"Perdido y encontrado" por Oliver Jeffers

Mis mejores amigos son los que más me han perdonado. Son aquellos a quienes no les importa que no tenga la casa muy ordenada cada vez que les abra la puerta, los que me han excusado mis ratos de mal humor, los que han sabido mirar más allá de las desilusiones que les he causado, los que me sonríen olvidando el tiempo pasado entre llamadas o cartas…

Por eso será que me conmueve tanto “Perdido y encontrado” por Oliver Jeffers, que ilustra con sentido de humor un mensaje tan sencillo como profundo:el valor de una verdadera amistad.

De camino al Polo Sur, el niño le habla al pingüino porque éste le escucha atentamente y juntos sobreviven tormentas. Cuando el niño deja al pingüino en el Polo Sur y se aleja, el fiel pingüino le sigue, buscándole con todo cariño. Al final, eso hace posible el gran abrazo que se dan al encontrarse, antes de volver juntos para compartir más experiencias.

El niño aprende poco a poco a apreciar esa singular amistad, igual que los apóstoles del Señor tuvieron que desarrollar su amistad con el Señor y entre ellos mismos.

Jesucristo toca a la puerta del corazón de cada alma. A S. Felipe le dice: “Ven y sígueme” (Jn. 1, 43). Tanto le impresiona ese encuentro, que anima a su reticente amigo Natanael a seguir a Jesús también, diciéndole: “Ven y verás” (Jn. 1, 46), aunque no fue él el que había escogido al futuro S. Bartolomé. El Señor le acoge diciendo: “Yo te vi antes que Felipe te llamara”(Jn. 1, 48).

Es Dios mismo el que nos acompaña en todo momento hasta que nos percatamos de Su Presencia y nos damos cuenta de que tenemos que decidir la clase de relación que tendremos con Él. Él ya ha manifestado: “No os llamo siervos, sino amigos” (Jn. 15, 15) y ha demostrado sobre la cruz que: “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15,13).

Como explica Sto. Tomás de Aquino: “Es propio del amigo hacer bien a los amigos, principalmente a aquellos que se encuentran más necesitados.” (“Etica a Nicómaco”, 9,13) Y nos podríamos pensar de vez en cuando que Le hacemos favores a Dios, como se pensaba el niño del cuento respecto al pingüino, pero nosotros somos siempre los necesitados, y no hay mayor necesidad que la del alma que se encuentra en pecado mortal y se excluye de la compañía de Dios. Las manos y costado traspasados del Señor Resucitado dejan patente a los apóstoles que: “Hay más amistad en amar que en ser amado” (Sto. Tomás de Aquino, “Suma Teológica” 22, q. 27, a. 1) y Él nos supera a todos en Amor.

Por la razón que fuera, cada apóstol abandonó al Señor en Getsemaní, como hizo el niño del cuento con el pingüino, y cada uno tuvo tiempo entre el Viernes Santo y el Domingo de la Resurrección para meditar los acontecimientos, para darse cuenta de lo que significaba la pérdida del Señor en sus vidas. Le echaban de menos y creían haberle perdido.

Pero, el Señor no guarda rencor alguno. De la misma forma, al pingüino le podría haber parecido extraño que el niño se alejara de él después de haberle escuchado con tanta paciencia en un viaje que él no había ideado. Sin embargo, a pesar de su tristeza, sigue queriendo estar con el niño. Como explica S. Juan Crisóstomo: “Si una desatención, un perjuicio en los intereses, la vana gloria, la envidia, o cualquier otra cosa semejante, bastan para deshacer la amistad, es que esa amistad no dio con la raíz sobrenatural.” (“Hom. sobre S. Mateo”, 60). Sería entonces una amistad corriente y superficial.

Y eso no es lo que el Señor desea de Sus apóstoles, de ninguno de ellos, y les desea Su paz. Los apóstoles que Le han visto resucitado le confían a Sto. Tomás, según el Evangelio del Domingo de la Divina Misericordia [1.5.2011]: “Hemos visto al Señor” (Jn. 20, 25). ¿Qué importaba si Sto. Tomás no quería creerles o si parecía que se apartaba de ellos? Tenían que compartir su alegría y no le echaron del grupo por su falta de fe.

