Poner límites a Dios

Desde el momento de mi retorno a la fe, lo único que he deseado es que otros experimenten la alegría y la verdad que da vida de la Iglesia Católica, que sepan que los muertos pueden resucitar, que consideren en profundidad el auténtico significado de «con Dios todo es posible».

Como probablemente sabrán, este apostolado ha sido en parte silenciado públicamente esta semana. Esto es debido a que se ha desarrollado una situación de la que debo informarles. Implica los pecados de mi vida pasada previos a mi regreso a la fe católica. Sabemos de muy buenas y autorizadas fuentes que la archidiócesis de Nueva York está recogiendo y preparando para filtrar discretamente detalles de mi vida pasada, con la intención de desacreditarme públicamente, así como el apostolado y el trabajo que hacemos aquí.

Nunca he mantenido en secreto que mi vida previa antes de ni reconversión fue extremadamente pecaminosa. He dicho muchas veces –en público. Que estaba en estado de pecado mortal, y si yo hubiera muerto, habría sido condenado. También revelé que esos pecados eran de naturaleza sexual y que ocurrieron durante un periodo de tiempo prolongado. No revelé la naturaleza específica ni los detalles de los pecados, porque cuando regresé a casa, a la Iglesia, no creí que una confesión pública completa  fuera necesaria para empezar a proclamar la gran misericordia de Dios.

Quizás eso fue mal cálculo. Sinceramente no lo sé. Quizás a lo largo de estos años debería haber dado más detalles. Eso pienso ahora, pero haré más que eso en un momento.

Sea como sea, revelaré que durante la mayor parte de mi vida como treintañero, estuve confuso sobre mi propia sexualidad, viví una vida de relaciones de convivencia con hombres homosexuales. Exteriormente, viví ese estilo de vida y contribuí al escándalo, además de los propios pecados sexuales. En mi interior yo me sentía en profundo conflicto con todo ello. Durante gran parte de mis veinte años, tuve también frecuentes relaciones sexuales tanto con hombres como con mujeres adultas.

Esos son los pecados en esa área de mi vida pasada que ahora admito y asumo públicamente. Fue antes de mi regreso a la fe.

Desde mi reconversión, abjuro de todos esos pecados, especialmente dentro del mundo de otros muchos y muchos pecados que he cometido que no tienen nada que ver son la sexualidad. Sucumbí a las grandes penas de mi juventud buscando solaz en la lujuria y, en el proceso, rendí mi masculinidad.

Muchos de ustedes conocen la historia de las oraciones, sacrificios y súplicas de mi madre a Dios en mi nombre, para que dejara mi vida pecaminosa y regresara a la Iglesia. Como último recurso, rezó para que se le diera cualquier sufrimiento necesario para que se me concediera la gracia suficiente para convertirme.  Poco después de esa oración se le detectó un cáncer de estómago en sus primeras etapas de desarrollo, del cual murió unos pocos años más tarde.

Durante el último año de su vida, comencé a cambiar empezando a frecuentar los sacramentos más a menudo. Cuando mi madre murió, prometí ante sus restos mortales que cambiaría. Dije, "Mamá, todo lo que has pasado por mí no será en vano". Regresé total y completamente a la Fe y casi dos años más tarde comencé con este apostolado.

Estaba emocionado, sobrepasado de gratitud por lo que Dios había hecho por mí a través de mi madre y su sufrimiento. Él me había rescatado de una horrible y miserable oscuridad espiritual en la que había perdido toda comprensión de mí mismo. Para entender la gran misericordia de Dios, deben darse cuenta de la auténtica profundidad del mal en el que yo había caído. Fueron días, años espantosos.

Sufrí mucho para superar el daño durante mi infancia y juventud, y en lugar de encomendarme a Dios en mi juventud, sucumbí a la carne y morí espiritualmente. Me estremezco cada vez que pienso cuál habría sido mi suerte si llego a morir en un accidente de tráfico o algo así.

Renuncié a mí mismo, a mi masculinidad, mi identidad, la comprensión de mí mismo, mi propia dignidad de católico bautizado. Como he dicho públicamente, sin entrar en detalles, viví una vida horrible y estaría en el inferno si hubiera muerto antes de volver a la fe.

