Esperaban el martirio, pero no estas otras pruebas

Llenos de confianza, S. Juan y Santiago pidieron al Señor puestos de honor en Su Reino, y en respuesta, según el Evangelio del XXVIII Domingo de Tiempo Ordinario, Jesús les pregunta:“¿Sois capaces de beber el cáliz que voy a beber…? (Mc. 10, 38) Para agradar al Señor, eso precisamente le pidieron los 6 sacerdotes jesuitas y 2 laicos asociados a ellos que fueron martirizados en Norteameríca de 1642 a 1659. Escribe el P. Juan de Brebeuf:

“Dios mío y salvador mío, ¿qué podré ofrecerte a cambio de todo lo que Tú has sufrido por mí? Quisiera alejar de Ti el cáliz e invocar tu nombre… Mi Señor Jesús, yo hago voto solemne de no rechazar de mi parte la gracia del martirio si, en tu bondad infinita, un día cualquiera me la llegaras a conceder a mí, tu indigno servidor… Y en consecuencia, Jesús mío, yo te ofrezco alegremente desde hoy mi sangre, mi cuerpo y mi alma, de suerte que yo pueda morir sólo por Ti, si Tú me concedes esta gracia, Tú que te has dignado morir por mí. Hazme capaz de vivir de tal manera que Tú puedas finalmente otorgarme esta muerte“.

El Señor les preparó a esos 8 mártires para que fueran capaces de beber Su Cáliz, llevándoles por caminos que no se esperaban.

——————————————-

1) René Goupil (1608-1642)
Aunque quiso hacerse jesuita, no fue aceptado en varias ocasiones por enfermedades que sufrió y por eso sirvió a los jesuitas como seglar. Pero, tras ser capturado, poco antes de su martirio, pidió al P. Isaac Jogues tomar los votos simples de la Sociedad de Jesús.

2) P. Isaac Jogues (1607-1646)
Le pidió al Señor: “Señor, dame a beber abundantemente el cáliz de tu pasión” y fue capturado y torturado, pero no le mataron entonces y escapó a Francia casi un año después. Deseó volver y antes de partir por última vez, confió a un amigo: “Me tendría por feliz si el Señor quisiere completar mi sacrificio en el mismo sitio en que comenzó. […] Rece para que Dios me una a Él inseparablemente.”

3) Juan Lalande (?-1646)
En 1639, unos laicos quisieron ofrecerse a servir para siempre a los jesuitas en Nueva Francia, pero no fueron aprobados hasta 1644. Se les pidió no tomar votos ni llevar hábito, y se añadió que podrían ser despedidos y que no esperaran nada a cambio, excepto cuidados en caso de enfermedad o de vejez. S. Juan Lalande aceptó los cambios y sirvió lealmente al P. Isaac Jogues, acompañándole en el martirio (muriendo al día siguiente).

4) P. Antonio Daniel (1601-1648)
Poco después de llegar a Huronia, se enteró de que un hurón a quien había educado en Francia con los jesuitas había perdido la fe. Pero, organizó una escuela para otros jóvenes hurones. De los 12 que se apuntaron, sólo 3 partieron, al cambiar de opinión las demás familias. En dos ocasiones no pudo continuar sus viajes misioneros por la guerra entre las tribus indígenas y por enfermedad. Pero, dió muestra de su valor al morir intentando salvar a los hurones de los iroqueses que les atacaban.

5) P. Juan de Brébeuf (1593-1649)
Comienza sus instrucciones a los misioneros con: “Deben amar a estos hurones, rescatados por la sangre del Hijo de Dios, como hermanos.”, pero también da consejos muy prácticos tras haber experimentado de primera mano lo duro que era viajar con los hurones, durmiendo a la intemperie y sin poder comunicarse bien con ellos. Al principio no querían llevarle por su gran tamaño.

Aconseja no hacerles esperar al embarcar, comer lo que se les ofrezca y “todo lo que puedan, porque podrían no comer de nuevo por horas”, comer al amanecer porque los hurones sólo comen al amanecer y al ponerse el sol cuando están de camino, “No hagan muchas preguntas, el silencio es oro” y mostrarse siempre alegres, ayudando con la carga del viaje.

También recomienda: “No comiencen a remar a no ser de que tengan siempre la intención de remar”. Este santo comenzó a remar por el Señor y no dejó de hacerlo, sin dejar de predicar a los que le torturaron terriblemente.

6) P. Gabriel Lalemant (1610-1649)
Estudió el idioma de los indios amaericanos en preparación para una extensa labor misionera, pero fue martirizado a los seis meses de llegar a Huronia. Estuvo con el P. Brébeuf sólo un mes antes de ser martirizados los dos. No tuvo buena salud a lo largo de su vida, pero sufrió largas horas de tormento, falleciendo horas después del P. Brébeuf.

