El P. Alfredo Sáenz SJ cumple 85 años

La limitación de este trabajo me impide, como quisiera, rendirle un homenaje lo más completo posible. Se le hizo con la publicación del volumen «Lucidez y coraje», de Editorial «Gladius»; publicado como tributo, con motivo de sus 50 años de Sacerdote, en 2012.

Dios mediante, el próximo sábado 21 de enero de 2017, el admirado padre Alfredo Sáenz, SJ, cumplirá 85 años. Al adelantarme a los saludos por este acontecimiento, ciertamente, lo hago sin temor de esa superstición argentina que cree de «mala suerte» los festejos anticipados; aunque, hace unos días, hasta casi se la consagró como magisterial… Gracias a Dios, la vida y el destino de nuestro gran jesuita argentino, digno hijo no modernista de San Ignacio de Loyola, y de la Compañía de Jesús, no dependen en absoluto de mi adelanto en las felicitaciones… Si lo hago hoy, horas antes de que concluya este 2016, es simplemente porque ese día estaré ausente de internet; en el receso de verano, entre el Retiro espiritual, y las misiones…

La limitación de este trabajo me impide, como quisiera, rendirle un homenaje lo más completo posible. Se le hizo con la publicación del volumen «Lucidez y coraje», de Editorial «Gladius»; publicado como tributo, con motivo de sus 50 años de Sacerdote, en 2012. Ahí puede consultarse, en autorizadísimas fuentes, su monumental trabajo pastoral, teológico, docente, y literario. Y, por supuesto, su testimonio sin dobleces como hombre de Dios.

Como jesuita se tomó en serio el buen combate paulino (2 Tm 4, 7). Y tomó decidido partido por el «Rey eternal» ignaciano. Bien lejos está de mal entendidas culturas del encuentro; que solo parecen rejuntes voluntaristas, y hasta absolutos disparates… El único encuentro posible –lo sabe perfectamente- es en la Verdad; y no en el amontonamiento mediático, para las fotos y las cámaras, sin intenciones de darle «gloria a Dios y con eso salvar el alma»…

Me referiré, aquí, a ciertos aspectos poco conocidos de él; y que fui descubriendo en estos casi 25 años que llevamos de amistad… Ha sido mi confesor, Director Espiritual, maestro, consejero, y entusiasta animador para que publicase libros… Varios años antes de ingresar al Seminario, y teniendo en cuenta mi experiencia profesional, me alentó a que aprovechara la frescura y rapidez del lenguaje periodístico, para retratar personas y situaciones que luego se reflejaran en obras impresas; libres de la fugacidad de la prensa –por entonces- «radial, escrita y televisiva». Al principio me abrumó el desafío. Pero, generosamente, me puso en contacto con la editorial Vórtice, del común amigo Alejandro Bilik; y ahí comenzó esta aventura de los libros, que está a punto de cumplir veinte años.

Su nutridísima agenda, llena de clases, conferencias, y cursos, en Argentina y en el exterior, hace que no sea fácil ubicarlo… Sabe, perfectamente, de cualquier modo, que cuando se lo busca es por algo importante. Y, por eso, se hace tiempo en donde no lo tiene; especialmente, tratándose de sacerdotes y consagrados.

Una anécdota lo pinta de cuerpo entero. En enero de 1997, hace veinte años, siendo yo todavía laico, y en pleno trabajo periodístico en la televisión porteña, le comenté que viajaría, por primera vez, a España, para visitar el pueblo donde nació mi abuelo paterno, Avelino, en Colunga, Asturias. Me preguntó si, también, iría a Madrid… Ante mi respuesta afirmativa me dijo, entonces: «No dejes de visitar el Museo del Prado, y de detenerte un buen momento, en oración, ante el cuadro La Anunciación, de Fra (hoy beato) Angélico. Con esa imagen de la Santísima Virgen, llena del Espíritu Santo, quisiera que se cerraran mis ojos, en la hora de mi muerte». Efectivamente, cumplí su consejo. ¡Y vaya si me fue de provecho!… No dudo de que, ese momento, fue un hito importante en la historia de mi vocación sacerdotal.

La cercanía de la casa familiar, con su residencia en Buenos Aires, hace que una y otra vez lo encuentre por la calle. Por lo general, es en medio de sus caminatas diarias; prescritas por el médico. ¡Treinta cuadras sí o sí; que cumple con incondicional obediencia…!.

Esta tarde volví a cruzarlo. Sé que, cuando es así, no debo interrumpirlo demasiado; para no alterar su ritmo aeróbico… De cualquier modo, le di mis saludos de Navidad; y, como no lo encontraré ese día, me adelanté a las felicitaciones por sus 85 eneros… Gracias, me dijo; con esa sonrisa sobria que lo caracteriza, mezcla de gratitud, asombro y hasta casi de espanto… Supe entender que me decía todo es regalo de Dios, queda mucho por hacer, y falta poco para el encuentro definitivo… Fuerte apretón de manos, y siguió su marcha…

Cuando se iba quise seguirlo con la mirada. Con vestimenta no eclesiástica, pero tampoco deportiva; con humilde y traspirada ropa común, emergía de su camisa, sobre su nuca –seguramente trasladado a ese sitio por los movimientos- un gastado escapulario de la Virgen del Carmen… Como gesto definitivo de su absoluta confianza en María Santísima, para llegar al Cielo… Con la «sabiduría e inteligencia de doce profesores universitarios, y la piedad de un niño de Primera Comunión», como dijera el lúcido y valentísimo cardenal Joachim Meisner, del papa Benedicto XVI.