Quisiera detenerme un momento para disculparme con todo aquel que se haya sentido herido de algún modo por todo esto. No tenía intención de engañar. Solo que no vi la necesidad de dar detalles de pecados pasados para hablar a la gente de la fe. Pensé que era suficiente con confesar el hecho predominante y verdadero de que había llevado una vida horrible, y que se me había dado, a través de los esfuerzos de mi madre, la gracia suficiente para volver a casa como un hijo pródigo.

Desde el momento de mi retorno a la fe, lo único que he deseado es que otros experimenten la alegría y la verdad que da vida de la Iglesia Católica, que sepan que los muertos pueden resucitar, que consideren en profundidad el auténtico significado de “con Dios todo es posible”.

Todo es posible. “Aunque tus pecados sean rojo escarlata, los haré blancos como la lana”. Incluso las cosas aparentemente más difíciles, las que-nunca- pueden-ocurrir ni tras un millón de intentos. Todas las cosas son posibles. No hay nada imposible para Dios. Él puede restaurar incluso tu sexualidad confundida y anteriormente destrozada. No importa el área, el pecado, la profundidad de la oscuridad más profunda, no hay ningún lugar al que Dios no pueda llegar y rescatarte.

Lo hizo con innumerables hombres y mujeres de vidas horribles y que se convirtieron en santos: Pablo, Agustín, Ignacio, Margarita de Cortona, la santa patrona de prostitutas conversas.

La Iglesia está llena de historias así, tantas que se podría casi decir que parece que la misión de la Iglesia es recoger pecadores miserables y convertirlos en santos. ¡Pero esa es exactamente la misión de la Iglesia!

Hay poder real en la Cruz. No es solo versos bonitos y letra de canciones de Misa. “Alzad la Cruz de Cristo”, efectivamente. San Pablo lo vio en el preciso momento en que dejó de asesinar a los primeros católicos. No me estoy retratando como un santo, pero lo que quiero es decirles que todo lo que se refiere al poder transformador de la fe es real. Es verdad. Yo sé que es verdad.

A través de las enseñanzas de esta Santa Iglesia Católica fundada personalmente por el Hijo de Dios en San Pedro por mi salvación, la salvación de ustedes, a través de sus sacramentos, su poder intrínseco, me fue devuelta la masculinidad que había desperdiciado.

Fui devuelto a la vida. Es cierto, en toda su extensión. Y cuando lo sabes, lo sabes, y quieres que todo el mundo lo sepa. Y quieres que nada los detenga de saberlo como tú lo sabes.

Es libertad. Es alegría.

Desde el principio de nuestra historia, todo lo que hacemos ha sido objetivo del Diablo. Me ha puesto tantos obstáculos que casi no puedo recordarlos. Su objetivo ha sido bloquearnos y finalizar esta misión porque constantemente hablamos de la Gloria de la Iglesia Católica y su poder dador de vida. No quiere que se oiga ese mensaje. Quiere que la gente caiga en la trampa.

Como líder de este apostolado, he cometido muchos errores y he dado pasos en falso, pero por lo que se refiere a este punto concreto, fue un error no haber revelado esto antes. No lo hice para engañar, sino porque no comprendí la necesidad.

Ahora lo veo: estaba poniendo límites a Dios, restringiendo, poniendo obstáculos a la Buena nueva de su poder salvífico. No solo me ha salvado de una mala vida. Decir eso es demasiado general. En términos mucho más concretos, Él llegó hasta las poderosas aguas oscuras, la tempestad, un mar de pecados, y me sacó de allí. Porque nada es imposible para Dios. Nada.

No sé cómo acabará todo esto. Es difícil hablar de ello, y más que desagradable el recordarlo. Pero son pecados del pasado. Esta es una vida nueva, un hombre nuevo, como dice san Pablo.

Esta es la razón por la que, estando en Fátima hace cinco años, aproveché el momento para consagrar específicamente mi castidad a Nuestra Madre Bendita. Le pido a Ella que consagre y proteja esa virtud que yo había profanado.

Desde el primer momento, este apostolado ha sido puesto bajo la protección de Nuestra Madre Bendita y de san Miguel que venció en el cielo, en la tierra y para toda la eternidad. Y para que no se le olvide: tú le dañarás en el calcañar y Ella te aplastará la cabeza.

