Reconoce que hay más matrimonios nulos que en el pasado

El Prefecto de Doctrina de la Fe descarta que se dé la comunión a los divorciados vueltos a casar

El Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Mons. Gerhard Müller, ha manifestado hoy que no es posible dar sacramentos a los divorciados vueltos a casar. «Esta práctica no es coherente con la voluntad de Dios, tal como se expresa en las palabras de Jesús sobre la indisolubilidad del matrimonio, y representa una dificultad significativa para el ecumenismo», afirma Mons. Müller en un extenso documento publicado por L'Osservatore Romano. «La Iglesia Católica ha defendido la absoluta indisolubilidad del matrimonio también al precio de grandes sacrificios y sufrimientos», recuerda el arzobispo.

(Agencias/InfoCatólica) Por otra parte. Mons. Müller reconoce que «puesto que muchos cristianos se ven influidos por este contexto cultural, los matrimonios probablemente son nulos más a menudo que en el pasado, porque se carece de la voluntad de casarse según el sentido de la doctrina matrimonial católica y también es muy reducida la pertenencia a un contexto vital de fe».

«Por lo tanto, una verificación de la validez del matrimonio es importante y puede llevar a una solución de los problemas», explica el prelado alemán responsable de la defensa y promoción de la fe católica en la Curia.

Pastoral de acogida

Mons. Müller recuerda que la Iglesia debe recibir a las personas divorciadas vueltas a casar, aunque no puedan recibir los sacramentos.

«Incluso si, por la íntima naturaleza de los sacramentos, la admisión a ellos de los divorciados vueltos a casar no es posible, a favor de estos fieles se deben dirigir más aún los esfuerzos pastorales, por cuanto éstos deben permanecer en dependencia de las normas derivadas de la Revelación y de la doctrina de la Iglesia», subrayó Müller.

El Prefecto de Doctrina de la fe reafirma el «valor antropológico del matrimonio indisoluble» que «protege sobre todo a los hijos que sufren más por una separación», y agregó que «el ideal de la fidelidad entre hombre y mujer no perdió nada de su atractivo, como evidencian recientes encuestas entre los jóvenes».

Deben vivir como hermanos, no como esposos

En el artículo, Mons. Müller reitera que «allí donde no es posible hallar una nulidad del matrimonio, es posible la absolución y la comunión eucarística si se sigue la aprobada tesis eclesial que establece vivir juntos 'como amigos, como hermano y hermana'».

«Una reconciliación mediante el sacramento de la penitencia, que abriría el camino al sacramento eucarístico, puede acordarse sólo sobre la base del arrepentimiento por lo ocurrido y sobre la disponibilidad a 'una forma de vida no más en contradicción con la indisolubilidad del matrimonio'», agrega el prelado, citando el texto de la exhortación apostólica Familiaris Consortio publicada por Juan Pablo II en 1981. Mons. Müller ratifica que dicha exhortación es plenamente vigente.

Eso significa que cuando la nueva unión no puede ser disuelta por motivos serios -como por ejemplo la educación de los hijos- ambos miembros de la pareja «asumen el compromiso de vivir en plena continencia».

Peligro de banalizar la imagen de Dios

Mons. Müller se refirió también a la tendencia a favor de suministrar los sacramentos a los divorciados que invoca «la misericordia», pero dijo que se trata de «un falso llamado» con el cual «se corre el riesgo de la banalización de la imagen misma de Dios, según la cual Dios no podría hacer más que perdonar».

