Reverencia y reverencias

Las inclinaciones son muestra de respeto y veneración al pasar delante del altar, o son la forma en que el sacerdote debe rezar algunas oraciones en secreto para disponer su alma a lo largo de la Misa.

Centro de todo, protagonista absoluto de la liturgia, es Jesucristo y su Misterio pascual (cruz y resurrección) que se hacen presentes. Nada debe entorpecer esto, nada oscurecerlo, nada impedirlo.

Todo en la liturgia debe estar medido, y gozar de prudencia, discreción y sentido común, para que sólo destaque el Señor, ni siquiera el sacerdote que debe ser tan humilde que sea mediador, nada más, y se ajuste a las partituras de esta sinfonía, es decir, que se ajuste y realice todo y sólo lo que marcan las normas litúrgicas, sin las notas disonantes que a él se le puedan ocurrir y que chirrían en la liturgia. Así el propio sacerdote «desaparece» y se convierte únicamente en instrumento y servidor.

En el momento en que se reviste con las vestiduras litúrgicas para oficiar, él debe desaparecer, revestirse sólo de Cristo y no de sí mismo, y con profundo espíritu de fe, permitir que sólo Cristo sea el centro de todo: sus actitudes, su devoción, sus gestos e inclinaciones, su silencio y su mesura, permitirán que nadie se distraiga de lo fundamental, sino que todo transcurra, sin espectáculo alguno, en clima de fe sobrenatural. ¡Esto es profundamente «pastoral»!, porque esto sí conduce a todo el rebaño de Cristo a buscar y vivir sólo del Buen Pastor y apacentarnos en sus pastos, no en la hierba envenenada de los protagonismos, espectáculos y desacralización.

Ha de brillar la gracia, no el propio sacerdote. Ha de brillar el Misterio, no el sacerdote improvisando, alterando la liturgia, de modo desenfadado y casi vulgar, como en una feria popular, en una tómbola ruidosa y llamativa.

«La celebración litúrgica es canal y cauce de la gracia de Dios, lo que nos obliga a preguntarnos si en la celebración litúrgica se realiza esta comunicación misteriosa de la salvación de Cristo a los hombres; con otras palabras, la buena celebración litúrgica es siempre fructuosa, porque es siempre una celebración verdadera, que permite a la asamblea entrar en el propio perfeccionamiento, conociendo quién es uno y quién debiera ser. Pero esta fructuosidad presupone la ascesis de los celebrantes y de la asamblea y la confesión de la verdadera fe en el acto celebrativo, que da fuerza y creatividad, pues aparece no la exaltación del yo, el protagonismo, sino la adoración de Dios» (Fernández, P., La sagrada liturgia, 260).

Signo y ayuda para todo es seguir fielmente los libros litúrgicos; signo y ayuda es vivirlo con espíritu de oración, recitando con sentido, bien, despacio, consciente, las distintas oraciones y textos litúrgicos.

Pero hay otro signo y otra ayuda para la liturgia que es muy visual y no debe omitirse ni hacerse de una manera insignificante: son las inclinaciones.

Las inclinaciones son muestra de respeto y veneración al pasar delante del altar, o son la forma en que el sacerdote debe rezar algunas oraciones en secreto para disponer su alma a lo largo de la Misa. Cuando se hacen bien, ayudan al propio sacerdote a renovar la conciencia del ministerio tan santo que está realizando y los fieles palpan, visualmente, un clima sagrado de oración y adoración.

Tanto el Misal romano como el Ceremonial de obispos (n. 68) explican que hay dos tipos de inclinaciones, profundas y de cabeza.

La inclinación profunda es de cintura, más solemne; la otra inclinación es más sencilla, sólo se inclina la cabeza:

«Con la inclinación se significa la reverencia y el honor que se tributa a las personas mismas o a sus signos. Hay dos clases de inclinaciones, es a saber, de cabeza y de cuerpo:

a) La inclinación de cabeza se hace cuando se nombran al mismo tiempo las tres Divinas Personas, y al nombre de Jesús, de la bienaventurada Virgen María y del Santo en cuyo honor se celebra la Misa.

b) La inclinación de cuerpo, o inclinación profunda, se hace: al altar, en las oraciones «Purifica mi corazón» y «Acepta, Señor, nuestro corazón contrito»; en el Símbolo, a las palabras «y por obra del Espíritu Santo» o «que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo»; en el Canon Romano, a las palabras «Te pedimos humildemente». El diácono hace la misma inclinación cuando pide la bendición antes de la proclamación el Evangelio. El sacerdote, además, se inclina un poco cuando, en la consagración, pronuncia las palabras del Señor» (IGMR 275).

