31.01.19

Un experto en Chesterton nos resume lo esencial de su obra

CHESTERTON EN BREVE

Entrevista de Javier Navascués a Emilio Domínguez Díaz.

Doctor Europeus en Humanidades y Licenciado en Filología Inglesa.

Profesor de la Universidad Rey Juan Carlos y del Colegio Tajamar

¿Quién fue Chesterton? Brevísima biografía.

Chesterton fue un gran escritor inglés que, además de novelas, escribió historias cortas, ensayos e, incluso, poesía. En las primeras décadas del siglo XX, desde 1900 cuando contaba con 26 años, llegó a publicar un centenar de libros hasta su fallecimiento el 14 de junio de 1936.

Su vida estuvo íntimamente ligada a la ciudad de Londres, donde creció dentro de una familia de clase media y, posteriormente, cursó sus estudios en prestigiosos centros académicos como el University College o el Slade School of Arts. Su entrada, de hecho, en este último supuso el inicio de una crisis personal en 1895 con episodios depresivos y fascinación por lo relacionado con el demonio. Tal vez, esas dudas fueron culpables del abandono de los estudios en esa etapa universitaria y, a su vez, el deseo de ponerse a trabajar y dar rienda suelta a su imaginación y talento literario en Redway, una editorial londinense.

Años después, Frances Blogg, con la que contraería matrimonio en 1901, y su madurez espiritual, tras un lento y sopesado proceso de conversión, se convertirían en los pilares de un nuevo Chesterton, sólido y afianzado en valores que, hasta los 25 años, no había puesto a prueba.

Justo a principios de siglo, Chesterton comienza a producir poesía y, poco después, novelas como The Napoleon of Notting Hill o The Man Who Was Thursday en las que, respectivamente, retrata la ciudad de Londres a través de una fantasía política y la decadencia generalizada de finales del siglo XIX.

Tras varios años de matrimonio con Frances, la pareja se trasladó a Beaconsfield y, desde allí, produciría la mayor parte de su obra entre la que no faltó su labor periodística tras la Primera Guerra Mundial y, después de su conversión al catolicismo en 1922, una serie de trabajos como el famoso “Ortodoxia” o los dedicados a San Francisco de Asís y Tomas de Aquino.

Toda esta labor literaria le trasladaría al mapa literario del primer tercio del siglo XX y, además, al justo reconocimiento por parte de prestigiosas universidades como las de Dublín, Edimburgo o Notre Dame.

¿Cómo fue su proceso de conversión al catolicismo?

Aunque sólo disfrutó de 14 años como católico, desde 1922 hasta 1936, Chesterton demostró con obras anteriores a su conversión que pensaba, obraba, comunicaba y escribía con una fuerte carga religiosa relacionada, al mismo tiempo, con un pensamiento cercano a nuestra fe católica.

De hecho, hay trabajos y personajes en sus novelas que, claramente, evidencian esa aproximación al paso definitivo que, después de muchos años de tenerlo en mente, finalmente daría. Por ejemplo, hay personajes como el padre Brown o Ian Maclan que son héroes en sus libros y ambos son católicos, como la defensa que hace del catolicismo en “Ortodoxia” (1908), donde defiende a sacerdotes y la doctrina católica sin ningún tipo de complejos a pesar de la época y el país en el que vivía. En ocasiones, ser o ejercer de católico en un país como Inglaterra podía suponer una invitación al riesgo y Chesterton supo afrontarlo sin esconderse y con una vida ejemplar tanto en lo familiar como en lo profesional. Además, fue osado en sus últimos años, ya converso católico, en los que el protestantismo también sería objeto de su dura crítica.

Cabe destacar que el lento proceso de su conversión viene determinado por diversos factores que acontecen en su vida privada, en su pensamiento y que, luego, se ven reflejados en sus escritos. Hay un aspecto personal vital, su esposa. Chesterton nunca apartó a Frances Blogg de la decisión que, finalmente, tomaría. Ella fue partícipe de sus intenciones. En el pasado, de hecho, también lo habían sido amigos como el padre O’Connor en una conversación en 1912 o Maurice Baring, converso desde 1909. Decía Hilaire Belloc que siempre tuvo dudas de que Chesterton llegase a ser católico conociendo su particular modo de ser o su minuciosa forma de actuar antes de tomar decisiones. Por último, el padre Knox fue, tal vez, el último intermediario de su sopesada decisión. Éste era amigo de Baring y, juntos, mantenían debates y discusiones de gran calado que, al final, servirían para que Chesterton se decidiera a abrazar la fe católica.

Un descubrimiento añadido es el de su tardía devoción mariana aunque hay testimonios de conversaciones con Belloc en 1907 en los que ya se atisba esa estrecha relación que empieza a formarse y que, años más tarde, queda consolidada tras múltiples experiencias y viajes, como la notable experiencia ante una imagen de la Virgen en el puerto de Brindisi o la rápida asociación que, en su pensamiento, solía establecer entre Iglesia católica y la Virgen María.

Y, desde mi punto de vista, creo que la fatídica muerte de su hermano Cecil casi al final de la Primera Guerra Mundial también influyó en su conversión años después. Hablo de un nivel mucho más íntimo, de una colaboración profesional a nivel periodístico y de un compromiso personal adquirido; laboral con el periódico y espiritual con la nueva religión, tras la inesperada llegada de la fatalidad a casa de los Chesterton.

Háblenos de la importancia de la razón en este proceso.

La razón del proceso puede resumirse en una única palabra: verdad. Podríamos hablar de cientos o miles de razones que, durante años, fueron acumulándose en la balanza de Chesterton pero todas pueden resumirse en que la respuesta a la pregunta “¿por qué soy católico?” bien puede hallarse en una contundente aseveración como la de que “el catolicismo es verdad".

Chesterton dio muestras de un total convencimiento de que, para llegar a la teología católica, la razón y la libertad han de ser los inseparables compañeros de viaje junto con la presencia de la inteligencia. El hecho de la conversión conlleva el aprendizaje de cómo pensar, racionalizar o reflexionar. Y, por supuesto, el proceso no implica el abandono del pensamiento.

La fe católica es racional y de una lógica aplastante, a diferencia de otras creencias.

Racional, lógica, verdadera, auténtica, convincente, tradicional, milenaria… Son tantos los calificativos que se le puede dar que no tiene parangón con nuevas creencias que se adaptan a unas determinadas circunstancias, a un tiempo concreto con una serie de especificaciones o características según diversos factores temporales, sociales, geográficos, económicos, políticos, etc…

Chesterton siempre defendió la frescura, la viveza de su nueva religión y ensalzó la riqueza de su historia, rituales y tradiciones sin tener que someterse al gusto o preferencias de nuevos tiempos o recién llegados como él. Habla del catolicismo como una religión que lleva a los hombres al camino de la moralidad incluso cuando éstos no están por la labor de practicarla. Afirma, por otra parte, que predica la reconciliación social entre enemigos que preferirían la destrucción o desaparición del contrario o, por último, habla de la caridad o la castidad ante todos aquellos que no creen en ellas.

Y esa lógica aplastante le traslada a la libertad, a una libertad personal hallada en una creencia tradicional, opuesta a lo efímero, a la espontaneidad de modas u otras creencias que, según Chesterton, estrechaban y restringían su vida, su entorno, sus posibilidades dentro del espacio que ocupaba en el mundo.

Tenía la sencillez de un niño para ver la verdad y gran profundidad para penetrar en ella.

Hay una cita en “Ortodoxia” respecto al entendimiento de los niños y su forma de ver la vida, opuesta a la de los adultos. Chesterton afirmaba que los niños desbordan vitalidad porque su espíritu es fiero, libre, salvaje. Por esta razón, insisten en la repetición de sus acciones, de sus juegos y que éstos no sufran cambios o transformaciones.

Sin embargo, los adultos no son lo suficientemente fuertes o capaces para mantener el ritmo que los niños o sus hijos les demandan y, así, no encuentran la alegría en esa pueril monotonía. Pero Dios, sí. Él muestra su vigor, su fuerza, cuando todas las mañanas hace brillar al sol o cuando hace que la luna salga todas las noches. Lo hace repetidamente y nunca se cansa. Dios tiene ese insaciable apetito de la infancia y nosotros, que hemos pecado y nos hemos hecho mayores, somos más ancianos y débiles que Él.

Para Chesterton decir o mostrar toda la verdad es sinónimo de poseer una gran virtud, mientras que una verdad a medias es síntoma inequívoco de algún vicio o defecto.

Un autor lúcido y mordaz en defensa de la verdad.

Y no sólo de la verdad, sino también de Dios y la razón con la disponibilidad de todo su ingenio para acercar estos tres valores a su nación. Valga como anécdota que, tras su muerte, el Papa Pío XI mandó un telegrama a través del cardenal Pacelli y se dirigió a Chesterton como “defensor de la fe", segunda vez que un Sumo Pontífice actuaba de esta manera con un inglés. Paradójicamente, la vez anterior había sido con Enrique VIII, quien luego provocaría la herida más profunda a la Iglesia de Roma. Y la paradoja, la ironía y ese estilo tan mordaz fueron características inseparables en las miles de citas que nos ha legado sobre razón, fe, verdad, moralidad, existencia, etc.

¿Por qué es interesante leer a Chesterton?

Creo que leer a Chesterton es una invitación que cualquier lector puede hacerse a título individual para ver, comprender y decir cosas que, sin la perspectiva u opinión de nuestro autor, nunca habrían pasado por su cabeza. Tal vez, incluso, ese mismo lector podría llegar a preguntarse las razones por las que, sin esa lectura, no había abierto los ojos a la hora de discernir o caer en la cuenta de cosas triviales que ocurren en nuestra cotidianeidad. Chesterton y sus lecturas iban con ventaja en el primer tercio del siglo XX y sus opiniones son totalmente válidas para, un siglo después, ayudarnos a abrir los ojos ante nuestra propia realidad.

Además, Chesterton fue un escritor polifacético y, como hoy decimos, multidisciplinar en lo referente a su prolífica creación literaria. Su oferta va desde el ensayo periodístico a la crítica social pasando por decenas de relatos cortos, poesía, obras de teatro o cientos de artículos que revelan su pensamiento y nos anticipan claves de lo que, años después, podrían ser las luces del camino que, día a día, emprendemos en nuestras vidas. Esa variedad, no exenta de sentido común, es también otra razón de peso para tomar esta opción de lectura en función de gustos personales.

Hablando de invitaciones, ¿por qué no empezar con “G.K. Chesterton: el apóstol del sentido común"?

¿Qué es lo que aporta al pensamiento católico?

En “La Iglesia católica y la conversión", cinco años después de su llegada a la fe católica, Chesterton nos habla de que todos los caminos nos llevan a Roma y que todo peregrino puede decir que todos esos caminos han sido como el que él mismo ha recorrido, pero reconoce la diversidad de la Iglesia y el centenar de puertas por las que se puede acceder desde esos diversos orígenes.

Además de la diversidad, la reflexión personal, el sentido común y la paciencia de todo el proceso, Chesterton nos deja un plan como auténtico legado. Es el plan de, en su caso, un largo recorrido hacia la Iglesia católica que divide en tres fases: defensa, descubrimiento y huida. Y el propio escritor es fiel y firme representante de este esquema y sus pasos para alcanzar un objetivo que, como todos los que tenemos en la vida, no son ajenos a la duda o su final cumplimiento.

Al igual que el Cardenal Newman, Edith Stein y otros intelectuales católicos, al buscar, con profundidad, la verdad la halló en la Iglesia Católica.

No sólo la verdad, sino un profundo sentimiento de espiritualidad y el ardiente deseo de hallar lo auténtico con perseverancia, tenacidad y valentía para, independientemente de sus orígenes o circunstancias, alcanzar la alegría y una paz interior derivada de su recepción por parte de la Iglesia católica.

Estas figuras, por otro lado, tienen en común al padre O’Connor y la lectura de los escritos de Santo Tomás de Aquino. Ambos son instigadores del decisivo cambio de unas vidas en las que la religión había sido ignorada, despreciada o, simplemente, no había tenido la suficiente fuerza para, como en el caso de Edith Stein, combatir la persistente tristeza de su vida o, respecto a Chesterton, ese continuo sentimiento de ausencia de algo que había estado latente en su pensamiento y corazón durante mucho tiempo.

Y es también reseñable que, tras hallar la verdad, no cejaron en su empeño de apoyar su nueva causa con una importante acción evangelizadora a pesar de los obstáculos y muchos detractores que hallaron en la nueva orientación que habían dado a sus vidas.

Háblenos de la principales obras del autor. ¿Qué libros recomienda para empezar?

Entre las principales obras de Chesterton, ya hemos citado algunas y, además, se ha tratado el carácter diverso de su producción literaria. Como obras más representativas, mencionaría su ensayo “Ortodoxia", a propósito de su experiencia personal e inicio del cambio existencial, o “Los relatos del Padre Brown", máximo exponente de la narración de relatos cortos. Respecto a las novelas más importantes, citaría “El hombre que fue jueves” o “El Napoleón de Notting Hill".