 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

42 comentarios

Gabriel
Excelente nota. demuestra que, nuestro Francisco está en sintonía con esto también. Lo que no quita que se deban hacer esfuerzos pastorales más intensos para cada caso y que se alberguen en la Iglesia. Lo que no quita la misericordia de Dios, que es el perdón.
Viva Francisco!
22/10/13 6:54 PM
Alf_3
Creo demorará un poco, pero vienen nuevas disposiciones al respecto, sin cambiar el fondo de la Doctrina. La Iglesia también reconoce el dolor de estos hermanos y viene a suavizarlo.
La Iglesia con Papa Francisco a la cabeza, vienen a ayudar a este grupo que crece diariamente, no sin responsabilidad.
22/10/13 7:54 PM
Raffael Vegga
Sí, que viva Francisco por muchos años, pero para generar menos confusión y más seguridad. El Papa, siendo quién es, debe, me parece a mi, no tocar temas candentes sino en documentos de Magisterio Ordinario, y no en entrevistas, que necesariamente son improvisadas porque el ritmo lo marcan los periodista. Los que estamos aquí abajo en la base sabemos los cuestionamientos angustiosos que la gente sencilla ocasionan las ambigüedades del Sumo Pontífice. El Prefecto ha hablado como tuvo que haber hablado Su Santidad desde siempre. Hablar de "una segunda oportunidad" es inconcebible, como lo hizo en el viaje de retorno de Brasil. Uno se pregunta si los hijos son, unos ya en serio, y otros sólo los de la primera oportunidad. Gracias Prefecto. Pero recuerde que Juan Pablo II dijo que no hay que confundir matrimonio fracasado con matrimonio anulable. Porque, a ver si ahora vamos a tener colas de demandas de nulidad, porque, tampoco los hijos son anulables.
22/10/13 8:06 PM
Camachito
el tema este del "vivir como hermanos" lo veo como el motivo psicológico para los abortos, es decir un coladero. En teoría según esto es perfectamente posible que vivan los pareja de divorciados juntos -NO OLVIDEMOS ADULTEROS PUBLICOS- y ser admitidos a los sacramentos, si se han acostado juntos pues que se confiesen antes de misa y va que chuta... personalmente lo veo eso, un coladero enorme.
22/10/13 8:24 PM
Luis Fernando
Hay testimonios muy válidos de católicos que se han arrepentido y han pasado a vivir "como hermanos" bajo un mismo techo, para no perjudicar a los hijos que tuvieron antes de arrepentirse.

Así que no es ningún coladero. .
22/10/13 8:31 PM
Camachito
Claro que existirán Luis Fernando pero serán la excepción absoluta. A toda luces parece una justificación que puede crear una situación de facto en la que cualquier divorciado diga que vive "como hermanos" y por lo tanto a comulgar.. claro que como no es santo pues también peca. Situación objetiva que se produce los divorciados viviendo como siempre, acostados en la misma cama y confesión como cualquiera y padentro. Yo si lo veo un coladero, y grande.
22/10/13 8:42 PM
Maga
Me tranquiliza mucho esta noticia de Mons. Muller. Creo que es todo un aviso a algún Arzobispo alemán que acaba de defender la doctrina opuesta públicamente.
22/10/13 9:36 PM
Gonzalo Mª Mazarrasa Martín-Artajo
Olé el cardenal prefecto. La doctrina de Jesucristo y de la Iglesia no la pueden cambiar los hombres.
22/10/13 9:55 PM
domingo
"Lo que Dios unió que no lo separe el hombre" ¿y si hubo una ceremonia en la que Dios no estuvo presente y no unió a los contrayentes? No podemos afirmar que en un 100% que por el hecho de que porque hubo una celebración si hubo unión matrimonial. Se debería de perder el miedo a hablar de ésta posibilidad real y ver cómo los obispos y la pastoral familiar pueden tratar el tema. Estoy de acuerdo con lo que BXVI dijo alguna vez: 6 meses de preparación para el matrimonio religioso. Los que realmente lo toman en serio, en su gran mayoría lo harán.
22/10/13 10:04 PM
Luis Fernando
Camachito, yo creo en el poder de la gracia que capacita a todos para no pecar.

Y habiendo niños de por medio, no se les va a castigar. Así que en esos casos esa es la mejor opción.
22/10/13 10:40 PM
Miguel
domingo

La Santísima Trinidad está presente en TODOS los Sacramentos. Simple y sencillamente se cree en esta verdad de Fe o no se es católico.

Luego, te cuento, con mi esposa estuvimos más de seis meses de preparación y, créeme, no somos nada jovencitos. Saludos.
22/10/13 10:57 PM
Hunter
Este es el ejemplo perfecto del precepto teoricamente impecable pero de nula utilidad real.

