La alegría de la fe

Hay mucho bueno en una Jornada Mundial de la Juventud, y poder estar en primera línea para cubrirla no es lo más grande de ellas. Eso, a pesar de haber visto al Papa a escasos 10 metros, mientras llegaba ayer a la Puerta de Alcalá. Pero no, quizás lo más grande sea poder darse cuenta de que la felicidad que ayer reinaba en Cibeles, Gran Vía, Recoletos, Serrano y Puerta de Alcalá no era mera exaltación, sino una verdadera alegría por vivir la fe.

Sé que muchas veces no se entiende desde la distancia cuando te cuentan algo muy emotivo. Es lo que me está pasando a mi. Nunca me vi capaz de transmitir con una cercanía, con un fervor tan grandes lo que estaba pasando a mi alrededor. El periodista es, por “deformación profesional” un testigo silente, un témpano de hielo distante de lo que narra. Pero esa frialdad y distancia desaparecen cuando un millón y medio de personas piensa en positivo, y se reúne no para protestar (algo que aquí llevamos haciendo casi 8 años), sino para dar la bienvenida a una persona a la que queremos desde el fondo del corazón.

Son pequeños detalles lo que engrandecen el espíritu en estas ocasiones. Ver sacerdotes vestidos de negro -no pocos de sotana- con un calor acuciante; un chaval arrodillándose para confesarse (y un franciscano de la renovación, con sus hermoso hábito color ceniza absolviéndole), grupos de religiosas americanas impecablemente vestidas para recibir al santo padre…

Desde luego no hemos siquiera llegado al ecuador de esta JMJ, que terminará con una gran Misa el domingo en Cuatro Vientos, pero ya con el Papa en Madrid, la cosa se ve de otro modo. Hoy no me queda más remedio que seguir la visita a El Escorial por la tele, y esta tarde volveremos a Cibeles para un Vía Crucis que promete muchísimo y en el que las tallas históricas van a robarle algo de protagonismo al Santo Padre.

Sed, por cierto, pacientes con los comentarios, porque voy a poder mirarlos poco estos días.
¡Buena Jornada a todos y rezad por nosotros!

+Pax et Bonum+

4 comentarios

  
Maricruz
Mucho bien ya está haciendo esta visita del Santo Padre. Ya se nota. Sea Dios bendito.
19/08/11 12:22 PM
  
guillermo aguilera
Un filósofo de mi consideración, creo que católico, se pregunta en estos dias en su blog sobre el posible "exceso" de alegría de todos estos jóvenes, al fin con todos los problemas que tenemos...Me parecía que , contagiándonos del entorno, no sólo nos estamos empobreciendonos para poder dar sino, algo mucho más grave, para recibir, y es que como decía F.Nietzche , " la alegria es un misterio que sólo conocen los pobres", y así es, los pobres de las Bienaventuranzas. Paz y alegría.
19/08/11 5:25 PM
  
guillermo aguilera
(insisto) Decía Teresa de Ávila (?) que " un santo triste es un triste santo" .Y se trata de eso, de ser santos, como nos manda Jesús. Por otro lado en una sociedad del "entretenimiento", de una seudoalegría suministrada por mercenarios, la verdadera alegría debe ser toda un desafío,una provocación¡A ver si tienen razón los pobres quincemes de la Plaza del Sol y los provocadores somos nosotros ¡ Si fuera
así ¡¡¡Qué alegría¡¡¡
19/08/11 5:54 PM
  
rastri
-La alegría de la fe es esa sensación de paz y seguridad sin par, que como un interno silencio ivita a los que la sienten a continuar y dejarse invadir por ella en su sonora quietud.

-La otra, la alegría pública y multicolor de la fe, sea ésta fe de cristiano nuevo o de romano antiguo; La que como momentánea expresión del ánimo siendo bulliciosa es tolerable sólo en la chiquillería; En el adulto cuando no denuncia el peligroso efecto de la histeria colectiva; es ridíclula.

22/08/11 6:04 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.