23.02.24

El P. Francisco Ribas explica como el beato Palau enseña a crecer en virtudes a través de la oración

P. Francisco Ribas. Sacerdote cordobés de la Diócesis de Lleida, ordenado el 7 de mayo de 2006. Ha ejercido el ministerio sacerdotal en varias parroquias entre ellas Aitona, compaginándolo como capellán de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, actualmente párroco de la parroquia de San Martín, deán de la catedral, archivero capitular y fabriquero, consiliario de la Hospitalidad de Lourdes, capellán del Hospital Universitario Arnau, atención de la Residencia de la Milagrosa de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor, atención Pastoral del Colegio de l’Estonnac y Coordinador de Vigilias con María.

¿Cómo nace su devoción al P. Palau y cómo le ha ayudado el beato en su sacerdocio y vida espiritual?

Mi devoción por el Beato padre Francisco Palau comenzó con mi llegada como párroco al pueblo de Aitona, lugar de nacimiento del Padre Palau, donde conocí a parte de su familia que a día de hoy la considero un poco mía y a través de las historias familiares surgió la curiosidad y terminó con el descubrimiento de sus profundos escritos espirituales y su comprometido servicio a la Iglesia. La contemplación de su vida y enseñanzas ha sido desde entonces una fuente de inspiración y guía en mi sacerdocio y en mi vida espiritual sobre todo en lo referente a “la Vida Solitaria”, escrito en un momento muy doloroso para él y que es como un compendio de las implicaciones en el ministerio sacerdotal de la vida solitaria.

Su adhesión a la espiritualidad carmelita y teresiana me recuerda la importancia de la oración y el sacrificio en la vida apostólica, y refuerza el valor de la soledad y la vida interior para una relación más estrecha con Dios y tan necesaria para los sacerdotes. Además, su valentía y su disposición a sufrir por su fe, hasta el punto de desear el martirio, es un testimonio de la profundidad de su amor a Dios y a la Iglesia. Esto ejemplifica el tipo de fortaleza y fidelidad que es esencial en mis propios deberes sacerdotales.

La comprensión de la perfección cristiana como arraigada en el precepto del amor, que destacó en sus reglas para las comunidades religiosas que fundó, se alineaba estrechamente con la misión pastoral que se me había confiado como sacerdote: amar a Dios y al prójimo como esencia de la perfección cristiana.

En resumen, el ejemplo del Padre Palau ha fortalecido mi determinación de llevar una vida de servicio orante, ha afianzado mis compromisos eclesiales y ha profundizado mi aprecio por las dimensiones místicas y comunitarias de la Iglesia. De alguna manera su legado me sirve de luz de guía en la búsqueda de la santidad dentro de mi sacerdocio y mi vida espiritual.

¿Por qué el P. Palau es un gran maestro de oración y de virtudes?

El padre Palau es un gran maestro de la oración y la virtud por su aguda comprensión de la íntima conexión entre la vida práctica de la virtud y las verdades profundas de la fe. Reconoció la importancia de vivir la fe a través de la práctica diaria de las virtudes, en lugar de limitarse a entenderla como un marco conceptual.

Su enfoque de la instrucción espiritual no se limitaba al conocimiento teórico, sino que se centraba en la síntesis de las verdades significativas de la fe con su aplicación inmediata a la vida cotidiana. Esta intuición realista sobre la formación espiritual le llevó a abrir la Escuela de la Virtud, con el objetivo de instruir a las personas en los misterios de la fe católica y los deberes asociados, que eran fundamentalmente la práctica de las virtudes.

Además, los escritos comunicaban una visión original del misterio de la Iglesia, reflejando la integridad de sus puntos de vista sobre cómo vivir una vida cristiana virtuosa. No se limitaba a impartir información, sino que pretendía enseñar a vivir de forma responsable y auténtica dentro de la vocación cristiana.

Por último, recalcó la importancia de la alegría y el decoro, comprendiendo la necesidad del equilibrio en la vida, considerando la eutrapelia -un concepto que hace referencia al buen humor y al ingenio- como una virtud integral para la dignidad personal y la armonía de la sociedad. Sus enseñanzas siguen siendo una mezcla coherente de profundidad intelectual, espiritualidad práctica y búsqueda de una auténtica vida cristiana, lo que hace de él un maestro a la hora de guiar tanto la vida de oración como la virtud de los creyentes.

El insistía mucho en la práctica de las virtudes cristianas para alcanzar la santidad. ¿Por qué hoy en día se habla con más frecuencia de valores que de virtudes?

El padre Palau hizo hincapié en la práctica de las virtudes cristianas como elemento central de la salud espiritual y la salvación. Consideraba las virtudes como las expresiones concretas de la fe de una persona en la vida diaria, fundamentando el concepto abstracto del amor en acciones tangibles. Las virtudes, son cualidades morales fundadas en una herencia teológica y filosófica que sugiere una norma universal de buen carácter moral. Fomentó el aprecio por lo práctico, viviendo las virtudes según el estado de vida de cada uno, reconociendo que la práctica correcta de las virtudes variará según las circunstancias individuales.

En el contexto actual, el paso de hablar de virtudes a hablar de valores podría reflejar un cambio cultural más amplio. Los valores pueden considerarse preferencias o principios sociales más amplios que guían el comportamiento, pero pueden ser subjetivos y variar mucho entre las distintas sociedades y culturas. La discusión de los valores en lugar de las virtudes podría deberse a la tendencia moderna a centrarse en la autonomía individual y las definiciones personales de lo que es bueno, lo que contrasta con la idea tradicional de las virtudes como verdades morales objetivas que trascienden la elección personal.

Las virtudes cuestionan el énfasis contemporáneo en la verdad relativa y el individualismo. Y nos sumergen directamente en el cultivo de un carácter moral que se alinea con el amor y la verdad divina, tal y como expone sistemáticamente en sus enseñanzas sobre la vida cristiana el Padre Palau.

Hay libros de referencia a este respecto como El ejercicio y perfección de virtudes cristianas del P. Alonso Rodríguez.. ¿Qué nos puede decir de este libro?

No lo conocía, pero leyéndolo por encima. Es una guía espiritual para los cristianos que quieren avanzar en el camino de la santidad, basada en la doctrina y los ejemplos de los santos. El libro contiene dieciséis tratados sobre diversas virtudes y prácticas cristianas, como la oración, la humildad, la mortificación, etc. Cada tratado expone la excelencia, la necesidad, los medios y los frutos de cada virtud, con citas bíblicas, patrísticas y ascéticas, y con consejos y ejercicios prácticos para vivirlos transformando la devoción en acción. Ahí me ha recordado al Padre Palau.

El libro busca estimular el amor de Dios y el deseo de la perfección. Me ha llamado la atención la cita de como debemos escuchar el sacrificio de la Misa en San Francisco de Borja: “Hacía su memento por las cinco llagas del Señor. En la llaga de la mano derecha encomendaba al Papa y a todos los eclesiásticos. En la de la izquierda, a todas las autoridades civiles. En la del pie derecho, las órdenes religiosas. En la del pie izquierdo, a sus parientes, amigos, bienhechores y a los que se habían encomendado a sus oraciones. La llaga del costado la reservaba para sí mismo, entrando en ella, pidiendo el perdón de sus pecados y remedio de sus necesidades, y quedando abrasado en las llamas del amor de Dios.”.

¿Cómo enseña el P. Palau a crecer en virtudes a través de la vida de oración?

El P. Palau nos enseña que la oración es un medio esencial para pedir a Dios que nos infunda las virtudes que no podemos adquirir por nosotros mismos. Para poseer la virtud, hay que buscarla, y para buscarla, hay que amarla y estimarla por su valor. Las virtudes están interconectadas y se apoyan mutuamente en la búsqueda del crecimiento espiritual.

Por lo tanto, a través de la vida de oración, el P. Palau enseña a crecer en virtudes, enfatizando la importancia de la fe, la esperanza, la caridad, la pureza, la bondad, el servicio, la humildad y el amor constante por el prójimo y la salvación de su alma inmortal. La oración es vista como medio para elevar el corazón y los pensamientos a Dios, lo que a su vez ayuda a cultivar estas virtudes.

¿Por qué es clave la acción del Espíritu Santo en nuestro interior para poder discernir lo que agrada a Dios?

La gracia nos hace amigos de Dios; pero los dones del Espíritu Santo disponen todas nuestras potencias para seguir la moción del Espíritu Santo, es decir, los dones del Espíritu Santo son esenciales para discernir la voluntad de Dios en nuestras vidas.

La acción del Espíritu Santo en nuestro interior es crucial para discernir lo que agrada a Dios porque los dones del Espíritu Santo nos permiten comprender y seguir la voluntad de Dios con mayor precisión. Al cultivar estos dones podemos crecer en santidad y estar más en sintonía con la voz de Dios y así estar mejor equipados para poder seguir Su Plan para nuestras vidas.

¿Cuáles son los mayores enemigos de la vida de oración y cómo se pueden combatir?

Los principales enemigos de la vida de oración son el diablo, nuestras propias pasiones desordenadas y las preocupaciones del mundo. El diablo, como se describe en Mis relaciones con la Iglesia, ataca, tienta y combate tanto a individuos como a líderes, tratando de apartarlos de Dios. Nuestras pasiones desordenadas, como se sugiere en Lucha del Alma con Dios, pueden llevarnos al pecado y causarnos grandes sufrimientos. Las preocupaciones del mundo, mencionadas en El Exorcistado, también pueden distraernos de la oración y de nuestra relación con Dios.

Para combatir a estos enemigos, primero debemos reconocer su existencia y sus tácticas. A continuación, debemos recurrir a la oración, buscando la gracia y la fuerza de Dios frente a estos desafíos. También debemos cultivar virtudes como la paciencia, la humildad y el desapego, que pueden ayudarnos a resistir las tentaciones del diablo y nuestras propias pasiones. Además, deberíamos esforzarnos por vivir con sencillez y centrarnos en lo esencial, evitando distracciones y preocupaciones innecesarias.

En “Mis relaciones con la Iglesia”, en verdad decía, debemos prepararnos para la batalla espiritual que nos espera, utilizando la oración y la autoridad que Dios nos ha dado para resistir a las fuerzas del mal. Mediante la fe, la perseverancia y la gracia de Dios, podemos vencer a estos enemigos y crecer en santidad.

¿Por qué es importante la penitencia y la vida ascética para ir extirpando los vicios y el pecado en nuestras vidas?

Los efectos de la oración y la redención de Cristo sólo pueden aplicarse a una nación o a un pueblo si hay algunos que hayan conquistado a ese pueblo mediante oraciones, súplicas y sacrificios. Esto implica que la penitencia y la oración individuales y comunitarias son esenciales para que la Iglesia lleve a cabo su misión.

Además, subraya la importancia de la oración y el sacrificio para buscar la misericordia de Dios y la salvación para el propio país. El texto afirma que “el segundo remedio: la oración acompañada de sacrificio… es el único medio, ciertamente, pero eficaz e infalible si va acompañada de sacrificio".

En el Catecismo se explica que la oración es uno de los medios para obtener la gracia y la misericordia de Dios, especialmente en momentos de necesidad y peligro de caer en pecado mortal. El texto afirma que “debemos rezar a Dios por todas nuestras necesidades, especialmente cuando estamos en eminente peligro de caer en pecado mortal".

Por último, destaca la importancia de la esperanza y la confianza en la misericordia y el perdón de Dios, incluso ante la propia pecaminosidad y debilidad. El texto afirma que “nuestras miserias son las escaleras que deberían conducirnos a Dios, la bondad suprema". Este error también puede provenir de una vida de vicio y desorden. En este caso, la desesperación es también un efecto de una mala vida; pero, aunque la vida sea viciosa, la persona puede y debe esperar: 1) que Dios le concederá su gracia y su perdón si se arrepiente de sus pecados; 2) que, haciendo lo que la fragilidad humana le permita, Dios le llevará de la mano para dominar sus pasiones y salir del abismo de la culpa; 3) que, una vez fuera de su culpa con la ayuda de Dios todopoderoso, sirviéndole en esta vida, le poseerá en la otra".

En resumen, se destacan la importancia de la penitencia, la oración y una vida de ascetismo para superar los vicios y el pecado en nuestras vidas. Mediante estas prácticas, podemos esperar obtener la gracia, la misericordia y el perdón de Dios, y participar en la misión de la Iglesia de llevar la redención de Cristo al mundo.

¿Por qué el beato nos propone la consagración a María Santísima para crecer en esta vida de virtud?

Según el Mes de Mayo, María es la mejor jardinera para el jardín de nuestra alma, ya que posee todas las gracias y dones del Espíritu Santo en un grado sublime. La consagración a María es una práctica valiosa para quienes buscan crecer en virtud y santidad.

El P. Palau subraya la importancia de contemplar las virtudes de María e imitarlas en nuestra propia vida. También nos sugiere que consultemos a María y pidamos su guía en nuestras oraciones a Jesús. Obrando así podemos acercarnos más a Dios y parecernos más a Cristo en nuestras propias vidas.

“Consulta el alma con su santísima Madre la Virgen María lo que ha de pedir a Jesús, su Hijo. María le dice que pida la conservación y triunfo de la fe y Religión en el reino". “Contempla atentamente esta corona que acabamos de vestir y adornar; son todas nuestras virtudes simbolizadas. Esta virtud a María. María fue tan compuesta en su exterior cual correspondía a su ordenación y gravedad interior. Nadie la vio jamás hacer un gesto desaliñado y, tanto en el vestir como en el andar y en toda su actitud exterior, fue un modelo de decoro y de moderación".

Por Javier Navascués

2 comentarios

  
María F.
Por eso el beato F. Palau tenía un grupo de penitentes. Oración, sacrificio y penitencia. Arma poderosa frente al pecado y la acción de Satanás en el mundo.
"La Virgen María tu Estrella" canta el himno al beato. El signo de estos tiempos. Bien que lo supo este insigne catalán. No olvidemos que de este rincón de España han salido grandes santos. Busquen de este carmelita descalzo, se llevarán más de una sorpresa.
Me gustó el artículo. Gracias Javier Navascués! Gracias Padre Ribas!
23/02/24 8:26 PM
  
María del Mar Ribas Fragero
Preciosa entrevista hermano.
Sabía que te gustaba el padre Palau y su sobrina Santa Teresa Journet, pero no que te había calado tanto.
Con pasión de hermana "eres grande hermano" me encanta descubrirte.
Gracias Javier Navascués por esta entrevista.
25/02/24 8:53 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

22.02.24

P. Carlos Bosch: “El Patriarca latino de Jerusalén nos anima con su ejemplo a arriesgar la vida por la paz”

Recientemente tuvo lugar en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona la octava edición de la vigilia Sent la Creu (Siente la Cruz), organizada por la Pastoral de Jóvenes del arzobispado de Barcelona. Este año la vigilia ha sido por la paz en Tierra Santa y ha contado con la presencia del Patriarca latino de Jerusalén, el cardenal Pierbattista Pizzaballa, que ha participado en la Misa celebrada por el cardenal de Barcelona Juan José Omella.

