Verdaderamente ha resucitado

Verdaderamente ha resucitado

No hay acontecimiento en la historia de la humanidad que goce de tanta historicidad como la resurrección del Señor. Ha sido sometido a todo tipo de análisis, ha hecho correr ríos de tinta en todas las épocas, es un hecho verificado con todas las garantías. Los apóstoles son testigos directos, y su testimonio es prolongado por la Iglesia

El saludo de los cristianos orientales en estos días de Pascua es este: «¡Cristo ha resucitado! -¡Verdaderamente ha resucitado!». Cuando lo escuché por primera vez en una peregrinación a Jerusalén, me impresionó cómo las calles se llenaban con este grito en las distintas lenguas, sobre todo por parte de los griegos. Era como un grito de victoria, que era coreado y respondido por otros que lo escuchaban, aunque no se conocieran entre sí. Me estremeció escuchar este saludo, que jóvenes y adultos se dirigían mutuamente con grandes gritos y cantos por las calles de Jerusalén.

Ciertamente, Cristo ha resucitado y es el punto de apoyo fundamental de nuestra fe cristiana. Las mujeres que fueron al sepulcro, los apóstoles en distinta ocasiones, otros discípulos como los discípulos de Emaús y «más de quinientos hermanos, la mayoría de los cuales viven todavía, otros han muerto» (1Co 15,6), el mismo Pablo en el camino de Damasco, etc. vieron a Jesús vivo con una nueva vitalidad. Era el mismo, pero distinto y transfigurado. Este es el Evangelio para el mundo entero: Jesús ha muerto realmente en la Cruz, ha sido sepultado en un sepulcro nuevo a estrenar, sellado con una losa imponente, y ha vencido la muerte resucitando y rompiendo las cadenas de la muerte. El sudario y las vendas quedaron impregnadas de esa «radiación» especial del Resucitado. Su resurrección no es una vuelta a la vida anterior, sino la inauguración de una vida nueva y pletórica para él y para nosotros con él.

El acontecimiento de la resurrección es un hecho real, no imaginario ni virtual. Le sucedió al mismo Jesús, de manera que ya no está muerto, su sepulcro está vacío: «No busquéis entre los muertos al que vive, porque ha resucitado» (Lc 24,5). Es un hecho histórico, que sucedió en un lugar y en una fecha concreta y ha dejado huellas históricas constatables. Y sobre todo, es un hecho del que hay numerosos testigos, que lo han visto, han estado con él, lo han tocado y han convivido hasta su ascensión a los cielos. No hay acontecimiento en la historia de la humanidad que goce de tanta historicidad como la resurrección del Señor. Ha sido sometido a todo tipo de análisis, ha hecho correr ríos de tinta en todas las épocas, es un hecho verificado con todas las garantías. Los apóstoles son testigos directos, y su testimonio es prolongado por la Iglesia a lo largo de la historia. El acontecimiento de la resurrección de Jesús ha cambiado la vida de muchísimas personas y ha cambiado el curso de la historia humana, introduciendo en la misma la novedad del Resucitado. Es por tanto también un hecho transcendental, que supera las coordenadas de la historia, llevándola a su plenitud.

La resurrección de Cristo pasa a nosotros por el bautismo, por el que hemos sido sumergidos en el misterio de la muerte y resurrección del Señor. El bautismo inyecta en nosotros una vida nueva, la del Resucitado, para que toda nuestra existencia terrena sea nueva y vayamos dejando a un lado nuestra existencia pecadora, que nos hace viejos. Así vamos creciendo por la gracia a la medida del don de Cristo en una vida nueva, que no acaba, sino que perdura para la eternidad. «Si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo;… aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra, porque habéis muerto y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios» (Col 3,1-3).

Hubo un apóstol, Tomás, que no creyó lo que le dijeron los demás, que habían visto a Jesús resucitado. «Si no lo veo, no lo creo». Es patrono de los escépticos y los agnósticos. Y Jesús tuvo con él una muestra de especial cariño, tomándole la mano para que palpara sus llagas de resucitado. Qué gran lección de Jesús. Cada uno tiene su momento para encontrarse con Jesús. A nosotros nos toca anunciar con nuestra vida ese testimonio de fe, y Jesús tocará el corazón incluso de los incrédulos para hacerles ver que está vivo. La Iglesia, las comunidades cristianas, nuestra propia vida sea un anuncio gozoso de este acontecimiento: ¡Cristo ha resucitado! Así lo viene haciendo la Iglesia desde hace dos mil años, y muchos –también hoy- jóvenes y adultos responden con su vida: ¡Verdaderamente ha resucitado!

Feliz Pascua a todos:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

 

2 comentarios

hornero (Argentina)
Gracias; Monseñor por este grito de Resurrección que nos dirige, que nos anuncia que Cristo verdaderamente ha resucitado, y nosotros con Él. Un mundo como el nuestro, habituado a los grandes acontecimientos diarios de distintos órdenes, científicos, políticos, militares, religiosos, climáticos, y hasta cósmicos, debiera estar dispuesto a la comprensión de este Hecho que excede y remueve hasta el casi infinito nuestros límites naturales. En verdad, la Resurrección de Cristo y de nosotros, los bautizados con Él, ha introducido en toda la Creación, ángeles, hombres y cosmos un principio óntico que renueva el ser creado hasta las profundidades del acto creador que se proyecta hacia el Abismo de la Santísima Trinidad. Cristo, Primogénito de la creación (San Pablo), la ha asumido en Sí hasta constituir con ella el Cristo Total,del que habla San Agustín. La creación, el mundo, ha sido penetrado y transfigurado por la Gloria de Cristo que lo ha penetrado hasta las raíces de su ser, disponiéndolo de modo, no potencial, sino actual a recuperar la armonía primitiva u original que recibió del Creador antes del pecado original (Mens.Navidad 1957 y de Pascua 1958 de Pío XII). Cristo Resucitado ha conferido a la Iglesia la potestad real de ejercer mediante la Fe, Esperanza y Caridad la plenitud de la Soberanía de Él sobre el universo, como la de Rey que vendrá en su momento a tomar posesión del Reino (Parusía), y de cuya consigna nos pedirá cuenta estricta, de cómo hemos administrado los ta
5/04/18 8:46 PM
hornero (Argentina)
Continúo. de cómo hemos administrado los talentos confiados para edificar el Reino de Dios entre nosotros que Él trajo ya a la tierra como grano de mostaza que debe crecer mediante nuestros cuidados. De aquí que toda demora, indecisión, y mundanidad retardan esta misión confiada a la Iglesia y de la que todos deberemos responder en nuestro momento. Quiera el Señor alentarnos, despertar de nuestra desidia y lanzarnos con la fuerza de resurrección que hemos recibido en el Bautismo a hacer del mundo la morada de Dios y de Su Reino entre nosotros. La Virgen nuestra Madre ha bajado del Cielo para ayudarnos en esta tarea impostergable.
5/04/18 10:04 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.