7) P. Carlos Garnier (1606-1649)
Escribió: “En este país nos consideran plagas – todos nos miran como si fuéramos a matarles… nos urgieron a sacar esa plaga del país” (Carta de 1638), refiriéndose al sarampión. A pesar de tener formación como cirujano, escribió: “No practico la cirugía, sino que me ocupo de una multitud de pequeñas heridas y quemaduras.” Lamenta además la soledad de los misioneros, que apenas se ven.

“En Francia piensan que tenemos mucho tiempo libre (aquí) para dedicar a nuestros amigos, y en eso se equivocan. Con frecuencia no puedo encontrar 15 minutos para estudiar durante el día por la frecuentes visitas que tengo que hacer y las muchas interrupciones de los indios cuando estamos en nuestra cabina […] Acabamos de empezar a recobrar el aliento y se equivocan los que piensan que lo único que tenemos que hacer para convertir a los indios es enseñarles un crucifijo. Es más difícil de lo que piensan.”

8) Natalio Chabanel (1613-1649).
A pesar de tener muy buena memoria y haber sido profesor de retórica en Francia, tuvo mucha dificultad aprendiendo los idiomas de los indios americanos y tras 5 años de estudio apenas se podía hacer entender, lo cual le humillaba mucho. Sus últimas palabras fueron: “Esta vida vale poco; en cambio, la felicidad del cielo no me la podrán arrebatar los iroqueses”, pero fue un hurón apóstata el que le mató.

—————————————————–

A pesar de todas las dificultades que enfrentaban, escribían: “el principal obstáculo es la dificultad en que nos encontramos de rezar y de conseguir un poco de descanso lejos del ruido. También está la deprivación de la Misa, que o no podemos celebrar o sólo rara vez.” Esos mártires deseaban el martirio, pero lo buscaron obedeciendo en lo posible al Señor primero en lo pequeño,, en los deberes cotidianos y las frustraciones que podemos experimentar sin siquiera salir de casa, aceptando las propias limitaciones y debilidades.

[Foto del santuario de los mártires en Auriesville (EE.UU.), donde fueron martirizados: Andrew Balet en Wikimedia Commons]

[Más detalles en inglés de las vidas y martirios de los mártires haciendo click sobre sus nombres (fuentes de información del post)]


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Tiene deseos de beber el cáliz del Señor? Si es así, ¿cuál es el principal obstáculo que encuentra para hacerlo? ¿Cree que uno puede merecerse el martirio?

Mañana: Sta. Irene – “’Sí podemos’” (Mc. 10, 39)

19 comentarios

  
Juanjo Romero
Mª Lourdes, glup..., permíteme que no responda a bote pronto.

Y en otro orden de cosas, gracias por el post, yo no conocía la historia de estos hermanos mayores. Ayer me dí cuenta de la importancia que tienen, era el tema común de la blogosfera católica-USA.
20/10/09 7:40 AM
  
Norberto
ML
Hay que estar dispuestos a dar la vida por el Señor,pero no todos de modo violento,solo los que Dios tenga en sus designios.Hace unos días comentábamos acerca de Theresita,y,ella sin salir de un convento vivió el martirio de uan manera callada.El sufrimiento no se lo ocasionaban los indígenas canadienses,hurones o iroqueses,sino que eran ...sus propias hermanas.
El martirio callado,sacrificado por darnos a los demás,sin esperar recompensa,ése es nuestro martirio y nuestra ofrenda;lo otro,estar abiertos pero pasando por el martirio diario y oculto,siempre alegres,además,que la alegría contagia evangelio.
20/10/09 9:09 AM
  
Norberto
Por cierto ML,en latin la Compañía de Jesús se traduce por Societatis Iesu, pero en español se dice Compañía,que era el término de origen militar que el antiguo capitán,Ignacio,quería para los suyos,como soldados de Xto. y de la Iglesia.Disculpas.
20/10/09 9:13 AM
  
rojobilbao
Beber de ese cáliz no es fácil y desearlo es una osadía y roza lo sacrílego. Pues debemos evangelizar aunque nos cueste la vida, pero no buscar nuestra muerte evangelizando.
20/10/09 9:26 AM
  
Norberto
rojobilbao
El cáliz lo bebemos cada vez que comulgamos,no hay sacrilegio posible;otra cosa es buscar la muerte por la muerte misma como plena justificación,eso es masoquismo y...sacrilegio.
20/10/09 10:34 AM
  
luis
Como decía un personaje de Flannery O'Connor, "she could never be a saint, but she thought she could be a martyr if they killed her quick", en lo posible sin enterarse demasiado.
20/10/09 3:22 PM
  
Norberto
Como todo el mundo no es angloparlante:
"Ella nunca podría ser una santa, pero pensó que podía ser una mártir si la mataran rápido",ironías británicas.
20/10/09 4:01 PM
  
Norberto
Perdón socarronería irlandesa,O´Connor...irish lastname (apellido irlandés).
20/10/09 4:06 PM
  
María Lourdes
Juanjo Romero, sí, ayer se recordó en la Misa a estos santos en los EE.UU., pero en España quizás se recordó a S. Pedro de Alcántara, cuya fiesta es el mismo día. Un saludo.
20/10/09 4:12 PM
  
María Lourdes
Norberto, lo que dice me recuerda también a S. Antonio de Padua, que se hizo franciscano tras ver pasar por su ciudad los cuerpos de los primeros mártires franciscanos. Quería ser martirizado también, pero el Señor tenía otros planes para él y tras enfermarse y naufragar, vivió bastantes años oculto y desconocido en Italia hasta que el Señor dispuso dar la sabiduría de este santo a conocer.

