Volpi no puede ser juez y parte

Volpi lleva su tiempo ejerciendo su cargo de comisario de (o más bien contra) los Franciscanos de la Inmaculada y a estas alturas de la película se entera uno de que se ha dedicado a difamar a la familia del fundador. Chapeau para la persona que lo puso al frente de tan tamaña cuan aparentemente injusta tarea.

Los anglosajones tienen el proverbio adding insult to injury y creo que para este caso viene al pelo.

Pero la justicia italiana ha dictaminado, y el mismo Volpi lo ha reconocido. Por tanto, mientras escribe estas líneas, un servidor se pregunta qué hace el señor comisario un solo día más en su cargo.

La sentencia y la admisión de culpabilidad no solo dejen en evidencia al mentado sino a quien le nombra, o al menos le mantiene. A quien corresponda la decisión, debería destituirle inmediatamente y mandarlo de nuncio a Irán, como pasó con cierto personaje de cuyo nombre no quiero acordarme.

Desde el principio ha habido pronunciamentos contra las injusticias de Volpi. Como decisión personal puedo decir que callé por motivos de prudencia, pues el caso nunca estuvo claro del todo, y por motivos más personales, pero no dudé en acusar a los que dejaron a los frailes en la picota, por ejemplo en Argentina, donde fueron forzados a abandonar la celebración de la forma extraordinaria, y como respuesta los fieles los dejaron con sus obras de caridad solos. Hasta la fecha no tengo noticia de que los porteños hayan reparado esa infamia con los frailes: mucho te quiero perrito pero pan poquito.

Este último desenlace, eso sí, saca a la luz lo que sabían los más cercanos a los frailes: que Volpi hizo honor a su nombre desde un principio, fue de zorro y le ha salido la jugada como una cacería inglesa. Va siendo hora de que le suelten los galgos, a ver como corre.

Me parece que vamos camino de hacer justicia a Fray Mameli. Pero faltan dos cosas: un comisario que repare el daño que ha hecho su predecesor y la pública rehabilitación del nombre que reclama la justicia italiana.

Pero son tiempos aciagos en los que la justicia temporal tiene que suplir la falta de caridad de la Iglesia con sus hijos más fieles cuando se deja campar a sus anchas, con matices, a gente de la calaña de Lucía Caram, Pagolas y Masiás.

Sic transit gloria mundi.

+Pax et bonum+

Miguel Vinuesa

17 comentarios

  
Maga
Totalmente de acuerdo con el artículo. Volpi, de tener un mínimo de dignidad, tendría que dimitir ya.
17/02/15 10:49 AM
  
Martin Ellingham
Imagino que Volpi tendrá la dignidad de presentar su renuncia o que la Autoridad lo removerá de su cargo....

Nota del B. Por eso pido a Dios
17/02/15 10:57 AM
  
Juan Mariner
A San Juan de la Cruz también le perseguía la propia Iglesia, el perseguido fue elevado a los altares y los perseguidores, ni se sabe que fue de ellos...

Cuando se ensañan contigo sin motivo aparente, algo bueno tendrás...
17/02/15 1:07 PM
  
   
No, no fue la justicia italiana que obligó al comisario a nada, fue una conciliación. Ello deja otras reservas. Primero, la familia Manelli actuó con demasiada (excesiva) buena voluntad al aceptarla. Segundo, resulta al menos llamativo, que Volpi accediera a compensar económicamente a los Manelli y a comprometerse a retractarse mediante ciertos medios determinados en el documento de conciliación. La duda está en que en muchas de estas ocasiones en las cuales se concilia, después de haber firmado la conciliación, luego la parte obligada incumple. Con lo que si se diera este caso, perdería la familia Manelli, es decir, se vería asaltada en su buena fe, porque habrían renunciado a irse a litigio y tampoco obtienen la idemnización, y mucho menos la reparación de su nombre. Dicho de otra manera, ni se tiene un buen pleito (litigio), ni se tiene el mal arreglo (conciliación).

