actualmente, el marxismo no conforma un bloque homogéneo e inequívoco: cualquiera puede difundirlo, consciente o no. Su ideario, que ha sido la base de gran parte de la intelectualidad del siglo pasado se manifiesta en contextos ideológicos muy diferentes (liberales, conservadores…).

Igual que De Maistre afirmó que el desprecio por Locke era el comienzo de la sabiduría cuando el liberalismo devoraba las instituciones tradicionales de su época, hoy podríamos concluir lo mismo respecto a su hermano el marxismo, teniendo en cuenta que toda valoración implica un análisis serio.

Javier Navascués Pérez

23 comentarios

  
pedro de madrid
El marxismo es arrollador, cree que hace tan bien las cosas que no permite a ningún otro partido como oposición, los "barren",son los más inteligentes del mundo en propaganda y el seguidismo de los medios de comunicación, como engañan a millones de personas. Esperemos que eso no ocurra en España. Buen artículo
13/01/20 8:02 PM
  
María Hernández
Que Dios nos proteja. Marxismo en estado puro. Esto sale hoy en un periódico nacional:
https://www.elespanol.com/como/apostatar-espana-apostasia-pocos-pasos/459454310_0.html#comments_highlights_count
13/01/20 10:19 PM
  
Uno que pasaba
Por eso nuestros "queridos" papas Juan XXIII y Pablo Vi, pactaron con el comunismo en el inmoral pacto de metz y silenciaron toda condena al comunismo durante el CVII, mientras fieles y obispos eran martirizados al otro lado del telón de acero. ¡ Qué pastores tan bondadosos!
13/01/20 10:47 PM
  
estoy cansado
Muy buen artículo, pero lamentablemente estéril.
Es un error persistir en asignar a los personajes mayor culpa de la que en verdad tienen, pues así pudiere terminar Shakespeare acusado de incitar la violencia en el hogar...
También es errónea la amalgama de marxismo y liberalismo capitalista o capitalismo. Aunque ambos surgen de la mima matriz liberal, sus ideologias se contraponen. El no tener esto presente, mengua la eficacia del análisis,..
Si no se asume el ser existencial humano en su total diversidad y sin beneficio de inventario, se continuará esculcando paja en ojo ajeno, expiando las culpas propias en la demonizacion del otro, y con el seccionamiento o tribalizacion de una sociedad sin culpables porque todos son inocentes, y sin inocentes porque todo son culpables...
(Disculpas por los acentos omitidos)
Se tratará luego de aportar otras consideraciones en tan relevante tema...
14/01/20 5:04 AM
  
Rafaelus
Es motivador saber que los conceptos de pobreza y riqueza en los Evangelios no tienen significado material, que son simbólicos, entonces podemos albergar la esperanza de que el diablo y el infierno también sean simbólicos; también podemos preguntarnos si lo de Sodoma y Gomorra también es algo simbólico, lo que nos ahorraría muchas hostilidades y obsesiones molestas.

Saludos cordiales.
14/01/20 5:20 AM
  
estoy cansado
En comentario en el artículo que antecede a este, he planteado que el error de la IC en el abordaje de los cambios sociales, y del marxismo, han sido metodológico y estratégico.
.
"El problema" no es la ausencia de un Estado en la teoría marxista; el problema precisamente es que no lo haber porque ello negaría toda la estructura teórica. En el estatus social comunista no existe el Estado, ni ejército, ni delincuentes, ni consumismo, ni odios, ni individualismos, ni injusticias, ni desigualdad, ni opresión, ni odios, ni esperanzas ni fe ni Dios, porque no se necesitan, y obviamente, ni seres humanos, porque estarían insustanciados de la humanidad que los definen, deviniendo en una especie de semidioses sumando a un dios comunitario....
Esos son los cantos de sirena del marxismo. Esa es su hermosa utopía.
El fin es muy noble y maravilloso. Esa es la bondad del marxismo.
Por ello vale la pena exterminar el Estado. Esa es la justificación del marxismo.
Hasta aquí luce atractivo ?Quien lo compra?
.
14/01/20 2:41 PM
  
Palas Atenea
Rafaelus: Los conceptos de pobreza y riqueza no son símbolos. ¿Y qué? El que no sean símbolos no empece para que los Evangelios no pretendan hacer una cruzada contra los ricos. Los Evangelios lo que dicen es que poner el corazón en las riquezas puede ser un obstáculo para entrar en el Reino de los Cielos, pero no incitan a nadie a cantar "Arriba los parias del mundo/en pie famélica legión" o "¡A las barricadas, a las barricadas/por el triunfo de la Confederación!", en versión comunista o anarquista.
14/01/20 6:00 PM
  
estoy cansado
Algunas diferencias entre liberalismo capitalista (capitalismo) y el marxismo.
El capitalismo fomenta, cultiva y explota el egoismo , en cuanto expresion primaria del ser individual e instrumento evolutivo inmediato a la preservación de la especie, en mengua del ser social y solidario.
El marxismo fuetza hacia una solidaridad, entonces, insustanciada del ser individual; y por ende, opresora del ser humano.

El capitalismoes naturalmente clasista; limitandose a fomentar y explotar la natural tendencia evolutiva de la sociedad para seccoonarse y estratificarse en diversidad de expresiones existenciales; condición remanente de su evolución tribal.
El marxismo es estructuralmente elitista; merced a un grupu de sujetos privilegiados, por la historia y la razón, para llevar a la sociedad hacia la concreción de la utopía comunista.

El capitalismo hace del ser humano presa de su libertad.
El marxismo acorrala al ser humano en los reductos materialistas de su libertad.

El capitalismo por sobretodo conforma una poderosa maquinaria productiva.
El marxismo hace bandera la reivindicacion social, mientras la estructura productiva se derrumba cual cadena de naipes, pues el marxismo es intrinsecamente improductivo.

El capitalismo es fundamentalmente pragmático; capaz de mutar, camuflarse, mutualizar, simbiotizarse... con flexibilidad pasmosa, sin desnaturalizarse.
El marxismo es fundamentalmente dogmático; se resiste al cambio, y si lo hace , se desnaturaliza, neutralizandose o pervirtiendose en mayor horror..

El capitalismo es una estructura ideológica abierta; capaz de conjugar desde las expresiones más atavicas y sordidas hasta las mas evolucionadas y sublimes del ser humano, en función de su propósito. Ello constituye su talón de Aquiles; vulnerabilidad que posibilita su transformación desde adentro , perfeccionando su institucionalidad en concepto, método, estrategia y acción.
El marxismo es un sistema ideologico cerrado, autarquico, fundamentalista y absolutista.

¿Son iguales? ¿Cual estrategia política sería más eficaz: la que los considere un solo problema, o la que los diferencie y juegue politicamente con sus fortalezas, debilidades y carencias?
14/01/20 8:23 PM
  
Rafaelus
Ante todo, gracias a "estoy cansado" por su escrito diferenciando marxismo y capitalismo, señalando cómo los dos sistemas son elitistas aunque sean contrapuestos y sus filosofías los proclamen igualitaristas. Se afirma que los extremos opuestos en política se juntan.

En cuanto a riqueza y pobreza:

El Evangelio de San Mateo afirma que Jesús dijo:

"Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que el que un rico entre en el Reino de los Cielos" (Mt 19,24).

El Apóstol Santiago dijo en su Quinta Carta, verso 1:

¡Oíd ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que vienen sobre vosotros.

Los versos 2 a 6 de la misma carta, no los transcribo pese a ser muy actuales porque en mi opinión, podrían ser denunciados como apócrifos por subversivos para suprimirlos de toda edición bíblica, porque son dignos de jacobinos y bolcheviques; estoy seguro de que católicos y protestantes aceptarián tal corrección en consenso de lo más amistoso, para que no sean argumento de cruzadas contra los ricos, pues ya es suficiente con la guerra santa contra los homosexuales.

Saludos.
15/01/20 12:32 AM
  
estoy cansado
Por último. ¿Que hacer?
Los textos y comentarios de este y el anterior artículo, contienen suficiente información para establecer lineamientos primarios de acción.

A la IC. Se barajan varias opciones:
- Permanecer tal cual está: deshojando margaritas.
- Afiliarse politicamente , ahora abiertamente, a una internacional cristiana..para terminar de chivo expiatorio de sus corruptelas.
- Enclaustrarse y entregarse a la oración. Util pero no suficiente.
- Apostar politicamente a un mecenas que la exalte y proteja, hasta que su sucesor la desprecie y persiga.
- Abandonar el excepticismo y proponer un bos que jo conceptual del Estado y su institucionalidad;, sustanciados moral y éticamente desde una perspectiva po li ti ca; obviamente dejando el sustrato fértil para germinar y desarrollarse en cuanto institucion social.

Otra opción no ve a leguas...
15/01/20 3:20 AM
  
feguher
Rafaelus, usted pasa de las churras a las merinas con olímpica facilidad: de la pobreza y riqueza evangélicas al infierno y el demonio, luego a Sodoma y Gomorra, para terminar en hostilidades y obsesiones molestas.

Si usted fuera protestante, modernista o ateo, yo comprendería que le “motivara” mucho interpretar los Evangelios como le diera la gana (o como le sugiriera un particular Espíritu Santo de bolsillo, en versión protestante). Pero si es cristiano católico, eso no le puede motivar en absoluto, sencillamente porque es antibíblico (2Pe 1, 20-21).
18/01/20 12:21 AM
  
feguher
Rafaelus,
1.- Los Evangelios históricos y canónicos hablan de toda clase de pobreza y riqueza, la espiritual y, por supuesto, la material.

a) Cuando Jesucristo aconsejó al joven rico que le manifestó su deseo de ser perfecto (Mt 19, 16-26; Mc 10, 17-30; Lc 18, 18-30), no le dijo que vendiera sus “símbolos”. Y el joven no quedó apesadumbrado con la respuesta porque no quisiera perder sus “símbolos”, sino sus riquezas materiales en favor de los pobres.

Cuando Jesucristo dijo que "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Cielos" (Mt 19,24), no se refería a ningún rico de “símbolos”, sino de bienes materiales.

