Sugerencias saludables para sacerdotes... y para todos (I)


¿Qué tenemos que hacer?
Una revisión personal que empieza por nuestra mentalidad

En primer lugar, tendremos que reconocer que nuestros sacerdotes, nuestros seminaristas, nuestros cristianos, todos nosotros vivimos en este mundo y con frecuencia asimilamos sin darnos cuenta juicios, actitudes, dudas, exigencias, que provienen de este mundo y corresponden más a los principios de una cultura atea que a una verdadera mentalidad cristiana.

Somos capaces de defender en nombre de Dios y del cristianismo ideas y razonamientos que corresponden más al tronco de la cultura atea que a la verdadera tradición cristiana. Esgrimimos derechos o pedimos acomodaciones que no proviene del espíritu cristiano sino del espíritu de la rebeldía y del antropocentrismo. Poco a poco, también nosotros sentimos la necesidad de instalarnos cómodamente, de tener de todo, de asumir los horarios y los calendarios de la “gente normal", sin darnos cuenta que estamos pactando con el mundo del materialismo, de la idolatría y de la irreligión.

Un sacerdote puede muy fácilmente llegar a sentirse incómodo en la Iglesia porque le estorba la obediencia, la abnegación, el inmovilismo, la falta de eficacia, etc. En algunas disidencias habituales y en algunos malestares crónicos, ¿acaso no puede haber una inadvertida inadecuación cultural?

El Papa Benedicto XVI ha pronunciado hace poco tiempo unas palabras muy severas:

“Esta secularización no es tan solo una amenaza exterior para los creyentes, sino que hace tiempo que se manifiesta también en el propio seno de la Iglesia, desnaturalizando desde dentro y en profundidad la fe cristiana, y por lo tanto el estilo de vida y la conducta diaria de los creyentes. Estos viven en el mundo y se ven con frecuencia marcados –cuando no condicionados- por la cultura de la imagen, que impone modelos e impulsos contradictorios, en una negación práctica de Dios: ya no hay necesidad de Dios, de pensar en El y de volver a El.

Además, la mentalidad hedonista y consumista dominante, favorece, tanto en los fieles, como en los pastores, una deriva hacia la superficialidad y un egocentrismo nocivo para la vida eclesial. La muerte de Dios” que tantos intelectuales anunciaron hace unos decenios da paso a un culto estéril del individuo. En este contexto cultural, existe el peligro de caer en una atrofia espiritual y en una vacuidad del corazón caracterizada en ocasiones por formas sucedáneas de pertenencia religiosa y de espiritualismo difuso. Se impone con más urgencia que nunca reaccionar contra semejante deriva tomando como referencia los más elevados valores de la existencia que dan sentido a la vida y pueden satisfacer la inquietud del corazón humano que va en pos de la felicidad: la dignidad del ser humano y su libertad, la igualdad entre todos los hombres, el sentido de la vida y de la muerte y de lo que nos aguarda una vez concluida nuestra existencia terrenal” (Discurso a la Plenaria del Consejo de la Cultura, 8/3/08).

Por eso, la primera cautela que debemos tener ante este peligro de colonización cultural, antes de pensar en los demás, es tratar de mantener y vivir claramente de manera unitaria y coherente la mentalidad cristiana y religiosa, en estricta comunión con la Iglesia, cultivándola en la oración, en la lectura asidua de la Escritura, en la lectura de vidas de los santos que son nuestros verdaderos conciudadanos, conviviendo y compartiendo nuestras ideas y nuestros sentimientos en ambientes estrictamente cristianos. En la actualidad el hecho de estar ordenado sacerdote no garantiza el tener una mentalidad verdaderamente cristiana. Quien vive entre fumadores siempre huele a tabaco. El Papa acaba de decir que hoy, en nuestro mundo, los
cristianos, para serlo de verdad, no solamente necesitamos una “conversión moral, sino que necesitamos previamente lo que él llama una conversión intelectual", es decir el esfuerzo explícito para tener y mantener una mentalidad verdaderamente católica
, una visión del mundo y de la vida realmente adecuada al mundo de la revelación y de la fe. Es decir, hoy el cristiano tiene que ser capaz de vivir espiritualmente exiliado del mundo, para vivir espiritualmente en tradición apostólica y en la Iglesia de los santos.

