El Canon 915 es el mismo antes y después de «Amoris»

El Catecismo de la Iglesia Católica describe en su número 2384 que los divorciados vueltos a casar viven en «adulterio público y permanente» (algo que, obviamente es considerado un pecado grave), por lo que, si Francisco hubiera querido autorizar la administración de la sagrada comunión a los católicos en situación de «matrimonio» irregular, habría tenido que realizar un cambio a la ley contenida en el Canon 915.

Que en virtud del Canon 915, los divorciados vueltos a casar no puedan recibir la Sagrada Comunion, tal y como se ha explicado incontables veces, no requiere de los clérigos el don de leer el interior de las almas de los comulgantes, más bien indica que se debe restringir la Sagrada Comunion a quienes manifiesten de manera externa y observable «el perseverar en un manifiesto estado de pecado grave».

El Catecismo de la Iglesia Católica describe en su número 2384 que los divorciados vueltos a casar viven en «adulterio público y permanente» (algo que, obviamente, se considera pecado grave), por lo que, si Francisco hubiera querido autorizar la administración de la Sagrada Comunión a los católicos en situación de matrimonio irregular, habría tenido que realizar un cambio a la ley contenida en el Canon 915.

Para legislar, los Papas suelen hacer uso de ciertos documentos (por ejemplo, las constituciones apostólicas, motu proprios, las «interpretaciones auténticas» ) que utilizan cierto tipo de lenguaje (por ejemplo, «ordeno» o «estoy de acuerdo en forma específica»). Amoris laetitia es una «exhortación apostólica», y no es un documento legal, por tal razón no contiene ningún texto legislativo o de «interpretación auténtica», y mucho menos pone en tela de juicio el Canon 915.

La conclusión lógica: El Canon 915 es el mismo antes y después de Amoris. No ha sido modificado. Por lo tanto, restringe la Santa Comunión y esta no puede ser administrada a los católicos que vivan en «matrimonio» irregular.

Quiero recordarles que el trabajo que supone el demostrar que la ley ha cambiado corresponde a quienes sostienen que se ha producido dicho cambio. Quienes sostienen lo contrario, no tienen por qué probar nada. A los primeros, les puedo anticipar por lo menos tres argumentos en contra.

El primero, es descartado fácilmente.

1. El papa Francisco escribió que «cada país o región, puede buscar las soluciones más adecuadas a su cultura y congruentes con sus tradiciones y necesidades locales» (AL 3, y 199, 207). Por supuesto, el desarrollo de enfoques locales para proclamar verdades universales, es un sello distintivo de la «teología pastoral» (cuando ese concepto es entendido correctamente y no se ofrece como «tapadera» para evitar las exigencias de la doctrina cristiana). Los documentos eclesiales suelen comúnmente incentivar la iniciativa local, pero en todo caso, nunca autorizan la dilución, ni mucho menos la traición, a las enseñanzas universales de Cristo y de su Iglesia.

Amoris laetitia bien podría haber quedado en sí misma expuesta y vulnerable a la manipulación regional (como Robert Royal ha explicado), pero para los católicos comprometidos con la Iglesia, esto no debería llevar al desarrollo de enfoques particulares que tengan como meta traicionar la verdad común acerca de la indisolubilidad del matrimonio.

El segundo argumento es un tanto más complejo.

2. En AL 301 el papa Francisco escribe: «Por lo tanto ya no se puede decir que todos aquellos que viven en una situación irregular están viviendo en estado de pecado mortal y privados de la gracia santificante». Esta afirmación presenta una objeción sustancial a mi conclusión anterior.

En una primera impresión, pareciera que el papa Francisco ataca directamente la idea de que el matrimonio despues del divorcio es un pecado muy grave.

Consideremos esta posibilidad pero con sumo cuidado.

Dejando de lado el hecho de que algún documento emitido por la Iglesia contenga las implicaciones arriba mencionadas, se puede concluir que sería un grave error asegurar que «todas» las personas viviendo en «cualquier» situación irregular, están necesariamente «viviendo en estado de pecado mortal».