Jesucristo vio en la acumulación de riquezas materiales (y no en la acumulación de “símbolos”) un posible obstáculo para las tareas y riquezas del reino de Dios (reino de justicia, amor y paz: Mt 6, 24; 10, 9ss; 19, 21-26; Mc 10, 23-31; Lc 12, 15-21; 14, 33; 18, 22-30).
18/01/20 12:23 AM
  
feguher
Rafaelus,

b) Y cuando Jesucristo afirmó que eran bienaventurados los pobres de ESPÍRITU (o sea, los que tienen una actitud de humildad y entrega a Dios) y aconsejó acumular riquezas espirituales para el Cielo (las que no se apolillan, ni se oxidan, ni pueden ser robadas por los ladrones, Mt 6, 19), no se refería a “símbolos” de ninguna clase, sino a obras de misericordia, conversión hacia el camino angosto del bien, justicia, desprendimiento generoso, ayuno, oración, etc.

Santiago el Menor, hijo de Alfeo o Cleofás (Mt. 10, 3) y de María (Mt. 27, 56), "hermana" (o pariente) de la Virgen María de Nazaret, no escribió más que una carta (no existe una quinta carta suya) reconocida canónicamente.
Después de escribir sobre muchos asuntos de la vida “cristiana”, en el capítulo 5, versículo 1 de dicha única carta no se dirige a los que son “ricos de símbolos”, sino a los que acumulan riquezas materiales de mala manera. Escribe contra los ricos opresores de los pobres diciendo: “Ahora bien, vosotros, ricos, llorad y dad alaridos por las desgracias que están para caer sobre vosotros.” Esas desgracias las sufrirán cuando se presenten ante el juicio, tardío pero inexorable, de Dios.

“Una lectura superficial de los primeros 6 versículos podría dejar la impresión de que Santiago el Menor estaba enseñando una doctrina política de acoso a los ricos y de reparto de la riqueza. Al contrario, una lectura cuidadosa de estos versículos revela que Santiago no estaba enseñando tales cosas. Él estaba instruyendo a los [cristianos] creyentes en cuanto a su actitud y acciones en un mundo lleno de injusticias, en el cual la libertad era sólo un sueño. El mundo romano de los tiempos de Santiago no era como el mundo contemporáneo en el cual vivimos. Los estilos de vida eran completamente diferentes. En aquella época no existía una clase media. Estaban los muy ricos, inmensamente ricos, y los extremadamente pobres. La mayoría de los cristianos de aquellos días procedían de las clases muy pobres y de los esclavos. Por supuesto, no había enormes edificios para el uso de las iglesias ni organizaciones cristianas con grandes recursos. “

“…Deberíamos entender que Santiago no estaba condenando las riquezas. Las riquezas, en sí mismas, no son inmorales; tampoco son morales. Son simplemente amorales. En realidad, la Biblia no condena al dinero. Muchísimas personas tienen el punto de vista de que hay algo impuro en el dinero, pero en la Biblia no hay expresiones despectivas sobre el dinero. Lo que las Sagradas Escrituras dicen, en la primera carta a Timoteo capítulo 6, versículo 10, es: “… porque la raíz de todos los males es el amor [desordenado] al dinero”. El problema no se encuentra en el dinero mismo, sino en los corazones de hombres y mujeres que se corrompen por el dinero. Es el amor idolátrico al dinero lo que es la raíz de toda clase de males. O sea, que Santiago no estaba condenando a las personas simplemente porque eran ricas, sino por su equivocada relación con sus riquezas. Él estaba preocupado por la forma en que ellas habían conseguido su dinero, y por lo que estaban haciendo con él después de conseguirlo. “
18/01/20 12:26 AM
  
feguher
Rafaelus,

2.- Pierda cuidado. Ni católicos ni protestantes aceptarán corregir consensuadamente las palabras de Santiago, las cuales no tienen otro propósito que el de ayudar a los ricos a no abusar y a no utilizar mal el dinero.
18/01/20 12:27 AM
  
feguher
Rafaelus,

3.- Los cristianos de la Iglesia Católica no tienen en absoluto ninguna “guerra santa contra los homosexuales”. Eso es una burda e inaguantable patraña.
El compendio eclesial de la enseñanza católica (CIC) no habla en absoluto de “guerra contra el homosexual”, sino de todo lo contrario, especialmente en el apartado 2358. El Papa Francisco lo ha reafirmado diciendo que, quien rechaza a los homosexuales, "no tiene un corazón humano", al tiempo que ha recalcado que "TODOS somos seres humanos y tenemos dignidad".

Lo que no pueden pretender los homosexuales de los “lobbys gays” es que todo el mundo aplauda y se trague sin calmantes cualquier cosa que digan o hagan. Son criticables como TODAS las demás personas en régimen de igualdad. Es lo razonable.
18/01/20 12:29 AM
  
feguher
Rafaelus,

4.- Jesucristo y sus discípulos hablan en el Nuevo Testamento Bíblico 188 veces del “demonio” tratándolo como un ser personal inmaterial; y hablan 23 veces del “infierno”. Siempre los mencionan como realidades, invisibles para nuestros ojos de carne, pero tan reales que nos exhortan a cuidarnos de ellos para evitarlos o vencerlos. No hablan precisamente de evitar y vencer “símbolos”.
18/01/20 12:31 AM
  
feguher
Rafaelus,

5.- En cuanto a Sodoma y Gomorra, creo que podría usted trasladar al profesor Steve Collins y su equipo de arqueólogos de la Universidad de Trinity del Suroeste de Nuevo México, la teoría “simbólica” que usted tiene. Ellos, después de 14 años de trabajos (comenzados en 2005) en las excavaciones y estudios realizados en el yacimiento de Tall el-Hammam, NO HAN ENCONTRADO “SÍMBOLOS”, sino ruinas físicas de lo que ellos dicen que son «Ruinas de la ciudad bíblica llamada Sodoma, según informó la revista digital llamada “Arqueología Popular”. “A medida que avanzan las excavaciones en la región de Middle Ghor (Jordania), con el yacimiento de Tall el-Hammam y otros cercanos, el arqueólogo Phillip Silvia ve cada vez más confirmaciones del meteorito que, según su hipótesis científica, arrasó Sodoma y Gomorra. Algunas las explicó ya en su artículo de 2015 "El evento final de la civilización de hace 3.700 años", y otras las ha expuesto … en la reunión anual de la American Schools of Oriental Research (www.asor.org)».

Para enterarse mejor, puede pedir en Amazon el libro “Tall el-Hammam Excavation Project , Volunteer Manual”, escrito por Steven Collins, Carroll Kobs y Phillip Silvia .
18/01/20 12:33 AM
  
feguher
Rafaelus,

4.- Comprendo su interés por ahorrar a los cristianos católicos “muchas hostilidades y obsesiones molestas” que otros tienen contra ellos, pero me temo que no les van a ser ahorradas mientras se empeñen en creer con firmeza que Jesucristo es Dios y que la Biblia es una biblioteca que contiene lo que Dios ha inspirado a unos autores para salvación eterna de todos los seres humanos.
18/01/20 12:34 AM
  
Rafaelus
Gracias señor Feguher por sus extensas respuestas, aunque creo que interpretó mal mi escrito que fue irónico, aunque mejor asumo que yo no lo escribí bien.

Ante todo, le ruego que no se ofenda al Espíritu Santo con esa idea de "Espíritu Santo de bolsillo". Yo me tomo muy en serio la advertencia de Jesús al respecto por lo que puedo atreverme a cuestionar a Abraham, a David o a Saulo pero jamás a las Tres Divinas Personas.

En todo estoy de acuerdo con usted, excepto en su penúltimo comentario porque no creo en esa arqueología bíblica estadounidense pues ellos encuentran una quijada de burro y dicen que con eso prueban las hazañas de Sansón.
19/01/20 10:57 PM
  
Rafaelus
Señor Feguher:

Continuando con la explicación de mis comentarios, que intenté irónicos, también debo pedir disculpas sobre la "quinta" carta del apóstol Santiago, que usted aclara que sólo fue una, lo que le agradezco y comprobé ahora en mi Biblia Nácar Colunga, católica como usted sabe, pero desde hace muchos años evito las cartas apostólicas del Nuevo Testamento por la manipulación que se hace de ellas, sobre todo las de San Pablo, por lo que me baso sólo en los cuatro Evangelios ¿ por qué ? precísamente por el sufrimiento que provocamos a jóvenes homosexuales y sus familias, basados en esas cartas. Está equivocado el sacerdote de apellido Martin que afirma que la Iglesia Católica induce a esos jóvenes al suicidio, porque los clérigos católicos no instigan acoso alguno contra alguien, somos los laicos católicos y los creyentes protestantes los culpables de tal hostilidad y es en eso que quise llamar la atención: Que somos muy literales y rigoristas con los indefensos, pero más flexibles, abiertos y hermenéuticos con quienes si pueden responder.

Del mismo modo también somos anticomunistas hasta extremos antievangélicos. Esas son las hostilidades y obsesiones molestas a que me referí.

Muchos hemos tomado conciencia de nuestra mala actitud, inmisericorde, y lo que nos queda es denunciar esa conducta porque es toda una cultura cuyos daños, en muchos casos, están consumados sin remedio.

Reitero mi gratitud para usted por sus respuestas aunque hayan sido algo duras, pero lo que importa es que, en este caso, Infocatólica publicó mis comentarios, pues aquí encuentro a veces una puerta muy estrecha por la que no paso pero lo acepto.

Saludos cordiales.
20/01/20 12:25 AM
  
estoy cansado
De las Encíclicas , aparte de la Divini Redemptoris, citada en el artículo, y la Quadragesimo anno, ambas de Pío XI; dos son relevantes:
La Rerum Novarum (León XIII, 1891) y Mater et magistra (Juan XXIII, 1961)

La Rerum Novarum, establece los lineamientos de la doctrina social de la IC ante la nueva problemática social; constituyendo un hito en cuanto la reubicación existencial de la IC respecto de la sociedad, y toda la urdimbre conceptual y procedimental que ello implicaba...
Se puede destacar su ubicación conceptual, su pertinencia política y social, y, por ello, su contundencia moral.

La Mater et Magistra, toma es testigo de La Rerum Novarum, pero actuando en función del nuevo contexto: la "guerra fría" y la circunstancialidad social, que estaba, más que dinamizando, convulsionando a las sociedades en todos los órdenes...
Se destaca por su sobriedad, equilibrio, apertura desprejuiciada a la problemática social, y, por ello, su relativa eficiencia comunicacional.
20/01/20 12:31 AM
  
feguher
Rafaelus, si sus intervenciones eran "irónicas", ya no digo nada. Sólo le pediría que su ironía fuera más explícita y distinguible.

