Oriol Jara: “La sociedad de consumo desea eliminar a Dios porque es un antisistema, amor contra egoísmo”

Oriol Jara (Barcelona, 1980) trabaja desde hace 20 años en radio y televisión: a los 27 era subdirector de ‘Buenafuente’; después, guionista de ‘Polònia’ y ‘Crackòvia’; ha dirigido el programa de reportajes ‘El Roast de España’ para Viacom (EE.UU.) y la serie de divulgación ‘This Is Philosophy’; ha publicado artículos de opinión en ‘Nació Digital’ y ‘Món Diari’; y ahora produce ‘La Tarda de Catalunya Ràdio’ y es profesor de la URL.

En esta entrevista reflexiona sobre su libro Diez Razones para creer en Dios, de reciente publicación.

En primer lugar, sorprende que un profesional de prestigio como usted de repente de testimonio público de su fe, publicando un libro titulado Diez Razones para creer en Dios. El hecho de que sorprenda el hecho es una señal de la paganización de la sociedad, ¿no cree?

En la Biblia (Isaías, Crónicas y Reyes) se relata el asedio asirio de Jerusalén. El ejército enemigo intenta, mediante el uso de la propaganda, convencer a los judíos de que Dios no existe. De que su fe es improbable y de la futilidad de confiar en el Señor. ¿Por qué? Porque si la gente cree en Dios es invencible. Saber que hay Dios es saber que hay cosas que están bien y cosas que están mal. Saber que hay Dios es confiar en su fuerza y no en la nuestra. Saber que hay Dios nos hace impenetrables a las modas y los caprichos y las mentiras de los enemigos. Ya sean asirios o ya sea la sociedad de consumo que nos quiere egoístas y ansiosos por el dinero. Por eso desean eliminar a Dios: porque es un antisistema. Es el amor en lugar del egoísmo.

¿Cómo fue su proceso de acercamiento a la fe?

Intelectual. Desde los 18 o 19 años he estado leyendo textos filosóficos, teológicos, tratados de astrofísica, la Torá, la Biblia… movido por la inquietud de saber si Dios existe y, si existe, qué quiere de nosotros. Dios es una verdad tan importante, tan relevante, tan absolutamente esencial que no podemos simplemente darle la espalda desde la incultura. Desde el desinterés intelectual. Dios ES la vida. Dios ES el universo. Dios es, como apuntaba Einstein, el legislador de la realidad. Por lo tanto, hay una manera racional de acercarse a esta verdad. El cambio espiritual, de corazón, llegó 20 años después.

¿En qué medida le ayudó conocer a gigantes como el Padre Carreira?

El padre Carreira, Antony Flew o Albert Einstein son personas cruciales para nuestra fe en la actualidad. Hoy en días somos más conscientes que nunca de la necesidad de asumir la existencia de Dios desde la razón. Dios nos hizo razonables y, por lo tanto, la razón debe ser parte de la fe. Hay pensadores brillantes que, además de fervientes creyentes son eminentes científicos. Además, sorprendentemente, hoy sabemos que la física se comporta de manera imposible según nuestros sentidos. Una partícula puede estar en dos sitios a la vez. ¿Es posible? Aparentemente no, pero la mecánica cuántica nos dice que sí. Eso convierte en factibles muchas cosas de la relación de Dios con los hombres. La omnipresencia, por ejemplo.

¿Por qué hay algo en lugar de nada?

Por la soberana voluntad de Dios. Por su enorme misericordia. Porque mediante un mecanismo casi imposible de acciones físicas, químicas y biológicas muy precisas Dios ha creado el entorno apropiado para que exista vida inteligente y, gracias a eso, tener seres que puedan conocerle y relacionarse con Él. Si cualquiera de las fuerzas fundamentales del universo (fuerza nuclear fuerte, fuerza electromagnética, fuerza nuclear débil, fuerza de la gravedad) fuera diferente en solo un 1% no habría vida inteligente. Así de perfecta es la creación.

¿Por qué es importante que el hombre moderno se abra a la trascendencia?