Pero la afirmación de Francisco podría significar algo mucho más conflictivo, a saber: ya no es posible afirmar que toda persona en unión irregular, vive en «estado de pecado mortal». Esta es una afirmación que bien podría –sugiero– poner a Francisco en directa oposición a la tradición de la Iglesia. Consideremos esta posibilidad más de cerca:

A) La frase «vivir en estado de pecado mortal» podría entenderse como una forma abreviada para describir las muchas situaciones de vida moralmente equivocada, una que resume las enseñanzas de la Iglesia en las que los católicos deben, bajo pena de cometer pecado grave, cumplir con ciertas leyes y enseñanzas sobre el matrimonio y sobre la conducta sexual. 

Por lo menos, así es como todos los canonistas, teólogos, moralistas y religiosos a los que conozco, y la mayoría de los laicos católicos en mi círculo, emplean el término. Creo yo que es consistente con el Catecismo de la Iglesia Católica.

B) La frase «vivir en estado de pecado mortal» también podría ser interpretada como el juicio sobre el estado de las almas en función al conjunto de reglas que gobiernan su vida.

Ya sea hablando con «malicia» o haciendo uso de una catequesis inexacta, los católicos que se refieren a otros (por no hablar de todos los demás) viviendo en situaciones matrimoniales irregulares, como «aquellos que viven en un estado de pecado mortal» –dando a entender por esta frase, que dichas personas han incurrido necesariamente en la culpa de pecado grave–, deben dejar de pensar y hablar de esa manera.

Por lo tanto, si el Papa tenía en mente a quienes emplean la frase «vivir en un estado de pecado mortal» para dar a entender o implicar alguna habilidad para leer el interior de las almas, entonces su amonestación para aquellos que la emplean es bastante clara. No desvirtúa la visión de la Iglesia sobre el casamiento después del divorcio como una forma agraviada de adulterio, y no tiene impacto alguno sobre el Canon 915.

Sin embargo, el interpretar las palabras del Papa como la negación de que «vivir en una situación matrimonial irregular» puede ser, como el Catecismo sostiene, un pecado grave, y que, por tanto, el Canon 915 no es aplicable a estos casos, sería atribuir a las palabras del Papa, una conclusión contraria a las enseñanzas morales y sacramentales de la Iglesia. Tal acusación no puede hacerse a la ligera

Finalmente, asumamos que, lo exprese de uno u otro modo, a fin de cuentas, el Papa de alguna manera cree realmente que son pocos, tal vez ninguno, los católicos que, viviendo en situación matrimonialmente irregular, son subjetivamente culpables de su estado. Incluso esa conclusión por si misma no tendría incidencia alguna sobre el Canon 915, ya que, como señalé anteriormente, este Canon no puede operar a nivel de la responsabilidad subjetiva, sino más bien, responde a hechos externamente evidentes y relativos a la conducta observable.

Un tercer argumento es posible basándose en la lectura exegética de las palabras de Francisco.

3. Algunos piensan que la nota a pie de página 351 en Amoris laetitia y el texto al que acompaña, autorizan la Santa Comunión a los católicos que viven en los matrimonio irregular. Me gustaría preguntarles recordando que está en cuestión un tema de derecho: Exactamente, ¿dónde autoriza eso Francisco?

El Papa dice que los católicos en unión irregular necesitan de la ayuda de los sacramentos (lo que por supuesto es cierto), pero no se refiere a TODOS los sacramentos, y mucho menos a los sacramentos a los que no pueden acceder. Francisco sostiene que el confesionario no es una «cámara de tortura» (una observación algo trivial, pero no necesariamente equivocada). Observa además, que la Eucaristía no es ningún premio exclusivo para los perfectos (gracias a Dios), sino una medicina espiritual sumamente poderosa, y realmente lo es, a menos que se reciba indignamente o en violación de la ley.

En pocas palabras: las reglas o normas sacramentales están hechas de palabras y no de conjeturas.

Quienes piensan que Amoris representa una vía libre para la comunión de los vueltos a casar, están colocando en boca del Papa palabras que simplemente nunca dijo.