Es cierto que en tiempos de agresión cultural pueden aparecer posturas fundamentalistas. Siempre hay quien cree el remedio para los males de la Iglesia y de la sociedad es la imposición de una disciplina severa. Yo más bien creo que la verdadera respuesta es una formación personal paciente, bien asimilada, un clima de confianza y de acogida interior que facilite una vida de comunión y de comunidad de manera que la Iglesia y la comunidad concreta donde vivimos sean el verdadero hogar de nuestro pensamiento y de nuestros afectos.

En un mundo tan polarizado y tan agresivo como el nuestro es preciso que los sacerdotes, y por tanto también los actuales candidatos asuman muy claramente y muy profundamente su identidad cristiana y eclesial, con claridad, con convencimiento, con entera confianza y fidelidad, aceptando de antemano las diferencias y las tensiones con el mundo no cristiano que nos rodea. Las reservas interiores, los distanciamientos, los conflictos habituales pueden fácilmente degenerar en un alejamiento interior que favorece el contagio cultural y el creciente distanciamiento espiritual.

Tenemos que tener el valor y la humildad de examinarnos a nosotros mismos y reconocer en qué y cómo nos hemos dejado contagiar por la cultura circundante hija del materialismo y del ateísmo. He aquí unos cuantos puntos dignos de consideración.

1. Podemos preguntarnos, p.e., si nuestras preocupaciones pastorales, los objetivos prioritarios de nuestra predicación están suficientemente centradas en el testimonio sobre Cristo y sobre Dios, si nos preocupamos ante todo de fortalecer la fe en Dios de nuestros cristianos o nos enredamos excesivamente en cuestiones secundarias.

2. Tendremos que examinar si nuestra visión y presentación del cristianismo no es excesivamente antropocéntrica, excesivamente de este mundo y para este mundo, sin tener suficientemente en cuenta la primacía de Dios, la gratuidad y la necesidad de la salvación, el reconocimiento de Jesucristo como centro de gravedad y punto de partida de nuestra vida.

3. En la misma línea conviene que pensemos si damos la suficiente importancia a la dimensión escatológica de la vida cristiana, no sólo en los funerales, sino en la presentación de la vida cristiana en general, la primacía del juicio de Dios en nuestra vida, la importancia de la oración, la necesidad del desprendimiento, la justificación de la moral cristiana, la necesaria renuncia a los bienes de este mundo, el deseo y la esperanza de los bienes futuros como realidad definitiva de nuestra vida.

Si tenemos en cuenta estas cuestiones, veremos que con frecuencia hablamos demasiado de la Iglesia y de cuestiones eclesiales o clericales, valorando más los aspectos sociológicos y organizativos que el misterio interior de la Iglesia que nos hace contemporáneos de Jesús por su palabra y por los sacramentos, hijos de Dios por el don de su Espíritu. La misión de la Iglesia no es hablar de sí misma sino acercar a las personas al conocimiento de Jesús, a la adoración de Dios y a la recepción humilde y agradecida de sus dones. Todo lo demás nos vendrá por añadidura.

Nuestra misión, como la de Jesús, es salvar a los hombres, ayudarles a descubrir y a aceptar a Dios como principio y plenitud de nuestra vida. Para eso tenemos que estar convencidos de ello sin dudas ni fisuras posibles. Y tenemos que estar convencidos de que una cultura sin Dios es objetivamente una cultura contra el bien del hombre, una cultura que comienza ensalzando al hombre, prometiéndole todas las felicidades del mundo, pero que degenera sin remedio en una cultura del egoísmo, de la insolidaridad, de la crueldad y de la muerte.

24 comentarios

  
Johann
Don Fernando, no sé si es muy consciente de qué tipo de máquina ha utilizado Vd. para escribir y divulgar su discurso. Tampoco creo que sea consciente de qué tipo de ideas propician el desarrollo de la(s) máquina(s) que Vd. utiliza y seguirá utilizando en su vida cotidiana. No sé si es ceguera o, simplemente, no querer ver...