Para evitar caer en la intrascendencia. Para evitar ser un juguete en manos de aquellos que viven adorando el dinero. Saber que Dios existe nos configura como seres humanos dignos que existen no por sus méritos, sino por el amor del Creador. No podemos ser usados, esclavizados, marginados, explotados porque somos hijos de Dios y, por lo tanto, totalmente dignos. Y, por esa misma fe, no podemos usar, esclavizar, marginar o explotar a nadie. Eso significa saber que Dios existe. Una sociedad mejor, entre iguales, unidos en el amor infinito de los unos por los otros. Lo contrario es la barbarie.

¿En qué medida piensa que la confesión de su fe le puede cerrar puertas profesionales?

No me importa lo más mínimo. Es más, consideraré un honor inmerecido si no quieren darme trabajo por hablar de Dios con la libertad con la que lo hago. Pero creo, de todos modos, que es una idea equivocada o falsa. Mi fe solo me ha reportado interés, curiosidad y afinidad de gente que cree pero que no lo comunica. Saber que Dios existe y adorarlo de corazón solo trae cosas buenas.

Diez razones para creer en Dios…10 el número del Decálogo, pero decía San Agustín que para el que no quiere creer en Dios mil razones no son suficientes y para que el que quiere creer, una es suficiente.

San Agustín es una de las mentes más privilegiadas de la historia de la humanidad. Un absoluto genio que le dio la vuelta al pensamiento occidental en aspectos clave. Pero no vivió en nuestro siglo. Hoy en día la ciencia está acercándose radicalmente a ideas y conceptos que hasta ahora solo conocíamos por la Biblia y por la fe. Un ejemplo: la teoría del Big Bang, el descubrimiento de un cura católico, fue rechazada inicialmente por muchos físicos porque consideraban que corroboraba la Creación bíblica del universo. Hoy en día, la Creación inicial del universo está científicamente aceptada y es coherentemente bíblica. Por lo tanto, vale la pena dar razones lógicas, intelectuales, culturales a la gente del siglo XXI para que entiendan que la existencia de Dios cuadra con algo que influye mucho en sus vidas de hoy en día: la ciencia.

La hermana de Santo Tomás de Aquino le preguntó que había que hacer para ser santo. Y el aquinate respondió: quererlo.

Y amar, añado con todo mi respeto. Para mí la clave de mi cambio vital es el amor. Yo soy un desastre, una calamidad, hago cosas muy mal y debo disculparme muchas veces ante mi mujer y mi familia, pero amo más que nunca. Ese amor, que es puramente una orden bíblica de Dios, me ha hecho distinto. He dejado de hacer muchísimas cosas que hacía mal y que eran frutos reconocibles del egoísmo. Eran el ejemplo de una vida centrada en mí, en mi placer, en mi comodidad… La vida cristiana es una vida en la que centramos nuestra atención en los otros a través del amor. Amamos más aquellos que nos rodean que a nosotros mismos y eso, de manera inevitable, provoca una nueva dinámica mucho más bonita y santa.

¿En qué medida a usted le cuesta perseverar en la fe y vivir conforme a los mandamientos en un mundo que es una jungla?

¿Cómo vivir conforme a la Biblia? Leyéndola y amando a los otros como muestra de agradecimiento a la misericordia infinita con la que Dios nos ama. Paga un buen sueldo, cuida a los otros, no te enfades con nadie, esfuérzate en la solidaridad y ponte siempre en un lugar secundario. Sé humilde sin límites y todo lo demás vendrá solo. Dice Jesús: «El recaudador, en cambio, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador.”» (Lucas 18:13). Si intentamos engañarnos a nosotros mismos y actuar como si fuéramos santos o buenos nos frustraremos y caeremos en el desánimo. Somos malos, pero Dios nos ama y nos perdona a cada minuto de nuestra miseria.

¿Qué es lo que aporta este libro de nuevo entre miles y miles de libros de apologética?

No es un libro de alta literatura, ni de teología, ni de apologética, ni de eclesiología, ni de cristología… es un libro sobre el amor. Esa es la clave. Un libro escrito por un laico que ama a Dios. Así de claro. Amo a Dios y lo explico y, además, explico que ese amor ha convertido mi vida en algo infinitamente mejor de lo que era cuando solo me amaba a mí mismo. Es importantísimo que la gente normal hable de Dios.