 

Publicado  como The law before Amoris is the law after en el blog del autor: In the light of the law

Traducido por Sergio Zegarra Beuzeville del equipo de traductores de InfoCatólica

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

31 comentarios

Miguel García Cinto
Me ha gustado la aclaración del Doctor en Teología, Edward Peters, sobre la Exhortación Apostólica "Amoris Laetitia".
Creo que ningún documento papal de los últimos decenios, ha causado tantas divergencias e interpretaciones.
Felicito a Infocatolica por el interés que muestra en informar y formar a sus seguidores, con base en los tres pilares fundamentales:Tradición, Magisterio y Sagrada Escritura.
14/04/16 9:57 AM
Tito Livio
Debido a la falta de espacio no puedo responder una por una a sus sofismas. todo su artículo es un sofisma. símplemente el título ya es una inexacitud: dicho canon es sólo la expresión legislativa (eclesial) de la prohibición de acceder a la eucaristía para todos los que están en pecado mortal. Porque todo el que come y bebe el cuerpo y la sangre del Señor, come y bebe su propia condenación. Además, aunque el papa cambiase dicho canon e incluso hiciese un nuevo canon autorizando la comunión a los que están en pecado mortal, tal canon sería ilegítimo y estaría en contra de la Doctrina y enseñanza de la Iglesia.
Es todo un sofisma y opiniones poco fundamentadas.
14/04/16 10:07 AM
Asd
La pregunta es clara y la respuesta debe serlo también por parte del la Iglesia y no de los teólogos. Según la exhortación, una persona divorciada y casada por lo civil quien, tras discernir con su párroco y Obispo, se dictamina que se encuentra en gracia de Dios (algo posible según la exhortación) ¿puede acceder a la comunión? ¿sí o no? No hay más vuelta de hoja. Aquí o responde la autoridad de la Iglesia o nos abocamos al caos.

Segunda pregunta: si la exhortación apostólica no pertenece al magisterio según Burke ¿pertenecen al magisterio las encíclicas y demás exhortaciones o no? ¿Quién decide sobre este punto? Porque si una exhortación apostólica escrita por el Papa en comunión con dos sínodos de obispos no es magisterio, tampoco lo puede ser la Humanae vitae escrita sólo por un hombre.

Estamos ante el caos más absoluto.
14/04/16 10:48 AM
Luis Fernando
Aclaración a todos:

En InfoCatólica tenemos sacerdotes, teólogos, filósofos, expertos en Santo Tomás, apologetas, etc. Todo el mundo es muy libre de no estar de acuerdo con nuestra línea editorial, pero no tengo intención alguna de debatir con nadie en la zona de comentarios de noticias y artículos sobre nuestro criterio.

Los comentarios han de ajustarse al tema de las noticias o artículos de opinión, no a nuestra política editorial.

Y por último, que publiquemos un artículo no quiere decir que asumamos de arriba abajo todas sus palabras y argumentos.
14/04/16 11:11 AM
Luis López
Está bien y es necesario hacer exégesis sobre la Escritura, dada la complejidad y antigüedad de textos sagrados.

Ahora bien ¿Es normal discutir ad infinitum sobre textos magisteriales o exhortaciones papales para intentar descrifrar su sentido, hasta aburrirnos y no ponernos de acuerdo?

No me parece normal. Los textos papales históricamente siempre han sido tan claros que podían calificarse de "políticamente incorrectos". Y lo eran porque siempre se contraponían al espíritu del mundo. Cuando intentan conciliarse con ese mismo espíritu (en contra del criterio de Rm. 12,2), comienzan los malos entendidos. Y así llevamos demasiado tiempo.

En fin, es una constante que los documentos papales cada vez se alejan más de ese criterio que tan claramente nos dejó Jesús en Mt. 5,37:

"Antes bien, sea vuestro hablar: Sí, sí o no, no"

Y atención a lo que añade luego:

"y lo que es más de esto, procede del mal".
14/04/16 11:24 AM
Esteban de Alemania
La Declaración del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos del 24 de junio de 2000, concordada con las Congregación para la Doctrina de la Fe y la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, deja totalmente en claro, que la Praxis oficial de la Iglesia en cuanto al Canon 915, nunca estuvo basada en especulaciones o asunciones sobre la "imputabilidad subjetiva" de quien vive "en un manifiesto pecado grave":