Nunca dejaremos de declarar estas verdades, las glorias de la fe católica, pase lo que pase. Si todo esto es amenazado por haber revelado mis pecados del pasado, por favor rezad para que se haga la voluntad de Dios.

Gracias por sus oraciones, su apoyo y su comprensión, así como por la medida del perdón que están preparados para brindarme.

 

Michael Voris

Traducido por Cristina Moreno Alconchel, del equipo de traductores de InfoCatólica

Publicado originalmente en Church Militant

21 comentarios

Palas Atenea
Muchos conversos llegan cargados de pecados, pero eso no importa, si importara estaríamos hablando de otra iglesia porque la nuestra está abierta al arrepentimiento y a la purificación mediante la penitencia. Cualquier testimonio de este tipo es bienvenido y, si el arrepentimiento es sincero sacar la vida pasada para desacreditar a un verdadero converso podía anular el testimonio de San Pablo y San Agustín.
Rezaremos por ti, pero no es costumbre entre los católicos echar en cara de los confesos los pecados anteriores a su confesión, quien haga eso no es católico. Que Dios te sostenga en tribulaciones y cuenta con mis oraciones, hermano.
26/04/16 12:28 PM
antonio
Bienvenido, que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.


Un abrazo.
26/04/16 12:40 PM
jj
Es gravísimo y humillante que, por defender los fundamentos de la Fe, este hombre se vea amenazado por parte de la Iglesia con la intención de destruir su fama, y así no tenga más remedio que adelantarse y reconocer unos pecados por los que ya pidió perdón a Dios.
Tremendo de lo que son capaces los defensores de la falsa misericordia, y en nombre de ella.
26/04/16 1:04 PM
Rafa
Pues creo que este es un magnífico ejemplo de aquéllo de "quién soy yo para juzgar", del poder transformador de la gracia que expone hoy LF en su blog y de que Dios escucha siempre la oración y las lágrimas de una madre. Bienvenido a casa. Que Dios te bendiga.
26/04/16 1:15 PM
JUAN NADIE
Si lo que dice este hombre es cierto, y lo parece, en la diócesis de NY hay un hatajo de canallas. Y el responsable en cuanto esto es de dominio público es su Obispo.
¿Es esta la misericordia de la Iglesia?
¿Machacar a uno que se convierte y que es un magnifico ejemplo para los de dentro y los afuera?
26/04/16 1:35 PM
antonio
"Rezaremos por ti, pero no es costumbre entre los católicos echar en cara de los confesos los pecados anteriores a su confesión, quien haga eso no es católico. Que Dios te sostenga en tribulaciones y cuenta con mis oraciones, hermano."


No me habia dado cuenta!!!!!!!Misericordia y te pegan con un látigo!!!!!!!
26/04/16 2:12 PM
millan
Boris es muy valiente en denunciar a obispos y sacerdotes herejes o inflitrados,y tiene muy buena formacion que a conocer en internet, pero deberia haber prevenido que lo iban a tratar de destruir. Lo seguia en sus videos Vortex y antes, pero Boris tiene algo que se concentra en sus videos y noticias en lo oscuro y lo malo (que esta muy bien denunciar pero a la larga termina destruyendo la esperanza).Es "la hora de los laicos" decian pero cuando un laico se despierta y ve la crisis de la Iglesia y trata de hacer algo LO PERSIGUEN parece pasa en muchas partes del mundo. Gracias a Infocatolica porque es un lugar donde muchos nos informamos de lo que ocurre ...si no hubiera estos medios muchos perderian la FE
26/04/16 2:35 PM
Almudena1
Que escriba al Papa inmediatamente y cuente cómo está siendo amenazado con airear sus pecados pasados. Esto, de ser cierto del todo, me parece mucho más grave aún que todo lo que pudiera haber hecho el bueno de Michael Voris.
26/04/16 5:20 PM
Palas Atenea
Antonio: Me pregunto si te enseñaron a leer. ¿Dónde ves el látigo?
26/04/16 5:52 PM
Jorge
Llevo tiempo siguiendo Church Militant, así como infoCatólica, debido a la labor de apologética católica que desempeñan, que considero imprescindible en los tiempos que nos ha tocado vivir.

Algunos critican el estilo claro y directo de Michael Voris y la labor de Church Militant, tanto desde sectores liberales como tradicionalistas de la Iglesia (por motivos opuestos, claro está). Aquí en Estados Unidos es una de esas figuras con las que no hay medias tintas...muchos obispos, incluso algunos que consideraríamos ortodoxos, le acusan continuamente de falta de caridad.