En el fondo: “No hay amistad verdadera sino entre aquellos que Tú aúnas entre sí por medio de la caridad” (S. Agustín, “Confesiones”, 4), y eso abundó entre los apóstoles que se mantuvieron unidos con Sto. Tomás, a pesar de las diferencias.

“Esto es lo que multiplicaba tanto el número de los santos en los primeros tiempos de la Iglesia; en sus conversaciones no se ocupaban de otra cosa que de Dios. Con ello los cristianos se animaban unos a otros, y conservaban constantemente el gusto y la inclinación hacia las cosas de Dios (S. Juan Vianney, “Sermón sobre el precepto 1º. del Decálogo”).

¡Y cómo habría aumentado en Sto. Tomás el deseo de encontrarse con el Señor! Sería en su interior como el niño del cuento llamando al pingüino que creía perdido. A pesar de la compañía de los otros apóstoles, algo más, lo más importante, le faltaba a Sto. Tomás: saber si el Señor también le amaba a él en concreto.

Después de todo, no se le había aparecido todavía. ¿Es que ya no contaba con Su amistad? ¿Por qué no le mostraba el Señor la suficiente confianza como para quitarle las dudas? Sería natural si se preguntara todo eso, ya que: “Es preciso también que el amor sea mutuo, pues el amigo es amigo para el amigo. Esta correspondida benevolencia se funda en alguna comunicación.” (Sto. Tomás de Aquino, “Suma Teológica”, 22, q. 23, a. 1).

El Señor no desilusiona a Sto. Tomás y le dice: “Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” (Jn. 20, 27). Ya no tiene ante sí sólo a su Mejor Amigo, el que le demuestra que “…la dulzura del amigo consuela el alma” (Pr. 27, 9), sino que también le es concedido la fe para proclamar la relación que le marcaría el resto de su vida: “¡Señor mío y Dios mío!”

Tenía ante sí al mismo Señor que nos acompaña mientras navegamos por esta vida aunque persigamos nuestros propios planes sin consultarle, el que nos escucha siempre por más que nos repitamos, el que no se da por vencido cuando Le dejamos a un lado y siempre está dispuesto a abrazarnos. ¿Cómo Le correspondemos ese Amor infinito?

[Citas de santos de “Antología” de Francisco Fernández-Carvajal]


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Se ha sentido alguna vez perdido y encontrado? ¿Y en su relación con el Señor?

Siguiente post – Calidad de vida – / “para que creyendo tengáis vida en su nombre” (Jn. 20, 31)

14 comentarios

  
Norberto
"Ya no os llamo siervos... sino amigos", a un amigo confió a su, y nuestra, Madre. Tan sencillo, tan verdadero, tan hondo...¡amigos del Señor!.

----------------------------------

Norberto, el Señor lo quiere ser todo para nosotros: Padre, Hermano, Amigo... el esposo fiel de la Iglesia, nuestro Redentor. Su amor no tiene límites. Un saludo.
04/05/11 9:52 AM
  
Esteban
A veces somos nosotros los que le perdemos, como en el relato de Lucas cuando María y José pierden a Jesús; a menudo nos cuesta volver a encontrarle. Otras veces nos perdemos nosotros y entonces Él sale a nuestro encuentro, al rescate. Hemos de ser vigilantes para no perderle y para no perdernos.

----------------------------------

Esteban, me parece un gran misterio esa "pérdida" del Señor en el templo, uno del que podemos sacar mucho bien. Nos fuerza a no tomarnos por hecho el desarrollo de nuestra alma, a meditar dónde se encuentra el Señor en nuestras vidas para seguirle a Él con mayor lealtad en vez de esperar que sea siempre Él el que tenga que buscarnos.

