Roma-Moscú: posible documento común en defensa de la tradición cristiana

“Entre Roma y Moscú vuelve la primavera”, titula el vaticanista Sandro Magister su último artículo en Chiesa. Hace referencia a los últimos desarrollos en las relaciones entre la Iglesia Católica y el Patriarcado ortodoxo de Moscú. Además de recomendar el citado artículo de Magister, ofrecemos la traducción de una noticia en la que un importante representante del Patriarcado menciona la posibilidad de un “pacto común” para la defensa de la tradición cristiana.

***

El Patriarcado ortodoxo de Moscú está “dispuesto” a firmar con la Iglesia Católica un documento común “para la defensa de la tradición cristiana” – de la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural al sostén de la familia tradicional, desde la promoción de la presencia de las Iglesias en la esfera pública hasta la salvaguardia de los valores cristianos de Europa -, similar en los contenidos y en las formas a la Declaración de Manhattan suscrita del otro lado del océano por católicos, ortodoxos y protestantes para oponerse a la aprobación de “leyes injustas” por parte del Estado: lo ha dicho a ASCA el número dos del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado ortodoxo de Moscú, el hieromonje Philipp Ryabykh.


El religioso añadió, en efecto, que el Patriarcado moscovita está “ansioso” de realizar un paso similar porque “las dos Iglesias están dispuestas”. La ocasión para dar inicio a este tipo de “pacto”, explica, podría ser “la plenaria, prevista para los primeros días de febrero en Moscú, del Comité Consultivo Intercristiano para los Países de la ex -Unión Soviética y de Europa Oriental. “Es un comité ecuménico, pan-cristiano. En ese contexto, esperamos poder presentar una declaración para la defensa de la tradición cristiana similar a la estadounidense”.


La “defensa de los valores cristianos de la tradición” y la lucha contra el secularismo y el laicismo son, desde hace tiempo, temas de gran convergencia entre el Vaticano y Moscú. La Iglesia católica y los ortodoxos rusos han decidido poner en marcha un diálogo común con las instituciones europeas, como está previsto por el art. 17 del Tratado de Lisboa que ha entrado en vigor recientemente.


Pero esta colaboración podría ir más allá: la Declaración de Manhattan, lanzada en medio de la batalla sobre la reforma sanitaria en Estados Unidos querida por el presidente Barack Obama, apunta explícitamente a las llamadas “leyes injustas”: “no daremos nuestro consentimiento – se lee en aquel texto - a ningún edicto que nos obligue a nosotros o a las instituciones que dirigimos a realizar o a permitir abortos, investigaciones que destruyen embriones, suicidio asistido, eutanasia, o cualquier otro acto que viole los principios de la profunda, intrínseca e igual dignidad de todo miembro de la familia humana… Además, ha de saberse que no nos dejaremos reducir al silencio, o a la aceptación sumisa, o a la violación de nuestras conciencias, por ningún poder en la tierra, sea cultural o político, sin importar las consecuencias que esto pueda tener para nosotros”.


Ryabykh explica también el motivo de la carta enviada por el “ministro de asuntos exteriores” del Patriarcado de Moscú, el arzobispo Hilarion de Volokolamsk, a la presidente de la Iglesia luterana alemana, Margot Kassmann, que anunciaba la imposibilidad, por parte de los ortodoxos, de continuar el diálogo entre las dos Iglesias “en la misma forma” después de la elección de una mujer como cabeza de los protestantes de Alemania y a la luz de las divergencias en el campo ético que se han “agravado de modo dramático”. Una carta que ha llevado a los luteranos alemanes, como respuesta, a cancelar las celebraciones por los 50 años del comienzo del diálogo teológico con los ortodoxos.


Para el vice-presidente del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Externas de la Iglesia ortodoxa rusa, esta decisión es la consecuencia inevitable de la “decadencia” del ecumenismo como ha sido practicado en las últimas décadas: “Por décadas – afirma Ryabykh – los intentos de los cristianos de elaborar una posición teológica común no han tenido éxito. Actualmente, incluso sobre los temas éticos hay tensiones y desacuerdos que en el pasado no existían”. “Eutanasia, aborto, matrimonio homosexual – prosigue -: las nuevas divisiones sobre estos temas no permiten a los cristianos actuar juntos en las mismas formas del pasado”. Desde este punto de vista, añade, una iniciativa como la Declaración de Manhattan es un “buen signo”, porque “ha sido sostenida por católicos, ortodoxos y protestantes. En la actualidad, falta una estructura de diálogo entre las principales tradiciones cristianas con el objetivo principal de defender la tradición cristiana en el mundo moderno, en las diversas sociedades, a nivel internacional”.


