Cambio climático y calentamiento global, la nueva religión del Nuevo Orden Mundial

José Luis Barceló es escritor y periodista. En 1978 fue Premio Príncipe de Asturias para Jóvenes Investigadores por un trabajo sobre fauna ibérica protegida y ha sido un reconocido activista ambiental en nuestro país. En esta entrevista analiza su libro “Cambio climático sin complejos” de la editorial Sekotia.

¿Por qué un libro sobre el polémico tema del llamado cambio climático?

Nunca hay un motivo cierto para escribir un libro o dejar de escribirlo, el caso es que me parecía que hay muchos libros autorizados sobre la realidad y amenazas del cambio climático, pero pocos que supusieran un contrapunto al problema: siempre se echa la culpa al Ser Humano, se le victimiza y se cuestiona su papel en la Creación.

Ha habido otros Cambios Climáticos incluso en Eras en las que el Ser Humano no era ni siquiera un proyecto. No estábamos los humanos y ya había cambios climáticos.

Me pareció bien ofrecer una visión crítica y actual desde una persona que ha vivido la lucha ambiental y de protección desde dentro, como es mi caso.

Con relación al llamado cambio climático, ¿Qué hay de mito y qué de realidad?

Han existido muchos cambios climáticos, la Tierra no es estática ni espera que el Hombre le resuelva sus problemas. La vida se abre paso sola, con Humanos o sin Humanos. Se habló mucho de los miles de años que costaría recuperar la región ucraniana de Chernobyl tras la catástrofe nuclear de abril de 1986, sin embargo, aunque los humanos no debemos adentrarnos en aquellos parajes, la vida se ha abierto paso y los parajes antaño urbanos han sido reocupados hoy por todo tipo de especies animales y vegetales.

Que el Planeta cambia, eso es indudable, que se deba a la mano humana, podemos ponerlo en duda. Los humanos tenemos una visión muy reducida del entorno ambiental: solo nos fijamos en nuestro entorno más inmediato que, por desgracia, son los ámbitos urbanos. El Planeta lo cubren extensiones gigantescas de territorio inhabitado por humanos que, el las que, sin embargo, lo pueblan otras numerosísimas especies.

Por ejemplo, muy cerca de nuestras grandes capitales, los ecosistemas de dehesa han sido desalojados por el monte bajo o el matorral. El ecosistema de dehesa es eminentemente humano y necesario: desde que no hay ovejas, cabras o ganado vacuno pastando en explotaciones extensivas, han proliferado los incendios.

Las fotos de 1900 o 1905 del entorno de San Lorenzo de El Escorial muestran montañas peladas sin bosques, igual que en entorno del Río Guadarrama. Todo estaba consumido por el consumo de leña y el pastoreo. Hoy nos parecería imposible una Sierra del Guadarrama sin la repoblación o los arbolados de los chalets, por eso afirmo que nuestra visión es muy corta y reducida. Hay hoy más vigilancia ambiental preservación que nunca antes en la Historia humana.

¿Por qué relaciona los castigos del Antiguo Testamento con los cambios climáticos?

Los humanos siempre hemos tendido a responsabilizar a alguien de nuestros fallos y errores y los castigos divinos entran en esta quiniela. Hoy queremos culpabilizarnos del desastre terráqueo echándonos la culpa. Los Humanos siempre requerimos explicaciones y tener la seguridad de que nuestro siguiente paso no será nuevamente un fracaso.

Muchos de esos castigos fueron además “cambios climáticos”, como los “castigos” de las erupciones volcánicas, las plagas o el propio Diluvio Universal, que está comprobado que, no solamente fue un hecho histórico, sino que hubo además varios “diluvios” de esa magnitud. La Historia de la Humanidad nos corrobora que ha habido muchos cambios climáticos en los que ni siquiera el Ser Humano ha tenido nada que ver.

¿Cómo valora la figura de la activista Greta y por qué su movimiento lo compara con la famosa Cruzada de los Niños?