Yo sí quisiera ver que se cumplan los términos de la conciliación, por lo pronto conservo las reservas del caso.
17/02/15 3:34 PM
  
canali_
Muy acertado el artículo. Esperemos que el comisario Volpi se vaya lo antes posible y que la Santa Sede salga a la palestra a defender el buen nombre de esa benemérita Congregación. Mal Por la familia Manelli. En el Ejército cuando se cursa un parte por escrito es con todas las consecuencias. Los paños calientes son peor remedio que la enfermedad.
17/02/15 4:25 PM
  
Miki V.
Gracias por su comentario, P. Canali!
17/02/15 5:11 PM
  
Leonardo
Cuando leí la noticia, no pude evitar tomarla como un signo. Si hemos de estar atentos a los signos de los tiempos, pues he aquí uno. Y vendrán otros, seguramente. Dios quiera que los Franciscanos de la Inmaculada se esparzan por el mundo entero, en una Iglesia renovada y fecunda. Dios asista al Santo Padre especialmente, en el período en que se dirime la lucha decisiva contra el Modernismo, es decir, por lo menos "el fin de los tiempos modernistas", no exento de luchas e incertidumbre por supuesto.
17/02/15 6:31 PM
  
Enrique G. B. A.
De acuerdo a esta noticia el comisario (pontificio) ha sido juez y parte. Sometido en una cuestión a la justicia civil ha resultado mal juez y parte no imparcial, sino prejuiciosa.
Por otra parte el papa no creo tenga tiempo de leer continuamente portales y periódicos, por lo que cabe desear que las personas de confianza que le rodean, y que si les toca informarse, a su vez le informen debidamente en lo que ha sucedido.
La soledad informativa de los hombres de la Iglesia, puede llegar a lo inaudito.
Recordemos el episodio del cardenal Levada y Williamson. Mientras se censuraba en periódicos y sitios de internet el negacionismo del holocausto por Williamson, el cardenal lo ignoraba. Luego se quejó públicamente, en una entrevista, que nadie, ni un cardenal, ni obispo, ni sacerdote ni siquiera un laico le hubiera advertido a tiempo de las declaraciones de Williamson. Y de rebote el escándalo salpicó a Benedicto XVI, que evidentemente tampoco estaba al tanto.
18/02/15 1:49 PM
  
canali_
Circular del Padre Volp a la Congregación en el día que acaba de terminar:



Queridos hermanos,

Paz y bien!

Me dirijo a vosotros como un padre, consciente de las preocupaciones que pueden haber causado en vuestra mente de noticias religiosa diseminadas sobre mi persona, con el objetivo evidente de atacar el espíritu de comunión fraterna establecido positivamente en el Instituto, y que que distingue nuestro esfuerzo común y solidario, en orden a restablecer entre los franciscanos el carisma original que ha distinguido su servicio a la Iglesia.

Por lo tanto, os pido que sigáis atentamente la breve reconstrucción de los hechos en que me han involucrado maliciosamente tratando de montar un escándalo.

El Divino Maestro dijo: "scandala Oportet ut eveniant", y sin duda esto es cierto para todos nosotros, siempre que sepamos discernir la verdad de la falsedad, y extraer de los hechos en que estamos involucrados la enseñanza correcta.

Con motivo de la solemnidad en 2013, de la Inmaculada, nuestra Patrona Celestial y Protectora, escribí una carta circular dirigida a todos vosotros, resumiendo los acontecimientos transcurridos desde mi nombramiento como Comisario Apostólico.

En este documento no pude dejar de tratar una de las pruebas más difíciles que enfrentamos conjuntamente e intentamos superar, con espíritu franciscano, iluminado por la protección celestial de María Santísima: me refiero a la eliminación en el Instituto de los bienes temporales, necesarios para el cumplimiento de nuestra misión.

En referencia a los cambios introducidos en los Estatutos de las dos asociaciones, dotadas de personalidad jurídica de Derecho Civil, los titulares de la propiedad del Instituto, me dijeron que estos bienes habían sido colocados bajo la disponibilidad, entre otros, de ciertos miembros de la familia del Padre Manelli.

Esta declaración no tenía carácter de mendacidad, y era fácil de comprobar.

Sin embargo, los hermanos y hermanas del fundador de la Congregación, junto con su cuñado, considerándose a sí mismos ofendidos por la afirmación de mi carta circular, promovieron una acción civil contra mí, para obtener una indemnización por los daños supuestamente sufridos por ellos.

Bajo la ley procesal civil actual, cada acción puede resultar en una sentencia sólo después de que haya habido un intento de mediación entre las partes.

En un lugar así, "pro bono pacis" y en el espíritu de la hermandad de seráfica, se llegó el 12 de febrero a un acuerdo con la contrapartida de que no había nada que reconocer, si no una explicación obvia, que tenía el único fin de evitar la continuación de procedimientos civiles ante el Tribunal de Roma, con los honorarios adicionales que se estipulen.

Bajo este acuerdo, prometí publicar una aclaración en la página oficial del Instituto, de acuerdo con la otra parte.

Estaba a punto de poner en vigor el acuerdo, cuando, el 15 de febrero, apareció en una publicación electrónica un artículo, cuya "única fuente" - según su editor - era "Don Camilo", descrito como "cercano a la familia Manelli ".

