La seguridad papal y una tradición nunca abrogada

El acontecimiento del pasado jueves, en que el Santo Padre fue víctima de la violencia de una persona desequilibrada, infundió temor a todos los fieles y suscitó cuestionamientos sobre la seguridad del Romano Pontífice. A esos cuestionamientos respondió el Padre Lombardi, vocero de la Santa Sede, afirmando que “es imposible un blindaje al cien por ciento en torno al Papa sin crear un muro divisor entre el Pontífice y sus fieles, algo impensable”. Luego de añadir que “de cada episodio puede sacarse alguna lección”, recordó (como solía decir también su antecesor en el cargo, el Doctor Navarro Valls) que “hay que abandonar la ilusión de que exista un riesgo cero”.


Sin embargo, a partir de este infortunio, surgieron comentarios en diversos sitios analizando la conveniencia de utilizar nuevamente la sedia gestatoria. A decir verdad, estos comentarios no han surgido inesperadamente el pasado jueves. En realidad, ya desde hace algunos meses surgieron algunos rumores, que desde entonces han ido in crescendo, de que el Santo Padre recuperaría esta tradición, por consejo de la Secretaría de Estado, y con el fin de poder ser visto por todos los fieles.


Con el accidente ocurrido al comienzo de la Santa Misa de Navidad, algunos han comenzado a valorar la restauración de esta tradición pontificia también desde el punto de vista de la seguridad. En efecto, utilizando nuevamente la silla gestatoria, el Pontífice no estaría tan expuesto a quien, violando las normas de seguridad (que, como ha sido recordado, nunca serán completamente seguras), intentara abalanzarse sobre él. La estabilidad de la silla estaría garantizada por doce sediarios y, además, se seguiría contando con la escolta de las fuerzas de seguridad vaticanas. Por supuesto, esto sería viable sólo en el interior de la Basílica Vaticana, donde pueden realizarse (y, de hecho, se realizan) estrictos controles para evitar que las personas que ingresan porten cualquier tipo de armas.


A la posibilidad de que el Santo Padre vuelva a utilizar la silla gestatoria se oponen algunos argumentos que, en la mayor parte de los casos, terminan revelándose carentes de auténticas motivaciones, siendo expresiones, más bien, de prejuicios injustificados. Habría que recordar, en primer lugar, que este elemento tradicional nunca fue abrogado sino que, en realidad, cayó en desuso. En efecto, de los Pontífices inmediatamente anteriores a Benedicto XVI, sólo Juan Pablo II no hizo uso de ella en ningún momento de su pontificado, a pesar de que le ofrecieron hacerlo. El mismo Pablo VI que, habiéndola utilizado algún tiempo, luego dejó de hacerlo, volvió a solicitar el servicio de los fieles sediarios cuando la enfermedad de sus piernas le impedía realizar largas procesiones. También Juan Pablo I, a quien en realidad no le gustaba, accedió a utilizarla ante el deseo de todos los peregrinos presentes en las audiencias que querían verlo. Para una crónica histórica más amplia, puede leerse el interesante artículo del Doctor Durand en Costumbrario Católico. Sin embargo, con esto ya queda claro que, en realidad, ninguno de los Predecesores de Benedicto XVI abolió la sedia gestatoria sino que, en cambio, ésta dejó de utilizarse en los últimos años y, más precisamente, en el último Pontificado. Por lo tanto, podemos concluir que la conveniencia de su utilización es una decisión que corresponde tomar, con absoluta libertad, a cada Pontífice, sin estar vinculado en esta materia a las decisiones, también libres, de sus Predecesores. También aquí puede aplicarse lo que Don Gagliardi afirmaba recientemente en una entrevista a propósito de las tradicionales vestiduras extralitúrgicas de los Papas, muchas de las cuales han sido usadas nuevamente por Benedicto XVI: “Si bien es cierto que, en las últimas décadas, los Sumos Pontífices han elegido no usarlas… también es cierto que éstas nunca han sido abolidas y, por lo tanto, cualquier Papa puede utilizarlas.”