"La fórmula «y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave» es clara, y se debe entender de modo que no se deforme su sentido haciendo la norma inaplicable. Las tres condiciones que deben darse son:

a) el pecado grave, entendido objetivamente, porque el ministro de la Comunión no podría juzgar de la imputabilidad subjetiva;"

E1 2 noviembre 2005, el Card. Julián Herranz explica, que esta intervención "obedeció al hecho de que, contradiciendo a estos pronunciamientos doctrinales, algunos canonistas negaban que la expresión «los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave» pudiese ser aplicada a los divorciados vueltos a casar civilmente. Según estos autores, puesto que el canon habla de «pecado grave» es necesario que se den todas las condiciones requeridas para la existencia del pecado mortal, también las subjetivas, que sin embargo no pueden ser juzgadas ab externo por el ministro de la Comunión; además, se requeriría una previa amonestación para que pueda perseverarse «obstinadamente» en el pecado
14/04/16 12:37 PM
J. Varela
Fantástica aclaración.

Por desgracia a veces creo detectar (ojalá me confunda) que, hay algunas personas, que leen los escritos del Papa con ojos críticos, intentando localizar los puntos en los que pudiera estar diciendo cosas en contra de la doctrina de la Iglesia. Son personas a las que les da miedo hablar de apertura, de acogida, de misericordia, no vaya a ser que, en el fondo, se les desmonten sus “seguridades” o tengan que dejar de juzgar somera y rápidamente a los demás con “una norma” en la mano y sin dudar jamás de que aplican bien la teoría.

El mismo Señor en el Evangelio, combina firmeza en la doctrina (“y Vosotros, también queréis marchaos?”, “yo os digo que quien mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio”)) con flexibilidad (“el sábado es para el hombre y no el hombre para el sábado”) y con ternura y misericordia con quien lo necesita (“cierto, no es tu marido, porque has tenido 5…, y se quedó allí dos días más”).
14/04/16 1:04 PM
Lostrego
Ya me han mandado 15 interpretaciones a la Exhortación. Esto debería llevarnos a reflexionar. Las cosas ambiguas no las suelo leer y las interpretaciones y aclaraciones tampoco. Ya sólo leo los documentos sólidos y sencillos, alegran mi corazón.
14/04/16 1:44 PM
mara
edwardpentin.co.uk/statement-on-cardinal-kasper-interview/
Adaptacion de Pastoral Regional
Les suena ?
14/04/16 2:28 PM
antonio
Por lo que dice el estimado Luis Fernando , siempre mi opinión es la de Infocatólica. que es la Opinio de la Iglesia, con seguridad doctrinal, que se necesita para seguir a Cristo, en momentos de turbulencias.


Que Dios Bendiga y los siga bendiciendo a está querida página,gran favor le hacen a la Iglesia, a la que tanto quiero.
14/04/16 2:35 PM
Horacio Castro
El Canon 915 dispone la no admisión a la recepción de la Eucaristía. Pero además debe abstenerse de comulgar el que persevera en pecado grave sin que su voluntad le ponga fin.
14/04/16 2:51 PM
Vladimir
La confusión y malas interpretaciones en torno a este asunto, vienen de que la Exhortación de marras es ambigua e imprecisa, en los puntos que tocan esta materia.
No se contradice lo que enseña el Magisterio anterior, pero tampoco se reafirma.
Se da pie a que los que ya abusaban de la disciplina, en este campo, lo sigan haciendo.
Lo grave del asunto, es que no creo que vaya a venir ninguna aclaración del Vaticano, para frenar estas falsas interpretaciones.
14/04/16 3:18 PM
Hector R
Gracias a Dios por infocatolica con sus artículos que son esclarecedores, J Varela, corregir al que esta en el error es una Obra de Misericordia, tengo 19 anos y lo digo porque existe el "prejuicio" de que los Católicos que defienden la Tradición son unos "antisociales, puritanos, retrógrados, anti-siglo XXI" y no mi querido Hermano Cristo no quiere buenos quiere SANTOS que ayudados por su misericordia nos lleva al arrepentimiento y A la Gracia:-)
14/04/16 3:51 PM
pedro de madrid
Acabo de leer hace escasos minutos y dice que el presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas dice que si se puede dar la Sagrada Comunión a los divorciados, cometiendo adulterio, No entiendo nada pero yo voy a lo antiguo, a lo de siempre, tal vez quiera decir lo que no comprendo
14/04/16 4:21 PM
MIguel Martinez Melia
El Papa abrió la puerta de la misericordia, no el código de derecho canónico. Todo lo demás es tener del cristianismo una doctrina interpretable según el buen saber y entender de cada cual.
Por tanto, buscad a las ovejas descarriadas y no para condenarlas, sino para sanarlas y alimentarlas con la gracia divina, obtenida en la Iglesia mediante los sacramentos. No sólo de la Penitencia, sino de la Eucaristía. Y cuando uno recibe el Cuerpo de Cristo, que hable con El que agradezca sus entrañas de misericordia y que implore su amistad y comprensión
14/04/16 5:35 PM
Luz
Filosofo y Profesor de la Universidad Lateranense esta en la misma linea que el Cardenal Kasper.
Antonio Livi..el documento Amoris no es magisterial y deja abierta la interpretacion malevolente.
National Catholic Register del servicio de la cadena de la Madre Angelica!