Cuando vi el video en Youtube donde hace público su pasado homosexual, enseguida me vinieron a la mente todos sus videos donde critica ferozmente la actividad homosexual dentro de la Iglesia. De pronto, se entiende perfectamente el porqué: el que ha sido durante tantos años esclavo voluntario de ese tipo de vida y conoce bien el daño que hace al alma, no es de extrañar que lo repulse con toda su firmeza. Es la reacción del que entiende perfectamente que la gran mayoría de gente que cae en esa red es para no salir nunca más, y que la única forma de hacerlo es por una conversión profunda por la gracia de Dios.

¿Falta de caridad? En absoluto. Falta de caridad sería haber sido rescatado de ese estilo de vida y no hacer lo posible para que otros en esa situación sepan que están condenándose a sí mismos y que la conversión es posible.

La caridad mal entendida está haciendo estragos en nuestra Iglesia.
26/04/16 6:19 PM
jb
Benditas sean las madres. !Oíd madres!

Hay purpurados rosas que me traen morado, y, algunos llevarán a muchos a la perdición.
Cuántos Homosexuales se perderán porque esos simpáticos y "misericordiosísimos" jerarcas les abren la fatídica puerta ancha.
26/04/16 6:38 PM
Lego
Jorge: le encuentro mucha razón a lo que Ud.señala.

Rogaré por Michael Voris, a San Miguel Arcángel.
27/04/16 1:15 AM
antonio
Estimado Michael Voris, durante el día estuve pensado en ti,sinceramente me alegro, pero mucho, que hayas encontrado el camino de la Verdad.Yo también soy un converso, y también bien arrepentidos, tengo mis pecados,me han hecho sufrir mucho!!!hasta los 32 años, San Agustin es el que le pedia a Dios que lo hiciera casto pero no ahora, pero después es San Agustin, el que dice que no hay pecado que cometa un hombre, que no cometa otro hombre, no se si leeras está página, como Tony de New York, pero puedes comentar, por lo menos me agradaria, que estes en el conjunto de comentaristas defensores de la Verdad.Como Palas voy a Orar por ti y por tantos.
Muchas Gracias por existir.
27/04/16 2:26 AM
Gerardo
Mis respetos, sigue adelante me hacen muy bien tus análisis en videos Que Dios te bendiga
27/04/16 5:27 AM
Juan Carlos Pérez
¿porque sera que muchos conversos queremos ser mas directos, claros y exigimos eso de la Iglesia que muchos que han sido catolicos de toda la vida? bueno en mi paso por el protestantismo eso admiraba de los lideres pentecostales no se mordian la lengua para hablar de lo que creian aunque los oyentes fueran hostiles en su mayoria. Felicito a Vortis y a pesar que mi ingles es malo me encanta su sitio churchmilitant.com que Dios lo haga crecer en fe.
27/04/16 5:42 PM
Pararrollos
Sigo desde hace tiempo a Michael Voris y aplaudo su valentía. He admirado con cierta envidia no escuchar en nuestro país laicos con esa forma contundente de comunicar. Sin medos y sin prejuicios. Y me cuesta creer que en la archidiócecis de Dolan alguien se pueda dedicar a sacar los trapos sucios de este periodista que, al fin y al cabo, no debería ser para ellos más que otro feligrés. Máxime cuando el secreto de confesión es inviolable y entiendo que la predicación del Evangelio y la administración de los Sacramentos deberían ocupar todo su tiempo. Además, precisamente ese país ha sido profundamente afectado por el comportamiento infame de sacerdotes y durante muchos años. Tal vez no aplicaron la misma diligencia en desterrar esa vergüenza que en hacer el informe de este seglar. En fin, seguiremos los acontecimientos. Jeremías 9:3. Por cierto, Palas Atenea, lo del látigo es algo figurado, tu comentario huelga.
27/04/16 7:06 PM
Oswaldo de la Rosa
Bienvenido el hijo prodigo. Hermano: No tengas miedo ninte atribules ante esas amenazas!! Ya Dios lo dijo: Yo estare con ustedes siempre.
Me alegra mucho tu valentia para mostrar tus pecados sin ser necesario ya que Dios ya habia perdonado tus faltas; pero bueno, a veces nos vemos forzados a ello por las circunstancias.. Oramos por ti Hermano...Veras que la misericordia de Dios puede derrotar cualquier intento de obstaculizar su Amor hacia nosotros....
27/04/16 9:50 PM
Mirna
Felicidades a este gran converso e impulsor de la fe catolica,.