En mi libro “Cambio Climático” sin complejos establecí un paralelismo entre la niña Greta Thunberg y la famosa Cruzada de los Niños, ocurrida en tiempos difíciles en que la peste masacraba Europa. El mensaje de Greta de que “no quiero que tengas esperanza, quiero que entres en pánico”, es muy elocuente acerca de los objetivos que perseguía ella, sus padres o los lobbies quegiraban en torno a Gustav Stenbeck, Daniel Doner, jefe de prensa de la niña, el magnate Kentzog, Bo Thoren o el mismo Al Gore.

Los niños y sus palabras siempre nos infunden ternura y compasión, nos parece que siempre dicen la verdad que no mienten. Se valoraron más las palabras de la niña Thunberg que las de los dignatarios de los países de Naciones Unidas. Pero si una niña pequeña que ha dejado los estudios tiene algo que decir en los Foros Internacionales imagínese los millones de personas adultas y con familias que viven sin trabajo y sin esperanza en todo el planeta.

Mi conclusión es que en los países avanzados tenemos medidas muy diferentes a las que tienen en los países en desarrollo. No podemos poner más interés en defender un geranio o un perrito que en la defensa de la vida de un Humano.

Esto resulta incongruente. Nuestra especie tiene que estar primero. Y además le digo que no es posible que el Ser Humano avance y progrese si no es incrementando el consumo de energía.

La defensa ambiental se ha politizado erróneamente. La opción de limitar el crecimiento y desarrollo humano en un supuesto beneficio del Medio Ambiente no es realmente una opción, los humanos tenemos la obligación de progresar, no de estancarnos.

Es falso que pueda acudirse a modelos de sostenibilidad, ahorro y reciclaje para mantener nuestro nivel de desarrollo, que, además, no ha alcanzado sus máximos ni siquiera en los países ultradesarrollados. Es falaz intentar imponer a los países pobres modelos de los que se llaman “sostenibles” porque el único modelo rápido de desarrollo que existe es el modelo devastador que se impusieron durante los sistemas de los Imperios coloniales coincidiendo con la Revolución Industrial.

¿Por qué el llamando cambio climático y el calentamiento global es una nueva religión?

Bueno, se ha pasado del deshielo de los polos y del agujero de la capa de ozono al calentamiento global, y de ahí al cambio climático. El nuevo “mantra” es la emergencia climática, que muchos ayuntamientos y gobiernos locales o regionales adoptan para estar a la moda. Es una moda mediática y política. Cuando pase todo esto estaremos en otro momento planetario y todo se habrá olvidado, como ocurrió con la “emergencia nuclear” que tanta angustia provocó durante los años 70 y 80, en tiempos de la llamad Guerra Fría.

Desde finales de los años 90 hasta en torno a 2005 se impuso la llamada “Agenda 21” que muchos gobiernos de todas las administraciones territoriales adoptaron. Nada cambió.

Los entornos urbanos traen comportamientos gregarios de las personas, todas unidas en los mismos pensamientos globalistas, muy imbuidos por los medios de comunicación y las redes sociales, las nuevas tendencias y las modas urbanas que pronto se propagan.

Da igual que uno viva en San Petesburgo, Nueva York, Tarragona o Canberra, el caso es que el pensamiento urbano es único y trae tendencias políticas muy comunes y alejadas de la vida rural o del campo. La gente vota diferente. Si en el campo la explotación animal o la caza forman parte de nuestra convivencia con el entorno, en la ciudad se piensa que es una salvajada. Hay un alejamiento total entre la ciudad y el campo. Muchos ecologistas son urbanitas que deambulan en bicicleta por nuestras ciudades, pero que serían incapaces de matar un conejo para comérselo. Nuestra realidad avanzada es triste en términos de lo que se supone que es un himno de verdad.

¿Qué relación tiene esto con la agenda 2030 y la gobernanza global?

Precisamente estaba comentando acerca de las enormes diferencias que existen entre la ciudad y el campo, en visión y en necesidades. Durante las campañas electorales de la mayor parte de los países, y lo hemos vivido también en España, se habla mucho del abandono del campo. En nuestro país se ha hablado de la “España despoblada”, aunque nadie ha mencionado que el proceso de concentración humana en el entorno de las ciudades es global, ocurre en todos los países, sean pobres o ricos, y es un fenómeno irreversible.