Los vueltos a casar pueden recibir los sacramentos mientras vivan como hermanos. Dicho de otro modo, mientras no forniquen pueden comulgar. ¿Y alguien me puede explicar como se verifica eso?

Además, ¿el sacerdote tiene algún tipo de registro civil de adulteros? ¿Quien sabe que asistentes a misa viven en pecado? ¿Hay que llevar cosida en la manga el equivalente a una estrella de David? ¿Y si asistes a otra parroquia donde nadie te conoce?

Y por último, los adúlteros no pueden comulgar. ¿Los maltratadores o pederastas - por poner un ejemplo - sí pueden? ¿hay alguna instruccion al respecto? Si es que no la hay (como me imagino) ¿por qué? ¿cualk de estas categorias causa mas daño al projimo? ¿Está equilibrada la pena?
22/10/13 11:02 PM
Israel
Yo, la verdad, no se si lo he entendido mal, pero me parece a mi que lo que dice Müller es:
"los divorciados y vueltos a casar no van a poder recibir la comunión, pero, para solucionar el tema, vamos a hacer manga ancha en el tema de las nulidades matrimoniales, porque esa sería la solución a todos los problemas...".
Que conste que yo sería partidario de dar la comunión a los divorciados y vueltos a casar, pero a las claras. No dando mil hipócritas vueltas para quedar a bien con todo el mundo... y de paso, haciéndolos pasar por la Rota...
22/10/13 11:03 PM
José Carlos
Segundo gran palo para los modernistas. El primero se lo dio el propio Papa en la entrevista del avión: sacerdocio femenino, nanai. Ahora el Prefecto de la CDF dice que de comunión a los divorciados vueltos a casar, nanai también.
¿Cuál será el tercer palo?
22/10/13 11:05 PM
Converso
Creo que hay un motivo para que parejas "recasadas" no comulguen publicamente, y es el escándalo público, entendido según el Catecismo. Quizás la mejor opción es que esas parejas, si viven la moral cristiana y le consta al sacerdote, reciban discrecionalmente la Comunión en privado.
22/10/13 11:23 PM
Converso
Y añado,

Posiblemente la pastoral del próximo Sínodo deba promover que muchas de esas situaciones pasen por buscar la nulidad matrimonial, que como sabemos, hoy día, es la práctica de facto. Basta con que en conciencia se demuestre que uno no se casó para toda la vida, si no que creía que "si esto no va bien, nos divorciamos", o no querer tener hijos; matrimonio nulo.

Otra cosa es demostrarlo, pero eso depende del juicio de los tribunales eclesiásticos, que pueden ser instados por la Santa Sede a ser más sensibles con estos capítulos en las alegaciones.

Se trataría entonces de promover una "regularización" a gran escala, que por otra parte responde a la realidad. Existen innumerables casos de matrimonios nulos, obviamente no declarados (Dios lo sabe, pero la Iglesia no lo ha declarado porque no se ha promovido), que terminan en divorcio, y algunos de estos afectados, por la gracia de Dios, se convierten, intentan rehacer su vida, pero por muchos motivos, no se meten en el "follón" de la nulidad.

A veces porque han pasado 20 años, y ponte ahora en contacto con tu ex para promover la nulidad. A veces porque la contraparte se opone, y dice que alegará alcoholismo solo para fastidiar (imagen!). Otras veces porque, gracias a algunos famosos, se tiene la percepción de que la nulidad es solo para ricos...