En este trabajo hemos dicho textualmente lo siguiente:
" El Padre Volpi, después de admitir su delito de calumnias y mentiras 12 de febrero fue condenado ..."

Era evidente que la intención del articulista, que según confesó, está vinculado a la familia del Padre Stefano Maria Manelli, era extensiva a todos vosotros, queridos hermanos, para menoscabar mi prestigio y la autoridad que se me ha dado.

No estoy, de hecho, condenado por ningún delito, ni sujeto a un procedimiento penal, ni he admitido en cualquier instancia judicial o extrajudicial, haber cometido un delito, ni haber expresado calumnia o mentira ".

Por lo tanto, he dado instrucciones a mis abogados para preparar el juicio por el delito de difamación contra los responsables, y manifesté a la familia del Padre Manelli mi voluntad de dejar inoperante la transacción conciliatoria, firmada el 12 de febrero 2015, teniendo en cuenta que ya no es válida por grave incumplimiento de la otra.

Queridos hermanos,

Sé que cuento con vuestra "Sapientia cordis" y que compartís mis sentimientos, lo que me lleva a considerar la campaña de difamación dirigida de nuevo hacia mí, aprovechando el espíritu franciscano con el que yo había decidido poner fin a la disputa con la familia del Padre Manelli, como un intento de socavar la armonía hasta ahora nos animaba a todos, respecto la promoción del bien del Instituto y de la Iglesia.

Os invito a estrechar aún más este vínculo de solidaridad que nos une con el Santo Padre y con toda la Iglesia militante, bajo el manto protector de la Virgen, Madre y Patrona del Instituto de los Hermanos Franciscanos de la Inmaculada, elevando nuestra oración común, como prenda de gracias celestiales, en un momento difícil de nuestra historia.

Abrazo a todos, recordando el lema evangélico:
"! PREVALEBUNT NO" Y Yo os bendigo.
19/02/15 12:08 AM
  
antonio
Pero son tiempos aciagos en los que la justicia temporal tiene que suplir la falta de caridad de la Iglesia con sus hijos más fieles cuando se deja campar a sus anchas, con matices, a gente de la calaña de Lucía Caram, Pagolas y Masiás.Fourcades,Kung;etc.

Es verdaderamente, esclarecedor, el que suscribe, los conoció personalmente en Argentina, mi Director que no tiene nada de integrista, me los pondero.
Para los que son de Argentina sepan que estabán en la Salada, erán reconocidos por el mercado central, un día que no los encontre, todos me hablaban muy bién de ellos.Un lugar pobrísimo.
De hecho respetaban la libertad interior, de dar la misa con el rito extraordinario, y la de nuevo ordo.
Reunián a muchisímos jóvenes, el que estaba a cargo me conto que orabán seis horas por día, de ahi la fecundidad de ssu apostolado.
Respetando siempe a los fieles, esa libertad interior de asistir a los dos ritos.Me enteré que tenían muchísimas vocaciones,,el Comisario Volpi, debería ir a Siria.Un religioso mentiroso!!!!!y decapitar un movimiento que atraían muchas vocaciones.De Integristas Nada.
19/02/15 1:48 AM
  
antonio
Quiero aclarar que el suscribe vive muy lejós. simplemente quería asistir a una misa, como Dios Manda.

Bajo los dos ritos habia Sacralidad, respeto, no habia,experimentos, un gran respeto por la EUCARISTIA:

Me llama la atención lo que comentas, que los fieles de la zona ,los hayan dejado solos, ya que tenián una gran llegada.
Te quiero aclarar, que también es muy lejós del centro de Buenos Aires,
una urbe con un tránsito, que enferma.

Estabán al lado del Riachuelo un río que separa, la ciudad de la Provincia, con una urbanización salvaje(Juan Pablo II, en Haiti), es lo mismo.Un lugar extremadamente pobre.


19/02/15 1:58 AM
  
Miki V.
De acuerdo Antonio. Yo lo que critico es que los fieles que acudían a ellos, con todas las circunstancias, de la noche a la mañana los abandonan cuando habían puesto en marcha obras de caridad y educativas para esa gente extremadamente pobre con la que vivían.

Eso es lo reprensible. En buena fe los frailes ponen en marcha proyectos que luego tienen que cancelar porque aquellos que lo alimentaban desertaron. Y todo ello por una cuestión litúrgica que los frailes no escogieron.
19/02/15 9:19 AM
  
antonio
No sería extraño, que a veces hay colaboracionistas, internos, pequeños, Sanhendrines.