En años anteriores fue por Lampedusa (2017), Mosul (2018), Camboya (2019), Bangassou (2020), Venezuela (2021), Filipinas (2022) y Ucrania (2023).

El P. Carlos Bosch, joven sacerdote de 30 años, es director de Església Jove Barcelona, el Secretariado de Pastoral con Jóvenes del Arzobispado de Barcelona: @esglesiajovebarcelona, https://www.instagram.com/esglesiajovebarcelona/

Nos cuenta en esta breve entrevista todos los detalles de esta vigilia.

¿En qué consiste exactamente esta Vigilia cuaresmal Sent la Creu?

El Sent la Creu consiste en una eucaristía precedida por una vigilia ante una cruz de algún lugar del mundo en el que sus habitantes están sufriendo mucho. Este año, jóvenes de toda Barcelona nos hemos unido al sufrimiento de nuestros hermanos en Tierra Santa.

¿Por qué en esta ocasión han sentido la cruz especialmente en los santos lugares?

El conflicto palestino-israelí se ha agravado especialmente durante los últimos meses. El sufrimiento causado no nos deja indiferentes y pensamos que era una oportunidad para unirnos al sufrimiento de nuestros hermanos en Tierra Santa, descubriendo caminos de esperanza a través de sus testimonios.

¿Qué ha supuesto para ustedes este año poder contar con el cardenal Pierbattista Pizzaballa, Patriarca latino de Jerusalén?

El cardenal Pizzaballa sufre en primera persona las consecuencias del odio y la violencia. Al mismo tiempo, como ha quedado claro al haberse ofrecido en intercambio por los rehenes, es un hombre dispuesto a entregar la propia vida en favor de la paz. Su presencia ha sido para nosotros un testimonio verdaderamente conmovedor. La crueldad de su experiencia y la esperanza de su fe no nos ha dejado a ninguno indiferente.

¿Qué es lo que más le ha impactado de lo que contado el Patriarca sobre el sufrimiento actual en Tierra Santa?

Lo que más me impactó de las palabras del Patriarca fue su afirmación de que “incluso en Tierra Santa no hay nada perdido". Él hizo un llamamiento a no conformarnos con soluciones provisionales al conflicto, sino a buscar soluciones perdurables. Para ello, nos exhortaba a arriesgar nuestras vidas en favor de la paz.

¿Qué repercusiones ha tenido en los jóvenes que han participado y qué frutos espera?

La vigilia nos golpeó a todos con fuerza, sacudiendo el polvo de nuestro conformismo y animándonos a ser artífices de la paz allá donde nos encontremos.

¿Cuáles son las próximas actividades que tienen previstas en la Pastoral de Jóvenes?

El próximo sábado 27 de abril nos encontraremos más de mil jóvenes en Barcelona en Betel’24, con el lema “Creados para la Grandeza". Será un momento de experimentar y compartir la alegría de la fe. Toda la información está disponible en www.betelbcn.com

¿Qué es lo más gratificante de su labor con los jóvenes y cuáles son las principales dificultades que ha encontrado?

A mí me edifica mucho ver el entusiasmo de tantos jóvenes de llevar la alegría cristiana a todos los rincones de nuestra diócesis. Al mismo tiempo, ver de cerca el sufrimiento, las heridas, y el sinsentido en jóvenes me interpela y me hace preguntarme por caminos para que otros puedan encontrarse con la misericordia de Dios.

Por Javier Navascués

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

21.02.24

"Fiducia supplicans" y la infiltración del lobby homosexual en la Iglesia

Entrevista con José Antonio Ureta

José Antonio Ureta –coautor del libro “El proceso sinodal: una caja de pandora – 100 preguntas y 100 respuestas”, prefaciado por el Cardenal Burke– es un estudioso de los asuntos de actualidad de la Iglesia.

Como investigador de la Sociedad Francesa de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad, ha publicado diversos trabajos de amplia repercusión internacional.

Ahora, con motivo del revuelo que está levantado el documento pontificio “Fiducia supplicans” nos concede la presente entrevista.

***

— Sr. Ureta, la reciente publicación de “Fiducia Supplicans” provocó –y sigue provocando– fuertes reacciones en el seno de la Iglesia, ¿era de esperar? ¿Nos puede hablar más de ello?

Sí, en efecto, “La confusión sobre ‘Fiducia Supplicans’ era previsible”, afirma el obispo Joseph Naumann, de Kansas City : “Los activistas de los derechos de los homosexuales, dentro y fuera de la Iglesia, han estado exigiendo la bendición eclesiástica de las uniones entre personas del mismo sexo como un paso necesario para que la Iglesia se adapte por fin a la cultura [contemporánea] y acepte el matrimonio entre personas del mismo sexo.1

Se refiere a la Declaración publicada por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe el 18 de diciembre último, con la firma de su prefecto, el Cardenal Víctor Manuel Fernández. 2 La Declaración afirma, en efecto, que ” se coloca la posibilidad de bendiciones de parejas en situaciones irregulares y de parejas del mismo sexo, cuya forma no debe encontrar ninguna fijación ritual por parte de las autoridades eclesiásticas, para no producir confusión con la bendición propia del sacramento del matrimonio” (nº 31).

Como supuesta señal de esta diferencia, el texto hace una aclaración: “esta bendición nunca se realizará al mismo tiempo que los ritos civiles de unión, ni tampoco en conexión con ellos. Ni siquiera con las vestimentas, gestos o palabras propias de un matrimonio” (nº 39), y debe pedirse espontáneamente, “tanto en las peregrinaciones, en los santuarios y también en la calle cuando se encuentran con un sacerdote” (nº 28).

Se da la circunstancia de que, en marzo de 2021, la Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigida entonces por el Cardenal español Luis Ladaria, había condenado perentoriamente tales bendiciones, en forma de respuesta a un dubium de un obispo, que preguntaba: ¿La Iglesia dispone del poder para impartir la bendición a uniones de personas del mismo sexo?” El Responsum afirmó enfáticamente que, cuando se invoca una bendición sobre algunas relaciones humanas se necesita – más allá de la recta intención de aquellos que participan – que aquello que se bendice esté objetiva y positivamente ordenado a recibir y expresar la gracia, en función de los designios de Dios inscritos en la Creación y revelados plenamente por Cristo Señor”.

Por ello, concluyó que “la Iglesia no dispone, ni puede disponer, del poder para bendecir uniones de personas del mismo sexo”, ya que no es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”. Cabe señalar que el comunicado oficial contiene el siguiente párrafo final: El Sumo Pontífice Francisco, en el curso de una Audiencia concedida al suscrito Secretario de esta Congregación, ha sido informado y ha dado su asentimiento a la publicación del ya mencionado Responsum ad dubium, con la Nota explicativa adjunta”. 3

¿Cómo es posible que, sólo dos años y medio después, el prefecto de este mismo dicasterio, con la firma del Papa Francisco, diga exactamente lo contrario?

¿Cuáles son los argumentos esgrimidos en la Declaración “Fiducia Supplicans” para justificar la bendición de parejas irregulares y homosexuales?

Aunque reconoce explícitamente que la enseñanza tradicional sólo permite bendecir “cosas, lugares o circunstancias que no contradigan la norma o el espíritu del Evangelio” (Fiducia Supplicans, nº 10, citando el ritual romano), la Declaración del Cardenal Fernández utiliza cuatro subterfugios falaces para eludir el Responsum anterior:

En primer lugar, pretende que el Papa Francisco ha ampliado el concepto teológico-pastoral de bendición, creando una nueva categoría que ha denominado “bendición pastoral", la cual no requeriría, como las “bendiciones litúrgicas", una “perfección moral previa” de aquel que la solicita. La falacia reside en el hecho de que, para dar las bendiciones tradicionales, la Iglesia nunca ha exigido la perfección moral y ni siquiera el estado de gracia (por ejemplo, al final de la misa el sacerdote da la bendición a todos los presentes, algunos de los cuales pueden estar en pecado mortal). Es más, las bendiciones entran en la categoría teológica de los sacramentales; todos los tratados de Teología Moral enseñan que los sacramentales, como las cenizas o el agua bendita, pueden darse incluso a los no católicos, si los piden con buena disposición.

En segundo lugar, Fiducia Supplicans afirma que, al bendecir a las parejas irregulares y homosexuales, no se estaría bendiciendo uniones pecaminosas, porque “no se pretende legitimar nada” (nº 40). La falacia reside en pretender distinguir la pareja de la unión, ya que lo que hace que una pareja sea pareja es precisamente lo que la une, en este caso la comunión de vida. Esto queda aún más claro en el tercer subterfugio, en el que se menciona explícitamente la “relación".

En tercer lugar, el documento insinúa que lo que pide la pareja irregular u homosexual es que sólo se bendigan los aspectos “positivos” de su unión: [ellos] no pretenden la legitimidad de su propio status, sino que ruegan que todo lo que hay de verdadero, bueno y humanamente válido en sus vidas y relaciones, sea investido, santificado y elevado por la presencia del Espíritu Santo” (nº 31). La falacia reside en pretender que, en una relación que pretende ser conyugal, los diferentes aspectos de la comunidad de vida puedan separarse en compartimentos estancos, unos positivos y otros negativos. En realidad, incluso lo que algunos podrían considerar positivo (afecto, fidelidad, apoyo mutuo, etc.) contribuye al mantenimiento de la relación pecaminosa y dificulta la conversión y, por tanto, la ruptura de la relación. Cuanto más “positivos” parecen estos aspectos, más constituyen ocasiones próximas de pecado, o también como fundamento de la estructura de pecado a la que están atadas estas dos personas.

El último subterfugio consiste en intentar separar la acción pastoral de la Iglesia de su doctrina, como si obedecieran a dos lógicas independientes y contradictorias: “La Iglesia, también, debe evitar el apoyar su praxis pastoral en la rigidez de algunos esquemas doctrinales o disciplinares” (nº 25). El “el abrazo misericordioso de Dios y la maternidad de la Iglesia” (nº 19) deben tener en cuenta que “para Dios somos más importantes que todos los pecados que nosotros podamos hacer” (nº 27). Esta infravaloración de la maldad del pecado y de sus consecuencias -¡que pueden ser eternas! - nos lleva a preguntarnos ¿por qué, entonces, Jesús murió en la Cruz para redimirnos? ¿Por qué le dijo a la mujer adúltera: “Vete, y no peques más” (Jn 8,11)?

¿Por qué en su opinión, la Declaración de “Fiducia Supplicans” marca una ruptura con la enseñanza tradicional de la Iglesia?

Esta Declaración Fiducia Supplicans representa claramente una ruptura con la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre el VI Mandamiento de la Ley de Dios, sobre la naturaleza intrínsecamente pecaminosa de cualquier uso de la sexualidad fuera del matrimonio y sobre el escándalo que las uniones prematrimoniales, las uniones adúlteras y las uniones homosexuales representan para los fieles y para la sociedad.

El prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Cardenal Gerhard Müller, se apresuró a publicar una nota en la que afirmaba que se trata de un “salto doctrinal", porque ” no se encuentran textos bíblicos o textos de los padres o doctores de la iglesia ni documentos anteriores del Magisterio que apoyen las conclusiones de F[iducia] S[upplicans]”. Si la Iglesia puede añadir nuevos sacramentales a los ya existentes, no puede “cambiar su significado de tal manera que trivialicen el pecado”. La bendición, dice el cardenal, “tiene una objetividad propia, y no puede ser redefinida para que se amolde a una intención subjetiva contraria a la esencia de una bendición”, transformándola en una creación ad hoc “para poder bendecir situaciones contrarias a la norma o espíritu del Evangelio“. Y concluye de forma taxativa: “La bendición de una realidad que se opone a la creación, no solo no es posible, sino que constituye una blasfemia”.4De hecho, “bendecir” (benedicere) una relación pecaminosa en nombre de Dios es tomar su santo Nombre en vano.

¿Por qué es lógico que causase escándalo e incomprensión en la mayoría de creyentes con sentido común?

El Cardenal Daniel Sturla, de Montevideo, en declaraciones al diario más importante de Uruguay, dijo que “es un tema polémico y está dividiendo aguas adentro de la Iglesia”, porque “es claro que un sacerdote bendice a todas las personas”, pero “otra cosa es bendecir a una pareja homosexual…” y “toda la tradición de la Iglesia, incluso un documento de hace dos años dice que no es posible hacer eso”. Y reitera: “No se pueden bendecir uniones que la propia Iglesia dice que no están de acuerdo con el plan de Dios”. 5

Por su parte, el cardenal Robert Sarah, prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino, en un mensaje de Navidad, convocó a las conferencias episcopales y a cada obispo que se opongan a la Fiducia Supplicans, porque esto no significa oponerse al papa Francisco, sino “a una herejía que socava gravemente a la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, porque es contraria a la fe y a la tradición católica”. 6

Su mensaje se hace eco de 15 declaraciones de conferencias episcopales africanas y de una carta del presidente del Simposio de Conferencias Episcopales de África y Madagascar, el cardenal congoleño Fridolin Ambongo Besungu, arzobispo de Kinshasa, rechazando la aplicación de la Declaración en el continente. Actitudes similares adoptaron las conferencias episcopales de Ucrania (de rito latino y greco-católico), Polonia, Hungría, Haití y las Antillas, así como muchos obispos diocesanos. En Brasil, poco después de la publicación del documento, el obispo Adair José Guimarães anunció que “en la diócesis de Formosa no se observarán estas solicitudes y sugerencias de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe”, porque los sacerdotes de la diócesis y los líderes laicos consultados consideraron que “causarían un escándalo e incomprensión”. 7

La mayoría de los obispos y conferencias episcopales aún no se habían pronunciado al cierre de esta edición, y sólo una minoría de obispos de Alemania, Flandes y Portugal han expresado su caluroso apoyo 8, algunos de ellos lamentando las restricciones impuestas por el documento vaticano y pidiendo un cambio en la doctrina de la Iglesia para que las uniones homosexuales puedan ser reconocidas como buenas y oficialmente bendecidas. 9

En este contexto, ¿cuáles han sido las reacciones de los grupos de presión LGBT a la declaración del Vaticano?

Obviamente, la Declaración del Cardenal Víctor Manuel Fernández fue recibida con aplausos por importantes organizaciones del lobby LGBT y sus portavoces más destacados.