Pero la situación reclama una gestión más proactiva por parte de la Iglesia. Si hemos sido laxos admitiendo al matrimonio canónico, años después vienen las consecuen
22/10/13 11:49 PM
Enrique, desde Sevilla
Es triste que sea noticia que la Iglesia confirme una doctrina que ni siquiera tiene potestad para cambiar, y da buena cuenta de la extensión y audacia de las ponzoñosas siembras de los primaverales.
23/10/13 12:44 AM
Xaberri
Sólo decir que alguien dice que es cardenal. No lo es. Creo que no lo será. Ya ven que no me importa quedar como un tonto al ejercer de profeta. Igual confundo deseoa con realidad..
23/10/13 2:28 AM
sylvia caldera de chamorro
Es muy importante no confundir al matrimonio fracasado del matrimonio nulo. El mio es uno fracasado, y a pesar de que fui injustamente abandonada, estoy consciente que mi matrimonio fue valido. Yo creo en la palabra de Dios y con su gracia permanezco sola. Que si es facil? no. Pero es la voluntad de Dios y El no pide nada que con El no podamos. Tambien conozco divorciados vueltos a casar que al encontrarse con Dios en ese estado, se apartan maritalmente y viven como hermanos. El matrimonio es el rostro de Cristo, no debe tener mancha ni arruga........
23/10/13 4:02 AM
Jesús
Camachito, no hay coladero ninguno, pues nadie hay que escape a la ley de Dios. Si alguna de estas parejas aparenta continencia pero al mismo tiempo tienen vida íntima cometerán sacrilegio al comulgar y comerán su propia condenación. Reducir la moral a lo aparente nos lleva a caer en el moralismo.

A mí lo que me preocupa es que se diga que hay más matrimonios nulos que antes, pues no lo veo tan claro. Me parece es que hay menos voluntad de mantener los matrimonios actuales, así hayan sido en las condiciones que fuese.
23/10/13 7:55 AM
PASTORAL MATRIMONIAL
Pues entre la "manga ancha" de Müller para dar nulidades y el Beato Juan Pablo II me quedo con este:
“Para el canonista debe quedar claro el principio de que sólo la incapacidad, y no ya la dificultad para prestar el consentimiento y para realizar una verdadera comunidad de vida y de amor, hace nulo el matrimonio. El fracaso de la unión conyugal, por otra parte, no es en sí mismo jamás una prueba para demostrar la incapacidad de los contrayentes, que pueden haber descuidado, o usado mal, los medios naturales y sobrenaturales a su disposición, o que pueden no haber aceptado las limitaciones inevitables y el peso de la vida conyugal, sea por un bloqueo de naturaleza inconsciente, sea por leves patologías que no afectan a la sustancial libertad humana, sea en fin por deficiencias de orden moral. La hipótesis sobre una verdadera incapacidad sólo puede presentarse en presencia de una seria anomalía que, se defina como se quiera definir, debe afectar sustancialmente a la capacidad del entendimiento y / o de la voluntad del contrayente” (Juan Pablo II, Discurso a la Rota Romana, 5 de febrero de 1987, n. 7).
23/10/13 8:09 AM
Maria C.
La tesis de vivir en plena continencia, defendida desde los años 70 por todo tipo de progresistas e introducida en España por el divorcista decano de la Rota, Monseñor García Failde, es un disparate. Es prácticamente imposible que un varón y una mujer que sienten la natural atracción sexual y duermen juntos vivan "como hermanos".
23/10/13 8:13 AM
Yo2
A ver, @domingo, Dios garantiza que Él está siempre que cumplamos las condiciones dadas, y no falla. Lo que insinuas es una aberración.
Cuando no se cumplen las condiciones (y ya deberías de saber cuales son) para un matrimonio válido el matrimonio es nulo, ya se realiza. Esta posibilidad existe, no se tiene miedo a hablar de ella y los obispos y la pastoral la tratan constantemente (tribunales eclesiásticos incluidos).
Por favor, no intentes inventar la rueda.
Un saludo en la Fe.
Pd: Camachito, para recibir la comunión les bastaría con irse a otra parroquia donde no le conozcan. Estamos hablando de gente que REALMENTE quiere volver a la Iglesia... estos no buscan ni figurar ni atajos.
23/10/13 9:33 AM
Luis Fernando
Dos cosas:
1. Los divorciados vueltos a casar que deciden vivir como hermanos para poder comulgar, por lo general reciben la comunión privadamente, no de forma pública, precisamente para que no haya murmuraciones sobre su situación.

2. Yo tengo el convencimiento de que la inmensa mayoría de las bodas en las que al menos uno de los contrayentes no es católico practicante, son nulas. Y si son nulas, no estamos ante un coladero del divorcio sino ante una realidad que hay que afrontar.

Habría que hacer mucho más estrictas las condiciones para acceder al sacramento del matrimonio para evitar eso.