Siempre la Autoridad, debe ponderar el bién que hacían, la gente pobre, sencilla, respetaba, muchisímo al Santísimo Sacramento.
19/02/15 11:55 AM
  
antonio
Quiero aclarar que para el que suscribe, el Santo Sacrificio, sea donde sea siempre vale la pena.
Aparte siempre he rezado, por mi parroquia, que es la Medalla Milagrosa de Adrogué, esté donde esté y su obispo. Por su Sacerdote, y por mis hermanos, como decía San Pablo II es la puerta de entrada a la Iglesia Universal.
Es siempre, para confortar a mi Señora, que experimenta el gozo de la Misa Tridentina, y algunos de mis hijos.La libertad interior existe en mi casa.
22/02/15 2:40 PM
  
Juan de los Palotes
No estoy en los detalles, pero puedo comprender (en principio) a los que dejaron de colaborar, porque ya no se sabe bien con qué se está colaborando: qué se va a enseñar en esas catequesis, qué se va a repartir entre los necesitados.


Nota del B. Sin comentarios...
23/02/15 9:37 PM
  
JCA
Canali_:

No conozco la ley italiana (¿alguien puede ayudar?) pero aparentemente del procedimiento se deduce que se parece un montón a la española, en que previo a una demanda contra el honor (injurias, calumnias... que entran en el dominio de lo PENAL, no lo Civil) hay una vista de conciliación. Si el P. Volpi aceptó los términos (lo cual es un reconocimiento), deberían ser ineludibles, diga lo que diga ahora.

Aquí se encuentra la sentencia:

www.corrispondenzaromana.it/padre-volpi-ha-firmato-laccordo-con-cui-ammette-daver-diffamato-i-familiari-di-padre-manelli-fondatore-dei-francescani-dellimmacolata-ora-si-dimettera/

Por otra parte, Rorate Cæli ha publicado el comunicado del P. Volpi (en inglés)

rorate-caeli.blogspot.com/2015/02/for-record-letter-of-apostolic.html

y hay diferencias con la traducción que aporta Vd., sobre todo en un punto muy importante:

«En un lugar así, "pro bono pacis" y en el espíritu de la hermandad de seráfica, se llegó el 12 de febrero a un acuerdo con la contrapartida de que no había nada que reconocer, si no una explicación obvia, que tenía el único fin de evitar la continuación de procedimientos civiles ante el Tribunal de Roma, con los honorarios adicionales que se estipulen.»

«In these circumstances, on February 12 this year, “pro bono pacis” and in the fraternal spirit of our Seraphic Father, I reached for a settlement agreement with the opposite party which did not involve any acknowledgment on my part except by way of a clarification, and which had the sole purpose of avoiding further civil proceedings before the Court of Rome, with consequent additional costs to the Institute.»

Francamente, Volpi está embrollando el asunto para salvar su cara (no sé si por propia iniciativa o por órdenes superiores), porque se contradice con la sentencia. 20.000€ y publicación en agencias son muchos euros para «ningún reconocimiento por mi parte excepto como vía de aclaración».

Pero también ojo al dato: «... y que tenía el solo propósito de evitar ulteriores procedimientos civiles [en España son penales] ante el Tribunal de Roma, con las consiguientes costas adicionales AL INSTITUTO.» O sea, que el «pagano» de los 20.000€ (me preguntaba quién sería el primo que aflojaría la mosca, porque él no debe, como capuchino, de tener un duro) más los anuncios en agencias de noticias... ¡son los FFI! ¡A esto llamo yo ser cornudo y apaleado! ¡Y encima es «el bueno» por evitarles este quebranto económico!
24/02/15 12:54 PM
  
Alejandro Holzmann
Tal como señala Fray Nelson, OP, en su interesante artículo sobre los FFI, Fundaciones nuevas de estilo tradicional, pareciera que se ha intentado instrumentalizar lo que sucede con los FFI para atacar al pontificado de Francisco sin verdaderos argumentos. Veamos que tiene que decir don Miguel Vinuesa de la Circular del Padre Volpi recién publicada.

Si las irregularidades de las que se acusa a los FFI son verdaderas, los laicos están en todo su derecho de suspender su ayuda a las iniciativas apostólicas y benéficas. Recuerdo que en plena crisis del Lumen Dei el Comisario pontificio ordenó suspender las ayudas económicas y encauzarlas por otros canales. No pocos las suspendieron del todo y optaron por apoyar otras iniciativas.

Nota del B. Estoy convencidísimo de que los fieles desertores en Argentina los abandonaron para adherirse a los postulados del difamador. Claro que sí.
24/02/15 2:20 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.