Por Javier Navascués

24 comentarios

  
Luis Fernando
Una partícula puede estar en dos sitios a la vez. ¿Es posible? Aparentemente no, pero la mecánica cuántica nos dice que sí.

---

LF:
Más aún, el entrelazamiento cuántico implica que si se dan dos partículas entrelazadas de esa manera, una puede influir en la otra de forma instantánea aunque estén separadas por años luz de distancia, lo cual manda a freír espárragos la tesis de que nada puede superar la velocidad de la luz, por mucho que los científicos quieran explicar que ese principio no salta hecho pedazos porque no se produce un "trasvase de información". ¿Y entonces cómo se produce el efecto? ¿por magia potagia?.
13/06/22 7:41 AM
  
Luis Fernando
"...consideraré un honor inmerecido si no quieren darme trabajo por hablar de Dios con la libertad con la que lo hago".

---

¿Cuántos políticos "catolicos" hacen exactamente lo contrario?

Y en según qué profesiones, la pregunta vale igual.

Da gusto ver a gente como Oriol con las cosas tan claras.
13/06/22 8:08 AM
  
Gonzalo
Pues está muy bien dar razones que allanan el camino a la fe y desmontan falsos obstáculos. Pero si se dan razones, deben ser buenas razones. Si no, el efecto es justo el contrario.

Para hacer apologética, no conviene apoyarse en el prestigio de una ciencia que uno no domina.

>> Una partícula puede estar en dos sitios a la vez. ¿Es posible? Aparentemente no, pero la mecánica cuántica nos dice que sí. Eso convierte en factibles muchas cosas de la relación de Dios con los hombres. La omnipresencia, por ejemplo.

Suponiendo que la mecánica cuántica dijera eso -que no lo dice-, lo cierto es que no aporta nada a la omnipresencia divina. Dios no es un ser del universo, no tiene cuerpo, su omnipresencia no es un "estar con su cuerpo en todas partes a la vez".

>> Un ejemplo: la teoría del Big Bang, el descubrimiento de un cura católico, fue rechazada inicialmente por muchos físicos porque consideraban que corroboraba la Creación bíblica del universo.

Y fue ese mismo cura católico, Georges Lemaître, el que insistió en que el Big Bang, efectivamente, no tiene nada que ver con la creación. La creación se conoce, se ve, dando un paseo por el campo o charlando con otra persona. No hace falta saber nada de física.

>> LF: Más aún, el entrelazamiento cuántico implica que si se dan dos partículas entrelazadas de esa manera, una puede influir en la otra de forma instantánea aunque estén separadas por años luz de distancia

Esto no es así. No es que una partícula influya en la otra, es que sabiendo en qué estado está una, sabemos en qué estado está la otra. Pero no podemos manipular el estado de una para que influya en el estado de la otra, es decir, no podemos comunicarnos a distancia mediante el entrelazamiento cuántico.
13/06/22 9:45 AM
  
JSP
1. "Dios ES el universo." Ojo señor Jara, Dios NO es el universo, Cristo es la Razón de Ser del universo.
2. Los católicos no creemos en un dios deista (1) ni panteísta (2) como creía Albert Einstein, porque (1) es un Dios vivo y personal que ha creado por pura Bondad infinita la materia en la que se Encarna para redimirnos por pura Misericordia infinita y ha divinizado esa materia en la eternidad por la Resurrección de Jesús, la materia sigue existiendo en la Vida de Dios pero fuera del tiempo.
3. La "materia" de Dios no es la materia del universo (2).
4. Efectivamente nuestra fe católica es racional porque se basa en el testimonio de hechos históricos.
5. "Una partícula puede estar en dos sitios a la vez. ¿Es posible? Aparentemente no, pero la mecánica cuántica nos dice que sí. Eso convierte en factibles muchas cosas de la relación de Dios con los hombres." Como decía antes la materia ha sido divinizada por Dios, esto quiere decir que Jesucristo, Señor Nuestro, no está localizado de forma espacio-temporal en ninguna parte del Universo. Por ello, en la Eucaristía Jesucristo está Presente realmente en la Iglesia de Roma y en todas la Iglesias locales en comunión con Roma.
6. Cristo Creador, Redentor y Salvador nuestro tiene el poder de mostrarse cuando Él quiere: ver los milagros eucarísticos en donde los glóbulos blancos están continuamente "vivos" cuando fuera del cuerpo humano sobreviven un máximo de 24 horas.
7. Primero dejarse amar por Dios y cuando conocemos el Amor de Dios por la fe que ilumina a la razón ponemos a Cristo en el Centro de nuestra vida, amamos a Dios y cumplimos Sus Mandamientos y Su Evangelio, y somos el prójimo del necesitado, y estamos dipuestos hasta el martirio, para honor y gloria de Dios, de dar testimonio de la Palabra y de vida en Cristo. Y todos los cristianos cumplimos el Mandamiento de amarnos los unos a los otros como nos ama Cristo. El señor Jara da en la clave de negarse a sí mismo, "cuando solo me amaba a mí mismo." Un católico siempre conjuga con el nosotros, no con el yo.
13/06/22 11:42 AM
  