Siguiendo mi camino personal y el paulatino descubrimiento de Chesterton, éste te permite muchas opciones y mis dos recomendaciones tienen que ver, en primer lugar, con la lectura de alguna de sus biografías como las de ya fallecida activista católica Maisie Ward o el converso contemporáneo Joseph Pearce, a su vez gran biógrafo de otros conversos.

Por otro lado, la que citaba en una pregunta anterior, “G.K. Chesterton: el apóstol del sentido común” de Dale Ahlquist, gran experto en la vida y obra de nuestro protagonista.

¿Desearía añadir algo?

Tal vez, destacaría el carácter de anticipación de Chesterton respecto a los temas candentes en pleno siglo XXI. El desequilibrio social, la cultura de la muerte y los ataques a la religión, al concepto de familia tradicional o la dignidad del ser humano fueron abordados por su ingenio, inteligencia y clarividencia, que siempre estuvieron al servicio de los más desfavorecidos, de los pobres, de los débiles y de las familias en apuros o riesgo de exclusión social.

Su activismo es digno de mención en todos aquellos campos y géneros literarios en los que participó. Y en ninguno de ellos se privó de una buena cerveza, un buen vino o un buen puro para disfrutar de la vida y reforzar el concepto de libertad que su fe católica le había otorgado tras muchos años de estudio y descubrimientos antes de culminar con su bien merecida meta espiritual, su definitiva conversión católica.

 

Javier Navascués Pérez

15 comentarios

  
señor X
te quedaste corto
31/01/19 12:45 PM
  
Rafael
Laa esfera y la Cruz!!!
31/01/19 12:49 PM
  
Horacio Castro
“No es natural ser materialista ni tampoco el serlo da una impresión de naturalidad. Tampoco es natural contentarse únicamente con la naturaleza. El hombre, por lo contrario, es místico” (K. Chesterton en un párrafo cuando explica su elección, en ‘Porqué me convertí al catolicismo’).
31/01/19 2:22 PM
  
Néstor
Probablemente el católico más inteligente del siglo XX. En lo que tiene que ver con el pensamiento lógico, Chesterton se sitúa, a mi juicio, en un plano superior respecto de los demás autores católicos de estos tiempos. Lo de Chesterton no es solamente talento, es también genialidad.

Y ojo que no escribe teoremas como Euclides, sino cosas divertidísimas que a mí por lo menos me hacen reírme solo.

Él cuenta que su conversión se debió también, en parte, a descubrir, hablando con el jesuita O'Connor, que la Iglesia sabía más que él, no solamente acerca del bien, sino también acerca del mal.

De ahí nacieron los cuentos del Padre Brown.

Además, como que tenia chispazos proféticos. En "The flying Inn" habla de una invasión musulmana a Inglaterra. En su tiempo debe haber parecido una genial chifladura suya, pero ahora...

Finalmente, una de esas frases de Chesterton que sirven para combatir toda clase de melancolía:

"La raza humana, a la que tantos de mis lectores pertenecen..."

Saludos cordiales.
31/01/19 2:34 PM
  
Juan Pablo Moratiel Perez
Decía : " Soy católico poque La Iglesia Católica es la única que me perdona los pecados con la autoridad de Dios".
Más aplastante imposible.
31/01/19 5:01 PM
  
Blas Caba
Descubrir a Chesterton es una gran alegría, saber que el sentido común es alcanzable de una persona de a pie, o que el cristianismo es más que razonable, la única vía para no dejar de serlo. Coincido con Néstor en lo divertido y genial que es. Como cuando hablando con un publicista de cierto sujeto que «llegará porque cree en sí mismo» le contesta Chesterton «Los que creen de veras en sí mismos están en los asilos lunáticos».
Pero para mí lo genial de Chesterton es que siendo de un pensamiento tan claro y para nada condescendiente con el «buenismo» haya tantos «progresistas» que les fascina. Es la particularidad de los genios, o la genialidad de su forma de mostrar la Verdad.
31/01/19 5:46 PM
  
Luis Eugenio
La clarividencia de GKC se puede apreciar en su libro "Lo que está mal en el mundo" que en resumen es:
-Los gobiernos muy grandes (en el sentido del tamaño del estado y su deseo de influir en los ciudadanos)
-Las corporaciones muy grandes (en el sentido de monopolios)
-La educación pública en poder del estado
-Feminismo
31/01/19 6:25 PM
  
Luz
Totalmente de acuerdo con Blas Caba.
Para mí también ha sido fantástico descubrir a Chesterton y también a J.H.Newman: se le amplía a uno la cabeza.... y el corazón. ¡Es un regalo!.
Un saludo afectuoso!
01/02/19 9:32 AM
  
Juan Mariner
Creemos, los católicos, en "hechos históricos" ocurridos hace 2000 años, no en cuentos de la vieja, supersticiones, filosofías, fuerzas de la naturaleza o divinidades inventadas por los hombres.
01/02/19 12:28 PM
  
virginia castro
Excelente reporte, muy bien elaborado para los que bucamos siempre.Mil gracias y los comentarios muy utiles. Mis respetos a Todos.
01/02/19 2:20 PM
  
Juan Arida, de Buenos Aires

"No soy un escritor católico. Soy católico, y cuando escribo, se nota",
01/02/19 11:27 PM
  
claudio
Decía GKC que la Iglesia le pide a uno que al entrar al templo se saque el sombrero no la cabeza a su vez juntos con Belloc sostenían que si un católico del siglo XIII aparecía en el siglo XX reconocería que seguía estando en la Tierra al ver una Iglesia y el Canon de la Misa.
02/02/19 2:14 AM
  
Juan Arida, de Buenos Aires

Otro clarividente: Julián Marías. Recuerdo que allá por la década del 60
decía: "los dos grandes males del siglo XXI serán: la droga y la aceptación social del aborto"
02/02/19 5:32 PM
  
Miguel
Me parece sencillamente genial su conocida frase de:
" Cuando el hombre deja de creer en Dios es capaz de creer en cualquier cosa".
03/02/19 12:33 AM
  
José velast
Juan Árida
Excelente nota 01/02/19
20/03/20 6:35 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

28.01.19

Humildad, divino tesoro

Entrevista de Ignacio Crespí de Valldaura a Javier Navascués

“Ningún sabio antes de la Iglesia descubrió la virtud de la humildad”

En el día de hoy, tengo la dicha y fortuna de arrellanar en el trono de los entrevistados a Don Javier Navascués Pérez, polifacético escritor que dirige la revista Hispanidad Católica, que colabora, en calidad de columnista de opinión, con el portal Infocatólica y que deja una huella indeleble en los lectores de El Correo de Madrid a través de sus flamantes y cautivadoras entrevistas, que jamás dejan indiferente a nadie.

Tras esta reseña introductoria, abrimos el telón y damos paso a una entrevista sobre un tema bastante inusual, insólito, poco manoseado o escasamente manido, que es el de profundizar, a nivel filosófico, en la humildad como virtud de primer orden y como reina madre de otras virtudes.

Indicas en uno de los artículos que los filósofos clásicos confeccionaron una lista de más de 300 virtudes, pero no tuvieron la sabiduría suficiente para incluir la humildad, a sensu contrario del cristianismo, que tuvo la capacidad reflexiva de descubrir esta virtud y ensalzarla. ¿Por qué piensas que estos sabios no fueron intelectualmente capaces de dar con ella y los cristianos sí?

Me gusta mucho la pregunta y sus matices. Más que descubrirla es una virtud infusa. Los secretos del Reino de los Cielos son dados en primacía a los sencillos. Los poderosos ya están muy ocupados en “misa”…, en lo que llaman “mis asuntos”. Es mucho más difícil ser sabio que santo. Para ser sabio necesitas consagrar tu vida plenamente al estudio y tener muchos dones y cualidades intelectuales. Para ser santo lo puedes ser siendo un Fray Escoba en un monasterio e incluso siendo torpe hasta manualmente. Sin embargo hay muchos más sabios que santos. Yo he entrevistado a muchos catedráticos, verdaderas eminencias en diferentes materias, pero no estaría seguro si he entrevistado a ningún santo, tal vez a algún sacerdote mayor muy virtuoso.

La soberbia se define como el deseo desordenado de la propia excelencia y todos, (menos la Santísima Virgen), por el fomes peccati tenemos la naturaleza estragada para el paladeo de la humildad (de que nos tengan en poco) que se torna áspera y desabrida a nuestro ego. Aparentamos ser humildes, con la falsa humildad de Guardiola, pero cuando nos remueven el amor propio somos como esas aguas estancadas que quietas son inodoras y al removerlas se tornan mefíticas y hieden.

Tenemos la tendencia desordenada a dar pábulo a esa tentación y creernos la última coca cola en el desierto. La naturaleza caída tiende a una especie de narcisismo intelectual. Antaño los clásicos conocían las virtudes cardinales como la prudencia, la justicia, la templanza, la fortaleza, todas ellas muy necesarias, pero a nivel humano. No se había encarnado Dios con la novedad de la Buena Nueva y valga la redundancia. El bienaventurado muchas veces no es el triunfador según el mundo, sino el pobre, el humilde, el que no cuenta. Ese que decimos que es un matao, igual está mucho más arriba que nosotros a los ojos de Dios

Pero el mundo pagano desconocía las teologales de fe, esperanza y caridad.

Ese es ya otro nivel, es la NBA de la virtud, el nivel sobrenatural.

La fe se define como el asentimiento libre y racional a la verdad revelada. Para asentir libremente a lo que Dios quiere de nosotros, cuando se revela, se requiere humildad. Reconocer nuestra nada y miseria y que somos criaturas dependientes del Creador, que amorosamente nos sacó de la chistera de la nada y nos dio el ser. Nosotros existimos, entre infinitos seres que pudo haber creado Dios. El existir en sí es un milagro. Somos el espermatozoide que ganó esa durísima carrera, de millones y millones inscritos, en pos del ovulo. El segundo, el tercero etc son “seres” que no existirán jamás, por intentar entender de manera burda este insondable misterio.

Si estamos agradecidos a Dios por el inmenso don de la existencia y reconocemos nuestra contingencia y dependencia con respecto a Dios, debemos ser humildes. Y es sabio ser humilde, ¿De qué sirve rebelarse contra el ser todopoderoso? De nada, miren lo que le pasó a Lucifer. El no serviré, no le llevó a conquistar el cielo por asalto como quiere hacer Podemos, si no a la eterna desdicha. ¿De qué le sirvió a Adán y Eva claudicar ante la frutar prohibida? De nada. De “eternas vacaciones” en el paraíso, a ser expulsados para ir a currar la tierra con esfuerzo y miserias.

Cuando la gente habla de domperfecto, alude casi siempre a su belleza, a su inteligencia y a su posición social. ¿Por qué en su manera de entender la perfección no entra la caridad, la humildad, la valentía? ¿Piensa que incluyen en el mismo error que aquellos filósofos clásicos que entre tantas virtudes no supieron ver la humildad?

Ese domperfecto, me recuerda a don diablo de la famosa canción. La vida de sentidos, desprovista de trascendencia es muy limitada, pues no sacia esa sed de eterna de infinito, esa hambruna de plenitud. Yo en concreto con la gente atea, que sólo piensa en el mundo, generalmente, salvo excepciones, me aburro mucho.

La belleza primaveral se marchita al atardecer de la vida, la inteligencia se puede evaporar con un ictus y la posición social puede ser flor de un día. Pensemos en los nobles decapitados en la Revolución Francesa o los Zares rusos. Somos los que somos ante Dios, no ante la apariencia de los hombres. Felipe II al morir y ver su pecho pútrido y un festín de gusanos, añoró haber sido hermano lego en un convento. Grande ante Dios es el que hace su voluntad con perfección. El ejemplo eximio es la Santísima Virgen, que dijo FIAT (Hágase en mí según tu voluntad). La Virgen, a imitación de su hijo divino, no tenía otro manjar que hacer la voluntad de Dios, que en esto consiste esencialmente la santidad. En frase teresiana no hay que buscar otras algarabías que hacer la voluntad de Dios. La verdadera grandeza es la santidad. ¿De qué me sirve tener un Ferrari o un palacio si luego me condeno? Quien se salva sabe todo, quien no se pierde para siempre.

Pensemos en el famoso presidente del Real Madrid, que al parecer murió de un infarto en una orgía. Dios quiera que le diese tiempo a hacer un acto de contrición perfecto y recemos por él. Pero si se condenó, ¿de que le sirvió su dinero y poder?. Para entrar al cielo no sirve ni siquiera ser presidente del mejor club del mundo.

Muchas personas contaminadas con el materialismo del mundo moderno, ven la humildad como un signo de debilidad. ¿No piensas que la humildad nos hace más fuertes?