La inclinación profunda se realiza al pasar delante del altar durante la liturgia, o al acercarse y retirarse del Obispo (por ejemplo, para lavarle las manos…). También la inclinación profunda la realiza el sacerdote durante la Misa: antes del Evangelio, inclinado profundamente ante el altar, reza en silencio para proclamar dignamente el Evangelio («Purifica, Dios todopoderoso, mi corazón y mis labios…»). Asimismo, inclinado profundamente, después de poner la patena y el cáliz sobre el altar, antes de incensar y lavarse las manos, reza así inclinado en silencio: «Acepta, Señor, nuestro espíritu humilde…»

Evidentemente, y si se hacen bien, las inclinaciones profundas revelan el sentido sagrado de la liturgia así como su espíritu de oración.

Las inclinaciones sencillas, de cabeza, son una reverencia muy acorde con la santidad de la liturgia, cada vez que se pronuncia el nombre de Jesucristo (la conclusión de las oraciones, en el canto del Gloria, etc.), de la Virgen María (siempre se la menciona en la plegaria eucarística) o del santo del día que se celebra.

¿Pequeños detalles? Probablemente sí, pero, cultivándolos, se cuida la liturgia, permite que ésta aparezca como una acción sagrada, santa, cargada de espiritualidad y adoración y conduce, a sacerdotes y fieles, a una conciencia clara de estar viviendo algo más que humano (o festivo o de grupo), sino sobrenatural, divino, lleno de Dios.

¿Pequeños detalles? Sí, pero suficientemente importantes para captar lo que es la liturgia y arrinconar ya la secularización de la liturgia, las formas desacralizadas y hasta populistas de celebrar o la consideración de la liturgia como una catequesis, un mitin de propaganda de valores o un discurso moral:

«Se tiende a concebir la liturgia como anuncio y progreso moral o perfeccionamiento del hombre, olvidando que la liturgia al final, más que dirigirse a los hombres, se orienta a Dios y no sólo es expresión adecuada de la fe, sino sobre todo encuentro con Jesucristo y experiencia de su amor, de su gracia salvadora, que impulsa a la adoración. Es decir, lo definitivo es que la gracia, la acción del Espíritu Santo, transforme el corazón del hombre, es decir, la gloria de Dios es que el hombre viva. En este sentido es importante el respeto a la trascendencia del misterio que se está celebrando, logrando un ámbito en el que sea posible la plegaria o la relación con Dios que habla y escucha. Sería empobrecedor reducir el cristianismo a moral y la liturgia a un instrumento para inculcar la fe y las buenas costumbres, como sucedió en la Ilustración» (Fernández, P., La sagrada liturgia, 94).

 

Javier Sánchez Martínez, sacerdote

2 comentarios

Olga
muchas gracias Padre, por la información es de mucha ayuda para entender algunas acciones en la Santa Misa.
Continúe orientándonos. Bendiciones para Ud.
18/01/16 8:56 PM
alma
Cuando yo era niño; y nací en el 60; por lo que yo viví la nueva misa desde que tengo uso de razón.Cuantos cambios a "peor" he vivido; ningún parecido entre la nueva misa del inicio y la de ahora donde predomina sobre todo y bajo mi punto de vista la "desacralización".¿ Quién se arrodilla hoy en la consagración? quien hace la genuflexión cuando pasa ante el Sagrario? ¿Dónde están los "avisos de campanilla" aquellos que oía en mi niñez y me anunciaban que algo importante estaba ocurriendo?. Ahora; por lo que yo presiento y vivo; hay una parafernalia en torno al Misterio de la Misa ; fatua, innecesaria, llena de protagonismos innecesarios por fieles que parecen prescindir hasta del sacerdote que muchas veces queda arrinconado, esperando turno....La verdad con lo sencillo que todo seria si hubiese el respeto y la humildad precisa...Todo se ha reducido a cantar con director de orquesta a ver quien lo hace mejor; lo que raramente se alcanza; olvidando que a veces la mejor música es el "silencio" respetuoso; y así tantas cosas tantos pequeños detalles olvidados...que pena!. El mejor plan pastoral; sin ser ningún entendido en ello seria explicar las partes de la misa y su significado con un maestro de ceremonias que en vez de dirigir un mal coro, nos acompañase en los gestos y momentos de la Santa Misa.¡QUE SE TRATA DE DIOS! y no de una reunion asamblearia.....
21/01/16 8:51 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.