El gravísimo problema que tenemos los humanos es que todos nos apiñamos a vivir en estos entornos urbanos, donde se requiere concentrar una ingente cantidad de recursos tales como agua potable, materias primas, energía, evacuación de deshechos y residuos, aire limpio y puro, alimentos y depuración de aguas.

El fenómeno es imparable y se da igual en el centro de Europa que en países en desarrollo. Las megaciudades son hoy ya una realidad y la mayor parte de las mismas no están en los países ricos, sino que son ciudades como El Cairo, Estambul, Calcuta o México, ciudades por encima de los 15 o 20 millones de habitantes cada una. Fijémonos que ciudades como Cantón o Tokio rondan la población de toda España junta en una sola ciudad.

La tentación de gobernar estas ciudades es titánica, y en muchos países el control de las más importantes capitales determinará el futuro político de los países. Lo estamos viendo en España con la rivalidad ridícula entre Barcelona y Madrid. En el fondo, es una rivalidad por el control económico del territorio.

Y la Agenda 2030 predispone la necesidad de controlar las poblaciones en estos entornos urbanos con unas pautas muy definidas de comportamiento, todos con el mismo pensamiento, los mismos gustos, las mismas tendencias y las mismas maneras de comer o educar a nuestros hijos. Nada debe salirse de lo planificado porque eso haría más ingobernables nuestras ciudades y, por ende, nuestros países. Eso es lo que define la Agenda 2030, la manera en la que debemos ser gobernados en ciudades cada vez más grandes y en las que no se nos permitirá salirnos de lo pautado.

En poco tiempo comprobaremos que Gobernanza Global es gobernanza de nuestras más grandes ciudades.

¿Cuál es el riesgo real para el planeta y cuáles son los mitos al respeto?

Uno de los hitos mas extendidos es el que afirma que los recursos naturales son agotables para el humano. Lo que no se dice es que son “agotables” en el entorno de las ciudades. En Madrid, por ejemplo, existen 14 embalses alrededor de la capital, pero ya no pueden construirse más; todos fueron ejecutados o planificados durante el periodo de Francisco Franco. Sin embargo, la ciudad continúa creciendo imparable y necesita más recursos hídricos. ¿De dónde se traen? Poca gente sabe en Madrid que parte del agua que consumimos procede de Guadalajara, con cuya región autónoma, Castilla La Mancha, ha tenido que establecer acuerdos la Comunidad de Madrid para abastecer a la capital.

Los riesgos reales para el planeta habrían dependido en buena parte de la superexplotación de los recursos, pero hoy en día casi todo lo que se consume procede de explotaciones intensivas, incluyendo nuestras verduras, las frutas y la mayor parte de los animales y subproductos como leche, huevos y sus procesados. Incluso los pescados mas valorados, como el rodaballo, la lubina o la dorada proceden hoy de piscifactorías. El mito de la destrucción de los mares solamente corresponde a las costas urbanas y de vacaciones, donde si se ha manifestado un deterioro. Pero nadie come ya hoy besugos del Mar de los Sargazos.

Los riesgos ambientales no provienen de la superpoblación del planeta: en España viven tantos cerdos como personas y nadie se preocupa de la superpoblación porcina.

Las políticas de reciclaje, la reutilización y la recuperación son necesarias pero a veces son mad costosas que los beneficios. Hay que medir bien los costes y los retornos. Ahora se ha impuesto el vehículo eléctrico pero son solo coches para ricos que impiden el tránsito de la mayoría de las personas por los centros de las ciudades. Los autos híbridos consumen por lo general la misma cantidad de combustibles fósiles que los convencionales, no hay ningún ahorro, pero si una duplicidad inútil de la la motorización de los vehículos.

Pero hay muchos otros mitos, como los del calentamiento. El Hadley Center publicó un estudio que corroboró que el calentamiento se detuvo el año 2000. El planeta entero lleva parado casi un año y medio por el Covid19 y nadie está publicando estudios o informaciones acerca de los efectos ambientales que ha provocado la paralización de las ciudades, los vuelos intercontinentales y toda la producción industrial. Para muchos estudiosos e investigadores, como Kiril Kondratiev, de la Academia de Ciencias de Rusia, el calentamiento global se debe en gran parte a la combinación de las manchas solares y la radiación sobre el agua del mar, lo mismo que piensa el investigador Werner Munter.