Por ejemplo, el Sr. Matuba Mahlatjie, director de Comunicaciones y Relaciones con Medios de Out Right, una ONG con estatus consultivo en las Naciones Unidas, subrayó que ésta es la dirección correcta para el pleno reconocimiento de los derechos de los queer, y destacó que el Vaticano, como observador de la ONU, debería utilizar su declaración para promover los derechos LGBTIQ en la esfera internacional como reacción contra una narrativa que, según él, utiliza la religión para criminalizar y discriminar a las personas queer. 10

A nivel latinoamericano, el presidente de la agrupación chilena MOVILH, principal grupo de presión detrás de la aprobación del mal llamado “matrimonio igualitario” en 2021 en el país andino, declaró que, a pesar de sus limitaciones, la autorización de bendiciones para parejas irregulares y homosexuales “podría ayudar a ir mermando la discriminación al interior de la propia Iglesia” y que “podría ser un aporte para la realidad LGBTIQ+ en aquellos países mayoritariamente católicos donde no existe la unión civil para parejas del mismo sexo”. 11

Estas declaraciones confirman las del obispo de Kansas, citadas al principio de este artículo. En efecto, el obispo Joseph Naumann fue muy lúcido al explicar que, en una primera etapa, “los activistas de los derechos de los homosexuales presionaron con fuerza para que la sociedad laica les concediera el reconocimiento civil [a sus uniones]”. Pero en una etapa posterior, “estos mismos activistas pedirán también a la Iglesia que bendiga las uniones entre personas del mismo sexo como afirmación de la rectitud de su actividad sexual y como paso eventual hacia la obtención del reconocimiento matrimonial de sus relaciones.” 12

Finalmente, el lobby LGBT quiere en el fondo que la sociedad acepte el pecado de la sodomía. ¿Ese es el objetivo final?

Exacto. Sabe, hace más de 20 años, Paul Varnell, pionero del periodismo pro-homosexual, ya escribió en el Chicago Free Press que la controversia fundamental “no es la discriminación, los delitos de odio o las uniones domésticas”, sino “la condena moral subyacente”, porque “si convences a la gente de que la homosexualidad es plenamente moral, entonces desaparece toda su inclinación a discriminar, a emprender ataques contra los homosexuales o a oponerse al matrimonio homosexual”. Y concluía: “Por lo tanto, el movimiento homosexual, lo reconozcamos o no, no es un movimiento de derechos civiles, ni siquiera un movimiento de liberación sexual, sino una revolución moral que pretende cambiar la visión que la gente tiene de la homosexualidad. 13

Para lograr este objetivo, el lobby homosexual luchó inicialmente por eliminar el delito de sodomía de los códigos penales y por conseguir que la Asociación Psiquiátrica Americana eliminara la homosexualidad de la lista de trastornos psiquiátricos de su Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM-III), lo que consiguió en 1973.

Pero esto se consideró insuficiente. La sodomía tenía que ser aceptada por las distintas religiones y, en particular, por el cristianismo. Desde los años 70, el lobby LGBT ha creado varias asociaciones específicamente con este fin. Una de las más activas en la actualidad es Soulforce, que hace años describió su cometido de la siguiente manera:

“Creemos que la religión se ha convertido en la principal fuente de información falsa y provocadora sobre lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Los cristianos fundamentalistas enseñan que somos ‘enfermos’ y ‘pecadores’. […] La mayoría de las confesiones conservadoras y liberales se niegan a casarnos u ordenarnos como ministros. La Iglesia Católica enseña que nuestra orientación es ‘objetivamente desordenada’, y que nuestros actos de intimidad son ‘intrínsecamente malos’ […] Creemos que estas enseñanzas conducen a la discriminación, el sufrimiento y la muerte. Nuestro objetivo es enfrentarnos a estas trágicas falsedades y, en última instancia, sustituirlas por la verdad de que también somos hijos de Dios, creados, amados y aceptados por Dios exactamente como somos”. 14

Es precisamente dicha “sustitución” de la verdad revelada que está empezando a hacerse realidad en la Iglesia Católica, con la autorización sin precedentes a los sacerdotes para bendecir a las parejas irregulares y a las parejas homosexuales.

¿Cómo arraigó en la Iglesia este proceso de relativismo moral que nos ha traído hasta aquí?

Pero un cambio tan gigantesco en la pastoral y la doctrina de la Iglesia Católica no podría producirse de la noche a la mañana. De hecho, fue preparado, por un lado, por la invasión clandestina de la sodomía en numerosos seminarios y noviciados y, por otro, por la infiltración en los ambientes católicos en los años 60 del relativismo moral y la ideología homosexual.

Un observador directo y bien situado de esta infiltración fue el padre Joseph Ratzinger, más tarde Cardenal y Papa Benedicto XVI. Tras su dimisión, cuando estalló el escándalo de los abusos sexuales y la connivencia del Vaticano con el caso del ex cardenal McCarrick, publicó en la revista mensual bávara Klerusblatt, un profundo estudio en el que atribuía la culpa de la crisis de los abusos en la Iglesia, predominantemente a la revolución sexual y al “colapso” en la formación de los seminaristas. Según Ratzinger, el deterioro en la formación sacerdotal llegó hasta el punto de que un obispo, que anteriormente había sido rector de un seminario, ¡hizo ver a los seminaristas películas pornográficas con la intención de hacerlos resistentes a comportamientos contrarios a la fe! Es más, “en varios seminarios se establecieron grupos homosexuales que actuaban más o menos abiertamente”. Este relativismo moral se desarrolló, según Ratzinger, porque hasta entonces la teología moral se basaba en gran medida en la ley natural, pero “en la lucha del Concilio por un nuevo entendimiento de la Revelación … se exigió una teología moral basada enteramente en la Biblia”. Ya no podía haber “nada que constituya un bien absoluto, ni nada que fuera fundamentalmente malo”. 15Sin mencionarlo directamente, el antiguo Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe estaba señalando a su compatriota y colega de la Universidad de Tübingen, el redentorista Bernard Häring, quien, con su manual La ley de Cristo, revolucionó la Teología Moral en un sentido personalista en los años previos al Vaticano II.

Influidos por esta nueva perspectiva, en muy poco tiempo, importantes figuras académicas de la Teología Moral pasaron de impugnar la encíclica Humanae Vitae, que prohibía los métodos anticonceptivos artificiales, a aprobar descaradamente las relaciones extramatrimoniales y homosexuales.

En Estados Unidos, el Padre Charles Curran, profesor de Teología de la Universidad Católica de América (Washington), declaró en 1971 que los actos homosexuales, en el contexto de una relación seria, no alcanzaban el ideal, pero debían considerarse buenos para los homosexuales. Siguieron sus pasos en 1975 el P. Robert Nugent, con la publicación de Homosexualidad: Guia para los Catolicos ; un año después, el jesuita John McNeill, que publicó, con el permiso de sus superiores, el libro La Iglesia y los Homosexuales; y el P. André Guindon, decano de la Facultad de Teología de la Universidad Saint Paul (Ottawa, Canadá), con su obra El Lenguage Sexual. Un ensayo de Teología Moral. En 1977, la Sociedad Teológica Católica de América encargó al P. Anthony Kosnik la dirección de una obra colectiva sobre La sexualidad humana: nuevas orientaciones en el pensamiento católico americano. Esta ofensiva académica dio como resultado el Nuevo Diccionario de Teología, publicado en EE.UU. en 1987, en el que se afirma que la Biblia no condena la actividad homosexual, excepto cuando implica estupro, cuando tiene una connotación idolátrica o cuando viola los imperativos de la hospitalidad…

¿Y qué nos puede decir de la situación en Europa en esos años?

En Europa, el capuchino holandés Antonius Herman van de Spijker hizo las primeras tentativas exegéticas en esta dirección en 1968, en su libro Atracción por el mismo sexo: homotropía: Homosexualidad, Homoerotismo, Homofilia y Teología Moral Católica, mientras que su compatriota franciscano J. Gottschalk contribuyó como teólogo a la obra colectiva ecuménica La Iglesia y la homosexualidad, publicada en 1973. Por su parte, el psicoanalista y sacerdote francés Marc Oraison, dos de cuyas obras habían sido incluidas en el Índice de libros prohibidos, publicó su libro La cuestión homosexual en 1975. En Irlanda, el redentorista Ralph Gallagher escribió en 1979 un artículo para la revista The Furrow titulado “Comprender al homosexual“. Ese mismo año, el Consejo Católico para la Iglesia y la Sociedad, organismo oficial de la jerarquía holandesa, publicó el documento Las personas homosexuales en la sociedad, para promover el debate en las parroquias y grupos católicos de los Países Bajos. Y en 1981, el redentorista español Marciano Vidal dirigió la publicación de una obra colectiva titulada Homosexualidad: Ciencia y Conciencia.

En Brasil, ya en 1967, la revista Vozes, editada por los franciscanos de Petrópolis, publicó un artículo del redentorista holandés Jaime Snoek, que vivía en Brasil, titulado Ellos también son de nuestra estirpe: consideraciones sobre la homofilia. En este artículo él afirmaba que, en la medida en que la práctica homosexual promovía el amor oblativo en las personas implicadas, no podía calificarse a priori de inmoral o contraria a la naturaleza. En 1985, la jesuita Ediciones Loyola publicó una traducción del libro dirigido por Marciano Vial, mientras que Vozes publicó Sexualidad, Liberación y Fe: por una erótica cristiana, de la teóloga feminista y de la liberación Rose Marie Muraro, discípula de Dom Helder Câmara y Leonardo Boff, que fue homenajeada por el Congreso Nacional en 2005 con el título de “Matrona del Feminismo Brasileño". Otra revista vinculada a los Jesuitas, Perspectiva Teológica, publicó en 1988 un artículo titulado “Los homosexuales y la ética de la liberación“, de Bernardino Leers, franciscano holandés residente en Brasil, mientras que la editorial vinculada al Santuario de Aparecida publicó dos años más tarde, en formato de folleto, el artículo “Comprender al homosexual“, del mencionado redentorista irlandés Raphael Gallagher.

¿Cuáles cree que son las consecuencias de estas manifestaciones teológicas en apoyo de la causa homosexual?

Pues yo diría que esta quinta columna teológica en las filas del catolicismo sirvió de incentivo para la creación de grupos, en su mayoría dirigidos por sacerdotes y monjas, destinados a promover la causa homosexual en el seno de la Iglesia bajo el pretexto de una ayuda pastoral para homosexuales.

El 11 de febrero de 1971, el Padre Patrick Nidorf, un sacerdote agustino y psicólogo de San Diego, inició reuniones mensuales de autoayuda para homosexuales y lesbianas en el sótano de la iglesia de San Brendan de Los Ángeles y bautizó al grupo con el nombre de Dignity. El arzobispo local censuró la iniciativa porque el grupo celebraba la “identidad” homosexual y sostenía que “la homosexualidad es una variación natural del uso del sexo. No implica enfermedad ni inmoralidad”. 16 El P. Nidorf cedió entonces el liderazgo a los laicos. Fue el primer grupo de este tipo en la Iglesia Católica de Estados Unidos.

A partir de 1974, el P. Robert Nugent y la hermana Jeannine Gramick asumieron el cargo de capellanes de Dignity. Sin abandonar su puesto, tres años más tarde ambos cofundaron un grupo similar llamado New Ways Ministry, inspirado por una frase de la carta pastoral del obispo Francis J. Mugavero a sus diocesanos de Brooklyn, Nueva York, titulada Sexualidad: un don de Dios, en la que garantizaba la voluntad de la jerarquía de intentar encontrar “nuevas vías” (new ways) de evangelización para liberar a los homosexuales de la discriminación.

Grupos similares, algunos proclamándose católicos y otros ecuménicos, han brotado como setas en un gran número de países. Entre otros, cabe mencionar David & Jonathan (Francia, 1972), Acceptance (Australia, 1972), Quest (Reino Unido, 1973), Communauté du Christ libérateur (Bélgica, 1974) y Homosexuelle und Kirche (Alemania, 1977). En Italia surgió una plétora de pequeños grupos locales, pero ninguno de ellos adquirió el carácter federativo de la gran asociación laica Arcigay.

En Brasil, el primer grupo organizado de personas que se identifican como “católicos LGBT” surgió en 2007, en Río de Janeiro, y adoptó el nombre de Diversidad Católica. Inspiró la fundación de varios grupos similares en todo el país. En 2014, se creó la Red Nacional de Grupos Católicos LGBT, formada actualmente por más de 20 grupos, que forma parte de la Global Network of Rainbow Catholics (GNRC), una red global de “católicos arcoiris” de todo el mundo, creada en Roma durante la semana inaugural del Sínodo sobre la Familia en octubre de 2015.

Estos grupos pro-homosexualidad, que se identifican como católicos o cristianos, sirven de compañeros de viaje a las grandes organizaciones laicas LGBT, que, por otra parte, no ocultan su odio a la Iglesia, a la Biblia y a la moral del Evangelio y no dudan en utilizar el chantaje para intimidar a las autoridades eclesiásticas.

¿Puede darnos más detalles sobre el chantaje que menciona?

Históricamente, el chantaje ha adoptado dos formas. Por un lado, denunciando la supuesta hipocresía de la Iglesia Católica por predicar contra la homosexualidad mientras muchos prelados frecuentan bares y saunas que funcionan como burdeles del mismo sexo. El caso más rumoreado es el del libro Sodoma, de Frédéric Martel, con la afirmación de que “el Vaticano cuenta con una de las mayores comunidades homosexuales del mundo y dudo que incluso en el Castro de San Francisco, ese emblemático barrio gay, ahora más mezclado, haya tantos homosexuales”.17 Este tipo de denuncias provocan a veces la dimisión de quienes se ven obligados, contra su voluntad, a “salir del armario", como ocurrió en Estados Unidos en 2002 con el Arzobispo de Milwaukee, Rembert Weakland, tras revelarse que había utilizado 450.000 dólares de los fondos de la archidiócesis para resolver una demanda que le acusaba de acoso sexual. O con el Cardenal Hans Hermann Groer, arzobispo de Viena, destituido por el Papa Juan Pablo II por abusos sexuales a seminaristas. En febrero de 2013, el cardenal Keith O’Brien, líder de la Iglesia Católica en Escocia, se vio obligado a dimitir como arzobispo tres meses antes del límite de edad, debido a las acusaciones de actos inapropiados con cuatro sacerdotes durante la década de 1980 e incluso después.

La otra forma de chantaje consistió en que ciertos grupos y líderes de la nebulosa homosexual empezaron a presionar a los prelados para que disintieran públicamente de los documentos y sanciones del Vaticano. Quizá el caso más paradigmático sea el del Cardenal Basil Hume, a quien Peter Tatchell, líder de OutRage, una asociación que había sacado “del armario” a varios anglicanos de alto rango, presionó en abril de 1995 para que se corrigiera en público. He aquí cómo el Padre Richard John Neuhaus, fundador de la conocida revista First Things, relató lo que le ocurrió al cardenal inglés hace casi 30 años:

“El cardenal Basil Hume de Westminster también se vio atrapado en el fuego cruzado generado por la guerra de guerrillas de OutRage. Tatchell había exigido a Hume que se retractara de la definición de Roma de los actos homosexuales como ‘objetivamente desordenados’. La exigencia se tornó violenta en ocasiones, incluyendo la interrupción de la procesión del Domingo de Ramos en la catedral de Westminster. En lo que se consideró una respuesta a la presión, el cardenal publicó una carta en la que afirmaba que la amistad homosexual puede ser ‘una forma de amar’ y declaraba que ‘la homofobia no debe tener cabida entre los católicos’. Los periódicos, como era de esperar, tacharon la carta de ‘capitulación’ del Cardenal ante los grupos de presión gays. Incluso el conservador Telegraph publicó un titular en portada: ‘El cardenal Hume da la bendición de la Iglesia al amor homosexual’. El Sr. Tatchell declaró, quizá con razón: ‘Estamos marcando la agenda’”.18

¿Esta influencia del lobby LGBT es específica del pontificado de Francisco o ya había contaminado pontificados anteriores?

