InfoCatólica / Blog de nuestros lectores / Categoría: Cartas al Director

17.08.13

Aclaración de la Comunión Tradicionalista sobre la acción de los católicos en política

Con fecha 2 de agosto una mal autodenominada «Comunión Tradicionalista» ha publicado en internet una breve nota en la que públicamente se atreve a enmendar la plana al Santo Padre Francisco acusándole de «propalar doctrinas contrarias al Magisterio». Es intolerable que los responsables de la secretaría política de don Sixto de Borbón, autores de dicha nota, utilicen nuestra secular denominación para confundir. Este simple hecho muestra la calidad humana de quien arteramente la utiliza.
La Comunión Tradicionalista Carlista ama a la Iglesia Católica como lo ha demostrado en tantas ocasiones, hasta dar la vida por ella. Los carlistas estamos y estaremos, como afirmaba el rey Carlos VII, ni «un paso más adelante ni más atrás que la Iglesia de Jesucristo». Jamás admitiremos que desde nuestras filas se lancen críticas de forma pública al Santo Padre.
Nuestra vocación de laicos dedicados a las cosas de la política, así como una larga historia de lealtades mantenidas sin tacha, nos enseñan a diferenciar lo que pertenece al Magisterio perenne de las expresiones que la cortesía o las exigencias del contexto concreto pueden provocar en un momento dado. A los carlistas no nos escandaliza que los pastores de la Iglesia, en el ejercicio de su labor apostólica, y bajo su propia responsabilidad, renuncien a cualquier forma de imposición; que afirmen que la democracia necesita apoyarse en la trascendencia; que hagan permanentes llamamientos al diálogo; o que prediquen a las ovejas descarriadas con argumentos que, a los ojos de un político cristiano, pueden saber a poco.
El Magisterio Político de la Iglesia no ha cambiado. La doctrina de la Soberanía Social de Jesucristo sigue vigente. El Catecismo es claro a la hora de definir el marco de una política católica. La confesionalidad de las comunidades humanas, de las familias, de los pueblos, de las naciones, es un bien deseable. El salmo 72 continúa proclamando que: «Ante Él se postrarán todos los reyes, y le servirán todas las naciones».
La misión de proponer, defender e incluso llegado el caso de imponer políticas concretas es responsabilidad propia de los laicos católicos, no del clero. ¿Estaremos haciendo nosotros, como políticos, lo que nos corresponde? Miremos pues nuestra viga y no la paja en el ojo ajeno. Es el momento de bajar a la arena política y social con coherencia. El Carlismo, organizado en la Comunión Tradicionalista Carlista, se ofrece a los católicos españoles como un medio para trabajar en este campo de la política, un ámbito que si aparece lleno de errores y corrupción no es tanto por la acción de los malos sino por la apatía de los buenos.
Junta de Gobierno de la Comunión Tradicionalista Carlista
14 de agosto de 2013

Antonio Mendieta Pradas
Delegación de Prensa de la Comunión Tradicionalista Carlista
c/ Zurbano, 71 - of.3 - 28010 Madrid
Teléfono: 913994438
www.carlistas.es
[email protected]

4.08.13

Sobre una entrevista a Monseñor Castellanos

Señor director:
Muy mal sabor de boca me ha dejado la entrevista con Monseñor Castellanos que publica el Diario de León y hoy reproduce Religión Digital.

Llena de reproches a la iglesia actual, al Vaticano, hasta a su propia provincia de León. La impresión de que él y los que le ayudan y sostienen son los buenos mientras los demás son unos malvados que no quieren saber nada de los pobres. Todos los tópicos y toda la demagogia de los años setenta. Muy triste ver a un obispo así.

Afirma que se siente apoyado por organizaciones sociales y políticas, pero no por la Iglesia, que según sus palabras “no hace más que criticarnos”. Mire monseñor, aquí no vale eso de tirar la piedra y esconder la mano. Diga públicamente y demuestre con documentación quién le critica, cómo y por qué, porque de lo contrario acabaré creyendo que todo se lo inventa para ser el bueno de la película.

Leer más... »

10.06.13

Carta de una madre de Mairena del Aljarafe sobre la pastoral juvenil

Queridos Jóvenes, y otros no tan jóvenes… que ya habéis pasado la frontera de los 35. Es más, me dirijo a los más “talluditos”, a los responsables y “formadores”.

