¿De qué se alarma Bibiana Aído? Sembraron vientos y cosechamos tempestades

Leo con perplejidad sobre la voz de alarma dada por Bibiana Aído constatando el desbarajuste sexual de nuestros adolescentes. ¿Pero que esperaban ustedes señores? Es como si un investigador insensato liberara un virus mortífero y luego se lamentara ante la mortalidad resultante entre la población.

Estamos, en definitiva, recogiendo los amargos frutos de una perversa ingeniería social que ha acabado destrozando a nuestra juventud con todo lo que esto comporta. Suscribo plenamente el análisis de la noticia que ha hecho muy lúcidamente nuestro director de Infocatólica y quisiera añadir algunas consideraciones.

En mi anterior post advertía sobre la peligrosidad de ciertas series televisivas que alimentan espiritualmente a cientos de miles de nuestros adolescentes. Los retorcidos patrones de conducta sexual que inoculan dichas series penetran con facilidad en estas mentes jóvenes tan desprovistas de recursos para resistir.

He podido comprobar que en numerosos centros de enseñanza secundaria y bachillerato en las clases de religión nada se dice de la moral sexual que propone la Iglesia y de su fundamentación. Ya no digamos de un programa serio de educación afectiva y sexual de nuestros jóvenes en clave cristiana, incluso en la escuela católica. Con estas perspectivas nuestros jóvenes son carne de cañón ante los depredadores.

El mensaje que se ha vendido y se vende a bombo y platillo es simple: disfruta del sexo con tal que evites los dos grandes males que son “embarazos no deseados” y enfermedades de transmisión sexual. Una perspectiva netamente animalesca y animalizante. Poco importa y nada se dice que estos jovenzuelos con unas prácticas sexuales promiscuas e inoportunas se destrocen para siempre el corazón, se incapaciten la mayoría para amar y fundar una verdadera familia, célula base de nuestra sociedad.

Es urgente, tremendamente urgente ponerse las pilas y empezar a trabajar en serio esta importante parcela de la educación humana. En este campo, lamentablemente, los hijos del mundo son más astutos que los hijos de la luz.
Tengamos presente que muy pronto se iniciara en el proceso educativo de jóvenes e incluso de niños una “educación” sistemática incompatible con una verdadera educación humana y cristiana e incapacitante para la misma si no llegamos a tiempo de evitarla; una visión de la sexualidad humana separada de su fundamental servicio al amor y a la vida. Sólo si los padres y familias toman cartas en el asunto y superan la pasividad y negligencias imperantes podrá ponerse remedio al problema. Y junto a los padres, la escuela católica y educadores sensatos que desde sus competencias ofrezcan una educación afectiva y sexual desde una antropología cristiana.

Hoy por desgracia, muchos adolescentes sólo reciben “enseñanzas sexuales” desde ámbitos tan poco orientadores como la televisión, internet y el ambiente que les rodea. Ni padres, ni educadores católicos les hablan de este tema con la competencia y seriedad que requiere. Me contaba hace poco una profesora de religión de secundaria que en su instituto va una enfermera que enseña a los chicos y chicas a partir de doce años cómo colocarse un preservativo y otros métodos contraconceptivos. Ahora ya se pretende enseñar sistemáticamente el aborto dentro del programa de “salud sexual”. ¿Qué podemos esperar de todo esto? Sembraron vientos y cosechamos tempestades…

Luís Fernando hablaba de “fornicadores de hoy, adúlteros de mañana”. Probablemente sea así en gran parte, aunque muchos de estos jovencitos que se volverán adictos al sexo, hastiados de tantas experiencias se verán del todo incapacitados para asumir un compromiso tan serio como el matrimonio y, probablemente también, siempre ávidos de nuevas sensaciones, totalmente cegados moralmente, no duden en intentar romper verdaderos matrimonios con tal de satisfacer sus deseos. Si no ponemos remedio y muy pronto a este desbarajuste debemos inquietarnos seriamente sobre el futuro inmediato de nuestra sociedad.