Pensemos que la criatura más humilde es la Reina y Señora de lo todo creado. Menuda debilidad ser la dueña del Universo. La palabra humildad proviene del término latino humilitas, de la raíz humus, que significa tierra (que es lo más bajo aparentemente), pero paradójicamente también humus significa fértil. Nada más fértil que un alma humilde, pues deja que Dios obre maravillas en ella. Su etimología griega dimana del término tapeinosis, que significa tapete, alfombra, algo que pisa todo el mundo. ¿Estamos dispuestos a dejarnos pisar (sufrir oprobios y desprecios) por amor a Cristo?

Es más poderoso el Poverello de Asís, San Francisco, cuando se desposa con la dama pobreza por amor a Cristo que el se casa con Cristina Onasis.

¿Por tanto si la humidad nos hace fuertes es la base de todas las virtudes?

Cervantes afirma en el famoso Coloquio de los perros que: “La humildad es la base y fundamento de todas las virtudes, y que sin ella no hay ninguna virtud que lo sea realmente".

Decían los sabios clásicos que la sabiduría empieza por conocerse a sí mismo.

Pensemos en los grandes deportistas. Muchos de ellos si han triunfado, ha sido por su humildad y su capacidad de trabajo. Cristiano Ronaldo, aunque parezca estar en las antípodas de la humildad (y se creyese rico, guapo y un crack) después de los partidos se queda a seguir entrenando. Drazen Petrovic pidió la llave del pabellón para ir a entrenar por las noches. Pelé, mientras sus compañeros de equipo se iban de picos pardos, él siempre se iba a dormir muy pronto antes de un partido. Gaudí decía que la inspiración siempre le venía trabajando. Pensemos en pintores como Ferrer-Dalmau, totalmente entregados a su pintura, dedicando su vida a ello.

Pasando al plano sobre natural los santos tenían una visión muy baja de sí mismos. El cura de Ars quería irse a un monasterio a llorar y reparar por su pobre vida. San Rafael Arnáiz una semana antes de morir se veía como un pobre hombre y creía que la humildad no la conocía ni por el forro. Santa Teresa se avergonzó al ver lo mal que había pagado esas llagas de Cristo con una vida mediocre en el convento, hablando vanidades a través de la reja con doncellas legas.

A Santa Bernadette la tenían el convento como a una inútil, de Santa Teresita decían que como iba ser santa si era una monja muy normalucha. San Ignacio de Loyola al ser superior vestía con porte, pero tenía deseos de vestirse como un loco, con la cara pintada y con plumas par sufrir burlas y oprobios por Cristo. Ahora no recuerdo que santo iba a columpiarse como un niño para que le tuviesen por simple. A San Felipe Neri al ofrecerle la dignidad episcopal dijo que sólo quería el cielo….Podríamos poner millones de ejemplos. Les invitamos a leer vidas de santos, que ha sido los verdaderos sabios y por lo tanto humildes, que se han dejado moldear por Cristo. Es el santo es siempre el mejor negociante, el que troca el oropel de los fastos mundanos por la áurea corona inmarcesible.

¿Crees que la humildad, el aceptar que nos corrijan, nos puede ayudar a crecer?

De sabios es rectificar y dicen los libros sapienciales que el sabio acepta la corrección y el necio no. Tenemos el ejemplo del mismo Cristo que dice: “aprended de mí que soy manso y humilde corazón”. No dice que aprendamos de él porque hizo los cielos.

Es bueno dejarse aconsejar por el que sabe más en cualquier faceta. Eso sí, por el que sabe más, no por personas tóxicas que nos corrijen de manera hiriente, sin la debida autoridad. Para eso ayuda mucho la filosofía tomista, que nos hace comprender como son las cosas en realidad. Cuesta mucho ser humilde, pero él sólo hecho de querer serlo es buena señal porque el soberbio ni se lo plantea. La humildad es la verdad, también en frase teresiana.

¿Cómo puede un periodista ser humilde y huir de la vanidad, de que le lean, le admiren, le consulten etc?

Santo Tomás era el hombre más sabio, el cerebro más potente de la Historia de la Humanidad, pero era humilde porque reconocía con sencillez que esa sabiduría venía de Dios. Balmes en su libro el Criterio nos enseña a reconocer las cosas como son en la realidad, ni más ni menos. Sabiduría es conocer las virtudes y los talentos y hacerlos fructificar con naturalidad, sin vanidades vacuas. No decir: no se escribir casi si sabemos que escribimos bien, sino no darle importancia. Si nos dicen por ejemplo que escribimos bien decir gracias con naturalidad y cambiar de tema. También es reconocer las faltas y corregirlas, para esto ayuda el examen de conciencia diario o combatir más la virtud dominante, en mi caso la pereza. Aunque la gente crea que soy muy activo, me tengo que hacer violencia, hasta para responder esta entrevista, que me ilusiona especialmente.

¿Quiere añadir algo humildemente a modo de colón y fin de fiesta?

Espero que esta humilde entrevista no sólo les haya entretenido, sino que de fruto espiritual y les ayude a entrar pisando fuerte en esa difícil ciencia de la humildad, que tanto nos cuesta o a seguir perseverando en ella, pues es el camino del triunfo, pero del verdadero: la vida eterna. Decía Unamuno que para entrar al cielo había que atravesar una puerta muy pequeñita donde sólo caben los humildes y que él era ya adulto y demasiado mayor.

Ignacio Crespí de Valldaura

4 comentarios

  
Soledad
Interesante entrevista, de acuerdo con unas cosas y otras no tanto.
Poner de ejemplo a personas públicas no se si es acertado. Las conductas "aparentemente virtuosas" pueden tener motivaciones diferentes, y algunas de ellas ser contrarias a esta virtud u otras.
Para mi es una virtud, qe si no tratas de vivirla, no perseveras.Además es laboriosa, tienes que podar y podar la soberbia, que brota a la menor ocasión.
"La humildad es la verdad". (Sta Teresa). En verdad es un espejo donde se ve de manera real nuestra alma. Para ver un poquito de nosotros mismos necesitamos un espejo no empañado por nuestras miserias y la gracia de Dios para que nos ayude a ello y aceptarlo. Dice el entrevistado" dejarse moldear por Jesucristo",, para ello hsy que ser como la plastilina, no ofrecer resistencia. Algo que me sorprende es la nula catequesis sobre el Sacramento de la Confesion que existe. Se habla de misericordia, perdón, de ser "solidarios", para nosotros vivir la caridad. En este sacramento, que Nuestro Señor nos donó, se vive la humildad y todos esos frutos que pretendemos alcanzar como un objetivo humano.

Hay una deformidad, desagradable, de esta virtud, cuando es impostado y "arrastrada" ".A veces se confunde con la falta de fortaleza, reciedumbre o cobardía. Me refiero a callar ante el error, la mentira o las circunstancias..

Sin ella no hay perseverancia, no hay virtudes y es imposible ver un poco del rostro de Dios. Imprescindible y muy difícil de alcanzar.
29/01/19 10:00 AM
  
RafaelC
No entendí la referencia a Cristiano Ronaldo como ejemplo de humildad. Habiendo personajes tan emblemáticos como Andrés Iniesta, Iker Casillas, Modric, Rakitic... En fin, buen artículo por lo demás.
29/01/19 8:17 PM
  
jr
Esa humildad nace de de la reconceptualización de la igualdad y la dignidad, los dos pilares fundamentales del mensaje cristiano... que determinarían en adelante la existencia humana.
Tal vez fue la falta de ese el asiento moral, lo que le puso fecha de caducidad a la república romana, y seguramente fue lo que buscaba Justiniano, cuando en cuidados intensivos buscaba reanimar unas leyes llenas de soberbias pero vacías de humildad...
Porque ese es el otro punto, en el cual seguramente muchos doctos, darán el grito al cielo: las leyes deben ser humildes...

Noto que en este excelente artículo brilla por su ausencia el túmulo de comentarios que debería tener por el haz de verdades que expone...
¿Será que la humildad anda escasa, o será que la verdad incomoda?
29/01/19 8:19 PM
  
Ramvel
Ser humilde es como retener agua en las manos desnudas.
Como si no tuviéramos cualidades naturales que tiendan a ella.
Tal vez de ahí venga que a los sabios antiguos se les haya escapado de la visual.
En cambio, N. S. Jesucristo viene en nuestro auxilio con su gracia. Y como una nueva revelación, lo que siempre estuvo ante nuestras narices se hace notoria, y, para más, se manifiesta como imprescindible.
30/01/19 12:03 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

24.01.19

Masturbación, pecado mortal que esclaviza y paraliza la vida espiritual

El pecado solitario o inmundicia, conocido popularmente como masturbación, consiste en abusar del propio cuerpo excitando los órganos genitales para procurarse voluntariamente el placer hasta el orgasmo. A veces, se comienza por mera curiosidad; pero si no se corrige esta inclinación se convierte en un vicio obsesivo que esclaviza a la persona y le desinteresa por todo lo demás: como le pasa al drogadicto.

La masturbación es un pecado mortal grave que ofende mucho a Dios y que es un hábito vicioso que hay que tratar de cortar de raíz. Si se cae en él, no hay que desesperar sino hacer una pronta confesión y poner todos los medios para no volver a caer.

Les ofrecemos algunos de los medios más comunes que la Iglesia nos ha enseñado siempre, aunque es recomendable una persona santa y docta que nos aconseje. Lo ideal es tener un director espiritual que nos recomiende santas y piadosas lecturas y en su defecto un confesor habitual:

  • Oración y frecuentación de los sacramentos.

  • Devoción a la Santísima Virgen.

  • Evitar las ocasiones de pecado.

  • Estar ocupado, tener un plan de vida y un objetivo claro.

  • Saber rechazar con firmeza los malos pensamientos.
  • Buenas lecturas, buenas compañías.

  • Meditar en la gravedad del pecado y eternidad del infierno etc.

  • No desesperarse y seguir luchando.

Santo Tomás de Aquino en la Summa Theologiae habla de este pecado, que se equipara a la inmundicia.

Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae, pt. II-II, c. 154, a. 11: “Como dijimos ya antes (a.6 y 9), existe una determinada especie de lujuria en la que hay una razón de torpeza que hace que el acto venéreo sea malo. Esto puede darse bajo un doble aspecto. En primer lugar, porque choca contra la recta razón, como sucede en todo vicio de lujuria.
En segundo lugar, porque se opone también al mismo orden natural del acto venéreo apropiado a la especie humana, y entonces se llama ‘vicio contra la naturaleza’. Esto puede suceder de varios modos. Primero, si se procura la polución sin coito carnal, por puro placer, lo cual constituye el pecado de ‘inmundicia’, al que suele llamarse ‘afeminación’.
En segundo lugar, si se realiza el coito con una cosa de distinta especie, lo cual se llama ‘bestialidad’. En tercer lugar, si se realiza el coito con el sexo no debido, sea de varón con varón o de mujer con mujer, como dice el Apóstol en Rom 1, 26-27, y que se llama ‘vicio sodomítico’. En cuarto lugar, cuando no se observa el modo natural de realizar el coito, sea porque se hace con un instrumento no debido o porque se emplean otras formas bestiales y monstruosas antinaturales”.

Dice André Léonard, Profesor de la Universidad de Lovaina: «Por su misma naturaleza, la masturbación contradice el sentido cristiano de la sexualidad, vivida como alianza de amor. (…) El ejercicio de la facultad sexual queda privado de toda referencia afectiva con una pareja, en la medida en que el sujeto se repliega sobre sí mismo, en el disfrute de sí mismo. (…) La masturbación, privada del amor, deja a menudo insatisfecho a quien se entrega a ella. Conduce al vacío y al disgusto.

»Debes tener el coraje de pensar, y también decir, que la masturbación es un mal. Escucharás con frecuencia argumentos que intentan defender que se trata de un comportamiento inofensivo, tan anodino como el beber, comer o transpirar. Es preciso desmontar esas razones. (…)

«No es ciertamente el pecado más grave que puedas cometer. Pero eso no impide que te hagas su esclavo, que te habitues a una sexualidad egoísta, y que asfixie en ti la vida espiritual».

La masturbación puede llegar a ser algo obsesivo en la persona. Hace del placer sexual algo egoísta, cuando Dios lo ha hecho para ser compartido dentro del matrimonio. Conozco casos de matrimonios fracasados porque uno de los dos, esclavizado por la masturbación, se negaba a las naturales expresiones de amor dentro del matrimonio. Quien se deja esclavizar del vicio de la masturbación puede arruinar la armonía sexual de su matrimonio. Una mujer joven se quejaba en la consulta de un médico de que su marido tenía con ella muy pocas relaciones sexuales. Él reconoció, delante de ella, que prefería masturbarse.

Quien tiene la desgracia de verse esclavizado de esta mala costumbre debe poner el mayor esfuerzo en corregirse cuanto antes. Este vicio encadena fuertemente, cada vez es más difícil desligarse de él, y cuando tiene esclavizada a una persona, la envilece, la embrutece, anula su voluntad, destroza su carácter, perturba el desarrollo de su personalidad, debilita la fe, produce desequilibrio nervioso, hace egoístas e incapacita para amar a otra persona.

