InfoCatólica / Santidad en la Hispania Visigótica / Categoría: Sin categorías

22.03.24

27.02.24

Consejos para el espíritu en la Cuaresma

   En estos días de la santa Cuaresma, comparto algunos textos de los Santos Padres Hispanos que nos hablan de la conversión a la que somos llamados, y de la lucha contra el mal en la que estamos embarcados a lo largo de toda la vida, con la confianza puesta en Cristo, que ha vencido con su Pasión, Cruz y Resurrección al pecado y a la muerte.

   También enlazo las oraciones publicadas el año pasado por estas fechas: https://www.infocatolica.com/blog/hispaniavisigotica.php/2303170145-oraciones-de-cuaresma

«La malicia de los hombres es la que corrompe la naturaleza que Dios creó entera. Este fue el primer pecado de la humanidad, esta la causa de la condenación original: que los primeros padres no quisieron permanecer como habían sido creados» (san Leandro).

«Huye del canto de sirenas, hermana mía, no vaya a resultar que, por prestar oídos complacientes a lo terreno, te desvíes del camino recto y des con el escollo o te engulla el abismo» (san Leandro).

«El diablo se introduce al interior del alma a través de los sentidos corporales» (san Leandro).

«Son libres aquellos a quienes no acusa su conciencia. En cambio, quienes tienen una conciencia culpable, aunque estén libres, se ven aprisionados por negras angustias como de cárcel» (san Leandro).

«Gran pecado ante Dios es injuriar al ausente y desacreditar la conducta del prójimo. No hay en esto ni rastro de caridad» (san Leandro).

«Que tu conciencia sea siempre inocente, y tus palabras limpias de culpa. Lo que es reprobable, no debes gustar ni de oírlo ni de pensarlo, mucho menos de decirlo o de hacerlo» (san Leandro).

«Evita el contagio de la codicia como de mortal epidemia» (san Isidoro).

«Aparta la lengua de palabras torpes u ociosas y, en cambio, muestra continuamente un corazón y lengua puros» (san Isidoro).

«La ociosidad es combustible de la liviandad y de los malos pensamientos; en cambio, por el esfuerzo del trabajo se echan fuera los vicios» (san Isidoro).

«Vicio que se descubre, pronto se cura. Mas el que queda oculto, cuanto más se tapare, tanto más profundamente penetra y serpea» (san Isidoro).

«Si a veces por el delito de uno perecen muchos, también a veces por la enmienda de uno se salvan muchos» (san Isidoro).

«El que confiesa espontáneamente la culpa que cometió, debe merecer el perdón que solicita. Por tanto, orad por él y sin tardanza, y otorgadle el perdón pedido» (san Isidoro).

«Aun después del bautismo, por el que se borran los pecados, debemos convertirnos a Dios todos los días mientras nos hallamos en este mundo. Conversión que nunca habremos realizado suficientemente» (san Isidoro).

«El que es sabio según el mundo, es necio según Dios» (san Isidoro).

«Nadie tiene mayor culpa que aquel que ignora a Dios» (san Isidoro).

«El amor de Dios aparta eficazmente al hombre del amor mundano y carnal» (san Isidoro).

«No ama a Dios quien desprecia sus mandamientos» (san Isidoro).

«Hacen mal uso de los bienes quienes emplean para usos torpes lo que Dios les ha concedido, como son el talento y los demás dones de Dios» (san Isidoro).

«Triple es el camino de la conversión a Dios: al comienzo, con placer; en la etapa media, con esfuerzo; y en la culminación, con reposo» (san Isidoro).

«Todo converso debe primeramente enmendar sus obras y luego los pensamientos, de suerte que primero reprima la mala acción, y después la inclinación pecaminosa, para que la malicia no perdure en el pensamiento» (san Isidoro).

«Los vicios, antes de la conversión, mantienen con el hombre una especie de alianza; mas cuando se los extirpa, se alzan con una fuerza más impetuosa» (san Isidoro).

«A la conversión precede la multitud de los pecados; tras la conversión sigue un gran número de tentaciones. Así dispone su ánimo para las virtudes mediante la lucha contra el pecado» (san Isidoro).

«Si fuimos capaces de imitar en el vicio a los perversos, ¿por qué somos negligentes en seguir a los justos por la senda del bien?» (san Isidoro).

«Nada hay peor que reconocer la culpa y no llorarla con amargura» (san Isidoro).

Continuará…

17.01.24

Santa María de Melque

A finales del pasado mes de diciembre, en una fria mañana de niebla, tuve la oportunidad de volver a visitar la iglesia de Santa María de Melque, en la provincia de Toledo, dentro del término de San Martín de Montalbán (https://goo.gl/maps/J1YSByeeaD82).

Se trata del edificio mejor conservado de la época visigoda. Fue uno de los monasterios que tanto florecieron en aquel momento de la historia de la Iglesia.

Leer más... »

23.12.23

18.12.23