Luis Fernando
Mire, caballero, me he estudiado el tema bastante en los últimos meses y lo que digo "va a Misa"

En el entrelazamiento cuántico entre dos partículas, si se altera el estado de una -algo que se puede provocar- , se altera inmediatamente el estado de la otra. Y es tan así que ya hay aplicaciones prácticas. Por ejemplo, en los ordenadores cuánticos. Hace poco salió una noticia en El País al respecto.

Javier Santaolalla, Esperanza López y otros lo explican en diversos videos que hay en la red.

Si no sabe, no escriba.
13/06/22 11:43 AM
  
Luis Fernando
"Para hacer apologética, no conviene apoyarse en el prestigio de una ciencia que uno no domina."

----

Para intentar replicar a alguien que usa argumentos científicos conviene tener al menos cierta idea de los elementos esenciales de esa ciencia. Y usted ha demostrado no tenerlos.

De lo de la materia y energía oscura mejor no hablamos, ¿verdad?
Sobre todo ahora que han encontrado galaxias que carecen de ambas... si es que ambas en realidad existen.
13/06/22 11:50 AM
  
otro pepe
Si en teoría sólo somos materia es difícil defender la dignidad humana, porque significa que si somos robots complicados que de forma extraordinaria se han formado sólos, tenemos un valor relativo por nosotros mismos y lo tenemos más como reconocimiento (sensible) y un acuerdo de los otros. Por eso se da que haya vidas que se consideren que valen menos, por ejemplo por la enfermedad (la discriminación del aborto por malformación..., para un verdadero creyente todas las vidas tienen valor por sí mismas porque las ha creado Dios). Otro medio ha sido considerar a otros no humanos. Se ve en la historia y ahora y no sólo por personas malvadas, tambien por ideas equivocadas que sobre el papel parecían razonables ó contendrían una parte de verdad relativa. Aunque parezca contradictorio para los no-creyentes creer en un Dios creador nos ayuda a tener más consciencia del reconocimiento de la realidad, por ejemplo en reconocer la dignidad humana en todos los casos, porque nos ayuda a no dejarnos llevar por nuestras limitaciones.
13/06/22 2:13 PM
  
Chico
El problema no es creer en Dios o no. Todo el mundo lo cree si no ha perdido el sentido común. El problema es creer en el Dios de verdad, en el que toda mi vida queda comprometida con Dios. Y eso solo se hace si uno es católico. Osea que el problema es si uno cree en la Iglesia católica o no cree.
13/06/22 2:26 PM
  
Chico
Estupendo. Pero hoy necesitamos la metafísica que es la que sustenta o es base de la ciencia. Necesitamos tomistas. Y cristianos que quieran saberlo
13/06/22 2:37 PM
  
Marta de Jesús
Me ha encantado la entrevista.

Tomo nota para seguir sus pasos divulgativos.