23/06/08 11:41 AM
  
Unitas
Johann ¿escribes en clave o para que lo entendamos? Si quieres decir lo que entiendo yo, internet es un medio excelente para que el mensaje del Evangelio y de la Iglesia pueda difundirse muy ampliamente. Y quienes diseñan, fabrican, venden y reparan ordenadores, hardware y software no creo que puedan meterse en el saco de los ateos así al montón.
23/06/08 12:16 PM
  
Gallego
No entiendo como se puede decir que una sociedad con 70-80% de católicos está contagiada de ateismo.

Pero que quiere? Una pureza total?
23/06/08 12:49 PM
  
Mons. Sebastián
Bueno, Gallego, las cosas no son tan simples. Por lo pronto, claro que yo querría que todos los católicos fuéramos mucho mejores. El cristianismo no es una religión en el sentido de unos preceptos que se cumplen en un tiempo determinado y ya está. El cristianismo es una concepción entera de la vida, a la cual los creyentes tendríamos que adaptarnos lo más profundamente posible. Por esa renovación incesante del catolicismo real y vivido he trabajado lo mejor que he podido toda la vida. Los cristianos decimos que la Iglesia tiene que vivir en renovación permanente, y los cristianos con mayor razón. Porque el modelo y el ideal de nuestra vida siempre está por delante y nunca lo alcanzamos del todo. La identificación con la fe profesada y con la realidad creída, el seguimiento de Jesús que cada uno vive, es muy personal y muy diferente en cada persona. Vivimos en comunicación, los ateos tienen muchos elementos que solo se justifican en una concepcion religiosa de la vida, y los creyentes tenemos otros elementos, opiniones, hechos, que corresponden más a una concepción atea de la vida que a una concepcion cristiana. ¿Le extraña? Ser una cosa u otra no es una etiqueta, es un modo de ser que afecta a toda la vida. Y nunca acabamos de ser del todo coherentes en nuestra vida. Bueno, no más sermón. Un cordial saludo.
23/06/08 1:48 PM
  
Gallego
Es que yo visito sitios ateos y los veo siempre quejándiose de que la sociedad es religiosa, y en otros como este veo la queja contraria.

Es que nunca van a conseguir su sociedad "perfecta". Se dan cuenta de eso?
Porque sólo los veo quejarse y quejarse, de lo mal que va la sociedad, cuando yo creo que cada vez está mejor. Con altibajos, pero cada vez mejor.
23/06/08 2:11 PM
  
Eduardo Jariod
Monseñor, su artículo es muy vasto y profundo por la cantidad de cuestiones que trata. El hecho de vivir la fe es ciertamente la gran misión del católico en esta vida, ya sea sacerdote o laico, casado, padre de familia o consagrado. Es la tarea más sencilla y a la vez la más difícil de llevar a cabo en toda su profundidad y riqueza. Puede ser tanto la realidad más accesible como la más inalcanzable. Y ello para cada uno de nosotros.

Mi experiencia personal es que cuando me dejo llevar por el Señor, me lleno de paz, todo es más sencillo y transparente, aun los mismos problemas que me siguen preocupando; pero también mi experiencia es que desgraciadamente tengo una tendencia muy fuerte de alejarme de Él, y con este movimiento vuelve la sensación de desolación, soledad y tristeza. El mundo, y más en esta época hostil que nos ha tocado vivir, nos golpea duramente, pero también nosotros nos dejamos golpear. Esto es un hecho que constato allí donde voy, en todo tipo de personas, con alzacuello o sin él. Es un misterio por qué, una vez que hemos gustado siquiera levemente , pero gustado, la presencia del Señor en nuestra vida, nos obstinamos en alejarnos de él. ¿Fragilidad de nuestra fe?; ¿tendencia al pecado? No lo dudo, pero qué difícil se nos hace permanecer con Aquél que nos ama, aun habiendo sentido su amor.
23/06/08 4:12 PM
  
Quasar
No hay que olvidar que la fe es un regalo que nos hace el Señor, es el Señor (a través del Espíritu Santo) quien acerca a las personas a Cristo, y Dios decide cuantos cristianos hay en cada momento. Aquellos que hemos recibido el gran regalo que es la fe debemos vivir en nuestra fe y siendo la sal y la luz del mundo (vamos lo que en mis tiempos se llamaba dar ejemplo).