No, justamente, durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Vaticano no cedió a las presiones del lobby homosexual. Además de condenar los escritos y actividades de Anthony Kosnik19, Charles Curran20, André Guindon21, Robert Nugent y Jeannine Grammick22y Marciano Vidal23, la Santa Sede publicó varios documentos que confirmaban la enseñanza católica tradicional, ya expresada en 1975 en la declaración Persona Humana “sobre algunos puntos de ética sexual”24, de la Congregación para la Doctrina de la Fe, firmada por el Cardenal Franjo Seper. A ésta siguió en 1986 la carta Homosexualitas Problema, “sobre la atención pastoral a las personas homosexuales”25, firmada por el nuevo Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, y en 1997, el Papa Juan Pablo II publicó el Catecismo de la Iglesia Católica, en el que se afirma (nn. 2357-2359) que “apoyándose en la Sagrada Escritura, que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’” y que la tendencia homosexual de la que derivan es “objetivamente desordenada”.26

Un documento que enfureció especialmente a los enemigos de la Iglesia fue, en 2002, la carta de la Congregación para el Culto Divino, firmada por el Cardenal Jorge Medina Estévez, en la que se afirmaba que “la ordenación al diaconado y al sacerdocio de hombres homosexuales o con tendencias homosexuales es absolutamente desaconsejable e imprudente”, una prohibición reiterada posteriormente por la Congregación para la Educación Católica, responsable de los seminarios, en una Instrucción firmada por el cardenal Zenon Grocholewski y publicada en noviembre de 2005. 27

Después de “Fiducia Supplicans", ¿cuál es el siguiente paso?

Las organizaciones vaticanas no sancionaron enérgicamente a los disidentes y en los círculos católicos siguió extendiéndose una actitud de complacencia y ambigüedad doctrinal hasta la renuncia de Benedicto XVI al pontificado. La ascensión del Papa Francisco al trono pontificio fue una auténtica “estampida general", impulsada por su famosa respuesta en el vuelo de regreso tras la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro: “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?28

A esto siguieron los amistosos encuentros del Papa Francisco con pseudoparejas homosexuales29 y transexuales30, sus primeras y escandalosas declaraciones a favor del reconocimiento legal de las uniones civiles homosexuales31, el nombramiento del jesuita estadounidense James Martin, promotor de la modificación del Catecismo en materia de homosexualidad, como consultor de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede32, así como sus elogiosas cartas y encuentros con la hermana Jeannine Gramick.33

La puerta abierta por el Sumo Pontífice fue cruzada inmediatamente por la corriente progresista dominante en el episcopado alemán, que se embarcó en la desastrosa Senda Sinodal, en la que se pidió oficialmente una revisión del Catecismo sobre la homosexualidad, así como la eliminación de los “actos homosexuales” de la lista de pecados graves34, y se aprobó una resolución exigiendo “ceremonias de bendición para las parejas que se aman", con el voto a favor de 38 obispos, 9 en contra y 11 abstenciones.35

Al promover las falaces “bendiciones pastorales", Fiducia Supplicans ha recorrido tres cuartos de camino, cediendo no sólo a la quinta columna infiltrada en la Iglesia, sino sobre todo al chantaje del lobby pro-homosexual abiertamente anticatólico. El Papa Francisco y el Cardenal Víctor Manuel Fernández tendrán que responder ante Dios por esta rendición a ultranza y por haber abierto una división en la Iglesia Católica que desembocará en una de las mayores alteraciones de la historia, como profetizó Plinio Corrêa de Oliveira en 1994. 36

Notas:

1. https://theleaven.org/fiducia-supplicans-does-not-change-perennial-church-teaching/

2. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_ddf_doc_20231218_fiducia-supplicans_sp.html

3. https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2021/03/15/res.html

4. https://infovaticana.com/2023/12/21/muller-advierte-a-los-sacerdotes-de-que-cometeran-sacrilegio-si-bendicen-parejas-homosexuales/

5. https://www.aciprensa.com/noticias/102489/cardenal-sturla-declaracion-sobre-bendicion-de-parejas-homosexuales-no-era-tema-de-navidad

6. https://www.diakonos.be/fiducia-supplicans-le-cardinal-sarah-on-soppose-a-une-heresie-qui-mine-gravement-leglise/

7. https://www.acidigital.com/noticia/57001/dioceses-do-brasil-divergem-sobre-autorizacao-da-santa-se-a-bencao-a-unioes-do-mesmo-sexo

8. https://www.newwaysministry.org/2024/01/09/german-and-flemish-bishops-warmly-welcome-vaticans-declaration-on-blessings/

9. https://infovaticana.com/2024/01/10/obispo-aleman-espera-que-roma-deje-de-considerar-la-sodomia-como-pecado-grave/

10. https://outrightinternational.org/news-article/matuba-mahlatjie-talks-newsroom-afrika-about-vaticans-new-stance-same-sex-couples

11. https://www.t13.cl/noticia/nacional/movilh-cuestiona-bendiciones-parejas-homosexuales-19-12-2023

12. https://theleaven.org/fiducia-supplicans-does-not-change-perennial-church-teaching/

13. Paul Varnell, “Defending Our Morality,” Chicago Free Press, Aug. 16, 2000, https://igfculturewatch.com/2000/08/16/defending-our-morality/

14. TFP Commission on American Issues, Defending a Higher Law, 2004, p. 26-27.

15. https://www.aciprensa.com/noticias/75114/el-documento-de-benedicto-xvi-sobre-la-iglesia-y-los-abusos-sexuales

16. https://www.ncronline.org/opinion/guest-voices/remembering-revolutionary-pax-nidorf-who-founded-lgbt-ministry-dignityusa

17. https://www.lepoint.fr/societe/exclusif-sodoma-le-livre-choc-sur-l-homosexualite-au-vatican-13-02-2019-2293213_23.php

18. https://www.firstthings.com/article/1995/08/a-sense-of-change-both-ominous-and-promising

19. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19790713_mons-quinn_po.html

20. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19860725_carlo-curran_en.htm

21. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19920131_book-guindon_po.html

22. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19990531_gramick-nugent-notification_po.html

23. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20010515_vidal_po.html

24. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19751229_persona-humana_po.html

25. https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19861001_homosexual-persons_po.html

26. https://www.vatican.va/archive/cathechism_po/index_new/p3s2cap2_2196-2557_po.html

27. https://www.corazones.org/sacramentos/orden_sac/homosexualidad_ordenacion_2005.htm

28. https://www.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2013/july/documents/papa-francesco_20130728_gmg-conferenza-stampa.html

29. https://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2015/10/02/0749/01616.html
y https://www.forbes.com/sites/ceciliarodriguez/2017/04/09/pope-franciss-welcome-to-worlds-only-openly-gay-prime-minister-rekindles-vatican-controversy/#6cb67112a607

30. http://politica.elpais.com/politica/2015/01/27/actualidad/1422355975_624238.html

31. Dominique Wolton, Politique et société : Pape François, rencontres avec Dominique Wolton, ed. L’Observatoire, Paris, 2017, pp. 321-322

32. https://www.ihu.unisinos.br/publicacoes/78-noticias/566660-papa-nomeia-13-consultores-para-a-secretaria-de-comunicacao-do-vaticano

33. https://www.ihu.unisinos.br/615808-papa-francisco-sauda-a-irma-jeannine-%20gramick-pelos-50-anos-de-pastoral-lgbtqia-leia-a-carta; y https://ihu.unisinos.br/633393-papa-francisco-se-reune-com-grupo-lgbt-dos-eua-anteriormente-denunciado-pelo-vaticano

34. https://www.synodalerweg.de/fileadmin/Synodalerweg/Dokumente_Reden_Beitraege/beschluesse-broschueren/SW8-Handlungstext_LehramtlicheNeubewertungvonHomosexualitaet_2022.pdf, p. 5.

35. https://www.catholicnewsagency.com/news/253842/german-synodal-way-approves-same-sex-blessings-lay-preaching-and-reexamination-of-priestly-celibacy

36. Roberto de Mattei, Plinio Corrêa de Oliveira – Profeta do Reino de Maria, Ed. Artpress, São Paulo, 2015, p. 359.

12 comentarios

  
Berenguer Ramón
Una información muy bien documentada que pone de relieve lo que muchos ya sabíamos. A partir de esta triste y desagradable situación, surge la pregunta ¿Qué podemos hacer para confrontar a estos desnortados clérigos y laicos sobre moral sexual? los que estamos totalmente de acuerdo con el Catecismo publicado en 1992?
21/02/24 9:59 AM
  
JSP
1.Entrevista bien argumentada, formada y documentada en la Verdad. Así es, la Revelación es clara, el Depósito de la fe es claro, las verdades de fe reveladas son claras, el dogma católico es innegable: la Doctrina de la fe católica muestra que la actividad homosexual y adúltera es desgracia por pecado de muerte eterna (infierno de los condenados, linaje de la Serpiente antigua). Pecado perdonado en la Santa Cruz, fuente de toda redención y bendición para el mundo, pues Dios bendice al mundo con Cristo, con Su Hijo encarnado, para la salvación del mundo, no para enraizarse en el Pecado del mundo.
2. El Enemigo de Cristo es el primer apóstata, es el Pecado personificado: Satanás.
3. El Fin de la Ley, de la Ley de Dios, natural y moral es Cristo, Fundador y Cabeza de Su Iglesia.
4. La herejía la comete el hereje, el que está bautizado y reniega de la fe católica, contrario al Depósito, contrario a Cristo, aunque no sea ex cathedra, sino por reincidencia pastoral y/o documento magisterial.
5. El obispo de Roma y el cardenal Víctor Manuel Fernández recuerdan al dictador soviético Josef Stalin y su protección sobre la figura del ingeniero agrónomo Trofim Denisovich Lysenko. Pues, desde 1929 y hasta la muerte de Stalin en 1953, sus trabajos dominaron la biología soviética y llevaron a la genética de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (círculos democráticos populares) al más absoluto desastre. Prueba de fe de Dios Providente.
6. El problema es de índole político no teológico. Por el motivo que sea (infiltración masónica/marxista), el Vaticano ha cedido al mundo (espíritu, carne y demonio) la falsa virtud, el vicio, mediante la fornicación del Evangelio, de añadir el Pecado como algo santo. Ante Dios tendrán que responder por ello.
7. Por un lado, la práctica homosexual para el pueblo teológico de Israel se hallaba incluida en el listado de una serie de conductas indignas del pueblo de Dios que se extendían del adulterio a la zoofilia pasando por el robo o la idolatría (Lev 18,22). Sodoma y Gomorra (Gen 13, 14, 18 y 19), cuyos habitantes habían sido castigados por Dios por practicar la homosexualidad y todo acto sexual viciado fuera del matrimonio. El Cristianismo también condena expresamente la práctica de la homosexualidad y el adulterio. El Señor Jesús legitima por Su Verbo encarnado lo que Él ha enseñado a Israel mediante Su Verbo por la ley de Moisés sin hacer excepción con los actos homosexuales (M 5,17-20). El Nuevo Testamento de Dios condena la práctica de la homosexualidad considerándola contraria a la ley de Dios y a la Naturaleza (Rom 1,26-27) y afirma que quienes incurran en ella, al igual que los que practicaran otro tipo de pecados, no entraran en el Reino de los cielos (1 Cor 6,9). Por otro lado, la evidencia científica del desorden objetivo de la homosexualidad es incontestable a la función básica de un ser vivo en cuanto a la reproducción en el género humano. Entonces, con toda la realidad en contra, la divina y natural, la prueba de fe de la tragedia del error pastoral contra la doctrina de la ciencia francisquista-truchania del principio de no-contradicción, conlleva al horror de persecuciones y purgas al modo Stalin-Lysenko. El carácter vengativo, el silencio episcopal da muestra de ello, frente a todos los que intentan demostrar que están equivocados en sus postulados heréticos desde el poder de la silla de Pedro, se dedica a despreciar/perseguir/purgar a todos aquellos que no se plegan a sus ideas anticristianas reformistas. No todo el error y el mal que acontece en la Iglesia es relativo a la herejía y los pecados propios de los hombres, sino que, en gran parte propiciados y planificados por la masonería y el marxismo para intentar destruir la Iglesia. Por ej. el seminarista jesuítico Stalin, nada más llegar al poder en 1929, ordenó la infiltración mundial en la Iglesia Católica de agentes rojos y sin fe y moral, curas rojos y homosexuales, porque la Doctrina católica era la única que se oponía a la expansión del Socialismo. Testimonios muchos:

- Roma: En 1949 Pío XII admitía que, según lo que él sabía, había aproximadamente 2 mil sacerdotes que habían sido infiltrados en la Iglesia por los comunistas.
- España: confesado por Carrillo y la Pasionaria; cárcel de Zamora para Sacerdotes.
- Francia: la Policía de Investigaciones (Police des Renseignements Généraux) de París, calculaba que en Francia había 300 sacerdotes que se habían infiltrado en la Iglesia y que pertenecían al Partido Comunista.
- Henri Barbé, un [convertido] ex líder del aparato comunista internacional, daba información acerca de la política del partido, que databa de 1936 y que consistía en que jóvenes militantes comunistas entraran a los seminarios sacerdotales.
- Yuri Bezmenov, alias Tomas Schuman, trabajó para la Agencia de Prensa Novosti de la Unión Soviética hasta que desertó en 1970. Afirmó que Occidente estaba siendo lentamente sumergido en el marxismo gracias a los métodos de «subversión ideológica», una forma de guerra que la KGB durante la llamada Guerra Fría.
- Métodos principales utilizados por los marxistas en Occidente, explica Bezmenov, fueron: la corrupción de los jóvenes, interesarlos en el sexo, alejarlos de la religión, hacerlos superficiales y débiles, destruir la fe católica, la ruptura de las viejas virtudes morales. Los principales objetivos eran, y siguen siendo la Iglesia Católica, de educación, medios de comunicación y cultura.
- USA y Canadá: La filósofa, teóloga y autora católica Dra. Alice von Hildebrand, viuda de Dietrich von Hildebrand, dijo a Michael Voris de Church Militant: Para fines comunistas … la política de seminarios infiltrados fue exitosa más allá de nuestras expectativas. Stalin, poco después de llegar al poder, ordenó a sus compinches que invadieran los seminarios católicos con jóvenes que no tenían fe ni moral: homosexuales.
- Bella Dodd ex líder de CPUSA.
- Manning Johnson ex líder de CPUSA: Una vez que la táctica de infiltración de las organizaciones religiosas fue establecida por el Kremlin … los comunistas descubrieron que la destrucción de la religión podría avanzar mucho más rápido a través de la infiltración de la Iglesia por los comunistas que operan dentro de la misma Iglesia.
- Etc. No es casual mucho de lo que vemos hoy día.
21/02/24 12:08 PM
  
Juan Mariner
¿Se va a bendecir también a gente mayor de edad de colectivos con perversiones sexuales consideradas "no delictivas"?
21/02/24 1:19 PM
  
L.C.
El lobby gay ya existía a la época de San Pedro Damian ( siglo XI ) .
Eran más discretos .

