La PROGREZ siempre "avanza" pa'trás. O el 111.

Es lo que tiene la PROGREZ, tanto política, como eclesial o cultural, pues lo lleva en su ADN: tienen tan asumido el “complejo del cangrejo” que no se les cura ni con kilos de hormonas.

Lo malo del tema es que, en lugar de hacer “los experimentos con gaseosa", como dice el clásico y como sería lo prudente -palabra y significado que desconocen de modo absoluto-, los hacen con todos nosotros: desde corromper a los críos desde parvulillos, hasta echarlos a los pies de los caballos: en especial cuando más necesitan la ayuda y los criterios morales -por ejemplo, en la preadolescencia-, pasando por robárselos descaradamente a sus padres -"por lo legal", por supuesto-, haciendo las leyes ad hoc que hagan falta.

Eso sí: como los experimentos siempre cuestan dinero -hay que multiplicar el presupuesto inicial por todos los paniaguados que han de cobrar y cobran, porque viven de esto-, tenemos que pagarlo los demás; porque encima, nos lo hacen pagar: ¡a nosotros que somos las víctimas!. En esto, están a nivel del Régimen Comunista Chino que les cobra a los ejecutados el precio de la bala con la que les dan mostacilla.

Porque se lo cobran y nos lo cobran -¡vaya si se lo cobran: es que nos desvalijan!-, no ya con intereses, que sería lo “legal", sino robándonos, además, a manos llenas: por lo legal y, como siempre les parece poco, también por lo ilegal: llámense ERES, 3%, gastos de representación, facturas falsas, contratos ficticios, cursos de aprendizaje imaginarios, ayudas a parados -no confundir con “parásitos", que esos son ellos, etc. etc., etc. ¡Imposible hacer ni siquiera una aproximación de lista de todos los sistemas que se han inventado para lucrarse y perpetuarse en el poder!

¡Han venido para quedarse! y lo dicen descaradamente. Con el descaro de tenernos a todos comprados, a cada uno por donde se deja comprar. Aunque también hay aficionados tan motivados que lo hacen hasta “de gratis".

Por lo eclesial está pasando más de lo mismo: ¡hasta este nivel se han contagiado tantos estamentos eclesiales en su “diálogo” con el mundo y sus habitantes todos! Y copian, con ese mismo descaro que caracteriza a toda PROGREZ, hasta su mismo lenguaje. 

A las pruebas me remito. Y para que nadie se despiste, esto va a propósito de ya famosísimo -y más que se hará- no-nacido publicamente aún nº 111, del último documento pontificio. Que no voy a copiar, pero está ya publicado bajo cuerda como siembra temprana, para que la semilla vaya haciendo su trabajito que, de suyo, lo hace, como bien dice la parábola, que tampoco voy a copiar.

El método usado es el mismo por lo civil que por lo eclesial. Se toma un tema, el que sea -en este último caso el “celibato sacerdotal a abolir a como dé lugar, sí o sí"- que interese sacar adelante. Se parte de unos “datos", no demasiado exactos, porque ni se tienen ni se quieren exactos.

Como normalmente las cosas empiezan pequeñas -también lo malo-, “se magnifican” con total desfachatez, impunidad, descaro o mentira -que de todo hay en la viña del Señor: ¡perdón, Señor!-; se adoba todo convenientemente con una descarada -y falsa- carga sentimentaloide; se untan bien los resortes que hacen de perfecta caja de resonancia; se agita convenientemente, y se sirve bien frío: con una apariencia de equidad, bondad, mansedumbre, fe, modestia…, y, en el caso que nos ocupa, sin continencia ni castidad, claro, porque es lo que había que cargarse.

¿Para qué todo este montaje? Para, de este modo, pretender que hay una “necesidad grande y urgente” que remediar: no hacerlo sería una injusticia “de tomo y lomo"; y JUSTIFICAR de este modo la “bendición apostólica"; dejando siempre bien claro -totalmente oscurecido, claro- que “la doctrina no se toca” sino que se difiende a capa y espada…

Con este sistema se introduce el “coronavirus” que va matando lo que toca, empezando allí donde las constantes vitales son más débiles. Y ya se irá extendiendo la infección hasta convertirse en pandemia. Que es lo que se pretendía desde mucho antes de las resoluciones finales.

Un inciso: si lo de los “viri probati” y demás zarandajas, que se ha publicado y recogido por todas partes dándolo como seguro, no fuese así y no pasase de un globo sonda o una cizaña envenenada, lo que he intentado explicar sigue vigente: si no es con este jemplo, lo es con otros, porque lo que nos sobran son ejemplos. Veremos qué sale al final en el Documento papal.

