InfoCatólica / Mar adentro / Archivos para: 2020

20.02.20

San Pablo, Apóstol Parresíaco

Por el Padre Lic. Federico Highton, S.E.

 

 

En estas breves líneas, ayudándonos del libro de Josef Holzner “San Pablo. Heraldo de Cristo” (Herder, Barcelona 1967), nos referiremos a un tema apasionante: la parresía en San Pablo, el Apóstol por excelencia.

I.- Contexto eclesial parresíaco

San Pablo fue un modelo insigne de parresía y, más específicamente, de parresía apostólica. La parresía, dicho llanamente, es el coraje heroico para decir la Verdad, proclamándola con la disposición a perderlo todo -incluso, la vida corporal- con tal de decir lo que Dios pide decir o, mejor dicho, lo que Dios inspira decir. Es una virtud esencial para aquel que sea llamado a la vida apostólica ya que, como bien dice Holzner, “La muerte de mártir o por lo menos la perspectiva de ella pertenece, según la Sagrada Escritura, al estatuto normal de la vida del apóstol[1].

Leer más... »

18.02.20

9.02.20

Penetración del budismo en la Iglesia

Publicamos aquí esta dramática carta que hemos recibido hace pocas horas. La autora nos autorizó a hacerlo usando un pseudónimo.
La publicamos como la recibimos: sin corregir la gramática y la ortografía.

¡Que todos tengan un fecundo Tiempo de Septuagesima!

Padre Federico

Por Martina (España).

Cristo ybuda

 

Padre Federico,

¡¡Buenos días!! Esta mañana estaba tempranito en el Sagrario y sentí el impulso de leer algo tuyo, así que busqué en el teléfono..doy gracias a Dios. Leí en infocatólica, verdaderamente un regalo. El Espíritu Santo está vivo y nos empuja para que caminemos en la Verdad..¡¡a la luz de la Fé!! Yo siempre pido al Señor discernimiento, pido con todo el corazón por los tiempos que corren.

En intimidad del Señor te cuento que hace un año en una casa de ejercicios entraron el fin de semana un grupo de budistas para hacer un retiro…quiso Dios que yo después de estarme un ratito en el Sagrario cruzara por un salón para ir al jardín donde me gusta rezar a un corazón de Jesús que hay ahí. Y así me encontré en el salón una estatua de Buda, libros para comprar, carteles en la pared..y a mi me temblaban las piernas! Yo pensaba..¿¿ay Dios mío, esto qué es?? ¡¡Esto es adorar ídolos en la propia casa de Dios!! Hice fotos y se las mandé a mi confesor, a otro sacerdote lleno de celo, a uno que celebraba también las Misas allí en la casa de ejercicios. Inocentemente le dije: ¡¡¡Padre!!! ¡¡Mire qué me he encontrado aquí!! Y rápidamente me dijo que quién era yo para entrar allí…¡y que borrara inmediatamente esas fotos! ( Verdaderamente el Señor es quien me empujó a entrar en ese salón para sacar a la luz aquello que está oculto. Yo siempre le pido que ponga luz en mi camino,  pero me llené de miedo con el mensaje del sacerdote, me asusté.)

Mi confesor me llenó de paz y sin yo saberlo estos sacerdotes santos lo pusieron en conocimiento del Obispo quien mandó una carta al superior de la casa mostrando su inconformidad. ¡¡Gloria a Dios!!

Hace dos semanas no sólo ha vuelto a ocurrir, sino que el propio sacerdote que celebraba la Misa avisó para que no nos escandalizáramos al ver un grupo de budistas que iban a entrar en la casa ese fin de semana; y explicó que ellos quieren sacar lo mejor del ser humano, que el Papa anima al acercamiento de las religiones y ¡no sé que cosas más!

Yo me puse a llorar en mi banco, porque ¡¡Jesús está vivo!! Y yo lo sé porque lo vivo y le amo con todo mi corazón y me da tristeza que dentro de la Iglesia intenten confundir a los cristianos.

Ya el año pasado, como tenía el corazón lleno de temor, el Señor me empujó a leer a Elías; quiero decir que en lo profundo de mi interior sonaba  (sin voz claro): “Elías, Elías, Elías”…

Y yo en la Biblia no sabía ni donde buscarlo..¡no lo encontraba Padre!

Pero así leí todo lo de la adoración a otros dioses.. y me llené de paz, ¡Gracias Señor!

Esta vez he hablado con el vicario del Obispo para que sepa el asunto.

Pero el otro día me confesé con un sacerdote y es una pena comprobar que no ve que eso esté tan mal.

El Señor permite que yo vea estas cosas para que conozca todo lo que hay..eso está claro.

¡¡Y muchos sacerdotes se asustan del lenguaje del Espíritu Santo!! ¡¡Qué pena!!! Y ponen caras de susto. Me creo yo que todos son unos locos enamorados de Jesús y no es así…¡quiera Dios llenar de locura de amor todos los corazones de los hombres!

Padre, yo soy muy torpe pero ¡¡¡quiero amar siempre al Señor y siempre más!!! ¡¡Y trabajar para Él!! ¡¡Todo para Él!!

Yo le escribo todo esto no sé por qué..pero si no lo hago no me quedo tranquila.

( Todo en intimidad del Señor, padre, como si me confesara contigo ahora mismo)

Un poco largo el mensaje, perdona.

¡¡¡Que haga el Señor de ti un nuevo San Francisco Javier!!!

¡Bendito sea Jesucristo, el Señor, Dios verdadero!

17.01.20

Historia de un exorcismo. De la magia cabalística al sagrado Bautismo

Por el P. Federico Highton, SE

I.-

En este intervalo sin crónicas ni aventuras, donde me vi forzado a dejar por un breve período los misteriosos horizontes de la paganía y a recluirme en nuestra casa religiosa de la Orden San Elías en Las Galias para terminar el doctorado pendiente, pude ser testigo del muy fecundo y escondido trabajo apostólico que los Padres Ansaldi hacen en la Parroquia de Ollioules.

Mas no solo fui edificado por su ejemplo sacerdotal, su celo apostólico y su estilo monástico, sino que fui testigo de una conversión que bien puede ser considerada, una “rara avis”. Nos referimos a la conversión de una mujer francesa llamada Teresa (no revelamos su nombre real por razones obvias). Entremos en la historia, que no sólo no terminó, sino que recién empieza.

Teresa nació en una familia atea, que cuenta con varios masones desde la época de sus abuelos. Cuando ella era niña, según ella cuenta, el diablo le dijo: “tu familia es atea; ergo, Dios no te va a cuidar. Yo me encargaré de tí”. Pasado el tiempo, siguiendo las huellas de su madre, se dedicó a la magia y, más específicamente, al tarot, llegando a hacer de eso no sólo su profesión, sino su misma vida. Económicamente le estaba yendo bien, pero de pronto surgió un problema: su cuerpo y su alma empezaron a sufrir horribles dolores que jamás cesaban. El motivo era simple: quedó poseída por uno o más demonios. Quien juega con fuego, se quemará. Es así de simple.

Leer más... »