Es cierto que el ser humano siempre se queja, si no lo hicieramos perderíamos ese gran componente que nos hace humanos. Los cristianos debemos vivir la fe independientemente de nuestra situación personal o del "paisaje" que nos rodea y pensando que por muy dificiles que se pongan las cosas, otros lo tuvieron mucho más difícil y no se perdieron.

Algunos ven esta pérdida de valores, que son los valores que fundamentan nuestra civilización, la decadencia que antecede a la caida... solo Dios lo sabe.

Eduardo Jariod... ante eso que comentas, Jesús te dice "levántate y anda", por muchas veces que caigas...
23/06/08 7:28 PM
  
Alberto
Querido Don Fernando:

En primer lugar, creo que explica usted la situación e la Iglesia en este tiempo con mucha claridad. En el fondo, una negación de Dios implícita en toda vida, y que va creciendo en ella, hasta hacernos sólo "en apariencia creyentes". Estoy con usted en estas ideas, e incluso creo que me describe a mí mismo, que no soy sacerdote, en todo lo que dice.

Creo, no sé que pensará, que el problema de fondo es una crisis del principio de identidad, y que esto no sólo ocurre en la Iglesia, sino que está ocurriendo en algunas otras organizaciones muy distintas. Quizá todo nazca de un buen deseo, como es que más y más hombres se acerquen a Cristo. A la vez que la sociedad cambia, "para que no se escape", comenzamos a compartir modos de vida que nos apartan del Señor, sin tener en cuenta que "lo que es, es; y lo que no es, no es". Es decir, que no por "parecer" (que con el paso del tiemppo se convierte en "ser") menos cristiano, acerca uno más a la gente a Dios.

Un abrazo y gracias, Alberto.
23/06/08 8:00 PM
  
Antonio
Le pese a quien le pese los cristianos seguiremos al pie del cañón, proponiendo al mundo un nuevo estilo de vida, que es el auténtico en cuanto es el único que puede hacer feliz al hombre en su totalidad. Porque sólo en Jesucristo el hombre se descubre completo, lleno de sentido... con un fin, el más ambicioso de los jamás propuestos en la historia de la humanidad y que culturas han buscado sin éxito: la salvación, la vida eterna. ¿Existe algo más ambicioso? ¿Existe alguna otra forma de alcanzar la felicidad plena? He buscado muchas cosas en mi vida, he puesto mi confianza en multitud de ideales, personajes, teorías... Sin embargo, fue como atrapar vientos, como diría Qohelet. Y es que cuando el hombre si sitúa como centro del universo, como principio y fundamento, como valor supremo de sí mismo y todo lo que le rodea está condenado al fracaso. Y las consecuencias de esto las conocemos todos. Sin Dios, como dice D. Fernando y otros intelectuales de primera línea de batalla (católicos y buscadores de la verdad), la cultura se torna en contra del hombre, que en el fondo es el hombre contra el mismo hombre.

Con honradez, sinceridad y disposición busquemos la verdad. Porque necesariamente (que quiere decir, que no puede ser de otra forma) nos encontraremos con Dios.

¡Cooperadores de la verdad!
24/06/08 2:03 PM
  
JOSÉ RAMÓN
D.Fernando: Siigo con gran interés todas sus publicaciones, ya desde que estaba en Pamplona ejerciendo su Ministerio.-

En el Principio y Fundamento de los Ejercicios Ignacianos está la solución. Nos dice el porqué y para qué de nuestra vida.-Lo que sucede es que pensamos poco en ello.-Gracias por haber elegido este medio, así seremos muchos los que podamos leerle, y luego meditar sobre lo leído( no sólo hay que leer, hay que interiorizar lo leído.-
24/06/08 6:19 PM
  
Pedro
Desde luego que son sugerencias saludables las de don Fernando. Ojalá seamos muchos los que las leamos, las meditemos, las interioricemos y las exterioricemos.
24/06/08 7:44 PM
  
