El arzobispo de Zaragoza declara ante un juez como investigado por espionaje

Denuncia de una exnotaria del juzgado eclesiástico

El arzobispo de Zaragoza declara ante un juez como investigado por espionaje

El arzobispo de Zaragoza, Mons. Vicente Jiménez, declarará este viernes como investigado ante el titular del Juzgado de Instrucción nº 11 de Zaragoza en relación a la denuncia interpuesta por una exnotaria de un juzgado eclesiástico de la diócesis que denunció la intervención de datos personales de su ordenador.

(Heraldo de Aragón) Junto al arzobispo están citados, también como investigados (antiguos imputados), el ecónomo de la archidiócesis, Ernesto M.P. y el técnico al que presuntamente le fue encargado el volcado de los datos del ordenador de la denunciante, Jorge P.G.

El instructor ha confirmado esta semana las citaciones judiciales, tras rechazar, los recursos interpuestos por los tres investigados para tratar de eludir la comparecencia judicial e instar el sobreseimiento provisional de la causa.

En su recurso, el representante legal del arzobispo admitía que fue el propio responsable eclesiástico quien ordenó un peritaje informático del equipo utilizado por la denunciante, en el marco de una investigación sobre presuntas actuaciones irregulares de esta en el ámbito de su labor profesional.

Añadía, además, que en cualquier caso el ordenador era propiedad de la diócesis y no debía de emplearse para labores ajenas a su función.

Según el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional, el peritaje permitió conseguir las conversaciones de whatsapp de la denunciante, ya que esta había sincronizado su teléfono móvil con el ordenador.

Los propios investigadores, para quienes la actuación de la diócesis tenía como fin «determinar y confirmar las sospechas de actividades calumniosas e injuriosas contra el arzobispado, y actividades de prevaricación y cohecho», apuntaban que esta acción podría constituir presuntos delitos contra la intimidad y de revelación de secretos.

En respuesta al recurso del arzobispo, el juez advierte de que la propiedad del equipo informático por parte del empleador «no conlleva dejación del derecho a la intimidad de la usuaria del mismo respecto de las conversaciones privadas de ella provenientes de un terminal de telefonía móvil particular».

Señala el juez que el acceso al ordenador se produjo sin conocimiento de la denunciante y antes de su despido, por lo que considera que «existen indicios de injerencia en el derecho a la intimidad de los partícipes de tales conversaciones, que en modo alguno habrían autorizado el acceso a las mismas».

«Indicios (añade el instructor) que en principio no quedan desvirtuados por el hecho que el fin último pudiera ser la aportación de dicha información a un proceso canónico».

No valora la «repercusión social» para el arzobispo

El juez, para quien los hechos pueden constituir un presunto delito contra la intimidad, no entra a valorar la «repercusión social» que supondría para el arzobispo su comparecencia judicial como investigado, argumento también aducido por su representante legal.

En relación al recurso interpuesto por el técnico que realizó el peritaje, el responsable judicial rechaza los argumentos de que se limitó a realizar una «búsqueda ciega» mediante palabras clave vinculadas a la investigación desarrolla por la diócesis.

El abogado de este profesional señalaba en su recurso que la denunciante introdujo de forma «consciente y voluntaria» y sin permiso del empleador en el ordenador al vincularlo con su teléfono móvil mediante el programa «iTunes», y que en ningún momento examinó dicho teléfono sino los archivos grabados.

El juez considera, sin embargo, que aunque el análisis no se efectuó sobre el teléfono, sí que se llevó a cabo sobre los datos contenidos en él, «de carácter privado y no afecto a la actividad profesional de la denunciante», subraya.

Insiste el responsable judicial en que la propiedad sobre el ordenador no conlleva la facultad de injerencia en la intimidad ajena, por lo que al captar conversaciones privadas de whatsapp podría incurrir en un presunto delito de contra la intimidad en calidad de cooperador necesario.

 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

7 comentarios

Javierrr
Este es el último capítulo (igual de bochornoso para la Iglesia) de un culebrón que empezó hace mucho...

Espero que Don Vicente sea absuelto
3/03/17 9:56 AM
Tito España
¡Curiosa la forma judicial de interpretar la privacidad! El ordenador sí es propiedad de la diócesis y la empleada lo puede utilizar para lo que le apetezca. Pero si el propietario del ordenador pretende averiguar el mal uso del mismo, es un prevaricador. Ella no, es un angelito. Los malos son los demás.
Con este sistema y por otros ejemplos habidos en el pasado, lo mejor es volver al papel y al lápiz o si se quiere trabajo que cada uno aporte su propio ordenador, aunque esto también presenta el problema de que se pueden llevar datos de la empresa sin permiso, con la excusa de que el ordenador es suyo. Lo malo es que cuando el ordenador no es suyo, sino de la empresa, entonces si lo utiliza para asuntos personales, nadie le puede decir nada por que son asuntos privados. ¡Viva la ley del embudo!
3/03/17 9:56 AM
DJ L
El juez muy posiblemente falle a favor de la traidora, ya apesta.
Es como ponerle un coche a la empleada y que te condenen por comprobar el cuenta-kilómetros de tu propio coche.
3/03/17 1:27 PM
Jose
Inmiscuirse en el correo privado, aunque sea en el ordenador del trabajo y el empleado no sea un angelito, es un delito, aunque lo pida un arzobispo. ¿Tanto cuesta entenderlo, javierrr y tito españa?
3/03/17 1:45 PM
TH
Esto llega a ser increíblemente absurdo. Si ellla traspasa los archivos de su móvil particular a un ordenador del empleador, ella según culaquier juicio sensato no puede alegar intimidad, pues no examinaron su móvil. Es una patraña. Y luego lo llaman "espionaje". Segñun eso, ¿cómo se defiende una empresa de un empleado que intenta destruirla? Creo que si todavía existe un poquito de justicia en España eso se tiene que rechazar en una instancia superior.
3/03/17 1:53 PM
Julián
oraciones por los cristianos perseguidos.
3/03/17 1:59 PM
Jose
"Tomar" datos de mail ajeno es como "tomar" cartas del buzón postal (aunque sea por parte de un arrendador, por ejemplo, que sería dueño del domicilio arrendado): delito. ¿Tanto cuesta entenderlo? Lo de menos es el dispositivo.
3/03/17 4:14 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.