"The abuse of metaphors” and the “ambiguity of the affirmations of principle — at times even in clear contradiction to one another — leave open the possibility of every malevolent interpretation.”
14/04/16 6:26 PM
Luis Fernando
Luz, querrás decir el cardenal Burke, :D
14/04/16 7:28 PM
Tibidabo
Se puede cambiar el medio, sin cambiar el dogma, la pastoral puede adaptarse, pero el dogma no se cambia con una exhortación apostólica, hay documentos y este es uno que crea confusión, Francisco no puedes agradar a todo el mundo, la I.C. siempre ha necesitado tiempo para digerir los cambios y aún sigue sin digerir el CVII, yo le rogaría al Santo Padre, que fuese mas cauteloso en sus documentos y declaraciones, a mi me me causa desazón algunas de ellas, si quiere cambiar el dogma que se lo tome con calma, lanzar las campanas al vuelo para adaptarse al mundo, crea confusión entre los creyentes.
14/04/16 9:47 PM
Juan.
Estoy realmente confundido. En mi comentario anterior traté de herejes a los que no estaban de acuerdo con todas y cada una de las palabras del Papa.Pido mis más sinceras disculpas. Creo que todos queremos lo mejor para la Iglesia y ser fieles a las enseñanzas de Jesús.He leído y re leído el capítulo 8 de la exhortación y terminé más confundido.No sé cómo interpretarlo. Creo sinceramente que esta es una cuestión muy delicada...y que el Papa debe aclarar. Cito textualmente la exhortación:"Una reflexión sincera puede fortalecer la confianza en la misericordia de Dios, que no es negada a nadie. Tampoco en lo referente a la disciplina sacramental, puesto que el discernimiento puede reconocer que en una situación particular no hay culpa grave". A qué sacramentos se refiere el Papa? A todos? A algunos? A la comunión? A la extrema unción? El Catecismo enseña: " el cónyuge casado de nuevo se halla en situación de adulterio público y permanente". El Papa al mismo tiempo cita el Catecismo...¿eso significa que lo aprueba? ¿lo aprueba en parte? Hemos estado equivocados cuando utilizábamos el Catecismo? Puede cambiar lo que dice el Catecismo? San Juan Pablo II dice que el Catecismo es para PERPETUA MEMORIA. Los más estudiosos protestantes que se convirtieron a la Iglesia de Cristo afirman que lo que enseña la Iglesia respecto del matrimonio fue fundamental en su conversión. Dios ayude a la Iglesia a enseñar la verdad y a conservar la unidad.
14/04/16 11:17 PM
Almudena1
Este tema no me inquietaría ni dolería tanto si sólo se tratase de discutir sobre palabras humanas, pero es que no, esto sibilinamente va más allá, en el fondo se discute sobre Cristo, sobre La Palabra de Dios, es a El a Quien se trata de manipular para acomodarlo a nuestros intereses, nuestros tiempos y circunstancias. Estamos tratando de reescribir a Dios. Nadie, ni un Papa, puede decir "yo creo que Jesucristo haría esto o lo otro", no, Cristo hizo lo que hizo y dijo lo que dijo y Su Palabra es eterna porque cielo y tierra pasarán, más Su Palabra no pasará. No me vale ningún tipo de criterio personal sobre Dios. El es El que Es y así lo reveló en Cristo. Ya basta de interpretar los Evangelios, Su Palabra, según cada cual, con un Lutero ya tuvimos suficiente.
14/04/16 11:35 PM
Juan Manuel
Me da un poco de lastima de la buena "intensión" que tienen grandes y prominentes hermanos católicos en la fe, que traten de EXPLICAR algo, cuando la VERDAD en sí misma no la necesita. Este pseudo papa solo trae consigo la ambigüedad. Esto no sucedió con ningún otro papa.
No se puede tapar el sol con un dedo y esto no es lo único desatinado de este papa hereje. bien sabe lo que dice, No es un chamaquito, No es alguien que proviene de otra denominación Cristiana.
15/04/16 12:48 AM
Elizabeth Basalo
Realmente creo que se le debe pedir al Papa que el mismo aclare, toda esta confusion ,sin querer faltarle el respeto cada vez que habla de cosa importantes siempre pone la cosa como que cualquier a esta libre de interprarla como quiera y el hace SILENCIO y nosotros tenemos que estar Corriendo averiguando para contestarle a las personas que siempre nos dicen: vez que el papa si esta de acuerdo conque Los gay se casen.? O , guste que el Papa permiteme la comunion de Los divorsiados vuelvo said a casar? Y asi todo el tiempo
15/04/16 12:49 AM
Ricardo de Argentina
"...por lo que, si Francisco hubiera querido autorizar la administración de la Sagrada Comunión a los católicos en situación de matrimonio irregular, habría tenido que realizar un cambio a la ley contenida en el Canon 915."
---

