Va de funerales...

En mi sección del Consultorio en Cataluña Cristiana recibo muchas consultas sobre temas litúrgicos y concretamente sobre cosas “raras” que pasan en algunos funerales. Hoy presento a los lectores de mi blog unade las últimas consultas con su respuesta sobre este tema. Tal vez sea de interés para muchos…

FUNERALES

Hace poco tiempo he pasado por la pena de asistir a un funeral de una prima mía, muy joven. Algunas cosas de la celebración me sorprendieron mucho, concretamente, dos: El sacerdote empezó su sermón diciendo “N. no sé donde estarás en este momento”. Me pareció de mal gusto. En segundo lugar, a la hora de comulgar, nos invitó a acercarnos a todos, diciendo que era un banquete y que todos estábamos invitados. Sé que algún participante en el funeral no estaba bautizado y a uno que yo conocía, cuando se disponía a ir a comulgar yo le dije que no podía ir. Se molestó y me dijo que a ver si yo sabía más que el cura. Al final no fue pero todo me resultó muy desagradable…

Resumo su larga carta-consulta. Si todo lo que me dice corresponde a la realidad yo también comparto su irritación y lamento la falta de competencia y de responsabilidad del sacerdote. Respecto a todo esto que comenta yo creo que lo primero que debe hacer usted es enterarse de quien fue el oficiante y hacerle una visita, comentándole todo esto que me dice. Este es el primer paso de una corrección fraterna. Luego, según vaya la entrevista, escriba al Obispo, pues él es el primer responsable de la liturgia de la Diócesis. Respecto a que el celebrante afirmo no saber dónde estaba la difunta, si bien es muy inapropiado, al menos es honesto y no hizo una canonización declarando que ya estaba en el cielo. Efectivamente no sabemos, pero confiamos en la salvación y en la misericordia de Dios y por esto rezamos y ofrecemos sufragios por los difuntos. Si yo supiera que un difunto ya está en el cielo no rezaría por él puesto que no lo necesita y, del mismo modo, si supera con certeza que esta condenado tampoco podría rezar por él. En cuanto a lo de la comunión me parece muy grave e imprudente. Personalmente yo procedo de modo muy diferente. Como sé que a los funerales viene mucho público que no es practicante y algunos, como usted dice, ni siquiera forman parte de la Iglesia, les invito a sentarse en el momento de la comunión. Así sólo vienen a comulgar los que habitualmente lo hacen. El caso particular que usted menciona pone en evidencia el erróneo modo de proceder del sacerdote oficiante. El debería saber muy bien que sólo deben acercarse a la comunión los bautizados y que se encuentren en las debidas disposiciones. Por ejemplo, nadie debe comulgar en estado de pecado grave sin haberse acercado previamente a la confesión. Son cosas muy obvias que todos deberían conocer. Usted hizo muy bien al decirle que no debía comulgar.

7 comentarios

  
Ricardo de Argentina
Eso de que en los funerales los sacerdotes canonicen al muerto es una plaga.
Es una bomba de tiempo puesta a los pies de la Doctrina: cualquiera que tenga dos dedos de frente y saque las lógicas consecuencias de tal disparate, terminará por impugnar a los Novísimos.
Si los obispos no hacen ni dicen nada, bueno sería que el Papa se pronuncie hasta que esto se corrija.
18/06/14 2:42 PM
  
javier
En uno de los últimos funerales que estuve el sacerdote afirmó en su homilía: "En este funeral no solo pedimos por N, sino que también nos encomendamos a él" y más adelante como que afirmó que ya estaba en el cielo.

Al terminar la misa me acerqué a él y le pregunté: ¿a Usted le ha revelado Dios que N se ha salvado?
Evidentemente a esta pregunta tan directa no supo que responder. El diálogo fue más largo pero no lo voy a transcribir, simplemente le recordé que es Dios el que juzga y que si el sacerdote afirma que se ha salvado, o ha tenido una especial inspiración divina para saberlo, o ha sustituido el juicio de Dios por el suyo.
18/06/14 4:52 PM
  
María
Pues no quiero echar leña al fuego, pero yo en los funerales lo he oído varias veces que han canonizado al difunto, y que recomiendan que se encomienden al difunto como si fuera Santa Rita, o San Antonio de Padua, porque lo ve todo y se apenaría si les viera llorar a los sus parientes, amén del panegírico que se hace del fallecido yo creo que el cura lo hace con ánimo de hacerles la coba a los hijos, pero a veces el sacerdote se pasa, como si el fallecido hubiera sido la Madre Teresa.
24/06/14 10:55 AM
  
