Fin a las catequesis sobre la figura de santos

Benedicto XVI: «La caridad es el alma de la santidad»

Benedicto XVI propuso durante la Audiencia General de ayer una reflexión sobre la santidad cristiana, después de las catequesis que ha dedicado estos últimos meses a las figuras de varios santos. La santidad, ha dicho el Papa, «es una unión y una configuración con Cristo, que hunde sus raíces en la gracia bautismal y en el misterio pascual. No es sólo el fruto de nuestros esfuerzos. Es Dios quien santifica a través de la acción de su Espíritu y el don de la vida de Cristo resucitado».

(Sic/InfoCatólica) El Santo Padre afirmó que “¡La caridad es el alma de la santidad! Crece y produce frutos en los bautizados, gracias a la escucha de la Palabra de Dios, a la participación frecuente en los sacramentos, especialmente la Eucarística, la oración constante, la abnegación, el servicio fraterno y la práctica de las virtudes. La santidad no es otra cosa que la caridad vivida plenamente”.

El Papa recordó que todos estamos llamados a la santidad en todos los estados de la vida. “La santidad es posible para todos a cualquier edad y en cualquier momento, porque cada uno de nosotros ha recibido su parte de favor divino”.

Este ha sido el resumen que, de su catequesis, ha hecho el Santo Padre en español para los fieles y peregrinos de nuestra lengua presentes en la Plaza de San Pedro:

Queridos hermanos y hermanas:
Al concluir el ciclo de catequesis en el que nos ha acompañado la figura de tantos santos y santas, que con su fe, caridad y vida han sido faros para numerosas generaciones y también para nosotros, quiero ofrecer ahora una reflexión sobre la santidad. Ésta no consiste en realizar acciones extraordinarias, sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, en hacer propias sus actitudes, sus pensamientos y sus comportamientos. Una vida santa no es sólo fruto de un esfuerzo personal, sino también de la acción del Espíritu del Señor Resucitado, que desde el interior comunica y transforma.

La raíz última de la santidad cristiana está en la gracia bautismal con la que se comunica la vida del Resucitado; no es otra cosa que la caridad vivida plenamente. Pero para que esta caridad crezca en el alma y fructifique en cada fiel se debe escuchar con gusto la palabra de Dios y, con la ayuda de su gracia, cumplir su voluntad, participar con frecuencia de los sacramentos, apoyándose en la oración, en el abnegado servicio a los hermanos y en la práctica de cada una de las virtudes. Todos estamos llamados a la santidad: ésta es la medida misma de la vida cristiana.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los profesores y alumnos del Colegio diocesano San Roque, de Valencia, al grupo de la Escuela de la Santísima Trinidad, de Barcelona, así como a los fieles provenientes de España, México, Argentina y otros países latinoamericanos. Les invito a que se abran sin miedo a la acción del Espíritu Santo, que con sus dones transforma la vida, para responder a la vocación a la santidad, a la cual el Señor nos llama a todos los bautizados. Muchas gracias.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

1 comentario

anarico
Y para simplificar un poco más, se puede decir que de todas las virtudes, La Caridad es la determinante. Y que La Caridad, no es otra cosa que Amor a Dios.

Creo que conviene recordar esta "pequeña" aclaración que tan bien hace S. Francisco de Sales, porque mucha gente se confunde en esta cuestión, y se extravía, como no puede ser de otra manera. y éstos extraviados, que como no puede ser de otra manera, cada día que pasan se extravían más, digamos que "complican" mucho las cosas. Y como su mal viene de su ignorancia, pues buena parte de la culpa tiene que recaer sobre el maestro, como no puede ser de otra manera.
15/04/11 9:05 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.