Es fácil pensar que el Señor no nos escucha, pero una amistad requiere de esfuerzo de ambas partes para continuar, y a veces no nos damos cuenta de que somos nosotros los que no estamos escuchando al Señor. Muchas gracias por su reflexión sobre el tema.
04/05/11 12:23 PM
  
Odet
María Lourdes, en España decimos:"estaba más perdido que el barco del arroz",pero Jesus está ahí,solo hay que"escucharle" y abrirle el corazón,por eso me ha gustado la primera linea debajo del 1ºvideo que dice:"el niño le habla al pingüino porque este le escucha atentamente",tambien la Virgen María era la mujer del silencio y de la ESCUCHA,saludos María.

------------------------------------

Odet, nunca había oído ese dicho de España, a pesar de haber vivido allí hasta mi adolescencia. Tengo un par de libros de refranes españoles. Tendré que echarles un vistazo. La verdad es que no entiendo eso del barco del arroz, aunque me hace gracia oírlo. :)

Hace tiempo oí a un sacerdote comentar que no hace falta decirle tanto al Señor, que Él ya lo sabe todo, que muchas veces nos hace falta escuchar.

A mis hijos les encanta ese cuento del pingüino. Es lindo el pingüino, pero también entienden la tristeza de perder algo y la alegría de encontrarlo. Que el Señor nos conceda siempre el poder apreciarle en nuestras vidas. Un saludo.
04/05/11 3:07 PM
  
susi
En Jn 15, 14,Jesús nos dice que somos sus amigos si hacemos lo que Él nos manda.Pero sus mandatos son siempre de amor, su yugo es suave y su carga es ligera.
Me gustan mucho esas palabras de "Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acerca a Él "
En el libro EL Principito, se habla también de la amistad de una forma muy bella:
http://www3.sympatico.ca/gaston.ringuelet/lepetitprince/capitulo21.html

--------------------------------------

Susi, "El principito"... se lo tendré que leer a mis hijos. Me alegro que lo mencionó. Se me había olvidado esa conversación del principito con el zorro.

S. Pablo, por su conversión, quizás se sintió "perdido y encontrado". Él recomienda a los demás cristianos que se acerquen al Señor de esta forma, que recuerda cómo el Señor vino a nuestro encuentro:
"Tened entre vosotros los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús, el cual, siendo de condición divina, no consideró como presa codiciable el ser igual a Dios, sino que se anonadó a sí mismo tomando la forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y, mostrándose igual que los demás hombres, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz." (Filipenses 2, 5-8)
Un saludo y gracias por las citas.
04/05/11 9:05 PM
  
María
DIOS, nos dice a cada uno....lo que le dijo a Zaqueo cuando lo encontró a las afueras de la ciudad...subido al árbol .." VEN , que hoy quiero hospedarme en tu casa ..."Zaqueo aceptó gustoso y honrado...y desde entonces comenzó una vida nueva para él.
Si nosotros aceptamos la amorosa invitación de DIOS......se nos hará imprescindible, contaremos con ÉL , como contamos con el aire y el agua para Vivir.
Dispuestos a lograr que todas nuestras alegrías y nuestras penas Discurran bajo su mirada Paternal.
Los Santos se distinguen de nosotros en que fueron una Invasión de DIOS......... Y nosotros un costal de egoísmos y vanidades.


Saludos María Lourdes

---------------------------------

María, me encanta la figura de Zaqueo y me parece una figura idónea para meditar durante la Cuaresma, por ejemplo. Hay muchos santos que también se tuvieron que subir a un "árbol" para buscar al Señor, que tuvieron que superar sus defectos e imperfecciones. A pesar de ellos, el Señor nos llama a cada uno a ser santos, a llegar al Cielo para estar con Él para siempre, aunque haya tropiezos y caídas por el camino. Le agradezco que haya compartido su reflexión.
04/05/11 10:28 PM
  
Flavia
Es precioso el cuento del pingüino, María Lourdes, y me ha hecho reflexionar eso que indicas de que los apóstoles no echaron del grupo a Tomás, pese a que no nos creía. Nunca lo había visto así...