Gracias al Papa Francisco , todo sale a la luz .

Nada sera escondido , lo que no sale ahora saldrá en el Juicio Final .
21/02/24 1:43 PM
  
jandro
Muy buena la entrevista. Muchas gracias
Para colar la abominación, F1 inventa el concepto de bendición pastoral. Seguro que mucho católico meapilas seguirá diciendo que F1 no ha tocado la doctrina y que esto sólo es un añadido nuevo. Otros, en la radio, circunloquearan como nunca antes circunloquearon para evitar llamar a las cosas por su nombre
21/02/24 1:43 PM
  
L.C.
Hoy San Pedro Damián ..

"San Pedro Damián fue un hombre austero y rígido que Dios envió a la Iglesia Católica en un tiempo en el que la relajación de costumbres era muy grande y se necesitaban predicadores que tuvieran el valor de corregir los vicios con sus palabras y con sus buenos ejemplos.
21/02/24 2:47 PM
  
Marta de Jesús
Sin ánimo de ofender, podríamos estar viendo todo #saliendo a la luz#, sin las susodichas bendiciones. Tarde o temprano todo estalla. No fueron los Papas anteriores los que estaban impidiendo tal cosa, sino los invasores que querían más tiempo para hacer más daño, para tener más cocidas a las ranas. La debida prudencia ante cosas que todavía no se sabían, etc. A toro pasado todos nos creemos muy listos. Pero ante el comienzo de un conflicto todo es mucho más complicado. Caminar a oscuras es difícil. Cuando todo pasa y vuelve la luz se ve más claro. Tengamos más respeto hacia quienes caminaron entre nieblas muy espesas. Ese """mérito""" del Papa actual sería relativo. Le ha tocado a él. Y a otro le tocará corregir sus errores y los de antes (nadie está exento de ellos), y volver a negarse a semejante despropósito. En realidad esto está haciendo despertar a parte del pueblo católico. Eso es bueno.
21/02/24 4:57 PM
  
Vladimir
San Pedro Damián, ruega a Dios por la conversión del Papa Francisco y la de todos aquellos que bendicen las uniones homosexuales con el eufemismo de que bendicen a dos personas que se aman.
21/02/24 6:24 PM
  
Vladimir
En la Iglesia siempre se ha bendecido a las personas, sin usar adjetivos o calificativos, para ellas. En Fiducia S., en cambio, se habla de bendiciones para personas en unión homosexual o adúltera, o sea, se crea una nueva modalidad de bendiciones, exclusivamente destinadas a categorías específicas de personas. Con esto se le hace el juego al mundo, que ha venido rodeando de todos los privilegios posibles, a la comunidad gay, por ejemplo.
21/02/24 6:46 PM
  
juan palomo
En la Iglesia y en otros cercanos como los ortodoxos y los veterocatolicos.

Y lo lamentable es que hay algunos que ofician en iglesias cedidas por la iglesia. Lamentable.

Texto de interés...

Iglesia Ortodoxa, veterocatolicos y masonería

La Iglesia Ortodoxa prohíbe la pertenencia a la masonería, pero algunos de sus cargos catalanes y de Madrid lo son.

Christodoulos Aguiorita. Vicario Arzobispal para España Oriental y Andorra; Párroco de Barcelona de la Iglesia Ortodoxa Griega. Monje, masón y neotemplario.

Joan García Casanovas. Obispo de Barcelona de la Iglesia Ortodoxa Serbia. Masón y neotemplario.

Diego Cerrato Barragán. Obispo de la irregular Iglesia Ortodoxa Apostólica, descendiente del Obispo Joseph Rene Vilatte y no reconocida por ningún Patriarcado. Se presenta cómo martinista y Gran Maestre de la Masonería Rectificada en España. Sus titulaciones son según la regularidad masónica y ortodoxas absolutamente NULAS.

Los masones, esoteristas y mercachifles son abundantes en España.
21/02/24 7:16 PM
  
Rexjhs
Excelente entrevista, que corrobora, una vez más, la ruptura entre el magisterio de JPII y BXVI y el de Bergoglio.
21/02/24 11:13 PM
  
griego
ACLARACIÓN sobre Christodoulos Aguiorita

Christodoulos Aguiorita no es masón, o eso creo, los otros dos sí. Aún siendo cargos ortodoxos.

Christodoulos es monje y no se si templario, podría ser. Pero no masón, o eso creo. Si que es cierto que en Grecia ha habido cargos que son masones.

Diego Cerrato Barragán es otra canción. Él si es obispo ortodoxo y gran maestro de la masonería Gran Priorato Rectificado de Hispania al mismo tiempo.

Puedes verlo aquí.

https://masoneriacristiana.es/

Joan García renunció a sus filiaciones en órdenes esotéricas como la masonería al ser embestido en sus cargos ortodoxos, un pecado de juventud.
26/02/24 12:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

20.02.24

Alberto Bárcena: "A todos nos salpica la sangre inocente del holocausto del aborto, hay que actuar"

El pasado sábado 17 de febrero, Barcelona acogió el II Encuentro 40 Días por la Vida. El auditorio del Colegio Real Monasterio de Santa Isabel fue testigo de este encuentro, que contó con la presencia de Isabel Vaughan, activista provida y coordinadora de 40 Days for Life Birmingham, y Alberto Bárcena, doctor en Historia por la Universidad San Pablo CEU de Madrid.

Tras entrevistar a Isabel Vaughan en este medio, hacemos lo propio con el profesor Alberto Bárcena, que impartió una conferencia titulada «Católico, despierta: la batalla cultural y el aborto».

¿Qué supuso para usted participar en el II Encuentro de 40 días por la Vida en Barcelona junto a una activista provida de reconocido prestigio internacional como Isabel Vaughan?

Fue una experiencia reconfortante: ver a tantas personas apoyando la lucha por la vida, el principal de los derechos humanos, sin el que resulta imposible construir cualquier declaración de derechos con vocación de permanencia y justicia; hablar con rescatadores que logran salvar a los más inocentes, cuando ya parecían condenados a no ver la luz, comprobar la alegría que experimentan al conseguirlo, y como, a pesar de la demoledora y omnipresente propaganda contraria, no se dejan engañar: saben que defienden la Verdad -la fe y la razón-, la ley de Dios y la dignidad de la persona humana, única criatura hecha a imagen y semejanza del Creador.

En cuanto a Isabel Vaughan, fue un honor conocerla; con su sola presencia dio mayor visibilidad al encuentro, convertida como ha sido, merecidamente, en ejemplo de valor y coherencia a nivel internacional; con sus palabras y sus declaraciones nos edificaba desde la fe y la esperanza, con la convicción, razonada, de que Satanás va perdiendo el combate; como ya sabemos que ha perdido también el definitivo, a pesar del daño inmenso causado a tantas almas, incapaces ya de distinguir entre el bien y el mal, entre legalidad y legitimidad; a pesar de tantas muertes de hijos de Dios, eliminados inicuamente en todo el planeta. “En la raíz de cada violencia contra el prójimo se cede a la lógica del maligno, es decir de aquel que era homicida desde el principio (Jn 8, 44) como nos recuerda el apóstol Juan…” nos decía San Juan Pablo II, hablando del aborto en Evangelium vitae. El aborto tiene sus días contados, como los tiene la influencia del ángel caído sobre el género humano.

¿Por qué en su conferencia llamó a los católicos a despertar y dar la batalla cultural frente al aborto?

Porque no podemos desentendernos del holocausto; la sangre de los inocentes nos salpica a todos; los que con nuestros impuestos pagamos, aunque no queramos verlo, su muerte; no podemos permitirnos ese fatalismo, como si esto no fuera con nosotros. Se nos pedirán cuentas de tanta maldad; el católico está llamado a ser luz en medio del mundo, no puede ser cómplice del mal, no podemos normalizarlo, ni permanecer mudos e impasibles cuando sistemáticamente y a diario se viola tan gravemente la ley suprema que debemos obedecer por encima de todo: la que Dios nos ha dado para nuestra salvación.

¿Cuándo fue el punto de inflexión en el que en poderosas convenciones internacionales se empezó a hablar de los nuevos derechos? ¿Qué son los llamados nuevos derechos, que no son tales?

Los mal llamados nuevos derechos se fueron gestando en las cumbres de la ONU, cuando ya el aborto se había ido introduciendo en la mayor parte de de Occidente, con deferentes matices y subterfugios; como si fuera una especie de mal menor. Se trataba, para los involucrados en esta operación de ingeniería social, de darle ya el rango de derecho universal; con el objetivo de reducir drásticamente lo que llaman “fertilidad” por razones económicas, de explotación egoísta de los recursos naturales al más bajo coste. Pero no solo; se trataba también de establecer un nuevo paradigma humano situando al hombre en el lugar de Dios, conforme al pensamiento masónico, de peso concluyente en todo el proceso; aunque para ello curiosamente proyectaran la eliminación de millones de personas, desde los no concebidos hasta los que, ya en el seno materno, serían privados de la vida por diferentes métodos, a cual más brutal. Necesitaban para llevar a cabo tamaño despropósito inventar una nueva religión, que sería panteísta.

Así en la Cumbre de Río, o de la Tierra, celebrada en 1992, se acordó la redacción de La Carta de la Tierra, cuyo redactor más destacado, Mijaíl Gorbachov, declaraba en 1997: “Necesitamos encontrar un nuevo paradigma que reemplace los vagos conceptos antropológicos… El mecanismo que utilizaremos será el reemplazo de los Diez Mandamientos por los principios contenidos en esta Carta o Constitución de la Tierra". En el programa de Acción de Río ya se hablaba de controlar la producción, el desarrollo y la reproducción. Huelga decir que desde el primer momento se percibía que el principal escollo de aquellos ingenieros del Nuevo Orden Mundial lo encontrarían en la Iglesia Católica, y como enemiga sería tratada en adelante.

En la Cumbre de El Cairo, sobre Población y Desarrollo, de 1994, ya se trataba de imponer el aborto como derecho; con la mayor insistencia de la delegación norteamericana, totalmente apoyada por el presidente Clinton; pero también de “redefinir” los nuevos modelos de familia, desde la ideología de género, que sería ya la guía constante de todas las reformas en las cumbres siguientes. Es muy significativo que fuera designado como secretario de dicha cumbre el doctor Fred Sai, representante de Ghana y presidente de Planned Parenthood Federation, la mayor central abortista del planeta.

En el borrador de El Cairo ya se establecieron estrategias para llevar a cabo el gran lavado de cerebro conducente a cambiar el “modelo de familia deseada". Un año más tarde, en 1995, se celebraba la Cumbre de Pekín, para el empoderamiento de la mujer, y retomaron la agenda del año anterior. Como denunció la señora Glendon, que presidía la delegación de la Santa Sede, no se contemplaban en absoluto ni la vocación de la mujer a la maternidad ni sus compromisos familiares; solamente se trataba de potenciar su promoción laboral y su equiparación con el hombre a todos los niveles. Por fin, en 2001 se firmaba en Ginebra el Tratado de los Comités de derechos Humanos de las Naciones Unidas que trataba de eliminar de las legislaciones nacionales toda referencia a los derechos de los padres en materia de educación y salud -muy especialmente la reproductiva- de los menores, según el designio del Gran Oriente de Francia. Los “Nuevos Derechos", eran ya una realidad virtual que a partir de entonces se iría introduciendo en dichas legislaciones.

¿Quién está detrás de la imposición de este cambio de paradigma sin precedentes?

En resumidas cuentas, el entramado que configura la Gobernanza Mundial, tal como la describió magistralmente Mons. Reig Pla, en su carta pastoral “Llamar a las cosas por su nombre", explicando los motivos por los que el Partido Popular retiraba su proyecto de reforma -que no derogación- de la ley del aborto: “Ha llegado la hora de decir con voz sosegada pero clara que el Partido Popular es liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género, e infectado, como el resto de los partidos políticos y sindicatos mayoritarios por el lobby LGTBQ; siervos todos, a su vez, de instituciones internacionales (públicas y privadas) para la promoción de la llamada gobernanza mundial al servicio del imperialismo neocapitalista que ha presionado fuerte para que España no sea ejemplo para Iberoamérica y Europa de lo que ellos consideran un retroceso en materia abortista".

¿Se puede hablar de unas leyes que son evidentemente contra Dios y contra el hombre?

Sin duda. Contra el hombre y contra Dios. Se trata de imponer una tiranía mundial por parte de ese imperialismo neocapitalista del que hablaba Don Juan Antonio Reig Pla, teniendo como guía y máscara “benéfica” los objetivos y metas de la Agenda 2030. Uno de los rasgos más preocupantes de nuestro tiempo es el descarte de la ley natural del que habló Benedicto XVI ante el Parlamento Federal alemán: “La idea del derecho natural se considera hoy una doctrina católica más bien singular, sobre la que no vale la pena discutir fuera del ámbito católico, de modo que casi nos avergüenza hasta la sola mención del término", advirtiendo, con cita de San Agustín: “Quita el derecho y, entonces ¿Qué distingue al Estado de una gran banda de bandidos? (De civitate Dei, IV, 4,1)". Para concluir: “¿Cómo podemos reconocer lo que es justo? ¿Cómo podemos distinguir entre el bien y el mal, entre el derecho verdadero y el derecho solo aparente? […] el principio de la mayoría no basta". Principio disolvente, heredado de la Ilustración: en el Contrato Social, nos dice Rousseau que solamente las convenciones son fuente legítima de los derechos; estamos por tanto a merced de los distintos acuerdos que, según los equilibrios políticos, se establezcan.

El Santo Padre Benedicto XVI ya lo denunció con contundencia y altura en un discurso en 2011 ante los miembros del cuerpo diplomático acreditados ante la Santa Sede. ¿Qué podríamos destacar de este discurso providencial?

De aquel histórico discurso ante el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede (enero de 2001), en el que denunciaba los ataques a la libertad religiosa, en países lejanos pero también en la misma Europa, destacaría dos citas de Benedicto XVI que resultaron ser proféticas, ya que los males que empezaban a aquejar a las sociedades occidentales se irían agravando hasta llegar a la intolerable realidad actual: “No puedo dejar de mencionar otra amenaza a la libertad religiosa de las familias en algunos países europeos, allí donde se ha impuesto la participación en cursos de educación sexual o cívica que transmiten una concepción de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en realidad reflejan una antropología contraria a la fe y a la justa razón.” Precisamente para eso, entre otras cosas, se firmó el Tratado de los Comités de Derechos Humanos de Naciones Unidas: suprimir la patria potestad a fin de instruir en los nuevos derechos a los más jóvenes, convirtiéndoles al credo del Anticristo -término acuñado por el mismo papa- con absoluto desprecio de la fe sus padres; en contra de las mismas más bien.