Mucho me temo que esto es un error, porque jamás este Papa hubiese procedido así. El así llamado "Código Bergoglio", que fuera ampliamente aplicado durante su cardenalato en Buenos Aires, tenía este lema:"La doctrina no se toca, la praxis pastoral sí".

Veamos un ejemplo práctico: de la combinación de los siguientes factores:
1º El anuncio de Kasper de que se viene una "revolución".
2º Una Exhortación ambigua que da pie a interpretaciones heterodoxas.
3º Los Media anunciando que los adúlteros y fornicarios ya pueden comulgar.
4º Un jerarca filipino tirando un globo de ensayo a ver si cuela.

Consecuencia inmediata de todo ello: en la parroquia es "vox populi" que hay que animar a los "irregulares" a comulgar, porque lo dijo el Papa. Como remedio, ¿viste?.
Si allí hay un párroco realmente católico, lo ponen contra la pared. Y a quienes sabemos con certeza que eso que dicen no es así, nos empiezan a hacer a un lado porque no somos "misericordiosos", mientras que en realidad lo que uno quiere es que esos "irregulares" no se vayan de patitas al infierno, encima creyéndose muy santos.

Esto es cosa de locos.
O de Satán.
15/04/16 2:28 AM
Jesus Pereira
Si hay ambigüedad (y hay) donde debería haber definición, claridad y firmeza, todas interpretaciones son válidas. Y, dentre todas, la que menor importancia tendrá es la ortodoxa.
15/04/16 5:02 AM
Jesus Pereira
Y - añado - es para eso que sirven las ambigüedades.
15/04/16 5:04 AM
Carlos
En el antiguo Israel ya nos encontramos con un problema semejante. Había una Ley que prohibía trabajar en sábado, y Uno se empeñó en desobedecerla, y sin exhortación por medio, a la brava. Decía una cosa incongruente, algo así como que el hombre no era para el sábado, sino el sábado para el hombre... imagínese!. Lo tuvieron que crucificar. Lástima que no estuviera usted ahí para darle una buena lección legal.
15/04/16 11:26 AM
erick hernandez
"El Papa dice que los católicos en unión irregular necesitan de la ayuda de los sacramentos (lo que por supuesto es cierto), pero no se refiere a TODOS los sacramentos, y mucho menos a los sacramentos a los que no pueden acceder. Francisco sostiene que el confesionario no es una «cámara de tortura» (una observación algo trivial, pero no necesariamente equivocada). Observa además, que la Eucaristía no es ningún premio exclusivo para los perfectos (gracias a Dios), sino una medicina espiritual sumamente poderosa, y realmente lo es, a menos que se reciba indignamente o en violación de la ley."