El investigador Richard Lindzen, del MIT, ya alertó en su día que el calentamiento global tratan más de hacer política que de Ciencia

La recta educación ambiental es un gran reto, pero sin caer en ideologías….

La educación ambiental es la única tabla de salvación que nos quedaría a los ciudadanos si no fuera porque está en gran parte politizada. Se hace política con la educación ambiental, induciendo lo que uno tiene que comer, cuando tiene que apagar la luz o que tipo de pilas debe comprar.

De todas las maneras, hay que poner barreras al absurdo y que la Educación Ambiental no se convierta en un mecanismo de propaganda. España gasta 3 veces menos que el resto de los países de la Unión Europea en Educación Ambiental, y lo hizo en cosas como “juegos de mesa”. Mientras que España gasta 49 euros de media por habitante y año, ella media de la UE se sitúa en torno a 172 euros por año y habitante.

Pero lo verdaderamente útil, que sería como debemos comportarnos con nuestro entorno y nuestros semejantes, se olvida. Adoptamos mensajes para decir a los demás como se tienen que comportar o qué tienen que consumir, pero pocas herramientas para hacer más habitable nuestro planeta.

¿Qué aporta su libro de novedoso?

Me parece que siempre es bueno que haya elementos de consulta variados y no cortados por el mismo patrón. La crítica y la dialéctica se cultivan justo de esta manera desde los tiempos de Platón y desde los Escolásticos hasta nuestros días. No hay ningún motivo para que uno tenga dudas y las exponga con sus razonamientos. Y la Ciencia avanza precisamente con estas pautas de duda, prueba y refutación. Si no hubiese duda acerca de nada no evolucionaríamos.

El gran problema de las creencias en torno al “cambio climático” es que se basan en modelos matemáticos que han fallado en la predicción. Todo han sido predicciones, como la que que inundaba en la década de 1970 buena parte de los estudios científicos que vaticinaban que íbamos hacia una época de nueva glaciación. Hasta se hicieron películas con estos temas.

Mi percepción es que a los Humanos nos queda aún mucho camino que recorrer, principalmente en el entendimiento mutuo. Parece mentira que en estos tiempos de grandes intercambios de comunicación, Internet, redes sociales y urbanidad, estemos al final más alejados los unos de los otros que nunca antes en la Historia.

Por Javier Navascués

15 comentarios

  
Mundo Editorial
La verdad, estimados señores, solo leyendo el encabezamiento, me siento algo perplejo. Ustedes parecen pensar que el cambio climático es una invención, lo mismo que el calentamiento global. Hasta ahí, uno puede pensar que tienen derecho a no creer en ello. Hay quienes se niegan a aceptar cosas tan evidentes como la deforestación del Amazonas, o el agotamiento de los recursos planetarios. Pero, el NOM? Eso ya es otro tema. Ahí entramos de lleno, no en el negacionismo, sino en las teorías conspiranoicas. Eso no es negar, es afirmar: afirmar que un organismo en la sombra dirige los pasos del genero humano, buscando crear una sociedad ajustada a sus perversos intereses. Lo dicen en serio?

Ustedes son católicos, como el que esto escribe. Hoy, el Papa y la mayoría de los miembros más relevantes de la Iglesia, no solo aceptan el cambio climático, sino que están decididos a hacer frente común con los organismos mundiales, como la ONU, la OMS, la cumbre del clima etc. No el NOM, que es algo propio de mentes fantasiosas. El Papa no está al servicio de organismos inventados. Yo lo veo con los pies en el suelo.

No se han planteado, que quizás son ustedes los que están empezando a no ser católicos? Puede que crean en todos los dogmas habidos y por haber, pero no se han planteado que el Papa es la autoridad máxima de la Iglesia a quien acatar? Gracias a él muchos nos sentimos otra vez dentro de la Iglesia, vayamos o no a la misa dominical. El cambio climático, queridos amigos, es un hecho probado científicamente, lo mismo que el Big Bang o la evolución de las especies. La Iglesia no es un organismo aislado del resto del Universo. También hay científicos en ella, que aceptan las realidades científicas. Realidades que no niegan los Evangelios, ni son negadas por ellos, porque se refieren a niveles distintos de la Realidad.