«No se puede abusar del organismo. La naturaleza pasa después la factura. El cuerpo humano tiene sus límites. No se pueden gastar las energías destinadas al desarrollo integral de la persona humana.»

Todos los médicos están de acuerdo que cuando la masturbación es frecuente, conduce a la neurastenia. Y cuando la masturbación es un vicio esclaviza como todos los vicios.

«La masturbación es, con frecuencia, expresión de egocentrismo, (…) indicio de un desarrollo retardado o detenido de la personalidad».

«Cuando la masturbación se convierte en hábito, debe ser calificada como falta de madurez. (…) Cuando la masturbación presenta síntomas de psicosis y neurosis, debe buscarse la ayuda de un profesional que la someta a un tratamiento adecuado.(…) Las fuentes que dan pábulo a la fantasía -lecturas, televisión, cine- han de considerarse como la base de muchas acciones que no deberían haber tenido lugar, si no hubiesen sido estimuladas».

Hay maníacos sexuales «que buscan el placer una y otra vez por sí mismo, y caen, como los drogadictos, en el círculo de una insaciable repetición, con el fin de superar en cada nuevo intento, las incesantes frustraciones.

Estas partes del cuerpo deben respetarse con delicadeza, y sólo tocarlas por necesidad, limpieza, higiene, etc. Pero nunca tocar estos órganos sólo por gusto. Con eso no se juega.

Éste es un pecado degradante, repugnante, inconcebible en una persona delicada. Sin embargo, si después te da vergüenza confesarlo, entonces la desgracia es doble e irreparable.

Si tuviste la desgracia de la caída, no permitas la de la vergüenza de confesarlo. Acude a un sacerdote y ábrele tu conciencia para que te perdone y te ayude a salir de tan triste estado. Ten confianza. Tienes remedio. Muchos empezaron esta mala costumbre sin conocer su importancia. Bien porque lo descubrieron de un modo casual, bien porque fueron enseñados por otra persona que intencionadamente quitó importancia al asunto. Pero la masturbación es un vicio que puede esclavizar fuertemente y transformar el carácter de la persona, y hasta sus convicciones religiosas.

La masturbación puede llevar a perder la fe. Muchas incredulidades han empezado en la masturbación». El joven siente inclinación a masturbarse, oye que la Iglesia lo prohíbe, y siente la tentación de dejar la Iglesia que le prohíbe lo que le gusta hacer, y quizás le cuesta trabajo evitar.

«Pero, por otro lado, no podemos olvidar que la masturbación no contribuye a la superación del problema sexual o de la tensión de un momento dado. Conduce, por sí misma, a la larga, a una erotización mayor y a una obsesión creciente, de modo que a la larga el problema no se soluciona. El sexo, no lo olvidemos, (Chauchard no se cansa de repetirlo) está sobre todo en la cabeza. Tiene una capacidad obsesionante tal, que la solución del problema sólo se logra cuando el hombre consigue entregar su pensamiento a tareas que le ilusionen. La solución al problema del sexo, y a una obsesión excesiva, sólo se encuentra de modo indirecto, cuando el hombre consigue centrar su pensamiento en algo que le ilusiona. He sido testigo de cómo muchachos que se han entregado con ilusión a una ocupación deportiva, incluso en presencia de chicas, o a otro tipo de ocupación, no tenían problema alguno sexual; mientras éste surgía siempre que se dejaban llevar por el ocio».

Es fácil que quienes han contraído el hábito de la masturbación experimenten un fuerte sentimiento de culpabilidad capaz de destruir todo estímulo de vida y de producir un permanente complejo de inferioridad.

El único tratamiento pastoralmente eficaz es el de procurar abrir horizontes hacia expresiones plenas de la afectividad y hacia tareas culturales, profesionales, sociales y religiosas, que den sentido a sus vidas.

La gravedad de cada acto masturbatorio no siempre es fácil determinarla pues depende de muchas circunstancias y pueden darse atenuantes de la responsabilidad, aunque es un pecado mortal, que hay que evitar. Se debe poner un serio empeño en evitarlo por el peligro de caer en la esclavitud del hábito.

«Los trastornos afectivos y algunas situaciones neuróticas provocan frecuentemente manifestaciones de autoerotismo, que alcanza, a veces, un carácter convulsivo claramente psicopático…Está comprobado que la masturbación ejerce siempre una mala influencia, sobre todo en la psicología juvenil. Debilita la fuerza de voluntad, la confianza en sí mismo, y perturba el desarrollo de la personalidad. Crea melancólicos e introvertidos y, en el fondo, egoístas. La masturbación es una satisfacción sexual egoísta, que marca a la persona y la incapacita para el verdadero amor.»

La masturbación es, muchas veces, un recurso barato y triste; una compensación, un consuelillo de segunda clase por algún otro éxito de cualquier otro tipo que no hemos sido capaces de conseguir. Con todo, no todos los actos masturbatorios son de la misma gravedad. Cuando un joven tiene interés en corregirse y pone los medios que tiene a su alcance aunque tenga caídas, éstas pueden tener atenuantes a su culpabilidad. Siempre se puede acudir a Dios pidiéndole ayuda, pues Él nunca abandona a los que acuden a Él, pidiéndole ayuda para algo bueno y conveniente. Y como dice San Pablo: Todo lo puedo en Aquel que me conforta.

En la adolescencia, la masturbación puede aparecer como algo pasajero. Como eso de los granos. Pero si es repetitivo, puede degenerar en hábito; y esto es grave. Lo lógico es que deje un sentimiento de culpa. Sin duda es mejor dominarse que dejarse vencer. Dominarse es señal de adultez. La victoria es señal de madurez. La caída es señal de debilidad; por eso deja sentimiento de culpa.

«En la edad madura, la masturbación puede ser síntoma de algo más serio, sobre todo si es persistente. Puede indicar un estado de adolescencia mental, o alguna otra deficiencia psíquica. Se encuentra, desde luego, en muchos tipos de demencia senil y en el alcoholismo. En general puede aparecer en todos los estados mentales, en los que se dé una descohesión de la personalidad que tenga por consecuencia una pérdida de control de los instintos más primitivos».

A veces las caídas en la masturbación no son por una intención lujuriosa. Son consecuencia de una depresión, una angustia, una ansiedad que no permite conciliar el sueño, etc. Casos así pueden remediarse con algún sedante inofensivo RECOMENDADO POR UN MÉDICO.

En una conferencia que le oí en 1976 al Dr. D. José Mª Poveda Ariño, Jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid, titulada Ciencia y Doctrina Moral Sexual, dijo que la masturbación es un fenómeno evitable por cualquier persona normal. Y en los casos en que esta superación parezca difícil es perfectamente asequible con los productos que un médico puede recomendarle.

En enero de 1976 el Vaticano publicó un documento sobre Moral Sexual donde dice: «El uso deliberado de la facultad sexual, fuera de las relaciones conyugales normales, contradice esencialmente la finalidad de esta facultad» (nº5). También dice este documento que «la masturbación es un acto intrínseca y gravemente desordenado» (nº9).

Esto significa que el acto, “en sí mismo”, es siempre materia de pecado grave (“objetivamente malo”). Para determinar si el acto de una persona concreta es pecado grave también habrá que considerar si se cumplen las otras condiciones del pecado grave: que tenga uso suficiente de razón como para saber lo que está haciendo y la malicia del acto, y que consienta plenamente al mismo.

En 1983 el Vaticano ha publicado otro documento sobre la educación sexual (Orientaciones educativas sobre el amor humano)donde dice: «La masturbación es un grave desorden moral».

Y aunque sólo Dios conoce la responsabilidad moral subjetiva de cada acto, «de ningún modo se puede sostener que en el campo sexual no se cometen pecados mortales».

Pero no has de considerar pecado todos los tocamientos en tus órganos genitales. Pueden ser pecado los tactos encaminados a excitar el placer sexual; pero otros actos que se hacen por necesidad o por higiene, no son pecado alguno. Y en las conmociones orgánicas que sientas involuntariamente, reprime el consentimiento, y en paz. No has pecado contra la pureza. Aprende a distinguir entre el sentir y el consentir. Puede ser que a veces sientas movimientos contra tu voluntad en tus órganos genitales. Acostúmbrate a prescindir de esas sensaciones.

El pecado no está en el sentir, sino en el consentir. En el noveno mandamiento te expongo el modo de luchar contra estas tentaciones molestas. Pero si tuvieras la desgracia de haberte complacido voluntariamente en ese placer sexual, entonces manchaste tu pureza.

El orgasmo, que es la sacudida que experimenta el cuerpo con la satisfacción del placer sexual, es derecho exclusivo de casados. Una persona soltera no puede ni procurárselo voluntariamente ni aceptarlo si lo experimenta involuntariamente. A veces el orgasmo se produce imprevistamente. En ese caso tampoco es lícito saborearlo voluntariamente, aunque no se pueda evitar la sensación placentera. Pero cuando ocurre durmiendo no es pecado alguno.

El placer venéreo completo, el orgasmo, buscado directamente, sólo está permitido dentro del matrimonio, dentro del acto conyugal.

Fuente principal: Padre Jorge Loring S. I.

Texto original Hispanidad Católica

Javier Navascués Pérez

31 comentarios

  
Francisco de México
" Lo ideal es tener un director espiritual que nos recomiende santas y piadosas lecturas y en su defecto un confesor habitual"

Además de los consejos indicadas en el post, yo lo complementaría con uno mas: deporte, mucho deporte.
24/01/19 1:10 PM
  
Alvaro Tovar
Sí, como lo dice Francsico de Méxixo, el deporte es una de las mejores soluciones al problema de la masturbación. Ocupa la mente y encamina la energía y las hormonas al estrés muscular, a la construcción y reparación de las fibras musculares y a la desintoxicación del organismo provocados por la fatiga física. Libera endorfinas y serotonina.

Como regalo que nos ha dado Dios, el deporte, junto con el Amor que Él nos da y con la gracia santificante que de Él recibimos por la frecuente oración y la práctica sacramental, podemos superar tan feo e indignante pecado.
24/01/19 2:43 PM
  
Luisfer
Estoy de acuerdo con Francisco, cuanto más ejercicio físico, mejor. Adolescentes en casa metidos y, asfixiados sin poder descargar adrenalina y hormonas, son bombas de relojería.
Por lo demás, puntualizar al autor que la afirmación de que todos los médicos afirman que la consecuencia siempre es la neurastenia es muy atrevida. Más bien, al contrario, muy pocos médicos hacen esa afirmación. Y probablemente no es cierta en muchos casos.
Es mejor dar argumentos morales, suficientes por si mismos, que hacer afirmaciones médicas dudosas y mucho menos generalizarlas.
En este tema en concreto, son innecesarias y pueden generar un debate que aleje de la cuestión moral principal.
24/01/19 4:12 PM
  
Pedro Amate
Hacen falta catequesis en este sentido de la sexualidad en todas las parroquias.

Se debe tratar el tema con toda naturalidad y sin complejos ni tapujos ; hay que cojer el toro por los cuernos y afrontar el problema con la mayor crudeza y realidad.

Me parece ,don Javier que ha redactado usted un buen artículo ,y ha hecho una excelente reflexión sobre un problema muy extendido ,sobretodo en la adolescencia y la juventud ; que es el tiempo de atajarlo a tiempo ; cuando se llega a la edad adulta,ya es más difícil.

Recomiendo a los señores obispos que tomen buena nota de esta reflexión y la envíen a todas las parroquias para que sea materia de enseñanza en todas las catequesis.

ENHORABUENA DON JAVIER NAVASCUES .


24/01/19 5:29 PM
  
Juan Pablo Lizcano
Cuánta enseñanza, de la verdad, en este post .
24/01/19 8:13 PM
  
Héctor R
Gracias don Javier por este hermoso artículo. Dios le bendiga
24/01/19 8:34 PM
  
Jorge garcía
No creo que la masturbación sea mala.
24/01/19 11:53 PM
  
Guillermo PF
Comete el artículo el despiste de no haberse acordado de recurrir al Catecismo de la Iglesia Católica. Personalmente yo sí que me acuerdo puesto que su nueva redacción se publicó justamente en los años de mi edad "crítica" al respecto, y nunca se me podrá olvidar el indescriptible respiro espiritual que me aportó la lectura del segundo párrafo del número 2352.
Hecha la ley, hecha la trampa. Que desde luego no es trampa ninguna (y en caso de duda, preguntar por aquello de las poluciones nocturnas, a ver qué tal).
25/01/19 12:47 AM
  
Francisco
Desde luego, lo que no entiendo es cómo no predican los sacerdotes en las homilías nada sobre esto. Es que no lo he oído nunca en más de 25 años.....en fín…..
25/01/19 2:14 PM
  
pedro de madrid
Yo, pecador, humildemente pido perdón al Señor.
25/01/19 6:35 PM
  
Ricardo de Argentina
Gracias Javier por predicar lo que tantos consagrados omiten.