Gracias por ahorrarme el trabajo de traducir la cita de Luis y también por la corrección sobre la Compañía. Un saludo.
20/10/09 4:16 PM
  
María Lourdes
Rojobilbao, leyendo la ofrenda que hizo de sí mismo S. Juan de Brebeuf al Señor, sí hay mucha osadía santa tan lleno estaba de amor de Dios ese santo, pero se nota también que se abandona en las manos del Señor. En ese tiempo, no era de extrañar a nadie que los misioneros podrían ser martirizados en esos territorios tan nuevos para los europeos. El Señor concedió la vocación a personas generosas, gracias a quienes se evangelizó dando buen ejemplo a los indios americanos.

No eran temerarios, buscando su muerte. S. Isaac Jogues rezó antes de fugarse al encontrar una oportunidad para hacerlo, pero por obediencia a sus superiores aceptó volver. En el fondo lo deseaba, pero consiguió el martirio obedeciendo. Un saludo.
20/10/09 4:24 PM
  
María Lourdes
Luis, me gustó la cita. Si uno lee los detalles atroces del martirio de algunos de esos santos (como S. Juan de Brebeuf), quizás se acobardaría uno de desear el martirio. Algunos murieron enseguida de un golpe, pero otros tras horas de intensos sufrimientos. Dios sabe de qué estamos hechos y los límites de lo que podemos aguantar. Un saludo.
20/10/09 4:26 PM
  
fan
Norberto
Gracias por la explicación que me dio en el artículo del Masón y Sta Teresita, perdone que hasta ahora no me haya sido posible agradecérselo.

María Lourdes
Tomar el cáliz de la forma en que lo hicieron estos santos espero que no llegue.
El cáliz del día a día siempre estoy pensando en descansar de él, este cáliz me supone no tener tiempo para lo que me gusta y llena, al comienzo del día tengo que hacer grandes esfuerzos para empezar otra vez la rutina, es un cáliz del que podría alejarme con facilidad pero pienso ¿Tengo derecho a desaprovechar los talentos que Dios me ha dado?
20/10/09 5:29 PM
  
Norberto
fan

Un placer haberte ayudado algo.
20/10/09 6:29 PM
  
Laurel
Creo que sufrir una enfermedad con amor al prójimo y dulzura puede ser tan difícil y meritorio como sufrir el martirio. Yo no deseo el martirio, y espero no tener que pasar por él, pero sí deseo coger la cruz de cada día para amar al prójimo y a Dios. La cruz de cada día se aligera mucho llevándola movidos por la Caridad, y con Fe y Esperanza, y si algún día llega el martirio, no tengo madera de heroína pero sí de hija, por lo que espero de Dios que nos dé fuerzas para esa hora y consuelo, como se lo dio a San Esteban.
Saludos
20/10/09 6:47 PM
  
María Lourdes
Fan, no por nada nos dijo el Señor que para seguirle nos negáramos y tomáramos nuestra cruz cada día. Un sacerdote me dijo una vez que lo que espera el Señor de mí como madre es que cumpla mis obligaciones lo mejor posible precisamente en esa rutina de cada día que menciona... aunque la verdad es que cada día tiene sus propios desafíos por mucha rutina que haya. :) Esa pregunta al final de su comentario me anima mucho a mejorar. Gracias por compartirla.
20/10/09 11:08 PM
  
María Lourdes
Laurel, "no tengo madera de heroína pero sí de hija" me recuerda esta canción:
En un comienzo nada fue,
solo la idea y nada más,
tantos temores había que enfrentar...
la luz que le brillaba me daba el valor.

Hoy ya no es un ideal,
es una inmensa realidad.
Yo necesito de un amigo al caminar
y creo que al fin lo encontré.

Coro: Señor, quiero ser madera,
madera que sustente tu dolor,
la leña que avive tu fuerza y tu calor,
madera que reviva contigo en la cruz.

Señor, ya tiene un lugar.
Yo necesito más de ti.
Ayúdame a ser más pequeño para así
seguirte con entero corazón.

Desde la cruz me ayudarás,
a comprender mi realidad,
quiero cargar contigo aquella cruz,
la cruz de mis pecados y mi salvación.
Un saludo.
20/10/09 11:20 PM
  
Laurel
Una canción muy hermosa. No la conocía. Gracias
23/10/09 7:34 PM
  
María Lourdes
Laurel, de nada. Me alegro que le gustó. Siento que no pude encontrar más que la letra. Espero que en alguna ocasión oiga la música también. Un saludo.
23/10/09 9:51 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.