13/06/22 2:41 PM
  
África Marteache
¿Albert Einstein?
13/06/22 4:57 PM
  
Antolin
Muy interesante el artículo y las opiniones.
Últimamente me ha parecido encontrar la repuesta a ¿quién soy? ¿de dónde vengo? ¿ a dónde voy? ¿cuál es el principio fundamental de la vida? La respuesta es el Amor, Dios, que ha querido hacerme hijo suyo. Soy hijo de Dios, es mi Padre, tengo hermanos. Dios nos ama. Hay esperanza para nosotros. Soy hijo de Dios, eso lo explica todo y contiene el principio de la vida, la necesidad de las buenas obras y la felicidad eterna que ya comienza hoy.
Fundamental: Dios es amor 1 Juan 4, 7-21.
Debería decirse: amo, luego existo.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
13/06/22 5:03 PM
  
Jorge Cantu
Tengo entendido que Einstein se adhería al concepto panteísta de Spinoza, por lo cual no creía en un Dios Personal y Consciente como el que profesamos los católicos, sino a una fuerza impersonal que a la vez era el universo mismo (es decir, que el universo se creó a sí mismo y sería el mismo ser 'divino', y más bien que un ser, una especie de fuerza ciega, inconsciente e impersonal, pero infinitamente poderosa, inteligente y capaz de crear el increíble universo que habitamos).

En algún momento hizo comentarios en los que llamaba a su concepto de Dios "el viejo", como aquella famosa de que le gustaría saber como es que 'el viejo' lanzó los dados (el azar) para crear el universo (lo cual es erróneo y absurdo, desde varios aspectos fundamentales).

En otras ocasiones, cuestionado de manera directa manifestó con claridad su ateísmo.

Lo cual nos demuestra que el prestigio intelectual o científico de ciertos personajes no implica la aplicación de su ingenio en todas las áreas del conocimiento y la vida, mostrando incluso su anclaje en prejuicios derivados de traumas, deficiencias o influencias personales que les pueden causar que pierdan la brújula racional en muchos tópicos. Es famoso el caso de Newton que era un 'astrólogo' apasionado y hasta alquimista.
13/06/22 8:18 PM
  
Cos
hoy sabemos que la física se comporta de manera imposible según nuestros sentidos. Una partícula puede estar en dos sitios a la vez. ¿Es posible? Aparentemente no, pero la mecánica cuántica nos dice que sí.
--------------------------

Esta es una expresión que se ha popularizado como resultado de la dificultad para explicar la mecánica cuántica. En realidad, una misma partícula no puede estar en dos sitios a la vez, esto iría no contra nuestros sentidos, sino contra el principio de no contradicción. Lo que mas bien se quiere decir es que el electrón en su comportamiento como onda puede ser situado en varios sitios a la vez en un momento dado.

Sobre el Big Bang, no dejemos que el árbol no nos permita ver el bosque. Más allá de la discusión sobre si el Big Bang nos sitúa filosóficamente -materialmente no puede ser determinado- en un punto en el que no haya tiempo ni espacio, lo que verdaderamente nos vuela la cabeza -valga el moderno anglicismo- es el hecho de que una vez situados en el borde de esa singularidad espacio-temporal, y desde ahí, un espacio y materia ínfimos, se haya generado un Universo que mide mies de millones de años luz, con miles de millones de galaxias existentes.
Aunque luego, ésto, algunos traten de hacerlo ver como si tal cosa, en plan "¿ves?, la ciencia lo explica perfectamente" XD. Claro, todo muy normal.
Un hecho tan ostensible, tan ineludible. como la otra cuestión que también plantea la entrevista ¿Por qué hay un Universo en vez de no haberlo? Cuestión sobre la que durante un tiempo se puso de moda responder tonterías del tipo "es una pregunta que carece de sentido científico", u otras cosas por el estilo.
13/06/22 8:18 PM
  
Cos
África Marteache
¿Albert Einstein?
----------------------------

Creo que se refiere a que Einstein se encontraba en el grupo de pensadores que deducían la existencia de un logos, aunque luego no fuese capaz de reconocer que tras ese logos tuviera que haber un Ser personal.
13/06/22 8:22 PM
  
Cos
Jorge Cantu, bueno, la astrología fue una creencia aceptada durante siglos. No hay nada de especial en el hecho de que Newton creyese en ella. Es lo que en España se llamaba astrología judicial. Incluso se publicaban pasquines al respecto. Tiene que ver con la concepción aristótelica del Universo, los cuerpos incorruptibles, sustancias puras que orbitan en un movimiento perfecto. Además se conocía, esto si es cierto, la influencia de la Luna, por ejemplo, en el desarrollo de las mareas.