Seguramente que cuando el CVII anunció que había llegado la hora de los laicos, nadie imaginó que tendríamos que llegar a reemplazar a los consagrados hasta en la predicación de las verdades católicas.
Pero visto está que sí.
26/01/19 10:07 AM
  
Mariano
La solución que prescribe San Pablo es "no tocar", o ampliado "no tocar nada impuro".
26/01/19 11:50 AM
  
Mariano
El pecado de masturbación es grave, pero para que sea mortal es necesario que, además de ser grave, concurran en la persona el pleno conocimiento de esta gravedad y el pleno consentimiento.
26/01/19 1:01 PM
  
Horacio Castro
Artículos como éste son los que permiten que las autoridades civiles consideren como ‘injerencia’ negativa la intervención de la Iglesia en la educación sexual. Sí, seguramente no faltará quien me diga que el tema del post es fundamental para la doctrina católica y la correspondiente moral sexual.
26/01/19 5:38 PM
  
Guillermo PF
Francisco, ¿de verdad para usted es imaginable una misa cuya homilía sea el contenido de este artículo? Yo tampoco suelo faltar mucho a misa. Todavía no dejo de preguntarme por qué será que nunca se leen en las lecturas todos esos pasajes pre y postevangélicos de amenazante carácter arbitrariamente condenatorio que, como respuesta, se suelen dar a menudo por este portal.

Mariano, ¿puede ser la alegación de falta de ese "pleno consentimiento" la coartada de muchos consagrados para justificar en confesión la necesidad de su inevitable higiene íntima?
26/01/19 7:05 PM
  
Ricardo de Argentina
Horacio Castro, tranquilo hombre, que las autoridades civiles (de España, supongo te refieres) no precisan leerlo a Navascués para considerar como ‘injerencia’ negativa la intervención de la Iglesia en sexo y en todo, absolutamente en todo.
Lo llevan en el ADN.
26/01/19 11:02 PM
  
Horacio Castro
Ricardo de Argentina. En cambio nosotros a falta de "autoridad" tenemos al colectivo de 'aborteras' enemigas de la injerencia patriarcal.
27/01/19 12:11 AM
  
Tulkas
Hablar de la masturbación y afirmar lo que es, es decir, un pacado mortal salvo excepciones, es muy valiente.

Pero la argumentación psicologizante sobra, porque no añade nada y resta fuerza al argumento moral.

28/01/19 2:33 AM
  
Francisco
Sobre el tema me atengo al Magisterio de la Iglesia y al Catecismo. Por lo demás se han pasado ustedes veinte mil pueblos con el artículo completamente desproporcionado, sin mencionar las distintas responsabilidades morales en función de la edad, de situaciones determinadas...
28/01/19 2:36 PM
  
Rodman
Es fácil juzgar y tomar parte de una enseñanza. El pecado lo hace el ser humano, por más concejos, por mas que se Oriente y se discuta el tema la última palabra la tiene Dios. El catecismo es claro tema. No se puede juzgar sin conocer la historia de cada ser humano que tiene esta dificultad. Pero con una visión tan fuerte y rutilante es muy probable que pocos nos salvemos.
30/01/19 2:35 AM
  
Dario
Hay muchas cosas que no sabía, pensaba que no era tan grave desde que no se le hiciera daño a nadie con la masturbacion, y es bueno conocer estas opiniones de personas serias de cualidades morales y versadas en el tema y que hablen con la verdad aunque duela.
24/07/19 5:53 AM
  
salvador
realmente este tema me tiene muy preocupado, soy un joven ya no adolescente, soltero, que como indica el catesismo catolico, debería hasta conocer y amar a una mujer, ni siquiera pensar en algo cercano a lo sexual, y pasar, si la encontrara a mis 30 y algo, esos 20 años aproximadamente de tremenda energia corporal, impedida, teniendo en cuenta que a los 12 años promedio se inicia la adolescencia. Resulta que por intentar solo reprimir el instinto corporal durante unos meses, se me generó una prostatitis que me provoco la visita a un urologo, que cuando mencione que hacia tiempo reprimia mi instinto corporal, me indico que para mejorar mi estado debia realizar todo lo contrario. Aclaro que entiendo lo que indica el catecismo y que se basa en Mateo 5, pero debo intuir que algo intermedio debe existir, porque desconozco el impulso corporal sexual de una mujer, pero en un hombre, es practicamente un imposible evitarlo, reprimirlo, o negarlo. Lo de realizar actividades deportivas es como poco un contrasentido, genera endorfinas y estimulan estas el deseo, por experiencia propia y de compañeros que lo han intentado. Creo que es imposible negar la necesidad corporal y que se producen espermatozides en forma diaria desde los 12 años aproximadamente en adelante y si los mismos no se eliminan tampoco es sano, aqui la Iglesia como minimo deberia acudir a especialistas en sexualidad masculina y femenina y evitar negar la situacion o limitarse a enseñar sobre el tema tan livianamente, cuando la propia Biblia es tan escueta. NO HE ENCONTRADO UNA RESPUESTA QUE INCLUYA LO ESPIRITUAL Y LO CORPORAL, o se refiere al PECADO sin mas o estan los extremos que dicen que es normal y que uno haga lo que le de la gana. TODAVIA NO ENCONTRE UNA RESPUESTA que abarque la realidad en su totalidad. En el caso de la pornografia (otro tema muy importante para los jovenes) es tambien ligera la explicación, habla de ACTORES, cuando hoy en dia hay infinidad que se exiben en forma voluntaria (y ahi no seria pornografia?) Sin animo de resultar un blasfemo, reitero que el catecismo en cuanto al tema sexual necesita principalemnte para los jovenes una revision y actualizacion - junto a la profundizacion y aclaracion de cada uno de los temas evitando NEGAR las necesidades corporales cientificamente comprobadas y buscando orientar luego desde lo espiritual, para evitar que muchos jovenes que son creyentes vivan en la culpa, gracias.
27/07/19 8:37 AM
  
Joel
"Entonces ¿quién podrá salvarse?" Mateo 19, 25
19/04/20 6:11 PM
  
Philippe juste
Muy buena idea 🙏
09/07/20 7:04 PM
  
Mar
¿Pueden señalar algún sitio donde Jesús dijera que es pecado? No es por mí pues entiendo perfectamente que es pecado, pero alguien que conozco y que además está muy comprometido con difundir la doctrina católica, me dice que nunca confiesa pecados como éste porque considera que no lo son y porque Jesús nunca dijo que lo fuera. Solo se me ocurre rezar por esta persona porque no tengo respuesta a su pregunta y por mucho que le diga que es un acto egoísta etc....me responde lo mismo: que Jesús no dice nada al respecto.
21/02/21 12:52 AM
  
Rosendo Puga Vizcaíno
Salvador, el artículo es muy claro. Habla de reprimir el deseo de pecar, pero en paz. Yo también tenía tus mismas fracturas de cabeza y se me generó culpa y escrúpulos. Hasta que fui entendiendo que efectivamente se trata de guardar y que cuando tengamos impulsos o excitaciones involuntarias, es sólo que no se haga con malicia y deseo de pecar. Esta la polucion que no permite que se "junte" por así decirlo el esperma. Lo de tu problema de próstata pues tienes que checar bien que sucede con eso, porque si eso fuera, entonces todos los que nos guardamos en castidad ya tendríamos problemas de salud el 100%y tendría que ser una "necesidad" estarse masturbando. En Internet y en articulos mentirosos dice que hasta los testículo se te inflaman o que hasta cáncer te puede dar. HAZME EL FSVOR!! Claro que no, es algo totalmente falso! Respecto al deporte se aconseja para utilizar la energía natural del organismo, SIN DEJAR DE ACEPTAR QUE LO SEXUAL TAMBIÉN ES NATURAL. Es instinto, si, pero también tenemos razón. Yo he ido con urologos y la verdad es que en el tema de esto de la masturbacion son muy "tibios", ellos no se meten con cuestiones morales y así de fácil te sueltan que "si quieres, te masturbes". A lo que me refiero es que si, no hay que caer en extremos, pero tampoco que tratemos de buscar pretextos para dar rienda suelta a faltar al respeto al cuerpo. Una cosa es el placer involuntario, EL MISMO ARTÍCULO LO DICE, y otra es que ya se te haga un hábito y hasta recurras a tener relaciones sexuales o ver pornografia. Es una lucha que se tiene que hacer, aunque no nos guste. Animo y no desesperamos.
03/04/21 7:54 AM
  
Rosendo Puga
Mar: Jesús tampoco dijo que lo que hoy se considera como PORNOGRAFIA o participar en una "orgia" fuera pecado, sin embargo lo es, verdad? Jesucristo no lo ha de haber dicho expresamente, pero en la Biblia si se habla de pecados sexuales de forma clara, uno de ellos el onanismo, por lo del personaje Onan, lee el Génesis, ahí está.
Otro es lo que San Pablo menciona de fornicaciones y homosexualismo. Son muchos los ejemplos de lo que enseña la Biblia. Disculpa, pero creo que esa persona que conoces es una de muchas que busca justificarse para no salir de ese vicio. Un ejemplo muy claro es de algunas personas alcohólicas que se atreven a decir que no es pecado beber en exceso y que hasta Jesús "tomaba vino" y cosas así. Hay que tener mucho cuidado con ese tipo de pensamientos.
03/04/21 8:00 AM
  
Rosendo Puga
Mar, estoy recordando cuando Jesus hablo del matrimonio, de la Unión entre dos personas para ser UNA SOLA CARNE. El artículo señala que es ilícito que el cuerpo se use para cualquier fin sexual FUERA DEL MATRIMONIO. La práctica de la masturbacion es "usar" el cuerpo de forma sexual fuera de ese fin. Así que sí incluye esto. Esa persona conocida tuya lo que quiere es que en la Biblia lo diga textual y pues eso no lo va a encontrar porque no está escrito en ninguno de los cuatro Evangelios. Es un pretexto para no verlo como pecado. Es justificar un vicio o una adicción desgraciadamente.
03/04/21 8:08 AM
  
Rosendo Puga
Muy agradecido con este artículo que me dio mucha luz y orientación ante dudas que tenía. Y sobre todo contribuye a discernir especialmente en este mundo actual tan erotizado. No quiero sonar "machista" pero no ayuda que haya mujeres (y hombres también) que actualmente en las redes sociales se graben con bailes eroticos (esto aplica para ambos sexos, reitero), donde se provoca el que haya "fantasías" y deseos para los usuarios. Que la moda también exija el uso de prendas pegadas al cuerpo (mujeres). Todo por eso de que "yo me visto como yo quiera" y "que el hombre no sienta". Eso va contra la naturaleza. Somos seres sexuales por naturaleza y debe recordarse el pudor. Yo hoy tuve TRES excitaciones fuertes por contenidos así, y me sentí culpable. Ya no me siento culpable porque también es responsabilidad de quien cuelga estos materiales. Aunque ACLARO: Estoy consciente de que tengo que tener cuidado y medidas. Lamentablemente he tenido que bloquear usuarios y aplicar filtros de búsqueda, tampoco se trata de que me 'justifique" por el morbo ajeno. O se corrige o de plano mejor se evita eso. La justicia es de Dios solamente y cada quien su conciencia. Esto es una lucha, hay que luchar todos los días con esto y con muchas otras cosas. Hay que confesarse cuando haya que hacerlo, sin que se nos generen escrúpulos ni culpas ajenas. Es mi opinión. De nuevo gracias por este artículo actualizado :)
03/04/21 8:19 AM
  
Rosendo Puga
Francisco, creo que no leíste bien el artículo. Claro que habla de edades y de cuando surge por cosas hormonales, psicológicas, en la adolescencia, etc.
Segundo: Te recuerdo que la Misa no es una "terapia grupal" o una consulta psicológica. La Misa es para adorar al Señor. Las homilías que refieres son las explicaciones de las Lecturas y el Evangelio. JESUCRISTO ES EL CENTRO DE LA MISA, no los pecados ni las miserias de los hombres!!!
03/04/21 8:34 AM
  
Rosendo Puga
Francisco, otra aclaración porque estas muy equivocado: el artículo se basa en las catequesis del Padre Jorge Loring, en paz descanse. ¡El Padre Loring por supuesto que se basa en el Catecismo de la Iglesia Católica!
03/04/21 8:37 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

21.01.19

Reyes Católicos: la Fe que unificó España

La principal misión de los Reyes Católicos en todo su reinado fue contribuir a la salvación de las almas allí donde la Corona Española tocaba tierra, porque sabían que Dios les pediría cuentas de sus talentos tras su muerte. ¡Qué necesario se hace la instrucción de los súbditos en la ejercitación de las virtudes cristianas!

Tengan en cuenta esto los reyes y gobernantes del orbe. No hay mayor misión que trabajar sin descanso en instaurar el Reinado Social de Cristo, de lo contrario gobernará el reinado de Satanás y sus subditos serán presa de los mayores vicios.