Así actúa siempre la PROGREZ, civil o eclesial. Porque la PROGREZ tiene sus fijaciones, y a ellas se remite siempre: “más vale malo conocido que bueno por conocer", deben decirse. Y miran y tirán para atrás.

Una de ellas es que llaman “progreso” al REGRESO. Porque ¡anda que no lleva años -por lo civil- lo de cascarle a la Iglesia, a sus hijos y a sus bienes, para que no quede ni la más pequeña semilla!

Y ¡anda que no lleva años -por lo eclesial- la pretensión de cargarse el celibato sacerdotal, aquilatado perfectamente -en sus vertientes teológica, disciplinar y pastoral- desde siempre en la Iglesia…; y, calentito aún, en el último libro de Benedicto XVI, papa Emérito, y el card. Sarah! ¿Empeño inútil? Veremos.

Todos los herejes que han pretendido romper la Iglesia, llámense protestantes, luteranos, anglicanos, etc., han ido a por él. Lo que ya debería enseñarnos mucho. Pero, la “progrez eclesial", y por ser progrez precisamente, no está por la labor, y va pa’atrás. ¡Viva el progreso!

Otra de sus fijaciones es que, donde no hay ningún problema, HACER o MONTAR un PROBLEMA: especialmente el que más les interese para sus personales o colectivos “tics". Y esto lo saben hacer, por lo civil o por lo eclesial, a las mil maravillas: están “autoprogramados” para eso. Viven para eso. Y si hay algún problema real, pues mejor: siempre lo podrán empeorar: e irán a por ello.

Por supuesto: NUNCA HACEN CASO de las personas que, no solo de buenísima fe, sino con buenísima intención -comprometidos hasta más no poder, en este caso con la Iglesia Católica- les advierten a los jerarcas -con teología, doctrina y la mejor caridad-, de los desaguisados que se están montando: antes y después de que circulen libremente y se hagan “pastoral de rodillas".

Por último -bueno: tienen más fijaciones, pero hay que cortar-: ELLOS -por lo civil o lo eclesial- SON LOS BUENOS. SIEMPRE. Y todos los demás, malos malísimos: conspiradores, mentirosos, con intereses ocultos, ignorantes, depravados, injustos, desamorados de la Iglesia y de su Jerarquía, etc. Lo único que no nos han dicho, aún, es herejes, aunque nos tratan igual. Que igual cae algún día.

Y luego están -de comer aparte-, los “callaos". Que son como los “emparedaos", pero sin gastar en ladrillos. O sea, que no son: ni están ni se les espera. Viven en “su” mundo, que no es el mundo real. O sea: NO VIVEN.

Por cierto, lo de los “emparedaos", también lo desautorizó la Santa Iglesia, y se lo cargó: porque no iban por ahí los tiros…

¿Seguiremos rezando, por fa?

9 comentarios

  
maru
Es que lo de los ''callaos'', es indignante, alarmante y frustrante. Se lo comentaba ayer mismo a un religioso, cómo es posible que con lo que está sucediendo haya tanto ''callao''? Acáso no se dan cuenta de que están rompiendo la Santa Madre Iglesia a jirones? Pues ni caso, mutismo total, todo va muy bien. Es todo de un cinismo alarmante y asfixiante. Gracias una y otra vez P. Aberasturi por sus denuncias, que no son más que la verdad. Siga denunciando por favor. También el P. Jorge Guadalix, en su último srtículo dice que un sacerdote no.puede ser cobarde. Que el Señor los cuide, proteja y bendiga. Rezo por vd.y por todos los sacerdotes, sobre todo por los que no están ''callaos''
01/02/20 2:35 PM
  
Soledad
No soy militar, pero lo que Vd. describe, de manera magistral, no es más que una táctica que se repite una y otra vez. Mi opinión es que se libra una guerra en el campo de las ideas, de la verdad en definitiva. Esta guerra es profunda y con unos fines muy determinados, pero el principal aniquilar todo rastro de cultura cristiana.

La táctica, la estrategia es siempre la que Vd. describe. Sea divorcio, aborto, "arrejuntados", feminismo, cambio climático, refugiados o "migrant es", como ahora los denominan.
Caemos una y otra vez. No aprendemos. Creo que además unos dan la batalla y otros o no le importa, por ignorancia, tibieza o egoismo, o están en lis mundos de "yupi"

Además quienes deberían liderar la contra ofensiva se dedican eso a "dialogar", con el pecado, el error, en definitiva con el mal. Pasteleando, creyendo que así ganan, no se muy bien que. Mucha oración, conversión y penitencia es necesaria, además de dar la batalla.

