El camino de la paciencia: balance ecuménico 2012 del Card. Koch

*

El Cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, en esta entrevista cuya traducción ahora presentamos, ha trazado, con gran honestidad y claridad, un balance de la situación ecuménica a 50 años del comienzo del Concilio Vaticano II y ha hablado de los desafíos actuales que enfrenta el ecumenismo, a pocos días de comenzar la Semana de oración por la unidad de los cristianos que, como cada año, tendrá lugar del 18 al 25 de enero.

***

La Semana de Oración del 2012 se celebra en el año en que la Iglesia universal recuerda la apertura, 50 años atrás, del Concilio Vaticano II: por lo tanto, son 50 años de diálogo con los hermanos cristianos. ¿Nos puede trazar un balance “ecuménico” de los objetivos más importantes alcanzados y los nuevos desafíos que han surgido?


El Beato Juan XXIII fundó este Pontificio Consejo, en su tiempo Secretariado, en 1960, por lo tanto, dos años antes del Concilio. Y lo quiso fuertemente por dos deseos: la renovación de la Iglesia católica y el restablecimiento de la unidad de los cristianos. Dos inspiraciones presentes en el Concilio. Pienso que estos son los dos desafíos también para hoy. La renovación está siempre presente en la vida de la Iglesia y el Papa Benedicto XVI invita constantemente a una profundización espiritual de la renovación de la Iglesia.


El otro gran desafío está bien definido en el decreto conciliar sobre el ecumenismo, Unitatis Redintegratio: en estos 50 años se han dado muchos pasos. Hemos puesto en marcha 16 diálogos diversos. Y si hemos podido dar muchos pasos en el diálogo con los ortodoxos, en el mundo occidental los problemas se han vuelto más complejos a causa de tres nuevos desafíos: en primer lugar, en el mundo de las Iglesias de la Reforma nos encontramos frente a una gran fragmentación y al nacimiento constante de nuevas Iglesias. El segundo desafío es que hoy han aumentado las diversidades a nivel ético, y esto es un gran cambio respecto a los años setenta y ochenta, durante los cuales se decía: “la fe separa, la práctica une”. Pero para dar hoy un testimonio creíble en la sociedad, debemos encontrar un acercamiento común sobre los temas fundamentales de la ética porque en un mundo fuertemente secularizado hay necesidad de una voz común de los cristianos. El tercer aspecto problemático es haber olvidado el objetivo último del ecumenismo. No pocas Iglesias y comunidades eclesiales que han nacido de la Reforma no ven ya como meta última la unidad visible en la fe, en los sacramentos, en los ministerios, sino que entienden la unidad como suma de todas las Iglesias. Una visión ecuménica que, como católicos, no podemos aceptar.

*

Del 19 al 25 de febrero, el Ordinariato inglés de Nuestra Señora de Walsingham irá en peregrinación a Roma. Días atrás, ha sido erigido un Ordinariato personal para los Estados Unidos. ¿Cómo está cambiando la galaxia ecuménica luego de estos eventos?


En primer lugar, habría que aclarar que, en el siglo del ecumenismo, la decisión tomada por una persona de pasar de una Iglesia a otra debe ser siempre respetada y, por lo tanto, es posible, porque es una decisión tomada a conciencia. Lo nuevo que ha surgido en esta situación con los anglicanos es que grupos de fieles, con presbíteros y obispos, han pedido entrar a la Iglesia católica. Y esto es una novedad. Pienso que también en este caso el Santo Padre no ha tenido otra alternativa más que abrir la puerta a aquellos que han pedido ingresar. Es claro que esta hospitalidad provoca algunos problemas en la comunidad anglicana mundial. Pero, desde este punto de vista, es importante recordar que la Sede Apostólica tiene la clara conciencia de la diferencia de que respecto a la Anglicanorum cooetibus [la Constitución Apostólica del Papa Benedicto XVI en la cual se contienen las disposiciones a seguir para los anglicanos que entran en la plena comunión con la Iglesia Católica] es responsable la Congregación para la Doctrina de la Fe, mientras el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos prosigue su camino y su búsqueda de diálogo y de unidad.

*

¿En qué punto estamos, por otro lado, con las Iglesias ortodoxas?