Les deseo que sigan bien. Cuidense mucho.
11/06/21 10:48 AM
  
Centurión Cornelio
Son los que decían que en el año 2000 ya no habría petróleo, y que en el 2025 las ciudades de la costa española estarían sumergidas por la subida del nivel del mar, o que en el 2030 vamos a entrar en una nueva glaciación (noticia de la prensa "científica" del 2015).
Vivimos en una sociedad cada vez más ignorante y más fácil de manipular.
Mientras tanto, los verdaderos problemas de la contaminación, la influencia de los plásticos y otros agentes químicos en el cuerpo humano (esterilidad por ejemplo, y cambios hormonales relacionados con al incidencia de la homosexualidad), se silencian.
En 1290 se producía vino en Inglaterra en abundancia, y en España no había glaciares en ninguna montaña porque hacía mucho más calor que ahora, hasta que a principios del siglo XIV cambió el clima de manera súbita y hasta se congeló el Ebro. Y no había "contaminación".
11/06/21 11:17 AM
  
Eck
Mundo Editorial: el cambio climático es un camelo. Es lo mismo que decir que el agua liquida fluye. Es decir, una tautología: el cambio cambia. Lo que no está demostrado son sus efectos catastróficos. ¿No sabía usted que entre 1000-1300 había vaquitas en Groenlandia, viñas en Inglaterra o que se descubren ruinas de aldeas bajo los glaciares e los Apes? Fíjate que se lo creen tanto que se compran propiedades en las orillas del mar, donde, en teoría, se inundarán en unos añitos.
Lo que si esta demostrado cientificamente son las manipulaciones como el palo de stick (negando el máximo climático medieval) demostrado ante la justicia en Canadá o esas tomas te temperatura mutantes con los años (la temperatura media del año 1985 cambia con el paso del tiempo... debe de ser cuántica)
Otra cosa, la teoría de la Evolución (su verdadero significado es transformismo) no está demostrada cientificamente por mucho que se pongan los cientifistas. Contiene tantas tautologías, personificaciones, contradicciones que sólo por interés ideológico se acepta.
Tenga cuidado con eso de lo demostrado cientificamente: el racismo, la desigualdad de las razas y la eugenesia lo eran hasta 1940, el marxismo también, etc.
Por cierto, si existe un gobierno en la sombra y es de fe: el Demonio y sus agentes. ¿No dijo aquello de "todo esto te daré (los reinos de este mundo) si te postras ante mi y me adorares? Cristo no le corrigió sino que afirmó que era "Principe de este mundo". Al parecer los Evangelios y San Pablo eran conspiranoicos...
El Papa es máxima autoridad humana (las S. Escrituras y la Tradición están por encima pues son divinas) en materia de Fe cuando habla ex-cathedra, no cuando se mete en asuntos que no le conciernen ni está asistido por el E. Santo. O ¿nos acordamos del papa Urbano y el caso Galileo? Aristoteles y Tolomeo eran la ciencia en ese momento, la oficial.
N.B.: Uno es de la Iglesia por seguir a Cristo y sus enseñanzas, no por sentirse bien o dentro, que es sentimentalismo puro. Mañana vendrá un Papa que diga lo contrario y usted se marchará. Será como si hubiese edificado sobre arena.
11/06/21 1:52 PM
  