¡Gracias, muchísimas gracias, querido padre Alfredo! ¡Gracias por todo lo que nos deja a sus tantísimos hijos sacerdotes, hoy destinados en distintas partes del mundo…!. ¡Siga caminando hacia la meta! ¡Hacia la corona de gloria que no se marchita (1 Pe 5, 4)…!

 

P. Christian Viña, sacerdote

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

10 comentarios

Realmente el P. Alfredo Sáenz SJ es un sacerdote extraordinario, que ha hecho y hace muchísimo bien -con la gracia de Dios- con sus conferencias y numerosos libros. Gracias, P. Christian, por el artículo sobre él..

Si quieren asomarse a su mundo de preciosas publicaciones, entren en la página web de la Fundación GRATIS DATE
www.gratisdate.org
y en la sección TEXTOS hallarán tres obras suyas excelentes, con su texto íntegro y ofrecido para descarga en varios formatos:

+Arquetipos cristianos
+El Apocalipsis, según Leonardo Castellani
+La Cristiandad, una realidad histórico

Si en vez de argentino hispanohablante fuera, p. ej., francés o alemán, estaría traducido a todas las lenguas cultas más frecuentadas por cristianos.

¡P. Alfredo, felicidades, gratitud, abrazo y oraciones en su cumpleaños!
(No me habrá oído, porque no tiene internet).
29/12/16 9:30 PM
Ricardo de Argentina
Gracias p. Viña por el recordatorio y por la semblanza de este dignísimo hijo de San Ignacio.
Los argentinos en especial, y los católicos en general, debemos dar muchas gracias a Dios por habernos dado un sacerdote fiel y un intelectual brillante como lo es el P. Alfredo Sáenz.
29/12/16 11:36 PM
millan
UN GRANDE EL PADRE ALFREDO SAENZ S.J a muchos nos ha marcado sus predicas enseñanzas y libros. Sobre todo el de tomar conciencia de que ser Catolico es estar en combate, y nuestra mision es militante. Si, yo vivo cerca y se lo ve de vez en cuando caminando por las calles, a veces leyendo por los alrededores de Regina Martyrum. Necesitamos continuadores del Padre Saenz, Sanahuja etc...
Gracias por esta nota.
30/12/16 12:55 PM
Fuenteovejuna
Larga vida al padre Sáenz porque hoy la Iglesia lo necesita más que nunca. Talentos como él al servicio de la causa de Cristo aparecen muy de vez en cuando.
30/12/16 5:18 PM
Rubén
Dios danos continuadores de la obra del P. Saenz. Una de sus tantas virtudes es advertirnos por donde transitaba la Iglesia, la sociedad, la humanidad, como lo hicieron antes los P. Castellani, Meinvielle, Cristo Rey síguenos dando sacerdotes santos.
2/01/17 2:42 PM
Javier Olivera Ravasi
Gracias padre Christian por este escrito. Es mucho, muchísimo lo que la Iglesia y muchos de nosotros, los sacerdotes, le debemos al queridísimo padre Alfredo. Un abrazo y que este año nos encuentre siempre dando el buen combate paulino. P. Javier
2/01/17 3:59 PM
Germán Mazuelo-Leytón
Me emociona su artículo Reverencia. Y por favor cuando se encuentre con su "Padre espiritual" dígale que también en Bolivia estaremos unidos a él en su próxima onomástica.
3/01/17 7:21 PM
valle Piñar
Desde Madrid mis felicitaciones y deseo de larga vida a nuestro querido P. Saenz del que recordamos tantos momentos vividos en familia, y del que cada día aprendemos con sus escritos y conferencias.

De su artículo, tan sentido como certero, me quedo con lo que dice así:
"Se tomó en serio el buen combate paulino (2 Tm 4, 7). Y tomó decidido partido por el «Rey eternal» ignaciano. Bien lejos está de mal entendidas culturas del encuentro; que solo parecen rejuntes voluntaristas, y hasta absolutos disparates… El único encuentro posible –lo sabe perfectamente- es en la Verdad; y no en el amontonamiento mediático, para las fotos y las cámaras, sin intenciones de darle «gloria a Dios y con eso salvar el alma
12/01/17 10:40 PM
Edmundo Lizárraga
Conocerle, tratarle, escucharle atentamente es igual a trazar una marca en la existencia.
13/01/17 2:12 AM
gladys villalba bittel de Della costa
Estimado Padre Alfredo, ha estado ud, en mi casa muchas veces, nos honró editando con nosotros, enseñándonos con su tranquila voz, seguramente no nos podremos ver proximamente porque sigo en España con mis hijos, aunque yano tengo Nueva Hispanidad, pero seguro que nos veremos en la patria celestial, si Nuestro Señor tiene a bien permitirlo, de todos modos, quiero desearle un buen cumpleaños y darle gracias porque de sacerdotes como ud, nos nutrimos los católicos, y creo que hoy es dia de mostrar con el ejemplo y de eso ud, tiene el mejor, mis afectos en Dios y Su Santa Madre.
2/02/17 12:38 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.