Ana
Los primros cristianos usaron lasa calzadas del imperio para evangelizar y hablaban en foros y en el aerópago para evangelizar. Es lógico que ahora se use internet. El Papa Juan Pablo II decía que debía de ser un foco de evangelización. Estoy de cuerdo con unitas.
D: Fernando creo que las homilias se debían de cuidar a veces son un tostó: vaguedades, opiniones personales etc y también se debían cuidar las clases de religión y las catequesis que son clave.
Por cierto hace unos cuatro años en la Catedral de PAmplona había unas oraciones para rezar según el lugar: ante el Sagrario, ante el Cristo, ante la Virgen.Me pareció una idea excelente.
estoy encantada de que entre un ateo en el blog , que seaa bienvenido
24/06/08 9:48 PM
  
Mons. Sebastián
Bueno, amigos un saludo para todos. a lo mejor caemos en el defecto de ser un poco quejicas. A mi me interesa sobre todo animaros a una visión crítica de nuestras formas de vida, con una crítica que nos ayude a ver con más claridad el proyecto de vida que vivió y anunció Jesús, no sólo a verlo sino a vivirlo, como el modo verdadero y autentico de entender y vivir nuestra humanidad, para bien nuestro y de los demás. Quedarse en las quejas no sirve de nada. Dios creador ha puesto en nuestras manos muchas cosas, y ha venido El en la persona del Hijo, a enseñanarnos y ayudarnos a hacer nuestra tarea. Buen ánimo. HAGAMOS ENTRE TODOS QUE ESTO VAYA UN POCO MEJOR. Un saludo grande.
25/06/08 1:08 AM
  
olga
Pienso que despues de casi dos siglos de persecuciones y terribles guerras,La Iglesia fué el referente moral y la tabla de salvación de muchos cristianos en Europa;incluso sus fundadores,los de la nueva Europa también lo fueron.Pero poco a poco,con la "bonanza"y la subida de nivel de todas las clases sociales, el desarraigo de muchos emigrantes en las grandes ciudades,con la consecuente perdida de sus tradiciones,el acceso a las universida- des de sus hijos,trajo más riqueza y poco a poco surgió esta gran clase media,que tiene muchos conocimientos,pero ignora la fé de sus padres,que o no supieron transmitirla o pasaron olimpicamente de ella porque creen que ya no la necesitan, que son "engañifas" de los curas. Pero tambien estan los catolicos de fé tibia los que no quieren pensar y se han hecho un Evangelio a su medida y los progres que lo quieren simpatico con mucha sandalia y"pandereta" (que me parece muy bien) siempre que no olviden que ElSeñor está por encima de todo y a El le debemos todo lo que somos y sin Su ayuda NO PODREMOS AVANZAR. Afortunadamente (lo veo en mi entorno)lle- vando una vida coherente con el Evangelio, los amigos,poco a poco van sintiendo curiosidad y preguntan (estan totalmente ig norantes algunos)Hacen falta buenos catequistas,con unos buenos sacerdotes bien formados y con unos Pastores que se ocupen que en los Seminarios y Facultades de Teologia se enseñe buena Doctrina. Creo que no he descubierto nada,que no se sepa ya;pero es la opinión humilde de una creyente que si cree que hay esperanza en un nuevo renacer de la fé con la ayuda del Espiritu Santo y la colaboración de todos nosotros.
25/06/08 1:33 AM
  
P. Francisco Pérez
Gracias Nuestro querido Padre y Pastor. Sí, ciertamente, si no mantenemos esa relación profunda, constante y asidua con nuestro Dios y Salvador, Jesús, el Cristo, el Hijo del Eterno Padre, vamos perdiendo la presencia, la santa alegría y ser portadores del Contagio de esa Vida Nueva que nos va siendo regalada cada día.
Gracias y unidos en la Presencia del Señor en toda nuestra vida. Gracias de Verdad Gracias.
Y seguimos unidos en la adoración, la acción de gracias y la intercesión para la Santificación de todos los fieles de la Iglesia Santa y por la Salvación del Mundo.
25/06/08 2:57 AM
  
ricardo
Gracias por su escritos, y por su paciencia, rezo por la Iglesia.
25/06/08 9:46 AM
  