Me gustaría poder seguir en el tono de mi carta del comienzo de todo, como una carta de amor a vosotros. No es que lo pretenda hacer con falta de amor; como cristiana, seguidora de Jesús, no debo hacerlo, sigo pretendiendo cultivar esto en lo bueno y en lo malo, entregada con toda mi alma a todo ser humano. Lo que ocurre que la prudencia que me caracteriza, los que me conocéis lo sabéis, no es viable en todo momento; pues puede confundirse con querer mirar para otro lado, y vuestras actitudes,(los propósitos que habéis desenmascarado) no lo merecen.

Parece mentira que una rabieta haya desembocado en todo esto. Si, así me lo parece, que ha primado más el resentimiento de haber dejado de ser mimados, que os ha obcecado perder un protagonismo mal concedido. Porque no podéis seguir teniendo “carta blanca”, llaves y privilegio de las instalaciones de la parroquia, las aulas, el salón de actos, en los que desarrollar vuestros encuentros, fiestas y otras actividades…., como si fueran de vuestra propiedad a costa de “papá parroquia”, que es la que corría con los gastos, como si de vuestro club privado se tratase.
Queréis seguir pasando factura de años de trabajo por los jóvenes confirmantes; jóvenes a los que, según mi punto de vista, le estáis haciendo un profundo daño por la gran confusión que les estáis generando, diciendo una cosa y comportándoos de forma antievangélica.

Leer más... »

7.06.13

Carta del presidente de los Jóvenes de San José

Hace cinco años un grupo de amigos decidimos embarcarnos en una aventura, que sin duda, ha cambiado nuestras vidas y las de mucha gente. Esta aventura respondía a la situación que percibíamos a nuestro alrededor, en el corazón mismo de nuestra ciudad, Barcelona: cada vez más personas viviendo en las calles; por debajo del umbral de la pobreza, en situación de exclusión social; desahucios, gente sin trabajo. Esta realidad, que ha ido creciendo y resulta cada vez más insostenible, nos empujó a salir a la calle y poner nuestro granito de arena. Partimos en busca de los más necesitados.

Empezamos pagando nosotros el coste de la patrulla, en la que repartíamos alimentos, productos de limpieza, ropa y sacos de dormir. Quizá en una noche dábamos de comer a veinte o treinta personas, pero esta aventura que podría haberse quedado en una anécdota, fue a más, y decidimos constituirnos como asociación civil, los Jóvenes de San José. A esta aventura se han sumado más de 100 voluntarios; cada día, son más las personas a las que atendemos proporcionándoles comida, facilitándoles cubrir el alquiler, material escolar para los niños, favorecer la ocupación de jóvenes en paro, etc. Las aportaciones necesarias van creciendo y nunca hemos pedido un solo euro a la administración pública. Siempre hemos trabajado haciendo el bien sin ir pregonándolo a diestro y siniestro, procurando que nuestra mano izquierda no sepa lo que hace nuestra derecha.

Leer más... »

18.05.13

La otra crisis: Totalitarismo educativo

Y por fin el Consejo de Ministros aprobó la LOMCE, esa ley de educación que ha levantado una polémica artificiosa y forzada. Y es que la oposición repite una y otra vez que toda la comunidad educativa está en desacuerdo con esta ley. Quizá olvida el PSOE la manifestación que hubo en Madrid en el año 1986 cuando el Gobierno de Felipe González aprobó la LODE. Allí nos juntamos más de un millón de personas venidas de toda España. Tantas que, cuando acabó el tiempo previsto de manifestación, la mayoría de asistentes todavía no habíamos alcanzado el punto de partida. Eso sí, la policía se encargó de dispersarnos sin ninguna contemplación, pese a que los niños se contaban por miles.

Como decía, la oposición repite una y otra vez que está ley se aprueba sin consenso alguno. Pues quizá con el mismo que mostró el señor Zapatero cuando, mediante un real decreto, paralizó la LOCE de Aznar a los quince días de tomar posesión de su cargo. O con el mismo consenso con el que, dos años después, aprobó la LOE. Sí, con el mismo consenso que ha mostrado la socialista Elena Valenciano cuando ha declarado que, nada más vuelvan al poder, derogarán y cambiarán esta ley que todavía no ha recibido el respaldo parlamentario.

Y es que a uno le sorprende el totalitarismo educativo de algunos. Esos que hacen lo que les viene en gana cuando tienen la mayoría y que, cuando no es así, exigen consenso y diálogo. ¡Qué poca vergüenza!

Aunque lo más triste de todo esto es que, por culpa de unos y de otros, de su ideología política, los más perjudicados son los alumnos y sus familias. Porque es injusto y detestable que se paralice el sistema educativo por culpa de una rebeldía doctrinal totalitaria. Por sus obras los conoceréis…

Jesús Asensi Vendrell