Si no se refiere a todos los Sacramentos para que mencionar la Confesion y la Eucaristia si ellos, los "irregulares" no tienen acceso a ninguno de estos?
15/04/16 6:30 PM
Ricardo de Argentina
Creo que es oportuno recordar que desde ya hace casi medio siglo, vienen gestándose en el seno de la Iglesia grupos que pretenden deformarla y desfigurarla, mundanizándola.
Lo llamativo es que esos grupos no buscan cambiar la Doctrina sino que la ignoran, imponiendo DE HECHO sus cambios deformantes.
En estos grupos militan conocidos jerarcas.
Ahora pretenden que los "irregulares" comulguen, despreciando la Doctrina constante de la Iglesia sobre el particular.
Si triunfan en su satánico intento, tiempos muy oscuros aguardan a la Iglesia.
Pero más oscuros todavía a quienes se crean el engaño de que la comunión recibida en pecado mortal los sana, porque es exactamente al revés: agrega un pecado mortal a otro.
15/04/16 9:47 PM
Diego de Argentina
Evidentemente cambia el modo pastoral de tratar a las personas en nueva unión cuando tienen un anterior matrimonio por la Iglesia, pero nada en la Exhortación Apostólica Post-Sinodal autoriza a dar la comunión y la absolución mientras continúe esa situación. Si ellos deciden vivir como hermanos, es decir, sin relaciones, y esto se da muchas veces en personas mayores que conviven y tienen hijos y aún son abuelos, es evidente que estas personas, confesándose pueden acceder al sacramento de la Comunión, siempre que no sea ocasión de escándalo para otros. Pero lo que sí debe cambiar es el acercamiento y la inclusión pastoral de estas personas en la comunidad eclesial. Esto sin duda es claro en el documento papal. Por ejemplo el participar en la Santa Misa más aún que los domingos. Estas personas que hacen esto y rezan el rosario y ayudan en obras de misericordia, sin duda, que muy prontamente van a estar en condiciones de recibir la sagrada comunión por su cambio espiritual.
17/04/16 12:54 AM
TH
Creo que el Papa Francisco tiene el hábito de levantar un hombre paja para luego derribarlo. Puede que él haya encontrado a confesores que convierten el Sacramento de la Penitencia en "una tortura" o que haya otros que juzgan la conciencia de las personas, pero a mi parecer tal comportamiento no es común, menos en los que tienen una formación teológica, que saben que "in internis neque Ecclesia". Por ello, considero que el segundo punto que explica el Profesor Peters es importante porque al parecer hay confusión entre lo que es el fuero interno y externo. El confesor o el párroco podrán asesorar al penitente o feligrés, pero al final la persona tiene que actuar en conciencia y según la verdad. Le toca explicar la doctrina de la Iglesia y darle razones al fiel para que la commprenda y acepte. Tiene que saber que Dios es paciente y si la persona no parece capaz de aceptar lo que la Iglesia enseña en este momento,puede que posteriormente lo haga, porque la gracia de Dios siempre actúa.
18/04/16 8:01 AM
Fernando Laseca Rodríguez
Luis Fernando: Otro vez "fuera de tema", pero me causa confusión que aparezcan cifras tan diferentes en cuanto a los que hemos firmado a favor de la declaración de 27 puntos. (No puedo dar el título ahora) Una veces es de 19.000, otras de 32.000 otras de 29.000 etc. No sé a qué se debe tal disparidad de cifras. ¿Podría corregirse ese "baile" de cifras?
Fernanda Laseca
14/01/17 8:57 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.