Cuando la impotencia sucede a la indignación

Por las noticias teníamos cierta idea que los acontecimientos en Roma habían roto cualquier molde “indignado”, como si eso significase algo. El asalto a la parroquia de San Marcelino y San Pedro de la ciudad eterna marca, sin embargo, un nuevo hito de infamia en un movimiento que, al ver que no logra ningún eco político por su acción, se dedica a destruir lo que cualquier otra persona puede apreciar, incluida una iglesia que allí se encontraba cuando pasaron esta horda de salvajes.


Los “indignados” se pueden mentir a sí mismos, pero que hagan el favor de no tratar de engañar al resto. Desde las trágicas protestas por la reunión del G-8 en Génova, en 2001, que se saldaron con un muerto, Italia ha sido el terreno de pruebas de los revolucionarios del mundo. Esta semana la izquierda italiana rabiaba porque Berlusconi había superado con éxito una moción de confianza en el Parlamento. Creo que en no poca medida la frustración por que la sinistra no gobierne ha alimentado la acción vandálica en Roma. Ya se sabe que en el manual del revolucionario “si no gobiernas, al menos haz que arda la calle”, ahora bien, como dice un amigo “cuando hagas la revolución, mira muy, muy bien quién está a tu lado…”. Quede eso como aviso a los incautos.

Es, desde luego intolerable, que unos pocos, por rabiosos que estén, pretendan presionar al resto de un país utilizando el terror como fórmula. En Nueva York el alcalde Bloomberg no ha vacilado a la hora de desalojar a los cuatro gatos que allí se juntaban. Italia, pese a tener la legislación antiterrorista más efectiva del mundo (al alquilar un piso el arrendador debe presentar fotocopia del documento de identidad del inquilino a los servicios secretos), parece incapaz de prevenir estos desastres. De España, mejor ni hablar. Al menos esta vez no les ha dado por poner patas arriba el centro de Madrid.

Se mire como se mire, esto tiene que acabar. Y lo que puede llevar a esta gente a desaparecer no son los guiños de Rubalcaba, ni políticas de apaciguamiento, sino un estado use el palo, que ejerza, como debe ser, el monopolio de la “violencia” sin que sus agentes tengan que cuidarse de unas presuntas denuncias por torturas (al tiempo, eso sí, que se controle perfectamente su acción). Un estado que debe, también enseñar la zanahoria, no solo el palo, porque parte del éxito del 15-M fueron las reivindicaciones primeras contra una clase política completamente desconectada de las necesidades reales de sus ciudadanos. Y no es solo la economía lo que nos preocupa, señor Rajoy.

En resumidas cuentas: un estado que haga algo para cortar de raíz las protestas, no sólo los síntomas.

Sobre todo porque cuando se llega al extremo de asaltar una iglesia, un templo del siglo cuarto, entonces se da uno cuenta de que no es otro que el Anticristo el que inspira este odio, esta violencia, este espíritu destructor. Los Católicos ponemos la otra mejilla, pero tampoco somos masoquistas.

Hay mucho que replantearse, pero esto da debida cuenta de hasta donde estamos llegando por dejar a los “bárbaros” volver a tomar Roma, 15 siglos después.

+Pax et Bonum+

14 comentarios

  
Charo
Totalmente de acuerdo con usted, Miguel. No entiendo como hay tanto progre bobo que los defiende. ¡Si se les ven de lejos las intenciones!
16/10/11 12:26 PM
  
Yolanda
De "las trágicas protestas por la reunión del G-8 en Génova, en 2001" hace diez años, Miki. Muchos de los "indignados" de hoy eran niños.

"Presionar al resto de un país utilizando el terror como fórmula" no es la estrategia 15-M en absoluto. El espisodio de Roma no es "un nuevo hito de infamia en un movimiento que, al ver que no logra ningún eco político por su acción, se dedica a destruir lo que cualquier otra persona puede apreciar, incluida una iglesia". Ni hay tal "horda de salvajes".

De Tokio a Toronto, en todo el orbe, varios cientos de manifestaciones 15-M han sido pacifícas, incluyendo el tono general de la de Roma; han centrado su indignacion en bancos y políticos; no han generado ni un solo titular sobre gestos violentos; no han causado problemas de orden público significativos ni han dirigido los desórdenes, ocasionales e insignificantes en número, contra la Iglesia.