De ahí la famosa frase de la ministra Celaá: “los hijos no pertenecen a los padres” como advertencia al Gobierno de la Comunidad Autónoma de Murcia que establecía el pin parental precisamente para poner a los menores a salvo de la invasiva medida del Gobierno de Sánchez. Respecto a esos falsos derechos Benedicto XVI dijo en aquel mismo discurso: “Todavía menos justificables [que otros ataques a la libertad religiosa] son los intentos de oponer al derecho a la libertad religiosa unos derechos pretendidamente nuevos, promovidos activamente por ciertos sectores de la sociedad e incluidos en las legislaciones nacionales o en directivas internacionales, pero que no son, en realidad, más que la expresión de deseos egoístas que no encuentran fundamento en la auténtica naturaleza humana". Conviene recordar que entre esos “nuevos derechos” está el aborto.

¿Cómo los diferentes gobiernos del mundo han ido siguiendo estas directrices y en qué momento estamos?

El presidente Macron se ha empeñado en llevar nada menos que a la Constitución francesa el derecho al aborto. Y no le faltan apoyos: en junio de 2021 el parlamento europeo aprobaba la resolución conocida como “Informe Matic -por el eurodiputado socialista croata Predrog Matic- titulado “Informe sobre la situación relativa a la salud y a los derechos sexuales y reproductivos en la Unión en el marco de la salud de la mujer", que solicita se garantice el acceso al “aborto seguro” en todos los Estados de la Unión europea, elevando el aborto a la categoría de “derecho fundamental de la mujer", llegando a negar el derecho a la objeción de conciencia, contrariamente a lo dispuesto en el artículo 10.1 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea -y contra la Declaración de Derechos Humanos de 1948-, considerando tal objeción como “denegación de asistencia médica". Así es como comienzan estos procesos que pueden acabar en la imposición de tales “deseos egoístas” en las legislaciones nacionales.

¿Qué armas tenemos para resistir en esta batalla humanamente tan desigual?

Nuestras armas, en primer lugar, son espirituales. Solo Dios, como nos recordaba recientemente Mons. Munilla, puede cambiar la historia. Por tanto, debemos intensificar la oración, el ayuno y la adoración, tal como se plantea la resistencia en estos 40 días por la vida. El resultado de nuestras peticiones al Señor de la Historia puede no ser inmediato, aunque en ocasiones no ha tardado en verse. Recordaba el pasado sábado el caso de Austria, liberada de la dominación soviética precisamente después de la Cruzada Reparadora del Santo Rosario, organizada por el Padre Petrus Pavlicek.

Se organizaron turnos a lo largo de todo el país de manera que a cualquier hora había austríacos pidiendo a la Virgen la liberación de su patria. Hubo multitudinarias procesiones de antorchas y el propio Gobierno estuvo implicado. Llegaron a formar parte de aquella cruzada unas 500.000 personas cuando en 1955 súbitamente se anunció la retirada de las tropas soviéticas que abandonaron el país en el mes de octubre.

Otro precedente más remoto, pero más conocido es el de la batalla de Lepanto en la que las señales de la intervención divina fueron abundantes; la Cristiandad entera estaba en peligro cuando el Papa San Pío V logró organizar, con grandes dificultades la Liga Santa, y el propio pontífice, dando ejemplo, se entregó al rezo del Santo Rosario. En agradecimiento por la victoria estableció la fiesta de la Virgen de las Victorias el 7 de octubre; más tarde su sucesor cambió la advocación mariana y estableció la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

Aparte de rezar, debemos emplear nuestros talentos. Cada uno en el lugar que esté puede hacer más de lo que puede parecer; el testimonio ante parientes, amigos, y compañeros de trabajo es una forma de evangelizar y llevar a otros hacia Dios; aunque el ambiente pueda parecer poco apropiado. Dios es sorprendente y actúa a través de quienes se ponen en sus manos con toda confianza. En todo caso, pienso que tenemos que poder decir con San Pablo: “he combatido el buen combate, he concluido la carrera, he conservado la fe".

Por Javier Navascués

16 comentarios

  
Juan Mariner
Hay que tener siempre presente el Caballo de Troya que es la Democracia Cristiana vaticana en la Iglesia Catolica. Mientras dominen la política de los católicos, habrá aborto y NOM.. Hay que acabar con ella: Biden, Vonderleyen, Fernández, Aznar, Rajoy, Mayor Oreja...
20/02/24 10:08 AM
  
Chimo de Patraix
Se crean, se fomentan e imponen nuevos "derechos" para acabar destrozando los verdaderos, los que sí que lo son, los que se basan en la ley natural.
20/02/24 3:03 PM
  
maria
Un católico que no de la batalla, contra el aborto, no es católico; si no lo hace es un mentiroso, un hipócrita, un tibio.. No se puede protestar y estar todo el día clamando por otras cosas, si no tiene como primera protesta y primera lucha: la defensa de la vida. Lo más grande que Dios nos ha dado. Recemos y actuemos con todas nuestras fuerzas contra este exterminio de de inocentes, que no tiene precedentes en la historia del mundo
20/02/24 3:58 PM
  
Marta de Jesús
La batalla por la Salvación de las Almas va intrínsecamente unida a nuestra Fe.

Mi apoyo a estas personas, a la señora y al caballero. Dios nos guíe.
20/02/24 5:16 PM
  
lostrego
El hombre de JPII en la ONU se llamaba Michael Schooyans y tiene un libro titulado la Cara Oculta de la ONU, es la mejor informacion que hay sobre este tema de la ONU y los Derechos Humanos.
20/02/24 5:24 PM
  
Pedro de Madrid
En la masquetá de Madrid, apareció un pato muerto en el rio Manzanares y la ultraizquierda protestó enérgicamente contra el alcalde de la capital, pero no dicen nada de los niños que asesinan en los abortorios, vale para ellos más la vida de un pato que de un ser humano. Se demostró que murió el animal antes del evento Y hay quien les vota
20/02/24 5:59 PM
  
JSP
1. La masonería se caracteriza por el empleo de rituales y símbolos. En sus reuniones o tenidas, los masones utilizan atributos, objetos que representan doctrinas y ritos de la masonería, así como el grado y las funciones de cada miembro de una logia o lugar de encuentro de los masones.
2. En la ONU hay una piedra bruta por la que se van iniciando todos los que quieren ascender a través de la masonería en el amor de la ciudad del mundo: poder, tener y placer.
3. La industria del aborto es una fuente de financiación muy importante para implantar el NOM, los sobres en dinero negro circulan por doquier, para sobornar y comprar nuevos masones políticos/jueces.
4. Los DD.HH. no son más que una confección de la planificación del globalismo del mundo en la esclavitud del Socialismo de la socialdemocracia de la libertad, igualdad, fraternidad y muerte.
20/02/24 6:42 PM
  
Cos
Excelente entrevista y también muy oportuno el recuerdo de Iostrego de Schooyans
20/02/24 8:16 PM
  
SS
Un tercio apoya el régimen, otro tercio, es acomodaticio, queda el otro tercio y aún así, la realidad , es la condenación eterna.
20/02/24 9:04 PM
  
Néstor
Un pato muerto no, no puede ser. Debe haber algún error. A lo mejor alguien lo ha soñado. O un error de traducción. No sé, algo.

Saludos cordiales.
20/02/24 9:44 PM
  
Pampeano
El ya fallecido Padre Juan C. Sanahuja, cuyo blog sigue en esta página, se pasó años y años denunciando todo esto desde los años 90 y fue bastante poco escuchado la verdad.
20/02/24 10:20 PM
  
martin
llamar al asesinato de Inocentes, "derecho", es sin duda obra de la bestia caída

El nulo respeto al proyecto vital de la persona, la falsa doctrina del arrepentimiento en el último momento "-Cristo te perdonará, sin mérito ni arrepentimiento-"..., es sin duda obra del imitador, del alas negras desalojado de los Círculos Celestiales

la bestia nos caza con la lujuria, hasta estimular el asesinato intrauterino, como si encontrarse dentro del vientre materno una persona, impidiere ser reconocida como tal

El cinismo es tal en nosotros, cuerpos de mamíferos, que niegan la Fe, prescindiendo de la Ciencia y la Razón, y mienten desafiando que: " no son personas, y partes del cuerpo de la mujer gestante..", es sin duda obra del garras negras estrangulador
20/02/24 10:22 PM
  
Generalife.
Es verdad el aborto es un holocausto de inocentes indefensos ,un crimen cobarde un negocio sangriento. Que no caiga esa sangre sobre nosotros
20/02/24 10:57 PM
  
Miguel
El padre Sanahuja, de muy feliz memoria, tuvo abierto el micrófono en programa especial con mucha audiencia en TV Canção Nova de Brasil, en espacio dedicado exclusivamente a denunciar y esclarecer sobre lo que, de modo magnífico, como siempre, trata aquí el Dr. Bárcena. Eran una serie de programas en horario central en los que, por ejemplo, también expuso brillantemente el padre José Eduardo De Oliveira, de Osasco, São Paulo, sobre la misma temática.

El material está en YT para quien quiera verlo. Ah, y El P.Juan Claudio da la conferencia en español.

Dios bendiga a Don Alberto Bárcena. Mi gratitud con él.

Saludo cordial.
21/02/24 12:40 AM
  
JUAN NADIE
Los verdaderos origenes no son los que cita el Sr. Barcena.
Antes que esas cumbres, en la guerra fria, en EEUU agunos think tank importantes, y grupos como los herederos de Hery Fod, llegaron a la conclusión de que el incremento de la población en el tercer mundo especialmente era una amenaza para la seguridad de occidente y de EEUU. Por ello apoyaron todo tipo de campañas de esterilización, de anticonceptivos de todo tipo y de aborto.
Para escribir bien la historia de este holocausto, no se puede obviar eso. Ademas, creo que aquí en IC ya se ha puesto algun artículo que explica los origenes de Planned Parenthood, con esos grupos de poder.
Resulta paradojico, porque la URRS, de alguna manera era el enemigo que estaba detras de esa amenaza de las masas del tercer mundo. Sin embargo los postmarxistas actuales, como ya no pueden esgrimir la economía como reivindicación ahora se han inventado nuevos falsos problemas, y uno es este, los falsos derechos de la mujer. Y curiosamente coinciden con los antiguos y nuevos ricos en que los pobres, entendidos estos incluso como la clase media sobra, porque viajan mucho, y cuando los ricos quieren viajar a lugares como Venecia no pueeden hacerlo porque hay demasiada gente. Ademas ahora la clase media hasta opina, aunque haya muchas opiniones estupidas de alienados por el neomarxismo.
Esta coincidencia entre los ultrarricos y los neocomunistas es hasta cierto punto sorprendente. Aunque al final a los comunistas les da igual todo con tal de pillar poder. Que se lo digan al marques de galapagar y el serrallo que se montó en podemos.
21/02/24 11:21 AM
  
Rafael Gomez
Cuanto antes se sepan los nombres, mejor
21/02/24 8:19 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

19.02.24

Mons. González Chaves analiza algunos aspectos del magisterio sacerdotal del cardenal Don Marcelo

Mons. Alberto José González Chaves nació en Badajoz en 1970 y fue ordenado sacerdote en Toledo en 1995. Su primer destino pastoral fueron las parroquias de Peñalsordo y Capilla, provincia pacense y archidiócesis Primada. De 2006 a 2014 trabajó en la Congregación para los Obispos, en la Santa Sede. En 2008 se doctoró en Teología Espiritual en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, con una tesis sobre “Santa Maravillas de Jesús, naturalidad en lo sobrenatural". En 2009 obtuvo o un Master en Bioética, en el mismo Ateneo. En 2011 Benedicto XVI le nombró Capellán de Su Santidad. De 2015 a 2021 fue Delegado Episcopal para la Vida Consagrada en Córdoba. En 2020 recibió el Galardón Alter Christus por su atención al Clero y a la Vida Consagrada. Ha dirigido numerosos Ejercicios Espirituales y dictado conferencias y cursillos en España e Hispanoamerica. Ha publicado numerosos artículos y libros de espiritualidad y liturgia, y hagiografías sobre Santa Teresa de Jesús, San Juan de Ávila, San José María Rubio, Santa Maravillas de Jesús, Santa María Micaela del Santísimo Sacramento, Santa Genoveva Torres, los Beatos Marcelo Spínola y Tiburcio Arnaiz, San Juan Pablo II, Benedicto XVI, el cardenal Rafael Merry del Val…

Es coautor de la reciente y extensa biografía de uno de los hombres de la Iglesia de España más importantes del siglo XX, el Cardenal Primado Marcelo González Martín (1918-2004), que le ordenó sacerdote. Con este motivo le entrevistamos sobre algunos aspectos del magisterio sacerdotal de Don Marcelo.

A modo de introducción general, ¿qué idea del sacerdocio tenía Don Marcelo?

En la cuaresma de 1971 Don Marcelo dijo en una conferencia en la catedral de Madrid que hay que reflexionar sobre el sacerdocio tomando como punto de referencia el misterio del sacrificio de Cristo Sacerdote tal como nos lo ofrecen la Sagrada Escritura y la Tradición apostólica de la Iglesia. Esa es su idea del sacerdocio, que nace del Corazón de Cristo en el cenáculo, inflama la predicación apostólica, se robustece en la sinaxis de las catacumbas, se empurpura con sangre martirial y, corriendo los siglos, frente a la herejía luterana cuaja en Trento su identidad inmutable con doctrina solemne. En su siglo XX, Don Marcelo asimila ese sacerdocio desde el magisterio de los Papas, y del Concilio Vaticano II, en continuidad con la enseñanza bimilenaria de la Iglesia, según la cual el sacerdote es aquel a quien Dios Padre ha predestinado en Cristo, de manera especial: además de darle la filiación divina y la redención en la Sangre del Hijo, le ha hecho ministro de esa Sangre. Por ello sería tristísimo perder la dulce certeza de esta predilección divina, dijo Don Marcelo a los ordenandos en 1988; sería convertirse en la pieza mecánica de una Iglesia puramente institucional y reducir la hermosura del sacerdocio a la condición de tecnócrata para el progreso y la paz social. Para ser tales funcionarios mejor que no existierais, diría a los ordenandos del año siguiente.