El pasado de este gran hombre no es un caso excepcional, esta es la realidad del paganismo que sufre nuestros hermanos bautizados en Occidente, donde hay prosperidad y riqueza, el YUPI, es decir el joven que logro exito laboral y un cumulo de riqueza y comodidad esta muy expuesto a la depravacion sexual, y ya llego la hora de no escandalizarnos puesto que nuestros amigos, yo vivo en Suiza estan viviendo esa destruccion espiritual pero la esperanza de una conversion como la de Boris, nos abre los ojos sobre el valor del sufrimiento de una madre con cancer ofrecida a Dios y como la FE Y LACASTIDAD DONES que nos conduciran a recobrar la dignidad y la masculinidad o femeneidad, y esa valentia de consagrarse en estos tiempos a propagar la luz y la verdad cuando las tinieblas arrebatan la paz a nuestros jovenes y hermanos,

BIEN POR BORIS ESTA CONFESION PUBLICA SERA DE PROVECHO PARA MUCHOS PECADORES
28/04/16 10:12 AM
pamela
"Mamá, todo lo que has pasado por mí no será en vano"

Solo el Amor Verdadero; Sabernos Amados, es lo que hace posible, el Milagro de nuestra Redención. Y las Madres con su Amor... Hasta que duela (siguiendo el ejemplo de Jesús) saben esto y se unen al Sacrificio Redentor del Señor, para hacerlo Actuar.
Hay que ORAR como enseña Sta. Teresa. Con la Seguridad de Ser Amados por Dios, aunque no lo merezcamos; Humildes, Agradecidos y totalmente Confiados!
Todos somos Pecadores delante de Dios. Redimidos y muy Amados.
28/04/16 4:54 PM
Horacio Bojorge
El pasado pecador de Michael Voris le ha dado la autoridad para la misión que se le encomienda de enfrentar el submundo homosexual en jerarquías y filas católicas. Les habla un convencido del mal que es el mal del que ha abjurado. Les habla un iluminado que conoce bien las tinieblas de las que ha resurgido. Su abjuración califica su denuncia del mal, su acusación y su invitación a la conversión. San Agustín fue uno de estos y la Madre de Michael Voris (así, Madre con Mayúscula) Madre como Mónica, merece su puesto entre las madres de los apóstoles y los profetas. También la Madre del Padre John Corapi lo rescató de una vida desgarrada y vana.

Los que hurgaban el pasado de Mr. Voris para desacreditarlo, son desgraciados esclavos del Demonio de la Acedia, que el Señor ha querido denunciar mundialmente desde EWTN durante más de cinco años.
Arriba Michael y adelante. El Señor está contigo. Brilla en ti el poder del Espíritu Santo para resucitar a los muertos. Y lo sucedido en ti contigo, no sin ti, es al mismo tiempo motivo de acusación y condenación para el que no quiere convertirse. Otra vez, la conversión del buen ladrón convence de su pecado al malo endurecido en su maldad.
Padre Horacio Bojorge S.J.
15/09/18 1:43 PM
Horacio Bojorge
Y quiero agregar un apéndice a mi comentario.
Michael Voris es uno más de aquellos dichosos que habiendo estado en el fondo del mar y las tinieblas ha emergido a la orilla del bautismo y va camino a la derecha del Padre en la Gloria.
Esos que no saben alegrarse con su vuelta a casa, muestran haber estado en la luz un día, puesto que la conocen, pero han elegido vivir en las tinieblas pretendiendo ser a la vez, faros de luz.

A Michael Voris
Dichosos los que otrora sumergidos
en el fondo del mar de sus pecados
vuelto en tormento su placer malvado
volvieron a apreciar el Bien perdido.

Por el contrario pobres desdichados
los que teniendo el Bien de Dios en menos
prefieren embriagarse con venenos
y revolcarse en cienos de pecados.

Bienaventurado tú Michael Voris

Padre Horacio Bojorge S.J.
15/09/18 2:45 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.