Unitas
Cada cual tenemos nuestro rinconcito en la Iglesia y podemos tenerlo lleno de la presencia del Señor. Una cosa es que nos preocupe la situación de nuestra ciudad, de España, del Occidente descristianizado, y otra cosa es que no podamos cristianizar lo que tenemos por delante. El Señor está con nosotros. La Iglesia es santa no porque todos sus hijos seamos santos. Pero cada uno de nosotros aspiramos a ello. El otro día escuche un testimonio impresionante de una mujer divorciada y vuelta a casar que se había convertido y convertido a su actual "marido". Estaba totalmente convencida de que Dios y la gracia santificante valían más que todos los consejos y validaciones del mundo sobre esa forma de "rehacer su vida". Los milagros se siguen dando.
25/06/08 11:00 AM
  
Fernando Maria
Todo es más sencillo de lo que parece.
Vivir en Dios. Alegre y con la sonrisa y la ambilidad siempre por delante.Y el plan de vida de San Pablo, llevado a la práctica:" Hermanos, vivir en religión, apartados de los deseos mundados, con sobriedad y con honradez".
Todo es más sencillo de lo que parece.
25/06/08 1:53 PM
  
Miguel Serrano Cabeza
1. Fernando María: Si las cosas fueran tan sencillas, no habría tantos malentendidos entre los mismísimos príncipes de la Iglesia ¿no?

2. Don Fernando:

a. ¿Realmente cree que la aparición de "posturas fundamentalistas" en la Iglesia en España es un peligro a tener en cuenta? La equidistancia puede ser una necesidad real o retórica. Pero si sólo fuera retórica, quizá pudiera llegar a inducir una cierta confusión en algunos fieles poco avisados.

b. Por otra parte, es evidente la confusión doctrinal del clero español. ¿Cuántos serían capaces de leer el Catecismo Romano sin retorcerse en sus asientos? Si fueran capaces de encontrarlo, claro. Sólo sé de un sitio de internet donde está disponible. Y no es la página de la Santa Sede:

(N. de M. Lo tiene en el enlace del siguiente comentario)
29/06/08 10:07 AM
  
Bertomeu
Querido Miguel:

Aquí tienes el enlace al Catecismo de la Iglesia Católica en la página de la Santa Sede

http://www.vatican.va/archive/ESL0022/_INDEX.HTM

De nada
02/07/08 7:05 PM
  
antonio
me ha llegado el escrito adentro. si me ha llegado es bueno. Si es bueno es de Dios. Si es de Dios es porque lo necesitaba. Si lo necesitaba es porque algo no estaba haciendolo bien. Si no me enredo en juicios es porque lo que me ha llegado adentro ya está dando fruto.
Bendito sea Dios.
16/07/08 10:45 AM
  
Mons. Sebastián
Ciertmente los Obispos y los sacerdotes tenemos mucha responsabilidad en la vida de la Iglesia y de los cristianos. Pero no tanta que cada uno no sea responsable de su propia vida. Y todos lo somos de alguna manera del conjunto. Muchosa santos no obispos ni sacerdotes han hecho mucho bien a toda la Iglesia. Quiero salir en defensa de los sacerdotes. La gran mayoría tienen buena voluntad, son piadosos y generososo, atieneden al Pueblo de Dios. Merecen nuestra ayuda y nuestra gratitud. No podemos pedir que nos dispensen de nuestras propias responsabilidades y nuestros propios esfuerzos. Dios tenga piedad de todos nosostros.
20/07/08 11:28 AM
  
fiorella Garnero
buenos días me gustaría me envien información sobre lo que hacen los sacerdotes respecto al consejo sobre la muerte repentina de un hijo para una madre. Me gustaría conocer la postura de la iglesia frente a esto. Si puede informe a mi mails directamente. Muchas Gracias, que dios los bendiga!
23/09/08 3:13 PM
  
Fernando
Queridos hermanos, procuremos mantener nuestra copa llena del amor de Dios, para ello está la oración,el rosario, la confeción,la comunión. No nos olvidemos que en una copa llena no entra otra cosa (El pecado).
Que Dios nos engria a todos en este día.
Fernando (Católico practicante)
07/04/10 10:44 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.