En su Pastoral “El porvenir espiritual de nuestra diócesis”, como obispo novel en Astorga, en 1963, sobre textos de Pío XII Don Marcelo enumeraba como actitudes sacerdotales de valor permanente el amor y la gratitud a Jesucristo, la humildad ante la propia indignidad y la obediencia a las disposiciones de la Iglesia, el celo, la abnegación, la caridad fraterna en el presbiterio, el desprendimiento. Insistía a sus clérigos en el cultivo de la vida sobrenatural, sin la cual el sacerdote concede más atención a la lectura de un periódico que a la oración bien hecha; a la tertulia, más que al silencio; a un viaje, más que al sacrificio; a una película, más que a una hora de estudio; a las noticias políticas, más que a la disminución del pecado; al deporte, más que a los sacramentos; a la ciencia, más que a la teología; al templo material, más que a la enseñanza profunda del catecismo; al bullicio exterior, más que a la meditación; a la asamblea y a la discusión de problemas ajenos o colectivos, más que al examen de sí mismo; a la crítica de lo que dicen otros, más que a la maduración rigurosa de lo que tiene que decir él; a lo nuevo por lo nuevo, más que a lo antiguo por serlo; a lo mundano, más que a lo eclesiástico; a lo fugaz y cambiante, más que a lo permanente y eterno; a lo confortable y grato, más que a lo difícil y abnegado; a la cultura, más que a la gracia; a lo profano, más que a lo sagrado; al hombre, más que a Dios; a los filósofos, más que a los santos; a los amigos, más que a Jesucristo. Es decir, nos encontramos con el sacerdote que va destrozando poco a poco su propio sacerdocio.

¿Cómo enseñaba al sacerdote a ser santo y santificador?

En Toledo exhortaba a los neopresbíteros de 1980 a revestirse de un armadura espiritual: De lo contrario, seréis pronto víctimas del secularismo de los criterios y de las costumbres, que todo lo invade; y pronto llegará a pareceros lo más natural del mundo el contemporizar con todo, el aceptar todo con una sonrisa de aprobación, el decir que no queréis ser retrógrados, sin daros cuenta de que al decir eso estáis retrocediendo a la oscuridad del pecado o a lo que lleva al pecado. En tiempos de secularismo agresivo, ante lo que dice el mundo de Cristo y de sus ministros, éstos deben ser fuertes para mirar a ese mundo con una sonrisa benévola y… para esperar compasivamente a que ese mundo se deje acercar por vosotros para que le digáis bien lo que sois… El secreto es la unión con Jesucristo: No aceptéis tareas que invadan vuestra vida hasta el punto de impediros el trato con Dios. Dondequiera que estéis… siempre hay tiempo para orar, mirando y ofreciendo al mundo el crucifijo, dijo a su última promoción de sacerdotes, entre los que me encontraba yo, el 25 de junio de 1995. Si el sacerdote es el hombre enamorado de Jesucristo, experimentará la belleza de su amistad. ¿Por qué no cultivamos esto los sacerdotes y obispos?, preguntaba, ya jubilado, tres años después, a esos mismos sacerdotes, en el aniversario de la ordenación de estos.

En medio de las crisis de la Iglesia, para el sacerdote la solución ha estado siempre en vivir la unión con Cristo, dijo a los ordenandos en 1984. El sacerdote es el hombre de una Iglesia que (dirá gráficamente) “ha entrado en él” por el sacramento del Orden; por eso no debe cometer la torpeza de descargar sus frustraciones en el rostro de la Esposa purísima del Cordero. Si Cristo vino al mundo a santificarnos con la gracia de su Redención, de su Palabra y de su Vida, el munus sanctificandi es el primer deber sacerdotal: la Iglesia ordena a sus ministros principalmente para santificar a sus fieles, dirá a los ordenandos de 1989. La clave honda de vuestras vidas – exhortaría en 1987 a los que llamó “sacerdotes del Año Mariano” – está en alcanzar la santidad sacerdotal, porque lo que tenéis que hacer es santificar al Pueblo cristiano. Todo lo demás, pastorear, amar, regir, conducir, dar testimonio… tiende a la santificación del pueblo. Eso debe ser la raíz de vuestra alegría.

¿Qué cualidades mostraba para ser nombrado obispo de Astorga con solo 43 años y qué realizaciones llevó a cabo?

A sus 23 años, tras doce de preparación, en Valladolid y en Comillas, fue ordenado presbítero por el Arzobispo Antonio García y García, en el Santuario vallisoletano de la Gran Promesa. Además de encargarse durante dos años de una parroquia rural, comienza a trabajar en la capital castellana: profesor de Religión en las Facultades de Medicina y Derecho, capellán del convento de Santa Catalina y después de las Teresianas, consiliario de Acción Católica y de Caritas, y canónigo, como lo eran entonces, por el mérito imparcial de una brillante oposición. Por aquellos años, a requerimiento de las Teresianas, Don Marcelo escribiría la biografía del entonces venerable Enrique de Ossó, que tituló “La fuerza del sacerdocio”. En los años 40 y 50, trascendía los límites de la Vieja Castilla la figura del joven canónigo vallisoletano que había construido el Barrio de San Pedro Regalado, con más de 500 viviendas, templo parroquial, escuelas, talleres e instalaciones deportivas. Su nítido perfil sacerdotal, su celo apostólico, su imponente formación, su clara inteligencia, su don de gentes, su asombrosa oratoria, sus dotes literarias, su capacidad organizativa…, todo ello haría que en 1961 Juan XXIII le nombrara obispo de Astorga, diócesis entonces de casi medio millón de habitantes. El 5 de marzo, Don Marcelo es consagrado obispo en la Catedral vallisoletana por el Nuncio Antoniutti. Además de los anagramas de Cáritas y de Acción Católica, pone en su escudo un mote evangélico: Pauperes evangelizantur. En Astorga puso en marcha el Instituto de Formación y Acción Pastoral, el Seminario Menor, la Casa de Ejercicios, la Casa Sacerdotal, el Centro de Apostolado Seglar, tres Colegios, la Radio Popular de Astorga, el Museo de los Caminos, la construcción de viviendas para familias obreras… Pero su primacía fue elevar la formación del clero y de los seminaristas: acariciaba la cifra de mil, para enviar al menos la mitad por las rutas de la Iglesia universal.

¿Qué resaltaría de su participación como padre conciliar en el Vaticano II?

Joven obispo, en la sesión conciliar del 25 de octubre de 1963 lamentó que se estaba hablando poco de la santidad episcopal: Si el Concilio se propone realmente dar al mundo una figura más clara de la misión del Obispo en la Iglesia, no puede contentarse con presentarle sólo como catedrático y rector, olvidándose de su faceta de santificador, que es la fundamental… La idea de la Iglesia sólo aparecerá clara al hombre de la calle cuando le demostremos en la práctica su poder santificador en la santidad concreta y real de los que ‘rigen’ la Iglesia. Si apenas hablamos de la santidad de los Obispos dará la impresión de que preferimos aparecer como ‘doctores’ y ‘rectores’, aparte de que éstas mismas funciones de enseñanza y de gobierno están en servicio de su misión santificadora… ¿Cómo queremos renovar la Iglesia si no nos renovamos nosotros mismos con una vida más santa?

Y termina con esta consideración maximi momenti: misión gravísima del Obispo es velar para que sus sacerdotes sean santos y puedan santificar así a las almas que se les encomiendan, pero para ello es necesario que nosotros seamos ejemplo vivo de santidad. Parece que estas palabras suyas hubieran hallado eco en la constitución conciliar sobre la Iglesia, Lumen Gentium, 26: “Episcopi, orando pro populo et laborando, de plenitudine sanctitatis Christi, multiformiter et abundanter effundunt”. Pablo VI citó con elogio al prelado asturicense el día siguiente ante un grupo de obispos hispanoamericanos.Tres semanas más tarde tendrá resonancia otra intervención de Don Marcelo; hablando de la desigual distribución de los bienes, incluso dentro de una misma diócesis, no le temblaría la voz al afirmar: Hoc est scandalosum pro fidelibus, contradictorium cum iis quæ prædicamus.

Y después, en Barcelona, ¿fue un obispo en tiempo de crisis?

Enviado allí como arzobispo coadjutor por voluntad expresa de Pablo VI, él sabía que no sería nada fácil y así lo hizo presente al Nuncio. Fue turbulenta ya su entrada, el 19 de mayo de 1966. Sufrió mucho en una Barcelona a la que siempre amó. El volem bisbes catalans era un grito que amalgamaba antifranquismo, nacionalismo, progresismo y… gregarismo mimético. Don Marcelo no se arredró: reestructuró la inmensa archidiócesis, reorganizó los Seminarios, fundó la Facultad de Teología San Paciano, ordenó cuatro obispos auxiliares, puso en marcha cincuenta parroquias, predicó incesantemente. Todo ello, en medio de una crisis provocada, según diría, por un revisionismo sistemático que con sus gritos y gestos desmesurados ha apagado las voces de la serenidad y el equilibrio…; por la petulancia de tantos nuevos doctores que abominan de toda enseñanza recibida, mientras quieren imponer dictatorialmente las suyas…; por una actitud de culpable desconocimiento de lo que la tradición de veinte siglos nos ha enseñado sobre el sacerdocio católico. Años más tarde confesaría haberse esforzado cuanto pudo en ser un Obispo de todos, ministro de la concordia y del diálogo, pero me vi engañado y traicionado por una insaciable progresía que cuanto más le daba, más me pedía, y así hasta los bordes mismos de mi conciencia episcopal.

¿Qué supuso para Don Marcelo tomar posesión de la sede episcopal de Toledo y convertirse en el Cardenal Primado de España?

En el año 1088 el Papa Urbano II otorgó a Toledo el título de Sede Primada. Después del último concilio, con la opinable constitución de las conferencias episcopales (antes, menos asambleística, mediática y burocráticamente, de metropolitanos), la condición primacial perdió sus prerrogativas y su peso jurídico. En ese momento, Don Marcelo, para compensar, dio a la figura del Primado un aumento de autoridad moral, convirtiéndose en el referente eclesial para tantos católicos españoles perplejos que, en medio de las tinieblas de una confusión súbita, veían brillar una antorcha. En mayo de 1972, a los pocos meses de estar en Toledo, le dijo Pablo VI en Roma que, desde el corazón de España, actuase como Primado, dirigiendo y defendiendo la doctrina con firmeza. Al mismo tiempo, con sumo equilibrio, Don Marcelo supo no dejarse utilizar por quienes hubieran neutralizado su magisterio. En la carta que le dirigió Juan Pablo II por su 25° aniversario episcopal le decía: “Bien sabemos que no has navegado por mares tranquilos… Sigue por el camino emprendido”.

Don Marcelo fue un gran predicador. ¿Cuáles fueron sus dotes como orador sagrado?

Según el Aquinate, explicar el Evangelio pertenece propiamente al Obispo. La incansable predicación de Don Marcelo era catequética, sencilla y honda, con una belleza inteligible que envolvía al oyente, iluminando su fe mientras caldeaba sus afectos. Fue un eminente orador sagrado, por sus dotes naturales, su inmensa formación, su sentido de la época y del auditorio. Por eso, en horas confusas, su voz de cultor de la verdad fue faro de luz. A los sacerdotes barceloneses les diría en 1967 que la predicación ha de huir tanto de generalidades vagas y abstractas, como del defecto contrario, hablando, en primer término, de la Eucaristía, de los sacramentos, de la gracia, de la cruz, del cielo, de la esperanza.

En 1986 exhortaba a los ordenados en Toledo a predicar el Evangelio desenmascarando el error y el sectarismo, estén donde estén; siempre con dignidad, siempre humildes, siempre con respeto al hombre, que puede equivocarse, pero con valentía frente al error que les equivoca. Sin dejar de ceñirse al marco litúrgico, y sin concesiones inelegantes al coloquialismo, introducía anécdotas o giros cuyo tono familiar interpelaba al auditorio. En un sermón, en la meditación de un retiro espiritual o explanando el Evangelio de la Misa, su palabra tomaba siempre forma de homilía en sentido etimológico: era una amistosa conversación. Así, en mil escenarios: la cátedra universitaria, el paraninfo, la presidencia del Congreso, la Plaza de Oriente, los pueblos maragatos y ponferradinos, las industriales ciudades catalanas, las parroquias rurales de la Mancha, la Sagra, la Jara o la Siberia extremeña, el Santuario de Guadalupe (adonde peregrinó más de 50 veces), sus “cuatro” Catedrales, desde la de Valladolid, abarrotada en la Misa del joven canónigo de Villanubla, hasta la Primada, adonde afluían católicos de toda España a oír predicar a Don Marcelo en Semana Santa.

Y, en su querido Seminario toledano, las homilías programáticas de apertura de curso, la plática final de ejercicios espirituales, o los frecuentes actos académicos en que la docta exposición del ponente palidecía ante la improvisación conclusiva del cardenal, que era lo más esperado por el auditorio. Ya muy anciano, Don Marcelo dirigió los Ejercicios a los ordenandos del año 2001. En una instrucción sobre la predicación sagrada les dio las siguientes recetas: oración larga y serena sobre lo que se ha de predicar; elaboración de un sucinto guion; brevedad y agilidad; benignidad y mansedumbre al censurar los vicios; uso de la Biblia y del Catecismo; alusión al Papa y, oportunamente, al Obispo diocesano; y, por fin, decir algo de la Virgen, con cariño.

Dentro de su riquísima enseñanza, ¿qué importancia dio a la unidad entre los sacerdotes?

Don Marcelo luchó siempre por lograr un clero unido, aun en medio de matices y colores distintos. En la homilía de la última ordenación que presidió en Toledo, el 25 de junio de 1995, glosaba así la epístola de San Pablo a los Gálatas: Ya no hay griegos ni judíos; ya no hay esclavos ni libres; ya no hay ricos ni pobres. Todos somos uno en Cristo Jesús. ¡Vaya un lema que podría ponerse en la puerta de los Seminarios, en la Sala de los Presbiterios y de los Consejos presbiterales! Y en los salones de las conferencias episcopales. “Todos somos uno en Cristo Jesús”. No hay nada que pueda superar el significado de la fuerza de esa frase, si se quiere ser coherente con lo que la fe nos hace sentir y profesar… ¿Quiénes sois vosotros, jóvenes sacerdotes y diáconos? ¿Quiénes sois? Ni lo sé ni me importa. ¡Sois uno en Cristo Jesús! Tres años después, insistía a aquellos que había ordenado: Más unión de los sacerdotes, la ‘communio presbyteralis’, esto que habéis hecho: celebrad el aniversario de la ordenación y reuníos, por ejemplo, cada dos meses: un rato de espiritualidad y otro de coloquio sobre algún tema, y charla amistosa… Llenos de cariño y atención para poder seguir haciendo una labor y rectificándonos también… Y cuando no hay por qué rectificar, alabar… Los sacerdotes somos muy mezquinos muchas veces. No nos alabamos nada por hechos que merecen aplauso… Hay que trazar muchos lazos de unión, y de alabanza, y de cariño, y de reconocimiento de unos a otros. Ser hombres limpios de corazón es no tener envidias, no tener reparos unos con otros; ayudarnos.

Háblenos de Don Marcelo y la Liturgia. ¿Qué nos enseña sobre el sacerdote como celebrante?