6 comentarios

Dónde ha dicho Bibiana Aído a qué cosas?
19/10/10 1:28 AM
  
Joan Antoni
Vea la noticia en infocatolica.
19/10/10 8:44 AM
  
Joan Antoni
(El Confidencial/InfoCatólica) La Ministra Bibiana Aído ha dado la voz de alarma: los adolescentes españoles practican más sexo que nunca y se inician a una edad cada vez más temprana, lo que está produciendo un aumento de los embarazos no deseados.

Nueve de cada 10 jóvenes consideran bastante o muy importantes las cuestiones relativas a su sexualidad, y cada día se sienten menos cohibidos a la hora de hablar de aspectos íntimos”, según Igualdad. “Si en 2004 el 65% aceptó contestar a preguntas sobre sexualidad, en 2008 fue el 75%, lo que revela que ahora se sienten más libres para hablar de estos temas”, puntualiza el departamento que dirige Aído. Y añade que “la edad media en que dicen haber tenido su primera relación sexual completa se sitúa cerca de los 17 años”, constatando que “las diferencias entre mujeres y varones están desapareciendo”.

Usan menos el preservativo
Sin embargo, la creciente actividad sexual de los adolescentes no va acompañada de una mayor utilización de métodos anticonceptivos. Todo lo contrario. Igualdad reconoce que el uso del preservativo ha sufrido “un leve descenso”, y que son ellas las más descuidadas, pese a que la inmensa mayoría de los muy jóvenes -el 82%- admite que el acceso a los condones es “fácil”.

La consecuencia de esa mayor laxitud parece inevitable: el porcentaje de embarazos no deseados ha pasado del 9,9% hace seis años al 12,1% en la actualidad. Aunque el Ministerio de Igualdad no da datos, lo cierto es que el incremento de embarazos no deseados entre adolescentes va acompañado de un mayor número de abortos entre dicho sector de la población.

El Centro de Asesoramiento Sexual ofrecerá información personalizada, anónima y confidencial en tres formatos: presencial -en la sede del Instituto de la Juventud-, telefónica -incluidos los fines de semana- y on line, a través de la web del Ministerio de Igualdad. El proyecto contará con un presupuesto inicial de 140.000 euros.

19/10/10 8:46 AM
  
Fred
Creo que Aido la mar de contenta con esta noticia, ya que la educación que el gobierno del PSOE es que los adolescentes sean activos sexualmente, no paran de promocionarlo. Lo unico que quieren es que usen preservativos, pero nada mas. El problema, es que no se quieren dar cuenta que cuanto más educación sexual socialista, mas embarazos adolescentes, más ETS, y más abortos. Nunca querran aceptar esta realidad, porque contradice su ideología, y ya se sabe que para un progre, su ideologia es cierta, y la realidad se equivoca.
19/10/10 2:39 PM
  
Ana
Tenemos las homilias, las catequesis de confirmación si las aprovechásemos bien sería otra cosa. Por supuesto la educación en la familia, la familia es lo primero, quizá se debería ayudar a los padres a impartir esa formación de la que le están ursurpando el derecho, son los padres los que tienen que educar en criterios morales no los políticos
19/10/10 6:11 PM
  
Pepe M.
Nunca tanta información más o menos seria sobre sexualidad (en mayor parte, pura mecánica), nunca tanta información imbécil (prohibit als pares, ponte a prueba, etc), nunca tanta ansiedad, desequilibrio psicológico y trastornos varios como ahora. Bibiana, o ignorancia o pura hipocresía; cualquiera con unas mínimas dotes de observación se da cuenta de lo que se está propagando a través de los medios; a los chavales, démonos cuenta de una vez, no los están educando ni los padres, ni las escuelas, ni la señora Aído, sino los guionistas (muchos o tontos o maliciosos, la mayoría irresponsables) de televisión. Esto es triste, es grave.
20/10/10 11:46 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.