El obispo de San Sebastián refuerza el papel de las víctimas del terrorismo

Mons. Munilla recuerda que para el discípulo de Cristo no es fácil encontrar encaje en el espíritu de este mundo

Mons. Munilla ha presidido la Misa Mayor por la festividad de San Sebastián, patrono de la diócesis guipuzcoana. Durante la homilía, el obispo ha recordado la condición de mártir del santo, asegurando que es «connatural a la condición de los discípulos de Jesús, el no encontrar un fácil ‘encaje en el espíritu de este mundo’», y ha advertido de que la gran tentación para los cristianos es la de «ser ‘arrastrados’ y ‘absorbidos’ por el espíritu mundano» y lleguen a «pensar, sentir y actuar, como si Dios no existiese». Además, Mons. Munilla ha vuelto a pedir por la paz y ha manifestado la necesidad de reforzar el papel de las víctimas del terrorismo, cuya memoria no puede ser difuminada.

(Luis F. Pérez/InfoCatólica) El obispo de San Sebastián ha asegurado que “con frecuencia suele entenderse que un cristiano sólo puede ser moderno o progresista, cuando ha asumido íntegramente los postulados de la cultura secularizada. Ser cristiano así, en la práctica, implicaría perder la identidad que nos es propia, hasta el punto de resultar ‘fagocitados por el ambiente”.

“Pero”, ha advertido el prelado, “ése no es el verdadero progresismo, ni la auténtica modernidad. El sentido religioso de la existencia es perfectamente conciliable con los valores positivos que se derivan de un auténtico progreso”.

El obispo ha señalado que “en medio de un laicismo que lo va impregnando todo, derivado de una reacción pendular, es importante que sepamos ‘remar contracorriente’, sin perder la alegría ni la esperanza” y ha constatado que “una cultura que vive como si Dios no existiera, de espaldas a las preguntas sobre el sentido de la vida y el sentido de la muerte, pierde inevitablemente densidad, porque está escamoteando la dimensión trascendente de la vida, que es esencial a la condición humana”.

Adoración en la diócesis de San Sebastián

El prelado donostiarra ha recordado la llegada de “la Adoración permanente del Santísimo Sacramento, que tendrá lugar en la Parroquia de San Martín, en el centro de nuestra ciudad, a partir del próximo Miércoles de Ceniza”.

Don José Ignacio ha afirmado que “este proyecto de Adoración Eucarística, parte de la conciencia que tenemos los cristianos de que nada somos sin la gracia de Dios. ¡Sin la gracia de Dios nuestros esfuerzos y nuestra pastoral resultarían estériles! Y por ello, queremos que este lugar de Adoración Eucarística se convierta en el corazón de la Diócesis; de forma que en él nos unamos ‘todos’ para orar por ‘todos’, especialmente por los más necesitados”.

El primer objetivo para el obispo es “poder contar con suficientes voluntarios para cubrir las horas de apertura del templo de San Martín, con un compromiso de una hora de oración semanal”.

Paz y víctimas de la violencia

Mons. Munilla ha pedido la intercesión de San Sebastián para lograr “la paz definitiva en nuestro pueblo y de forma particular en nuestra ciudad. Queremos recordar muy especialmente a los ausentes, a aquellos que fueron asesinados, y que hoy no pueden estar entre nosotros. Las víctimas deben ocupar un lugar central en el camino hacia la paz y la reconciliación, de forma que no añadamos nuevas injusticias a las ya cometidas. Si su presencia nos resultase ahora ‘embarazosa’ y su palabra ‘extemporánea”, o si tuviésemos la tentación de ‘difuminar’ su memoria; entonces habría razones para poner en cuestión la autenticidad de nuestra apuesta por la paz y por la reconciliación…” 

“Las víctimas”, ha asegurado el obispo vasco, “han ejercitado una paciencia inmensa hasta el día de hoy. ¡Qué menos cabe esperar de toda la sociedad que, llegados al punto presente, obremos también nosotros sin precipitaciones, con transparencia y con cohesión…!”

Crisis y parados

Mons. Munilla ha querido acordarse también “de cuantos se han quedado este año sin trabajo, y especialmente de los parados de larga duración. Pido a Dios que dé a quienes tienen responsabilidades legislativas y sociales –sindicatos, empresarios y políticos– la clarividencia para buscar juntos un camino de solución del que nadie quede excluido”.

Además ha pedido a  los fieles que apoyen a “Cáritas con especial acento en el momento presente. Es el recurso para cuantos han agotado los demás recursos”.

5 comentarios

Eleuterio
!Qué grandes verdades dice Monseñor Munilla!

No podemos olvidar a quienes han sufrido por el zarpazo de la violencia terrorista ni tampoco podemos mirar para otro lado cuando se trata de difundir la idea según la cual todos son iguales. En realidad, las víctimas del terrorismo, en España, están teniendo mucha, demasiada paciencia para con sus verdugos.

Nos conviene orar, eso sí, tanto por unos, para que encuentren la paz eterna, como por otros, para que conviertan su negro corazón y venga a dejar de ser matarifes del prójimo.
20/01/12 11:54 AM
Llanos de Alba
Tiene toda la razón, oremos por la paz.
20/01/12 3:52 PM
clavel
¡ Qué bueno !. Me gusta porque lo dice tan claro y tan sencillo... Aquí está Dios. No hay duda. A Dios le gusta lo claro y sencillo. Se entiende muy bien.
20/01/12 5:27 PM
Sisance
Ciertamente, Monseñor Munilla habla claro y dice auténticas Verdades, es una bocanada de aire fresco en un mundo dominado por los eufemismos, las medias verdades, las mentiras "piadosas" y las mentiras puras y duras.

Yo escucho frecuentemente a Monseñor Munilla, es una gozada espiritual seguir sus exposiciones en la radio y en directo.

En cuanto al presente artículo afirmo que es una magistral lección de sabiduría contrastada.
21/01/12 6:11 AM
Maria de las Nieves
El primer elemento para lograr la paz en el Norte es que se tenga en cuenta la dignidad humana para todos los seres humanos, por encima de cualquier situación.

Otro elemento a tener en cuenta es sabiendo las victimas que han muerto por la violencia en ambos bandos tenerlas en cuenta y que ellas expresen su dolor y además que puedan vivir su duelo con la mayor dignidad como seres humanos que les llegó el dolor imprevisto de los seres queridos.

Lograr una auténtica reconciliación social implica que haya unos principios minimos de convivencia de respeto al otro algo que sirve al bien de todos y que no se repitan otra vez estas situaciones dolorosas e históricas,por el bien de la victimas,pero también por toda la sociedad.

Ha habido victimas pero necesitan paz, reconciliación o concordia y no se puede jugar con sus sentimientos en función de la ideología sea del signo que sea.Clarificar la verdad si,pero que no sean las victimas o el odio entre las partes lo que mueve a edificar el país.

Los partidos deberían asumir algunos principios éticos para la convivencia entre todos, explicitados públicamente para lograr verdadera paz
Se que se pide el perdón pero este nace del corazón y cada victima ve su dolor y sabrá cuando madura y lo pueda alcanzar abriendose a la Verdad de Dios.Los demás podemos rezar amar y servir al bien de todos, mientras se va construyendo la unidad en la diversidad y en la paz social.
Animo Moseñor Munilla a todos sus fieles y ciudadanos.
21/01/12 4:56 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.