Por lo demás, no entro a discutir ni negar la experiencia que usted tenga en el ambiente en el que ha vivido o vive con respecto al trato que los católicos dan a homosexuales y comunistas. Yo tengo un tipo de experiencia bastante diferente. Eso no obstante, hubiera agradecido que describiera con una mayor concreción en qué consiste el maltrato laical de esos dos colectivos a los que usted se refiere. Me da la impresión de que nuestra crítica del marxismo y del comunismo debería ser más fuerte de lo que es en general.
22/01/20 1:04 AM
  
feguher
Rafaelus, si leyó usted bien, yo escribí la frase "Espíritu Santo de bolsillo" en el contexto de la libre interpretación protestante de la Biblia. Ellos atribuyen al Espíritu Santo sus individuales o privadas o arbitrarias interpretaciones, como si el Espíritu Santo fuera su lacayo. Son ellos los que no respetan a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.
22/01/20 1:15 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

6.01.20

Análisis en profundidad sobre la figura de Marx y la maldad intrínseca del marxismo

Álvaro Ginebreda, licenciado en Derecho y Filología clásica, analiza en profundidad la deleterea ideología del marxismo y su maldad intrínseca. Principalmente explica en esta primera parte de la entrevista la perversidad del materialismo dialéctico y de la lucha de clases.

¿Quien era Karl Marx?

Marx fue un revolucionario, un “revolucionario desesperado”, tal como afirmaría su amigo Jung, a raíz de los sacrificios personales, persecuciones y penalidades económicas que tuvo que asumir al dedicarle toda su vida.

Esta tendencia no podría explicarse sin la influencia de su padre y su contexto social. Por un lado, Tréveris, situada en Renania, fue de las pocas ciudades alemanas que acogió bien la Revolución y el nuevo liberalismo. Su padre, Hirschel Marx, abogado de origen judío, fue un clásico liberal, admirador de Voltaire y Kant, que perteneció a un club de Tréveris llamado La sociedad literaria del Casino, francófilo y antiprusiano, por lo cual acabó siendo inscrito en las listas de “elementos subversivos”.

Así pues, Marx creció en un ambiente liberal en el que las nuevas ideas socialistas de Saint-Simon comenzaron a propagarse. En cuanto a su profesión religiosa, a pesar de su origen étnico, se puede considerar un desarraigado, lo cual explica que siempre fuera muy crítico con el judaísmo, al que no consideraba un lobby que luchaba por el poder material.

En sus años universitarios en los que estudió derecho y filosofía, siguió en la misma dinámica intelectual. En Berlín se hizo hegeliano de izquierdas y se dio cuenta de la necesidad de un sistema filosófico para fundamentar sus ideas políticas: “sin un sistema filosófico no se puede entender nada”.

Fue precisamente en esta tarea de construir un sistema filosófico en la que su gran amigo Engels, al que conoció en París, alcanzó una importancia esencial: gracias a él, con quien acabaría escribiendo El Capital, pudo desarrollar una auténtica filosofía del proletariado sustentada en un análisis exhaustivo tanto económico como social, después de centrarse en el estudio de Hegel y Feuerbach.

¿Cómo fue su vida personal?

En cuanto a su vida familiar, fue predominantemente bohemia y siempre tuvo una actitud alegre y equilibrada ante las circunstancias adversas de su situación. Con dieciocho años se prometió en secreto con Jenny von Westphalen, descendiente de condes escoceses por vía materna, con quien tuvo siete hijos, de los que solamente tres hijas alcanzaron la edad adulta.

Después de que muriera su mujer, con quien había vivido en Londres desde mediados de siglo al ser desterrado de Alemania, una enfermedad del hígado, varios tumores y una bronquitis crónica disminuyeron sus capacidades de trabajo hasta que murió en 1883, dejando inacabados El Capital y una revolución que en poco tiempo iba a causar estragos por todo el mundo.

¿Qué entendemos por marxismo y cuando nace?

El marxismo nace propiamente con Marx y Engels, pero ambos deben mucho al liberalismo, del cual se puede considerar una corrección para llegar a una sociedad igualmente libre, entendiendo el concepto de libertad de una forma más sofisticada. El principal problema a la hora de estudiarlo es la disparidad de interpretaciones entre los propios marxistas, a raíz de las disidencias surgidas entre muchos filósofos occidentales (Gramsci, Garaudy, Marcuse…) frente a la doctrina iniciada por Lenin, que Stalin estableció como la oficial del partido marxista-leninista soviético y de sus partidos comunistas dependientes.

Esta tradición soviética defendía que el marxismo es una “ciencia” de la sociedad y de la historia del hombre, que analizaba sus transformaciones económicas (materialismo dialéctico), es decir, una doctrina filosófica materialista, cuyo método es la dialéctica, que permite entender el mundo físico e histórico para determinar objetivamente la acción política adecuada, ajena a cualquier tipo de religión, metafísica o ideología (entendidas como una mascarada de la clase dominante) e interés personal.

Por otro lado, el “marxismo occidental” afirmaba que el punto central de su reflexión es la liberación del hombre de toda forma de opresión y alienación y que, por ello, es esencialmente un humanismo. En este caso, la dialéctica de origen hegeliano es sólo el método teórico-práctico para la comprensión de la historia y la sociedad que sirve como crítica de un mundo histórico que debe ser superado a partir de una revolución para restablecer la unidad del hombre con su naturaleza.

En verdad, estas disidencias se deben a que presenta cierta ambigüedad al combinar un análisis positivista con cierto idealismo: por un lado, la investigación de los mecanismos y los nexos causales que operan en las formaciones económico-sociales y que producen su transformación para describir objetivamente sus características y leyes, pero, por otro, un juicio moral fundamentado en un ideal del hombre y de la sociedad.

¿Cuáles es son las principales ideas que defiende el marxismo?

En principio, su idea fundamental es de origen humanista y liberal: el reino de la libertad sin intervención del Estado, es decir, el comunismo propiamente dicho, en el que el hombre, libre de toda forma de alienación (división del trabajo, propiedad privada, superestructuras…), se reconcilia consigo mismo, con la sociedad y con la naturaleza.

Marx consideró, desde el principio, que el hombre es un ser natural con vocación de universalizarse, de romper su particularidad, es decir, anular tanto la separación que le enfrenta a la naturaleza como la que le separa del otro hombre. En el hombre existiría, desde su aparición, el “ser genérico del hombre”, “el hombre total”, al que aspira por naturaleza.

De este modo, la meta más alta para el hombre es liberarse de la alienación social y económica capitalista para realizar su ser genérico. Pero, los beneficios en cuyo nombre se emprende esa liberación nunca son trascendentes a la experiencia humana, sino inmanentes a la historia. En esta sociedad histórica, a partir de la socialización de los medios de producción, todas las necesidades se dirigen a la sociedad misma (no a una clase dirigente y sus intereses), y se resumen en una sola necesidad: la del otro hombre, que encuentra inmediatamente satisfacción, ya que cada hombre es desde ahora plenamente social, y existe una perfecta identidad entre cada hombre y el conjunto de la especie humana.

En consecuencia, es el fin de la política: el sujeto de una “doctrina política” (un hombre que se opone a un grupo) ha desaparecido.

¿Qué entendemos por el materialismo histórico y que implicaciones tiene?

El materialismo histórico es el método fundamental, una sociología científica, para comprender las creaciones y relaciones sociales del individuo a partir de sus contradicciones. Este materialismo de Marx parte de la inversión del idealismo hegeliano siguiendo sus propios principios. Hegel concibió una idea cumbre, la “idea absoluta”, entendida como espíritu puro, conocimiento absoluto, pero inconsciente: sólo toma conciencia a partir de contradicciones, conflictos en el devenir. De este modo, crea el mundo, contrario a él en cuanto la materia es opuesta al espíritu, es decir, se aliena.

A través de esta y las consecuentes contradicciones, toma conciencia de sí misma. Se manifiesta en el pensamiento y conocimiento humanos, por lo que el motor de la historia de la vida social, moral y política y la búsqueda de la verdad es esta Idea: el mundo y la naturaleza son la alienación de esta Idea que vuelve a sí misma para tener conciencia de sí.

En este idealismo hegeliano, está implícita, por tanto, una idea muy importante que asumirá Marx: la concepción progresista y dialéctica de la historia, en la que la realidad (vida social y moral) están en movimiento generando conflictos que se van resolviendo a partir de revoluciones. Sin embargo, Marx, siguiendo a Feuerbach, consideró que toda especulación sin el hombre carece de fundamento (antropocentrismo radical).

La idea absoluta no engendra lo real ni el pensamiento el ser, sino que es al revés: la realidad crea la Idea, es decir, las ideas de los hombres están condicionadas por el proceso histórico y social, por tanto, cualquier forma espiritual (la moral, la religión, la metafísica, el derecho) es contingente, y está determinada por la estructura económica de la sociedad en donde se manifiestan.

El hecho histórico primario, por tanto, no es la religión ni la justicia, sino que consiste, para Marx, en la producción de bienes materiales que permiten la supervivencia de los individuos y de la especie: el modo de producción es el verdadero fundamento de la sociedad, lo que determina su ordenamiento en las distintas organizaciones: jurídica, política, institucional, etc. Es a partir de este principio material (la estructura) que se desenvuelven todas las manifestaciones que comúnmente se relacionan con la conciencia o con el espíritu (la superestructura): “el modo de producción de la vida material condiciona el proceso social, político y espiritual. No es la conciencia la que determina el ser de los hombres sino que, al contrario, es el ser social de los hombres el que determina su conciencia”.

En la práctica se ha traducido a una feroz persecución a la Iglesia…

Marx, en una de sus primeras obras Contribución a la crítica de la filosofía del derecho escribió su célebre frase “la religión es el opio del pueblo”, queriendo explicar que éste se embriaga de religión para olvidar sus reivindicaciones y su gran misión política. La religión es entendida como un artificio de la clase dominante (“el hombre hace la religión”), una conciencia subvertida del mundo, que aporta consuelo y una belleza ilusoria. No le reprocha que carezca de alma o de espíritu, sino que aleje al hombre de sí mismo dejándole en la ignorancia e impotencia respecto a su propia vida social.