D. Rafael María Molina, historiador, nos acerca a la figura egregia de los Reyes Católicos y su grandísima trascendencia en la Historia de España y en la Hispanidad.

¿Por qué fue tan determinante en la historia de España el reinado de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los Reyes Católicos?

Porque durante su reinado (1474-1516) surge la Unión de Reinos entre Castilla y Aragón, a la que se añadirán Granada y Navarra. Unión de Reinos bajo unos mismos monarcas, lo que es el origen de la moderna España como Estado nación. Termina el periodo de dispersión medieval de los reinos hispánicos y el destino de todos ellos (con la única excepción de Portugal) quedará unido hasta nuestros días. Además de este factor transcendental, durante su reinado se producirán episodios históricos no menos trascendentales de alcance universal, el más importante el Descubrimiento de América y se culminará la Reconquista con la toma del reino musulmán de Granada. Acontecimientos ambos que confluyen en el año 1492, verdaderamente decisivo en nuestra historia y en la del mundo. En este reinado se producen cambios y reformas religiosas, sociales y económicas que marcaran profundamente la historia de España al menos hasta 1700. Con los Reyes Católicos España pasa de ser un país dividido y en guerras civiles crónicas en la década de 1460 a convertirse en una corona pujante, poderosa y virtualmente la primera potencia europea a la muerte de Fernando el Católico en 1516.

¿Los Reyes Católicos son los padres del concepto de España como nación?

No, esto hay que dejarlo bien claro. La idea de España como nación ya existía desde mucho antes, por lo menos desde la época del reino hispanovisigodo, como dejó bien claro San Isidoro de Sevilla y durante toda la Edad Media en los diferentes reinos persiste el sentimiento de España como nación común, de lo cual hay una multitud de testimonios en la Crónicas de la época. Algún historiador ha hablado de España como “nación pluriestatal” durante el período medieval. (Todo lo contrario al absurdo concepto de “Estado plurinacional” del que ahora hablan algunos políticos)

Lo que hacen los Reyes Católicos es llevar a la práctica el sueño compartido por muchas generaciones en los siglos medievales de unificar las coronas en una única monarquía, la que pronto será conocida en todo el mundo como Monarquía Hispánica. La base de poder principal de los Reyes será el reino de Castilla donde la Corona poseía jurídicamente amplios poderes de gobierno. En cambio, en las regiones de la Corona de Aragón, la Corona compartía el poder con las instituciones propias de estos territorios. (Aragón, Cataluña, Valencia y Mallorca) Es cierto que, como han señalado prestigiosos historiadores como Don Luis Suárez, Miguel Ángel Ladero o John Elliott, la Monarquía de Isabel y Fernando será una Unión de Reinos y no un reino fusionado y centralizado.

Tanto Castilla como Aragón conservaran todas sus instituciones y leyes propias, pero al tener los mismos monarcas y una única política exterior y militar la sensación de unidad de España fue muy clara como expresan muchos intelectuales y cronistas de la época, tanto en Castilla como en los reinos de Aragón, tales como Alonso de Palencia, Alfonso de Cartagena, Joan Margarit o Pere Miquel Carbonell, por citar unos pocos ejemplos. Este sentimiento alcanzó no solo a intelectuales sino al mismo pueblo. Es impresionante ver como, por ejemplo en las Crónicas de las guerras del Gran Capitán en Italia, el propio Gran Capitán y sus soldados se definen ya como únicamente españoles y no ya castellanos ni aragoneses y se refieren a España como su patria y su nación. Fernando, a pesar de ser en teoría solo rey consorte de Castilla ejercerá en la práctica como rey de Castilla junto a su esposa interviniendo en todas las cuestiones de este reino. Y se crea la estructura de Consejos (de Castilla, de Aragón, de Italia etc) que extenderá el poder real a toda la monarquía. Estructura que será característica de la Monarquía Hispánica hasta 1700.

Sin duda alguna, la religión jugaba un papel esencial para Isabel y Fernando. ¿Hasta que punto fue así?

Exactamente. Para Isabel y Fernando la defensa y promoción activa de la Fe católica a todos los niveles era la base y piedra angular de toda su política. Hay que tener muy presente un dato muy importante: Isabel y Fernando tenían bien claro que Dios, tras la muerte, exigirá cuentas de una manera mucho más estrecha a los gobernantes que a la gente normal por que “A quien mucho se le dio, mucho se le pedirá”. Por tanto ellos estaban convencidos de que su propio destino eterno iba a estar muy vinculado al número de almas de sus súbditos que consiguieran la salvación eterna. (No estaría de más que muchos gobernantes actuales pensaran en ello. Si no lo hacen, peor para ellos. Muchos se llevaran sorpresas terribles).

Es por ello que Isabel y Fernando tenían tanto celo religioso. Para ellos la salvación eterna de sus súbditos era el principal objetivo de su política antes que ningún otro como el bienestar económico o la seguridad de los habitantes de sus reinos (aunque también éstos fuesen objetivos suyos obviamente). Para ellos era impensable que unos reyes fueran “neutrales” en materia religiosa y que la religión católica fuese una más al mismo nivel que otras en sus reinos. En aquel tiempo eran igualmente impensables conceptos como “tolerancia interconfesional” o “laicidad” como algo deseable.

En una auténtica sociedad católica como la de aquel tiempo, los creyentes de otras religiones eran vistos como hoy la sociedad ve a los terroristas. Se daba por supuesto que la unidad católica de la sociedad era la condición imprescindible para la existencia ordenada, armónica y en paz de un reino. El “pluralismo” solo podía traer discordia, violencia y guerras civiles. La mentalidad de aquella época no podía ser más opuesta a la que ha prevalecido en nuestros días. De ahí el apoyo masivo del pueblo en aquella época a medidas como la expulsión de los judíos, el establecimiento de la Inquisición o la reforma de las órdenes religiosas, impulsada por los Reyes, mediante la egregia figura del Cardenal Cisneros.

La Inquisición, la expulsión de los judíos… En esos temas se ha cebado la leyenda negra antiespañola.

Esas medidas hay que verlas como parte de esa política de unidad católica como bien supremo. Sobre los judíos hay que recordar que ya habían sido expulsados de Francia, Alemania e Inglaterra en tiempos medievales. Y la expulsión de 1492 no tuvo connotaciones “racistas” sino religiosas. A los judíos que quisieron convertirse sinceramente (y fueron miles) se les acogía como a cristianos sin ningún tipo de discriminación. De hecho hubo “conversos” que llegaron a altos puestos en la Corte. La Inquisición, por su parte, nunca persiguió a los judíos como tales sino a los “judaizantes”, los falsos conversos que seguían siendo judíos en secreto. El objetivo era siempre preservar la pureza de la Fe. También las posteriores reformas de las órdenes religiosas tendrán ese objetivo. Y todo ello ayudó en gran medida a preservar a España, más tarde, de la entrada de la herejía protestante y de las terribles guerras civiles religiosas que casi destruyeron a Alemania y Francia en los siglos XVI y XVII.

Sobre la Inquisición concretamente se podrá pensar lo que se quiera pero los historiadores más rigorosos, españoles y extranjeros han reconocido que era un tribunal que, para la época, ofrecía una gran cantidad de garantías legales. Y desde luego las matanzas y persecuciones religiosas en Inglaterra, Francia o Alemania en esa época causaron muchas más víctimas que la Inquisición española.

El Descubrimiento de América fue otro momento cumbre del reinado.

Así es. Solo dos grandes reyes como Isabel y Fernando supieron captar la grandeza del proyecto de Cristóbal Colón. Y el principal objetivo, como siempre en su política, antes que cualquier beneficio comercial o estratégico fue misional y el ansia de convertir nuevas almas a Cristo. Esa será la gran diferencia entre el imperio Español y otros imperios coloniales posteriores como el británico, orientados únicamente a la explotación económica. Las Leyes de Indias, se aplicaran más o menos en la práctica son un monumento a la dignidad humana y España permitió un nivel de controversia ética y moral acerca de la licitud de sus conquistas (como han reconocido historiadores anglosajones como Hugh Thomas o Phillip Powell entre otros), muy superior a la de cualquier otro imperio hasta bien entrado el siglo XIX.

Como en cualquier obra humana hubo luces y sombras, hubo hechos lamentables y matanzas ocasionales pero en conjunto, diga lo que diga la leyenda negra, predominan las luces, como reconocen muchos historiadores y hoy pervive toda una civilización hispánica de cientos de millones de personas, con un gran componente indígena (impensable en otras latitudes), que es testimonio de ello. Y no hay que olvidar que la Conquista solo pudo hacerse gracias a la colaboración en muchos casos de pueblos indígenas que querían escapar de dominaciones mucho peores por parte de otros pueblos indígenas.

Fueron reyes muy queridos por el pueblo.

Cierto. Siempre tuvieron el apoyo, como reflejan los documentos y las crónicas, de las ciudades y sus representantes en las Cortes y la gente en el medio rural lo que quería precisamente era salir de los territorios de dominio señorial y entrar en los de realengo, o sea depender de la jurisdicción real y no de la nobiliaria. Isabel y Fernando contaron con los nobles, pero les arrebataron muchos de sus territorios sometiéndolos al poder político de la Corona. También codificaron las leyes de Castilla para ofrecer garantías al pueblo contra los abusos de los nobles. Durante años, un día por semana, los Reyes Católicos escuchaban en audiencia a cualquier persona, por modesta que fuera, para oír sus reclamaciones. (Algo que hoy sería impensable que hicieran los gobernantes en nuestro régimen donde nos dicen que “el poder emana del pueblo”)

¿Cómo fueron los últimos años del reinado?

Isabel murió en 1504 y entonces se produjeron unos años de confusión sucesoria. Su única heredera viva era la infanta Juana, conocida como Juana la Loca por la enfermedad mental que convirtió su vida en un tormento. Juana estaba casada con el príncipe belga Felipe “El Hermoso”, hijo del Emperador alemán Maximiliano de Habsburgo y heredero del Sacro Imperio. Ello era producto de la política de alianzas de Fernando que había unido a España con Alemania para cercar a Francia, principal enemiga europea de Castilla y Aragón. Hay que recordar que el ejército hispano al mando de un gran general, Gonzalo Férnandez de Córdoba, “El Gran Capitán”, había derrotado al francés estableciendo el dominio español en el sur de Italia.

La llegada a Castilla de Juana, muy sometida su marido Felipe, a su vez muy hostil a Fernando, acabó produciendo el “exilio” de Fernando en sus reinos originarios, de Aragón (aunque sin renunciar a sus derechos en Castilla). Fernando se casó a su vez con la princesa francesa Germana de Foix. Esto lo hizo para aumentar sus derechos al reino todavía independiente de Navarra que estaba gobernado por la dinastia francesa de los Foix y para evitar una inminente invasión francesa contra el sur de Italia, dominado por Fernando. Esto ha sido un hecho polémico pues muchas veces se ha argumentado que si Fernando hubiera tenido un hijo con Germana (y de hecho tuvo uno en 1509, el príncipe Juan, que murió pocas horas después de nacer) se hubiera roto la unidad de los reinos de Castilla y Aragón, que había sido la obra de su vida. Sin embargo esto dista mucho de estar acreditado. Como han recordado historiadores como Merriman o John Elliott, Fernando podría haber promovido a ese hipotético hijo como rey no solo de Aragón sino tambien de Castilla, ya que ese hijo habría sido un Trastamara a fin de cuentas. (Hay que recordar que tanto Isabel como Fernando eran miembros de la dinastía Trastamara, siendo primos lejanos).

Pero la Providencia en todo caso allanó el camino con la muerte de Felipe el Hermoso en 1506. Lo cual propició una segunda etapa de gobierno de Fernando en Castilla hasta su muerte en 1516, donde retomó toda la política unificadora de su época con Isabel. Política que fue coronada con la conquista de Navarra en 1512. El heredero de toda la Monarquía acabó siendo su nieto Carlos de Habsburgo, el futuro Carlos V, hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso.

Por último, aunque sea un ejercicio arriesgado, ¿qué cree que pensarían Isabel y Fernando de la España de finales del XX y principios del XXI?

Es arriesgado pero se puede hacer una proyección coherente. Sin duda deplorarían los intentos de romper la unidad de España. En este sentido les sorprendería totalmente lo ocurrido en Vascongadas en las últimas décadas por cuanto en su época Vizcaya y Guipúzcoa eran bastiones de lealtad. Tal vez lo que vemos en Cataluña en los últimos años les sorprendería menos. Al fin y al cabo Fernando, siendo príncipe heredero de Aragón en la década de 1460 ya había tenido que afrontar la rebelión de una Generalidad catalana oligárquica y corrupta. Aunque hay que dejar claro que en tiempos de los Reyes Católicos Cataluña tuvo una buena relación con la Corona. Catalanes participaron en la guerra de Granada cuya conquista fue muy celebrada en Barcelona. Isabel fue muy querida en Cataluña, según todos los testimonios.