Yo también he recuperado alguna que otra amistad, pero con el paso del tiempo he aprendido que, como dice la Biblia, la amistad verdadera es un don de Dios, no una búsqueda ni una conquista. Y tampoco podemos esperar demasiado, porque sería convertir al amigo en un ídolo cuando, como decía Santa Teresa, " sólo Dios basta ". La única amistad que perdura, que no defrauda jamás, es la del Señor.

Con el Señor ya lo creo que me he sentido perdida y hallada. Perdida por mi culpa siempre, y hallada por la misericordia infinita del Señor. Nunca me he sentido abandonada por Él, aunque sí es verdad que no siempre entiendo sus caminos y que a veces la senda ha sido muy dura.

Por cierto, María Lourdes, sí tengo desde hace algunos años la antología de Fernández-Carvajal. Maravilloso libro.

-------------------------------

Flavia, quizás por haberme mudado tanto en mi vida he tenido ocasión para ver a muchas amistades entrar y salir de mi vida y reflexionar sobre ello. Se dice que uno no escoge a los parientes pero sí a los amigos, y en cierto sentido es verdad, pero tiene razón: es el Señor el que pasa por nuestra vida por medio de cada uno indicándonos que Él se preocupa por nosotros.

Preparando el post, me he acordado de amistades que han sobrevivido duras pruebas. Ayer me llamó un amigo no creyente con quien he tenido largas conversaciones en tiempos universitarios sobre toda clase de temas. Habíamos en ciertos momentos decidido que sería mejor que no nos mantuviéramos en contacto y creíamos que allí se quedaría la cosa, pero seguimos siendo amigos. Otra amistad que tengo sigue adelante a pesar de muy frecuentes cambios de número de teléfono y de direcciones de ambas partes.

Esas sorpresas de poder oír o ver a seres queridos en los momentos más adecuados los prepara el Señor. Poco después de fallecer mi madre, alguien me advirtió que no confiara demasiado en que Dios iba a colocar otras mujeres en mi vida que me cuidaran por el camino, supongo que para que no me desilusionara. Pero, a pesar de los muchos cambios en mi vida, Él nunca me ha defraudado ni en eso (después de todo, nos ha dado hasta a Su propia Madre), aunque no me lo buscara y me hubiera olvidado de ello. Él lee los corazones y sabe lo que necesitamos cada uno y sabe consolarnos como nadie.

Respecto a la "Antología", me alegro mucho de que se pueda leer por Internet en clerus.org. ¡Menuda labor la de reunir y clasificar tantas citas!

Espero que su Aniversario de consagración fue uno muy feliz en el Señor.
05/05/11 12:32 AM
  
Miserere mei Domine
Maravillosa entrada María Lourdes. La comparto con mis amigos... que uno también le gusta perseguirlos. Gracias. Que Dios le bendiga :)

--------------------------

Miserere mei Domine, de nada, y gracias por su apoyo del blog. Este post suyo sobre "La paciencia" trata muy bien el tema de la Paciencia de Dios. Dios siempre aguarda nuestra amistad y nos trata con mucha paciencia, pero nosotros no siempre correspondemos. Muchas gracias por sus oraciones.
05/05/11 10:38 AM
  
Maricruz Tasies
Todos los días me siento perdida y encontrada, en cada suceso, en cada situación que me desafía para dar una respuesta cristiana. Ayer en Escuela de Comunidad decíamos que si no es así, para qué sirve el cristianismo?

---------------------------------------

Maricruz Tasies, me parece muy profundo lo que comenta, algo que necesito meditar. ¿Qué se pierde y encuentra en cada suceso? ¿La confianza en Dios, quizás? ¿Pues para qué sirve el cristianismo? Vaya, me da algo que pensar... ¡Muchas gracias!
05/05/11 1:08 PM
  
