El caballo de San Pablo no aparece en la Biblia (Mc. 1, 19)

Se ve un caballo en la gran mayoría de representaciones gráficas de la Conversión de San Pablo (c.34), (que el Papa permitió celebrarse en este domingo del año paulino), aunque la narración bíblica de ese gran acontecimiento (Hechos de los Apóstoles, 9) no menciona ningún caballo. Tampoco menciona S. Pablo (c.3-65) en sus cartas que hubiera uno. Las Sagradas Escrituras dicen que iba de camino a Damasco (a unos 190km de Jerusalén), sin mencionar cómo iba. Tardaría al menos cuatro días en recorrer el camino, que cruza el río Jordán (de gran significado religioso) y pasa por el Monte Hermón, pero lo más probable es que lo hizo a pie. Entonces, ¿por qué suele representarse una caída de caballo? ¿Qué simboliza el caballo?

Unas de las primeras representaciones de caballos en el arte occidental se encuentran en Grecia, asociados principalmente con Poseidón, el dios griego mitológico del mar y de los caballos que Homero llamó “Agitador de la Tierra” por su temperamento violento y su poder de arrojar rocas contra las costas. ¿No encajaría bien esa imagen con Saulo en su apresurado viaje para arrestar a cuantos cristianos encontrara?

En tiempos romanos, los caballos se representaban en escenas de guerra y caza y estaban asociados con el emperador romano, como por ejemplo una célebre estatua de bronce del gran perseguidor de cristianos Marco Aurelio (180) que es la única estatua ecuestre que se conserva de esa época. Además, era “un símbolo de referencia para reflejar la elevada situación social del personaje representado” (Dr. D. Francisco Portela Sandoval, “El caballo en el arte”). Por lo tanto, el caballo podría representar la familia acomodada de Saulo, su ciudadanía romana y su privilegio de llevar cartas de los jefes del sanedrín.

Aparecen además en el período gótico luchas de leones y caballos en las que según el Dr. Sandoval “late también una oculta intención simbólica: la fuerza vence a la nobleza”(“El caballo en el arte”). Se podría decir que de camino a Damasco aparece el “León de Judá”, Jesucristo, en combate con Saulo que le persigue y podría ser representado por el caballo: la fuerza divina derrotando el poder de este mundo con la verdadera nobleza.

En el renacimiento, el caballo vuelve a representar la autoridad y la fuerza militar y aparece en más representaciones de S. Pablo en el camino de Damasco, que continuó a ser un tema popular en el período barroco.

“[En]la corriente naturalista defendida por Caravaggio, que buscaba mostrar las cosas tal como realmente eran, no deja de sorprender el punto de vista bajo y la iluminación tenebrista que emplea en la escena de “La conversión de San Pablo” (1600, iglesia de Santa María del Popolo, en Roma), aunque tal vez lo más chocante resulte el modo de presentar el caballo visto desde la parte trasera, ofreciendo las ancas en primer plano.”(Dr. Sandoval, “El caballo en el arte")

Caravaggio pintó esta versión de la conversión de S. Pablo (hubo dos anteriores) para acompañar “El martirio de S. Pedro". Los dos fueron encargados en plena Contrarreforma por la misma iglesia para acoger a los peregrinos con los mensajes de convertirse y no renegar de su fe. La iglesia era un lugar óptimo para esos cuadros, ya que “En la oración tiene lugar la conversión del alma hacia Dios, y la purificación del corazón” (S. Agustín). Un caballero preguntó a Caravaggio: “¿Por qué está el caballo en medio? ¿Es que es Dios?”, y le respondió el pintor: “No, pero está en medio de la luz de Dios”. Dios baña de luz nuestra vida pecadora, derribándonos de nuestra soberbia para que podamos ver bien nuestra miseria (las ancas del caballo en el cuadro de Caravaggio) y desde la bajeza de la humildad podamos oir su voz en la oración.