A pesar de esta crítica, ni Marx ni Engels propusieron que se la persiguiera. De hecho, Engels reprochó a la Comuna de 1871 el haberla querido suprimir. En este punto tenían una visión liberal: aprobaban la separación de la Iglesia y el Estado y la independencia de la enseñanza respecto a la religión, abogando que “es un asunto de incumbencia privada”. La propuesta de Marx, por tanto, no era la de perseguirla, sino de cambiar la situación en que se encuentran los hombres: hacerles conocer y explicar el misterio social, de “transformar la sociedad, de “suprimir el agobio de la criatura”, negando la idea del pecado original.

En el plano político, los marxistas se limitan a pedir que la Iglesia deje de ser una potencia política reaccionaria, pero, como dices, en la práctica derivó en un anticlericalismo violento y sin contemplaciones que tanto padeció España en los años treinta mediante la quema de iglesias y asesinatos de padres y monjas.

Háblenos de la lucha de clases como oposición a la cosmovisión católica de la sociedad….

En 1891 el Papa León XIII escribió la Encíclica Rerum Novarum, subtitulada Sobre la situación de los obreros, considerada la primera encíclica social, gracias a la cual se hace patente la oposición de la Iglesia ante esta nueva metodología sociológica. El Papa mostraba una notable preocupación sobre las injusticias sufridas por obreros y campesinos debido a la “codicia de unos pocos”, condenando la opresión ejercida sobre los pobres.

Sin embargo, la encíclica rechaza también la lucha de clases promulgada por el marxismo. Su principal argumento es que las clases sociales y la desigualdad son rasgos consustanciales de la condición humana, tachando de ideología “ilusoria” la idea de fundar una sociedad sin clases. De lo que se trata, por tanto, es de corregir el egoísmo y la inmoralidad de los empresarios capitalistas, construir sobre bases morales y prevenir sus desviaciones.

Como alternativa, la Encíclica abogaba por su modelo tradicional de corporativismo: la sociedad entendida como un cuerpo, en el que todas sus partes son necesarias para el funcionamiento del todo, y en el que la moral católica posibilite las relaciones sociales entre grupos e individuos con intereses inevitablemente diferentes. En definitiva, una integración y cooperación de todas las clases de la sociedad en la que, negando la utopía del igualitarismo y el individualismo capitalista, existieran armónicamente los intereses de los empresarios y de los trabajadores.

 

Javier Navascués Pérez

22 comentarios

  
Josue
Excelente síntesis de la nefasta filosofía materialista y bandera del liberalismo y socialcomunismo actual.
06/01/20 5:17 PM
  
Antonio
Comparto en gran medida la opinion, sin embargo siendo sincero, el marxismo como critica de la economia politica, realiza un analisis de lo que Marx denomina la sociedad burguesa con una aspiracion cientifica y tecnica, la doctrina social de la Iglesia ha señalado y señala que su intencion no es dar argumentos tecnicos, a mi parecer es una debilidad que hay que ponderar y corregir, porque si hoy dia el marxismo sigue con vigencia no es por su antropologia nefastamente atea o su filosofia dialectica sino por su critica a la economia burguesa, llamese clasica, liberal o neoliberal.
06/01/20 9:44 PM
  
Luis López
"por tanto, cualquier forma espiritual (la moral, la religión, la metafísica, el derecho) es contingente, y está determinada por la estructura económica de la sociedad en donde se manifiestan".

Vaya, Marx era un "modernista" avant la lettre.
06/01/20 10:30 PM
  
estoy cansado
Sí, sí, en principo excelente; pero no, no; faltan algunas precisiones, diferenciaciones y contextualizaciones respecto de Marx y el marxismo.

Es que hay muchas preguntas sin respuestas. Comenzando por el porqué Carlos Marx, hasta el marxismo actual y su significado histórico; a los fines de poder desentrañar más acertada, justa y eficientemente, la "maldad" de la ideología marxista.

El problema recurrente en la generalidad de los enfoques de este tipo, es el sezgo soslayado que desde el primer párrafo, incluso ya desde el título, los va delimitando, consciente o inconscientemente, vdentro de la zona de confor intelectual e ideológica del autor. Reconociendo los esfuerzos, como el presente, por salvar dicha tendencia.

La resulta principal de esa situaciónn; es una desvirtuada ubicación histórica del interesado, respecto del tema de que se trate, y por ende, una insuficiente capacidad de reacción y acción al respecto...

En esquema es ese el aporte, esperando sirva en algo..
07/01/20 3:56 AM
  
estoy cansado
Crasso error el desinterés prejuicioso ,apatía prepotente, desprecio intelectual autosuficiente, inseguridad intelectual..., o como sea, respecto de este tipo de temas. Despues se quejan cuando están en un campo de reeducación comunista, preguntandose porqué llegaron hasta allí.

Porque , al contrario de Marx, lo relevante al entendimiento no es el sistema filosófico per se, sino la estructura coherente de pensamiento;; lo que pareciendose, resulta en algo totalmente diferente. Por lo que el estudio y analisis de El Capital, resulta esencial a toda estructura de pensamiento político, económico, sociólogo, cultural y religioso.

Este post debería estar saturado de criterios; pues lo de la salvación y fe en Cristo, en mayor o menor grado lo tenemos claro; pero ante el demonio no basta con santiguarse ni rezar de rodillas; necesario es desenmascararlo para poder vencerlo...Tal vez sea ese el temor, descubrir que el demonio no es un ente extraño al cual ponerle la veda, sino que está tan cerca, tan íntimo al ser, que resulta mejor ignorarlo y dejarle cómodamente el asunto a la fe ; en un automatismo pasmoso: rezo, cumplo los mandatos y respeto los dogmas; erg.o , quedo libre del demonio ...
07/01/20 5:52 PM
  
feguher
Señor EstoyCansado, le agradecería que fuera más explícito, para conocer mejor su pensamiento.
1.- Usted dice que a este artículo le “…faltan algunas precisiones, diferenciaciones y contextualizaciones respecto de Marx y del marxismo.” Díganos, por favor, ¿cuáles son esas “precisiones, diferenciaciones y contextualizaciones” que usted cree que le faltan y que servirían para “desentrañar más acertada, justa y eficientemente la "maldad" de la ideología marxista”?

2.- Por favor, conteste a su propia pregunta: “¿por qué Carlos Marx, hasta el marxismo actual y su significado histórico?"
¿Cree que lo que usted responda invalidará el hecho de que la ideología del marxismo histórico es una calamidad histórica?

3.- Por favor, díganos cuál es el “sesgo soslayado” que tiene el “enfoque” que a su juicio ha “limitado” este artículo.

4.- Por favor, díganos en qué consiste la “desvirtuada ubicación histórica del interesado(Marx)” que supuestamente aparece en este artículo?

5.- ¿Dónde ve usted “desinterés prejuicioso, apatía prepotente, desprecio intelectual autosuficiente, inseguridad intelectual” en el presente artículo?

6.- Un sistema filosófico cualquiera, ¿no se caracteriza por tener una estructura coherente de pensamiento, aunque esa estructura sea sólo aparentemente coherente, por basarse en premisas erróneas o falsas?

7.- ¿Dónde ve el carácter, que usted eleva a la categoría de “esencial”, del “estudio y análisis de El Capital” con respecto a “toda estructura de pensamiento político, económico, sociológico, cultural y religioso”?

8.- Dos cosas son seguras: que el catolicismo no consiste simplemente en “santiguarse ni rezar de rodillas”, y que la fe católica no es simplemente “rezar, cumplir los mandatos y respetar los dogmas”, mucho menos si eso se hace “de una forma automáticamente pasmosa” que lleve a pensar que uno ya está “libre del demonio” sin más.
Pero, ¿usted cree que la Iglesia Católica no ha hecho lo necesario para “desenmascarar” a Marx o al Marxismo, “para poder vencerlo” en el plano de las ideas en general y de la praxis eclesial en particular?
08/01/20 12:46 PM
  
Rafaelus
El Pacto de Varsovia se desintegró, la Unión Soviética se desintegró, China Popular conserva el discurso y los títulos del Comunismo impulsando un capitalismo radical en su territorio porque en China lo que hay es una dictadura capitalista eficaz, tentación irresistible para las grandes empresas del mundo que desdeñan el discurso marxista oficial chino porque el gran capital se rige sólo por hechos del mercado.

Socialismo real apenas hay en Cuba como socialismo zombi, y en Corea del Norte, donde, en realidad, no se sabe qué hay; Venezuela es un socialismo frustrado, y Nicaragua tiene un capitalismo copia del chileno, pero con lemas socialistas, y con el mismo tipo de reacción popular que en Chile aunque, en Nicaragua, la Iglesia Católica es solidaria con la población reclamante mientras, en Chile, la población reclamante manifiesta hostilidad contra la Iglesia Católica.

Los problemas de hoy son culpa del caduco socialismo, el islam, el feminismo, la ideología de género, el homosexualismo y el igualitarismo y, como estos adversarios son poco serios por minoritarios y radicales (excepto el Islam), necesitamos resucitar al Marxismo, aunque sea como espectro ideológico, para tener un enemigo serio al que culpar y denunciar porque no nos atrevemos a señalar al verdero causante de los problemas de hoy, que es símplemente el que tiene problemas en todo el mundo con todo mundo.

Saludos cordiales. Tengan un feliz año 2020.
09/01/20 12:27 AM
  
feguher
Rafaelus, ¿"...no nos atrevemos a señalar al verdadero causante de los problemas de hoy, que es simplemente el que tiene problemas en todo el mundo con todo el mundo?
"Simplemente" en forma directa, ¿quién es el que "tiene problemas en todo el mundo con todo el mundo"?
09/01/20 12:07 PM
  
Rafaelus
feguger:

Escribí que "no nos atrevemos a señalar ..." con lo cual estoy reconociendo que yo tampoco me atrevo, prefiero que otro lo haga primero.

Saludos cordiales.
09/01/20 8:52 PM
  
feguher
Rafaelus, me agradaría evitar las confusiones.
No entiendo por qué habla usted en plural al decir que “no nos atrevemos…”. Servidor no tiene inconveniente en atreverse a señalar. No comprendo por qué esa reticencia. Sin saber a quién señalaría usted, estoy seguro de que alguien ya se ha atrevido desde hace tiempo.

