Benedicto XVI: «Solo la humildad puede encontrar la Verdad, base del Amor, del cual todo depende»

Mensaje por el 50º Aniversario de la Comisión Teológica Internacional

Benedicto XVI: «Solo la humildad puede encontrar la Verdad, base del Amor, del cual todo depende»

Benedicto XVI ha enviado un mensaje de saludo a la Comisión Teológica Internacional (CTI) con ocasión del 50º aniversario de su creación. El Pontífice emérito hace un repaso de la trayectoria de la Comisión constatado sus dificultades y señalando su contribución a la Iglesia en estas décadas.

(Infocatólica) En su mensaje en italiano, publicado en la web del Vaticano, el Papa emérito afirma que cuando san Pablo VI creó la comisión poco después del Concilio Vaticano II, era necesario superar «el desapego, que se había manifestado en el Concilio, entre la Teología que se estaba desarrollando en el mundo y el Magisterio del Papa».

Benedicto XVI indica que además de la creación de la CTI se cambió la naturaleza de la Pontificia Comisión Bíblica, que pasó de ser un órgano magisterial a meramente consultivo, aunque ambos organismos eran presididos por el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, no pertenecían orgánicamente a dicho dicasterio, pues lo contrario «podría haber disuadido a ciertos teólogos de aceptar ser miembros».

El Papa emérito constata que «sin lugar a dudas, las expectativas vinculadas a la recién establecida Comisión Teológica Internacional, al principio, fueron mayores de lo que se podría haber logrado durante medio siglo de historia».

En sus inicios, indica Ratzinger, «junto a las grandes figuras del Concilio: Henri de Lubac, Yves Congar, Karl Rahner, Jorge Medina Estévez, Philippe Delhaye, Gerard Philips, Carlo Colombo de Milán, considerado el teólogo personal de Pablo VI y el padre Cipriano Vagaggini, formaron parte de la Comisión importantes teólogos que curiosamente no habían encontrado un lugar en el Concilio». Y enumera a esos teólogos:

«Entre ellos, aparte de Hans Urs von Balthasar, está sobre todo Louis Bouyer quien, como converso y monje, tenía una personalidad extremadamente terca, y por su franqueza descuidada no le gustaba a muchos obispos, pero fue un gran colaborador con una increíble inmensidad de conocimiento. El padre Marie-Joseph Le Guillou, que había trabajado noches enteras, apareció en escena, especialmente durante el Sínodo de los Obispos, haciendo posible en esencia el documento del Sínodo, con esta forma radical de servir; desafortunadamente, la enfermedad de Parkinson le llegó pronto, dejando esta vida y trabajo teológico muy temprano. Rudolf Schnackenburg encarnaba la exégesis alemana, con todas las pretensiones que la caracterizaban. Como una especie de polo opuesto, la exégesis más espiritual se asumió voluntariamente en la Comisión por parte de André Feuillet y también por Heinz Schürmann de Erfurt. Finalmente también debo mencionar al prof. Johannes Feiner, de Coira, quien, como representante del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, desempeñó un papel especial en la Comisión. La cuestión de si la Iglesia Católica tenía que adherirse al Consejo Ecuménico de las Iglesias de Ginebra, como miembro normal en todos los aspectos, se convirtió en un punto decisivo sobre la dirección que la Iglesia debería haber tomado el día después del Concilio. Después de una confrontación dramática, el problema finalmente se decidió negativamente, lo que llevó a Feiner y Rahner a abandonar la Comisión».

Benedicto XVI relata también la incorporación de jóvenes figuras de la teología italiana, Carlo Cafarra y Raniero Cantalamessa, así como la del alemán Karl Lehman.

Precisamente bajo la guía de Lehman «se analizó la cuestión fundamental de Gaudium et spes, a saber, el problema del progreso humano y la salvación cristiana. En este contexto, surgió inevitablemente el tema de la teología de la liberación, que en ese momento no representaba en absoluto un problema de tipo teórico sino que determinaba muy concretamente, y amenazaba también, la vida de la Iglesia en América del Sur».