Ami Go
Estimado Mundo Editorial: El encabezado simplemente menciona una realidad, le tergiversación de determinados temas por parte de ciertas ideologías imperantes, algo corriente en la historia; también que estas corrientes pretendan un nuevo orden en el mundo, como lo quisieron p/e: el marxismo, el nacismo, el feminismo radical, etc., corrientes que no pocas veces, alientan conductas cuasi religiosas. El artículo no niega el cambio climático, sino que éste obedezca "exclusivamente" a la acción humana, ciertamente ésta puede empeorarlo (p/e: deforestación extensa...), pero no sería la causa primaria. También el autor llama a no ser alarmistas sino conscientes, y resalta la importancia de la educación para cuidar el ambiente. El Papa no es mencionado arriba, ahora bien, que ciertas intervenciones suyas ("no" ex catedra), sobre ciertas temas, puedan ser cuestionadas razonablemente, a la luz de la Palabra, la Tradición y el Magisterio..., no rebajan el catolicismo de quien lo haga, Chesterton dijo, que ante la Iglesia, "hay que quitarse el sombrero, no la cabeza"... Gracias al Sr. Navascués por sus interesantes entrevistas...Saludos
11/06/21 2:12 PM
  
Luis López
"No se han planteado, que quizás son ustedes los que están empezando a no ser católicos?"

Mundo editorial, no sabía que el "origen humano del cambio climático" es uno de los dogmas que debemos creer los católicos para salvarnos.

Gracias por advertirmelo. Me ha librado del infierno.
11/06/21 5:53 PM
  
Mundo Editorial
Estimado Señor Lopez, acabo de leer su amable contestación, lo que me hace ver que no he sabido expresarme en ese punto. Lo intento con más cuidado, aunque me tenga que extender un poco más: Lo que quería decir no es una mera cuestión de dogmas. Sé que tal y como se entiende comunmente, ser católico es una aceptación de normas y de dogmas, pero yo creo que es algo más. El Concilio Vaticano II apuntó una nueva dirección en el caminar de la Iglesia. Ese camino apenas si ha empezado a recorrerse. Se ha empezado, con un miedo enorme. Yo no conozco los entresijos de ese Concilio, pero es evidente que se trataba de hacer que la Iglesia se pusiera un poco al día, saliendo del atraso de siglos en que está anclada.

Personalmente, dejé de ser católico a los 16 años, cuando el Concilio acababa de clausurarse. No sabía nada de lo que ese concilio traía para la Iglesia, ni tuve ninguna intención de averiguarlo a esa edad. Es obvio que para mí la Iglesia no era nada que me pudiera interesar, a esa edad. Pero yo estaba pensando en la Iglesia de antes del Concilio, evidentemente.

Con el correr de los años, fue cuando me di cuenta de que la Iglesia había dado un paso en la dirección en que yo me encontraba. Tras unos años vagando por el materialismo y el ateísmo izquierdista, encontré mi refugio en el budismo, durante algunos años, al cabo de los cuales, comprendí que uno no se libra de su pasado cultural de un modo tan sencillo. En cierto momento encontré a una religiosa católica (no la nombro, porque no creo que fuese a ser bien acogida en este ambiente), y en su entorno un considerable número de sacerdotes y religiosos que buscaban fuera de los horizontes estrechos de la Iglesia de aquel entonces.

Siendo como era un territorio fronterizo entre el catolicismo y otras corrientes de oración y meditación, pensé que aquello no era catolicismo, pero me sentí en mi ambiente. Eran monjes y sacerdotes benedictinos y jesuitas, y otras ordenes no tan conocidas, que buscaban aprender del cristianismo primitivo, pero también de modos de meditación oriental, zen, yoga especialmente. Entre esos pioneros cabe mencionar al P. Enomiya Lassalle, Thomas Merton, Thomas Keating, Bed Grifith, Anthony de Mello, y el P. Willigis, por decir solo unos pocos. Hoy habría que incluir también a Pablo D'Ors, por ejemplo. Y muchos, muchos más, pero no voy a citarlos, porque sería inacabable.

Siempre pensé que nosotros no éramos católicos de verdad, aun cuando creyese que éramos seguidores de Cristo. Pero no nos guiábamos por dogmas ni por creencias. Y así el tiempo fue pasando, sin tener el menor interés de por donde iban las cosas de la Iglesia, cando me encuentro al Papa actual que apunta precisamente en la dirección en que estaban esas personas (y están), y me dije "¡Mira tú por donde! Ahora resulta que yo soy católico otra vez, y los católicos de entonces (entre los que se sitúan muchos de ustedes), resulta que no no lo son tanto"

Pero es tan solo una impresión que yo tuve. No hagan mucho caso de eso, no tiene que ver con el tema central de este post.