Pero antes de señalar, me gustaría saber:
1.- Qué entiende usted por “causante de los problemas de hoy”. ¿De qué problemas de hoy? ¿De todos? ¿Un solo causante? ¿Está usted pensando en el demonio quizás? ¿O en algo o alguien más tangible?

2.- Ese causante “es simplemente el que tiene problemas en todo el mundo con todo el mundo”. ¿Un solo causante? ¿Qué tipo de problemas? ¿En todo el mundo? ¿Problemas con todo el mundo? ¿Está usted pensando en el demonio quizás? ¿O en algo o alguien más tangible?

Puesto que estamos haciendo aportaciones a un tema que trata sobre el marxismo, no creo que éste sea “el causante” al que usted se refiere. Marxistas hay muchos. Y entre ellos están encantados de haberse conocido.
10/01/20 12:33 AM
  
Rafaelus
feguher:

El Marxismo es caduco actualmente, pero sirve como eso que llaman "cabeza de turco" o "chivo expiatorio". Los problemas del mundo de hoy son los del mundo de siempre, por lo que en realidad no son culpa del comunismo sino de poderes que le suceden en la Historia, pero si culpamos a alguien, o algo, terrenal y tangible, sabemos que hay otros poderes vigentes y más efectivos que ideologías como fascismos y marxismos. A esos poderes podríamos identificar además de buscar culpables en el pasado, que hoy no pueden hacer tanto mal porque perdieron vigencia.

Por supuesto que no hablo del diablo, el gran culpable de todo mal, porque lo sabemos fácil de señalar; culpar al diablo es políticamente correcto en cualquier contexto, hasta entre ateos.

Saludos cordiales.
10/01/20 5:33 PM
  
estoy cansado
feguher.
A pesar del tono inquisitorio, cortésmente responso sus cuestionamientos, con la venia del autor del blog. He tratado de resumirlo en lo posible. Espero que le sirva. Las preguntas 4 y 5 están fuera del contexto,.Saludos.

Es recurrente el error de converger en un personaje las causas de los acontecimientos históricos; sobredimensionando sus posibilidades reales y, sobretodo, soslayando, cuando no despreciando, el real acontecer histórico. Imposibilitándose así el correcto aprendizaje de la experiencia histórica.

Así Marx, es sujeto y objeto de su momento histórico. Un hombre que tratando de comprender los mecanismos de la economía en las sociedades de su tiempo, terminó gestando una obra que de una u otra forma sería en adelante un factor principalísimo en la conformación de las sociedades humanas.

En ese sentido, Marx fue una marioneta de la historia, que, igual que el ser humano, pareciera blandir espadas contra su propio cuello, para liquidar sus propios demonios.

Marx existió porque así también es el ser humano; los que lo configuraron históricamente; los que él expresó en su obra; los que luego manipularon y prostituyeron su pensamiento, haciéndolo chivo expiatorio de sus fracasos; los que han sido subyugados por su utopía, los que han padecido las atrocidades de la égida marxista; los que lo adoran y los que lo aborrecen.

DE HEGEL A MARX
No puede estudiarse a Marx ni comprenderse el marxismo sin tratar a Hegel.

La razón de Hegel es un absoluto histórico del que participa el sujeto, construida desde sí misma en función de una realidad estructuralmente contradictoria que le es ajena, la cual ella la aprehende y resuelve en síntesis por acción de la conciencia; y por ende, con la capacidad de erigir su propia realidad, su propia historia, su propio mundo; ser ella misma Dios.

Empero en ese proceso algunas naciones se rezagan y otras alcanzan las cumbres de la racionalidad. Ese es el caso de la nación alemana, para el tiempo de Marx racionalmente encumbrada y con el privilegio y facultad evolutiva de cambiar y hasta troncar de tajo el desarrollo histórico, de imponerle al mundo el constructo racional de su mundo superior…

De esas aberraciones y absurdos conceptuales vienen Nietzsche, Heidegger y, por supuesto, Marx.

De esa forma, Marx emponzoñó de inviabilidad absoluta su planteamiento ideológico, con una falaz “lucha de clases”, que no es sino la confrontación del ser humano contra el ser humano; pretendiendo finiquitar la historia, aniquilando así la expresión existencial que posibilita al ser humano; resultando en sociedades ostentando un bienestar que no vive, presumiendo una libertad que no se siente y debiéndose a unos ciudadanos que no existen. Eso es el marxismo.

EL MARXISMO.
El Marxismo es una ideología política construida en función de la contradicción entre el planteamiento político de Marx, asumidos como verdad, más las desastrosas resultas de una praxis condenada desde su genética al fracaso.

Empero, también el marxismo resulta en sujeto y objeto de la historia. No existiría el marxismo si no hubiese un sustrato social que lo posibilite y justifique.; expresado política y económicamente por el liberalismo capitalista o Capitalismo.

Así pues, el marxismo se gesta como una contradicción, en respuesta necesaria y urgida a la desbocada voracidad del Capitalismo; por lo que su fortaleza es razón directa de la aberración de éste. Por ello, un arma eficaz contra el marxismo radica en la moralización del capitalismo.
Porque la acción política sensata llama institucionalmente a civilizar al capitalismo y domesticar al marxismo, en sus diversas expresiones; en tanto de construya una alternativa política viable a la coexistencia humana en sociedad.

Así las cosas, la maldad del marxismo radica en la tara genética que arrastra: La absoluta inviabilidad política. Ello principalmente por despojar al ser humano de sus haberes existenciales más preciados: su espiritualidad, su moral, su fe, su ser posible y su libertad de ser; haciéndolo presa de un materialismo que determinándolo, lo inviabiliza existencialmente.

La maldad del marxismo no es la de un sujeto, ni la de una obra intelectual, ni siquiera la resulta de sus primeras intentonas; sino el persistir en su implementación política, aún bajo esquemas edulcorados, a pesar de las atroces lecciones de su praxis. El peligro no está en las obras demonizadas sino en los demonios obrando.

La maldad del marxismo deviene también de toda la circunstancialidad y factores sociales que lo validan.

La maldad del marxismo radica, además, en la paradoja de uno sujetos que buscando liberarse de una alienación histórica, terminaron alienados, o disociados cognitivamente, a una ideología falaz, y arrastrando las naciones a los infiernos de la más absurda existencia.

EL CAPITAL.
El Capital desveló el funcionamiento de la estructura económica con sus nuevas categorías sociales, ponderándolos en su condición de justicia respecto del ser social. El error de Marx fue metodológico, al no separar la obra científica de la especulación filosófica. Y además, al tomar el portentoso pero naufragado pensamiento de Hegel –tal vez con resultas históricas más perversas que el de Marx-, para pretender finiquitar de tajo la historia, y con ella a las sociedades y al ser humano; en un absurdo ideológico que no tiene cabida sino en una sociedad también de absurdos.

El Capital tiene más de un siglo protagonizando, de la forma que sea, la historia de las sociedades.

El Capital aportó a las sociedades un criterio fundamental: la solidaridad social, en cuanto acción política; ciertamente bajo óptica tergiversada, pero aun así con un valor de contraste que de algo habría de servir ante lo que constituye el leitmotiv del Capitalismo: el egoísmo institucionalizado.

También el Capital constituye evidencia de lo pernicioso de los sistemas filosóficos cerrados, que pretenden abarcar con las manos todo el complejísimo entramado de la existencial dad humana; pero que en su alcance real quedan restringidos al radio de la extensión de sus brazos: solamente a un paso; al ritmo de marcha de la historia.

Sea como fuere, El Capital, ya sea en empolvada biblioteca o en reluciente sitio web, siempre estará allí como una obra esencial al conocimiento; para recordarnos nuestras virtudes y miserias humanas, y que la racionalidad sin la sustanciación moral y espiritual, resulta en la peor pesadilla para el ser humano y sus sociedades.
11/01/20 12:46 AM
  
Palas Atenea
La pregunta del millón es si esa ideología, en el fondo, sirvió siquiera para cumplir su fin más primario: el igualitarismo (los kulaks se murieron de hambre para favorecer la industrialización) . Y si en la praxis fue igualitario alguna vez. Por otra parte otro componente básico que representaron las distintas internacionales-el internacionalismo-acabó en un nacionalismo ruso que deportaba a las minorias étnicas en la URSS y en una sinización del PC chino, que es lo que están padeciendo las distintas religiones en China. La deriva nacionalista del comunismo se obvia para hacer ver que tal cosa es propia de fascistas y nazis pero, a la larga, el control de la población que la imposición de esta ideología exige, acaba en un modelo estándar bañado de nacionalismo ruso, chino, coreano o como se quiera llamar. Pero ¡Vaya una a explicarles tal cosa a la gente que se llama de izquierdas y lo negarán aunque la evidencia cante!
11/01/20 3:15 PM
  
feguher
Rafaelus, el marxismo se transmuta en un neomarxismo que se está infiltrando por todas partes, aunque sucesivamente siga fracasando una y otra vez. No me parece que esté tan caduco como usted cree. Los odios selectivos, los enfrentamientos calculados, las mentiras camufladas de falsos derechos y caduca felicidad, el inmanentismo y el materialismo de corto plazo,… seducen cíclicamente a mucha gente crédula.

Los problemas del mundo de hoy son los de ayer, pero con una envoltura más sibilina y sofisticada, como de ayer son las actuales ideologías antihumanas y las actuales herejías.
El comunismo del siglo pasado sigue presente, aunque de otra manera. Y no tiene la culpa de “todos los problemas del mundo”, pero sí de muchísimos.

Sigo sin adivinar quién es ese culpable al que usted no se atreve a señalar. ¿Algunos “poderes vigentes y más efectivos que ideologías como fascismos y marxismos? Se me ocurre que usted puede estar pensando en los mil veces denostados capitalismo, liberalismo, masonería, globalismo, populismo, … Iglesia Católica,…

A propósito, si usted piensa que el culpable, al que no se atreve a señalar, es la Iglesia Católica, dígalo sin ambajes. No se va a caer el mundo por eso. No sería ni el primero ni el último en lanzar esa descabellada teoría. Pero eso sí, suponiendo que ésa sea su carta tabú, tendrá usted que demostrar que de verdad es “el causante de los problemas de hoy”, “simplemente el que tiene problemas en todo el mundo con todo el mundo”.
12/01/20 1:00 AM
  
feguher
Señor EstoyCansado, le agradezco la exposición que ha hecho, con la que estoy básicamente de acuerdo.