Sin duda deplorarían profundamente el estado de apostasía religiosa general colectivo en España y Europa y serían incluso beligerantes contra todos los poderes que atacan la Religión y más aún, promueven el Islam en Europa. Es muy dudoso que entendieran el papel de las monarquías en la Europa actual reducidas a un papel decorativo y sometidas al sistema oligárquico partitocrático. Precisamente Isabel y Fernando habían luchado en su momento contra algo parecido, las ambiciones de la alta aristocracia por dominar totalmente Castilla y someter a reyes débiles (como le había pasado al hermanastro de Isabel, Enrique IV). Y hoy probablemente el equivalente histórico a lo que entonces eran los clanes aristocráticos y sus legiones de “clientes”, sean los grandes partidos, oligárquicos y corruptos, que dicen representar al pueblo y se creen con derecho eterno a gobernarle y vivir a su costa, rodeados, eso sí, de privilegios, inalcanzables para ese pueblo al que dicen representar.

Javier Navascués Pérez

7 comentarios

  
gringo
¿Qué opina ud de la conversión forzosa de los moros de Granada?.
21/01/19 12:16 PM
  
Javier Navascués
Aunque esos métodos puedan chocar a la mentalidad de nuestros días, la convivencia pacífica con el islam era imposible en un tiempo en que los musulmanes atacaban las costas españolas habitualmente y se llevaban miles de esclavos.
21/01/19 3:28 PM
  
Alberto GT
Javier Nabascyes.

La expulsion de los musulmanes es entendible por los ataques de loa moros y la ayuda a estos de los moriscos.

Pero la conversion forzaosa que hizo Cisneros u toros, obligando por la fuerza a alfunos a convertirse, no se puede justificar ni en esa época.
21/01/19 8:08 PM
  
Francisco de México
Muy interesante el post.

Siempre me ha parecido cómica la propaganda progre de que en España, antes de los reyes católicos, había una gran familia feliz de moros, cristianos y judíos y que los pérfidos reyes Fernando e Isabel acabaron con tan celestial convivencia obligando a los inocentes moros y judíos a convertirse o partir.

Si alguien tiene dudas de los enormes conflictos que había por aquellos tiempos, le sugiero que vea que sucede en Israel hoy en día, y se dará una idea ....
21/01/19 10:06 PM
  
Una
Gracias Javier.
22/01/19 10:59 AM
  
Olmos
Del decreto promulgado en Granada existen dos versiones. Una firmada por los dos reyes y válida para la Corona de Castilla y otra firmada sólo por el rey Fernando y válida para la Corona de Aragón. Entre el proyecto de decreto de Torquemada y las dos versiones finales y entre éstas entre sí existen, según Joseph Pérez, "variantes significativas".

"La real provisión de expulsión de los reinos de Castilla fue acordada por el secretario Juan de Coloma, registrada por Juan Ruiz de Calcena en el Diversorum sigilli secreti de la Corona de Aragón y sellada por Miguel Pérez de Almazán.​ El documento fue enviado a cada una de las ciudades principales, a las ciudades menores y villas y a los señoríos nobiliarios, con órdenes estrictas de no leerlo hasta el 1 de mayo de 1492.​ El edicto de expulsión de la Corona de Aragón también fue acordado por Juan de Coloma."

Es decir, la expulsión de los judíos de España es a iniciativa de la Corona de Aragón y los motivos principales se encuentran en las "variantes significativas". A día de hoy, el Nuevo Mundo, sigue albergando el mayor número de comunidades judías después del Estado de Israel. Si hubo un Coloma también hubo un Colón, judío genovés financiado por los Reyes Católicos a instancias de Luis de Santángel, judío valenciano.

Si comparamos lo ocurrido con la expulsión de los moriscos (1609) vemos como "el arzobispo Ribera envió dos memoriales al rey en los que insistía también en la expulsión. En el primero, fechado a finales de 1601, afirmaba que si no se expulsaba a los moriscos "he de ver en mis días la pérdida de España". En el segundo, de enero de 1602, hacía una "tan curiosa como absurda" distinción entre los moriscos de señorío, que era el caso de la inmensa mayoría de los moriscos valencianos y aragoneses, y los de realengo, la mayoría de los castellanos, que estaban sueltos, por lo que sólo pedía la expulsión de estos últimos.

En cuanto a la unión de las dos coronas existe un precedente matrimonial entre Juan I de Castilla y León y la Infanta Leonor, hermana de Martín El Humano, rey de Aragón. Pero, claro, una infanta era poco para los "aragoneses". En conclusión, la expulsión de los judíos responde más a un interés económico y político que religioso. Si se efectuó fue más por seguidismo de las monarquías europeas que por inquina antisemita (los moros no son expulsados hasta un siglo después). La presencia judía, o de cualquier otra minoría, en una nación es el principal antídoto contra el nacionalismo.
22/01/19 6:29 PM
  
Trieste
Quiero ser caballero del Pilar.¿ Es posible viviendo en Valencia ?
23/01/19 11:36 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

17.01.19

Los Cristeros mexicanos, héroes y mártires de la Contrarrevolución

Cristo dijo que el día del juicio final reconocerá al que así lo haya hecho ante los hombres. En cambio no reconocerá al que le haya negado en vida. Nuestra fe y nuestros principios católicos deben estar por encima de todo, incluso de la propia vida. Cuando la masonería y los enemigos de la Iglesia atacan los Derechos de Dios hay que reaccionar con firmeza en Defensa de la Fe.

Así reaccionaron los Cristeros mexicanos. Muchos de ellos llegaron hasta el heroísmo supremo. Tuvieron la gracia de verter su sangre por Cristo. Probablemente la mayoría de ustedes hayan oído hablar de ellos, pero tal vez fuera de México no se conozcan con mucho detalle sus hazañas.

El historiador e ingeniero D. Eduardo Vital Torres, caballero católico, es un gran apasionado de la historia mexicana. En esta ocasión nos explica de forma sencilla el fenómeno de los Cristeros, sus circunstancias históricas y su legado.

¿Quiénes fueron los Cristeros mexicanos?

Fueron los más grandes mexicanos del siglo XX. Fueron los mártires mexicanos que dieron testimonio de la Fe firmísima que nos distingue ante el mundo entero, y que no puede entenderse sin ir a la raíz de nuestra formación nacional: el gran ejemplo y testimonio de Hernán Cortés- Padre Fundador de la Patria Mexicana- nuestros 12 primeros misioneros franciscanos “semilla selecta que nos fue enviada de España” y por supuesto la milagrosa Imagen de Santa María de Guadalupe de México.

Háblenos de las circunstancias históricas y políticas de la época de los Cristeros.

Para poder entender la lucha cristera debemos retroceder hasta el siglo XIX: desde antes, pero especialmente después de la Independencia México cayó en una espiral de violencia y destrucción por causa de las logias masónicas que buscaban por todos los medios destruir nuestros pilares de fundación nacional: el Hispanismo y el Catolicismo. Para destruir nuestra fundación hispánica buscaron enfrentar lo español contra lo indio; para lo cual se usaron las mentiras de la “leyenda negra” y para destruir el catolicismo usaron las ideas de la revolución francesa y las ideas liberales de los USA. En la primera parte obtuvieron mucho éxito aprovechando el que tenían el poder de la prensa y de la educación para propagar sus mentiras. En el segundo punto no tuvieron éxito, pues la sociedad mexicana era extraordinariamente católica. Esa lucha brutal del siglo XIX se intensificó en el siglo XX con las leyes persecutorias de Plutarco Elías Calles.

¿Por qué fue lícito y justificado su levantamiento en defensa de la fe?

Por supuesto que fue lícito, pues se agotaron todos los medios legales a su alcance para lograr una solución pacífica del conflicto. De hecho lo que se pedía era tan moderado y simple como permitir la libertad religiosa. Eso fue todo lo que se pidió. Plutarco Elías Calles en forma despótica planteó la situación: los católicos solo teníamos dos caminos; acudir al congreso o tomar las armas. Se llevaron 2 millones de firmas de católicos pidiendo la modificación de las leyes antirreligiosas. Pero los diputados tiraron esos 2 millones de firmas a la basura diciendo que “esa demanda había sido inspirada por los obispos…”, así que solo dejaban la lucha armada como el único camino posible.

¿Por qué el Papa Pío XI en cierta manera los frenó y después se arrepintió de ello?

Todavía es motivo de un ardiente debate en México entre católicos que estudiamos esa época si era posible o no ganar la guerra. Sin duda la lucha fue una lucha heroica que duró 3 largos años de 1926 a 1929 en el cual se tenía en pie de guerra a más de 20.000 soldados. Sin embargo era materialmente imposible ganar la guerra NO por falta de valor – que eso sobraba- sino porque el GOBIERNO MASÓNICO DE LOS USA APOYABAN A LOS TIRANOS MEXICANOS. El Papa vio claramente esa situación: los templos estaban cerrados, la fe estaba corriendo grave peligro y la lucha no era posible de ser ganada. Dada esa situación Roma determinó que había que llegar a un “arreglo”. Arreglo que como bien dijo el Papa Pío XI se sabía que el gobierno masónico no iba a respetar. Yo estoy seguro que el Papa se arrepintió de frenar a los Cristeros, a los que como dato adicional no se les respetó el indulto y fueron asesinados literalmente como bestias feroces. Murieron más Cristeros en la paz que durante la guerra.

¿Podría poner un ejemplo de martirio especialmente heroico y significativo?

Quiero poner el ejemplo del primer mártir mexicano de la Cristiada: Don José García Farfán. Era un comerciante de 66 años. En el aparador de su tienda había un gran letrero que decía: “¡Viva Cristo Rey! ¡Cristo vive, Cristo reina, Cristo impera! ¡Sólo Dios no muere ni morirá jamás!”; el no arrancarlos fue su delito. El 20 de julio pasaba en su automóvil el Jefe de Operaciones de aquel lugar, General Amaya, acompañado del General Sánchez, quién irritado trató de golpear al anciano, que se defendió; fue conducido preso a la Jefatura de la Guarnición. La gestión de sus familiares no pudo obtener nada a su favor; su abogado defensor fue amenazado de muerte si proseguía su gestión. Muy de madrugada fue sacado, con el pretexto de llevarlo a una cárcel pública; en el camino, simulando un ataque, le dieron muerte. Al fusilarlo, el jefe del pelotón lo provocó: “¡A ver cómo mueren los católicos!"; “Así", repuso el anciano caballero, apretó un crucifijo contra el pecho y gritó: “¡Viva Cristo Rey!” Esa sangre de mártires es y seguirá siendo semilla de cristianos. Y mientras existan mexicanos fieles a la Iglesia sentirán el amor y veneración a esos santos héroes.

¿Cuántos mártires dieron a la Iglesia?

Fueron miles. Por desgracia durante décadas no se pudieron llevar las causas de beatificación por el temor de ser atacados por el gobierno nuevamente. Fue hasta la década de los años 90 en el siglo XX en que se volvió a regularizar la relación entre el Vaticano y el estado mexicano. Algunos de ellos han sido canonizados, pero creo que bajo la capa de “prudencia” en muchos casos se actúa con negligencia, pues tendríamos que hablar más sobre nuestros héroes. En ese aspecto creo que nos parecemos mucho al caso de nuestros hermanos españoles con sus mártires de la Cruzada de 1936 a 1939.

Javier Navascués Pérez

15 comentarios

  
José de Jesús Castellanos
Me parece que es necesario distinguir entre mártires, que no tomaron las armas, y defensores de la fe, que si las tomaron. En algunos casos, los segundos, cuando eran detenidos y se les presionaba bajo amenaza de que abjuraran, renegaran de su fe y se pasaran del lado gubernamental, y al no hacerlo eran torturados y ejecutados de diversos modos, como ocurrió con 26 combatientes detenidos en Sahuayo y ejecutados uno por uno, tsambién podrían ser considerados márties, como su paisano San José Sánchez del Río, quien formaba parte de las tropas como abanderado, y tras ser detenido y torturado, fue ejecutado y hoy está en los altares. Quienes murieron en combate no son menos. En estos casos, a diferencia de algunos santos del pasado que fueron a la guerra por Cristo y están en los altares, poco se ha hecho al respecto y, que yo sepa, no hay procesos de beatificación de alguno.
18/01/19 12:59 AM
  
Fede
Concuerdo en todo, excepto con aquella hipérbole inicial de "la Fe firmísima que nos distingue ante el mundo entero".

Yo vivo en México. Actualmente, existe una distancia abisal entre la heroicidad católica de aquellos hombres y el paganismo nacionalizado de la era presente.

Como prueba, sólo basta una mirada hacia las estadísticas de homicidios, abortos, robos, violencia, narcomenudeo, pobreza intelectual, legalización de la fornicación homosexual y la reciente elección de un nuevo gobierno de corte netamente marxista. Signos inequívocos (manifestaciones externas) de una población espiritualmente alejadísima de la "ciudad de Dios".