Y una tercera cuestión. No admito un solo comentario más crítico contra el Papa en este tema. No viene a cuento.
23/10/13 10:49 AM
Gonzalo
Buena noticia. Lo malo es que cuando hay algo realmente que contar los medios de comunicación generalistas lo ocultan o lo ignoran.
23/10/13 11:49 AM
DavidQ
Nadie puede verificar que un pecador no haya cometido tales o cuales pecados entre su última confesión y su comunión. Quizás se podría hacer tal verificación positiva en un pecado público, digamos, blasfemia, asesinato o ser diputado. Pero los del sexto, que usualmente se perpetran en privado y generalmente con consentimiento de la otra parte, si la hubiera, es muy difícil saber si se cometieron o no.

Yo pienso que la gente asume erróneamente que las personas casadas fornican indiscriminadamente día y noche sin parar, cuando la realidad suele ser muy distinta, aún aceptando como ciertas las encuestas de los fabricantes de condones. Así pues, vivir "como hermanos" para una pareja que a) es católica b) desea fervientemente la comunión c) están dispuestos a pasar la vergüenza de confesar sus actividades privadas -y sobre todo la falta de ellas- y d) cuentan con el apoyo del Espíritu Santo; no solo es posible sino muy fácil.

Si a eso sumamos que la comunión la recibirían en privado y que solo ellos y su confesor lo sabrían, no veo por qué tendría que causar escándalo a nadie que una de cada dos mil parejas de divorciados vueltos a casar quiera meterse a ese berenjenal, sin más beneficio que algo que a la mayoría de la sociedad y al 70% de los católicos le parece que no vale nada.
23/10/13 11:52 AM
Yo2
Vamos a ver, aquí creo que hay una confusión preocupante.
1.- Quien quiera pecar y cometer sacrilegio es libre de hacerlo.
Comulgar en pecado mortal es sacrilegio. Quien está en situación de pecado permanente no recibe la absolución (como quien no dice TODOS los pecados mortales al confesarse, aunque el cura se la de), luego si comulga está cometiendo sacrilegio.
2.- Quien quiere vivir su Fe de manera coherente no quiere cometer sacrilegio, luego no buscará comulgar de manera irregular (es un absurdo).
3.- Buscar una nulidad inexistente es hacer trampas al solitario... y Dios lo ve todo :-D
Un saludo en la Fe
23/10/13 12:02 PM
Roberto
Ante todas estas problemáticas(que por cierto, no son novedosas, sino que parecen estar enquistadas en el tiempo), lo que habría que hacer es el replantearse de los pies a la cabeza la pastoral de los que quieren acceder al sacramento del matrimonio, períodos más largos de formación, integración en la comunidad de fe, testimonio de vida, es que una persona que no pisa la Iglesia desde la primera comunión viene a la parroquia para casarse, pero en conciencia debería pasar por un catecumenado de adultos para descubrir primero lo que es la fe y la vocación, tampoco se trata de hacer de esto una especie de carrera de obstáculos para fastidiar al personal, pero sí plantear con seriedad qué supone seguir a Jesús dentro del matrimonio, pero ¿quién le pone el cascabel al gato? Pues los primeros los obispos, presbíteros y agentes de pastoral, que no están dispuestos a cambiar muchas cosas, luego nos quejaremos de como están la situación.
Es que el matrimonio como sacramento tiene mucha "miga" y supone mucha preparación y muy seria ¿todo el mundo se casa con la persona adecuada? porque esa es otra. No metamos a la gente en la trampa de la indisolubilidad cuando ni por asomo está preparada para muchos asuntos concernientes a la vida matrimonial. Es que esto se ve claro.
23/10/13 12:13 PM
Pepito
Yo también pienso, como Luis Fernando, que la inmensa mayoría de las bodas contraídas en las que al menos uno de los contrayentes no es católico practicante, son nulas.

El mismo Prefecto reconoce textualmente que "puesto que muchos cristianos se ven ifluídos por este contexto cultural, los matrimonios probablemente son nulos más a menudo que en el pasado, porque se carece de la voluntad de casarse según el sentido de la doctrina matrimonial católica, y también es muy reducida la pertenencia a un contexto vital de Fe."