Otra oposición, un poco más ideologizada, proviene de aquellos que consideran la eventual reutilización de la silla gestatoria como la restauración de un elemento pasado de moda o, peor aún, como el retorno a un temible triunfalismo pre-conciliar. En realidad, como denunciaba con ironía Joseph Ratzinger poco después de la clausura del Vaticano II, existe un nuevo triunfalismo de la vanagloria que puede ser mucho más peligroso que aquel antiguo que se pretendía denunciar. A esta injustificada acusación de triunfalismo, responde con precisión Francesco Colafemmina en su artículo de Fides et Forma: “es necesario entender, de una vez por todas, que algunos objetos del pasado no eran expresiones de exterioridad magnificente sino, más bien, instrumentos útiles y prácticos que ayudaban a los fieles a mirar al Papa, que exaltaban el sentido del debido respeto al Sucesor de Pedro, que salvaguardaban la salud y el cansancio de Su Santidad. Se dirá: «¡pero no es aceptable que un hombre sea llevado por otros hombres! ¡Es un signo de poder!». Éstas son ideas que derivan de una visión meramente materialista del Papado. El amor y el afecto por el Papa hacen gozosa la tarea de los sediarios, cuya institución permanece viva y pronta a servir al Pontífice. Un hombre anciano llevado en un pequeño trono sobre las espaldas es también un signo concreto de las palabras del Señor a Pedro en Juan 21, 18: «En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras». Ese trono es signo de una potestad diversa, de una autoridad completamente distinta de la del mundo y del poder material: ¡es la potestad del amor y la autoridad del Pastor que apacienta las ovejas de Cristo! Es la potestad y la autoridad del Pontífice que es sostenido físicamente por los sediarios y espiritualmente por todos los fieles. Es la potestad y la autoridad del Padre que gobierna la Iglesia de Roma y, en la sucesión apostólica, no se representa simplemente a sí mismo, a la propia persona, sino la auctoritas pontificia que desciende de la misión que Jesús confió a Simón Pedro”.


Un ejemplo de lo que afirma Colafemmina sobre el amor al Papa que “hace gozosa la tarea de los sediarios” lo ha dado precisamente uno de ellos, Silvano Bellizi, que murió recientemente a los ochenta años de edad, luego de haber servido fielmente a cinco Pontífices. En una entrevista concedida a L’Osservatore Romano un mes antes de su fallecimiento, contaba lo siguiente sobre Pablo VI: “El último año, cuando el dolor de las rodillas le impedía caminar y sentía sufrimientos atroces incluso al hacer pocos pasos, teníamos a disposición también una pequeña silla que usábamos para los desplazamientos más breves. La tarde del Corpus Domini de 1975, al retornar de la celebración en San Juan de Letrán, mientras, habiendo regresado al Vaticano, me preparaba para levantar la pequeña silla, crucé su mirada. Era de sufrimiento. Nos miramos por un momento y nos dijo: «Gracias. Vosotros sois mis piernas sanas» . Casi en coro le respondimos: «Para nosotros es un honor, Santidad»”.


¿Queremos decir con todo esto que el uso de la sedia gestatoria debe ser restaurado para que el Pontificado pueda presentarse ante el mundo en todo su esplendor? No, por supuesto que no. Afirmar eso significaría caer, efectivamente, en aquella visión materialista del papado que termina en un triunfalismo vacío. Lo que en realidad queremos decir es que el actual Sumo Pontífice, al igual que sus predecesores, tiene absoluta libertad para disponer de este instrumento de la tradición. Y que, si decidiera hacerlo, se trataría de una opción legítima basada en algunas innegables ventajas que la silla gestatoria ofrece: evita al Sumo Pontífice la fatiga de tener que recorrer a pie la extensa nave central de la Basílica Vaticana; satisface el deseo de todos los peregrinos de poder ver al Sucesor de Pedro, evitando la confusión y el desorden producidos precisamente por intentar, a toda costa y muchas veces sin éxito, mirar con los propios ojos al Vicario de Cristo; brinda seguridad al Pontífice, no sólo por estar más elevado del nivel de los peregrinos sino también por la cantidad de sediarios que portan la sedia junto al personal de seguridad que lo continuaría escoltando, resguardándolo de ese modo del fácil acceso que podría tener a él una persona que quisiera hacerle daño.