Muchas gracias por su atención. Espero que sigan bien.
11/06/21 8:02 PM
  
Cos
[...] Con el correr de los años, fue cuando me di cuenta de que la Iglesia había dado un paso en la dirección en que yo me encontraba. Tras unos años vagando por el materialismo y el ateísmo izquierdista, encontré mi refugio en el budismo, durante algunos años [...]
....................................

Jaja, daría usted mucho juego en la tele.
11/06/21 8:26 PM
  
Mariana

Don José Luis Barceló:

Gracias y felicidades por su nuevo libro.

Es maravilloso ver como describe el mensaje de Greta. Leo y releo el artículo y encuentro argumentos para explicar muchas cosas sin ser manipulada y enajenada.
11/06/21 9:22 PM
  
Vicente
es necesario que los cristianos cooperemos en el cuidado de todo lo creado por Dios.
11/06/21 9:41 PM
  
Centurión Cornelio
Muy estimado Mundo Editorial, todos tenemos la necesidad de ser amados, pues Dios nos a hecho a Su imagen y semejanza. Pero me es imposible refutar sus comentarios; qué pereza Dios mío.
11/06/21 11:01 PM
  
Juan Carlos
La élite capitalista mundial, no solo le interesa el capital; si no también la geopolítica. Se ve claro su empeño en bajar la población mundial a límites extremadamente ínfimos y ridículos como dijo Al Gore 500 millones de habitantes, como dijo Bill Gates con un buen programa de vacunas rebajaremos la población un 10 o 15%, vaya usted a saber si más. Organismos como la ONU trabajan con ONG financiadas por fundaciones como la Ford Y Rokefeller (Vease los estudios de los libros del Padre Juan Claudio Sanahuja) y este organismo financiado por ricos utiliza agentes que curiosamente se declaran marxistas y apoyan enconadamente políticas de ideología de género y aborto que a su vez son apoyadas por la banca que refinancia las deudas de las naciones imponiendo condiciones a todas esta utilizan el pretexto de la sobrepoblación y el cambio climático, no teniendo empacho en promover esta cultura de la muerte para lograr sus objetivos. Es que acaso si el cambio climático fuera causa del ser humano;¿ No podrían utilizarse medios más éticos como la educación en valores y no el cambio cultural anticristiano y el chantaje económico a los países sobreendeudados?
12/06/21 12:28 AM
  
Jorge Cantu
Mundo Editorial:

"En cierto momento encontré a una religiosa católica (no la nombro, porque no creo que fuese a ser bien acogida en este ambiente)..."

Nos la puso muy difícil. Voy a abusar de mi vicio de adivinar: ¿será una con apellido que empieza con 'For' y termina en 'cades'?
12/06/21 6:58 AM
  
Luis López
Mundo Editorial, la tentación de confeccionarse un catolicismo a la medida de nuestras preferencias siempre está ahí, como una prueba que el Señor nos pone a todos sus hijos para aquilatar nuestra fe.

Pero es un mal camino. Yo lo transite en su dia y casi me pierdo.

Tenga presente que el Señor nos advierte que el camino a seguir siempre es el estrecho y no el amplio, el difícil y no el fácil. Uno lleva a la salvación y el otro a la perdición. Y como todo lo dicho por el Señor, no es en vano.



12/06/21 7:19 AM
  
Valerian
El entrevistado cae en muchos tópicos y falsedades.
¿El coche eléctrico es para ricos y no se puede usar en grandes ciudades?.
Basta con mirar las webs de las grandes marcas, hay automóviles eléctricos de todos los tamaños y precios asequibles a la clase media española, igual que los de gasolina.
¿El clima cambia constantemente?
Claro, pero a ritmo de milenios y ahora ese cambio está acelerado y en parte es por la acción del hombre.
Lo que no dicen los del "óptimo medieval" es que mientras en Inglaterra cosechaban viñedos, en España hubo terribles sequías.
12/06/21 11:25 AM
  
Centurión Cornelio
Valerian, es precisamente lo que estamos diciendo. Todo cambió en diez años.
12/06/21 1:13 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.