Así pues, muchos de esos matrimonios canónicos contraídos por los después divorciados y vueltos a casar podrían ser nulos debido a la falta real de una verdadera voluntad de casarse según el sentido de la doctrina matrimonial católica. Es decir nulos por falta del debido consentimiento.

La Iglesia no modifica nada de su doctrina tradicional respecto a que el matrimonio es indisoluble, sino que reconoce que la influencia del contexto cultural que deforma la naturaleza del matrimonio, así como también la cada vez más reducida pertenencia a un contexto vital de práctica de la Fe, hacen que de hecho muchos de los matrimonios contraídos sean nulos por falta del debido consentimiento.

Por tanto, la Iglesia podría disponer que si el juzgador llegase a la certeza moral de que la influencia de este contexto cultural erróneo y esa ausencia de práctica de vida de Fe deformaron esencialmente el consentimiento matrimonial, éste pueda ser declarado nulo.
23/10/13 12:17 PM
Néstor
Buena noticia. En cuanto a la imposibilidad de verificar si realmente viven juntos en castidad, si es por eso también pueden ir a otra parroquia donde no se sepa que son divorciados vueltos a casar.

Nadie que esté en pecado mortal puede comulgar (me refiero a una situación objetiva de pecado, sin juzgar las conciencias que sólo Dios puede juzgar), por tanto, si consta públicamente que alguien está en una situación así, el sacerdote puede y debe negarles la comunión, es lo que sucede con los divorciados vueltos a casar. Si no consta públicamente, como puede pasar con otros pecados, es la persona la que debe abstenerse de comulgar, y si lo hace, come y bebe su propia condenación, como dice San Pablo.
23/10/13 12:18 PM
javier
Creo que algunos de los que aquí opinan sobre cuestiones tan graves para la Iglesia, deberían mostrar más humildad antes de poner en duda las directrices de ministros consagrados a cuya autoridad y jerarquía debemos dócil obediencia. Flaco favor hacemos a los que sienten la llamada al sacerdocio si nos convertimos en ovejas engreídas y rebeldes.

"No son los sanos que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan" (Lc 5, 31-33)

"¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: "Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña". El respondió: "No quiero". Pero después se arrepintió y fue. Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: "Voy, Señor", pero no fue. ¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?». «El primero», le respondieron. Jesús les dijo: «Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios. En efecto, Juan vino a ustedes por el camino de la justicia y no creyeron en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero ustedes, ni siquiera al ver este ejemplo, se han arrepentido ni han creído en él." (Mt 21, 28-32)
23/10/13 12:45 PM
Flores Rojas
Qué gran tisteza me produce esta noticia, y sobre todo los comentarios que la apoyan y tanto se alegran.
Puede que esté equivocado, tengo que analizar conmigo mismo este asunto. He de verlo a fondo. Pero es algo desgarrador, estoy seguro, para muchos creyentes. Entre ellos me encuentro para mi desolación. En todo caso el gozo mostrado sin pudor alguno, por la noticia me deja postrado. Sin duda hoy no ha sido un buen día. Ha sido un día oscuro y, en lo que concierne a quien sea rechazado, una jornada inservible. Inservible.
23/10/13 1:28 PM
Pepito
Pienso también, como Luis Fernando, que los cursillos matrimoniales solos no bastan.

Para la confirmación y primera comunión se exigen hasta dos o tres años de preparación.

Yo no digo que para el matrimonio se exigiese el mismo tiempode preparación, pero sí el acreditar que los contrayentes han vivido una vida de práctica de la Fe al menos durante tres años antes de contraer matrimonio.

Para ello debería la Iglesia, es mi simple opinión, instituir una cartilla de práctica de la Fe católica, en la que constase si los contrayentes han cumplido con la mínima práctica de la Fe durante al menos tres años antes de contraer el matrimonio que solicitan.

Como mínima práctica de la Fe exigiría el haber asistido a Misa todos los domingos y fiestas de guardar durante al menos tres años antes de contraer matrimonio, así como el haber confesado y comulgado al menos una vez al año en cada uno de esos tres años anteriores y también haber realizado una tanda de ejercicios espirituales de una semana en cada uno de esos años.