El Señor hizo con Saulo lo mismo que hizo al ver a Juan y a Santiago, como nos dice el Evangelio del 3er. domingo de Tiempo Ordinario: “Los llamó” (Mc. 1, 19). También nos llama a nosotros:

“Lo que a ti te maravilla a mí me parece razonable. —¿Que te ha ido a buscar Dios en el ejercicio de tu profesión? Así buscó a los primeros: a Pedro, a Andrés, a Juan y a Santiago, junto a las redes: a Mateo, sentado en el banco de los recaudadores… Y, ¡asómbrate!, a Pablo, en su afán de acabar con la semilla de los cristianos.” (S. Josemaría Escrivá, Camino, 799).

Quizás nos esté diciendo en este momento el Señor: “¡Ahora! Vuelve a tu vida noble ahora. No te dejes engañar: ‘ahora’ no es demasiado pronto… ni demasiado tarde.” (S. Josemaría Escrivá, Camino, 254) porque “cuanto más tiempo permanecemos en pecado, en mayor peligro nos ponemos de no convertirnos nunca” (S. Juan Vianney, sermón sobre la conversión).

Pregunta del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Qué otros santos se representan con caballos y por qué?

Mañana: San Timoteo y San Tito – “lo siguieron” (Mc. 1, 18)

15 comentarios

  
Noby
ML
La iconografía medieval presenta a las personas de relieve a lomos de un caballo,pues era un animal reservado al transporte y a la guerra,y eso lo hacían personas de alcurnia.Por otra parte si Pablo iba a Damasco a perseguir y detener cristianos dudo que lo hiciera a pié,era muy arriesgado,además de que la presa (los cristianos) podría huir.
De todos modos lo relevante es lo simbólico:la caída del caballo era la derrota en los torneos,de tal modo que la representación indica la "derrota" de Pablo a manos del Señor,el descenso de la altura arrogante a la humildad del polvo del camino.También entra en el lenguaje simbólico la ceguera de Pablo,pero eso es para otra ocasión.Cheers
26/01/09 11:12 AM
  
Kino
Yo creo que en el arte se añaden situaciones que no están en la Biblia y así se forman leyendas que no es que sean dañinas,pero deforman un poco la Historia real. Me gusta la frase:"Hablemos donde la Biblia habla y callemos donde la Biblia calla",por lo menos refiriéndonos a estos detalles.
Podía haber ido en caballo, en camello, en burro, a pie,...
26/01/09 11:34 AM
  
María Lourdes
Noby, en tiempos de S. Pablo, que yo sepa, los caballos para montar eran muy caros y no eran muy cómodos para montar porque no se habían inventado los estribos (como indica la estatua de Marco Aurelio) y las sillas para montar eran muy rudimentarias. Por eso se solían reservar para el ejército. Claro que eso no excluye que haya ido a caballo, pero me parece que el caballo en las representaciones artísticas se basan más en el simbolismo del caballo que en la realidad histórica de que ese fue su medio de transporte, y aproveché ese lenguaje pictórico para comentar la conversión del santo.

Algo curioso de la representación medieval del caballo es que suelen aparecer cubiertos de ropaje como en los torneos que menciona, un truco de los artistas para no tener que meterse en los detalles anatómicos del animal. Además, Cristo suele aparecer con un caballo rojo para mostrar su castigo de los injustos, o en caballos blancos.
26/01/09 12:42 PM
  