Las relaciones bilaterales con Constantinopla son óptimas y también las relaciones bilaterales con Moscú han mejorado mucho. Y estas relaciones representan un signo de providencia. Me he encontrado con el Patriarca Kirill en marzo del año pasado y me ha dicho que un encuentro con el Papa es ciertamente importante pero todavía no quiere hablar de fechas y lugares, porque considera que este encuentro debe ser realizado con una buena preparación. Por lo tanto, las relaciones bilaterales (también con los otros Patriarcados) van muy bien.


Respecto, en cambio, a la Comisión mixta internacional entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa en su conjunto, que involucra a 15 Iglesias ortodoxas, debemos decir con honestidad que hemos llegado a una situación muy difícil. Pensábamos haber dado un paso importante después del encuentro de Ravena en el 2007. Se había decidido hacer un estudio histórico sobre el primer milenio respecto a la práctica del primado del obispo de Roma en este tiempo pero los ortodoxos no han querido continuar. Es decir, resulta difícil hablar de la tradición petrina a partir de la Biblia. La discusión teológica sobre la sinodalidad y el primado, por lo tanto, deberá proseguir, pero no hemos llegado este año a un texto para presentar a la plenaria el próximo año. Creo que la razón de este retraso debe ser buscada en el hecho de que las Iglesias ortodoxas tienen un gran desafío, que es el Sínodo panortodoxo. Estoy convencido que del éxito de este Sínodo puede depender un paso importante para todo el ecumenismo y, en este sentido, los católicos deben tener paciencia y sostener esta importante cita para los ortodoxos. De todos modos, estoy convencido de que se proyecta un buen futuro en el diálogo y, incluso si actualmente es difícil, sabemos que la vida no siempre es un camino recto.

*

¿Por qué el ecumenismo se ha vuelto hoy tan difícil?


Porque en los años inmediatamente posteriores al Concilio el entusiasmo era muy fuerte y tal vez se pensaba que la unidad de la Iglesia estaba muy cerca. Después tuvimos que darnos cuenta de que los problemas eran más grandes de lo que imaginábamos. Que se necesitaba más tiempo, paciencia y estudio. También tuvimos que aprender que no somos nosotros los que hacemos la unidad de la Iglesia; que la unidad es un don de Dios y nosotros debemos estar disponibles para aceptar esta realidad. El tema de la Semana de oración por la unidad de los cristianos de este año [“Todos seremos transformados por la victoria de nuestro Señor Jesucristo”] nos lleva de nuevo al principio de todo el ecumenismo, al poder transformador de la oración. Un principio que no podemos dejar en el pasado sino que debe acompañar siempre todo empeño ecuménico. El Concilio Vaticano II ha hablado del ecumenismo espiritual como alma del movimiento ecuménico y, en este sentido, esta Semana de oración debe mostrar el núcleo del ecumenismo.

*

Aquí en Italia la Semana es precedida por la Jornada para la profundización y el desarrollo del diálogo entre católicos y judíos, que este año tiene como tema de reflexión “La sexta palabra: no matarás”. ¿De qué modo, en su opinión, es importante traducir este mandamiento en el mundo actual?


En primer lugar, estoy muy contento de que exista esta Jornada antes de la Semana porque el judaísmo es la madre del cristianismo y esta memoria es muy importante. Este mandamiento es muy actual. Veo sobre todo tres desafíos: el primero es el terrorismo, las masacres y la persecución contra los cristianos en razón de su fe. El segundo desafío es la pena de muerte, que todavía persiste en algunos países e incluso en otros se discute para reintroducirla. Estoy muy contento de que el Santo Padre haya pronunciado palabras claras contra esta práctica. En tercer lugar, hablaría de los desafíos bioéticos del aborto pero sobre todo de la eutanasia en Europa, que es presentada como un derecho humano y que para la visión cristiana es exactamente lo contrario. Promover y sostener la dignidad de la vida de todo hombre, desde el inicio al fin natural, es un gran desafío en las sociedades secularizadas y sobre estos temas judíos y cristianos tienen la común tradición bíblica y, por lo tanto, la profunda convicción de que el hombre ha sido creado a imagen de Dios: suprimir la vida humana es una violencia contra la imagen de Dios en cada hombre y contra Dios como creador de la vida. En este sentido, es importante que judíos y cristianos den el mismo testimonio en el mundo actual.