Amor
¡Para qué sirve el cristianismo ?
En mi vida habia oído semejante pregunta......usted está queriendo dar una utilidad al cristianismo .... Se olvida usted ,..... de la Palabra AMOR...y "lo que se hace por Amor es completamente desinteresado" .
Ser Bueno es Amar sinceramente......el Amor es Vida."GRAN COSA Y PRECIOSA ES EL AMOR "Ah¡ como se engañan...nos dice San Francisco de Sales...aquel que pone la Santidad en otra cosa que no sea Amar a DIOS....No existe otra perfección que aquella que consiste AMAR a DIOS DE TODO CORAZÓN...PUES TODAS LAS DEMÁS VIRTUDES SIN AMOR....no son nada .
ESTE PUES HA DE SER TODO NUESTRO ANHELO....OBTENER UN VERDADERO AMOR A JESUDRISTO
El Amor es generoso
es fuerte
es obediente
es puro
es ardiente, es embriagador , es unitivo
es anhelante

Saludos

----------------------------

Amor, en mi opinión, como Dios creó todo para algún propósito (aunque no siempre lo entendamos enseguida), esa pregunta sobre el propósito del cristianismo es válida porque no se le está dando una utilidad. Es que ya lo tiene, como indica su comentario también, ya que amar al Amado es una utilidad en sí... y se perfecciona dependiendo del olvido de uno mismo, como dice. Me parece que Dios se sirve de todo para atraernos a Él, la fuente del Amor (y eso para nuestro bien).

Pero, hay quienes oyen la mera palabra "cristianismo" con cinicismo. "¿Para qué sirve?" o "¿Qué sentido tiene?" podría ser dicho con despecho, tomando ya por hecho que no sirve para nada. Ó, podría ser preguntando buscando la voluntad de Dios en ello, intentando profundizar en la gran revelación del Amor de Dios por cada uno de nosotros.

Conozco a personas que no han creído en el amor humano hasta que se enamoraron y también otros que no creen en el Amor Divino y espero que también sea así sólo hasta que se enamoren. Sí, el amor es la clave como dice, pero la Caridad - el amor de Dios. Un saludo.
05/05/11 4:33 PM
  
susi
A raíz del comentario de Flavia he recordado que a veces algunas amigas me han dejado sin culpa por mi parte y, como es lógico, me ha dolido. Pero me ha ayudado a pensar que muchas veces siempre por mi culpa he abandonado a Jesús y su amistad y Él siempre me ha vuelto a acoger. Cuánto dolor le he causado y con cuanto amor ha vuelto a reanudar su amistad conmigo porque el es el amigo que no falla.
He aquí una canción que le gustaba mucho oir al Beato Juan Pablo II cuando venía a España y se la cantaban los jóvenes.
http://www.youtube.com/watch?v=RSOVVs78wr8&feature=related

------------------

Susi, en mi caso, he tenido parte en malentendidos con mis amigos, pero las amistades que han perseverado han sido las que me han perdonado más. Pero lo he estado pensando mucho también, y me parece que si algún beneficio sacamos de las amistades en este mundo, que perduran hasta el siguiente, son las que tienen en cuenta el bien espiritual, las que están unidas en oración, porque el bien que lleva hacia el Señor es mayor que cualquier bien temporal/emocional que podamos tener.

Me gusta esa canción que comparte. Le dejo un enlace a un vídeo de fotos de Bto. Juan Pablo II y la canción "Pescador" que le cantaron en su visita a México:

http://www.youtube.com/watch?v=hqEp2gN-Iw0

Respecto a la amistad, esta canción me conmueve mucho: "Nadie te ama como yo" por Martín Valverde. [aviso que el enlace es a un vídeo que muestra escenas violentas de la película "Pasión de Cristo" de Mel Gibson]