Ryabykh subraya el “siempre creciente” acuerdo con la Iglesia Católica, pero recuerda que es “todavía pronto” para hablar de un encuentro entre el Papa Benedicto XVI y el Patriarca moscovita Kirill: “Apreciamos el encuentro del Papa con el presidente ruso Medvedev – explica –, pero persisten los problemas con la Iglesia greco-católica en Ucrania que sigue tratando de ampliarse y hacer proselitismo. El encuentro entre los jefes de las dos Iglesias debería ser preparado por las partes de modo que se resuelvan estos problemas, y esto es todavía muy difícil”. La posibilidad de un encuentro, concluye, está “en la agenda” pero “aún no está fijado o en preparación”.

***

Fuente: Papa Ratzinger Blog


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

9 comentarios

  
Francesco
Luego de publicar este post, he leído el anticipo de que el Arzobispo Hilarion, en una entrevista, ha rechazado una vez más todo contacto con la líder protestante Margot Kaessmann, elegida el 28 de octubre pasado para la presidencia del Consejo de las iglesias evangélicas alemanas. “Una mujer no puede ser sucesor de los apóstoles”, ha dicho el Arzobispo ortodoxo.
12/12/09 1:18 PM
  
Miguel Serrano Cabeza
"el número dos del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado ortodoxo de Moscú, el hieromonje Philipp Ryabykh", constata "la “decadencia” del ecumenismo":

“Durante décadas, los intentos de los cristianos de elaborar una posición teológica común no han tenido éxito. Actualmente, incluso sobre los temas éticos [más básicos] hay tensiones y desacuerdos que en el pasado no existían... Eutanasia, aborto, matrimonio homosexual: las nuevas divisiones sobre estos temas no permiten a los cristianos actuar juntos..."

Si esto lo llega a decir un tradicionalista católico, más de uno se hubiera rasgado las vestiduras acusándole de cismático y hereje. Pero hete aquí que no, que lo ha dicho un Ortodoxo.

Como él sí que es verdaderamente un cismático (niega la potestad Papal) y un hereje (niega el Filioque), puede decirlo sin miedo, sabiendo que se le va a escuchar y respetar.

¿No es este el mundo al revés? Bueno, en este caso la parte humana de la Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica (que "subsistit in" la Iglesia de Cristo), al revés...

Un saludo.

ADVENIAT REGNVM TVVM
12/12/09 4:40 PM
  
Hermenegildo
Si en Europa se produjera una declaración similar a la de Manhattan, me alegraría por lo que supone de acercamiento entre católicos y ortodoxos, pero no creo que este tipo de declaraciones sirvan para mucho más. Dudo que la gran mayoría de los políticos europeos la vaya a tener en cuenta.
12/12/09 7:32 PM
  
Yolanda
puede decirlo sin miedo, sabiendo que se le va a escuchar y respetar.
______

Pues por eso, ya se sabe que es cismático y hereje, no va disfrazado de católico
12/12/09 7:53 PM
  
Luis Fernando
Francesco, los ortodoxos no se andan con pamplinas. Los luteranos alemanes eligen a una "obispa" y ellos rompen todo contacto con ellos. Nada de mantener farsas.
12/12/09 9:32 PM
  
Luis Fernando
Miguel, la cuestión del filioque va camino de arreglarse. No llamaría yo hereje a un ortodoxo por ese tema.
12/12/09 9:34 PM
  
Sergi
Realmente, el lenguaje de la introducción, siguiendo el documento sobre la Doctrina Social de la Iglesia Ortodoxa Rusa, es rudo. Si la Iglesia publicara algo así veríamos a no pocos políticos rasgándose las vestiduras por toda Europa
13/12/09 1:15 AM
  
unrusito
Ryabykh vuelve a negar a la Iglesia Católica de rito bizantino en Ucrania la posibilidad de "ampliarse", o sea, de hacer proselitismo. Pero la posibilidad de anunciar la propia fe es un derecho inalineable de cada persona humana, INCLUSO de los católicos que vivimos en Rusia o en Ucrania. Nadie en este mundo tiene derecho a decirnos que no anunciemos a Jesucristo y a su Iglesia en estas tierras. Por lo demás la posibilidad ecuménica de hacer una declaración conjunta será una cosa estupenda. Siempre que no ocurra como con el último libro de Benedicto XVI que se ha publicado en el patriarcado de Moscú. Ciertamente un hecho maravilloso, pero la realidad es que la noticia no ha aparecido en la web del patriarcado y nadie en Rusia que no lea noticias católicas sabe que eso ha ocurrido. Es decir, se ha hecho un acto ecuménico de cara al exterior, pero procurando con todas las energías posibles que nadie en Rusia se entere de que ese paso se ha dado, porque eso sería decir en Rusia que Benedicto XVI debe ser respetado. Y eso no hay que decirlo en Rusia. Sólo hay que decirlo en el extranjero (y supongo que la edición del libro la habrán pagado los italianos). En todo caso, una estupenda noticia la del manifiesto común, SI SE LE DA PUBLICIDAD TAMBIÉN EN EL INTERIOR DE RUSIA.
13/12/09 2:17 AM
  
Menka
Solo me puedo alegrar por esta noticia.
13/12/09 2:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.