En conclusión, la silla gestatoria no es el poderoso signo de un pasado al que algunos quisieran volver y del que otros quisieran huir. Es, nada más pero también nada menos, un instrumento que la sabiduría de la tradición pontificia ha considerado útil por diversos motivos y que, por estar a disposición del Romano Pontífice, podría ser reutilizado en cuanto éste lo dispusiera. No está en la sedia, lo sabemos bien, la gloria y la grandeza del pontificado romano. Esta gloria y esta grandeza están en el hecho de que el Divino Maestro haya querido edificar su Iglesia sobre Pedro y sus legítimos sucesores. Esta gloria y esta grandeza están, actualmente, en la figura de Benedicto XVI, este hombre anciano que, en el atardecer de su vida, ha sido llamado por el Señor a la responsabilidad máxima de ser Su Vicario y, en la conciencia de ser un “humilde trabajador en la viña del Señor”, ha aceptado que se ponga sobre sus espaldas un peso que supera cualquier capacidad humana. En él, el Papa sabio, la entera Iglesia y cada uno de los fieles cristianos puede descansar, sabiendo que Dios “ no abandona nunca a su rebaño, sino que lo conduce a través de las vicisitudes de los tiempos, bajo la guía de los que Él mismo ha escogido como vicarios de Su Hijo”(cfr. Prefacio de los Apóstoles I).


***

Redacción: La Buhardilla de Jerónimo

***

11 comentarios

  
Tulkas: de cajón
Es que es de cajón.

Yo estuve en una audiencia de miércoles de Benedicto XVI, en primavera, sentado en primera fila en la plaza de san Pedro.

Nos pasearon al Papa con el papamóvil al descubierto, y él iba de pie.

Yo tenía el Breviario en la mano, igual que podía haber tenido una piedra o un ladrillo. Y no es por dar ideas, pero los sistemas de seguridad hay muchas cosas que no detectan.

Si se me hubiera pasado por la cabeza lanzarle el Breviario a la cara lo podría haber hecho, resultando en un daño no pequeño...

Si es que es de cajón.
27/12/09 5:36 PM
  
Miki V.
Hay que evitar caer en una trampa que nos tienden a menudo, en el plano del lenguaje.

"preconciliar", "Tridentinos" "antigüo" son epítetos que nos dedican los enemigos de la tradición (que a menudo coinciden en ser los enemigos de la Iglesia, visto lo visto). Frente a ese abuso del lenguaje, también hay que evitar lo opuesto. Hablar de "novusordismo" o "novusordista" para señalar todo lo acaecido tras el Vaticano II sin solución de continuidad (respete o no las normas litúrgicas) tampoco ayuda mucho a que se deje de ver los círculos favorables a la tradición como "unos extremistas" (y eso me lo ha dicho gente no precisamente 'progre').

De tener que llevar un epíteto, "Católico tradicional", y con la mayúscula en mente.

En cuanto a la Sedia Gestatoria, yo también he oído cosas al respecto, nunca nada demasiado serio, pero sí sería algo magnífico, bello y a la vez funcional. Me encanta la idea, pero deberemos defenderla a capa y espada si se reinstaura. Decís bien que levantará ampollas...
27/12/09 5:58 PM
  
Francesco
Sí, justamente la idea es no plantearlo en clave de discontinuidad. La decisión corresponde al Papa, él es absolutamente libre y también muy sabio como para tomar una decisión correcta. Pero sería absolutamente inadmisible que se pretendiera atacar su decisión, si fuera positiva, basándose en que se pone en contra de sus Predecesores(cosa absolutamente falsa, como se ve en el artículo) o porque, según la expresión que suelen usar los enemigos de este gran Papa, sería una vuelta atrás respecto al Vaticano II (algo absolutamente falso teniendo en cuenta que hasta el Papa Luciani utilizó la sedia, muchos años después de la clausura del Concilio). Y éstos son dos de los argumentos con los que, una y otra vez, se responde al Santo Padre cuando, con su autoridad, toma una decisión.
27/12/09 6:04 PM
  