Yo empecé diciendo: “Señor EstoyCansado, le agradecería que fuera más explícito, para conocer mejor su pensamiento”. Lo que usted ha llamado “tono inquisitorio”, yo lo llamo “tono de solicitud de clarificación”. Espero que no tome a mal mi deseo de comprenderlo.

En cuanto al punto 1, únicamente le quiero decir que sería un poco excesivo pedirle a este artículo todo el magnífico análisis que usted ha hecho.

En cuanto al punto 3, sólo me queda por entender cuál es el “sesgo soslayado” que tiene el “enfoque” que a su juicio ha “limitado” este artículo.

El punto 4 no me parece descontextualizado, por cuanto usted ha afirmado que “La resulta principal de esa situación es una desvirtuada ubicación histórica del interesado” (situación que consiste en un “sesgo soslayado que desde el primer párrafo, incluso ya desde el título, … va delimitando [el “enfoque del autor”], consciente o inconscientemente, dentro de la zona de confort intelectual e ideológico del autor”).
Con respecto al punto 5, entiendo que usted no se refería al autor del artículo.

Con respecto a ”Das Capital”, acepto que ha tenido (y sigue teniendo) una enorme influencia en ciertas sociedades. Es el juicio de “esencialidad” lo que me llama la atención. Discreparía en que su estudio tenga un carácter “esencial” en campos como el cultural o el religioso (especialmente el cristiano). Lo esencial alude a la esencia o a “aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas”. No me parece que "Das Capital" haya afectado a “la esencia” de la fe cristiana católica.

En cuanto al punto 8, no me ha dicho nada. Comprendo que quizá usted no domina la producción del Magisterio Eclesial Católico de los últimos cien años.
Saludos y gracias.
12/01/20 1:05 AM
  
Rafaelus
feguher:

Pues, como se que usted espera, no culpo a la Iglesia Católica por los males del mundo pero, como dicen los niños cuando alguien aproxima la respuesta de una adivinanza, su mención es "caliente", pues hay toda una leyenda negra contra la Iglesia Católica como institución, el Catolicismo Romano como religión y el Catolicismo como cultura, y todos sabemos de dónde proviene tal mitología histórica de origen anterior a Marx, por cierto. Ese origen es todo un sistema ideológico, económico y cultural que tiene problemas en todo el mundo con todo mundo y, muy particularmente, con el Catolicismo, pero no es "políticamente correcto" especificarlo aunque provoque odios selectivos, enfrentamientos calculados, mentiras camufladas de falsos derechos y caduca felicidad, inmanentismo (que nos hace humanos) y materialismo de corto plazo (¿consumismo?).

Insisto que el marxismo es caduco pero lo necesitamos para culparlo por los efectos del nuevo orden. Marxismo es cualquier cosa que no nos guste, hasta el nazismo y no falta mucho para que agreguemos al repertorio marxista el zarismo por imperialista y ortodoxo cismático.

Saludos.
13/01/20 1:12 AM
  
estoy cansado
la pregunta Nro. 4 lo correcto es: “lector interesado”
Anexo otro párrafo que considero pertinente.
En cuanto a la pregunta Nro. 8. Todo lo que se diga estará sujeto a replicas y contrarréplicas… Por eso se optó por un aspecto general, crucial y aleccionante. Se anexa párrafo.
Saludos.

Marx fue un extraordinario científico, autor de una genial obra fundamental a la teoría económica contemporánea; pero con una inmensa carencia espiritual, que no le permitió mirar al ser humano más allá de la falaz supremacía materialista que pretende avasallarlo, pudiendo contemplar el maravilloso panorama de su libertad de ser, que no es la actual, ni el reducto de la contingencia existencial, sino la posible, proyectada hacia un plano existencial espiritual donde alcanza su plenitud; un ser humano desde cuya intimidad existencial se gestan los hechos y manan los procesos que confluyen en el torrente histórico de una sociedad en evolución no en síntesis contradictorias ineludibles, sino en complementariedades de diferenciaciones necesarias; una institucionalidad social que al contrario de oprimir al ser humano, lo posibilita existencialmente; una sociedad que no es Bastilla a derribar, sino un espacio de libertad tan grande y posible como la fe del ser humano.

El Capital, en cuanto a la novedad de la conformación de una estructura productiva para la que el ser humano era solo factor de su causa y fin: la generación de riqueza, a costa de la depredación atroz y menoscabo de la libertad y dignidad de ser humano,; sirvió de cimiento a la Encíclica Rerun Novarum (León XIII, 1883), en lo que constituiría un hito en la acción de la doctrina social de la Iglesia Católica: la necesidad de la ponderación moral de los hechos, procesos y cambios sociales, en preservación de la libertad, igualdad y dignidad del ser humano; llamando la atención de los Estados a ocuparse institucionalmente de “las cosas nuevas”, o cambios sociales acelerados, para cuales no existían criterios políticos ni capacidad institucional siquiera para asumirlos como una responsabilidad colectiva. Égida que continuó y trató de concretar el concilio Vaticano II (Juan XXIII, 1959); uno de cuyos tres fines pretendía: “adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo”; cuando lo pertinente era adaptar esos cambios a la acción de disciplina eclesiástica; es decir, no cambiar la formula sino introducir la variable. Un error metodológico que acarreó la desatención de la aceleración del cambio social, y de su causa primaria: la conformación de una estructura comunicacional mundial, que hace de las sociedades marionetas a su poder de influencia y determinación de las conductas humanas; amén del abandono de la acción social inmediata, eficiente, real, eficaz; por la resignación a la reacción adaptativa, en saga lamentosa e ineficaz respecto de un cambio inalcanzable. Yerros metodológicos y estratégicos que han sido determinantes en la mella de la eficacia de la acción social de la Iglesia Católica, también en la neutralización política del marxismo.
13/01/20 7:02 PM
  
feguher
Rafaelus, como soy “políticamente incorrecto”, sigo sin entender su reticencia.
El inmanentismo no nos hace humanos. El ser humano está hecho para la transcendencia.
El materialismo de corto plazo abarca mucho más que el consumismo. No todo es materia y no todo termina con la muerte.
14/01/20 2:37 PM
  
feguher
EstoyCansado, no sé si el párrafo anexado por usted es de usted o es de otro, pero comprendo que esta página web no admite links. Lo digo porque a mí tampoco me lo permite.

a.- ¿”… estará sujeto a réplicas y contrarréplicas” sostener que «el catolicismo no consiste simplemente en “santiguarse ni rezar de rodillas”, y que la fe católica no es simplemente “rezar, cumplir los mandatos y respetar los dogmas”, mucho menos si eso se hace “de una forma automáticamente pasmosa” que lleve a pensar que uno ya está “libre del demonio” sin más»? No lo creo.

b.- ¿”… estará sujeto a réplicas y contrarréplicas” sostener que «la Iglesia Católica ha hecho LO NECESARIO para “desenmascarar” a Marx o al Marxismo, “para poder vencerlo” en el plano de las ideas en general y de la praxis eclesial en particular»? No lo creo.

c) Yo no diría que Marx fue un extraordinario científico. Pretendió ser científico, pero su sistema hace aguas.

Yo no diría que Das Capital “sirvió de cimiento a la Encíclica Rerum Novarum”. El cimiento de la Rerum Novarum es la Revelación Cristiana, concretada en la Biblia y la Tradición Apostólica. León XIII se apoyó también en la filosofía tomista y en el Magisterio Eclesial anterior a él. Lógicamente tenía que tener en cuenta a Marx para afrontar nuevos aspectos o temas socio-económicos tocados por ese “influencer”.


Se podrá decir que la Iglesia Católica no ha hecho lo suficiente, o que no ha acertado en la mejor estrategia para desenmascarar al marxismo y al comunismo, incluso se podrá discutir si acertó en no condenarlos expresa y rotundamente en el Concilio Vaticano II, pero no se puede negar que desde el siglo XIX lo ha “desenmascarado” y rechazado claramente.

“Ferraro [Joseph Ferraro, La lucha de la Iglesia contra el comunismo] subraya la fuerza de la Iglesia católica representada por el Papa, pues, según él, en 1846 Pío IX, en su encíclica Quipluribus, condenó a la doctrina comunista. Esta misma orientación siguió León XIII, quien en 1891 calificó al socialismo de "un cáncer que pretendía destruir los fundamentos mismos de la sociedad moderna" (p. 12); Pío XI hizo lo propio en 1937, al afirmar que el fin del comunismo es destruir la religión y la civilización; por su parte, Juan XXIII trazó los lineamientos del Concilio Vaticano II (1962-1965) (Wilde, 2007: 2-4), y pronunció el discurso inaugural, titulado "El principal objetivo del Concilio", el 11 de octubre de 1962, con miras a la supervivencia de la Iglesia y la contención del comunismo. Tras la muerte de este pontífice, ocurrida el 3 de junio de 1963, tomó su lugar Pablo VI, quien continuó las líneas rectoras de su predecesor y las expuso en su encíclica Ecclesiam suam, el 6 de agosto de 1964. En ella pidió que la Iglesia tomara conciencia de sí y de su importancia "para la salvación de la sociedad humana". En suma, los dos últimos discursos fueron relevantes por su anhelo de paz; pero, afirma Ferraro: "No era una paz neutral de los dos bloques ideológicos existentes en el mundo de sus días; la paz deseada, y para la cual trabajaba la Iglesia, era una paz orientada al rescate y a la reforma del capitalismo, y la eliminación del comunismo" (p. 95).

“La Iglesia, fiel a Dios y fiel a los hombres, no puede dejar de reprobar con dolor, pero con firmeza, como hasta ahora ha reprobado, esas perniciosas doctrinas y conductas, que son contrarias a la razón y a la experiencia humana universal y privan al hombre de su innata grandeza.” (GS 20-21).
Para despejar cualquier duda respecto a la alusión de esta condena al comunismo se agregó una nota donde se citaban intencionadamente las encíclicas Divini Redemptoris de Pío XI (19 de marzo de 1937), Ad Apostolorum Principis de Pío XII (29 de junio de 1958), Mater el Magistra de Juan XXIII (15 de mayo de 1961) y Ecclesiam suam de Pablo VI (6 de agosto de 1964). Estas cuatro encíclicas se referían exclusivamente al comunismo, mientras que la alusión a las reprobaciones pasadas, incluida en el número 21, se refería a todas las formas de ateísmo incluyendo el ateísmo comunista.”