En resumen, quien no acreditase un mínimo de vida práctica de la Fe no debiera ser admitido a contraer el matrimonio católico.

Yo conozco bastantes casos en los que los contrayentes no habían pisado la Iglesia practicamente desde el día de su primera comunión, salvo para asistir a un bautizo, una boda o un funeral y más que nada por lo que tiene de fiesta o mero cumplimiento social.
23/10/13 1:52 PM
Roberto
Luis Fernando:
Comparto contigo el convencimiento de que las bodas canónicas en las que los contrayentes (o uno de ellos)no son católicos practicantes, posiblemente sean nulas. ¿Es consciente de ello la autoridad eclesial? O mira para otro lado. Bueno, también se solía decir por aquello de San Pablo que si un/a creyente se casa con un no creyente, el matrimonio queda santificado por el creyente, o algo así, (privilegio paulino).
Pero no nos engañemos, cuando no hay un proyecto común espiritual, es difícil que el matrimonio salga a flote cuando hay crisis y problemas.
23/10/13 2:03 PM
Domingo
Miguel, perdón si me expresé mal, estoy hablando de las causales de nulidad del matrimonio, bien tratados por las legislaciones en la Iglesia, pero poco difundidos entre los católicos. No me cabe duda que llevar a cabo procesos que terminen con la declaración de nulidad de un matrimonio, han de constituir en nuestros días, un problema grave para la pastoral, tal vez se vea rebasada en su capacidad cualitativa y cantitativa de respuesta. Pero presumir que el 100% de los matrimonios NO son nulos me parece no acorde a la realidad. Hay que hacer algo por sincerar la situación.
23/10/13 4:28 PM
Pepito
Roberto:

Ciertamente San Pablo decía que si en un matrimonio pagano, uno de los cónyuges se convierte al cristianismo, que no se abandone por eso al cónyuge que continúa siendo pagano.

Pero que si el cónyugue pagano se separa o divorcia del cristiano, entonces el cónyugue cristiano no está obligado a no casarse otra vez. En este caso, decía San Pablo, "si el infiel se sapara, que se separe, no está obligado en tal caso el hermano cristiano a no volver a casarse." Es el famoso priviliegio paulino.

Así en la actualidad, muchos bautizados, dada la mala influencia de la cultura actual respecto al matrimonio y a la falta de vida práctica de Fe, son en la práctica como paganos, que no disciernen ni admiten los valores o caráteres esenciales al matrimonio católico, y que lo contraen con un consentimiento deformado por esa mala influencia de la cultura del momento y la falta de vivencia de la Fe.

Y así muchos bautizados contraen matrimonio pensando que no es para siempre, o que no obliga a ser fiel al otro, o que cuando la atracción física disminuya o desaparezca se puede ir con otro u otra que le atraiga más, incluso excluyendo totalmente la procreación mediante el uso de anticonceptivos o el aborto.

Y en estos casos de consentimiento viciado o deformado por las falsas ideas actuales acerca del matrimonio, no hay verdadero consentimiento matrimonial católico, ya que lo que se quiere contraer es otra cosa esencialmente distinta al matrimonio católico. Y así serían nulo
23/10/13 5:50 PM
José Miguel Arráiz
Yo tampoco veo ningún coladero. Vamos, un poco de sentido común, que cualquier divorciado vuelto a casar puede ir a cualquier misa que el párroco no les conozca y ponerse en la cola y comulgar. Si no lo hace es porque sabe que de hacerlo cometerá sacrilegio, así como no comulgará en pecado mortal por la misma razón aunque nadie sepa que lo está. Los sacerdotes no son clarividentes para darse cuenta de estas cosas.

Lo mismo pues pasa aquí. Los divorciados vueltos a casar que vivan como hermanos saben que como cuestión de consciencia deben llevar una vida de continencia para poder comulgar.
23/10/13 7:14 PM
Juan Argento
Respecto al comentario de Pepito de 23/10/13 1:52 PM, disiento sobre el requerimiento de "mínima práctica de la Fe", el cual a mi juicio ni es necesario ni es suficiente.