Hermenegildo
Pienso que este artículo se queda sólo en las razones prácticas que abonarían la recuperación de la Silla Gestatoria (hablar de "Sedia" en español es una cursilería). Sin embargo, existen otras razones, también de peso, que trascienden lo puramente funcional; atañen, sobre todo, a la mística de la institución:
"El poderoso simbolismo de la silla gestatoria, que subraya la majestad de la dignidad del Sumo Sacerdote de la Cristiandad (que no otra cosa es el Papa). Papas como San Pío X y el beato Juan XXII, de cuya modestia y humildad no cabe en absoluto dudar aceptaron rodearse del fasto de sus predecesores, llevados por su consciencia de la altísima dignidad que representaban. Sabían que aquél era tributado al Papa y no a Giuseppe Sarto o Angelo Roncalli. El beato Juan XXIII, al que pintan algunos como revolucionario, era especialmente exigente en el exacto cumplimiento del protocolo y la etiqueta, lo cual no redundó en ningún momento en una merma de su indiscutible bondad" (Artículo de Costumbrario Católico Tradicional).
27/12/09 6:20 PM
  
Francesco
Estimado Hermenegildo, siendo que el artículo parte de un hecho concreto (el infortunio del pasado jueves), he querido centrarme precisamente en los aspectos prácticos y funcionales del uso de la silla gestatoria (como se dice en español; por eso, al hablar de "sedia", lo he puesto en cursiva).

Principal intención del artículo fue responder a los posibles argumentos contrarios a una eventual opción del Papa en este sentido. Dado que en ningún momento fue mi pretensión presentar un análisis exhaustivo del significado de la silla gestatoria, presenté enlaces a los artículos de Fides et Forma y de Costumbrario Católico Tradicional, mucho más ricos y amplios. Agradezco que también usted haya querido enfatizar este aspecto, no menos importante.

Lo esencial, sin embargo, sigue siendo recordar lo que, con pobres palabras, he tratado de expresar en el último párrafo sobre la gloria y grandeza del Pontificado romano.

Le envío un cordial saludo.
27/12/09 7:09 PM
  
Ana
El pobre cardenal Etchegaray se ha roto laa cabeza del fémur a una edad en la que esas cosas no son ninguna broma.gracias a dios al Papa no le ha pasado nada pero este pobre cardenal tan anciano perdió pie y está hospitalizado. Rezo por él
27/12/09 9:06 PM
  
Gabriel
Muy atinado el artículo. Bravo. Adhiérome al pedido de oraciones hecho por Ana. Oremus pro Pontifice nostro! Pax Tecum!
27/12/09 10:32 PM
  
Lucas
Tulkas: ni tú ni nadie entra dentro del Estado Vaticano con una piedra, ni con un ladrillo, ni siquiera con un bastón de madera. Me parece que no sabes de lo que hablas.
28/12/09 12:02 AM
  
Tulkas
Lo sé perfectamente.

Pues donde pone piedra, ladrillo... pon objeto análogo lanzable, lo mismo me da.

¿Bastón de madera? Pon si quieres los palos para sostener las pancartas.

El que no sabe de lo que habla eres tú, quizá por exceso de candidez... pero basta tener dos dedos de frente, y querer hacer mucho daño, para poder hacerlo.
28/12/09 10:32 AM
  
rastri
¡Gajes del oficio! Pues sí. ¿Y qué?

Acaso no habéis oído que no ya un pelo de la cabeza; sino que una hoja del árbol no cae sin que el Padre no lo quiera.

¿Qué es más vergonzoso para el creyente?: Blindar psíquica y físicamente al Papa de tal forma que ni siquiera Dios pueda acercársele. O dejarlo todo en manos de Dios como debe de ser.

-Y si al Papa lo matan; Pues será porque Dios lo ha permitido. Que otro vendrá.
Y tanto mejor para el Papa caido en acto del servicio a Dios. ¿O no es esto la honra del martirio que en buena hora llega a todo fiel servidor?





30/12/09 6:47 PM
  
Con la que está cayendo......
Con la que está cayendo cómo pensar en estos detalles propios de una añoranza de cristiandad que pasó.
Los signos de los tiempos, urgen a una NUEVA EVANGELIZACIÓN.
Evangelizar no solo es predicar, sino que los signos son muy importantes, hoy no se entendería ver a un hombre paseado a hombros de otros. El título del Papa es SIERVO DE LOS SIERVOS DE DIOS.
Seguro que hay formas que salven la problemática de seguridad y de dificultad para que los fieles vean bien al Santo Padre.
30/12/09 7:59 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.