InfoCatólica / María Lourdes Quinn / Categoría: .... 4) S. Juan

28.08.09

Razones para quedarnos en la Iglesia Católica

En el Evangelio del XXI Domingo de Tiempo Ordinario, cuando Jesucristo preguntó a sus apóstoles si se querían irse de Él, S. Pedro le contestó: “Señor, ¿a quién vamos a acudir?” (Jn. 6, 68).

S. Agustín (354-430) se convirtió en 387 tras las incontables lágrimas y oraciones de su madre Sta. Mónica a lo largo de los años y llegó a ser Obispo. Este Doctor de la Iglesia expresaría lo mismo que S. Pedro al decir en sus “Confesiones”: “Nos hiciste para ti y nuestro corazón andará siempre inquieto mientras no descanse en ti”. En el mismo libro diría:

S. Agustín le encontró a su gran amor, Cristo, en la Iglesia Católica y en sus escritos se encuentran estas otras razones para quedarse en ella:

Leer más... »

27.08.09

Lágrimas de fuego: consuelo para los que no lloran facilmente

Santa Mónica (332-387) bien podría apreciar las palabras del Señor en el Evangelio del XXI Domingo de Tiempo Ordinario: “nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede” (Jn. 6, 65). Ella no fue bautizada hasta que fue mayor y se pasó años en el matrimonio decidido por sus padres rogando a Dios por la conversión de su esposo Patricio (que llegó a convertirse poco antes de su muerte), además de por su hijo mayor, que llegaría a ser S. Agustín y por cuyas “Confesiones” se conocerían las virtudes de esta santa.

Esta fuerte mujer sabía defenderse bien. Su esposo nunca le pegaba porque cuando daba a conocer su temperamento enfadándose con ella, ésta no decía nada hasta que se calmaba, pero le corregía buscando prudentemente el mejor momento. Cuando su hijo adolescente Agustín empezó a decir herejías en su casa, ella le echó de casa pero no le abandonó, siguiéndole desde África hasta Roma, aunque su hijo le engañó y partió sin ella.

Tuvo el consuelo de oír en sueños que su hijo volvería a ella y además que le dijera el Obispo S. Ambrosio (que bautizaría a S. Agustín): “Esté tranquila, es imposible que se pierda el hijo de tantas lágrimas". Por fin se convirtió S. Agustín en 387.

Hablando con su hijo sobre el cielo le dijo: “¿Y a mí que más me amarra a la tierra? Ya he obtenido de Dios mi gran deseo, el verte cristiano.” Poco después moriría de una fiebre, pidiéndole a su hijo que no se preocupara de su cuerpo pero que no se olvidara de rezar por ella ante el altar del Señor. Por eso está enterrada en Roma, donde murió, aunque su hijo volvió al continente africano.

Las lágrimas de Sta. Mónica, que lograron conseguir ante el Señor la conversión de S. Agustín, han sido consuelo de muchas mujeres a lo largo de los siglos que también han llorado por la conversión de seres queridos, al igual que una modelo para las que con maternidad espiritual piden por los sacerdotes.

————————————————–

Pero, también hay quienes desean demostrar al Señor el mismo fervor, pero no sueltan lágrimas con facilidad o momentos en que nos sentimos secos de lágrimas. Sta. Catalina de Siene describe en “El diálogo” 5 clases de lágrimas que le revela el Señor: las de pecadores por pérdidas mundanas, las de arrepentimiento y deseo de servir al Señor, las que se vierten en caridad por el prójimo, las que se unen al deseo de sufrir por el Señor y las que unen con dulzura al Señor. A los que no lloran físicamente con facilidad quizás les consuele estas palabras sobre “lágrimas de fuego” que Sta. Catalina pone en labios del Señor:

Leer más... »

26.08.09

¿Qué puede ofrecer la tercera edad a una sociedad perfeccionista?

Cuando mi esposo y yo llevamos a nuestros hijos a visitar a la abuela de mi esposo, muchas personas de tercera edad nos dicen que les encanta verles porque “están llenos de vida”. Pero, mis hijos apenas han empezado a vivir y les queda mucho que andar, mientras que los que han vivido muchos más años han superado muchas dificultades y tienen mucho que ofrecer, como me demostró Dorothy Punty.

Conocí a Dotty por un programa de visita a los ancianos que organizaba un hospital en mi zona. Ella padecía grandes dolores y problemas físicos desde que se estrelló un camión contra su coche y no podía salir sola de su apartamento sin silla de ruedas. Tardaba mucho tiempo en hacer las cosas más simples. Su familia ya apenas le visitaba por la pena que les causaba que estuviera discapacitada y porque no querían que la vieran así sus nietos.

Leer más... »

25.08.09

¿Qué diferencia hay entre un pecado venial y una imperfección?

S. Luis IX (1214-1270) es coronado Rey de Francia bajo la regencia (hasta 1234) de su madre, Doña Blanca de Castilla, que le diría con frecuencia que preferíría verle muerto que en desgracia de Dios por el pecado mortal. En 1235 se casó con Margarita de Provenza, con quien tendría 11 hijos. Este franciscano terciario perdonaba con generosidad a los enemigos que derrotaba.

Hizo construir la famosa Santa Capilla (Sainte-Chapelle) para la Corona de espinas del Señor. Se puede hacer una visita virtual a la capilla inferior en la que oían Misa los plebeyos y la capilla superior (con inmensas vidrieras que forman las paredes) para la familia real, donde se guardaban las reliquias de la Pasión que reunía el santo. [Esta es una “reconstrucción 3D de París en la edad media” (se ve la Santa Capilla en el primer minuto)]

Participó en dos cruzadas: en la primera fue hecho prisionero en Egipto y en la segunda murió de disentería en el Norte de África. Comienza su “Testamento espiritual a su hijo” así:

“Hijo amadísimo, lo primero que quiero enseñarte es que ames al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con todas tus fuerzas; sin ello no hay salvación posible.

Hijo, debes guardarte de todo aquello que sabes que desagrada a Dios, esto es, de todo pecado mortal, de tal manera que has de estar dispuesto a sufrir toda clase de martirios antes que cometer un pecado mortal.”

—————————————————–

El pecado mortal se debería de evitar a toda costa y también se debería de evitar cometer pecados veniales, que como pecados siguen siendo faltas contra Dios. Pero, ¿qué diferencia hay entre los pecados veniales y las imperfecciones? Saber algo sobre la naturaleza de las faltas que podemos cometer podría ayudar a contestar esta pregunta del lector Guillermo:

¿Puede tener alguna justificación cometer una falta si pensamos que el cometerla mitigaría llevar a cabo una falta que nos resulta de mucha mayor gravedad? ¿…dónde podría informarme de forma segura al respecto? ¿Conoce algunos ejemplos?”

Leer más... »

24.08.09

Cómo construir una escalera de Jacob

La escalera de Jacob es un juguete sencillo y tradicional que no necesita pilas para entretener a los niños, como muestran los trucos en este vídeo:

Karen Weisman (de www.kitchenandcrafts.com) demuestra cómo construir uno en los siguientes vídeos, que están en inglés, pero son muy claros visualmente:

Leer más... »