El Patriarca Kirill advierte al Patriarca Bartolomé que no podrá seguir siendo el «Patriarca ecuménico»

Si no se retracta de su apoyo a la Iglesia Ortodoxa de Ucrania

El Patriarca Kirill advierte al Patriarca Bartolomé que no podrá seguir siendo el «Patriarca ecuménico»

Moscú amenaza con la ruptura total con Constantinopla. El cisma ortodoxo puede convertirse en el más importante protagonizado por las iglesias orientales desde que se separaron de la comunión con el Obispo de Roma y Sucesor de Pedro.

(Asia News/InfoCatólica) El patriarca de Moscú, Kirill (Gundjaev), ha lanzado un verdadero ultimátum dirigido al patriarca de Constantinopla, Bartolomé (Archontonis), en respuesta a la comunicación de este último referida al reconocimiento de la nueva Iglesia ucraniana auto-céfala: en caso de no retractarse de la decisión tomada en Ucrania,  ya no podrá considerarse «patriarca ecuménico» de toda la Ortodoxia universal. Las duras palabras están contenidas en una carta que Kirill envió a Constantinopla el 30 de diciembre.

«Ustedes –dice el primado de los ortodoxos rusos a su homólogo griego- perderán para siempre la posibilidad de servir a la unidad de las santas Iglesias de Dios y dejarán de tener el Primado del mundo ortodoxo». En la carta, el patriarca ruso recorre las distintas «etapas forzadas» que han llevado a la decisión de avalar el «pseudo-concilio» de Kiev del 15 de diciembre pasado. Por trágica coincidencia, esta expresión recuerda la del «pseudo-concilio de Leópolis» de 1946, cuanto el Patriarcado de Moscú, guiado por Aleksij I, bajo el mando de Stalin y Khruščev, anexó la Iglesia greco-católica ucraniana, que luego permaneció en las catacumbas hasta 1990.

Según Kirill, la prisa para concluir «la unión de los cismáticos» ucranianos se debe a la presión de un «proceso de politización, lejos de las normas y del espíritu de los santos cánones», que si se hubieran respetado, se habría obtenido el resultado esperado «con plena satisfacción, tanto para los ortodoxos ucranianos como para todos los demás ortodoxos del mundo». Pero ahora, en cambio, habrá que afrontar la contrariedad de la «mayoría del pueblo ucraniano», que, a su modo de ver, apoya a la única Iglesia canónica del patriarcado de Moscú.

En la carta se recuerdan las sugerencias dadas a Bartolomé en lo que respecta a «estudiar juntos los documentos de los siglos anteriores, en compañía de autorizados historiadores, teólogos y especialistas del derecho canónico eclesiástico», que fueron recibidas con una negativa debido «a la falta de tiempo».

Cabe destacar que resulta comprensible que Constantinopla no haya dado lugar a dicha confrontación: en 1000 años de historia, las Iglesias ortodoxas jamás han logrado ponerse de acuerdo sobre las normas canónicas, y esto difícilmente iba a ser factible tras la negativa de los rusos de participar en el concilio pan-ortodoxo de Creta, celebrado en 2016.

El patriarca de Moscú cuestiona la autoridad de Bartolomé respecto a la concesión de la auto-cefalia a las Iglesias ortodoxas locales, la cual derivaría de los cánones 9 y 17 del Concilio de Calcedonia del año 451, basándose en «una serie de objeciones planteadas por comentaristas del derecho canónico de autoridad», entre los cuales se cita al canonista bizantino Ioann Zonara, un historiador del siglo XII. En cada disputa entre los ortodoxos se repite la «carrera de las citas» de los distintos sínodos y teólogos antiguos, donde se puede hallar todo tipo de argumentaciones, ya sea a favor o en contra de las propias tesis.

El tema más sensible para Kirill –por motivos eclesiásticos y personales- es la readmisión del «patriarca cismático» Filaret de Kiev, ahora «emérito», que en la carta es recordado con el nombre laico de «Mikhail Denisenko». En 1976, el antiguo jerarca fue uno de los con-consagrantes de la ordenación episcopal del mismo Kirill, quien entonces, con sus 29 años era el «astro emergente» del episcopado ruso de la escuela soviética. De las lamentaciones tampoco se salva el otro obispo «cismático» readmitido, Makarij Maletič, responsable de una Iglesia que Kirill define como «de aventureros» (en ruso, samozvantsy, es decir los «auto-electos»), y no deja de subrayar las dudas con respecto a la moralidad de los obispos y sacerdotes bendecidos por Constantinopla (y, por otro lado, no carece de razón: las dos Iglesias reunidas hace tiempo que estaban fuera de control).

La carta sanciona una situación que difícilmente podrá ser subsanada a corto plazo, y que incluso podría empeorar. En una entrevista televisiva del 28 de diciembre, el metropolita Hilarion (Alfeev) declaró que el patriarcado de Moscú procederá a la institución de sus diócesis y parroquias en todos los territorios donde existan estructuras del patriarcado «cismático» de Constantinopla; la lucha se extiende prácticamente al mundo entero, y la Ortodoxia ya no será la misma.

 

13 comentarios

Hermenegildo
Por lo que voy leyendo, parece que el mundialismo está detrás de la decisión del Patriarca Bartolomé, ya que la Iglesia Ortodoxa Rusa es considerada demasiado conservadora y se pretende que la nueva Iglesia Autocéfala Ucraniana sea más dócil a los dictados del Nuevo Orden Mundial.
3/01/19 7:28 AM
Pedro Amate
Tengo la impresión, de que la iglesia ortodoxa rusa es algo así como la iglesia patriótica china ; muy vinculada al marxismo leninista.