Jesus
En efecto, sobre la conversión de Pablo (Saulo), nada se menciona que viajaba a Damasco a lomos de un caballo, aunque pudiera darse el caso de que si lo hiciese, toda vez que los únicos medios de desplazamiento en aquella época debía ser a pìé, en carruajes ó a caballo, de todas formas no creo que sea eso lo mas trascendente, sino, como se produjo la conversión en sí, que es lo mas esencial, podría uno imaginarse (aunque es mucho imaginar, por supuesto), a que algo cegó sus ojos, sufriendo una especie de desvanecimiento que le hizo caer a tierra, al tiempo que oía la misteriosa voz que decía "Saulo, Saulo ¿por que me persigues..8y el resto que todos conocemos), tambien dice que los hombres que iban con el se quedaron atónitos pués tambien oyeron la voz, y que cuando se levantó, al nover nada sus acompañantes le llevaron de la mano hasta Damasco, donde estuvo trés días sin ver, comer ni beber.Lo de la imbología del caballo, pués no se, quizás, quizás sea una representación metafórica, del mismo modo que A Diós se le suele representar como una peprsona anciana de largo cabello y barbas blancas con los brazos extendidos rodeando el universo. Pienso que es una forma mas de dar a entender unos hechos que se produjeron cuando el mismo iba camino de Damasco con sus hombres para perseguir y apresar a los Cristianos, probablamente fuese a caballo junto con sus hombres, aunque la Biblia este hecho no lo mencione, ya que tampoco es lo mas esencial.
26/01/09 12:46 PM
  
María Lourdes
Kino, muy buena reflexión sobre el tema, que no tiene la gravedad de ser dogma de fe (los artistas católicos lo pueden interpretar a su antojo), pero que ayuda a meditar la conversión del santo, tan oportuno hoy en día como en sus tiempos. Espero que siga contribuyendo sus reflexiones.

Ya que "hablamos donde la Biblia habla"... dejo aquí unas citas bíblicas sobre caballos que indican que el caballo es un buen símbolo de la conversión de San Pablo:

1) "Pero que [el rey de Israel] no tenga gran número de caballos ni pretenda volver al pueblo a Egipto, porque el Señor, tu Dios ha dicho: No volváis nunca jamás por ese camino" (Deut. 17, 16)

2) "Apréstate el caballo para el día del combate, pero la victoria es del Señor" (Prov. 21, 31)

3) "Yo estoy atento y escucho; no hay quien hable rectamente, nadie que ese arrepienta de su maldad, diciendo: '¿Qué es lo que he hecho?' Todos corren desenfrenadamente su carrera, com caballo lanzado impetuosamente a la batalla." (Jeremías 8, 6)

4) "No seas sin entendimiento, como el caballo y el mulo: con la brida y el freno hay que sujetar su ímpetu; de lo contrario, no se acercan a ti." (Salmo 32, 9) - Salmo que agradece al Señor el perdón del pecado y cómo Él enseña el camino a seguir

5) "Vano es para la victoria el caballo, pues con todo su vigor no libra." (Salmo 33, 17) - Salmo sobre el poder y providencia de Dios


26/01/09 1:01 PM
  
María Lourdes
Jesús, no vi su comentario antes de dejar mi respuesta a Kino. Aprecio mucho que dejó también su reflexión sobre el tema, que aunque no esencial para nuestra fe, ayuda a comprender la conversión del santo, que en cierto sentido también nos dice algo sobre cómo nos llama el Señor a nosotros también a una constante conversión de vida.

Como a usted y a Noby, también me parece muy interesante el tema de la ceguera como parte de la conversión y de la llamada del Señor, que intentaré tratar en otro artículo esta semana.

Muchas gracias de nuevo por su aportación.
26/01/09 1:10 PM
  
Jesus
Muchas gracias Mª Lourdes, no es fácil comprender ciertos temas, símbolos, ilustraciones que nos muestra la Biblia, ppero creo que tanto como interpretar los hechos, tal como estos se describen, al pié de la letra, se puede reflexionar sobre el modo y la forma para que, sin desvirtuarlos, nos puedan resultar mas comprensibles, repito..¡muchas gracias por la oportunidad que se me ha ofrecido de comentar este tema, ha sido un placer!
26/01/09 4:47 PM
  