Todos los medios,lógico, han resaltado la excepcionalidad del lamentable espisodio de una minoría de manifestantes encapuchados de Roma. Que fueron violentos contra iglesias... y contra todo lo que se les cruzaba.

Es noticia que un hombre muerda a un perro y no al revés. Por eso, en medio de la noticia general, que es la globalización, la escala mundial de la indignación 15-M, pacífica al 99%, un grupúsculo en Roma se ha comportado de manera infame y contraria al tono abrumadoramente mayoritario del resto.

Esto es noticia porque es lo excepcional. Pero falta matizar la insignificancia cuantitativa del hecho, por mucha gravedad cualitativa que tenga.Y dejar claro que el episodio no es extrapolable al resto del movimiento.

Pero parece que te gusta coger el rábano por las hojas y aprovechar lo que no tiene sentido aprovechar. Por mucha izquierda que se congregue en el movimiento de indignados, no es un movimiento ni violento, ni expresamente antireligioso. Ni cabe decir "que el Anticristo es el que inspira este odio, esta violencia, este espíritu destructor" más que si te refieres al grupúsculo de encapuchados de Roma.

Puede que un católico no deba alinearse con el movimiento 15 M, por otras razones, pero no porque "el Anticristo sea el que inspira ningún odio, violencia o espíritu destructor" que no pertenecen a ese movimento en sí.

Parece que algunos os frotáis las manos de gusto cuando ocurre algo como lo de Roma y que estuvierais deseando que de verdad fuera algo generalaizado o que de verdad los indignados fueran violentos y quemaran iglesias por doquier. Pues mira, no es así, por más que os gustase que lo fuera, no es así

Cuando lo sea, seré la primera en admitirlo y sumarme a los lamentos y en reclamar con toda energía que se ataje.
Nota del B. Al final es que se pervierte algo bueno (la respuesta social) con la violencia de los extremistas, y claro, pagan justos por pecadores.
16/10/11 12:32 PM
  
Menka
Su pacifismo es notorio. Está al servicio del combate. Si es suficiente con ello y gobiernan, no hace falta más. Pero si no, hay que recurrir a las FARC si es necesario. Lo cual nunca condenarán los partidos y movimientos de izquierda.
Extradicción y juicio a Pinochet, pero el diálogo con Tirofijo.
Si queman las imágenes, que se preparen las personas.
Por cierto, con mafia que les chupa la mitad de lo que tienen, no se meten estos valientes.
16/10/11 2:15 PM
  
ramón
O acabamos con esta escoria, o esta basura acaba con nosotros. De frente y por derecho. Ni un paso atrás.
16/10/11 2:44 PM
  
Miki V.
Menka: es lo de siempre, lo de los "demócratas de toda la vida". Los que "resistieron a Franco todos esos años" en España... Haciendo cualquier cosa menos oposición dentro o fuera de España, claro.

Ramón: Palo cuando haga falta, zanahoria cuando se merezca. A leches, como nuestros abuelos, no se arreglan las cosas. Falló en el 31 y volvería a fallar hoy.
16/10/11 2:48 PM
  
Yolanda
Nota del B. Al final es que se pervierte algo bueno (la respuesta social) con la violencia de los extremistas, y claro, pagan justos por pecadores.

_________________

No, no: eres tú,y los que secundáios ese discurso (en el fondo creoq ue a sabiendas de su falsedad) quien hace pagar a justos por pecadores.

No digas que pagan justos por pecadores como si fuera algo que ocurre solo. Sois vosotros los que estáis encantados de que ocurra, entre los miles y miles y miles de personas participantes en todo el mundo, un incidente, muy grave, sí, pero proporcionalmente insignificante y no significativo, para hacer pagar a justos por pecadores.

Luego, cuando los medios manipulan y hacen, por ejemplo, pagar sacedotes justos (la inmensa mayoría) por pecadores (los cuatro pederastas infames), nos quejamos...
16/10/11 2:51 PM
  
Jordi
En mi opinión, y si la situación económica se recrudece, me da la sensación que este movimiento va dirigido, en el país que pueda conseguirlo, hacia una revolución explosiva y a una rápida implosión.