Gelasio
Hace tiempo que vengo preguntándome en qué se están convirtiendo los funerales en mi parroquia. Y por los comentarios y lo que me dijo el agente de la funeraria que se encarga de los sepelios y está en una localidad vecina, no somos caso único. Homilías que parecen hagiografías, discursito a cargo de un/una familiar o amigo/a de la familia antes de terminar la misa. Me decía el señor de la funeraria que en la parroquia del pueblo donde está él suben al presbiterio con su chuleta, como aquí, para despedir al difunto. Me pareció ejemplar la homilía de un sacerdote, ya fallecido, cuando hace 25 años ofició el funeral de un familiar mío en otra localidad vecina. Brevísimamente, habló sólo de Dios. Ni una alusión al difunto. Por aquella época, unas orientaciones pastorales (corríjame si me equivoco) sobre la misa exequial recomendaban no aludir al difunto en la homilía. La guinda, en mi parroquia, la pone el párroco cuando, al despedir al duelo antes que el féretro salga de la iglesia, agradece en nombre de la familia la asistencia a este "último homenaje" al extinto. No vamos a hacer ningún homenaje: vamos a rezar por el alma del finado. Es un pueblo pequeño, donde todos nos conocemos, y a veces más de cuatro ven (vemos) exagerados los elogios del cura en la homilía. ¿Cómo reconducir todo ésto?
27/06/14 7:16 PM
  
Ferran Benedicto
Mossèn Joan:
La razón y la ley divina o un juicio erróneo, delante de un acto cómo es "El funeral", es cierto que cada sacerdote en conciencia puede tener sus conceptos que estrechen o separen su relación con El Señor.
La prudencia, el sentido común y ante todo impartir consuelo a los familiares y allegados al fallecido, es importantísimo, también dar un testimonio evangelizador sobre lo que enseña La Iglesia en cuanto a los difuntos; es lo correcto usar los ojos de Dios en estos asuntos, tal vez reflexionar ante situaciones del propio Jesucristo ante la muerte de su amigo Lázaro, por quién derramó lágrimas de duelo.
Ante el dolor de los asistentes a un funeral, especialmente quienes le conocían y eran de su entorno, se ven afectados positiva o negativamente, esto puede acercarles o alejarles de La Iglesia; considero que no son ocasiones para que el sacerdote de su punto de vista personal al respecto, debería declarar lo que enseña La Santa Madre Iglesia y acercar a los asistentes a Cristo cómo el camino de salvación.
La conversación de Jesús con Marta y María en los evangelios, nos es un ejemplo a seguir teniendo en mira alentar a quienes asisten y no son católicos profesos a adaptar más su fe a la forma de pensar cristiana, teniendo presente que los funerales también sirven para salvar vidas y no es para alabar al difunto, tampoco para dejarle sin valor, pues siempre es importante hacer mención de algo destacable cómo cristiano católico de el difunto.
Lo de hablar con un sacerdote que dijo algo que sabemos positivamente que no era apropiado, dadas las circunstancias y además no se ajuste a la enseñanza de La Iglesia, es cumplir con nuestra obligación, pues él es un hombre dedicado Al Señor y posiblemente lo tenga presente para no usarlo en otros funerales.
29/06/14 11:45 AM
  
Oriol
Podríamos contar cosas peores. Así, por ejemplo, la costumbre de poner una canción profana en la capilla del tanatorio en el mismo momento en que el féretro abandona la sala. En cierta ocasión lo vi salir acompañado por el "My Way" de Frank Sinatra. Pero el caso más grotesco y denigrante fue otro en el que,cuando el sacerdote concluía la bendición, sonaron los acordes de "Imagine" de John Lennon y se oyó en la capilla: "Imagine there's no heaven". Los que sepan inglés entenderán perfectamente lo desgraciado de la situación. (Debo decir, en descargo -parcial- del sacerdote, que en el mismo momento de sonar la música se le pintaron la vergüenza y el desagrado en el rostro. Me imagino que debía de haberlo discutido previamente con la familia... y no había logrado imponerse.) Pienso que, en cambio, la invitación a que todo el mundo se acerque a comulgar es sin duda errónea, pero puede atribuirse más bien a descuido. Probablemente el sacerdote no pensó que pudiera haber personas no bautizadas en la sala, o quizá dio por sentado que estas -igual que las personas que hayan cometido pecado grave- ya sabían que no tenían que comulgar.
06/07/14 1:35 PM
  
alejandro
El año pasado asistí a un funeral en una parroquia de la diócesis de Valladolid.Mujer joven y viudo metido en política con presencia de autoridades de nivel autonómico.
En medio de la Misa encienden un proyector y venga fotos de playa, viajes, picnis y similares, y así 15 minutos .
Había media docena de sacerdotes, ninguno tuvo la dignidad de poner fin a esa astracanada.
Por cierto hoy una amiga me ha dicho que en una diócesis cercana no dejan tocar música de Bach al órgano porqué no es "de Iglesia", John Lennon sí, Bach no.Así nos va.
12/07/14 2:47 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.