Probablemente han hecho bien en separarse los ortodoxos ucranianos,no lo sé ,pero los primeros no me han gustado desde siempre ; me gustaría saber lo que hay en la mente del Papa Francisco sobre este asunto.
3/01/19 7:57 AM
Alexis
Francisco apoya a Rusia, en este tema. La historia de las Iglesias Ortodoxas es muy compleja. Todo es un juego de poderes eclesiales muy relacionados con los poderes mundanos. Cualquier salida a esta crisis tiene sus pros y contras. Lo que está claro, en esa historia, es que Constantinopla tiene el primado de honor y Rusia, desde hace décadas, no sabe como quitárselo argumentando razones numéricas de fieles y, ahora, aprovechará esta situación para convertirse en cabeza de sí misma y de sus aliados. Recemos.
3/01/19 12:20 PM
Martinna
Mantener la hermandad como Cristianos es necesario para dar testimonio de unidad como nos pide el Señor. Si tienen dificultades políticas o religiosas que busquen acuerdo como manda Dios con fe y caridad. Todos quieren ser cabeza de ratón en vez de cola de león. Los cismas ponen en evidencia que no somos uno con Cristo, se pueden ser distintas comunidades por cuestiones cotidianas, pero todas de acuerdo en que somos hermanos en Cristo que es nuestro único Señor con el Padre y el Espíritu Santo.
3/01/19 3:16 PM
Jordi
Constantinopla siempre tuvo, tiene y tendrá el primado de honor, pero Rusia tiene el "primado" analógico del pleno poder, pues tiene al Estado ruso detrás, lo que la convierte en la primera potencia ortodoxa, misiles nucleares incluidos.

Como herejes y cismáticos, los ortodoxos van a sufrir discordia y desunión.
3/01/19 3:35 PM
Pepe Jacobo
El Patriarca de Moscú tiene razón. Más allá de toda la política que hay detrás de esto, y de las buenas razones que puedan tener unos y otros, la cosa es que Constantinopla está metiéndose en los asuntos de otra Iglesia autocefala de la misma manera que ellos aducen que Roma hizo en su momento y si admiten que el primero de los patriarcas puede reclamar jurisdicción universal entonces su rebelión contra Roma queda como eso, como una rebelión contra la que deben desistir. La única salida coherente que le queda a Constantinopla (y que no tomarán) sería apelar al Papa, reconociendo el Vaticano I y denunciando el cisma y todas sus consecuencias (y Roma luego no tendría ni porque darles la razón).
3/01/19 4:25 PM
Pepe Jacobo
Por cierto cada vez que salen noticias sobre los ortodoxos no puedo evitar pensar en lo que molaría que el título fuera el Heteropatriarca de Moscú.
3/01/19 4:27 PM
JJ
Cisma entre los cismaticos ortodoxos y muchos catolicos ni siquiera podemos recomendarles regresar a la fidelidad a Roma. Triste.
3/01/19 4:49 PM
Dorli
Cuanto más me informo acerca de las causas de dichas disputas, más me convenzo de que son miserias humanas, soberbias variopintas, ambiciones temporales... las que nos separan a los que decimos creer en Jesucristo. Lástima que los altos jerarcas de las iglesias cristianas no se distingan precisamente por su fidelidad a la doctrina del Señor que queda bien patente en los 4 Evangelios canónicos.
3/01/19 5:59 PM
Hermenegildo
Pedro Amate: ¿usted se ha enterado de que la Unión Soviética desapareció en 1991? Interpretar este cisma ortodoxo en términos de la Guerra Fría indica que no se ha enterado de nada.
3/01/19 11:21 PM
tere
El patratriarca de Constantinopla es pro
otor de G20 una religion universal de corte masonica?

Líderes religiosas de las tres religiones monoteístas y de muchísimas otras más que existen alrededor del mundo, se reunieron en torno al Foro Interreligioso G20. La sesión de apertura –donde dio la bienvenida a su país la vicepresidenta Gabriela Michetti– tuvo los mensajes exclusivos del patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, del secretario general de la Alianza Bautista Mundial, Elijah Brown y del papa Francisco. Los mensajes de los dos primeros líderes fueron videos filmados para la ocasión que se transmitieron en una pantalla gigante. La carta del Papa fue leída por Carlos Malfa, obispo de Chascomús y secretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal Argentina.
4/01/19 12:29 PM
Eduardo
¡¡¡QUE GRAN PENA PRODUCEN ESTAS PELEAS ENTRE HERMANOS, QUE SE DICEN HIJOS DE DIOS!!!. LA AMBICIÓN Y LA SOBERBIA LES NUBLA EL CORAZÓN. TODOS SE ARROGAN EL MEJOR Y MÁS GRANDE DE LOS TÍTULOS HUMANOS, SIN SIQUIERA PENSAR POR UN MOMENTO QUE LA HERMANA MUERTE, LOS BORRA EN UN INSTANTE. PONTÍFICES, PATRIARCAS, OBISPOS, EMPERADORES, REYES, ESTADISTAS, TODOS SIN EXCLUSIÓN DE NINGUNO, SOLO SON CENIZAS. SOLO DIOS, PERMANECE Y PERMANECERÁ POR SIEMPRE. EL MÁS PEQUEÑO, SERÁ EL MÁS GRANDE....
6/01/19 1:31 AM
josè de maría
El mejor enterado Alexis, triste la situación, el poder de Rusia envalentona a este patriarca para querer dominar más allá de lo que fue la URSS.
6/01/19 6:56 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.