Jovi
no aparece en caballo en la Escritura. Y también es un dato digno de mención que desde el acontecimiento de Damasco hasta que Pablo se lanza a la predicación pasan 10 años.
26/01/09 4:55 PM
  
María Lourdes
Jesús, espero que siga contribuyendo. Las gracias se deben ante todo al Señor, pero también al director de este portal por dejarme poner artículos en este espacio y aprender de todos los que dejan sus comentarios, como usted. Un saludo desde los Estados Unidos.
27/01/09 12:25 AM
  
María Lourdes
Jovi, me parece muy interesante lo que menciona y espero que siga contribuyendo. Aunque S. Pablo no aparece en caballo en la Biblia, es muy curioso que un caballo (y no un burro o un camello, por ejemplo) aparezca en tantas representaciones de la conversión.

Respecto a los diez años, creo que probablemente se refiere al tiempo entre su conversión y su primer viaje apostólico porque me parece que S. Pablo empezó a predicar poco después de recobrar la vista (Hechos de los apóstoles 9, 19-20) y aunque no le oían predicar personalmente, muchos oían que anunciaba la fe (Gal. 1, 22-23) antes de su primer viaje apostólico (que sí fue años después de su conversión).
27/01/09 1:03 AM
  
Irving Daniel
Es interesante este asunto por los puntos de vista que puede arrojar al compartir. Yo particularmente no dejo de imaginarme a Saulo sobre un corcel, por razones que creo prácticas, pero debo reconocer que como dice Kino, bueno es "callar cuando la Biblia calla", pues, si hubo caballo o no, es indiferente al número de almas que pueden salvarse o conocer la Buena Nueva por los méritos de San Pablo... Por lo menos, hasta donde yo sé, ningún alma se ha salvado o condenado por ser creyentes en el caballo en cuestión.

Aportando un poco al comentario de Jovi, creo que son tres años los que San Pablo se retira a Arabia antes de iniciar su apostolado publicamente.
Dejo este link para enriquecer el tema:
http://www.catolico.org/santos/pablo.htm

La Paz de Nuestro Señor sea con todos
01/09/09 6:00 AM
  
María Lourdes
Irving Daniel, me parece que, en cierto sentido, la iconografía ayuda a dar a conocer el Apóstol y a quizás interesar personas en su vida y la Buena Nueva que predicaba por palabra y obra. Si el caballo ayuda a la gente por el efecto visual que evoca a conocer más sobre la fe católica, pues ¡bendito sea el Señor!

Muchas gracias por su interesante comentario y por el enlace. Espero que siga aportando sus conocimientos y experiencias al blog. Un saludo.
01/09/09 4:52 PM
  
julio cesaer
nadie sabe cuando se acabara el mundo solo DIOS

-----------------------

Julio Cesaer, gracias por haber dejado su comentario, que me recuerda esta cita del Señor: "Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre." (Mt. 24,36)
25/05/11 5:07 PM
  
jmario
En su estructura, el ejército romano contiene principalmente -entre otras- la infantería y la caballería. Los combatientes en la guerra, es decir, el grupo del grueso de la tropa va a pie; la caballería es utilizada para los pequeños grupos exploratorios, lo que hoy llamaríamos patrulleros; y precisamente esta era la misión de Saulo, explorar los alrededores de Damasco a fin de detectar seguidores del Cristo para luego arrestarlos; y los cineastas tienen en cuenta todos estos detalles implícitos al realizar las películas referentes al pasaje de la conversión del apóstol Pablo.

Es importante que leamos la Biblia con detenimiento, pero al hacerlo, muchos caen en la tentación de seguir un tema fijándose solo en el texto, sin tener en cuenta el contexto. Idiomáticamente podemos decir que lo del caballo de Saulo no es un tema explícito sino implícito, es decir, está ahí aunque no se nombre, de acuerdo a la lógica de la situación histórica de las costumbres de la época (contexto).