***

Fuente: Il blog degli amici di Papa Ratzinger


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

10 comentarios

  
santodomingo
Me parece este ecumenismo una enorme pérdida de tiempo. Parece que el Cardenal Koch insiste en que todo lo que depende del movimiento ecuménico que él dirige ha fracasado. Lo de los anglicanos evidentemente no tiene nada que ver con las interminables reuniones y conversaciones ecuménicas. Es fruto de la deriva suicida del anglicanismo oficial. Los pocos anglicanos que aún se toman en serio su religión saltan del barco antes de que sea demasiado tarde.

Dice que los ortodoxos no quieren seguir examinando el Papado en el primer milenio. ¿Por qué será? Así es precisamente como se darán cuenta de que la independencia de Roma es contraria a la Tradición.

En cuanto a la semana de oración por la unidad de los cristianos, tengo una humilde sugerencia. ¿Por qué, en vez de oraciones ambiguas que no piden nada útil al Señor, no se pide EL REGRESO A LA IGLESIA CATÓLICA DE TODOS LOS HEREJES Y CISMÁTICOS? Creo que es así como se rezaba antes, y desde luego daba mejores resultados que estas payasadas.
17/01/12 10:54 AM
  
Francisco Javier
Los problemas son más grandes porque no hay fe... sino politiqueo.

Dice el Patriarca Kirill: "Un encuentro así hay que prepararlo mucho"...

Parece que en vez de con un hombre de Dios se quiere encontrar con un Jefe de Estado...

Por eso el ecumenismo no funciona. Porque la conversión y la unión de los cristianos se hace desde la Fidelidad a Cristo como dice San Pablo y no desde el "quiero salvar los muebles de mi casa antes de unirme con el Papa no vaya a ser que él me pida hacer cosas que no quiero o no estoy listo".
17/01/12 11:07 AM
  
JAA
Lo mejor a nivel ecumenico últimamente es que 8 obispos anglicanos o episcopalianos se han hecho católicos en apenas 5 años (6 de ellos el último año).

Es un hecho histórico que hay que reconocer.
17/01/12 5:24 PM
  
Any
Quisiera de alguna forma resaltar que la Iglesia fue formada por el mismo Señor JESUS, cuyos pilares son sus Apóstoles, ahora ciertamente los continuadores de los apóstoles son los obispos ¿ y porque el PAPA ?, sabemos que el mismo Señor JESUS, en el apostol PEDRO, deja el nacimiento de la gerarquía de su iglesia
dejandole ser la cabeza de los restantes apóstoles Nuestro Señor no formó diferente iglesias, El formo su IGLESIA UNIVERSAL, (para todo el linaje humano que habia ya venido a este mundo para aquellos que estaban en su tiempo y para todos los que debiamos de venir a la tierra) fue el hombre que con su soberbia, envidia y avaricia de poder que tenian de sus mismos hermanos en la fe, los que les guiaron en el camino hermoso que CRISTO, nos dio a conocer, y en las enseñanzas que recibieron de los mismos apóstoles y discípulos cristiano.

También sabemos que la FE, en un dón de DIOS, y por lo mismo creo que los caminos que nos conducen a DIOS, son infinitos, y a él le pertenece todo, verdaderamente se que la IGLESIA CATOLICA Y APOSTOLICA, es LA CABEZA Y EL CUERPO MISTICO DE CRISTO EN LA TIERRA, pero también respeto a aquellas almas de buena voluntad que en la búsqueda de la verdad encuentran otros caminos para conectarse con DIOS
17/01/12 9:55 PM
  
juan
Santodomingo nos dice,unas cuantas verdades de acuerdo a él.
Lo de los anglicanos ... Es fruto de la deriva suicida del anglicanismo official.

Pues anda yo creía que era fruto del Espíritu Santo en respuesta al menos a la plegaria de Jesucristo nuestro Señor y a que muchos rezamos lo mismo imitándole a Él.

Por otra parte quieres que recemos así, como no sé que tradición dices “no se pide EL REGRESO A LA IGLESIA CATÓLICA DE TODOS LOS HEREJES Y CISMÁTICOS? Pues anda decir que eso ha dado resultado tiene guasa mientras las iglesias y sectas se han proliferado por miles y miles.

Ahora responde si ves en el texto siguiente ambigüedad alguna o payasada. Yo no lo veo, ilumíname.