Muchas gracias por haber pasado por aquí de nuevo.
05/05/11 10:12 PM
  
Maria
Yo creo, y en esto diferimos María Lourdes,: que DIOS creó al hombre por AMOR ,única y exclusivamente por AMOR.....de igual manera que se entregó en la cruz por AMOR al hombre ,.
Dios nos ha amado desde toda la Eternidad...Nos dice el Señor..."todavía no habias venido tú al mundo,más aún...., todavia el mundo no existia " Y YO, YA TE AMABA"!
Era tan grande el AMOR que JESUCRISTO sentía por los hombres, que le hacía desear la hora de la muerte, para demostrarnos el afecto que nos tenía , por lo que andaba diciendo, durante su vida:
"HE DE SER BAUTIZADO CON MI PROPIA SANGRE Y... ¡¡Cómo deseo de que llegue pronto la hora de mi Pasión, para que en Esto, conozcan los hombres lo MUCHO QUE LES AMO !!
Muchas personas piensan ¿para que me sirve Dios?
Pero seguro que Dios cuando creó al hombre...no se pregunto para que le iba a sevir el hombre.....Sólo lo creó por AMOR .



Saludos

-----------------------------

María, quizás hubo algún malentendido, ya que lo que comenta no difiere del punto de vista que he expresado en bastantes posts, pero quizás es cuestión de cómo me he expresado. Sí, Dios nos creó "por" Amor. En ello hay un propósito, lo cual no significa un propósito con doblez como podemos tener los seres humanos, sino un propósito puro, una muestra de la Voluntad de Dios que eligió el amarnos y crearnos por esa pura intención de amor eterno. Quizás no me explico bien, pero la verdad es que no estoy en desacuerdo con lo que comenta. Saludos, y gracias por haberme clarificado de nuevo su punto de vista.
05/05/11 10:39 PM
  
susi
Muchas gracias por el enlace de la canción de M Valverde. No la conocía, y es muy bonita y profunda. Las imágenes seguramente son un pálido reflejo de todo lo que fue la Pasión de Jesús. Es una película que veo a menudo porque me ayuda mucho.

----------------------------------------

Susi, hace un par de años dediqué un post a esa canción: "Una vida radical y una canción de amor". Allí incluyo información sobre cómo se le ocurrió a Martín Valverde esa canción. Me gusta la película de la Pasión de Jesús, y mis hijos, aunque son muy pequeñitos todavía, han visto parte de ella. Me parece muy importante la meditación frecuente de la Pasión del Señor. Un saludo.
06/05/11 10:53 PM
  
José Manuel Campos Gallardo
Yo muchas veces me he visto perdido. Lo cual detesto. El Señor me encuentra cada vez y me siento animado por Él. Me da pena que lo vuelva a perder. Eso es principio de tentación. A veces pienso que no sé disfrutar de Él estando en su Gracia y en su presencia. Me gustaría tener los ojos tan abiertos no sólo cuando he pecado, que se me abren como dijo la serpiente, por el arrepentimiento. Sino que el Señor me mantuviera atento y despierto incluso cuando estoy en camino con Él. El evangelio de este domingo de los discípulos de Emaús plantea y responde mi inquietud: me invita a imitar la Fe y ánimo de Cristo ante el cansancio de los discípulos, que no apreciaban con quién estaban hablando. ¡Oh, Jesús y María, auxilio de los pecadores y consuelo de los afligidos, que sea como vosotros, fuerte en la debilidad!

-------------------------

José Manuel Campos Gallardo, le agradezco que haya compartido sus pensamientos sobre el tema.

En una homilía de este domingo, oí al sacerdote hablar sobre cómo cuando era joven en cuanto entraba en su habitación sabía si su madre estuvo allí o no, simplemente porque ella habría ordenado ciertas cosas o doblado su ropa, por ejemplo. De la misma forma, sin ver al Señor, nos podemos dar cuenta en nuestras vidas de Su Presencia, si Le amamos.

Y cuando no gocemos por nuestros sentidos de Su Presencia, sigamos haciendo lo posible para agradar al Señor. En el siguiente post comentaré algo más sobre la necesidad de poner de nuestra parte en la vida espiritual. Un saludo.
09/05/11 5:42 AM
  
anarico
Estimada, anímate, que te echamos de menos, en el cónclave milagrero.

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!

-----------------------

Anarico, muchas gracias por su continuado apoyo del blog. Lo aprecio mucho y también le deso una ¡Feliz Navidad!
13/07/11 6:45 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.