Por otra parte, nadie puede probar (por la Biblia) que Saulo fuese a caballo o de a pie; y esto no tiene relevancia para discutir, pues es solo cuestión de forma y lo importante aquí es el fondo. Centrarnos en discusiones de este tipo es crear más divisiones. "Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, yo los exhorto a que se pongan de acuerdo: que no haya divisiones entre ustedes y vivan en perfecta armonía, teniendo la misma manera de pensar y de sentir" (1 Co 1,10); "Me refiero a que cada uno afirma: «Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo. ¿Acaso Cristo está dividido?»" (1 Co 1,12s).

Lo realmente importante de este asunto, lo de fondo, es la "Conversión de Saulo" y que le reconozcamos como el gran apóstol Pablo, lo demás es banal, no importa cómo iba, con quien iba, cómo vestía, a qué horas sucedió, si cayó de espaldas o de costado, qué armas usaba (implícitamente se sabe, etc., etc., etc.

Bendiciones en Cristo
26/01/14 3:37 PM
  
Pedro
"Bueno es callar donde la Biblia calla y hablar de lo que ella habla". Pero lo cierto es que en este tecto y su contecto, hch 9.1-19 y hch 26.12-18, como en toda la Biblia, La Palabra de Dios habla, el propio Jesus nos habla. Ciertamente, si no hay un caballo fisico en lo natural, si que lo hay, sin lugar a dudas, en lo Espiritual. ¡Hay un caballo¡, o al menos ¡hay un burro!. La voz de Cristo resucitado dijo en Hebreo: "Saulo, Saulo; ¿por qué me persigues?. Dura cosa te es DAR COCES contra el aguijón". Saulo, en su celo por Dios, consideraba su deber y obligación hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret. A los verdaderos discipulos encerraba cautivos, los castigaba, les forzaba a blasfemar... y su voto era a favor de (reconvertirlos) o erradicarlos y matarlos. Así perseguia Saulo a Jesús, no como hombre de a pie, sino como representante de los principales religiosos de Isrrael, que pretendian hacer volver al pueblo a la esclavitud de los rituales religiosos, de la Ley de Dios enseñada e interpretada por ellos y en definitiva a la esclavitud del pecado. Como caballo que corre desenfrenadamente su propia carrera, lanzado impetuosamente a la batalla, dando coces, sin entender que LA VICTORIA ES DEL SEÑOR. Como mulo sin entendimiento, sin brida en su boca, sin freno, sin MANO DE DIOS sobre él para que le sujete y se pueda acercar a Cristo resucitado. Saulo en todo su impetu y vigor, es ese caballo vano para la victoria que no puede librar. El caso es que Saulo, el guiador de su propio "caballo de batalla" y de los que con el ivan, pasa a quedar ciego; su realidad espiritual era: "un ciego guia de ciegos". Y pasa a ser guiado y conducido de la mano. Desde donde tiene su encuentro con el Jesus imagen y por vista... hasta tenerlo con Cristo de la fe... "por fe andamos, no por vista" enseñara luego él. "Porque EL SEÑOR ES EL ESPÍRITU" 1Cort 3.17. Preguntemos tambien nosotros a Jesús como hizo Pablo: ¿Quien eres Señor?... ¿Que quieres que yo haga?... Vallamos al Camino recto y derecho. Levantemonos y pongamonos tambien sobre nuestros propios pies. Hch26.16 (porque a menudo vamos guiados por cartas y poderes de lideres religiosos y no por la Voz del el buen Pastor que es Jesús). Invoquemos el Nombre de Jesús (en ningun otro hay salvación y Victoria). Alimentemonos de Su Palabra para recobrar fuerzas espirituales, y no estemos como Saulo, sin comer, sin beber de su Espíritu y sin Visión. Reunamonos con sus discipulos. Y prediquemos a Cristo como Hijo de Dios. Su Espíritu, su Gracia y su Paz sean con vosotros.
19/12/14 3:41 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.