“No ruego solamente por ellos, sino también por los que, gracias a su palabra, creerán en mí.
Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.
Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno
Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno y el mundo conozca que tú me has enviado, y que yo los amé cómo tú me amaste.” (Juan17, 20-23)
17/01/12 10:24 PM
  
Hermenegildo
Mientras haya pecado en el mundo, es decir, hasta el final de los tiempos, habrá división entre los cristianos. La división es consecuencia del pecado.
17/01/12 11:53 PM
  
José
Felicitaciones a todos los que trabajan por el Ecumenismo. Los grandes cambios llegan desde las bases, veo escaso esfuerzo desde las bases en el trabajo ecuménico. No se olviden de las comunidades cristianas (las bases) para que el trabajo ecumenico sea eficaz.
18/01/12 2:56 AM
  
joan verdú
Bendito sea Dios! Uno y Trino. Que el Espiritu Santo ilumine a los pastores de las iglesias y las conduzca por el camino de la unidad.
Esta entrevista me ha puesto muy triste. No sé el por qué los ortodoxos no quieren dialogar más, no lo sé, pero si sé que la Iglesia Católica debe intentar todo.
Que Jesucristo vele por su Iglesia i le conceda la unidad.
18/01/12 1:15 PM
  
Antonio Vicente Marín
Una idea de lo que podría ser una solución que satisfaciera a todos;

La infalibilidad papal se circunscribe a cómo se presenta en el libro de los Hechos; cuando el concilio no se pone de acuerdo en un tema importante para la unidad, entonces Pedro se levanta y da la solución correcta; así, en temas como el canon escriturístico, la fe trinitaria, etc... pero habría que desechar partes de doctrina directamente discutibles como los dogmas marianos, etc... y por supuesto la validez del magisterio ordinario del papa que por cierto ya ha sido derrumbado con el tema de la libertad religiosa y del ecumenismo (lo que dice Juan Pablo II se opone a lo que dicen los papas carcas del siglo XIX)

Ventajas para los católicos; la influencia de las iglesias ortodoxas sería beneficiosa para la vida espiritual de las iglesias occidentales, ya que el elemento protestante de la liturgia post CVII se vería perjudicado, grupos como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo serían arrojados al basurero de la historia, y tantas cosas más

Y los ortodoxos se dejarían de odiar entre ellos, lo cual tampoco vendría mal
18/01/12 9:02 PM
  
santodomingo
Juan, no veo ninguna payasada en la oración del Señor que citas del Evangelio según San Juan. La payasada es la interpretación que tú, y para nuestra desgracia la jerarquía actual de la Iglesia, hacéis de este pasaje, para justificar todas las actividades ecuménicas que sirven para tan poco.

Como tú me has citado ese pasaje, yo te citaré otro:

"Un error capital del movimiento ecuménico en la pretendida unión de iglesias cristianas... Los autores de este proyecto no dejan de repetir casi infinitas veces las palabras de Cristo: “Sean todos una misma cosa... Habrá un solo rebaño, y un solo pastor”, mas de tal manera las entienden, que, según ellos, sólo significan un deseo y una aspiración de Jesucristo, deseo que todavía no se ha realizado. Opinan, pues, que la unidad de fe y de gobierno, nota distintiva de la verdadera y única Iglesia de Cristo, no ha existido casi nunca hasta ahora, y ni siquiera hoy existe.

... Añaden que la Iglesia, de suyo o por su propia naturaleza, está dividida en partes; esto es, se halla compuesta de varias comunidades distintas, separadas todavía unas de otras, y coincidentes en algunos puntos de doctrina, aunque discrepantes en lo demás, y cada una con los mismos derechos exactamente que las otras; y que la Iglesia sólo fué única y una, a lo sumo desde la edad apostólica hasta tiempos de los primeros Concilios Ecuménicos. Sería necesario pues —dicen—, que, suprimiendo y dejando a un lado las controversias y variaciones rancias de opiniones, que han dividido hasta hoy a la familia cristiana, se formule, se proponga con las doctrinas restantes una norma común de fe, con cuya profesión puedan todos no ya reconocerse, sino sentirse hermanos. Y cuando las múltiples iglesias o comunidades estén unidas por un pacto universal, entonces será cuando puedan resistir sólida y fructuosamente los avances de la impiedad..."

¿Esto coincide con tu visión del ecumenismo? Pues, sepa que Pio XI condenaba sin paliativos esta forma impía de pensar y de actuar, ya que pone en pie de igualdad de la verdadera religión con las religiones falsas hechas por el hombre.
19/01/12 2:01 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.