Lo que nos muestra el hecho de que Newton creyese en este tipo de cuestiones es que la Ciencia durante las primeras fases de su desarrollo estaba imbuida y mezclada con conceptos filosóficos, metafísicos, incluso teológicos. De ahí la prevención sobre algunos libros y autores. Hecho del que se valen muchos para acusar a la Iglesia de haber ido históricamente contra ella.

Aunque, pensándolo bien ¿Ha dejado la Ciencia alguna vez de estar imbuida y mezclada con conceptos filosóficos y teológicos?
13/06/22 8:36 PM
  
Cos
Big Bang fue un término peyorativo, burlesco, que se le puso a la teoría enunciada por Lemaitre, de quien se consideraba que estaba mediatizado por sus creencias religiosas -aunque, claro, nadie va a decir de estos quienes se burlaban de Lemaitre que estaban en contra de la ciencia debido a sus prejuicios tal y como se hace de la Iglesia ¿verdad?- . La teoría empezó a ser aceptada a partir de 1965 cuando se descubrió la radiación cósmica de fondo, una radiación electromagnética consecuencia de las primeras fases del Big Bang. Durante años el Big Bang quiso ser compensado con la teoría del Big Crunch, lo que establecería un ciclo eterno y continuo de expansión y retraimiento de Universo, lo que -supuestamente- volvía innecesaria la pregunta acerca del origen de todo.
Una vez que el Big Cruch ha sido descartado, la apuesta actual oficial -no hay mas que ver a los divulgadores mainstream de la ciencia- es por la teoría del multiverso.
13/06/22 9:15 PM
  
Cos
Perdón, no quiero se pesado. Una última consideración.

LA astrología judicial, en cualquier caso, fue materia de discusión durante todos esos siglos.
En 1525, quizá 1530, aunque creo que el libro no se publicó hasta después de la muerte de su autor, y con numerosas ediciones y gran éxito, el gran Pedro Ciruelo escribió su famoso:

Reprobacion de las supersticiones y hechizerias : libro muy vtil, y necessario a todos los buenos christianos.
https://bibliotecadigital.jcyl.es/es/consulta/registro.cmd?id=12361

No solo combate la astrología judicial, sino otras muchas supersticiones -desde los conocimientos de entonces, obvia decirlo-. En el siglo XVIII también es famosa la reprobación en los mismos términos de astrología y supersticiones varias que hace el padre Feijoo, entrando en polémicas con Villaroel, entre otros.

Pero, claro, España, Iglesia, ciencia . . . incompatibles. Ustedes ya saben.
13/06/22 9:48 PM
  
Fulgencio
Compraré el libro porque me ha encantado la entrevista y las respuestas tan convencidas y convincentes. Decir una cosa para los que no entendemos de ciencia y nuestra inteligencia no da más de sí y es que para que algo exista ha tenido que ser pensado previamente. Si nosotros no hemos creado el universo es porque no lo hemos pensado. Si el universo existe con sus leyes y tú existes con tu cuerpo y tu alma es porque alguien nos ha pensado y ese Alguien es Dios. Por lo tanto, cada uno de nosotros somos un pensamiento de Dios, un pensamiento de amor. Repito; nada existe si no ha sido pensado antes. Y en Dios ese pensamiento se hace materia y espíritu.
13/06/22 11:21 PM
  
Jorge Cantu
Cos:

"... bueno, la astrología fue una creencia aceptada durante siglos. No hay nada de especial en el hecho de que Newton creyese en ella".

De hecho sí hay algo especial en ello y pensé contestarte algo, pero tú mismo me diste la razón al final:

"Aunque, pensándolo bien ¿Ha dejado la Ciencia alguna vez de estar imbuida y mezclada con conceptos filosóficos y teológicos?" ¿...y supersticiones y prejuicios de todo tipo, agrego yo?

Sin embargo, uno esperaría, en la línea de mi argumentación, que personajes de gran prestigio asociados a la ciencia tales como Newton, incapaz de distinguir la verdadera ciencia de la superstición, así como Einstein o Hawkins, para mostrar algo más de sensatez filosófica y humildad intelectual ante un asunto tan trascendente como la existencia de Dios.
14/06/22 4:24 AM
  
Jorge Cantu
Fulgencio:

"Si nosotros no hemos creado el universo es porque no lo hemos pensado".

