¿Cuál es el secreto del florecimiento humano?: Seguir la Ley de Dios

¿Cuál es el secreto del florecimiento humano?: Seguir la Ley de Dios

«La Ley de Dios no nos constriñe, sino que nos libera».

Hace poco participé en una reunión en la que un amigo judío habló sobre el Libro del Éxodo. La discusión, que era parte de un curso ocasional llamado «Un recorrido a pie por la Biblia», fue extremadamente interesante, y como sucede a menudo, cristalizó ciertos pensamientos propios sobre lo que el libro del Éxodo tiene que decirnos.

En primer lugar, Éxodo es la historia del paso de la esclavitud a la libertad. Los Hijos de Israel escapan a la tiranía de Faraón y se encuentran con Dios en el Sinaí, quien les da la Ley. La Ley no debe ser entendida como una forma más de tiranía, sino que la Ley representa una libertad que contrasta marcadamente con la esclavitud de Egipto. Hoy en día parece que pensamos en cualquier ley como una imposición, pero este no es el caso de la Ley de Dios. La Ley de Dios no nos constriñe, sino que nos libera, porque dentro de los límites de la Ley encontramos un lugar para florecer; fuera de la ley solo hay anarquía y esclavitud al pecado.

Lo siguiente que se me ocurre es que la Ley dada por Dios es un signo de su amor por todos nosotros; además, al guardar la Ley, mostramos nuestro amor por Dios. Entonces, si queremos reducir el impacto de la Ley, le estamos pidiendo efectivamente a Dios que nos ame menos. Si vemos el amor y la misericordia de Dios como algo distinto de su ley, estamos cometiendo un grave error; más bien deberíamos ver el amor y la misericordia de Dios como la encarnación de Su Ley. Rechazar la Ley es rechazar un signo, un signo importante, del amor de Dios.

Por supuesto, ningún católico podría rechazar la Ley, es decir, los Diez Mandamientos y las leyes éticas que se dan en Éxodo. Pero ciertamente hay una tendencia en el catolicismo contemporáneo que se asemeja al laxismo del pasado, una tendencia a buscar lagunas en la Ley y una tendencia a explorar vías de escape de lo que la Ley exige de nosotros. Esto va con una proclamación menos que robusta de la Ley como un desafío para todos nosotros para amar a nuestros congéneres humanos y amar a Dios. En una época que siempre habla de objetivos, algunos quieren establecer un listón más y más bajo. Nada de esto concuerda con lo que el salmista tiene que decir: «¡Oh, cuánto amo tu ley! Medito tu ley día y noche» (Salmo 119, 97). ¿Cuándo fue la última vez que escuchó un sermón que elogió la belleza de la Ley de Dios? Después de todo, la Ley del Señor es perfecta y revive el alma (Salmo 19,7).

¿Podemos tener demasiada ley? Bueno, ciertamente podemos tener demasiada regulación humana, como los Evangelios aclaran; ¡pero la Ley del Señor es un asunto completamente diferente! Como Mateo 5,18 aclara, ni una jota ni una tilde de la Ley pasará. En cuanto a la alternativa a la Ley de Dios -la cultura de todos por sí mismos, y la soberanía del individuo no estará encadenada por ninguna referencia a la verdad- esa no es una imagen atractiva.

Soy plenamente consciente de que todos estos pensamientos se encuentran en el texto de Veritatis Splendor, la gran carta de San Juan Pablo II. ¡Debo volver a leerla pronto!

4 comentarios

Alejandros
Fenomenal articulo.
Si quieres salvarte cumple los Mandamientos.
Amar es cumplir los Mandamientos.
Evangelio de hoy
S. Juan 15,9 »Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. 10 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11 Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. 12 Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. 13 Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. 14 Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. 15 Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes. 16 No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. 17 Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros.
6/05/18 7:30 PM
Luis Ignacio
Así de sencillo. Este artículo, sobre el efecto liberador de la ley del Señor, debería ser meditado por todos los alumnos de primer curso de seminario y de noviciado. ¡Cuántos pastores y "prepósitos generales" no lo han asimilado!
7/05/18 1:28 AM
Filomeno
Estoy totalmente de acuerdo con lo que dicen Luis Ignacio y Alejandros, los mandamientos de la Ley de Dios son la base de la Ley natural, y están puestos por el Señor, para que cumpliéndolos, seamos felices ya aquí en este mundo y después en el Cielo....estoy convencidísimo de que es así
7/05/18 6:23 PM
Marcelo
Editado
No admitimos comentarios de hijos espirituales de deicidas.
10/05/18 1:10 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.