Sobre el celibato, para mí es claro, diáfana la estrategia, vds padre hacen presente a Dios en nuestras vidas. Pienso que sería de mí sin la presencia de mi párroco, o de alguien que tuviese sus intereses divididos. Es un disparo a la línea de flotación de la labor de todos aquellos que son ungidos como "Alter Christus, Ipse Christus", de aquellos que actúan IN PERSONA CHRISTI. Si devalúas, debilitas lo que esto supone, has dado un paso enorme en aniquilar la presencia de Dios.

El grado de ingenuidad, de fe, de algunos es alarmante. Creo que sólo cabe decir con fuerza "Señor, tu que lo sabes todo, sabes que te amo". Rezar, convertirnos a El, desagraviar y tener la esperanza que El actuará. Eso sí por nuestra parte, humanamente hablando deberíamos de ser menos panfilos, convertimos el cristianismo en una pantomima. Mira que nos las cuelan en tantos campos y tantas ocasiones.
01/02/20 2:51 PM
  
Anacoreta
Ja ja ja. ¡Cómo nos agudiza el ingenio el Señor! Me maravilla la obra de Dios en nosotros. Dice un amigo de este portal, que la PROGREZ es una variante psicológica del que se cree a sí mismo inferior. Bordado. Creo con toda posibilidad, de que hay un antídoto contra la PROGREZ, compuesto de fe en Nuestro Señor Jesucristo y amor a la Iglesia; es letal con la Modernité-PROGREZ, aunque parezca lento, actúa eficazmente contra los anclajes celulares del cuerpo invasor.
Con mi oración, estimado Padre Aberasturi.
01/02/20 3:38 PM
  
Martinna
Se dice que el hombre es el animal que tropieza con la misma piedra. Así que en eso estamos, cometiendo los mismos errores una y otra vez como si fueran las últimas novedades, descubrimientos, avances...
Ya con Jesucristo vivían traidores fingiéndose colaboradores, iban, venían, a ver que les convenía más, si ser fieles al Señor o agarrarse a sus propios criterios egoístas, perversos, disfrazándolos de religión sensata y política solidaria.
A pesar de matar a Jesucristo, de humillar y perseguir a los cristianos, etc. Aquí estamos y estaremos por gracia de Dios protegidos del mal, nos lo prometió, podemos estar tranquilos que nos preservará, que su verdadera iglesia resucitará con Cristo una y otra vez, permanecerá con la fuerza del Espíritu Santo, que nos dará guía y ayuda para saber qué hacer en todo momento y lugar. Tenemos que orar, vivir Sus enseñanzas, no quejarnos, pedir sus dones, resistir felices, con la confianza y la libertad de los hijos de Dios.

P. Aberasturi,
Continue, como los profetas, denunciando los desmanes y pecados, se lo agradecemos de corazón, nos mantiene alertas y solidarios.
01/02/20 5:21 PM
  
Todo cambió... pero aseguran que nada ha cambiado.
Gracias, padre Aberasturi, por repetirnos la necesidad de la Oración y por los alertas.
02/02/20 4:39 AM
  
Cosas claras
Lo importante es llevarse bien con la gente.
02/02/20 9:52 AM
  
Luis Ignacio
Sí que han hablado y muy claro, o mejor dicho escrito, dos santos sucesores de los Apóstoles: el papa emérito y un cardenal de las periferias. En tiempo útil y con caridad. El destinatario principal tal vez no esté capacitado para captar el mensaje (buena voluntad, pero víctima de una formación con muchas lagunas, qué se yo) . El Señor juzgará. Sigamos rezando como nos pide Ud P. Aberasturi. Aconsejo leer y meditar a Santa Brigida de Suecia y a Santa Catalina de Siena. Ellas vivieron en un ambiente de apostasía y corrupción clericales extrema y el Señor salvó a la Iglesia.
02/02/20 11:58 AM
  
Cordá Lac
Bueno, no. Avanzando y avanzando se llega a... Babel. Ya se sabe que siguiendo el mismo rumbo y avanzando y avanzando se llega al punto de partida, tanto a nivel terrenal como universal. Hemos llegado a Babel y hemos llegado, por tanto, a la confusión.
02/02/20 5:58 PM
  
Rosío
Se olvida de una cosa. La Iglesia está compuesta por pecadores, todos lo somos, pero es SANTA, porque SANTO es el que la fundó ¡JESUCRISTO!
04/02/20 4:00 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.