Los cristeros tuvieron su antaño. Hoy, la política, la cultura, la vida intelectual, la vida familiar y social del mexicano está inclinada hacia el ateísmo materialista.

Los pocos católicos --bien formados intelectualmente y comprometidos con la fe-- sufren por escacez y dispersión. Son pocos y disgregados. Bajo obispos cobardones, hedonistas y/o teólogos de la liberación.
18/01/19 7:32 AM
  
Palas Atenea
1) El caso de los cristeros dentro de las contrarrevoluciones es peculiar. Tanto vandeanos como carlistas, además de la causa de Dios llevaban la causa del Rey, pero los cristeros no. México era una república, gobernada por masones desde casi la Independencia, con muy pocas excepciones, pero los cristeros no se constituyeron como ejército para derrocar al gobierno y poner en su lugar a un rey, ni siquiera tenían un candidato alternativo. Había una Constitución, la de 1917, que imposibilitaba la práctica de la Fe y la Ley Calles vino a reforzarla cambiando el Código Penal de manera que hubiera faltas y delitos religiosos, cosa que no he visto en ningún país del mundo. Lo normal es aplicar leyes políticas a delitos religiosos, es decir que para condenar a un cristiano había que acusarlo de un delito político como hicieron los nazis y los comunistas, pero en México la acusación era religiosa. Hasta la condena de Jesucristo tuvo que tener un matiz político para que Poncio Pilato lo condenara, aunque fuera falso, en México eso no era necesario porque la ley te condenaba meramente por cristiano. Por lo tanto los cristeros solo se levantaron al grito de ¡Cristo Rey! sin ninguna otra razón de tipo político.
18/01/19 8:39 AM
  
Palas Atenea
2) Por otra parte la Ley Calles de "Faltas y Delitos Religiosos" incluía penas que iban desde multas a un máximo de 7 años de prisión para aquellos priores o abades que, una vez disuelta la congregación, intentaran volver a reunirla. No más. Sin embargo no fue con ese código en la mano como el gobierno afrontó la situación porque, antes de que el ejército cristero se formara, cualquier persona que denunciara una reunión de católicos al gobernador del estado provocaba que mandaran al ejército-atención, ¡al ejercito!-y que el capitán o quién estuviera al mando decidiera por su cuenta fusilar sin más a dos o más personas sin que llegaran jamás a un tribunal de justicia que les aplicara la ley. Por lo tanto ni siquiera respetaron su propia ley. La Ley jamás se defiende con un ejército sino con la policía y el destino de esas personas tiene que ser un tribunal de justicia que aplique la ley injusta, pero ni siquiera eso se hizo. De manera que se entiende que si tu gobierno te echa encima al ejército es que te ha declarado la guerra y, si te declaran la guerra te tienes que defender o dejar de ser católico. No había otra alternativa y ésta era exclusivamente religiosa.
18/01/19 8:51 AM
  
Palas Atenea
3) Por otra parte el martirio es lo último que le queda al cristiano en determinadas situaciones, como en el caso de los cristianos chinos y otros, pero en el caso de México las posibilidades de ganar de los cristeros de la Primera Cristiada fueron muchas o el Gobierno no habría forzado un acuerdo que a la Iglesia no le supuso nada, porque aunque Calles ya no estaba su ley continuó vigente hasta 1989 o 1990 en que algunos diputados del PAM enviaron un escrito al gobierno de Salinas de Gortari-creo recordar-para derogar una ley que vulneraba los DDHH, y en cambio al PRI le permitió utilizar esa ley como Espada de Damocles sobre la cabeza de los católicos durante décadas. Es decir, aunque no existían relaciones entre la Santa Sede y el Gobierno de México porque éste había expulsado al Nuncio, se utilizó al diplomático americano Morrow y a algunos obispos que envió el Vaticano para que los cristeros, obedientes al Papa, se rindieran.
Cuanto más estudio la Cristiada más miserable me parece aquella situación y más repugnante aquella Constitución y aquella Ley inicuas y más razones veo para el Alzamiento Cristero, que, repito, fue exclusivamente religioso porque no había ni razones políticas, ni sociales, ni sindicales, ni de ninguna otra clase. La mayoría de los cristeros eran pobres pero no fue la pobreza la que les hizo combatir, combatieron por defender su Fe y en ello se implicaron todas las clases sociales y todas las razas: pobres, ricos, indios, mestizos y blancos.
18/01/19 9:17 AM
  
Pablo Gallo
Palas Ateneas, si bien es cierto que también se luchaba por el rey en el caso de los Vandeanos y los Carlistas, no es algo accesorio, sino como parte de un todo.
El Altar y el Trono en esos ambos casos, y aun mas en el tema de España, no pueden separarse.
Ademas estamos hablando de 2 visiones del mundo, por un lado, las monarquías Católicas, y por otro gobiernos liberales.
Es cierto que la Monrquia Francesa, NO era la Española y que la Monarquia Española, necesitaba volver a su sendero tradicional, que tanto la caracterizo, porque estaba derivando en cierta forma, en un absolutismo, pero bueno, eran cuestiones que se podrian haber corregido, con sus aciertos y errores, mas allá de los pecados o no del monarca de turno, las leyes estaban sometidas a la ley divina y la ley natural. Y era visible el principio de autoridad.
Con el regimen liberal (incluyo a los comunistas de España, puesto que el fondo es el mismo), ¿que vemos? Desprecio de la ley natural, y ni hablar de la divina, destrucción del principio de autoridad.
Los Vandeanos, en un primer momento, aunque no estaban contentos con el cambio de gobierno, no se levantaron en armas, hasta te diría que estaban dispuestos a aceptarlos de ser necesario. Los Vandeanos se levantan cuando se ven perseguidos en la parte religiosa. Y NO se levanta la nobleza en primer lugar, es la gente mas humilde la que se levanta y va a buscar a la nobleza, por una cuestión lógica, eran sus autoridades naturales, y tenían formación militar.
Y el tema de los Carlistas, bueno, la Monarquía Hispánica, NO puede separarse de la fe Católica. El carlismo excede a toda condición social, y el fondo politico, si bien es importante, por si solo no hubiera durado.
Cuando surge el Carlismo, NO surge solamente como una cuestión dinástica, entre los partidarios de Carlos, y los de Isabel. Eran justamente la visión de 2 Españas. Por un lado, La España Católica con Don Carlos y por otro, una deformación de España, liberal, plagada de masones, y con una Isabel, atada de manos.
Respeto su opinión, pero me parece que en España y Francia, "El Altar y el Trono", tienen que verse como parte un todo, y no como algo accesorio.
18/01/19 1:54 PM
  
Oscar Corvera
Interesante, tengo presente esos acontecimientos y también los de España.

Hay que agregar que la lucha sigue, el demonio no da cuartel ni sus servidores. Lo vemos todos los días usando cualquier medio. No hay que bajar la guardia hay que luchar todos los días y con el ejemplo a los demás sobretodo.

Qué viva Cristo Rey!
18/01/19 10:12 PM
  
Spes
Pues si, es verdad, el modernismo, el izquierdismo, la ignorancia y cuánto de malo traigan éstos "ideológicos" tiempos, han mellado el alma de México, pero lo sorprendente es que la fe está viva, la Virgen de Guadalupe es el centro mismo del católicismo, y como nos tienen con la creencia de que podemos expresar nuestra fe, pues todo lo relativo a la religión está calmado, los ataques que se puedan dar, son solapados, disfrazados de accidentes, , así ha sido desde entonces. Se acostumbra todavía, frente al Santísimo, terminar la Hora Santa, cantando a Cristo Rey, !Viva Cristo Rey !,y Santa María de Guadalupe!
19/01/19 5:18 AM
  
Francisco de México
La guerra cristera se suspendió por los "acuerdos", una especie de tregua: entre mas importantes fue el respetar el derecho a los católicos a educar a sus hijos como tales. Por desgracia, se está iniciando la educación utilizando las premisas de la ideología de género así que, no es imposible que se reinicie la lucha.

Un dato perturbador, en la antigua zona cristera del centro y occidente del país (Jalisco, Michoacán, Guanajuato) está sufriendo en la actualidad un duro desabasto de gasolina, afectando la produccion alimentaria de la región, a un mes de entrado el nuevo gobierno.

Los izquierdistas aseguran que es para controlar el robo de hidrocarburos, pero el Wall Street Journal los desmiente con estadísticas, simplemente se dejaron de importar los insumos necesarios para la producción del vital combustible.

No es claro si se trata de una maniobra de agresión o solo es la habitual incapacidad de los marxistas para administrar, pero el hecho es que "casualmente" es dicha zona la afectada. ¿Es el reinicio de la guerra?





19/01/19 12:44 PM
  
Palas Atenea
Pablo Gallo: No es opinión sino hechos. No me he pronunciado sobre reyes y monarquías, lo único que he dicho es que, en el caso de los cristeros, no hubo tal. Los cristeros no tenían ni siquiera un candidato alternativo a Calles, lo único que querían es mantener su libertad con respecto al culto.
19/01/19 1:27 PM
  
Archibald
Acabo de leer todos los textos anteriores con sumo interés. Y veo, una vez màs, que las ideas revolucionarias francesas se extendieron por todo con su semilla demoniaca. Siendo francés, me siento vergonzoso de que todo eso haya sido posible. Habéis hablado de las iglesias mejicanas cerradas por orden de Calles y de la amargura que experimentaban aquellos cristianos. El mismo dolor noto en mi alma al ver tantas iglesias cerradas en Francia en pleno siglo XXI, por falta de sacerdotes. Por qué escasean tanto ? Por culpa de las ideas anticlericales que se esparcieron en las escuelas pùblicas, a partir de unas escuelas normales del todo ateas. La Tercera Repùblica fue repugnante.
19/01/19 3:49 PM
  
Palas Atenea
Archibald: No soy experta, ni mucho menos, en historia de Francia. Lo único que te puedo decir es que la Ley Calles, hoy dificilísima de encontrar y que yo hallé en una librería de viejo, reproduce punto por punto las leyes jacobinas. Por ejemplo en cuanto la disolución del voto y, consecuentemente de las órdenes religiosas, la Ley Calles dice lo mismo que el comisario político le dijo a las carmelitas de Compiègne cuando disolvieron el convento, palabra por palabra. La única diferencia estriba en que, como he dicho, las penas eran de cárcel, no de guillotina, pero, como también he dicho, eso no se cumplió porque de facto el fusilamiento estaba a la orden del día. Así que la influencia de la Revolución Francesa en México es tan palpable que ni el liberal más convencido podría negarlo. De hecho esa ley ha desaparecido del mapa desde que la revocaron y la Constitución de 1917 está siendo continuamente reformada, hasta el punto que no sé si hoy en día sería posible encontrar la original, que yo encontré en internet hace bastantes años.
19/01/19 9:15 PM
  
Ma. Teresa. Gallegos
Si en México, mucha gente sigue siendo católica, a la Parroquia que yo asisto que es de los agustinos, todos los domingos se llena en cada Misa, y en otras Iglesias sucede lo mismo, la fe nos sostiene ante tantas cosas feas que ocurren en México, como enumeró una de las personas que escribió aquí; pero lo que sucede es que siempre hemos tenido la desgracia de ser gobernados por masones, que solo piensan en destruir, robar, despojar, acabar con la moral, la educación, los valores, en enganar a las personas con poca educación mintiéndoles y regalándoles cosas para que voten por ellos, en una corrupción que verdaderamente da asco, que a pesar de que se protesta poco les importa, porque como dice hoy Morena son mayoría, en gente que no ama a México y que la traiciona y se vende al mejor postor, esa es la gente que nos gobierna, y por ello sufrimos tanta violencia pues a ellos no les importa ni México, ni los mexicanos, ni que la gente sea pobre, ni que muera. Ma. Teresa. México.
20/01/19 6:14 AM
  
Pablo Gallo
Pala Atenea, pero usted ha dicho que los Vandeanos como Carlistas, "además de la causa de Dios, llevaban la causa el Rey", como si fueran 2 causas diferentes. Y no eran dos causas, sino una sola. Por ejemplo el Carlismo, es legitimista, pero tiene bien claro el principio de autoridad, y considera que un gobernante, que no es legítimo en su origen, si puede llegar a ser legítima autoridad de facto, por el fin que persigue. De la misma manera, un gobernante legítimo en su origen, puede dejar de ser legítimo si con sus leyes viola la ley Divina, o la natural. La subordinación de las leyes de los gobiernos y del gobernante, a la ley Divina es clara. Por lo tanto, NO defendían al rey ciegamente, sino por lo que esté representaba. Insisto, usted habla como si habría dos causas, una la de Dios y otra la del Rey. Yo le digo que era una misma causa
21/01/19 7:58 PM
  
Palas Atenea
Bien, pues los cristeros solo llevaban media: la de Dios.
22/01/19 12:25 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.