Trazando una semblanza del hoy San José María Escrivá en ABC, el 2 de agosto de 1975, señalaba Don Marcelo: Toda su vida fue como la prolongación de una Misa que glorificaba al Padre. Tal es el secreto de un sacerdote santo y santificador. Y, a fortiori, del obispo. Si, como recuerda el Concilio Vaticano II en su Constitución Sacrosanctum Concilium, n.7, la Liturgia es el ejercicio del sacerdocio de Cristo, el obispo, presencia de Cristo en la Iglesia, es el hombre del culto, el sacrificador, el santificador. Es sobre todo presidiendo en nombre de Cristo la oración de la Iglesia y la acción sacramental como el obispo realiza su oficio de santificar. Por eso Don Marcelo no fungió de liturgo, y, menos aún, se las echó de liturgista, sino que, en cuanto sacerdote, concibió su existencia litúrgicamente. Más que ser amante de la estética celebrativa o, lo que es más, celoso del decoro del culto divino, él entendió y vivió su sacerdocio como una permanente glorificación del Padre, por el Hijo, en el Espíritu Santo. Cuando (por usar la revisable nomenclatura al uso) él ‘presidía’ una función litúrgica, nada más lejos de su actitud que atraer hacia sí el protagonismo que sólo corresponde a Jesucristo, verdadero Præsidens de la asamblea eclesial. En este sentido se percibía, no sólo desde la fe sino también de modo sensible, que actuaba in Persona Christi Capitis. En el altar, Don Marcelo aparecía como Pontifex. Su misterioso recogimiento al orar, su unción suave y viril al consagrar, su delicadeza exquisita al incensar, la desafectada majestuosidad de su porte al bendecir, evidenciaban un hieratismo no impostado que transportaba a la atmósfera del sacrum, despojada del cual la Liturgia puede convertirse – ¿aducimos tristísimos ejemplos? – en una mascarada grotesca. Celebrando, Don Marcelo enseñaba la primacía absoluta de Dios y la necesidad de adoración por parte del hombre.

No pocos fueron sus logros en pro de la liturgia durante sus nueve años como presidente de la comisión episcopal respectiva, implementando la reforma litúrgica en España e Hispanoamérica desde la letra y el espíritu de la Sacrosanctum Concilium y no desde las originales innovaciones que en nombre de un Concilio fantasma se proponían por doquier. Cómo no aludir a la reforma y revitalización del Misal mozárabe, secundando las orientaciones del Concilio para recuperar las venerables formas de expresión litúrgica que han enriquecido el acervo teológico. En este sentido, no sería aventurado conjeturar que, junto al Rito Hispano, tras el prudente e inclusivo Motu proprio Summorum Pontificum, de Benedicto XVI, Don Marcelo hubiera deseado también para sus sacerdotes y para sus diocesanos el conocimiento y la participación en la Forma extraordinaria del Rito Romano, vivida con toda naturalidad como un cauce más de enriquecimiento a nivel histórico, teológico y oracional.

¿Qué nos puede decir acerca de su Seminario toledano?

Tras alabar los muchos méritos de Don Marcelo como “Pastor bueno, amigo constante y maestro fiel”, el Papa Juan Pablo II le escribió expresivamente, con motivo de su 50° Jubileo Sacerdotal: “Al considerar tu acción pastoral, Nos agrada destacar el solícito cuidado que has puesto en la atención a los sacerdotes… y a fe que con extraordinario acierto, como lo atestiguan los florecientes Seminarios de tu diócesis. Sabemos además que vas a celebrar el fausto Jubileo de tu sacerdocio rodeado de una floreciente corona de presbíteros nuevos; esto llena en verdad de gozo Nuestro corazón”.

Sacudido por la crisis postconciliar y por el efecto deletéreo de las secularizaciones sacerdotales, el Toledo de 1972 no ofrece a Don Marcelo más que un exiguo puñado de seminaristas. Él reza, reflexiona, consulta, y el año siguiente propone soluciones operativas en una Pastoral de la que se conoce sólo la primera parte del título, que es como un guiño al lenguaje en boga: “Un Seminario nuevo y libre”. La segunda es sintomática: “¿Más sacerdotes o más seglares?”, porque contrapone implícitamente, a la visión protestante, la católica, de Trento y del Vaticano II, indicando que la promoción del laicado, antes que sustituir la función del sacerdote, la reclama con mayor urgencia. Clarividente, lúcido y profético, es un documento histórico por lo que tiene de certero análisis de la situación (en muchas diócesis, aun vigente hoy) y de atinado programa de acción pastoral, como demostrarían, no tardando mucho, los resultados obtenidos. Pero, aunque la difundió L’Osservatore Romano, aquella Carta fue entonces vox clamantis in deserto, no exenta de incomprensiones, incluso en ambientes eclesiásticos. Mas no buscó nunca Don Marcelo el aplauso del mundo: siguió adelante, sin temblarle el pulso.

Y cuando, a la vuelta de 23 años y medio, se despidió de Toledo, había ordenado para la Iglesia universal 414 presbíteros, de los que me cabe la honra de ser el número 405. Pocos casos, si es que hay alguno, se habrán dado en el mundo occidental mientras la crisis vocacional tocaba fondo por los reformismos atrozmente devastadores que denunciaba Don Marcelo en la Catedral Primada el día de San Juan de Ávila, 10 de mayo de 1975. Sirva esta entrevista que tan amablemente me hace Infocatólica para suscitar el deseo de leer aquella Pastoral (www.cardenaldonmarcelo.es) para saber cómo Don Marcelo deseó y logró “un Seminario nuevo y libre” que dio a la Iglesia 414 sacerdotes formados en la fe católica. La de San Ildefonso, Cisneros y Don Marcelo.

Por Javier Navascués

7 comentarios

  
JSP
1. Si el libro, en su Tomo I, es una extensa biografía de uno de los hombres de la Iglesia de España más importantes del siglo XX, el Cardenal Primado Marcelo González Martín (1918-2004).
2. Si el libro es objetivo y se ajusta a la verdad histórica de la vida de Don Marcelo, debería registrar, por ej. por qué no se enfrentó y excomulgó, siendo arzobispo de Astorga y Barcelona, no se puede reducir la biografía al Primado y Toledo desde 1961-1967-1971, a la Bestia de la tierra, de las envestidas que vemos hoy con escándalos de abusos sexuales, banderas independentistas banderas arco iris, etc.
3. Les recuerdo, no es cuestión de niños en forma subjetiva contar una biografía, pues una biografía es la historia de la vida de una persona, registrando en orden cronológico los hechos históricos más significativos, narrados por el propio interesado o por otra persona, y normalmente centrados en el campo del conocimiento o la historia en el que el personaje ha destacado o por los que es conocido.
4. Esto es, que si en la biografía de Don Marcelo no aparecen la expulsión y excomunión de los infiltrados Sacerdotes marxistas y homosexuales confesados por Carrillo y la Pasionaria, ordenado por Stalin, entonces se está sesgando y cribando la biografía, pues de aquéllos barros de ambivalencia y relativismo, estos lodos de ambivalencia y relativismo del presente.
5. ¿Acaso no quiso excomulgar a Javier Rodríguez Sotuela, no conocía de sus andaduras marxistas? Pues el 4 de diciembre de 1968, en Matarrosa del Sil (Toreno, León), cambió la imaginería religiosa por pancartas reivindicativas por la festividad de Santa Bárbara y a punto estuvo de ser procesado por propaganda ilegal. Este cura rojo fue catalizador de movilizaciones laborales y cantautor a la "libertad marxista". El 4 de dicimbre de 2023 recibió un premio: la Picota de Plata, distinción que concede el Ayuntamiento de Toreno con un símbolo vinculado a la justicia, no divina por supuesto. Otro ej: del progresismo católico catalán y de su influencia en la formación de seminaristas en las diócesis catalanas, se produjo la migración a Chile de un grupo de 57 Sacerdotes diocesanos, algunos de Barcelona, entre 1958 y 1968. ¿Tampoco se enteró Don Marcelo de ello, se cuenta en su biografía cómo los enfrentó?
6. Don Vicente Enrique y Tarancón echó al jesuita marxista y pederasta José Luis Martin Vigil, autor de "Los curas comunistas" de su Diócesis de Oviedo.
7. Esto pregunto: ¿Don Marcelo tiene en su biografía algún hecho similar o fue también antifranquista del momento? Pues, el concordato con el Vaticano permitió la apertura en 1968 de la única prisión del mundo para Sacerdotes marxistas o curas rojos. ​​
19/02/24 6:50 PM
  
Eusebio Nuño Romero
Una pregunta y una propuesta. ¿Por qué no se ha iniciado la causa de beatificación del cardenal don Marcelo González? Y, si no se ha hecho, ¿por qué no se inicia? Su vida es luz para obispos y para entero pueblo de Dios.
Cuando reflexionaba un día don Marcelo en privado con un santo sacerdote toledano que en Gloria está y este le dio razones y formuló preguntas sobre el momento histórico don Marcelo vio más allá y respondió como un santo. Por eso.mientras don Marcelo ordenaba sus últimos sacerdotes toledanos yo terminaba de escribir sobre el cemento aún fresco en la acera exterior de una ermita de la Virgen recién restaurada:
María Vincit!
María Regnat!
María Imperat!
20/02/24 2:19 AM
  
JSP
1. En honor a la Verdad, otro cura rojo, nacido en Toledo, Aurelio de León, dice en una entrevista, a sus 95 años.
2. Llegó a Puerta de Cuartos recién iniciado el Concilio Vaticano II, para él "fundamental" porque se iniciaron unos avances en la Iglesia "que luego, por desgracia, se paralizaron", ha explicado a Efe en su domicilio de Talavera de la Reina.
3. Aquel Concilio convocado por el papa Juan XXIII debía ser un principio en los avances sociales en la Iglesia, pero se frenó, sobre todo con Juan Pablo II como pontífice y con el cardenal Marcelo González en la Diócesis de Toledo, que dieron "una orientación distinta" y el compromiso social "prácticamente se paralizó".
4. En 1993 el cardenal don Marcelo cesó a don Aurelio como párroco de San Andrés. Miles de talaveranos se movilizaron para que el sacerdote siguiera en su parroquia; no lo consiguieron, pero Aurelio de León siguió su "compromiso social" en multitud de iniciativas, por ejemplo con las mujeres víctimas de malos tratos.

https://ahoraclm.com/aurelio-de-leon-el-cura-rojo-cumple-95-anos
20/02/24 6:39 AM
  
JSP
1. Continuando con el honor a la Verdad, la infiltración en la Iglesia Católica y el aliento del Espíritu del Concilio Vaticano II, desató una campaña de fuerte rechazó al nombramiento de Don Marcelo como obispo coadjutor de Barcelona.
2. Don Marcelo sustituyó a Gregorio Modrego el 7 de enero de 1967, cuando la Santa Sede aceptó su renuncia por razones de edad. La contestación clerical llegó al extremo de publicar un libro escrito en francés y en catalán que documentaba los problemas suscitados a raíz del nombramiento del vallisoletano.
3. El 22 de febrero de 1966 era elegido por Pablo VI. Tan solo cinco días después del anuncio vaticano, 23 intelectuales catalanes se quejaban por carta a la Santa Sede argumentando que el nuevo prelado «desconoce la compleja realidad de la archidiócesis, incluso la lengua, la historia y la cultura propios de esta tierra», incluso apuntaban que dicha decisión contradecía el espíritu de la Pacen in Terris, que recomendaba el respeto debido a las minorías culturales.
4. El 4 de marzo de 1966, Josep Benet, conocido político, abogado e historiador muy activo en la oposición nacionalista a la dictadura, aseguraba en una entrevista concedida a Le Monde que el nombramiento de don Marcelo destruiría las grandes esperanzas que los catalanes habían depositado en el Concilio.
5. Benet y Jordi Pujol se aprestaron con denuedo a incentivar la famosa campaña a favor del nombramiento, para Cataluña, de obispos catalanes, bajo el lema «¡Volem bisbes catalans.»
6. Entretanto, los clérigos más radicales pasaron a la acción directa y el 11 de mayo, unas 130 sotanas se manifestaron desde la Catedral hasta la Jefatura de Policía de la Vía Laietana en protesta contra la detención del joven socialista Joaquín Boix Lluch, uno de los protagonistas de la famosa caputxinada.
7. Este es el panorama con el que se iba a encontrar Don Marcelo. Y he aquí, la ambivalencia y relativismo que denuncio por miedo a enfrentar la embestida de la Bestia de la tierra. Pues, en su toma de posesión el 19 de mayo de 1966, además de reconocer que aceptaba el nombramiento por obediencia, el de Villanubla aclaró que «el desconocimiento que actualmente tengo de la lengua catalana y de otras particularidades de vuestra vida, en lo que tienen de característica propia, no me incapacita, me estimula. Yo la aprenderé y hablaré y vosotros me ayudaréis a entender mejor vuestras aspiraciones y deseos, cuando comprendáis que precisamente porque os amo, son también los míos.» Lo mismo que ocurre hoy, la comodidad del mundo según la moda del mundo y el contexto de la zona del mundo, sin evangelizar el mundo por cobardía, no vaya a ser que se pierda esa comodidad y se vuelva por Cristo contra mí, y el riesgo físico personal (mártir) y de prestigio (fama) en el mundo sea pérdida absoluta y de crucifixión. Esta es la ambivalencia episcopal actual: si a la moda del mundo, no a la Cruz de Cristo.
20/02/24 7:30 AM
  
Juan Mariner
Don Marcelo se vio en la tesitura de una época en la que el franquismo camaleonico se hizo el harakiri para devolver a España al borbonismo de siempre, que legitima a toda una casta que hace siglos que manda. En el clero se preparaba igual la estrategia, y lo que se pretendía en Cataluña era gente como Pont i Gol, Deig... para dotar al régimen monárquico del respaldo de nacionalistas periféricos y marxistoides. Don Marcelo estaba ahí como un verso suelto y sobraba, se replego con los franquistas minoritarios de después de la Guerra Civil. No era su tiempo, Tarancon era el hombre del régimen.
20/02/24 11:56 AM
  
Maria Hernández
Por favor, sería de gran ayuda si pudieran transmitirle a Monseñor Glez. Chaves sí hay posibilidad de reeditar todos sus libros. Ya no están disponibles con alguna excepción. Gracias.
20/02/24 2:23 PM
  
JSP
1. En la misma forma, si fueron necesarias excomuniones y expulsiones de los curas rojos para enfrentar la embestida de la Bestia de la tierra, también fue necesario para la embestida de los curas profranquistas en el sentido de religión ortodoxa/anglicana: 1° Franco; 2° Cristo Rey.
2. Por Cristo, por Él, para Él y en Él, los obispos españoles no podían permitir la injerencia de Franco en los asuntos de la Iglesia, como pudieran ser el nombramiento de obispos. El cardenal Tarancón se enfrentó a Franco, éste por profesar la fe católica no podía ser soberano absoluto, por este aspecto político. Estamos hablando de lo mismo que la sinización china. Es preferible las catacumbas.
3. Tenemos el ejemplo de los mártires en el Coliseo romano por enfrentarse a la Bestia de la tierra (dioses paganos / emperador-dios) y a Santo Tomás Becket que se enfrentó a la Bestia de la tierra (Gilbert Foliot, partidario autonomía Iglesia Inglaterra) y del mar (Enrique II, pretension de soberano absoluto).
20/02/24 6:06 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.