Lo veo un movimiento demasiado abierto, carece de líderes, de organización y de programa real práctico (no lo es este conjunto de lemas como "España es diferente pero no indiferente" y otros más), acumula frustración a medida que el gobierno no les haga caso y la situación se recrudezca, y es muy parecido al vitalismo de la revolución permanente: si no se mueven, se mueren.

Y se deben mover en la calle, porque todo, internet, la prensa y el boca a boca, tiene como fin la calle para influir al poder democrático.
16/10/11 9:53 PM
  
Ángeles
Pues no los "indignados de España" estuvieron metidos en la marcha anti papa, ahora no los quieran poner como unos ángeles pacifistas, porque no lo son...la mayoría son anarquistas y no todos pero si una gran parte son anticlericales, no nos engañemos eso lo pudimos ver todo el mundo en la JMJ (marcha anti papa. En lo personal estoy de acuerdo con este artículo.
16/10/11 10:35 PM
  
Faramir
Al menos que el obispado -o la institución encargada, que desconozco cuál será- exija la persecución judicial y policial de los culpables y convoque a un acto de desagravio.
17/10/11 9:54 AM
  
david
Hola Miguel

Dime si me equivoco pero cuando la policía asesinó a Carlo Giuliani en Génova o a Alex Grigoropoulos en Grecia ¿también escribistes un artículo al respecto?, si es así hazmelo llegar por favor así comprobaré que también tienes las cosas claras cuando pasan cosas realmente reprobables y no solo cuando se destruye una estatua, que a mí que amo el arte y no soy católico también me molesta. Por favor, un poco de coherencia. ¿Es el Anticristo el que promueve estos actos? Pues debe andar en el cuerpo de casi toda la población mundial. ¿Te extraña que la gente se sienta rabiosa cuando existe un sistema que deja a la gente en la calle y roba lo que es de todos, cuando gente que en teoría promueve el bien gasta millones en actos que celebran el amor a una sola persona como si se tratara de un dios?
Saludos
Nota del B. En 2001 no había empezado ni la escuela de periodismo. Sin embargo eso no te impide quedar como un extremista que justifica a estos cafres. Te ruego que te abstengas de volver por aquí. No me molestaré en publicarte de nuevo, mucho menos en leerte o responderte.
17/10/11 2:44 PM
  
Enrique
Estimado Miguel:
El tono de tu comentario me parece que incita a la violencia (incluso hablas de "palo") y me recuerda que en tu país y en el mío (Argentina) la violencia ha traído dolor y más confrontación. Es anecdótico pero mi padre fue empleado de un Vinuesa que vino a nuestro país huyendo del malestar y violencia del vuestro. Exagerado ya comparar a quien protesta con el Anticristo (¡si en cada hecho de protesta en contra de las autoridades hubiese un Anticristo!)
Bueno Miguel, espero no quitarte más tiempo. Entiendo que en tu foto la pipa trata de darte un "rol du phisique" de pensador y maduro, pero ¿no es de algún modo el fumar una falta contra el 5º Mandamiento?
17/10/11 3:56 PM
  
Kantonio Revolution
(Editado). El enlace que manda tiene un virus... Y ese es lo menos malo. Haga usted la revolución pero que el portal esté limpio, por favor...
17/10/11 4:10 PM
  
Enrique G. B. A.
Hoy por TVE, he conocido la continuación de la salvajada de romper una imagen de Nuestra Señora.
El violento fue rodeado por un grupo de los manifestantes, le sacaron la capucha y lo filmaron, para que su rostro sea conocido, adjuntando la filmación en algunas webs -que no conozco-.
La filmación de esta salvajada si la pasó el informativo, desde la rotura a patadas de una puerta de la iglesia, el partir contra el piso la estatua de la Virgen, hasta terminar con el encapuchado perdiendo su anonimato.
Los pacifistas desnudaron el rostro del infiltrado violento. Dios le conceda verguenza y arrepentimiento.
19/10/11 2:22 PM
  
Gregory
He leido a ciertos editorialistas afirmar que con los indignados viene algo maravilloso, no me explico tanto optimismo si no son más que un grupo de ultrosos que nada nuevo busca sino ver el mundo arder disculpen mi posición si a alguien ofendo.
19/10/11 3:34 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.