Benedicto XVI explica así el gran conflicto sobre la teología  moral dentro de la propia CTI:

«Junto con las preguntas sobre la relación entre el Magisterio de la Iglesia y la enseñanza de la teología, una de las principales áreas de trabajo de la Comisión Teológica siempre ha sido el problema de la teología moral. Quizás sea significativo que, al principio, no estuvo presente la voz de los representantes de la teología moral, sino la de los expertos en exégesis y dogmática: Heinz Schürmann y Hans Urs von Balthasar, en 1974, abrieron la discusión con sus tesis, que luego continuó en 1977 con el debate sobre el sacramento del matrimonio. La oposición entre diversos frentes y la falta de una orientación básica común, que todavía sufrimos hoy como entonces, me quedó claro en ese momento de una manera sin precedentes: por un lado, el profesor de teología moral estadounidense. William May, padre de muchos hijos, que siempre vino a nosotros con su esposa y apoyó la concepción antigua más rigurosa. Dos veces tuvo que experimentar el rechazo de su propuesta por unanimidad, algo que nunca antes había sucedido. Ella se echó a llorar, y yo mismo no pude consolarlo de manera efectiva. Cerca de él estaba, hasta donde puedo recordar, el prof. John Finnis, que enseñó en los Estados Unidos y que expresó el mismo enfoque y concepto de una manera nueva. Fue tomado en serio desde el punto de vista teológico, y aun así no se logró llegar a ningún consenso. En el quinto quinquenio, llegó, de la escuela del prof. Tadeusz Styczen -el amigo del papa Juan Pablo II-, el prof. Andrzej Szoztek, un representante inteligente y prometedor de la posición clásica, que sin embargo no logró crear un consenso. Finalmente, el padre Servais Pinckaers intentó desarrollar una ética de las virtudes a partir de Santo. Tomás, que pensé que era muy razonable y convincente, y, sin embargo, tampoco logró llegar a un consenso».

Benedicto XVI reconoce que la dificultad de la situación de enfrentamiento «también puede deducirse del hecho de que Juan Pablo II, que estaba particularmente interesado en la teología moral, finalmente decidió posponer el borrador final de su encíclica moral Veritatis splendor, queriendo esperar a que se publicara el Catecismo de Iglesia Catolica. Publicó su encíclica solo el 6 de agosto de 1993, encontrando nuevos colaboradores para ella. Creo que la Comisión Teológica debe seguir teniendo presente el problema y debe continuar fundamentalmente en el esfuerzo por buscar un consenso».

«Finalmente», escribe Benedicto XVI, «me gustaría destacar un aspecto más del trabajo de la Comisión. En él, la voz de las jóvenes Iglesias con respecto a la siguiente pregunta podría escucharse cada vez con más fuerza: ¿en qué medida están vinculadas a la tradición occidental y en qué medida pueden otras culturas determinar una nueva cultura teológica? Fueron sobre todo teólogos de África, por un lado, y de la India, por el otro, quienes plantearon la pregunta, sin que se haya abordado el tema adecuadamente hasta ese momento. E igualmente, el diálogo con las otras grandes religiones del mundo no se ha discutido hasta ahora».

El Papa emérito, aun mostrando su agradecimiento al trabajo realizado en todos estos años, constata que «la Comisión Teológica Internacional, a pesar de todos los esfuerzos, no pudo lograr una unidad moral de la teología y los teólogos en el mundo. Aquellos que esperaban esto tenían expectativas equivocadas sobre las posibilidades de tal trabajo. Y, sin embargo, la de la Comisión se ha convertido en todo caso en una voz escuchada, lo que de alguna manera indica la orientación básica que debe seguir un esfuerzo teológico serio en este momento histórico. A la acción de gracias por lo que se ha logrado en medio siglo se une la esperanza de un trabajo fructífero adicional, en el que la única fe también puede conducir a una orientación común de pensamiento y de hablar sobre Dios y su Revelación».

El Pontífice alemán, concluye así su mensaje:

«Solo la humildad puede encontrar la Verdad, y la Verdad a su vez es la base del Amor, del cual, en última instancia, todo depende».

13 comentarios

Antonio
Es mi verdadero papa, qe pena que tuviste que irte
30/11/19 3:23 PM
sofia
Me gusta la conclusion. Ahi deberia haber unanimidad.
30/11/19 3:32 PM
maru
Increíble, increíble, en esta santa Iglesia Católica, ni los teólogosvse ponen de acuerdo a pesar de tantos años transcurridos. Benedicto XVI dice ''solo la humildad puede encontrar la verdad y la Verdad acsu vez, es la base del amor'', pero por lo que se deja traslucir, hay mucho ego y habiendo mucho ego, mal asunto. Qué pena!!!
30/11/19 3:57 PM
Jorge Cantu
Buscar, a estas alturas del partido, un consenso en materia de doctrina moral, ya,más que suficientemente establecido por la Revelación, explicado por la Patrística y enseñado por el magisterio de 2,000 años me parece ridículo.