Lo que se requiere para contraer matrimonio válido es que el contrayente entienda, profese firmemente, y esté decidido a guardar, la doctrina católica sobre el matrimonio, especificamente sobre su elemento esencial, la apertura a la procreacion o procreatividad ("bonum prolis"), y sus dos propiedades esenciales, la unidad, exclusividad o fidelidad ("bonum fidei") y la indisolubilidad o permanencia ("bonum sacramenti"). Pero cumplir con ese requerimiento es, en principio, independiente de que el contrayente esté convencido de la obligatoriedad de la asistencia a la Eucaristia dominical, o de que efectivamente asista. Y mas aun, bien puede ocurrir que el contrayente concurra a Misa todos los domingos y se confiese por lo menos una vez al año y aun asi no crea consciente y firmemente en la indisolubilidad del matrimonio.

A mi juicio, habria que implementar algo análogo al juramento antimodernista que San Pio X, si no recuerdo mal, establecio que todo ministro de la Iglesia debia hacer al asumir su cargo. En este caso, inmediatamente antes del matrimonio cada contrayente deberia hacer un "juramento antidivorcista", en el cual profesaria solemnemente su adhesion a la doctrina católica sobre el matrimonio.
23/10/13 9:33 PM
Juan Argento
Respecto al comentario de PASTORAL MATRIMONIAL de 23/10/13 8:09 AM, la causa mas probable de nulidad del matrimonio en la actualidad no es la incapacidad sino la simulacion de consentimiento. Esto no lo digo yo sino el canonista (de la Rota Romana) Cormac Burke. Es "simulacion" porque lo que internamente piensa el contrayente no concuerda con las palabras que exteriormente dice.

La posicion del Magisterio hasta ahora, reflejada en los discursos a la Rota Romana de Juan Pablo II, es que para la validez del matrimonio se requiere solamente que no haya una negacion interior consciente y explícita de su elemento esencial o de una de sus propiedades esenciales. Pasando ahora a hablar de un modo totalmente especulativo, esa posicion PODRIA ser reformable, de modo tal que se pasase a requerir para la validez del matrimonio que haya una conciencia y afirmacion interiores ciertas y explicitas del elemento esencial y de las propiedades esenciales, siendo la razon para tal hipotetico cambio el reconocimiento del hecho indiscutible de que hoy los catolicos estamos inmersos en un entorno social y cultural en el que el matrimonio no se considera como indisoluble, para mencionar una de sus propiedades esenciales, con la consecuencia de que, a menos que el contrayente de modo consciente y explicito entienda claramente y adhiera firmemente a la doctrina catolica sobre el tema, lo logico seria presuponer que no la profesa.
23/10/13 9:57 PM
Macabeos
La misericordia de Dios es infinita, creo que con la comunión espiritual se puede llenar en mucho o en todo el vacío de la sacramental, no solo para quienes viven en un estado de desorden de unión que solo ellos conocen sus intimas relaciones, sino en muchos potros casos.

Lo importante es tratar de estar cerca del Creador y buscar su Luz y calor. Él proveerá los medios, como el caso del hijo derrochador.
24/10/13 12:16 AM
IRMA DURAN VEGA
La iglesia, depositaria de la fe,sabe lo que es bueno para el hombre, partiendo de ahí, los divorciados vueltos a casar la gran mayoría viven en un verdadero infierno, con problemas de toda índole; donde Jesús no existe. La iglesia no se equivoca.
24/10/13 1:46 AM
domingo
Muchas parroquias se han vuelto en entidades "repartidoras" de sacramentos sin tener el menor cuidado de asegurarse que quienes los solicitan, están debidamente preparados. Cursillos bautismales o matrimoniales breves y no pocas veces dictados por personas no muy bien formadas, son comunes ver. Y creamos nuestros propios problemas cuando a mansalva distribuimos sacramentos, como el del matrimonio y luego nos lamentamos cuando vemos que los fracasos son altísimos ¿hasta donde la Iglesia tiene responsabilidad en ésta situación? Hacemos mal las cosas para luego cargar con la totalidad de la responsabilidad a los contrayentes.
24/10/13 3:58 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.