14/01/20 2:46 PM
  
Rafaelus
feguher:

El ser humano está hecho para la trascendencia pero el estado inicial para ello es la inmanencia porque somos los únicos seres vivos que hacemos abstracciones y cultura con religión. Limitados a la inmanencia nuestra vida tiende al Carpe Diem pero sin la inmanencia no podríamos trascender.

"en 1846 Pío IX, ... condenó a la doctrina comunista. ... siguió León XIII, quien en 1891 calificó al socialismo de "un cáncer que pretendía destruir los fundamentos mismos de la sociedad ..."

En aquellos contextos, el socialismo era sólo novedad ideológica condenada por la Iglesia pero en 1937 ya estaba implantado en Rusia como dura realidad que costaría mucho sufrimiento humano superar.

Eso es lo que quiero señalar, que somos muy anticomunistas, combatimos la idea por no enfrentar al sistema propiciador. Tal como fue antes de 1917, así es ahora después de 1992. En ambas eras encogemos hombros recitando "pobres siempre tendréis" e invocamos la interpretación calvinista de la Parábola de los Talentos del Evangelio de San Mateo, con la que también podemos invocar a Darwin para celebrar una convivencia de leones y gacelas, lobos y corderos. Pero de pronto, nos alarma que gacelas y corderos muestran garras y dientes y nos muerden, porque hasta entonces comprendemos que nunca fueron corderos ni gacelas, sino humanos, nunca tan mansos como corderos pero muchas veces más fieros que leones.
15/01/20 5:45 AM
  
feguher
Rafaelus, ¿”… el estado inicial para ello [la trascendencia] es la inmanencia porque somos los únicos seres vivos que hacemos abstracciones y cultura con religión? ¿?
¿Limitados a la inmanencia nuestra vida tiende al Carpe Diem pero sin la inmanencia no podríamos trascender? ¿?

Me parece necesaria una clarificación.

El inmanentismo al que me refiero consiste en que el hombre se concibe como el todo cuyo fin es él mismo. Cree en que ¡no hay más que esto, aquí y ahora? Vive para sí, para su propia vida, su amor propio, su propio vaciamiento y liberación de cualquier atadura externa, para tener paz consigo mismo, para su propia diversión y bienestar. Su horizonte último es la muerte.
El inmanentismo es una concepción vital emparentada con el subjetivismo, el egoísmo, el egocentrismo, la autosuficiencia, la vanagloria, la soberbia.

El trascendentalismo al que me refiero consiste, por el contrario, en que el hombre se concibe como valioso para quienes están más allá de sí mismo. No cree que ¡no haya más que esto, aquí y ahora! Vive para amar, o sea, para donarse a otros, porque en la donación encuentra la auténtica felicidad personal. Sale de sí mismo y se olvida de sí para buscar y conseguir el bien ajeno. Su horizonte último está más allá de la muerte física. Su razón ontológica y su completitud están en la unión total e irrevocable con el Amor Infinito y Eterno; hacia Él se dirige. Por amor a Él, vive y ama al prójimo.
16/01/20 12:12 PM
  
Rafaelus
feguher:

Así es: El hombre toma conciencia de sí mismo como ser vivo y mortal, entendiendo lo mismo para el prójimo y todo ser vivo, hasta eso su inmanencia, pero el hombre desea trascender más allá de la muerte porque ama, mueren los que ama y quiere que también trasciendan para volver a estar con ellos.

Pero el hombre también puede tomar conciencia de sí mismo como ser mortal como lo son los suyos para decidir por la vida terrena como la única posible, de ahí el egoísmo y la competición.
17/01/20 4:11 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

30.12.19

Luis Hernando de Larramendi nos habla de ASE-Acción Social Empresarial, basada en la Doctrina Social de la Iglesia

Luis Hernando de Larramendi y Martínez es Vicepresidente Segundo del Patronato de Fundación MAPFRE Externo y Vocal del Comité de Dirección. Desde un punto de vista personal, su actividad empresarial se centra en la actualidad en la presidencia de la fundación Ignacio Larramendi, en la administración de la empresa de DIGIBIS S.L., la pertenencia al Consejo de administración de Mapfre S.A. y algunas entidades filiales, y presencia en numerosos patronatos de fundaciones de diverso orden, entre ellas la fundación Alberto Elzaburu, ligada a la entidad Elzaburu S.L.P., de la que durante muchos años ha sido socio hasta su jubilación en ella en 2017.

En esta entrevista nos habla de ASE, la asociación que preside y de su finalidad y actividades para llevar la fe al mundo de la empresa.¿Cómo nace la asociación ASE-Acción Social Empresarial?

En 1931 se publica la encíclica Quadragesimo Anno por el Papa Pío XI, que relanza la preocupación de la Iglesia por el mundo del trabajo. Es aquella encíclica la que contiene esa referencia escandalosa a que “en la fábrica el material sale enaltecido y los trabajadores envilecidos”…

Al socaire de ese impacto, se funda una Federación de Asociaciones Patronales Católicas, en 1931, también con el nombre de UNIAPAC, Unión de Asociaciones de Patronos Católicos, que pervive en la actualidad y a la que, prácticamente desde su constitución, se asocia ASE-Acción Social Empresarial.

La asociación nace en 1951, dentro de lo que se ha dado en llamar el nacional catolicismo, precisamente para ahondar en la preocupación social, y nace con el nombre de Acción Social Patronal, siendo presentada en sociedad a los dos años de nacer por el cardenal de Tarragona don Benjamín de Arriba y Castro teniendo lugar la primera Asamblea General de Acción Social Patronal, que ya tenía comisiones de empresarios y delegados diocesanos en diversas ciudades, a finales de 1954.

Fruto de esa preocupación social era, en la revista de la asociación, la publicación mensualmente de un estudio que indicaba cuál era el presupuesto mínimo para sostenerse dignamente de una familia compuesta por el matrimonio y dos hijos. Esos estudios fueron clave, junto con la petición de la asociación, para la implantación del salario mínimo interprofesional.

Al nacer la sociedad se indica que se sienten parte de la labor de la Iglesia para poner en práctica su doctrina con el objetivo de la colaboración y el diálogo de todos los que sienten sobre sí el peso de la responsabilidad del puesto que ocupan en la sociedad, y que saben que pretender desentenderse de los demás es caer en la forma menos inteligente del egoísmo y la más dañina para el mismo que pretende tal cosa.

La Acción Social Patronal creía en un Estado moderno, inteligente y facilitador y decía “ni el abstencionismo liberal ni el estatismo a ultranza de nuestros tiempos".

La asociación ha pasado, bajo el amparo de la sociedad y de la Iglesia, por diversas etapas.

Podríamos llamar la inicial con más “activista” en cuanto que buscaba llevar la voz de los empresarios con hondura social y también de los trabajadores a las instancias políticas, luego otra más “académica” de estudios sobre la doctrina social de la Iglesia, y la actual, de mayor “apostolado y testimonio".

La asociación se erige como entidad religiosa inscrita en el registro de tales entidades en el Ministerio de Justicia en 1971 y se adaptan y transforman sus estatutos y su nombre que pasa ser Acción Social Empresarial.

En su seno se agrupan empresarios, directivos y altos profesionales del mundo de la empresa de la sociedad, es decir, todos aquellos que tienen alguna responsabilidad sobre personas en el mundo empresarial.

¿Qué supone presidir esta asociación en la actualidad?

Presidir la asociación supone una gran responsabilidad, y una misión que se asume con la conciencia de que es misión de los laicos la de impregnar la sociedad con la voz de la doctrina y con el pensamiento social cristiano.

No siempre la labor del empresario, de aquel que merece verdaderamente su nombre, y que tiene una preocupación por la creación de riqueza que beneficia a toda la sociedad, y no solamente los accionistas, es reconocida dentro de la sociedad, incluso dentro de la Iglesia.

Para la labor de Acción Social Empresarial-ASE, la publicación allá por 2013 del documento pontificio “La vocación del líder empresarial. Una reflexión", primer documento del Magisterio de la Iglesia que se dirige específicamente a todos aquellos que, en cualquier tipo de organizaciones, tienen responsabilidad sobre personas, ha supuesto un espaldarazo a nuestra labor.

Cuando la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal española adoptó mi nombramiento como presidente de la asociación, ésta se encontraba con la actividad bajo mínimos, sin prácticamente presencia salvo en algún núcleo, Asturias, por lo que la labor inicial ha sido de asentamiento, difusión y apertura al mundo, ya que la asociación pretende salir del mundo de las sacristías, de quienes en Sevilla podrían llamarse capillitas, para entrar en contacto con la sociedad completa.

Nuestra finalidad es la de hacer que la perspectiva cristiana esté presente en el día día de la vida del empresario, y éste evite una vida dividida que confine su religiosidad y su espiritualidad al fin de semana, y ésta no esté presente en el día día de su gestión. Ello se realiza de diversas formas, y siempre con el convencimiento de que nada hay más justo para la sociedad que las enseñanzas de la doctrina social de la Iglesia.

Háblenos de la importancia del testimonio de fe personal en el mundo de la empresa…¿y qué tipo de actividades hacen?

Los principios y finalidades de ASE se transmiten a través de las actividades que llevamos a cabo, de manera creciente en un número mayor de lugares de la geografía española, en torno a:

Almuerzos “Empresa, Fe y Valores”

Los almuerzos “Empresa, Fe y Valores”, pretenden hacer de los encuentros con grandes empresarios y directivos cristianos, una aportación más al aprendizaje a través de las experiencias personales y empresariales de los conferenciantes que, encuentro tras encuentro hacen de sus vivencias una lección de vida para los allí presentes.

Presentaciones de libros

Libros que esbozan en sus páginas una visión estratégica de la búsqueda del bien común, que tratan de ayudar a los empresarios a vivir conforme a la fe, a acompañarlos y alentarlos a vivir su condición empresarial dentro de la vida de la Iglesia conforme a su Doctrina Social.

Encuentro “En conversación con un empresario cristiano”

Estos encuentros fomentan la posibilidad de poder charlar, aprender y contrastar experiencias de cómo puede un empresario cristiano compaginar el día a día de su fe y su dedicación.