Precisamente ha faltado para reconocerlo lo que señala Su Santidad Benedicto: humildad para aceptar la Verdad.

La Verdad no depende de pretenciosas teorías unificatorias, es tan sencilla como una parábola y tan difícil como aceptar que estás o no equivocado en tu pensar y proceder y que tienes que convertirte, porqué la Verdad no la establecemos nosotros sino el Señor. Él es la Verdad. Si no entendemos esto, en vano discutiremos y seguiremos a la deriva.
30/11/19 5:38 PM
DJ L
¿Quién se tiene que ceñir a a quién? ¿La Verdad divina al consenso humano o viceversa?

No existe el derecho a decidir la verdad y, por tanto, ni a consensuarla porque ya esta revelada. Sólo hay que transmitirla como depositarios que somos de ella.

30/11/19 9:35 PM
tarcisa
Tal vez Benedicto esta pidiendo que los teologos catolicos hablen lo que la Jerarquia calla.

Solo un punado de valientes Obispos han rechazado las herejias sobre la gracia en el adulterio por segunda nupcia civil..o sobre la idolatria del sinodo o sobre la teologia de la liberacion...en ese sinodo.. o de la voluntad divina de las religiones como caminos de salvacion.

Benedicto pone enfasis en la teologia moral...si leen Veritatis Splendor de Juan Pablo II en su enciclica sobre la moral vereis que Juan Pablo II contesta a tantas teorias teologicas que niegan el decalogo como camino de salvacion o condicion que Cristo confirmo al joven rico y en el segumiento deJesus como culminacion de ese camino moral.



Benedicto esta pidiendo a los teologos hacer ese trabajo que el mismo hizo toda su vida...

esta clamando..eso creo
30/11/19 9:36 PM
Hermenegildo
Benedicto XVI llama "grande figuras del Concilio" a teólogos modernistas como Rahner y no dice la verdad sobre el dictamen de la Comisión Teológica Internacional acerca del diaconado femenino.
30/11/19 10:58 PM
fernand sanchis
Benedicto XVI, papa sabio y santo! El peso de los años no ha disminuido su profunda inteligencia, ni alterado su mente brillante! Gracias, Santo Padre Benedicto, por todo el amor que le ha manifestado a la Santa Iglesia, y por todo lo que le ha aportado!
1/12/19 12:03 AM
Juan García Resendiz
La conquista de la humildad de parte del clero , su florecimiento desde los corazones ; es lo que puede hacer posible la muy citada nueva primavera cristiana.

Ya hace 800 años sucedió éste florecimiento con San Francisco de Asís.
1/12/19 3:00 AM
Tomás Bertrán
Tras leer el artículo veo la gran desunión existente en la Iglesia. El humo de Satanás está dentro de la Iglesia.
1/12/19 1:30 PM
Mikel
¡Muchas gracias InfoCatólica! Me parece muy importante atender a cada palabra y escrito del Santo Padre Benedicto XVI, especialmente en los momentos en que nos encontramos. En este mensaje a la Comisión Teológica Internacional el Papa destaca un punto clave para el futuro de la Iglesia, en torno al cual gira también su carta hecha pública en Abril de este año abordando el escándalo de los abusos sexuales: la teología moral y su colapso desde hace medio siglo. La incidencia del Papa sobre la importancia de la unidad de la teología moral debería tenerse en cuenta por parte de los sucesores de los Apóstoles que van a llevar el timón de la Iglesia en medio de la crisis más grave de su historia.

«Solo la humildad puede encontrar la Verdad, y la Verdad a su vez es la base del Amor, del cual, en última instancia, todo depende».
¡Te amamos Santo Padre!
1/12/19 3:19 PM
Javier
Benedicto XVI, cuando SERA DOCTOR DE LA IGLESIA???
2/12/19 2:27 PM
Lector
Javier, habrá que esperar a que se muera. Y luego a que sea beatificado y canonizado, si es que se llega a eso.
2/12/19 2:55 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.