Error, no basta haber pensado algo para ser capaz ontológicamente (e incluso concretamente) de crearlo. Creo que es algo 'un poco' más complejo que eso. Nosotros no hemos ideado el universo y a duras penas intentamos comprenderlo en su complejidad 'a posteriori' porque no fuimos los que lo ideamos y creamos. Y aunque lleguemos a comprenderlo del todo (cosa sumamente improbable) estamos a una distancia ontológica insalvable del verdadero Creador.

Es una diferencia cualitativa abismal entre el Ser Supremo Creador del universo (Dios) y los seres contingentes (creaturas, parte de ese universo) entre ellos nosotros, los seres humanos, a quienes nuestro Creador nos dotó también de cierta capacidad creadora, con gran potencial, sí, pero sustancialmente limitada a manipular la materia prima ya creada y el limitado rango de inteligencia que nuestra naturaleza nos permite.
14/06/22 4:29 AM
  
Horacio Castro
Fulgencio.- Muy interesante su comentario del 13, 11:21 PM. Podemos leer en Hechos 17:28 "Porque en Dios vivimos, nos movemos y existimos...". Todo lo creado en Dios. Obviamente, no que la creación sea Dios. Si existen todos los seres creados inanimados y animados; si existimos y existe el universo es porque Dios increado lo piensa.
14/06/22 7:43 AM
  
JSP
1. Para cualquier sabelotodo la Ciencia experimental no lo puede explicar "todo".
2. Nadie puede entender la mecánica cuántica, es contradictoria con la relatividad general de Einstein. Pero aunque no se entienda es racional porque se observa a diario.
3. La Ciencia, en el sentido técnico de la palabra, es sólo un modo de conocer muy restringido y limitado.
4. La Ciencia experimental no sólo abarca lo que nuestros sentidos detectan sino que también lo abstracto de la realidad.
5. El ojo humano no puede ver un átomo ni lo verá, pero nuestra inteligencia ha llegado a conocerlo. Empero, la Ciencia no puede decir nada de la inteligencia ni de la actividad volitiva.
6. La Ciencia no sabe lo que es la materia (sólo una descripción operativa), ni por qué un electrón cambia de órbita en el átomo, ni cómo se da la vida ni la vida humana, etc. etc. etc.
7. La fe es la que ilumina a la razón cuando ésta es humilde y acepta una Raźon de orden superior que gobierna todo el cosmos.
14/06/22 8:59 AM
  
Fulgencio
Jorge Cantu, claro que no es suficiente pensar algo para que exista porque es necesaria también la voluntad y el poder de crear. Efectivamente el hombre está capacitado para "crear" en el sentido de traer a la existencia algo que antes no existía, con la diferencia con Dios de que el hombre necesita para ese fin algo que exista previamente y por eso es más propio decir que el hombre transforma o descubre en lugar de el hombre crea.. El David de Miguel Ángel estuvo dentro de la roca escondido durante millones de años hasta que el escultor en el siglo XVI lo pensó, al pensarlo lo amó y al amarlo lo trajo a la existencia quitando todo el mármol sobrante que ocultaba la escultura que hoy podemos contemplar. Pero el pensarlo es previo a todo, luego se necesita el querer traer a la existencia eso que pienso, la voluntad de hacerlo y por supuesto después el poder, es decir, la capacidad de llevarlo a cabo. En Dios todo este proceso es simultáneo, pero antes de todo está el pensamiento, al pensarlo Dios ama lo que piensa y al amarlo lo trae a la existencia, pero ya digo todo esto en Dios es a la vez, simultáneo, como el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo lo son, pero no olvidemos que si distinguimos las tres Divinas Personas en Dios es justamente por su procedencia. Y por otra parte, claro que el hecho de ser capaz de comprender lo creado, es decir de pensarlo, no nos hace creadores, pues el hombre se limita a descubrir lo que existe y a interactuar con eso. Esto es la ciencia, que en el fondo no crea nada nuevo en sentido ontológico. en esto estoy de acuerdo con usted.
14/06/22 11:33 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.