Foros de Reflexión y Oración de Empresarios y Directivos

En junio de 2016 dieron comienzo las reuniones de los Foros de Reflexión y Oración de Empresarios y Directivos de ASE, que han ido ampliando su número y presencia geográfica.

A ejemplo del modelo francés de “les EDC - Entrepreneurs et Dirigeants Chrétiens” (“Empresarios y Dirigentes Cristianos”), con quienes compartimos documentos en relación al contenido y a la organización.

¿Cuál es el formato de estas reuniones?

Las reuniones empiezan con una oración, turno de mesa de los participantes del grupo - en torno a 10 personas - y reflexión en equipo sobre un tema que sea de interés en el ámbito de la empresa, con frecuencia correspondiente a un reto de la vida del líder empresarial, propuesto rotatoriamente por los participantes.

Las reuniones se desarrollan en una fecha fija al mes, variando el día y semana según el grupo, y cuentan con una duración de 2 horas; se celebran principalmente en parroquias y está presente un consiliario.

-Encuentro de miembros de Foros

Los encuentros de todos los miembros asistentes a los Foros de Reflexión y Oración de Empresarios y Directivos que ASE viene implementando, con un total de ocho grupos ya en activo y otros en formación, se convocan dos veces al año.

-Desayunos coloquios

Los asistentes al desayuno, entre 45-50 personas previa inscripción, participan activamente en el coloquio, exponiendo sus distintos puntos de vista ante los análisis diferentes y complementarios de ponentes invitados que analizan documentos de distintas procedencias, relacionados con la empresa y la Doctrina Social de la Iglesia.

-Almuerzo anual socios

Se trata de un almuerzo-reunión anual con un pastor de la Iglesia que permite a los asociados participar activamente en un encuentro de altura con una autoridad eclesial. En 2018 y 2019 estuvo presente el Cardenal Mons. Osoro.

¿Cuál es el balance que hace de estos años de la asociación?

El balance de estos últimos años de la asociación es positivo, no ya por aspectos meramente numéricos de ampliación del número de socios, sino sobre todo por la alegría de éstos en la participación de las actividades de la asociación, y por la labor clara de irradiación que se produce en los entornos en los que participamos, que esperamos que sean cada vez más.

Javier Navascués Pérez

1 comentario

  
Chico
Me alegro. Ojalá tengan éxito a pesar de este Gobierno Comunista Español
31/12/19 8:10 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

María Corredentora según San Alfonso María de Ligorio.

Hay tres motivos esenciales por los cuales María es corredentora, que quiere decir que colaboró en la redención:

1. Obedeciendo a Dios:

Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia. (Lc 1,38)

2. Trayendo al Redentor al mundo:

Vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin(Lc 1,31-33) 

3. Sufriendo junto a su Hijo al pié de la Cruz:

Y una espada traspasará tú misma alma, para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones. (Lc 2,35)

El historiador Rafael María Molina, siguiendo la doctrina de San Alfonso de María de Ligorio, analiza la doctrina de María como Corredentora.

Javier Navascués y Rafael María Molina

7 comentarios

  
José Luis (OFS)
Cualquier lector atento a la Palabra de Dios, sabe muy bien, que la Santísima Virgen María, es también Corredentora, pues es el Espíritu Santo, quien nos lo ha enseñado en primer lugar, luego los Santos Padres, nos lo han explicado.

En las bodas de Caná, la Madre de Dios, intercedió ante su Divino Hijo Jesús, para sacar de un apuro cuando faltaba el vino, y Jesús hizo el milagro de convertir el agua en vino. La Madre de Dios nos lleva a Jesús: «Haced lo que Él os diga» (San Juan 2,5). Y esta es la verdadera devoción a la Madre de Dios, que perfecciona nuestra devoción, amor a Cristo Jesús. Cuando rezamos y meditamos los misterios del santo rosario, estamos siempre con Cristo Jesús y con su Madre María Santísima, la Llena de Gracia.

Son muchos los santos que fueron verdaderos devotos a la Madre de Dios, y llegar a la salvación eterna.

San Bernardo compuso esta bella oración:

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado.
Animado por esta confianza, a Vos acudo, Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos.
Madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

30/12/19 8:39 AM
  
Norberto E.
La Redención no es compartida, solo un Redentor: Xto.
Exagerar la especialísima intercesión de María no es acertado.
María tiene proclamados 4 dogmas, en ellos está la certeza de su figura suficientemente.
30/12/19 9:19 AM
  
José Luis (OFS)
Teme nuestro enemigo el diablo que el creyente confíe en la Madre de Dios, pero sin ellas, no podemos acertar como vamos a encontrarnos con Cristo. Fijémonos en la locura de quienes dicen aman a Dios, a Jesucristo, sin embargo, las injusticias que cometen son terribles.
En el Evangelio de San Juan dice:

«Jesús, viendo a su Madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a la Madre: «Mujer, e ahí a tu hijo» Luego dijo al discípulo: «He ahí a tu Madre». Y desde aquella hora el discípulo la recibió en casa» (San Juan 19,26-27).

Por la Madre de Dios vino la salvación al mundo, compréndase, que es por el sí que dio a Dios, que se haga la Voluntad divina. Si no fuera por que quiso ser fiel a Dios, la mayoría no sabría como salvarse, porque ese sí de María, que es participar de la Voluntad divina para que, por medio de su Hijo Jesús, se salvase todo aquel que lo quisiera de verdad.
La consagración a la Madre de Dios, nos trae ventajas infalibles.
Los protestantes que dicen que aman a Jesucristo, pero que no honran a la Madre de Dios, el demonio se aprovecha de ellos para hacerle caer en cualquier tipo de maldad.

Para ser fiel a Jesucristo, debemos tener siempre presente la Voluntad de Dios. Y la Virgen María, que es la Llena de Gracia, la Llena de Dios, nos ayuda a perfeccionar nuestro camino hacia Jesucristo nuestro Salvador.

Como hemos leído el texto bíblico de San Juan (19,26-27), veo que Jesús encomendó tanto a su Madre, a continuar con la misión entre los Apóstoles, con su humildad, su recogimiento, sus oraciones, y que el bienaventurado Juan, la acogió en su casa.

Como continuadora de la obra de Dios, Corredentora, ya que sabemos que el Señor es el Redentor. Nunca se llamó a la Santísima Virgen María “Redentora”, porque eso solamente podía serlo Cristo Jesús.
Leemos también cuando después de haber visto a Jesús ascender a los cielos: «Entonces se volvieron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos, que dista de Jerusalén el camino de un sábado. Cuando llegaron, subieron a la estancia superior, donde se alojaban Pedro y Juan, Santiago y Alfeo y Simón el Zelote, y Judas de Santiago. Todos perseveraban unánimes en la oración, con algunas mujeres, con María la Madre de Jesús y con los hermanos (primos) de este» (Hechos 1,12-14).

No podía faltar la Madre de Dios, aceptada por los Santos Apóstoles, por su fidelidad a Cristo Jesús.

Cuando la fe se enfría, se desvanece, se excluye a la Madre de Dios.
San Alfonso María de Ligorio escribió un precioso libro sobre las glorias de María. Ella todo lo que quiere es conforme a Dios.

Las desventajas de no consagrarse a la Madre de Dios, es que el alma es engañada por el padre de la mentira, que procura apartar a la Madre de Dios en la Redención de Cristo como verdadera Corredentora. Las Santas Escrituras nos ayuda a comprender la verdad, si nos abrimos al Espíritu Santo. Como lo hicieron los Padres de la Iglesia.

Cuando padecemos una tentación, acudimos inmediatamente a la Madre de Dios el diablo huye espantado. El diablo no puede hacer nada en un verdadero devoto de la Santísima Madre de Dios.

Por el contrario, como he referido, el diablo puede hacer tremendos estragos en las almas que no confía a la Madre de Dios, pero solo en Jesucristo.

Si la Santísima Trinidad, ha querido que María sea Corredentora, la decisión de Dios, es la correcta. Y si el Señor lo quiere, un Papa de Tradición Apostólica, lo definirá al mundo entero, como dogma de fe. Que para muchos de nosotros, por tener esas pruebas en la Santas Escrituras, es como un dogma. Muchos cristianos lo creemos profundamente. Y salimos ganando, gracias a Dios.
30/12/19 12:38 PM
  
Silvia
Estimado Norberto:

para una Madre y esta Madre, nada es suficiente, como para Su Hijo Nuestro Señor, tampoco nada es suficiente de lo que podamos hacer, rezar y alabar.

Si a tí te parece suficiente, rezaré por tí para que se te quite el velo de los ojos y del corazón..
Que Nuestra Bendita Madre del Cielo, Corredentora y Medianera de todas las Gracias te bendiga
30/12/19 1:52 PM
  
Tulkas
Nadie lo duda. El problema es el término "co-redentora". Es inadmisible tal término.
30/12/19 2:49 PM
  
Marcelo
Me parece que el Santo Padre fue Claro.
30/12/19 4:36 PM
  
Norberto E.
Estimada Silvia, creo que alguien que está consagrado mediante el Voto de Esclavitud Mariana, no tiene respecto de la Madre velo alguno, pero, no obstante, muy agradecido por sus oraciones, pedir unos por otros es fraternidad eclesial cristiana de verdad.
Como indica Tulkas, un saludo viejo conocido, la palabra no es la adecuada porque descentra, descoloca y equipara lo que no puede resultar equívoco: Xto. es el Único Redentor.
Creo importante señalar que:
"Dado que María anticipa la Iglesia en cuanto tal, y por así decirlo, es la Iglesia en persona, ese “con” se consuma en ella de manera ejemplar. Pero ese “con” no debe hacernos olvidar que el “primero es Cristo": todo procede de Él, como dicen sobre todo las epístolas a los Efesios y a los Colosenses; María es lo que es gracias a Él.
La palabra “corredentora” ensombrecería ese origen. Una intención correcta se expresa con un vocablo erróneo. En asuntos de fe es esencial enlazar con el lenguaje de las Escrituras y de los Padres; el lenguaje no es manipulable a voluntad. (J. Ratzinger, Dios y el mundo, Ed. Galaxia Gutenberg, 2005, pp.287-288)
30/12/19 8:42 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.